El desarrollo infantil según la psicología genética



Descargar 28.5 Kb.
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño28.5 Kb.

EL DESARROLLO INFANTIL SEGÚN LA PSICOLOGÍA GENÉTICA
Antes de presentar las diversas opiniones es conveniente de aclarar las ideas de escala y de estadios del desarrollo, términos muy empleados en los diversos estudios que versan sobre la evaluación del niño. Las escalas del desarrollo no debe confundirse con los estadios del desarrollo, los cuales han sido establecidos para intentar definir niveles funcionales, las escalas son descriptivas; los estadios, operacionales con vista a profundizar el conocimiento del modo organizativo del niño y las nuevas formas que toman diversos comportamientos durante la evolución. la idea de estadio ha sido estudiada diversamente por los distintos autores, J. Piaget estudia fundamentalmente la operación intelectual tal y como se presenta al observador a lo largo de las diversas asimilaciones del niño. Define estadio como:

- Para considerar que existe un estadio, lo primero que se requiere es que el orden de sucesión de las adquisiciones sea constante, insiste claramente que el orden de las adquisiciones sea constante. También en que no se trata de un orden cronológico, sino de un orden sucesorio. Pasando al plano intelectual por ejemplo en la mayor parte de los estadios vemos que se da un periodo de preparación de coordinación base, en una época denominada por fenómenos de maduración y que coinciden mas o menos con el primer año. Todo el mundo parece estar de acuerdo en señalar un periodo de inteligencia aplicada al campo de lo concreto, inteligencia sensorio motriz.

En el plano afectivo y social se coinciden al describir una serie de indicaciones concordantes. Son bastantes los que hablan de una primera crisis de oposición al cumplir los primeros 20 meses de edad aproximadamente. Algunos como A. Gesell, señala una crisis de inseguridad, una fase conflictiva y una serie de dificultades al llegar a los 5 ó 5 años y medio relacionada con el periodo edipiano de que nos hable la terminología psicoanalítica.

Existen importantes divergencias entre los autores. J. Piaget las subraya al tiempo que pone en guardia contra superficiales o aparentes intentos de conciliación, para el carecen de interés. Piensa que delimitar unos estadios no es una meta en si y que ello es un simple instrumento indispensable para el análisis de procesos formativos, como los mecanismos de razonamiento.

R. Zazzo introduce una diferencia de crisis y la de estadio. En algún sentido la crisis ha de introducir un nuevo estadio definido cualitativamente y, por consiguiente una reorganización.

A nuestro entender la descripción de estadios esta lejos de ser la principal aportación de la psicología genética. En realidad la aportación de la psicología genética es todo un cuerpo de doctrinas en que “Sincronía” y “Diacronía” son complementadas. Es típica esta peculiaridad en las aportaciones de J. Piget y H. Wallon.

Ellos consideran que los cambios que se producen durante el desarrollo infantil solo pueden ser captados cuantitativamente, presentan el desarrollo psíquico como una construcción progresiva que se produce por interacción entre el individuo y su medio ambiente.

Al estudiar el desarrollo cognitivo de J. Piget da gran importancia a la adaptación que, siendo características de todo ser vivo, según su grado de desarrollo tendrá diversas formas o estructuras. En el proceso de adaptación hay que considerar dos aspectos, compuestos y complementarios: la asimilación o integración de lo meramente externo a las propias estructuras de las personas y la acomodación o transformación de las propias estructuras de la persona en función de los campos del medio exterior. J. Piaget introduce el concepto de equilibración para explicar el mecanismo regulador entre el ser humano y su medio, este acude a los modelos matemáticos para formular su aplicación del desarrollo cognitivo con el termino de reversibilidad. Al dar cuenta del desarrollo del niño como algo total sin aislar previamente el aspecto cognitivo, H. Wallon otorga mas importancia a otros procesos como el desarrollo neuromotor y especialmente en la función postural que por si solo ofrecerá posibilidades de reacción orientada (tras la respuesta puramente reflejada del recién nacido). Las reacciones denominadas, tónico-emocionales, son primeros indicios del desarrollo físico en la medida en que inicialmente son las primeras reacciones psicológicas. Para H. Wallon la emoción es el intermedio genético entre el nivel fisiológico con solo repuesta reflejas y el nivel psicológico que permite al hombre adaptarse progresivamente el mundo exterior que va descubriendo J. Piaget y H. Wallon no han dado la misma importancia a los diversos aspectos del desarrollo ni considerados fundamentales las mismas ideas; los diversos estadios que distinguen no coinciden por completo ni desde el punto de vista cronológico ni característico.


ESTADIOS DE DESARROLLO SEGÚN H. WALLON

Al nacer, la principal característica del recién nacido es la actividad motora refleja. H Wallon llama a este estadio: estadio impulsivo puro. La respuesta motora a los diferentes estímulos (interoceptivos, propioceptivos y exteroceptivos) es una respuesta refleja. A veces para adaptarse a su objeto (succión, presión-refleja, etc.), otras veces actúan en forma de grandes descargas impulsivas y todavía no son capaces de ejercer su control. El segundo estadio según Wallon atribuye gran importancia a la aparición de las primeras muestras de orientación del mundo del hombre: la alegría o la angustias ya manifiesta a los 3 ó 4 meses: sonrisas, cólera, etc.el niño establece sus primeras relaciones en función de sus necesidades elementales (necesidad de que le alimenten, le acunen, le muden, le vuelvan de lado, etc.), cambios que adquieren toda su importancia hacia los 6 meses el niño necesita muestras de afecto por parte de quienes los rodean. Según Wallon la emoción domina las relaciones del niño con su medio, H Wallon habla de simbiosis ya que el niño entronca con su medio, partiendo plenamente sus emociones, tanto las placenteras como las desagradables.

El tercer estadio de Wallon es el llamado el estadio sensitivomotor o sensoriomotor como aparece en el final del primer año o al comienzo del segundo según con lo que domina “sociabilidad incontinente”, el niño se orientara hacia intereses objetivos y descubrirá realmente el mundo de los objetos. Wallon concede gran importancia a dos aspectos diversos del desarrollo, el andar y la palabra.

En sus primeras publicaciones distingue el estadio proyectivo, en la medida que guarda relación con toda la concepción genética Walloniana del paso del acto al pensamiento. Es el estadio en que la acción en que en lugar de hacer como se hará mas tarde simplemente ejecutante es estimuladora de la actividad mental. El niño conoce el objeto a través de su acción sobre el mismo. Mientras dure el estadio proyectivo, el niño siente una especie de necesidad de proyectarse en las cosas para percibirse así mismos. Wallon afirma que primordialmente la función motora es el instrumento de la conciencia, sin la cual no existe absolutamente nada.

Un quinto estadio es lo que Wallon denomina estadio del personalismo, con los diversos matices de los celos o de la simpatía. Llega a la “Conciencia del yo” que nace cuando es capaz de tener una imagen formada de si mismo, una representación que una vez formada, se afirmara de una manera indudable con el negativismo y la crisis de oposición entre los dos años y medio y tres años. Es de capital importancia comprender que para el niño significa que ha dejado de confundirse con los demás y que desea que los demás lo comprendan de este modo. Cuando ya adquirió plenamente la capacidad motora y gesticulatoria, el niño, que en un principio busco su propia afirmación en la oposición puede ahora hacerse admirar, querer y ofrecerse a la vista de los otros. Cuando llega a la edad escolar, hacia los 6 años de edad, posee los medio intelectuales y la ocasión de individualizarse claramente.

Es la fase de personalidad polivalete en que el niño puede participar simultáneamente en la vida de diversos grupos sin hacer siempre la misma función ni ocupar el mismo puesto.



Se le abren las posibilidades de las relaciones sociales H. Wallon recalca la importancia de los intercambios sociales para el niño en edad escolar primaria y los beneficios que le reporta. El trato favorece su pleno desarrollo y es cimiento del interés que, en el transcurso del tiempo, ha de tener por los demás y por la vida es sociedad, si sabe desarrollarse el autentico espíritu de equipo.

H. Wallon subraya el valor funcional de la adolescencia, coincidiendo con otros en la importancia de la adolescencia para el desarrollo humano. Es importante el valor funcional del acceso a los valores sociales. Hay que movilizar la inteligencia y la afectividad del adolescente, del joven adulto, hacia el acondicionamiento de una vida nueva en la que tendrá gran importancia el espíritu de responsabilidad tan esencial en una vida adulta plenamente realizada.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad