El desarrollo de niñOS, niñas y adolescentes


¿Cómo es el desarrollo y ajuste psicológico de los chicas y chicas que viven con madres lesbianas o padres gays?



Descargar 2.49 Mb.
Página5/6
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño2.49 Mb.
Vistas216
Descargas0
1   2   3   4   5   6

4. ¿Cómo es el desarrollo y ajuste psicológico de los chicas y chicas que viven con madres lesbianas o padres gays?
Como se recordará, para responder a esta pregunta no sólo contábamos con las evaluaciones efectuadas a los propios chicos y chicas de la muestra, sino que también disponíamos de la evaluación efectuada a sus compañeros de clase que integraban las dos muestras de comparación: la integrada por sus compañeros del mismo sexo que vivían en una familia biparental heterosexual (muestra control de sexo) y la compuesta por compañeros de clase que compartían la estructura familiar, pero con progenitores heterosexuales.
Por lo que respecta a la competencia académica de estos chicos y chicas, los datos aparecen reflejados en el gráfico 23.

G
ráfico 23
Como puede observarse en el gráfico, nuestros datos indican que sus profesores les valoran en niveles entre medios y altos, puesto que en una escala de “1” a “3”, la media de valoraciones que les otorgan es “2,42”. Comparadas estas puntuaciones con las obtenidas tanto por los integrantes de la muestra control de sexo (X= 2,38) como por los integrantes de la muestra de control de familia (X= 2,17), los resultados obtenidos indican que no hubo diferencias estadísticamente significativas ni en un caso ni en el otro.



  • D
    atos muy similares se obtuvieron cuando se evaluó su competencia social. La media obtenida en cuanto a las habilidades sociales de chicos y chicas de familias homoparentales fue de 43,92 , una media que los sitúa efectivamente en los niveles promedio en habilidades sociales de acuerdo con el baremo de la escala. Las comparaciones con las dos muestras de compañeros (con medias de 41,76 en el caso de controles de sexo, y de 40, en el de controles de familia) no encontraron diferencias significativas, como había ocurrido con la competencia académica.

Gráfico 24


  • P
    or lo que respecta a sus ideas con respecto a la diversidad social, los chicos y chicas estudiados parecen estar más cercanos al polo de la aceptación social de la diversidad. Los datos aparecen recogidos en el gráfico 25.

Gráfico 25
Tal y como puede observarse en el gráfico, obtuvieron un puntuación media de 3,28, en una escala de "1" a "4", siendo los dos primeros valores los que les situaban en posturas de rechazo social y los dos puntos superiores los que daban cuenta de su aceptación de la diversidad. No hubo diferencias con las puntuaciones medias totales obtenidas por los otros dos grupos (X= 2.86 en la muestra de control de sexo y X= 3.00 en la muestra control de familia).


  • S
    in embargo, los análisis que efectuamos de las distintas subescalas que componían la escala total hicieron evidente que, aunque no diferían significativamente en su visión de los géneros, la diversidad familiar o cultural, sí diferían en su aceptación de la diversidad de orientación sexual: los chicos y chicas de familias homoparentales obtenían medias significativamente más altas en aceptación de la homosexualidad (X= 3.55) que sus compañeros controles de sexo (X= 2.71; t(13)= 2.68, p= .019), aunque no diferían significativamente de sus controles de familia (X= 2.91; t(13)= 1,83, p= .089), Los datos aparecen reflejados en el gráfico 26.

Gráfico 26
También introdujimos en nuestro análisis otros elementos del ajuste psicológico más ligados a los aspectos emocionales y de identidad, que pasamos a exponer a continuación.


  • P
    or lo que respecta a la autoestima, como ocurría con sus padres y madres, también encontramos que sus hijos e hijas tenían una autoestima cuyos valores estaban situados en su lado más positivo, sus niveles más altos. Así, en una escala de “1” a “4”, el valor medio de la autoestima de los chicos y chicas que viven en familias homoparentales es de “3,2”, valor que tampoco fue significativamente distinto del obtenido por sus compañeros de clase con los que compartían el género (X= 3,12) o del que presentaban sus compañeros de clase que vivían en una familia de estructura similar (X= 3,04).

Gráfico 27


  • Al igual que hicimos con sus progenitores, con esta muestra de chicos y chicas también estudiamos sus roles de género, tanto en lo que tiene que ver con su conocimiento de lo que esta sociedad considera más apropiado de hombres o mujeres como en cuanto a sus propias actitudes y preferencias. Los datos que obtuvimos nos indican que los chicos y chicas de familias homoparentales no difieren de sus compañeros en cuanto a su conocimiento de los roles de género ni en cuanto a sus preferencias por juegos o actividades profesionales para el futuro. Sí aparecieron diferencias significativas, sin embargo, en cuanto a su “flexibilidad”, o lo que es lo mismo, en su consideración de que determinados objetos pueden ser usados tanto por hombres como por mujeres (Ej.: una plancha, un martillo): mientras los niños de nuestra muestra obtenían una media de 13,66 en flexibilidad, la muestra de control de género obtuvo una media de 8,69 y las diferencias entre ambas eran significativas (t(26)= 2,65, p= 0,14), y la muestra de control de familia obtenía un valor medio de 9,28 , siendo de nuevo las diferencias significativas entre ambas muestras (t(27)= 2,70, p= 0,12). Por tanto, y de acuerdo con nuestros datos, los hijos e hijas de familias homoparentales parecen ser menos estereotipados, más flexibles en su consideración de lo que es apropiado para hombres o para mujeres.

G
ráfico 28



  • O
    tro de los contenidos analizados es el ajuste emocional y comportamental de estos niños y niñas. En el gráfico 29 aparecen reflejados los datos correspondientes.

Gráfico 29
Los datos obtenidos muestran que en una escala de "0" a "40" destinada a detectar problemas de ajuste emocional o comportamental, las puntuaciones medias (X= 13,20) de las evaluaciones que obtuvieron los chicos y chicas de nuestra muestra les sitúan fuera de los límites que marcan la existencia de problemas de esta índole. Las comparaciones con la muestra de control de sexo (X= 12,09; t(43)= 1,08; p= 0,28) y de control de familia (X= 13,50; t(46)= -0,26; p= 0,80) informaron de que no había diferencias estadísticamente significativas entre los distintos grupos de chicos y chicas.
Por último, prestamos una atención especial a la integración y aceptación social de estos chicos y chicas por parte de sus compañeros, dimensión que medimos con distintos indicadores:


  • D
    e una parte, pedimos a todos los chicos y chicas de las clases en las que se insertaban nuestros alumnos y alumnas que calificaran cuánto les gustaba estar con cada compañero de clase, calificándolos entre “1” (“poco”) y “5” (“mucho”). Tal y como puede observarse en el gráfico 30, los chicos y chicas de la muestra de familias homoparentales recibieron una calificación media de 3,02 lo que les sitúa ligeramente por encima de la media en aceptación. Comparados con los integrantes de las otras dos muestras de control (X= 3,01 para la muestra control de sexo y X= 2,95 para la muestra control de familia), no se obtuvieron diferencias significativas en la aceptación por parte de sus compañeros de clase.

Gráfico 30


  • De otra parte, exploramos las relaciones de amistad de chicos y chicas dentro y fuera de su clase. Todos nos respondieron afirmativamente a la pregunta de si tenían amigos o amigas, y su número medio no difirió significativamente entre el grupo de chicos y chicas de familias homoparentales y los dos grupos de compañeros y compañeras de su clase. Tampoco hubo diferencias significativas en el número de amigos o amigas que tenían dentro de la clase los chicos y chicas de familias homoparentales (X= 3,38), y los amigos de que disfrutaban sus compañeros de la muestra control de sexo (X= 3,75) o los que vivían en una familia de estructura similar (X= 4,3).



Gráfico 31




  • D
    el mismo modo, no obtuvimos diferencias significativas entre los tres grupos en cuanto a su grado de satisfacción con sus amistades: en una escala de entre "1" y "5", las medias obtenidas fueron respectivamente 4,92 , en el caso de los chicos y chicas de familias homoparentales, 4,91 en el caso de sus compañeros y compañeras del mismo género, y 4,72 para los que comparten la estructura familiar.

Gráfico 32



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos