El desafío de aristóteles


Capitulo 9. Enemigos íntimos



Descargar 0.49 Mb.
Página87/87
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño0.49 Mb.
Vistas2882
Descargas0
1   ...   79   80   81   82   83   84   85   86   87

Capitulo 9. Enemigos íntimos


Hay muchos modos de calcular el porcentaje de divorcios y el método estadístico empleado determinará el resultado que se obtenga. Por ejemplo, ciertos métodos arrojan unas cifras que rozan el 50%.

Cuando se trata de calcular el número total de divorcios en un determinado año, el punto más alto parece haberse alcanzado en la década de los ochenta. No obstante, las estadísticas que cito en el presente capítulo no se basan en el número de divorcios que se produzcan en un año determinado sino en la probabilidad de que los matrimonios que se celebren en un determinado año acaben en divorcio. En ese último sentido, las estadísticas realizadas durante el siglo XX muestran una escalada creciente. Para más detalles véase John Gottman, What Predicts Divorce. The Relationships Between Marital Processes and Marital Outcomes (Hillsdale, Nueva Jersey: Lawrence Erlbaum Associates, Inc. 1993).

2. Los diferentes mundos de las niñas y de los niños: Eleanor Maccoby y C. N. Jacklin, “Gender Segregation in Childhood”, en H. Reese ed., Advances in Child Development and Behavior (Nueva York: Academic Press, 1987).

3. Compañeros de juego del mismo sexo: John Gottman, “Same and Cross Sex Friendships in Young Children”, en J. Gottman y J. Parker, eds., Conversation of Friends (Nueva York: Cambridge University Press, 1986).

4. Tanto éste como el resumen que sigue sobre las diferencias sexuales en la socialización de las emociones se basan en la excelente revisión realizada por Leslie R. Brody y Judith A. Hall, “Gender and Emotion”, en Michael Lewis y Jcannette Haviland, eds., Handbook of Emotions (Nueva York: Guilford Press, 1993).

5. Brody y Hall. “Gender and Emotion”, pág. 456.

6. Las muchachas y el arte de la agresividad: Robert B. Cairns y Beverley D. Cairns. Lifelines and Risk (Nueva York: Cambridge University Press, 1994).

7. Brody y Hall, “Gender and Emotion”, pág. 454.

8. Los descubrimientos sobre las diferencias emocionales entre ambos sexos son revisados por Brody y Hall en “Gender and Emotion”.

9. La importancia de la buena comunicación para las mujeres ha sido reseñada por Mark H. Davis y H. Alan Oathout, “Maintenance of Satisfaction in Romantic Relationships: Empathy and Relational Competence”. Journal of Personality and Social Psvchologv,53.2 (1987). págs. 397-4 10.

10. El estudio sobre las quejas de las esposas y de los maridos: véase Robert J. Sternberg, “Triangulating Love”, en Robert J. Sternberg y Michael Barnes. eds., The Psvcbologv of Love (New Haven: Yale University Press, 1988).

11. Lectura de las caras tristes: esta investigación la ha realizado el doctor Ruben C. Gur, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pennsylvania.

12. La conversación entre Fred e Ingrid procede de Gottman, What Predicts Divorce. pág. 84.

13. Hay dos libros que describen en detalle la investigación sobre el matrimonio realizada por Gottman y sus colegas de la Universidad dc W’ashington: Why Marria ges Succeed or Fail (Nueva York: Simon and Schuster, 1994) y What Predicts the Divorce.

14. El atrincheramiento: Gottman, What Predicts the Divorce.

15. Los pensamientos tóxicos: Aaron Beck, Love Is Never Enough (Nueva York: Harper and Row, 1988), págs. 145-146. [Hay traducción castellana, con título Con el amor no basta, Editorial Paidós, Barcelona, 1990.] 16. Las pautas mentales de las parejas conflictivas: Gottman, WhatPredicts the Divorce.

17. Las distorsiones del pensamiento de los maridos violentos han sido analizadas por Amy Holtzworth-Munroe y Glenn Hutchinson en “Attributing Negative Intent to Wife Behavior: The Attributions of Maritally Violent Versus Nonviolent Men”, en Journal of Abnormal Psychology, 102, 2 (1993), págs. 206-211. En lo que se refiere a la suspicacia de los varones sexualmente agresivos, véase Neil Malamuth y Lisa Brown, “Sexually Aggresive Men’s Perceptions of Women’s Communications”, en Journal of Personalitv and Social Psychology, 67 (1994).

18. Los maridos agresivos: según los especialistas, existen tres tipos de maridos que agreden a sus esposas, los que raramente lo hacen, los que lo hacen de manera compulsiva cuando montan en cólera y los que lo hacen de manera fría y calculada. La terapia sólo parece ser de alguna utilidad en los dos casos primeros. Véase, a este respecto, Neil Jacobson et al., Clinical Handbook of Marital Therapv (Nueva York:Guilford Press, 1994).

19. El desbordamiento: Gottman, Wbat Predicrs tbe Divorce.

20.A los maridos no les gustan las peleas: Robert Levenson et al.. “The Influence of Age and Gender on Affect, Physiology and Their Interrelations: A Study of Long-term Marriages”, en Journal of Personaliry and Social Psvchologv, 67 (1994).

21. El desbordamiento emocional de los esposos: Gottman, What Predicts Divorce.

22. Los hombres se cierran en sí mismos y las mujeres critican: Gottman, What Predicts Divorce.

23. “Wife Charged with Shooting Husband Over Football on TV”. The New York Times del 3 de noviembre de 1993.

24. Las «buenas peleas»: Gottman, What Predicts Divorce.

25. La incapacidad de las parejas para la reconciliación: Gottman. What Predicts Divorce.

26. Los cuatro pasos que conducen a una «buena pelea» se han extraído de Gottman, Wby Marria ges Succeed or Fail.

27. La monitorización del pulso: Gottman, ibid.

28. La captura de los pensamientos negativos: Beck, Love is Never Enough. [Hay traducción castellana, con el título Con el amor no basta, Editorial Paidós, Barcelona. 1990.] 29. «Reflejar»: Harville Hendrix, Getting the Love You Want (Nueva York: Henry Holt, 1988).


Capítulo 10. Ejecutivos con corazón


1. El accidente del piloto que intimidaba a su tripulación: Carl Lavin, “When Moods Affect Safety: Comunications in a Cockpit Mean a Lot a Few Miles Up”, en The New York Times del 26 de junio de 1994.

2. La encuesta a 250 ejecutivos procede de Michael Maccoby, “The Corporate Climber Has to Find His Heart”, en Fortune (diciembre de 1976).

3. Conversación con Zuboff (junio de 1994): En lo que se refiere al impacto de las tecnologías de la información, véase su libro In the Age of the Smart Machine (Nueva York: Basic Books, 1991).

4. La historia del vicepresidente sarcástico me la narró Hendrie Weinsmger, psicólogo en la UCLA Graduate School of Business y autor del libro The Crmcal Edge: How to Criticize Up and Down the Organizarion andMake it Pnv 0ff (Boston: Little, Brown, 1989).

5. La encuesta sobre las ocasiones en que los directivos perdían los estribos fue realizada por Robert Baron, psicólogo del RensseJaer Polytechnic Institute, a quien entrevisté para e] New York Times del II de septiembre de 1990.

6. La crítica como origen de los conflictos: Robert Baron, “Countering the Effects of Destructive Criticism: The Relative Efticacy of Four lnterventions”, en Journal OjAppl¡ed Psvcholo gv. 73,3(1990>.

7. Las críticas vagas y las críticas concretas: Harry Levinson, “Feedback to Subordinates” en Harry Levinson. Addendum lo the Levinson Letter, Levinson Institute, Waltham, MA (1992).

8. El cambio del rostro de la fuerza laboral: la encuesta a 645 compañías nacionales efectuada por los consejeros de dirección de Towers Perrin en Maniatan, la recogió The New York Times el 26 de agosto de 1990.

9. Las raíces del odio: Vamik Volkan, The Need to Have Enemies and AlIjes (Northvale, Nueva Jersey: Jason Aronson, 1988).

10. Mi entrevista con Thomas Pettigrew se publicó en The New York Times del l2demayode 1987.

11. Los estereotipos y los prejuicios sutiles: Samuel Gaertner y John Davidio Prejudice, Discrimination and Racism (Nueva York: Academic Press, 1987).

12. Los prejuicios sutiles: Gaertner y Davidio, Prejudice, Discrimination, and Racism.

13. Relman: citado por Howard Kohn, “Service With a Sneer”, en The New York Times Sunday Magazine del 11 de noviembre de 1994.

14. IBM: “Responding to a Diverse Work Force”, The New York Times del 26 de agosto de 1990.

15. El poder de llamar a las cosas por su nombre: Fleteher Blanchard, “Reducing the Expression of Racial Prejudice”, en Psvchological Science (vol. 2, 1991).

16. La ruptura de los estereotipos: Gaertner y Davidio, Prejudice, Discrimination, and Racism.

17. Equipos: Peter Drucker, “The Age of Social Transformation”, en The Atlaníic Monthlv (noviembre de 1994).

18. El concepto de inteligencia grupal procede de Wendy Williams y Robert Sternberg, “Group Intelligence: Why Some Groups Are Better Than Others”, Intelligence (1988).

19. El estudio de los trabajadores «estrella» de los Laboratorios Bell ha sido recogido por Robert Kelley y Janet Caplan, “How Belí Labs Creates Star Performers”, Harvard Bussiness Review (julio-agosto de 1993).

20. La utilidad de las redes informales de trabajo la ha subrayado David Krackhardt y Jeffrey R. Hanson, “Informal Networks: The Company Behind the Chart”, Harvard Bussiness Review (julio-agosto de 1993), pág. 104.


Capitulo 11. La mente y la medicina


1. El sistema inmunológico como «cerebro del cuerpo»: Francisco Varela, Third Mmd and Life Meeting. Dharamsala, India (diciembre de 1990).

2. Mensajeros químicos entre el cerebro y el sistema inmunológico: Robert Ader et al., psychoneuroimmunology, 2ª edición (San Diego: Academic Press, 1990).

3. La relación existente entre el sistema nervioso y las células inmunológicas: David Felten et al., “Noradrenergic Sympathetic Innervation of Lymphoid Tissue”, Joarnal of Immunology, 135 (1985).

4. Las hormonas y la función inmunológica: B. 5. Ravin el al.. “Bidirectional Interaction Between the Central Nervous System and the Immune System”, en Critical Reviews in lmmunology. 9 (4), (1989), págs. 279-312.

5. Las relaciones existentes entre el cerebro y el sistema inmunológico: véase, por ejemplo, Steven B. Maier et al., “Psychoneuroimmunology”, American Psychologist (diciembre de 1994).

6.Las emociones tóxicas: Howard Friedman y 5. Boothby-KewlCy, “The Disease-Prone Personality: A Meta-Analytic View”,American Psychologist, 42 (1987). Este amplio análisis de diferentes estudios utilizó un «metaanálisis», una técnica que permite analizar estadísticamente los resultados de varios estudios diferentes en un contexo mucho más amplio. El mayor número de casos estudiados permite así que puedan identificarse más fácilmente implicaciones que suelen pasar inadvertidas en los estudios más limitados.

7. Los escépticos argumentan que el retrato emocional que suele acompañar a una mayor incidencia de la enfermedad refleja el perfil caracteristico del neurótico —ansiedad, depresión y abatimiento emocional—. y que el gran peso de la enfermedad que recogen estos estudios no se debe tanto a un hecho clínico como a la tendencia que manifiestan estos enfermos a lamentarse, quejarse y exagerar la gravedad de sus sintomas.Por el contrario, Friedman y otros aducen que lo que demuestra la relación existente entre emoción y enfermedad no es la investigación sobre las quejas de los pacientes las pruebas médicas y de las evaluaciones clínicas de los síntomas objetivos de la enfermedad, que son los que, en última instancia, determinan su gravedad. Por supuesto, siempre existe la posibilidad de que el aumento de la angustia sea el resultado de la misma condición clínica o que incluso la precipite pero, por esta misma razón, los datos más fiables son los que se derivan de los estudios prospectivos en los que se evalúan los estados emocionales antes de que se manifieste la enfermedad.

8. Gail Ironson et al., “ Effects of Anger on Left Ventricular Ejection Fraction in Coronary Artery Disease”, en The American Joarnal of Cardiolo gv, 70, 1992. La eficacia del bombeo cardiaco —también llamada «fracción de eyección»— mide la capacidad del corazón para bombear la sangre desde el ventrículo izquierdo hasta las arterias, cuantificando el porcentaje de sangre ventricular impulsada por cada latido. En el caso de las enfermedades coronarias, el descenso de la eficiencia del bombeo señala el debilitamiento del músculo cardíaco.

9. Algunas de las doce investigaciones orientadas a desvelar las relaciones existentes entre la hostilidad y la muerte por enfermedad cardíaca no han acertado a encontrar ninguna relación evidente. Esto, sin embargo, puede deberse tanto al método empleado (por ejemplo, el uso de una escala muy poco sensible a la hostilidad) como a la sutileza del efecto en cuestión. La mayoría de muertes causadas por la hostilidad parece ocurrir en la mitad de la vida, y si un estudio no es capaz de seguir y determinar las causas de la muerte durante este periodo, no podrá advertir esta relación.

10. La hostilidad y las enfermedades cardiacas: Redford Williams, The Trusting Heart (Nueva York: Times Books!Random House, 1989).

11. Peter Kaufman: mi entrevista con el doctor Kaufman apareció en The New York Times del 1 de septiembre de 1992.

12. El estudio de Stanford sobre la irritabilidad y un segundo ataque al corazón: Carl Thoreson, presentado en el International Congress of Behavioral Medicine, Uppsala, Suecia (julio de 1990).

13. Lynda H. Powell, “Emotional Arousal as a Predictor of Long-Term Mortality and Morbidity in Post M.I. Men”, en Circulation, vol. 82, n0 4, suplemento III, octubre de 1990.

14. Murray A. Mittleman, “Triggering of Myocardial Infarction Onset by Episodes of Anger”, en Circulation, vol. 89, nº 2 (1994).

15. La represión del enfado aumenta la tensión arterial: Robert Levenson, “Can We Control Our Emotions, an How Does Such Control Change an Emotional Episode?”, en Richard Davidson y Paul Ekman, eds., Fundamental Questions About Emotions (Nueva York: Oxford University Press, 1995).

16. El estilo personal hostil: escribí acerca de la investigación realizada por Redford Williams sobre el enojo y el corazón en The New York Times Good Health Magazine del 16 de abril de 1989.

17. Reducción del 44% en la incidencia de un segundo ataque cardíaco: Thoreson, op. cit.

18. El programa del doctor Williams para controlar el enfado: Williams, The Trusting Heart.

19. La mujer preocupada: Timothy Brown et al., “Generalized Anxiety Disorder”, en David H. Barlow, ed., Clinical Handbook of Psychological Disorders (Nueva York: Guilford Press, 1993).

20. Estrés y metástasis: Bruce McEwen y Eliot Stellar, “Stress and the Individual Mechanisms Leading to Disease”, en Archives of Internal Medicine, 153 (27 de septiembre de 1993). El estudio al que se refieren los autores de este artículo es obra de M. Robertson y J. Ritz, “Biology and Clinical Relevance of Human Natural Killer Celís”, en Blood , 76(1990).

21. Existen múltiples razones, aparte de las meramente biológicas, que explican por qué las personas estresadas son más vulnerables a la enfermedad. Una de ellas es que las alternativas que más suelen utilizarse para tratar de disipar la ansiedad —como, por ejemplo, fumar, beber o comer copiosamente— son, en sí mismas, insanas. Otra razón es que la preocupación y la ansiedad constantes pueden provocar que la persona pierda el sueño o se muestre reacia a seguir el tratamiento médico que se le ha recetado, todo lo cual no hace sino contribuir a prolongar la enfermedad. Pero lo más probable es que, en lo que se refiere a la relación entre el estrés y la enfermedad, todos estos factores actúen conjuntamente.

22. El estrés debilita el sistema inmunológico: en una determinada investigación sobre el estrés realizada con estudiantes de medicina, éstos no sólo manifestaron un escaso control inmunológico frente al virus del herpes sino también un descenso en la capacidad de los glóbulos blancos para acabar con las células infecciosas, así como Al un incremento paralelo de los niveles de una sustancia asociada a la disminución de la capacidad inmunológica de los linfocitos. Véase, a este respecto, Ronald Glaser y Janice Kiecolt-Glaser, “Stress-Associated Depression in Cellular Immunity”, Brain, Behavior, and Immunit-v, 1 (1987). No obstante, la mayor parte de las investigaciones que han tratado de demostrar la relación entre el estrés y el debilitamiento de las defensas inmunológicas no dejan suficientemente claro que estos niveles disminuyan tanto como para comportar un riesgo clínico.

23. Estrés y resfriado: Sheldon Cohen et al., “Psychological Stress and Susceptibility to the Common CoId”, en New England Joarnal of Medicine, 325 (1991).

24. Los contratiempos de la vida cotidiana y la infección: Arthur Stone ct al., “Secretory IgA as a Measure of Immunocompetence”, en Journal of Human Srress. 13 (1987). En otro estudio, 246 esposos, viudas y niños mantuvieron un control diario de las tensiones que se producían en su vida familiar durante un episodio de gripe. Aquéllos que tenían crisis familares más frecuentes también manifestaban una tasa más alta de gripe, determinada en función de los días con fiebre y de los niveles de anticuerpos. Véase R. D. Clover et al., “Family Functioning and Stress as Predictors of Influenza B Infection”. Journal of Familv Practice, 28 (mayo de 1989).

25.El estrés y la infección del virus del herpes: véanse en este sentido, los estudios llevados a cabo por Ronald Glaser y Janice KiecoltGlaser, entre los que cabe destacar “Psychological Influences on lmmunity”, en American Psychologist, 43 (1988). La relación existente entre el herpes y el estrés es tan evidente que se ha podido demostrar mediante un estudio de tan sólo diez pacientes en el que se utilizó la erupción del herpes como medida. El estudio demostró que cuanto mayor eran la ansiedad, las disputas y el estrés manifestado por los pacientes, mayor era también la tendencia a sufrir erupciones de herpes en las semanas siguientes; mientras que, en los períodos más plácidos de la vida de estos pacientes, el herpes se mantenía en estado latente. Véase también H. E. Schmidt et al., “Stress as a Precipitating Factor in Subjects With Recurrent Herpes Labialis”, en Journal of Family Practice, 20 (1985).

26. La ansiedad y la enfermedad cardiaca en la mujer: Carl Thoreson, artículo presentado en el Congress of Behavioral Medicine, Uppsala. Suecia (julio de 1990). La ansiedad también desempeña un papel fundamental en el desarrollo de una enfermedad coronaria en los hombres. En un estudio llevado a cabo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Alabama se evaluaron 1.123 mujeres y hombres, de edades comprendidas entre los cuarenta y cinco y los setenta y siete años, para tratar de determinar su perfil emocional. En el seguimiento que se efectuó veinte años después, los hombres más predispuestos a la ansiedad y las preocupaciones manifestaban, con gran diferencia, mayores indices de hipertensión. Véase Abraham Markowitz et al., Journal of the American Medical Association (14 de noviembre de 1993).

27. El estrés y el cáncer colorrectal: Joseph C. Courtney et al., “Stressful Life Events and the Risk of Colorectal Cancer”, en Epidemiology, 4 (5), (septiembre de 1993).

28. El uso de la relajación para contrarrestar los síntomas derivados del estrés: Daniel Goleman y Joel Gurin, Mmd Body Medicine (Nueva York: Consumer Reports BookslSt. Martin’s Press, 1993).

29. La depresión y la enfermedad: Véase Seymour Reichlin, «Neuroendocrine-Immune Interactions», en New England Journal of Medicine (21 de octubre de 1993).

30. Trasplante de médula ósea: citado por James Strain, “Cost Offset From a Psychiatric Consultation-LiaisOn Intervention With Elderly Hip Fracture Patients” en American Jaurnal of Psychiatry, 148 (1991).

31. Howard Burton et al., “The Relationship of Depression to Survival in Chronic Renal Failure”, en Psychosomatic Medicine (marzo de 1986).

32. La desesperación y la muerte por ataque cardiaco: Robert Anda et al., “Depressed Affect Hopelessness and the Risk of Ischemic Heart Disease in a Cohort of U.S. Adults”, en Epidemiology (julio de 1993).

33. La depresión y el ataque cardíaco: Nancy Frasure-Smith et al. “Depression Following Myocardial Infarction”, en Journal of the American Medical Association (20 de octubre de 1993).

34. Depresión y enfermedades múltiples: el doctor Michael von Korff, psiquiatra de la Universidad de Washington que llevó a cabo el estudio, me confesaba, con respecto de aquellos pacientes para los que llegar con vida al día siguiente constituye un tremendo desafio: «el tratamiento de la depresión permite comprobar que los pacientes mejoran al margen de los cambios en su condición clínica. Si uno se halla deprimido no cabe duda de que los síntomas le parecerán más graves. Sufrir una enfermedad crónica constituye todo un reto adaptativo y, en el caso de que uno se halle deprimido, no podrá cuidar adecuadamente de sí mismo. Pero cuando uno se halla suficientemente motivado, dispone de energía y tiene la autoestima elevada —factores, todos ellos, ausentes en la depresión— uno puede adaptarse considerablemente bien hasta a las más graves incapacitaciones».

35. El optimismo y el bvpass: Chris Peterson et al., Learned Helplessness: A Theorv ftr the Age oJ Personal Control (Nueva York: Oxford University Press. 1993).

36. Lesiones en la columna vertebral y esperanza: Timothy Elliott et al., “Negotiating Reality After Physical Loss: Hope, Depression, and Disability”, en Journal of Persona lirv and Social Psvchology. 61,4 (1991).

37. Los riesgos médicos del aislamiento social: véase, en este sentido, James House et al., “Social Relationships and Health”, en Science (29 de julio de 1988). Véase también una conclusión similar de Carol Smith et al., “Meta-Analysis of the Associations Between Social Support and Health Outcomes”, en Journal of Behavioral Medicine (1994).

38. La soledad y el riesgo de mortalidad: otros estudios sugieren la intervención de un mecanismo biológico. Estos descubrimientos, citados por House en “Social Relationships and Health”, han demostrado que la mera presencia de otra persona puede reducir la ansiedad y el malestar físico de las personas ingresadas en una unidad de cuidados intensivos. También se ha descubierto que el reconfortante efecto que supone la presencia de otra persona no sólo puede disminuir la tensión arterial y la frecuencia cardiaca sino también la secreción de ácidos grasos que bloquean las arterias. Una de las hipótesis adelantadas para tratar de explicar el saludable efecto del contacto social sugiere la intervención de un mecanismo cerebral.

Esta teoría apunta a los datos procedentes de los estudios sobre animales que muestran los efectos calmantes de la activación de la región posterior del hipotálamo, una de las áreas del sistema limbico que tiene abundantes conexiones con la amígdala. Según esta teoría, la reconfortante presencia de otra persona inhibe la actividad limbica, disminuyendo la secreción de acetilcolina, cortisol y catecolaminas, todos ellos agentes neuroquimicos que afectan directamente a la aceleración de la respiración, el ritmo cardíaco y otros síntomas fisiológicos del estrés.

39. Strain, “Cost Offset”.

40. La supervivencia a los ataques cardiacos y el apoyo emocional: Lisa Berkman et al., “Emotional Support and Survival After Myocardial Infaretion, A Prospective Population Based Study of the Elderly”, en Annals of Internal Medicine (15 de diciembre de 1992).

41. El estudio sueco: Annika Rosengren et al., “Stressful Life Events Social Support and Mortality in Men Born in l933”. en British Medicaliournal (19 de octubre de 1993).

42. Las disputas matrimoniales y el sistema inmunológico: Janice Kiecolt-Glaser et al., “Marital Quality, Marital Disruption, and immune Function”, en Psvchosomatic Medicine, 49 (1987).

43. La entrevista con John Cacioppo se publicó en The New York Times del 15 de diciembre de 1992.

44. La expresión de los pensamientos perturbadores: James Pennebaker, “Putting Stress Into Words: Helth, Linguistic and Therapeutic Implications”, ponencia presentada en el encuentro de la American Psychological Association, Washington, DC (1992).

45. La psicoterapia y la mejora en la condición clínica: Lester Luborsky et al., “Is Psychotherapy Good for Your Health?”, ponencia presentada en el encuentro anual de la American Psychological Association, Washington, DC (1993).

46. Grupos de apoyo para enfermos de cáncer: David Spiegel et al., “Effect of Psychosocial Treatment on Survival of Patients with Metastatic Breast Cancer”, en Lancet, n0 8668, u (1989).

47. Preguntas de los pacientes: este descubrimiento lo citó el doctor Steven Cohen-Cole, psiquiatra de la Emory University, cuando le entrevisté para The New York Times del 13 de noviembre de 1991.

48. Información completa: por ejemplo, el programa Planetree del Pacific Presbyterian Hospital de San Francisco informa sobre cualquier tema médico a toda persona que lo solicite.

49. Pacientes más competentes: el doctor Mack Lipkin,jr., de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, ha desarrollado un programa a este respecto.

50. Escribí acerca de la necesidad de una preparación emocional para cualquier intervención quirúrgica en The New York Times del 10 de diciembre de 1987.

51. En lo que se refiere a los cuidados por parte de los familiares en el hospital, nuevamente el programa Planetree es un modelo que seguir, al igual que los hogares de Ronald McDonald, en donde se permite que los parientes puedan quedarse cerca del hospital en el que están ingresados sus hijos.

52. Atención plena y medicina: véase Jon Kabat-Zinn, Fulí Catastrophe Living (Nueva York: Delacorte, 1991).

53. Programa para invertir el curso de la enfermedad cardiaca: véase Dean Ornish, Doctor Dean Ornish ‘s Program for Reversing Heart Disease (Nueva York: Ballantine, 1991).

54. Medicina basada en la relación: Health Professions Education and Relationship-Centered Care. Informe del Pew-Fetzer Task Force on Advancing Psychosocial Health Education, Pew Health Professions Comission and Eetzer Institute (The Center of Health Professions, Universidad de California. San Francisco). (Agosto de 1994).

55. Abandonar pronto el hospital: Strain. “Cost Offset”.

56. No es ético que los pacientes del corazón no reciban tratamiento para la depresión: Redford Williams y Margaret Chesney. “Psychosocial Factors and Prognosis in Established Coronary Heart Disease”, en Joarnal ojthc American Medical Association (20 de octubre de 1993).

57. Carta abierta a un cirujano: A. Stanley Kramer. “A Prescription for Healing” en New.sweek del 7 dc junio de 1993.



PARTE IV: UNA PUERTA ABIERTA A LA OPORTUNIDAD

Capítulo 12. El crisol familiar


1. Leslie y el videojuego: Beverly Wilson y John Gottman. “Marital Conflict and Parenting: The Role of Negativity in Families” en M. H.Borstein, ed.. Handhook of Parenting. vol. 4 (Hilísdale, Nueva Jersey:Lawrence Erlbaum. 1994).

2. La investigación sobre el papel que desempeñan las emociones en la vida familiar es una prolongación de los estudios sobre la pareja realizados por John Gottman que hemos revisado en el capítulo 9. Véase también, en este mismo sentido, Carole Hooven. Lynn Katz y John Gottman, “The Family as a Meta-emotion Culture”, Cognition and Emotion (primavera de 1994).

3. Las ventajas de unos padres emocionalmente competentes: Hooven, Katz and Gottman. “The Family as a Meta-emotion Culture”.

4. Los niños optimistas: T. Berry Brazelton. prefacio a Heart Start: The Emotional Foundations of School Readiness (Arlington, VA: National Center for Clinical lnfant Programs. 1982).

5. Los predictores emocionales del éxito académico: Heart Start.

6. Los ingredientes clave del rendimiento escolar: Heart Start, pág. 7.

7. Hijos y madres: Heart Start, pág. 9.

8. Los perjuicios del descuido: M. Erikson et al., “The Relationship Between Quality of Attachment and Behavior Problems in Preschool in a High-Risk Sample”, en 1. Betherton y E. Waters. eds., Monographs of the Society of Research in Child Development. 50, serie n 209.

9. La extraordinaria importancia de las lecciones aprendidas en la infancia temprana: Heart Start, pág. 13.

10. El seguimiento de los niños agresivos: L. R. Huesman, Leonard Eron y Patty Warnicke-Yarmel, “Intelectual Function and Agression”, en The Journal of Personality and Social Psvchology (enero de 1987). Alexander Thomas y Stella Chess refieren conclusiones similares en el número correspondiente a septiembre de 1988 de la revista Child Development, en donde exponen los resultados de un estudio realizado con setenta y cinco niños a quienes comenzaron a observar regularmente desde 1956, cuando tan sólo contaban entre siete y doce años de edad. Véase también, a este respecto, Alexander Thomas et al., “Longitudinal Study of Negative Emotional States and Adjustments From Early Childhood Through Adolescence”, en Child Development, 59(1988). Una década después, ya en plena adolescencia, los niños que, en la escuela primaria, habían sido catalogados por los padres y por los profesores como muy agresivos, tenían serios problemas emocionales. Se trataba de chicos (la proporción de chicos doblaba a la de chicas) que no sólo se enzarzaban continuamente en peleas sino que también se mostraban irrespetuosos o abiertamente hostiles hacia los otros nínos e incluso hacia sus padres y profesores. A lo largo de todos estos años, su hostilidad había permanecido inalterable y, al llegar a la adolescencia, tenían problemas de relación con los compañeros de clase, con la familia y con la escuela. A medida que el seguimiento prosiguió en la edad adulta, estas dificultades entraron en el dominio de la delincuencia, la ansiedad y la depresión.

11. La falta de empatía de los niños que han sido victimas de la violencia: las observaciones diarias y las conclusiones se hallan recogidas en el articulo de Mary Main y Carol George, “Responses of Abused and Disadvantaged Toddlers to Distress in Agemates: A Study in the Day-Care Setting”, en Developmental Psvcholo gv, 21 .3 (1985). Estos datos han sido corroborados también con preescolares: Bonnie Klimes-Dougan and Janet Kistner, “Physically Abused Preschoolers’ Responses to Peers’ Distress”, en Developmental Psychology, 26 (1990).

12. Los problemas de los niños que han sufrido la violencia familiar: Robert Emery, “Family Violence”, en American Psvchologist (febrerode 1989).

13. La transmisión de la violencia familiar de generación en generación: el hecho de que los niños que han sido víctimas de la violencia tiendan a su vez, a agredir a sus propios hijos todavía sigue siendo objeto de debate científico. Véase, a este respecto Cathy Spatz Widom, “Child Abuse, Neglect and Adult Behavior”, en American Journal of Orthopsvchiatry (Julio de 1989).

Capítulo 13. Trauma y reeducacibn emocional


1. En un articulo publicado en The New York Times, en la sección “Education Life” del 7 de enero de 1990 escribí sobre los efectos permanentes del trauma originado por la tragedia ocurrida en la Escuela Elemental de Cleveland.

2. Los casos de TEPT en victimas de delitos nos los ha proporcionado la doctora Shelly Niederbach, psicóloga del Victims’ Counseling Service, de Brooklyn.

3. Este recuerdo de Vietnam procede de M. Davis, “A Analysis of Ayersive Memories Using the Fear-Potentiated Startle Paradigm”, en N.

Butters y L. R. Squire, eds., The Neuropsychology of Memory (Nueva York: Guilford Press, 1992).

4. LeDoux proporciona la corroboración científica de la especial persistencia de estos recuerdos en “Indebility of Subeortical Emotional Memories”,JournalofCognitive Neuroscience (1989), vol. 1 ,págs.238-243.

5. Mi entrevista con el doctor Charney se publicó en The New York Times del l2de junio de 1990.

6. Los experimentos con parejas de animales de laboratorio me los refirió el doctor John Krystal, y se han realizado en diferentes laboratorios científicos. Los estudios más amplios los ha efectuado el doctor Jay Weiss en la Universidad de Duke.

7. La mejor descripción de los cambios cerebrales provocados por los TEPT y por el papel que desempeña la amígdala en ellos puede encontrarse en Dennis Charney ci al., “Psychobiologic Mechanisms of Postraumatic Stress Disorder”, en Archives of General Psvchiaírv, 50 (abril de 1993), págs. 294-305.

8. Algunas de las pruebas de los cambios inducidos por los sucesos traumáticos en la red de los circuitos cerebrales proceden de ciertos experimentos en los que se inyectó a veteranos de Vietnam una sustancia llamada yohimbina con la que los nativos suramericanos impregnan la punta de sus flechas para paralizar a sus presas. En dosis mínimas, la yohimbina inhibe la acción de un receptor específico (situado en el lugar en el que la neurona recibe el neurotransmisor)

que, en condiciones normales, frena la acción de las catecolamínas.

Así pues, bajo los efectos de la yohimbina estos receptores son incapaces de registrar la secreción de catecolaminas produciéndose, en consecuencia, un considerable aumento de los niveles de catecolaminas. Una vez que el freno neurológico de la ansiedad fue desmantelado por la inoculación de yohimbina, la acción de esta subsancia disparó ataques de pánico en nueve de cada quince pacientes aquejados de TEPT y la irrupción de escenas retrospectivas en seis de ellos. Un veterano experimentó una alucinación en la que pudo ver cómo un helicóptero caía derribado envuelto en una estela de humo y llamas, mientras que otro paciente rememoró la explosión de un jeep en el que iban varios de sus compañeros, la misma escena que le atormentaba en sueños desde hacía más de veinte años. El estudio con la yohimbina lo realizó el doctor John Krystal, director del Laboratory of Clinical Psychopharmacology de The National Center for PTSD de West Haven, Connecticut. VA Hospital.

9. Escasez de receptores alfa-2 en hombres aquejados de TEPT: véase, en este sentido, Charney, “Psychobiologic Mechanism”.

10. El cerebro, en su intento de hacer descender el nivel de secreción de HCT, disminuye la cantidad de receptores que liberan dicha hormona. La prueba de que esto es que lo que les ocurre a las personas afectadas por el TEPT la ofrece un estudio en el que se inyectó HCT a ocho pacientes que estaban siendo tratados de este problema. En condiciones normales, una inyección de HCT dispara un flujo de ACTH, una hormona que se difunde por todo el cuerpo para liberar catecolaminas. Pero, a diferencia de lo que ocurría con los participantes de un grupo de control integrado por sujetos normales, en el caso de los pacientes aquejados de TEPT no se apreció ningún cambio detectable en los niveles de ACTH, un síntoma de que sus cerebros han anulado la acción de los receptores de la HCT porque ya se hallan sobrecargados con la hormona del estrés. Esta investigación me fue referida por el psiquiatra Charles Nemeroff de la Universidad de Duke.

11. Mi entrevista con el doctor Nemeroff se publicó en el New York Times del 12 de junio de 1990.

12. Algo similar parece ocurrir en el caso del TEPT: por ejemplo, en un determinado experimento se pasaba una película de quince minutos de duración especialmente diseñada que recogía escenas de combate procedentes de la película Platoon a veteranos de la guerra del Vietnam diagnosticados de TEPT. A los componentes de uno de los grupos se les inyectó naloxona —una sustancia que bloquea la acción de las endorfinas— e, inmediatamente después de ver la película, estos sujetos no mostraron ningún cambio apreciable en su sensibilidad ante el dolor. Sin embargo, en los sujetos del grupo al que no se le administró ningún bloqueador de la endorfina, la sensibilidad hacia el dolor disminuyó un 30% (un indicador del aumento de la secreción de estas sustancias). Por otra parte, estas mismas escenas no surten efecto alguno en los veteranos que no han sido diagnosticados de TEPT; lo cual sugiere que las vías nerviosas que regulan las endorfinas en las personas aquejadas de TEPT se hallan hiperactivas o hipersensibilizadas, un efecto que sólo se hizo evidente cuando se les volvió a exponer a un estímulo que evocó el trauma original. En esta secuencia es la amígdala la que evalúa primeramente la carga emocional de lo que vemos. Este estudio, realizado por el doctor Roger Pitman, psiquiatra de Harvard, demostró que, al igual que ocurre con otros síntomas del TEPT, este cambio cerebral no sólo se aprende bajo condiciones de extrema dureza, sino que puede suscitarse nuevamente cuando algún estímulo recuerda el suceso traumático original. Por ejemplo, Pitman descubrió que, cuando las ratas de laboratorio recibían descargas eléctricas en una determinada jaula, desarrollaban la misma analgesia endorfinica constatada en los veteranos de Vietnam que habían asistido a la proyección de la película Platoon. Semanas después, cuando las ratas se devolvían a las jaulas en las que habían recibido las descargas eléctricas se volvían tan insensibles al dolor como cuando recibieron las descargas por primera vez (aunque esta vez sin descarga eléctrica). Véase, a este respecto, Roger Pitman, “Naloxone-Reversible Analgesis Response to Combat-Related Stimuli in Posttraumatic Stress Disorders and Other Allied Psychopathologic States”, en Journal of Traumatic Stress. 5,4 (1992).

13. Los datos cerebrales revisados en esta sección están basados en el excelente artículo de Dennis Charney, “Psychobiologic Mechanisms.

14. Charney, “Psychobiologic Mechanisms”, pág. 300.

15. El papel del córtex prefrontal en el miedo: en un estudio realizado por Richard Davidson se midió el grado de sudoración de los voluntarios (una suerte de termómetro de la ansiedad) mientras oían un sonido que iba seguido de un ruido estridente y desagradable que siempre provocaba un aumento de la sudoración. Al cabo de un tiempo la simple emisión del sonido bastaba para provocar un incremento de sudoración similar, demostrando que los voluntarios habían aprendido una respuesta de aversión hacia el sonido. Más tarde, a medida que fueron acostumbrándose a escuchar el sonido sin la presencia del ruido, el miedo condicionado fue desvaneciéndose y el sonido dejó de provocar un aumento del sudor. Y, cuanto mayor era la actividad del lóbulo prefrontal izquierdo del córtex de los voluntarios, más rápida era la extinción del miedo aprendido.

En otro experimento llevado a cabo por Maria Morgan —alumna de Joseph LeDoux en el Center of Neural Science, de la Universidad de Nueva York— que trataba de demostrar el papel que desempeñan los lóbulos prefrontales en el proceso de extinción del miedo, se condicionó a las ratas de laboratorio a temer un sonido que iba acompañado de una descarga eléctrica. Luego se sometía a algunas de las ratas a una especie de lobotomia, una intervención quirúrgica del cerebro que secciona las conexiones entre los lóbulos prefrontales y la amígdala. Los días siguientes a la intervención, todas las ratas oyeron el mismo sonido (aunque esta vez sin recibir ninguna descarga eléctrica). Así, las ratas en las que se había inducido un miedo aprendido fueron perdiéndolo gradualmente. No obstante, las ratas que habían sido sometidas a la lobotomía tardaron el doble de tiempo en desaprender la respuesta de miedo, un hecho que sugiere el papel fundamental que desempeñan los lóbulos prefrontales en el control del miedo y, en un sentido más amplio, en el dominio de todas las habilidades emocionales.

16. La recuperación del TEPT: este estudio me lo refirió Rachel Yehuda, neuroquimica y directora del Programa de Estudios sobre Estrés Postraumático de la Facultad de Medicina del Monte Sinaí (Manhattan). En un artículo aparecido el 6 de octubre de 1992 en The New York Times expongo los resultados de esta investigación.

17. El trauma infantil: Lenore Terr, Too Sca red to Crv (Nueva York: Basic Books, 1992).

18. Vías para la recuperación del trauma: Judith Lewis Herman, Trauma andRecovery (Nueva York: Basic Books, 1992).

19. «Dosificación» del trauma: Mardi Horowitz, Stress Response Syndromes (Northvale, Nueva Jersey, Jason Aronson, 1986).

20. Otro nivel en el que tiene lugar el reaprendizaje —al menos en el caso de los adultos— es el filosófico. Para ello hay que afrontar la eterna cuestión de « ¿por qué a mi?» que corroe a la víctima. Convertirse en víctima de un trauma mina la confianza de la persona en que el mundo es un lugar en el que se puede vivir y de que la vida es justa o, dicho de otro modo, de que si uno lleva una vida correcta puede ejercer cierto control sobre su destino. Pero la respuesta a este problema no tiene por qué ser religiosa ni filosófica; lo único que se requiere es reestablecer un sistema de creencias que permita que el sujeto afectado pueda volver a confiar en el mundo y en los demás.

21. Existen estudios que demuestran que el miedo original persiste, aunque se haya superado. En estos estudios se condiciona a las ratas de laboratorio a temer un determinado sonido (como, por ejemplo, el de una campana) que va acompañado de una descarga eléctrica.

Poco a poco, en el transcurso de un año —un periodo de tiempo muy largo para una rata, (aproximadamente un tercio de su vida) —, las ratas van perdiendo el miedo al sonido de la campana. Pero, a pesar de que la extinción del miedo aprendido es un proceso que requiere varios meses, éste reaparece inmediatamente con una sola reexposición al sonido acompañada de una nueva descarga eléctrica. En el caso de los seres humanos, esta misma situación se produce cuando algún estimulo evoca ocasionalmente el trauma original que se ha mantenido latente durante años.

22. La investigación de la terapia de Luborsky se expone detalladamente en Lester Luborsky y Paul Crits-Christoph, Understaiding Traiísjéren ce: The CCRTMenhod (Nueva York: Basic Books, 1990).

Capitulo 14. El temperamento no es el destino


1. Véase, por ejemplo, Jerome Kagan et al., “Initial Reactions to Unfamiliarity”, Current Directions in Psychological Science (diciembre de 1992>. La descripción más completa de la biología del temperamento puede encontrarse en el libro de Kagan, Galen s Propheqy.

2. bm y Ralph, los prototipos del tímido y el sociable, respectivamente son descritos por Kagan en Galens Prophecy, págs. 155-157.

3. Los problemas vitales y los niños vergonzosos: Iris Belí, “Increased Prevalence of Stress-related Symptoms in Middle-aged Women Who Report Childhood Shyness”, en Annais of Behavior Medicine, 16(1994).

4. El aumento del ritmo cardiaco: Iris R. Belí et al., “Failure of Heart Rate Habituation During Cognitive and Olfactory Laboratory Stressors in Young Adults With Childhood Shyness”, en Annais of Behavior Medicine, 16 (1994).

5. Pánico en la pubertad: Chris Hayward et al., “Pubertal Stage and Panic Attack History in Sixth and Seventh-grade Girís”, en American Joarnal of Psychiatrv. vol. 149 (9) (septiembre de 1992), págs. 1239-1243; Jerold Rosenbaum et al., “Behavioral Inhibition in Childhood: A Risk Factor for Anxiety Disorders”, en Harvard Review of Psychiatry (mayo de 1993).

6. La investigación sobre la personalidad y las diferencias interhemísféricas la realizaron el doctor Richard Davidson, de la Universidad de Wisconsin, y el doctor Andrew Tomarken, psicólogo de la Universidad de Vanderbilt. Véase Andrew Tomarken y Richard Davidson, “Frontal Brain Activation in Repressors and Nonrepressors en Journal of Abnormal Psvchologv, 103 (1994).

7. La observación de la forma en que las madres pueden contribuir a que sus hijos tímidos se vuelvan más seguros la realizó Doreen Arcus. Para mayores detalles, véase Kagan, Galen’s Prophecv.

8. Kagan, Galen’s Prophecv, págs. 194-195.

9. Crecer con menos timidez: Jens Asendorpf, “The Malleability of Behavioral Inhibition: A Study of Individual Developmental Functions”, en Developmental Psvchology. 30,6 (1994).

10. Hubel y Wiesel: David H. Hubel, Thorsten Wiesel y 5. Levay, “Plasticity of Ocular Columns in Monkey Striate Cortex, en Philosophical Transactions of the Royal Societv of London, 2788 (1977).

11. La experiencia y el cerebro de las ratas: el trabajo de Manan Diamond y otros se describe en Richard Thompson, The Brain (San Francisco: W. H. Freeman, 1985).

12. Cambios cerebrales en el tratamiento de los trastornos obsesivo—compulsivos: L. R. Baxter el al., “Caudate Glucose Metabolism Rate Changes With Both Drug and Behavior Therapy for Obsessive-Compulsive Disorder”, en Archives of General Psvchiatrv, 49 (1992).

13. El aumento de la actividad de los lóbulos prefrontales: L. R. Baxter et al., “Local Cerebral Glucose in Obsessive-Compulsive Disorder”, Archives of General Psychiatrv, 44 (1987).

14. La maduración de los lóbulos prefrontales: Bryan Kolb, “Brain Development, Plasticity, and Behavior”, en American Psychologist, 44 (1989).

15. Experiencia infantil y «podado» prefrontal: Richard Davidson, “Asymmetric Brain Function, Affective Style and Psychopathology: The Role of Early Experience and Plasticity”, en Development andPsychopathology, vol. 6(1994), págs. 741-758.

16. Conexión biológica y desarrollo del cerebro: Sehore, Affect Regulation.

17. M. E. Phelps et al., “PET: A Biochemical Image of the Brain at Work”, en N. A. Lassen et al., Brain Work and Mental Activitv: Quantitative Studies with Radioactive Tracers (Copenhagen: Munksgaard, 1991).

PARTE V: LA ALFABETIZACIÓN EMOCIONAL

Capítulo 15. El coste del analfabetismo emocional


1. Escribí acerca de los cursos de alfabetización emocional en The New York Times del 3 de marzo de 1992.

2. Las estadísticas sobre los delitos cometidos por adolescentes proceden del Uniforme Crime Reports, Crime in the U.S., 1991, publicado por el Departamento de Justicia.

3. Delitos violentos en la pubertad: en 1990, la proporción de arrestos juveniles por delitos violentos ascendió a 430 cada 100.000, un aumento del 27% con respecto a la proporción alcanzada en 1980. Los arrestos por violaciones se incrementaron desde el 10,9 por 100.000 de 1965 hasta alcanzar el 21,9 por 100.000 en 1990. El indice de asesinatos se cuadruplicó en el periodo comprendido entre 1965 y 1990, ascendiendo desde el 2,8 hasta el 12,1 por 100.000. Asimismo, tres de cada cuatro asesinatos de adolescentes acaecidos en 1990 tuvieron lugar por arma de fuego, lo que indica un aumento del 79% a lo largo de esta década. En el periodo comprendido entre 1980 y 1990, los delitos con agravantes se incrementaron un 64%. Véase, a este respecto, Ruby Takanashi, “The Opportunities of Adolescence”, en American Psvchologist (febrero de 1993>.

4. El indice de suicidios entre los jóvenes de edad comprendida entre los quince y los veinticuatro años fue, en 1950, de un 4,5 por 100.000 pero esta misma causa alcanzó, en 1989, el 13,3 un indice tres veces superior. En lo que respecta a los niños entre los 10 y los 14 años, la proporción de sucicidios casi se triplicó en el período comprendido entre 1968 y 1975. Las cifras sobre suicidios, victimas de homicidio y jóvenes embarazadas se han tomado de Healrh. 1991, US. Department of Health and Human Services, and Children’s Safety Network.

A Data Book of Child andAdolescent Jn¡urv (Washington, DC: National Center fon Education in Maternal Child Health, 1991).

5. En las últimas tres décadas, el indice de gonorrea se ha multiplicado por cuatro en los niños de entre 10 y 14 años de edad, y esa misma cifra se ha triplicado entre los adolescentes entre 15 y 19 años. En 1990, el 20% de los pacientes afectados de sida tenían alrededor de veinte años, lo cual significa que muchos de ellos se habían infectado a eso de los diez años. Por otra parte, también ha aumentado la tendencia a tener relaciones sexuales a edades cada vez más precoces y una investigación llevada a cabo en 1990 demostró que más de un tercio de las adolescentes entrevistadas confesó que se decidieron a tener su primera relación sexual a causa a la presión de sus compañeros, algo que, una generación anterior, sólo afirmaba el 13% de las adolescentes. Véase, a este respecto, Ruby Takanashi, “The Opportunities of Adolescence”, y Children’s Safety Network, en A Data Book of Child and Adolescence Injury.

6. El uso de la cocaína y la heroína se ha triplicado entre los blancos desde una tasa del 18 por 100.000 en 1970 hasta el 68 por 100.000 en 1990. Más alarmante todavía ha sido el aumento de esta proporción entre los negros en este mismo periodo, que se ha incrementado desde el 53 por 100.000 en 1970 hasta el 766 por 100.000 de 1990, un aumento 13 veces superior. Los datos referentes al abuso de las drogas se han extraído de Crime in the U.S., 1991, US. Department of Justice.

7. Según encuestas realizadas en los Estados Unidos, Nueva Zelanda, Canadá y Puerto Rico, uno de cada cinco niños tiene problemas psicológicos que, de un modo u otro, alteran el equilibrio de sus vidas.

El problema más común entre los menores de trece años de edad es la ansiedad, que aflige al 10% con fobias lo suficientemente graves como para interferir el curso de su vida normal, otro 5% padece ansiedad generalizada y precupación constante, y un 4% manifiesta una intensa ansiedad provocada por el hecho de vivir separados de sus padres. Por otra parte, la embriaguez aumenta durante los años de la pubertad hasta alcanzar un porcentaje del 20% a la edad de veinte años. La mayor parte de los datos sobre los trastornos emocionales que aquejan a los niños se publicaron en The New York Times del 10 de enero de 1989.

8. Con respecto al estudio nacional sobre los problemas emocionales de los niños y la comparación con otros paises, véase Thomas Achenbach y Catherine Howell, “Are America’s Children’s Problems Getting Worse? A 13-Year Comparison”, en Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psvchiatry (noviembre de 1989).

9. La comparación de los datos procedentes de diferentes países ha sido realizada por Une Bronfenbrenner, en Michael Lamb y Kathleen Sternberg, Child Care in Context: Cross-Cultural Perspecti ves (Englewood, Nueva Jersey: Lawrence Erlbaum, 1992).

10. Une Bronfenbrenner estuvo hablando en un simposio celebrado en la Universidad de Cornelí el 24 de septiembre de 1993.

11. En lo que respecta a los estudios proplongados de los niños agresivos y violentos véase, por ejemplo, Alexander Thomas et al., longitudinal Study of Negative Emotional States and Adjustments from Early Childhood Through Adolescence”, en Child Development, vol. 59 (septiembre de 1988).

12. El experimento de los niños pendencieros: John Lochman, “Social Cognitive Processes of Severely Violent, Moderately Agressive, and Nonagressive Boys”. Journal of Clinical and Consulting Psychology, 1991.

13. La investigación sobre los muchachos agresivos: Kenneth A. Dodge, “Emotion and Social Information Processing”, en J. Garber y K. Dodge, The Development of Emorion Regulation and Dvsregulation (Nueva York: Cambridge University Press, 1991).

14. El rápido rechazo de los niños pendencieros: J. D. Coie y J. B. Kupersmidt, “A Behavioral Analysis of Emerging Social Status in Boys’ Grups”, en Child Development, 54(1983).

15. Más de la mitad de los niños indisciplinados: Dan Offord et al.,”Outcome, Prognosis, and Risk in a Longitudinal Follow-up Study”, Journal of the American Acadetny of Child and Adolescent Psychiatry, 31(1992).

16. Delincuencia y agresividad infantil: Richard Tremblay et al.. Tredicting Early Onset of Male Antisocial Behavior from Preschool Behavior”, en Archives of Getieral Psychiatrv, (septiembre de 1994).

17. Los sucesos que jalonan la vida familar de un niño durante el periodo preescolar resultan decisivos para determinar su predisposición a la agresividad. Por ejemplo, cierta investigación demostró que los niños cuyo nacimiento había tenido complicaciones y que habían sufrido el rechazo de sus madres cuando tenían alrededor de un año de edad, revelaban una mayor propensión a cometer delitos violentos a la edad de dieciocho años. Adriane Raines et al., ‘Birth Complications Combined with Early Maternal Rejection at Age One Predispose to Violent Crime at Age 18 Years”, en Archives of General Psychiatry (diciembre de 1994).

18. Aunque una baja puntuación en las pruebas de aptitud verbal del CI parece ser un predictor eficaz de la delincuencia (un estudio mostró, en este sentido, una diferencia promedio de ocho puntos entre los delincuentes y los no delincuentes), existen también pruebas de que la impulsividad es la causa directa más determinante, tanto de la delincuencia como de la baja puntuación del CI. Hay que decir que los niños impulsivos tienden a no prestar la atención necesaria para el aprendizaje del lenguaje y de las capacidades de razonamiento sobre los que se basa el CI y, por consiguiente, es su elevada impulsividad lo que propicia estas bajas puntuaciones. En el Pittsburgh Youth Study, un proyecto prolongado muy bien diseñado, se midió el CI y el nivel de impulsividad en niños de edad comprendida entre los diez y los doce años, comprobándose que la impulsividad era tres veces superior al CI como predictor de una futura tendencia a la delincuencia. Véase, a propósito de este debate, Jack Block, “On the Relation Between IQ, Impulsivity, and Delinquency”, en Journal of Abnormal Psychology, 104 (1995).

19. Adolescentes embarazadas: Marion Underwood y Melinda Albert, “Fourth-Grade Peer Status as a Predictor of Adolescent Pregnancy”, ponencia presentada en la reunión de la Society for Research of Child Development, Kansas City, Missouri (abril de 1989).

20. La trayectoria que conduce a la delincuencia: Gerald R. Patterson, “Orderly Change in a Stable World: The Antisocial Trait as Chimera ‘,en Journal of Clinical and Consulting Psvcholo gv, 62 (1993).

21. El escenario mental de la agresividad: Ronald Slaby y Nancy Guerra, “Cognitive Mediators of Aggression in Adolescents Offenders en Developmental Psychology, 24 (1988).

22. El caso de Dana: véase Laura Mufson el al., Inrerpersonal Psychotherapyfor Depressed Adolescenís (Nueva York: Guilford Press, 1993).

23. El aumento de la tasa mundial de depresión: Cross-National Colaborative Group, “The Changing Rate of Major Depresion: CrossNational Comparisons”, en Journal of the American Medical Associa tion (2 de diciembre de 1992).

24. Una probabilidad diez veces superior de sufrir depresión: Peter Lewinsohn el al., “Age-Cohort Changes in the Lifetime Occurrence of Depression and the Other Mental Disorders”, en Journal of Abnormal Psychology, 102 (1993).

25. Epidemiología de la depresión: Patricia Cohen et al., New York Psychiatric Institute, 1988; Peter Lewinsohn el al., “Adolescent Psychopathology: 1. Prevalence and Incidence of Depression in High School Students”, en Journal of Abnormal Psvchology, 102 (1993); véase también Mufson el al., Interpersonal Psychotherapv.

Para una revisión de las estimaciones más bajas, véase E. Costello, “Developments in Child Psychiatric Epidemiology”, en Journal of íhe Academy of Child and Adolescení Psychiatry, 28 (1989).

26. Pautas de la depresión infantil: Maria Kovacs y Leo Bastiaens, “The Psychotherapeutic Management of Major Depressive and Dysthymie Disorders in Childhood and Adolescence: Issues and Prospects”, en 1. M. Goodyer, ed., Mood Disorders in Childhood and Adolescence (Nueva York: Cambridge University Press, 1994).

27. La depresión infantil: Kovacs, op. cil.

28. La entrevista con Maria Kovacs se publicó en The New York limes el 11 de enero dc 1994.

29~El retraso social y emocional de los niños deprimidos: Maria Kovacs y David Goldston, “Cognitive and Social Development of Depressed Children and Adolescents”, en Journal of the Amencali Academv o Child and Adolescent Psvchiaírv (mayo de 1991).

30. La impotencia y la depresión: John Weiss el al., “Control-related Beliefs and Self-reported Depressive Symptoms in Late Childhood” en Journal of Abnormal Psvcholo gv, 102 (1993).

31. El pesimismo y la depresión infantil: Judy Garber. Vanderbilt University. Véase, por ejemplo, Ruth Hilsman y Judy Garber, “A Test of the Diathesis Model of Depression in Children: Academic Stressors, Attributional Style, Perceived Competence and Control”, en journal of Personaliíy and Social Psvchologv, 67 (1994); Judith Garber, “Cognitions, Depressive Symptoms, and Development in Adolescents”, en Journal of Abnorníal Psychology, 102 (1993).

32. Garber, “Cognitions”.

33. Garber, “Cognitions”.

34. Susan Nolen-Hoeksema el al., “Predictors and Consequences of Childhood Depressive Symptoms: A Five-Year Longitudinal Study”, en Journal of Abnorníal Psvchologv, 101 (1992).

35. El descenso a la mitad del indice de depresión: Gregory Clarke, Health Sciences Center de la Universidad de Oregón, “Prevention of Depression in At-Risk High School Adolescents” ponencia presentada en la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, (octubre de 1993).

36. Garber, “Cognitions”.

37. Hilda Bruch, “Hunger and Instinct”, en Journal of Nervous and Mental Disease, 149(1969). Su primer libro, The Golden Cage: The Enigma of Anorexia Nervosa (Cambridge, MA: Harvard, University Press), no se publicó hasta 1978.

38. La investigación sobre los trastornos de origen alimenticio: Gloria R. Leon el al., “Personality and Behavioral Vulnerabilities Associated with Risk-Status for Eating Disorders in Adolescents Girís”, en Journal of Abnormal Psvchology, 102 (1993).

39. La niña de seis años que se sentía gorda era paciente del doctor William Feldman, pediatra de la Universidad de Ottawa.

40. Observación de Sifneos, “Affect, Emotional Conflict, and Deficit”.

41. La escena del desaire de Ben procede de Steven Asher y Sonda Gabriel, “The Social World of Peer-Rejected Children”, articulo presentado en el congreso anual de la American Educational Research Association, San Francisco (marzo de 1989).

42. La tasa de marginación entre los niños socialmente rechazados: Asher y Gabriel, “The Social World of Peer-Rejected Children”.

43. Los datos referentes a la escasa competencia emocional de los niños rechazados proceden de Kenneth Dodge y Esther Ecídman. “Social Cognition and Sociometric Status”, en Steven Asher y John Coie, eds., Peer Rejecrion in Childhood (Nueva York: Cambridge University Press, 1990).

44. Emory Cowen er al., ‘Longterrn Follow-up of Early Detected Vulnerable Children”, en Journal of Clinical and Couísulíing Psvchology,41 (1973).

45. Amigos íntimos y niños rechazados: Jeffrey Parker y Steven Asher, “Friendship Adjustment, Group Acceptance and Social Dissatisfaction in Childhood”, ponencia presentada en el congreso anual de la American Educational Research Association, Boston (1990).

46. El adiestramiento de los niños socialmente rechazados: Steven Asher y Gladys Williams, “Helping Children Without Friends in Home and School Contexts”, en Children ‘s Social Development: Injórinarion for Parents and Teachers (Urbana and Champaign: University of Illinois Press, 1987).

47. Resultados similares: Stephen Nowicki, “A Remediation Procedure for Nonverbal Processing Deficits”, manuscrito inédito, Universidad de Duke (1989).

48. Dos quintas partes son bebedores habituales: encuesta de la Universidad de Massachusetts realizada para el Proyecto Pulse, recogida por The Daily Hampshire Gazeite el 13 de noviembre 1993.

49. La embriaguez: datos proporcionados por Harvey Wechsler, director del College of Alcohol Studies de la Harvard School of Public Health (agosto de 1994).

50. Las mujeres que beben hasta emborracharse y el riesgo de sufrir una violación: informe del Center on Addiction and Substance Abuse de la Universidad de Columbia (mayo de 1993).

51. La principal causa de mortalidad: Alan Marlatt, informe del congreso anual de la American Psychological Association (agosto de 1994).

52. Los datos sobre la adicción a la cocaína y al alcohol proceden de Meyer Glantz, director en funciones del Etiology Research Section del National Institute for Drug and Alcohol Abuse.

53. Angustia y toxicomanía: Jeanne Tschann, “Initiation of Substance Abuse in Early Adolescence”, en Healíh Psychology, 4(1994).

54. Mi entrevista con Ralph Tarter se publicó en The New York Times del 26 de abril de 1990.

55. Niveles de estrés en los hijos de padres alcohólicos. Howard Moss cl al..”Plasma GABA-like Activity in Response to Ethanol Challenge in Men at High Risk for Alcoholism”, en Biological Psyquiatry 27 (6) (marzo de 1990).

56. Deficiencias del lóbulo frontal en los hijos de padres alcohólicos: Philip Harden y Robert Pihí. “Cognitive Function, Cardiovascular Reactivity, and Behavior in Boys at High Risk for Alcoholism”, en Jour,íal of Abnorníal Psychology 104(1995).

57. Kathleen Merikangas ci al Familial Transmission of Depression and Alcoholism”, en Archives of General Psychiatry (abril de 1985).

58. La inquietud y el alcohólico compulsivo: Moss el al.

59. La cocaína y la depresión: Edward Khantzian, ‘Psychiatric and Psyhodynamic Factors in Cocaine Addiction” en Arnold Washton y Mark GoId, eds., Cocaine: A Cli,íician s Handbook (Nueva York: Guilford Press, 1987).

60. El enojo y la adicción a la heroína: estos datos, basados en más de doscientos pacientes tratados por su adicción a la heroína, me los refirió Edward Khantzian, de la Facultad de Medicina de Harvard en una conversación privada.

61. No más cruzadas: la frase me fue sugerida por Tun Shriver del Collaborative for the Advancement of Social and Emotional Learning at the Yale Child Studies Center.

62. El impacto emocional de la pobreza: “Economic Deprivation and Early Childhood Development” y “Poverty Experiences of Young Children and the Quality ofThcir Home Environments”, dos artículos aparecidos en Child Developmení (abril de 1994), publicados, respectivamente, por Greg Duncan y Patricia Garrett.

63. Rasgos emocionales característicos de los niños más resistentes: Norman Garmezy. The itivulnerable Child (Nueva York: Guilford Press. 1987). Escribí acerca de los niños que se esfuerzan a pesar de las dificultades en The New York Times del 13 de octubre de 1987).

64. Prevalencia de los desórdenes mentales: Ronald C. Kessler el al., “Lifetime and 12-month Prevalence of DSM-III-R Psychiatric Disorders in the US.”, en Archives of General Psychiaírv (enero de 1994).

65. Las cifras relativas a los Estados Unidos sobre las niñas y los niños que han denunciado abusos sexuales proceden de Malcolm Brown, miembro del Violence and Traumatie Stress Branch of the National Institute for Mental Health; el número de casos comprobados se ha extraído del National Committee for the Prevention of Child Abuse 484485 1 and Neglect. Una encuesta a nivel nacional ha mostrado que el porcentaje anual de abusos infantiles es del 3,2% en el caso de las niñas y deI 0,6% en el de los niños. Veáse David Finkelhor y Jennifer Dziuba-Leatherman, “Children as Victims of Violence: A National Survey”, en Pedía trics (octubre de 1984).

66. La encuesta nacional sobre los programas de prevención de los abusos sexuales a menores la realizó David Finkelhor, sociólogo de la Universidad de New Hampshire.

67. Las cifras relativas al número de abusos infantiles me las proporcionó Malcolm Gordon, psicólogo del Departamento de Violencia y Estrés Traumático del National Institute of Mental Health.

68. W. T. Grant Consortium para la Promoción Escolar Basada en la Competencia Social, “Drug and Alcohol Prevention Curricula”, en J.David Hawkins et al., Communities That Care (San Francisco: Jossey-Bass, 1992).

69. W. T. Grant Consortium, “Drug and Alcohol Prevention Curricula”, pág. 136.


Capitulo 16. La escolarización de las emociones


1. Mi entrevista a Karen Stone McCown se publicó en The New York Times dcl 7 de noviembre de 1993.

2. Karen F. Stone y Harold Q. Dillehunt, SeljScience: The Subject Is Me (Santa Monica: Goodyear Publishing Co., 1978).

3. Comité para la Infancia: “Guide to Feelings”, Second Step 4-5 (1992), pág. 84.

4. Child Development Project: véase, por ejemplo, Daniel Solomon et al., “Enhancing Children’s Prosocial Behavior in the Classroom”, en American Educational Research Journal (invierno de 1988).

5. Los beneficios de Head Start: informe realizado por la High/Scope Educational Research Foundation. Ypsilanti, Michigan (abril de 1993).

6. El ritmo del desarrollo emocional: Carolyn Saarni, “Emotional Competence: How Emotions and Relationships Become Integrated”, en R. A. Thompson, ed., Socioemotional Development/Nebraska Symposium on Motivation 36 (1990).

7. La transición de la escuela primaria a la enseñanza media: David Hamburg, Today’s Children: Creating a Futurefor a Generation in Crisis (Nueva York: Times Books, 1992).

8. Hamburg, Today’s Children, págs. 171-172.

9. Hamburg. Todav~s Children, págs. 182.

10. Mi entrevista con Linda Lantieri apareció en The New York Tinies del 3 de marzo de 1992.

11. Los programas de alfabetización emocional como principal medida de prevención: Hawkins et al.. Communities That Care.

12. La escuela como una comunidad respetuosa: Hawking et al., Coinnunities That Care.

13. La historia de la muchacha que no estaba embarazada: Roger P. Weisberg et al., “Promoting Positive Social Development and Health Practice in Young Urban Adolescents” en M. J. Elias, cd.. Social Decision-makin~ in the Middle Scliool (Gaithersburg. MD: Aspen Publishers, 1992).

14. La forja del carácter y la conducta moral: Amitai Etzioni, The Spirit of Co,nniunitv (Nueva York: Crown, 1993).

15. Lecciones morales: Steven C. Rockefeller. John Dewev: Religious Faith and Democratic Humanism (Nueva York: Columbia University Press, 1991).

16. Hacer el bien a los demás: Thomas Lickona, Educatingfor Character (Nueva York: Bantam, 1991).

17. Las artes de la democracia: Francis Moore Lappe y Paul Martin DuBois, The Quickcning of America (San Francisco: Jossey-Bass, 1994).

18. El cultivo del carácter: véase Amitai Etzioni etal.. Character Rialding fr>r a Democratic, Civil Society (Washington, DC: The Communication Network, 1994).

19. El aumento de un 3% de los asesinatos: “Murder Across Nation Rise by 3 Percent, but Overalí Violent Crime is Down”, en The New York Times del 2 de mayo de 1994.

20. Con respecto al aumento de los delitos juveniles véase “Serious Crimes by Juveniles Soar”,Associated Press (25 dejulio de 1994).


Apendice B. Particularidades de la mente emocional


1. En diversas ocasiones he tratado, en The Ncw York Times el modelo del «inconsciente experiencial» propuesto por Seymour Epstein. La mayor parte de las consideraciones presentadas se basan en conversaciones y en la correspondencia que he mantenido con Epstein en su articulo “1ntegration of Cognitive and Psychodinamic lnconscious (American Psvchologist 44 [1994]), y en el libro que ha escrito con Archie Brodsky y que lleva por titulo York Smarter Than You Think (Nueva York: Simon & Sehuster, 1993). Sin embargo, aunque mi modelo de la «mente emocional» se basa en su modelo de la mente experiencial, yo tengo mi propia interpretación al respecto.

2. Paul Ekman, “An Argument for the Basic Emotions”, Cognition and Emotion, 6, 1992, pág. 175. La lista de rasgos que diferencian las emociones es mucho más amplia, pero éstos son los rasgos que, en el presente contexto, más pueden interesarnos.

3. Ekman, op. ch., pág. 187.

4. Ekman, op. ch., pág. 189.

5. Epstein, 1993, pág. 55.

6. J.Toobey y L. Cosmides, “The Past Explains the Present: Emotional Adaptations and the Structure of Ancestral Environments”, en Ethology and Sociobiology, 11, págs. 418-4 19.

7. Aunque pueda parecer evidente que cada emoción responde a una determinada pauta biológica, este hecho ha pasado inadvertido para los estudiosos de la psicofisiología de la emoción. Todavía sigue abierto el debate sobre si todas las emociones provocan idéntica excitación emocional o si cada una de ellas responde a un patrón especifico. Sin entrar en mayores detalles sobre esta polémica, mi propia posición se almea con quienes afirman que existe un perfil biológico característico de cada una de las principales emociones.

RECONOCIMIENTOS


La primera persona a quien oí hablar del concepto de «alfabetización emocional» fue a Eileen Rockefeller Growald, a la sazón fundadora y presidenta del Institute for the Advancement of Health. Fue esta conversación casual la que despertó mi interés y determinó la investigación que ha terminado dando origen al presente libro. A lo largo de todos estos años ha sido un placer ver la forma en que Eileen ha ido cultivando este campo incipiente.

El apoyo del Feizer Institute de Kalamazoo, Michigan, me ha proporcionado la posibilidad de disponer de un tiempo precioso para explorar más detenidamente lo que pueda significar la «inteligencia emocional» y estoy especialmente agradecido al crucial y temprano apoyo de Rob Lehman, presidente del Institute y a la continua colaboración de David Sluyter, director del programa. Fue precisamente Rob Lehman quien me alentó a escribir un libro sobre alfabetización emocional.

Tengo una deuda muy profunda con los cientos de investigadores que, a lo largo de los años, han compartido conmigo los descubrimientos que he tratado de revisar y sintetizar en este libro. A Peter Salovey, de Yale, debo el concepto de «inteligencia emocional». Agradezco también lo mucho que he aprendido del continuo trabajo de tantos educadores y practicantes del arte de la prevención primaria que están a la vanguardia del naciente movimiento de alfabetización emocional. Su comprometido esfuerzo por aumentar la capacitación emocional y social de los niños y por remodelar las escuelas para convertirlas en entornos más humanos han sido sumamente inspiradores. Entre ellos, debo destacar a Mark Greenberg y David Hawkins, de la Universidad de Washington; David Schaps y Catherine Lewis, del Developmental Studies Center de Oakland, California; Tim Shriver, del Yale Child Studies Center; Roger Weissberg, de la Universidad de Illinois, en Chicago; Maurice Elias, de Rutgers; Shelly Kessler, del Goddard Institute on Teaching and Learning, de Boulder, Colorado; Chevy Martin y Karen Stone McCown, del Nueva Learning Center, de Hillsborough, California y Linda Lantieri, directora del National Center for Resolving Conflicts Creatively, de New York City.

Estoy especialmente en deuda con aquéllos que han revisado y comentado partes de este manuscrito: Howard Gardner, de la Graduate School of Education de la Universidad de Harvard; Peter Salovey, del departamento de psicología de la Universidad de Yale; Paul Ekman, director del Human Interaction Laboratory de la Universidad de California, en San Francisco; Michael Lerner, director de Commonweal, en Bolinas, California; Denis Prager, ex-director del programa de salud de la John D. y Catherine T.

MacArthur Foundation; Mark Gerzon, director de Common Enterprise, de Boulder, Colorado; Mary Schwab-Stone, MD, del Child Studies Center, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale; David Spiegel, del departamento de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford; Mark Greenberg, director del Fast Track Program, de la Universidad de Washington; Shoshona Zuboff, de la Harvard School of Business; Joseph LeDoux, del Center for Neural Science, de la Universidad de Nueva York; Richard Davidson, director del laboratorio de psicofisiología de la Universidad de Wisconsin; Paul Kaufman, del Mmd and Media, de Point Reyes, California; Naomi Wolf y, especialmente, Fay Goleman.

También debo agradecer los útiles comentarios académicos ofrecidos por Page DuBois, catedrático de griego de la Universidad del Sur de California; Matthew Kapstein, filósofo de la ética y de la religión de la Universidad de Columbia y Steven Rockefeller, biógrafo intelectual de John Dewey, del Middlebury College. Joy Nolan se encargó de recoger las escenas que ilustran algunos de los episodios emocionales, Margaret Howe y Annette Spychalla prepararon los apéndices sobre los efectos del programa de alfabetización emocional y Sam y Susan Harris se encargaron de conseguir el equipo esencial para llevar a cabo este provecto.

Agradezco también a mis editores del New York Times quienes me han apoyado durante la última década en mis investigaciones sobre los nuevos descubrimientos realizados en el campo de las emociones que han aparecido en las páginas de este periódico y que conforman gran parte de este libro.

Doy también las gracias a Toni Burbank, mi editor de Bantam Books, por haberme brindado el entusiasmo editorial y la agudeza que me han obligado a refinar mi pensamiento.



Y, por último, agradezco a mi esposa, Tara Bennet-Goleman, por ofrecerme el entorno de calor, amor e inteligencia que han permitido que este proyecto terminara viendo la luz.


Compartir con tus amigos:
1   ...   79   80   81   82   83   84   85   86   87


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos