El desarrollo de niñOS, niñas y adolescentes



Descargar 2.49 Mb.
Página6/6
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño2.49 Mb.
Vistas191
Descargas0
1   2   3   4   5   6

CONCLUSIONES
No resulta fácil sintetizar las conclusiones que pueden extraerse del conjunto amplio de datos obtenidos en este estudio. Comenzaremos por reflexionar en torno a las respuestas que nuestros resultados han ido dando a las preguntas de investigación que nos formulábamos al inicio, para terminar planteando las conclusiones conjuntas que se deducen de ellas.
Comenzando por la primera de nuestras preguntas, la que hacía referencia a cómo desempeñaban gays y lesbianas sus roles parentales, nuestros datos parecen indicar claramente que los padres y madres de la muestra estudiada reúnen características personales que aportan, a priori, garantías de un buen desempeño en estas tareas. Es lo que deducimos del hecho de que sean padres y madres sanos, con buena autoestima y flexibles en sus roles de género. A ello hay que añadir que se trata de padres y madres que, en general, disponen de recursos económicos suficientes para atender las necesidades materiales de niños y niñas.
Hemos de decir que estos resultados son concordantes con los encontrados en los estudios llevados a cabo en otros países. Así, distintas investigaciones han coincidido en demostrar que las madres lesbianas o los padres gay gozan de tan buena salud mental o tan alta autoestima como los padres o madres heterosexuales (Chan, Raboy y Patterson, 1998; Green et al., 1986). Del mismo modo, otros estudios han encontrado perfiles menos tradicionales, más andróginos, cuando han evaluado los roles de género de madres lesbianas o padres gays (Green et al., 1986; ) perfiles que la sociedad actual considera, de hecho, deseables, dado que los papeles que hombres y mujeres debemos desarrollar en la actualidad están menos diferenciados de lo que estuvieron en el pasado y, por tanto, requieren de unos y otras, actitudes y capacidades que durante bastante tiempo se consideraron propias de un solo género.
A estas características personales hay que añadir su clara implicación con sus hijos o hijas, tal y como puede deducirse del hecho de que un porcentaje muy alto de la muestra planteara espontáneamente que la maternidad o la paternidad era “lo más importante de sus vidas” en estos momentos. Probablemente, en el trasfondo de esta afirmación se encuentra el hecho de que, para un conjunto amplio de estos padres y madres, la maternidad o la paternidad no ha sido una circunstancia inesperada o fortuita, sino que han reflexionado mucho sobre ella y la han buscado activa y propositivamente, por procedimientos como la adopción o la reproducción asistida que suelen comportar dificultades de diversa índole (demoras, estudios, etc.). Por otra parte, quienes fueron padres o madres en el seno de uniones heterosexuales y ahora se viven abiertamente como gays o lesbianas, han efectuado también una trayectoria que se aparta de los cauces habituales y que necesariamente ha forzado en ellos o ellas la autorreflexión acerca de sus circunstancias vitales y familiares, así como acerca de la educación de sus hijos e hijas.
Como se recordará, también estudiamos las ideas evolutivo-educativas que mantenían los padres y madres de la muestra. Tal y como recogimos en el apartado de resultados, los progenitores estudiados son bastante conocedores del desarrollo infantil, mantienen postulados interaccionistas en su explicación de éste, se atribuyen una alta capacidad de influencia sobre él, mantienen unas previsiones ajustadas de calendario evolutivo en sus logros más optimistas y muestran una gran sensibilidad a sus componentes psicológicos. Todo ello les configuraba como padres y madres con ideas fundamentalmente “modernas” en la clasificación de Palacios (1988; Palacios, Moreno e Hidalgo, 1998), dato que no debe sorprender, dado que la muestra estudiada estaba integrada de modo mayoritario por padres y madres de estudios universitarios, entre quienes es más probable encontrar este tipo de ideas.
Esta constelación de ideas suele estar ligada a una mayor implicación en la crianza y educación de sus hijos e hijas, al tiempo que hace más probable un tipo de interacciones educativas cotidianas que alientan el desarrollo, como nuestro propio equipo ha demostrado en estudios anteriores efectuados con familias heteroparentales (Palacios, González y Moreno, 1987; 1992). No disponemos de observaciones directas de las interacciones reales de estas familias, pero sí disponemos de información indirecta de ellas, a partir de los resultados del cuestionario de estilos educativos. De acuerdo con ellos, estos padres y madres parecen preferir prácticas educativas caracterizadas por buenas dosis de comunicación y afecto, exigencias de responsabilidades y disciplina razonada. Este estilo educativo, que es conocido como “democrático” y que en primer lugar describió Deana Baumrind (1971), ha demostrado ser el que se asocia con los resultados evolutivos más deseables: chicos y chicas con buena autoestima, responsables, con iniciativa, con un código moral autónomo, con buenas habilidades sociales y alta aceptación entre sus compañeros o compañeras. Estos datos serían coherentes con los obtenidos en diversos estudios, que han coincidido en demostrar que madres lesbianas o padres gays suelen mantener un buen conocimiento del desarrollo infantil y de las mejores prácticas a desarrollar con chicos y chicas (Flaks et al., 1995; McNeill et al., 1998).

Terminamos las reflexiones acerca de nuestra primera pregunta de investigación al hilo de las valores educativos de los padres y madres estudiados. Tal y como aparece reflejado en el capítulo de resultados, la preocupación de la inmensa mayoría de estos padres y madres con respecto a sus hijos e hijas es que crezcan y sean felices, al tiempo que el valor educativo principal que desean transmitir a sus hijos e hijas es “el respeto a los demás y la tolerancia”. De acuerdo con las investigaciones realizadas y revisadas por García, Ramírez y Lima (1998), éste es uno de los valores que los padres y madres españoles quieren para sus criaturas (junto con otros como la independencia, la cortesía, la honradez o el gusto por el trabajo). Ese valor en concreto está más presente en madres y padres de hábitat urbano y de nivel educativo alto, circunstancias que confluyen en nuestras familias. En cualquier caso, el hecho de que sea el primero en ser citado por el conjunto más amplio de la muestra, puede tener que ver también, a nuestro juicio, con sus experiencias vitales, con el hecho de pertenecer a un colectivo tradicionalmente rechazado o invisibilizado por su orientación sexual. Es probable que estas circunstancias hayan propiciado que estos padres y madres consideren el respeto a la diversidad como un valor imprescindible para la sociedad y en el que educar a sus propios hijos e hijas.


Nuestra segunda pregunta estaba orientada hacia conocer cómo es el entorno social de estas familias, si son familias aisladas o integradas en la sociedad. Entendemos que nuestros datos han dado una respuesta bastante clara a esta pregunta: las familias que hemos estudiado están bastante integradas en la sociedad. Esto es lo que puede deducirse a partir de los distintos datos obtenidos, que pueden resumirse así: estos padres y madres disponen de una red de personas amplia y variada, con las que mantienen relaciones frecuentes y que les prestan apoyo suficiente.
Como veíamos, la amplitud media de la red de personas de que disponían estos padres y madres estaba justamente en el promedio de la sociedad española, de acuerdo con la baremación de Guimón et al. (1985, cit. Díaz Veiga, 1990) y, si esto es relevante, no lo es menos que un cierto número de estas personas tengan ellas mismas hijos o hijas. Todo esto se vuelve particularmente valioso cuando se tienen criaturas, dado que surgen muchas situaciones en las que hay que tomar decisiones o en las que se puede necesitar un cierto apoyo instrumental o emocional (por ej., hay que decidir el centro escolar de una criatura, ésta se encuentra enferma, o bien su padre o su madre está en una situación personal complicada o, sencillamente, ha de ausentarse de la ciudad por motivos laborales, etc.) En estas y otras situaciones que surgen con bastante frecuencia cuando se cría y educa a hijos o hijas, resulta especialmente importante disponer de una red de personas en las que confiar y a las que poder acudir (Palacios, Hidalgo y Moreno, 1998).

Ya vimos que la red social que envuelve a estas familias es ciertamente variada, puesto que es posible encontrar en ella personas con las que se mantienen lazos familiares o de amistad, al tiempo que personas heterosexuales y homosexuales. El hecho de que haya una ligera mayor presencia de amistades que de familiares dentro de la red social, es coincidente con los hallados en otro estudio (Julien, et al., 1999).De hecho, las comparaciones que efectuaba ese estudio entre una muestra de parejas de lesbianas y otra de heterosexuales, informaban de que no diferían en el número de familiares que la componía, pero sí en el número de amigos o amigas, más amplio en el caso de las parejas de lesbianas.


Mención especial requieren, a nuestro juicio, los datos que informan de que la gran mayoría de estas familias mantiene relaciones bastante frecuentes y cálidas con miembros de sus familias de origen (abuelos, abuelas, tías, etc.); estos familiares, además, muestran un alto grado de implicación en la vida de niños y niñas. Estos resultados coinciden con los obtenidos en una investigación similar realizada en Estados Unidos (Patterson et al. 1998, cit. en Patterson, 2000). A nuestro juicio, se trata de unos datos que se nos antojan particularmente relevantes, de una parte, porque informan de que estas familias cuentan con una importante fuente de apoyo emocional e instrumental en una sociedad particularmente familista, como la nuestra; de otra parte, estos resultados nos resultan relevantes también porque despejan bastantes dudas acerca del posible aislamiento social en que pueden encontrarse estas familias y, sobre todo, los niños y niñas que crecen en ellas. Parece claro, a juzgar por estos resultados, que tal aislamiento no existe, o al menos que no es la norma en las familias que nuestro equipo estudió.
Los datos relativos no ya a la red social y su amplitud, sino al apoyo social que padres y madres perciben que esta red les presta, resultan particularmente tranquilizadores: de acuerdo con los resultados obtenidos, padres y madres se muestran altamente satisfechos con el apoyo emocional e instrumental que les prestan las personas que son relevantes en sus vidas, datos que completan en tonos esperanzadores la respuesta a nuestra segunda pregunta.
Por lo que respecta a la tercera pregunta que nos formulábamos, la relativa a la vida cotidiana de estos niños y niñas, la primera conclusión que podemos extraer es que sus rutinas y actividades cotidianas tienen al tiempo las dosis de estabilidad y de variedad que se requieren para propiciar un desarrollo sano y armónico, tal y como estableciera Lautrey (1980) hace ya más de dos décadas. Así, como se recordará, durante los días escolares, los chicos y chicas de nuestra muestra desarrollaban una vida con rutinas muy claras y horarios bastante fijos (para ir al colegio, para comer, bañarse o acostarse). Esta estabilidad rutinaria se flexibilizaba los fines de semana, en los que se relajaban horarios y se introducía una mayor variedad de actividades. Todo esto configura una vida familiar con los componentes imprescindibles de estabilidad para hacerla predecible, al tiempo que con la variedad suficiente para enriquecerla.
Por otra parte, la vida cotidiana de los chicos y chicas de nuestra muestra resultaba bastante “anodina”, si se nos permite la expresión, en el sentido de ser muy parecida a la del resto de sus compañeros y compañeras de edad, tanto en sus rutinas, como en cuanto a las actividades que desarrollaban. De hecho, las comparaciones que efectuamos entre los chicos y chicas de nuestra muestra que estudiaban secundaria y sus compañeros o compañeras de clase no evidenció que hubiera entre ellos una sola diferencia significativa. Muy posiblemente tampoco habríamos hallado diferencias significativas en las rutinas y actividades de los niños y niñas de educación infantil y primaria, dado su parecido con las obtenidas en otros estudios efectuados en España y de los que Palacios, Hidalgo y Moreno (1998) efectuaron una revisión reciente. Que sepamos, éste es un ámbito que no se ha explorado en los estudios realizados con familias homoparentales en otros países, por lo que no podemos comparar con ellos, como ocurría en el resto de los contenidos de este estudio.
Abordamos ya las respuestas obtenidas a la cuarta y última pregunta de investigación que nos planteábamos: ¿Cómo es el desarrollo y ajuste psicológico de los chicos y chicas que viven con madres lesbianas o padres gays? Decíamos al inicio de este informe que ésta es una pregunta que ya ha encontrado respuestas bastante coincidentes en los estudios realizados en otros países. Las que aportan los datos de nuestro estudio apuntan en el mismo sentido: los chicos y chicas que viven con sus padres gays o sus madres lesbianas muestran un buen desarrollo y apenas se diferencian de sus compañeros o compañeras de edad que viven con progenitores heterosexuales. A esta conclusión se llega imprescindiblemente después de observar que las chicas y chicos que hemos estudiado muestran, de media, una aceptable competencia académica, una competencia social en sus niveles promedio, un buen conocimiento de los roles de género, un buen ajuste emocional y comportamental, una autoestima en sus valores medios-altos y una razonable aceptación social por su grupo, indicadores todos estos que no mostraron diferencia significativa alguna con los obtenidos por las dos muestras de control estudiadas.
Permítasenos comentar que los perfiles evolutivos dibujados por nuestros datos eran de algún modo previsibles, dados los resultados obtenidos en el conjunto de dimensiones estudiadas en estas familias. Tal y como hemos ido exponiendo, se trata de familias en las que viven progenitores sanos, al tiempo que comprometidos con el desarrollo y la educación de sus hijos o hijas, que desarrollan prácticas educativas “democráticas”, que se perciben como protagonistas del desarrollo de sus criaturas, que organizan para ellos una vida cotidiana estable, en la que introducen razonables dosis de variedad y riqueza de experiencias, con una red social amplia que les presta el apoyo que necesitan. Si hubiéramos obtenido datos evolutivos desfavorables, habría sido la primera vez que ocurriera algo así en la historia de la investigación en construcción del desarrollo en el medio familiar.
Por tanto, los datos obtenidos son coherentes internamente, aunque también son absolutamente paralelos a los hallados en diferentes estudios, de los que se pueden encontrar buenas exposiciones y revisiones en Patterson (1992; 2000), Falk (1994), Mooney-Somers y Golombok (2000) o Stacey y Biblarz (2001). Lo más interesante es que los estudios que hallan datos coincidentes están realizados en países distintos (Estados Unidos, Reno Unido, Suecia, Bélgica o Canadá), lo que aún da más fuerza a estos resultados, puesto que no parecen ser específicos de una sociedad concreta, sino que más bien caracterizan una tendencia general, un fenómeno que trasciende determinadas particularidades.
Si estos datos anteriores nos hablan del buen ajuste psicológico y la ausencia de diferencias entre chicos y chicas de familias homoparentales y los que crecen en familias heteroparentales, no es menos cierto que en dos indicadores estudiados, sí obtuvimos diferencias significativas: la flexibilidad en los roles de género y la aceptación de la homosexualidad, ambos con puntuaciones mayores en las chicas y chicos de nuestra muestra que en quienes integraban sus muestras de control. Estos datos no son excepcionales, puesto que en otras investigaciones se han obtenido resultados paralelos, sobre todo, en lo relativo al desarrollo de roles de género menos tipificados, más flexibles (Green et al. 1986; Steckel, 1987). No deben extrañarnos estos datos, dado que los propios padres y madres mostraban un perfil bastante andrógino en cuanto a sus roles de género, o sea, ellos mismos eran poco tipificados, poco tradicionales en el modo de vivirse como hombres o como mujeres. Es razonable pensar que, por tanto, también eduquen a sus hijos e hijas en esta misma flexibilidad, que efectivamente éstos mostraron en la entrevista de evaluación.
En cuanto a la mayor aceptación de la homosexualidad, también resulta esperable que sea así, dado que estos chicos y chicas, de una parte, pasan por la experiencia cotidiana de vivir con un padre gay o una madre lesbiana que, de otra parte, tienen entre sus valores educativos principales el respeto a los demás y la tolerancia. En cualquier caso, el hecho de que estos chicos y chicas acepten la homosexualidad nos parece que indica no sólo que han construido esquemas más flexibles en cuanto a este aspecto de la realidad social, sino que también nos habla, de modo indirecto, de la normalidad con que viven su realidad familiar.
Una última reflexión a propósito de los datos de aceptación social obtenidos. Sin duda, una de las mayores preocupaciones sociales es que los chicos y chicas que viven en familias homoparentales tengan problemas de integración social, o lo que es lo mismo, se vean rechazados por sus compañeros o compañeras. Nuestros datos indican que chicos y chicas tenían, de media, un nivel promedio de aceptación, nivel que no era distinto del que presentaban quienes integraban las muestras de comparación. Por otra parte, los chicos y chicas que estudiamos tenían amigos íntimos en la clase, indicador que, de acuerdo con el criterio de Schneider (2000), es una experiencia muy importante para la construcción de un desarrollo psicológico ajustado. Por tanto, éste es otro ámbito en el que los resultados despejan preocupaciones, como ocurrió en estudios desarrollados en otros países (Patterson, 1992; Tasker y Golombok, 1995).
Una vez discutidos los resultados obtenidos en cuanto daban respuestas a las preguntas de investigación que este equipo se había planteado, creemos que se impone la necesidad de efectuar una serie de reflexiones de índole más general.
En primer lugar, nuestros datos abundan en una idea en torno a la cual hay bastante consenso en el momento actual en la comunidad científica: la estructura o configuración de una familia (es decir, qué miembros la componen y qué relación hay entre ellos) no es el aspecto determinante a la hora de conformar el desarrollo de los niños y niñas que viven en ella, sino la dinámica de relaciones que se dan en su seno. O sea, no parece ser tan importante si esta familia es biológica o adoptiva, con uno o dos progenitores, si estos son de distinto o el mismo sexo, si previamente han pasado por una separación o si es su primera unión. Por lo que sabemos a partir de distintas investigaciones, los aspectos clave más bien están relacionados con el hecho de que en ese hogar se aporte a chicos y chicas buenas dosis de afecto y comunicación, se sea sensible a sus necesidades presentes y futuras, se viva una vida estable con normas razonables que todos intentan respetar, al tiempo que se mantengan unas relaciones armónicas y relativamente felices. Por tanto, y particularizando en los objetivos de este estudio, la orientación sexual de los progenitores, en sí misma, no parece ser una variable relevante a la hora de determinar el modo en que se construye el desarrollo y ajuste psicológico de hijos e hijas.
En definitiva, si se nos permite la metáfora, lo importante de un hogar no es su forma externa, si está construido de piedra o de madera, si tiene una o dos plantas o si tiene tejado o azotea. Lo importante, realmente, es que sirva para las funciones de acomodo y protección que debe ejercer. Del mismo modo, si algo parece claro es que las familias son el marco imprescindible e idóneo para cubrir las necesidades de protección, afecto o estimulación que tenemos los seres humanos, y particularmente aquellos y aquellas que aún se encuentran en las primeras etapas del desarrollo. La composición de esta familia es lo que resulta ser menos relevante, de acuerdo con nuestros datos y los de otros muchos estudios, puesto que estas funciones imprescindibles pueden ejercerlas con idéntico éxito aparente una constelación bastante variada de modelos familiares, incluyendo dentro de ellos los formados por padres gays o madres lesbianas, vivan solos o en pareja.
Si la primera reflexión es conceptual, la segunda nos conduce al terreno metodológico. La muestra estudiada no ha podido elegirse aleatoriamente, sino que ha sido incidental, o lo que es lo mismo, la configuran familias que aceptaron participar voluntariamente, como suele ocurrir con los estudios que se realizan acerca de grupos o realidades sociales que han sufrido el rechazo o la invisibilización. En este sentido, puede discutirse la representatividad de la muestra pero, como argumentan Patterson y Redding (1996), “en este momento hay tantas razones para argumentar que las muestras no representan a la población de madres lesbianas, padres gays y sus hijos o hijas como las que existen para argumentar que sí las representan” (pag.44). Ciertamente ni en nuestra sociedad, ni que sepamos en ninguna otra, se dispone de datos fidedignos del conjunto de familias homoparentales, por lo que no sabemos si estamos estudiando una muestra que representa al conjunto completo o no.
En este sentido, podría plantearse que los datos obtenidos tuvieran un sesgo, dado que la muestra incluía una sobrerrepresentación de familias de clase media-alta. Si esta es una dificultad inherente a este tipo de estudios, dos circunstancias contribuyen a dar credibilidad a los resultados obtenidos: de una parte, el hecho de que sean coincidentes con los que han encontrado otros grupos de investigación de distintos países y, de otra, que las muestras de comparación estén extraídas del entorno social de la propia muestra, y no haya diferencias entre una y otras. Yendo un poco más allá en esta argumentación, si se plantea que los datos obtenidos pueden deberse a la extracción social de la muestra, sus recursos físicos y psicológicos, sus valores y prácticas educativas o su implicación con el desarrollo y la educación de sus hijos e hijas, se está reafirmando lo que exponíamos en la reflexión anterior: son todas estas dimensiones, y no la orientación sexual en sí, las que pueden contribuir a configurar el desarrollo en uno u otro sentido.
Nuestra tercera reflexión tiene que ver con las preguntas a las que este informe no puede responder. Este estudio, como cualquier otro, tiene un alcance limitado que viene definido por las preguntas que pretendía responder (lo cual quiere decir que otras se dejaron en el camino), por el método elegido, la muestra, el tiempo de estudio, etcétera. Este es el primer estudio que se realiza en España, los chicos y las chicas tienen edad escolar y se les ha visto una sola vez en la que no se les ha preguntado nada acerca de su experiencia familiar. Creemos que sería muy interesante ampliar la muestra, no sólo en número, sino también en edades: entrevistando a chicos y chicas mayores de edad, que han vivido y crecido en hogares homoparentales, podríamos estudiar qué resonancia ha tenido esta circunstancia en sus vidas, cómo la han experimentado, qué efectos, si alguno, ha tenido para ellos, tanto favorables como desfavorables; cómo han cristalizado como personas adultas, qué les caracteriza en distintos ámbitos : en cuanto a su salud, sus relaciones sociales, su competencia profesional, su orientación sexual, etc. Por otra parte, sería absolutamente interesante efectuar el seguimiento longitudinal de la muestra que hemos estudiado e ir trazando las trayectorias vitales de estos chicos y chicas. En definitiva, éste ha sido el primer estudio de un ámbito en el que aún quedan muchas preguntas a las que esperamos dar respuesta en posteriores entregas.

REFERENCIAS
Baumrind, D. (1971). Current patterns of parental authority. Developmental Psychology Monograph, 4, 1-103.

Belsky, J., Gilstrap, B. & Rovine, M. (1984). The Pennsylvania Infant and Family Development Proyect I: Stability and change in mother-infant interaction in a family setting at one, three and nine months. Child Development, 55, 692-705.

Bem, S.L. (1974). The measurement of psychological androgyny. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 42, 155-162.

Boldizar, J.P. (1991). Assessing Sex and androgyny in Children: The Children´s Sex Role Inventory. Developmental Psychology, 27, 3, 505-515.

Bozett, F.W. (1987) Gay and lesbian families. Wesport: Praeger Publishers.

Braiker, H., & Kelley, H.H. (1979). Conflict in the development of close relationships. In R.L. Burguess & T.L. Huston (Eds). Social exchange in developing relationships. New York: Academic.

Brooks, D. y Goldberg, S. (2001). Gay and lesbian adoptive and foster care placements: Can they meet the needs of waiting children? Social Work, 46, 2, 147-157.

Chan, R.W.; Raboy, B. y Patterson, Ch.J. (1998). Psychosocial adjustment among children conceived via donor insemination by lesbian and heterosexual mothers. Child Development, 69, 2, 443-457.

Cowan, C.P., & Cowan, P.A. (1990). Who does what?. En J. Touliatos, B.F. Perlmutter, & M.A. Straus (Eds), Handbook of family measurement techniques (pp. 447-448). Beverly Hills, CA:Sage.

Díaz Veiga, P.(1990). Evaluación del apoyo social. En Fernández Ballesteros, R. (Comp.) El ambiente. Análisis Psicológico. Madrid. Alianza Editorial.

Edelbrock, C. and Sugawara, A. (1978). Acquisition of Sex-Typed Preferences in Preschool-Aged Children. Developmental Psychology, 14, No 6, 614-623.

Falk, P.J. (1994). The gap between psychosocial assumptions and empirical research in lesbian-mother child custody cases. En A.E. Gottfried y A.W. Gottfried (Eds.) Redefining families: Implications for children’s development. Nueva York: Plenum Press.

Flaks, D.K.; Ficher, I.; Masterpasqua, F. y Joseph, G. (1995). Lesbians choosing motherhood: A comparative study of lesbian and heterosexual parents and their children. Developmental Psychology, 31, 1, 105-114.

Flaquer, LL. (1999). La estrella menguante del padre. Barcelona: Ariel.

García, D.; Ramírez, G. y Lima, A. (1998). La construcción de valores en la familia. En M.J. Rodrigo y J. Palacios (comp.), Familia y desarrollo humano. Madrid: Alianza.

Gimeno, A. (1999) La familia: el desafío de la diversidad. Barcelona: Ariel.

González, M.-M; Hidalgo, V. y Moreno, M.C. (1998). La vida en la familia. Cuadernos de Pedagogía, 274, 50-55.

Goodman, R. (1997). Strengths and Difficulties Questionnaire. Journal of Child Psychology and Psychiatry. 38, 581-586.

Green, R.; Mandel, J.B.; Hotvedt, M.E.; Gray, J. & Smith, L. (1986). Lesbian mothers and their children: A comparison with solo parent heterosexual mothers and their children. Archives of sexual behavior, 15, 167-184.

Gresham, F.M. y Elliot, S. N. (1990). Social Skills Rating System. American Guidance Service.

Harter, S. (1982). The Perceived Competence Scale for Children. Child Development, 53, 87-97.

Julien, D.; Chartrand, E. y Bégin, J. (1999). Social networks, structural interdependence and conjugal adjustment in heterosexual, gay, and lesbian couplues. Journal of Marriage and the family, 61, 516-530.

Kurdek, L.A., Fine, M.A. y Sinclair, R.J.(1995). School Adjustment in Sixth Graders: Parenting Transitions, Family Climate and Peer Norm Effects. Child Development, 66, 430-445.

Laird, J. (1993) Lesbian and gay families. En F. Walsh (Ed.) Normal Family Processes. Nueva York: Guilford Press.

Lautrey, J. (1980). Classe sociale, milieu familial et inteligence. Paris: Presses Universitaires de France.

Livianos-Aldana, L. (1990). (…..) Actas luso-españolas de Neurología, Psiquiatría y Ciencias Afines. Vol. 18, (5); 286-289.

Locke, H., & Wallace, K. (1959). Short marital adjustment and prediction tests: Their reliability and validity. Marriage and Family Living, 21, 251-255.

McNeill, K.F.; Rienzi, B.M.; Kposova, A. (1998). Families and parenting: A comparison of lesbian and heterosexual mothers. Psychological Reports, 82, 59-62.

Meil, G. (1999). La postmodernización de la familia española. Madrid: Acento Ed.

Mooney-Somers, J. y Golombok, S. (2000). Children of lesbian mothers: from the 1970s to the new Millennium. Sexual and Relationship Therapy, 15, 2, 121-126.

Olson, D.H., Portner, J., & Bell, R. (1982). Faces II. St. Paul, Minnesota: Family Social Science. University of Minnesota.

OMS (1982). S.R.Q. Self Reporting Questionnaire. Ginebra: OMS.

Palacios, J. (1987). Contenidos, estructuras y determinantes de las ideas evolutivo-educativas de los padres. Una investigación empírica. Infancia y Aprendizaje, 39-40, 113-136.

Palacios, J. y Rodrigo, M.J. (1998) La familia como contexto de desarrollo humano. En M.J. Rodrigo y J. Palacios (comp.), Familia y desarrollo humano. Madrid: Alianza.

Palacios, J.; González, M.-M. y Moreno, M.C. (1987), Ideas, interacción, ambiente educativo y desarrollo: informe preli­minar. Infancia y Aprendizaje, 39‑40, 159-169.

Palacios, J.; González, M.-M. y Moreno, M.C. (1992). Ideas, Interaction, Daily Life and Child' Development. En I.E. Sigel, J. Goodnow and A.V. McGillicuddy‑ DeLisi (Eds.), Parental Beliefs Systems, (pp. 71-94). Hillsdale, New Jersey, LEA.

Palacios,J; Hidalgo, M.V. y Moreno, M.C. (1998). Familia y vida cotidiana. En M.J. Rodrigo y J. Palacios (comp.), Familia y desarrollo humano. Madrid: Alianza.

Patterson, Ch.J. (1992). Children of lesbian and gay parents. Child Development, 63, 1025-1042.

Patterson, Ch.J. (1995) Lesbian and gay parenthood. En M.H. Bornstein (Ed.), Handbook of parenting. Hillsdale: Lawrence Erlbaum Associates.

Patterson, Ch.J. (2000). Family relationships of lesbians and gay men. Journal of marriage and the family, 62, 1052-1069.

Patterson, Ch.J. y Redding, R.E. (1996) Lesbian and gay families with children: Implications of social science research for policy. Journal of Social Issues, 52, (3), 29-50.

Rodrigo, M.J. y Palacios, J. (1998). Familia y desarrollo humano. Madrid: Alianza.

Rosenberg, M. (1973). Society and adolescence self-image. Princeton, N.J.: Princeton University Press

Sánchez-Sandoval, Y. y Palacios, J. (2001). Cuestionario de Estilos Educativos. Sevilla: Dpto. Psicología Evolutiva y de la Educación. Documento no Publicado.

Sarason, I.G., Levine, H.M., Basham, R.B. & Sarason, B.R. (1983). Assessing Social Support: The Social Support Questionnaire. Journal of Personality and Social Psychology.Vol.44, No. 1, 127-139.

Stacey, J. y Biblarz, T.J. (2001). (How) Does the sexual orientation of parents matter? American Sociological Review, 66, 159-183.

Steckel, A. (1987). Psychosocial development of children of lesbian mothers. En F. W. Bozett (Ed.) Gay and lesbian parents. Westport: Praeger.

Tasker, F. y Golombok, S. (1995). Adults raised as children in lesbian families. American Journal of Orthopsyhiatry, 65, 203-215.



Tasker, F. y Golombok, S. (1997) Growing in a lesbian family: Effects on child development. Nueva York: Guilford Press.



1 Según la actualización efectuada por nuestro equipo de acuerdo con el IPC de los datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) correspondiente a 1997 y explotados por Isabel del Cerro y Juan Suárez





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos