El constructivismo y el aprendizaje significativo como sustento teórico en el quehacer diario del docente



Descargar 1.44 Mb.
Fecha de conversión24.02.2018
Tamaño1.44 Mb.
Vistas127
Descargas0




EL CONSTRUCTIVISMO Y EL APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO COMO SUSTENTO TEÓRICO EN EL QUEHACER DIARIO DEL DOCENTE.
Presentado por: Lic. Ma. de la Paz Díaz Flores (1), Mtra. Clara Martha González García (1) y Mtra. Silvia Isabel González García (1). (1) Universidad Pedagógica Nacional. Correo: clara_asesorias@yahoo.com.mx y silviapsicologiagonzalez@hotmail.com.
Resumen. En este escrito se trabajó la teoría del Constructivismo, considerada como uno de los sustentos teóricos necesarios para el trabajo cotidiano del docente, con la pretensión de difundirla para que sea del conocimiento de todos los profesores vinculados con este nivel educativo, ya sea para su aplicación o su reflexión. Pues en esta investigación se detectaron algunos problemas que se han evidenciado actualmente relacionados con la práctica de los docentes, estos versan en que no han logrado consolidar un conocimiento preciso de los sustentos teóricos de la Reforma Integral de la Educación Básica (RIEB) nivel primaria, lo cual no les permite implementar las técnicas didácticas adecuadas para involucrar a los alumnos como sujetos activos de su propio aprendizaje, propiciando una total falta de interés del alumnado en el quehacer escolar. Asimismo, se detectaron quejas por parte de los docentes, derivadas de la falta de actualización relacionada con las modificaciones a los Planes y Programas de Estudio, pues los modelos actuales no tienen relación con los que ellos fueron educados y ahí es cuando surge el desconocimiento y escasa comprensión de estas propuestas, mencionando que el Diplomado asignado para tal fin no cubrió las expectativas relacionadas con la formación teórica, reflejándose esto en su práctica diaria. Así en este documento se reflexiona acerca de la teoría del Constructivismo y del Aprendizaje Significativo, con el objetivo de sustentar la propuesta de formación para los docentes vinculados con este estudio. Palabras clave: Constructivismo y Aprendizaje Significativo.
Introducción. A continuación se describe un breve análisis de la teoría del Constructivismo y el Aprendizaje Significativo, considerados como parte de los sustentos teóricos de la Reforma Integral de la Educación Básica (RIEB), así también como plataforma para la práctica cotidiana del docente, este trabajo pretende difundir dichas teorías para que sean del conocimiento de todos los docentes vinculados con este nivel educativo, ya sea para su aplicación o su reflexión. Los antecedentes de este trabajo comprenden una investigación que arrojó algunos contratiempos relacionados con la práctica del docente en el aula, ellos mencionan que no han logrado adquirir un conocimiento profundo y detallado acerca de los sustentos teóricos que avalan la implementación de la Reforma Integral de la Educación Básica (RIEB) en el nivel primaria, hecho que no ha permitido implantar las técnicas didácticas necesarias para implicar a los educandos como sujetos activos de su propio aprendizaje, propiciándose gran desinterés por parte de ellos en dicho proceso de enseñanza-aprendizaje. Los profesores también comentan que el Diplomado que se les impartió referente a estos conocimientos y a los cambios realizados a los Planes y Programas de Estudio que involucra la Reforma mencionada, fue muy breve y poco explícito, lo que no apoyó para que ellos pudieran comprender a fondo las implicaciones en su diario quehacer docente, lo que devino en un desconocimiento e insuficiente comprensión de la propuesta, reflejándose todo esto en su práctica diaria. Así en este documento se describe la teoría del Constructivismo y del Aprendizaje Significativo, con el objetivo de sustentar la propuesta de actualización para los docentes vinculados con este estudio.

Desarrollo. Conforme la historia de la educación fue progresando, las aportaciones de diversos autores a este campo fueron tomando cada vez más una forma diferente y las concepciones cambiaron de manera importante. El concepto que se tenía del aprendizaje, la enseñanza, la evaluación, la escuela, el profesor y de los alumnos mismos, así como del papel que debían desempeñar o asumir estos tres últimos, pasó por diversas etapas, las más marcadas fueron: el tradicionalismo, el conductismo, la tecnología educativa y más recientemente el constructivismo. Este último, en sus orígenes “surge como una corriente epistemológica, preocupada por discernir los problemas de la formación del conocimiento del ser humano” (Díaz Barriga y col., 2002: 25) y como tal se somete a los pensamientos y posturas de diversos autores, que hacen sus respectivos aportes como una teoría del aprendizaje y de la enseñanza. Sin embargo, desde hace ya algunos años, hablar del término nos remite a una postura diferente a las conocidas hasta entonces, donde los actores implicados en el ámbito educativo son conceptualizados desde una perspectiva dinámica y diferente. Como su objetivo principal, la educación debe buscar y promover el desarrollo y crecimiento de los alumnos en los aspectos que lo conforman como un todo, así se considera que la postura constructivista se vincula con la teoría de Piaget (citado en Mueller, 1981) mediante lo que se hace llamar constructivismo psicogenético y también con el denominado constructivismo social desde la postura de autores como Vigotsky (2001). Es a partir de las teorías del constructivismo que se considera que la educación favorece procesos de enseñanza-aprendizaje diferentes, ya que da relevancia al aprendizaje en el trabajo por equipos mediante el desarrollo de competencias para la convivencia y la resolución de problemas en pares o pequeños grupos contra el aprendizaje individualista que se favorecía en otros tiempos. Algunos postulados principales del constructivismo según Jonassen (1999: 58-60) son los siguientes: a) el conocimiento es construido, no es transmitido; b) la construcción del conocimiento es el resultado de una actividad en la que está incluido el conocimiento; c) el conocimiento depende del contexto en el que tiene lugar; d) el significado está en la mente del que aprende; e) existen múltiples perspectivas del mundo; f) la formación del sentido se desarrolla a partir de un problema, desacuerdo, confusión, error o disonancia y por consiguiente, ésta es la causa del proceso de construcción; g) la construcción del conocimiento requiere la articulación, la expresión o la representación de lo que se aprende; h) el significado también puede ser compartido con otros, por ello la comunicación es un vehículo para la construcción de significados. Las aportaciones constructivistas son especialmente importantes en el campo educativo, ya que toman en cuenta tanto las necesidades del alumno como su curiosidad, su interés, su creatividad y los conocimientos previos que poseen. Esto es trascendente, ya que anteriormente la escuela no aprovechaba las capacidades cognitivas de los alumnos ni mucho menos su interés. Al respecto, Carretero (2004) apunta que el Constructivismo sostiene que el individuo es el resultado de una construcción propia que se va produciendo día a día como resultado de la interacción del ambiente y sus disposiciones internas, tanto en los aspectos cognitivos y sociales del comportamiento, mediante instrumentos llamados esquemas que el individuo ya posee porque los ha construido a través de su relación con el medio que le rodea. Un esquema es “una representación de una situación concreta o de un concepto que permite manejarlos internamente y enfrentarse a situaciones iguales o parecidas en la realidad” (Carretero, 2004: 21) y es lo que permite que el individuo pueda construir su propio conocimiento. El rol de la escuela en este sentido tiene una gran importancia, ya que durante el proceso de enseñanza-aprendizaje que se lleva a cabo en ella, confluyen diversos factores que para el constructivismo son la base, tales como: el aspecto cognitivo, el afectivo y el social. Por ello, Coll (1997: 28) señala que “dado que parte importante del aprendizaje se realiza en la escuela, necesitamos una explicación integrada acerca del funcionamiento de algunos aspectos afectivos, relacionales y cognitivos en el aprendizaje escolar”. En todos los Campos Formativos que se aplican para la Educación Básica, se debe propiciar la construcción de conocimientos; sin embargo, los encargados de la Educación en Ciencias han reconocido la necesidad de que los alumnos asuman un rol completamente activo y la puesta en marcha de habilidades metacognitivas, que coadyuven en un aprendizaje verdadero basado en la construcción de conocimientos a través de la utilización del Método Científico, lo cual requiere al profesor del desarrollo de un pensamiento científico en los alumnos. Según Rogers (citado en Calero, 2008: 120), el profesor “debe ser un facilitador del aprendizaje del estudiante, en tanto las condiciones lo conduzcan a hacerlo de una manera significativa y autodirigida, por lo que para estar acorde con la postura constructivista y considerando que para ésta el aprendizaje humano es siempre una construcción interior, la función principal del profesor será enseñar a aprender. Otra de las teorías que se ubican dentro de la corriente constructivista es la del Aprendizaje Significativo, la cual se explica a continuación.

Teoría del Aprendizaje Significativo. La Teoría del Aprendizaje Significativo se deriva de la Teoría Constructivista, cuyo principal representante es Ausubel1 (1976). Su trabajo surge justo cuando el conductismo comienza a ser cuestionado, sobre todo en el campo educativo, ya que muchos de sus postulados se centraban en el estudio de animales o en la práctica en laboratorios. Es en este contexto que Ausubel (1976) trata de desarrollar una teoría cognitiva del aprendizaje humano, oponiéndose ante todo al aprendizaje memorístico, sin razonamiento ni sentido. De acuerdo con Coll (1994: 81) son dos las características más relevantes de la obra de Ausubel, “su carácter cognitivo, como queda puesto de manifiesto en la importancia que en su concepción tiene el conocimiento y la integración de los nuevos contenidos en las estructuras cognoscitivas previas del sujeto; y su carácter aplicado, centrándose en los problemas y tipos de aprendizaje que se plantean en una situación socialmente determinada como en el aula, en la que el lenguaje es el sistema básico de comunicación y transmisión de conocimientos. Se considera a Ausubel (1976) como un constructivista, ya que para éste el aprendizaje no es una simple acción pasiva de información literal y unidireccional, pues es el propio alumno el que transforma y estructura sus saberes; pero también se considera como interaccionista, ya que los materiales de estudio y la información exterior se interrelacionan y además interactúan con los conocimientos previos del alumno mediante sus propios esquemas, con las características propias de la personalidad de cada uno. Díaz Barriga (2002: 39) nos ofrece una definición de lo que se debe entender por Aprendizaje Significativo, comenta que éste es “aquel que conduce a la creación de estructuras de conocimiento mediante la relación sustantiva entre la nueva información y las ideas previas de los estudiantes”. Para Ausubel (citado en Coll, 1994: 82) en lo referente al aprendizaje escolar, existen dos tipos de procesos o dimensiones que a su vez dan lugar a cuatro clases de aprendizaje que incorpora a su teoría. La primera dimensión hace referencia al modo en que se adquiere el conocimiento y los tipos de aprendizaje (http://www.tecnicas-de-estudio.org/articulos/tipos_ aprendizaje.htm, s/f, p. 1) son: 1) aprendizaje por recepción. En éste, el alumno recibe los contenidos que debe aprender en su forma final, acabada; no necesita realizar ningún descubrimiento más allá de la comprensión y asimilación de los mismos, de manera que sea capaz de reproducirlos cuando le sean requeridos; 2) aprendizaje por descubrimiento. Aquí el contenido principal tiene que ser descubierto por el alumno, ya sea de manera significativa o repetitiva, propio de las etapas iniciales del desarrollo cognitivo, para lograr las relaciones, leyes o conceptos que ha de asimilar. La segunda dimensión hace referencia a la forma en la que el conocimiento es incorporado subsecuentemente a la estructura cognitiva del alumno, en éste se ubican los siguientes tipos de aprendizaje según Ausubel (http://www.tecnicas-de-estudio.org/articulos/tipos_aprendizaje.htm, s/f, p. 1): 3) el aprendizaje significativo, que se distingue por dos características: la primera es que su conocimiento puede relacionarse de un modo sustantivo, no arbitrario o al pie de la letra, con los conocimientos previos del alumno y la segunda es que una actitud favorable para tal tarea, dotará de significado propio a los contenidos que asimila; y 4) el aprendizaje repetitivo, el cual consta de asociaciones arbitrarias, pues el alumno manifestará una actitud para memorizar la información, no tiene conocimientos previos o no los encuentra, así se establece una relación arbitraria con la estructura cognitiva. Claro es que Ausubel (citado en Coll, 1994) propone eliminar los aprendizajes de tipo memorístico o repetitivo, por lo que debe buscarse el aprendizaje significativo por recepción, como una fuente principal de conocimientos al interior del aula escolar. El aprendizaje por descubrimiento tiene gran importancia, sobre todo en los primeros años de vida escolar, así como al inicio del estudio de cualquier disciplina en cualquier edad. Parte de los fundamentos principales de la Teoría del Aprendizaje Significativo es que los nuevos conocimientos deben relacionarse con lo que el alumno ya conoce. Sin embargo, para que esto suceda y exista un real aprendizaje significativo deben darse tres condiciones que Coll (1994, p. 91) menciona, éstas son: 1) los nuevos materiales que van a ser aprendidos deben ser potencialmente significativos, esto es sustantivos y no arbitrarios, para poder relacionarse con las ideas que el alumno ya posee; 2) la estructura cognoscitiva previa del sujeto debe poseer las necesarias ideas relevantes para que puedan ser relacionadas con los nuevos conocimientos; y 3) el sujeto debe manifestar una disposición significativa hacia el aprendizaje, lo que plantea la exigencia de una actitud activa y la importancia de factores fundamentales como la atención y la motivación. Al revisar estas tres condiciones que Coll (1994) enlista, queda de manifiesto lo trascendente y relevante de esta teoría para la época en la que surge y para la actualidad, ya que deja de ver al sujeto como un ser aislado y sin conocimientos previos, rasgos característicos de otras posturas. Por muy pequeños que lleguen a la Educación Básica, los alumnos también tienen ya un cúmulo de conocimientos de tipo empírico que deberán relacionar con los conocimientos de tipo formal que se dan al interior de las escuelas. A continuación se explica la forma en que se lleva a cabo el proceso de Aprendizaje desde el enfoque de la teoría del Aprendizaje Significativo. Así, Coll (1981: 84) menciona que la forma en la que un alumno aprende es de la siguiente manera “el rasgo central de la teoría de Ausubel es el hecho de que la adquisición de una nueva información que se da en el Aprendizaje Significativo, es un proceso que depende en forma principal de las ideas relevantes que ya posee el sujeto y se produce a través de la interacción entre la nueva información y las ideas relevantes ya existentes en la estructura cognoscitiva; además, […] el resultado de la interacción que tiene lugar entre el nuevo material que va a ser aprendido y la estructura cognoscitiva existente, es una asimilación entre los viejos y nuevos significados para formar una estructura cognoscitiva más altamente diferenciada”. Contrario a otras posturas de corte tradicionalista, Ausubel (1981) junto con sus seguidores como Novak, dan una gran importancia al proceso de la asimilación, determinado en parte por las nuevas estructuras cognoscitivas que el sujeto genera a través de la construcción de nuevos saberes que se unen a los ya poseídos, sin discriminar si éstos son de tipo empírico o científico.

Partiendo de una postura constructivista y significativa, el rol del docente también sufre cambios a raíz de la incorporación a la psicología educativa y a la pedagogía contemporánea de las propuestas que tanto el constructivismo como diversos autores, por ejemplo Ausubel, adicionan a éstas. El docente entonces deja de ser el centro de atención de la clase, cuyos objetivos están planeados desde su propia visión y en un contexto de inactividad física y mental de los alumnos, por lo tanto, la tarea del docente “consiste en programar, organizar y secuenciar los contenidos de forma que el alumno pueda realizar un aprendizaje significativo, incluyendo los nuevos conocimientos en su estructura cognoscitiva previa y evitando, por tanto, el aprendizaje memorístico y repetitivo” (Coll, 1981: 86). Esta nueva perspectiva representa un requerimiento para el docente, que por supuesto genera mucha inquietud en quienes hasta entonces, se negaban a dejar su postura instruccionista para pasar a ser facilitadores y mediadores del proceso de aprendizaje, ya que además esto supone dejar de enfocarse en las propias formas de enseñar para centrar su atención en las formas en las que el niño aprende. Se requiere por tanto hacer una crítica a la propia práctica docente, no sólo desde el punto de vista didáctico, sino incluso pedagógico, ya que ahora la tarea no es la instrucción, sino la construcción del conocimiento a través de una práctica docente renovada y redefinida en términos de beneficios para el estudiante. Si se considera que en el proceso educativo, el alumno es el responsable de la construcción de su propio conocimiento y por ende el docente es el facilitador de dicha construcción, se esperaría que éste último debiera poseer ciertas competencias profesionales, como el dominio de estrategias de enseñanza como parte de su didáctica, así como los recursos pedagógicos que coadyuven a lograr dicho objetivo. Si partimos de que la didáctica se define como “el conjunto de normas, criterios, recursos y medios con los que la práctica docente se realiza” (Valiente Banderas, 2000: 19), es importante hacer la señalización acerca del concepto que tiene la pedagogía para hacer una clara diferenciación entre ellas. De ésta se dice que es “la ciencia de la actividad educativa que tiene como objeto de estudio fundamental el llamado proceso de enseñanza-aprendizaje como una actividad institucional y es a su vez, la ciencia del conocimiento científico puesto en términos de su difusión” (Valiente Banderas, 2000: 10). Se esperaría de un buen docente que posea una preparación pedagógica y el dominio de una didáctica de tipo constructivista que esté enfocada y dirigida al logro de aprendizajes significativos y así de esta manera y con todos esos elementos de por medio, la práctica docente estaría cubriendo requisitos básicos elementales para poder desarrollarse de manera óptima. Una definición de las estrategias de enseñanza es la que Díaz Barriga y col. (2002: 141) proponen, ésta señala que son los “procedimientos que el agente de enseñanza utiliza en forma reflexiva y flexible para promover el logro de aprendizajes significativos en los alumnos”. De esta forma, se resalta la importancia que tienen las estrategias de enseñanza en el tema que se aborda, ya que de ellas depende en gran medida que los objetivos se alcancen o que sólo se cumpla con el compromiso de una clase o una actividad dentro del aula. Para poder elegir correctamente las estrategias de enseñanza que se han de utilizar, es necesario tener en cuenta factores como: a) el nivel de desarrollo cognitivo de los alumnos; b) la cantidad y calidad de los conocimientos previos que tienen; c) las motivaciones que los mueven; d) la temática curricular que se pretende abordar; e) los propósitos y metas a alcanzar; f) la factibilidad del uso de determinadas estrategias; y g) la flexibilidad de las estrategias en caso de presentarse situaciones que requieran de un ajuste. La preparación, capacidad y madurez de un docente lo llevarán a elegir entre las diferentes estrategias de enseñanza que, por cierto son clasificadas de diferentes maneras, de acuerdo a diversos autores y teóricos de la educación. Díaz Barriga (2002: 144) enlista diez de las estrategias más comunes de la siguiente manera: 1) objetivos; 2) resúmenes; 3) organizadores previos; 4) ilustraciones; 5) organizadores gráficos; 6) analogías; 7) preguntas intercaladas; 8) señalizaciones; 9) mapas y redes conceptuales, y 10) organizadores textuales. De acuerdo al objetivo que se pretende alcanzar mediante su uso, Díaz Barriga (2002, p. 147) clasifica las estrategias en: a) estrategias para activar o generar aprendizajes previos; b) estrategias para orientar o guiar a los aprendices sobre aspectos relevantes de los contenidos de aprendizaje; c) estrategias para mejorar la codificación (elaborativa) de la información a aprender; d) estrategias para organizar la información nueva por aprender; y e) estrategias para promover el enlace entre los conocimientos previos y la nueva información que se ha de aprender. Gallego Codes (1997: 26) indica que las estrategias básicas, a las que llama de metacognición, hacen uso de procesos cognitivos básicos sobre todo en el área de las matemáticas. Dichos procesos cognitivos son: la atención, la comprensión y la memoria, de ellos depende entonces el tipo de estrategia que se utilice en una didáctica que busque aprendizajes significativos.

Importancia de las estrategias de aprendizaje para lograr un aprendizaje significativo. Si se ha de involucrar al alumno dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje, debe asumirse que como elemento activo está en condiciones de hacer uso de sus propias herramientas para construir su conocimiento y lograr la significatividad de sus aprendizajes. Es a partir de la nueva concepción del aprendizaje y de la enseñanza, que la postura constructivista y la de Aprendizaje Significativo buscan hacer del alumno un sujeto autónomo e independiente, con una capacidad autorreguladora que lo llevará a crear todo un mundo de conocimientos a partir de sus propios intereses y motivaciones, no por nada el concepto de “aprender a aprender” se ha vuelto motivo de exhaustivas reflexiones en la práctica docente actual. Sin embargo, para la propuesta pedagógica que ocupa a este trabajo es de vital importancia que el alumno conozca y se responsabilice de su propio papel en el proceso educativo, por esto conocer las estrategias de aprendizaje que pueden ayudarlo a aprehender el conocimiento, resultan trascendentales para el alcance de los propósitos educativos. Las estrategias de aprendizaje se definen como “los procedimientos (conjuntos de pasos, operaciones o habilidades) que un aprendiz emplea en forma consciente, controlada e intencional como instrumentos flexibles para aprender significativamente y solucionar problemas (Díaz Barriga y col., 2002: 234). Cabe resaltar de manera enfática que al utilizar una estrategia de aprendizaje, el alumno tiene que hacerlo de manera consciente para que de verdad se logre un aprendizaje significativo, lo cual es contrario a la forma mecánica en la que a veces se suele pedir al alumno que ejecute una actividad, sin darle la opción de hacer uso de sus procesos cognitivos básicos y de estrategias de aprendizaje que a él le resulten eficaces a la hora de construir su conocimiento. Al darle al alumno la oportunidad de seleccionar entre un cúmulo de estrategias, se le da la posibilidad de adquirir incluso la habilidad de seleccionar entre varias alternativas. Por algo Bruner (1996: 129) señala que “puede describirse también el dominio de una habilidad como el desarrollo de estrategias para la utilización inteligente de la información, escogiendo entre modos alternativos de respuesta”. La clasificación que hace Díaz Barriga (2002: 238) recupera bien la complejidad de los procesos que están implicados en la utilización de las estrategias de aprendizaje, éstas son: 1) estrategias de elaboración de procesamiento simple, que implican a) buscar palabras clave; b) hacer rimas; c) crear imágenes mentales, y d) parafraseo. 2) Estrategias de elaboración de procesamiento complejo, que comprenden lo siguiente: a) elaboración de inferencias; b) resumir; c) realizar analogías, y d) elaboración conceptual. 3) Estrategias de organización de clasificación de la información, que involucran: a) el uso de categorías. 4) Estrategias de organización de jerarquización y organización de la información, que incluye: a) elaboración de redes semánticas; b) elaboración de mapas conceptuales, y c) uso de estructuras textuales. El alumno debe estar en la posibilidad de experimentar y por método de descarte apropiarse de aquellas estrategias que le son verdaderamente útiles para el logro de sus propios objetivos, pero sobre todo para alcanzar la autonomía intelectual a través de la utilización de sus propios procesos cognitivos. Claro está que la labor del docente respecto a este tema reside en que es él quien debe dar a conocer estas estrategias y respetar las formas de aprendizaje de los alumnos, para que puedan apropiarse de ellas; de esta manera el alumno aprenderá a aprender, con el docente como facilitador pero siendo él, el actor principal.

Estrategias de evaluación requeridas para verificar que se está presentando un aprendizaje significativo en el aula de clase. La propuesta del Aprendizaje Significativo y la del constructivismo, remiten a una actitud completamente diferente a la postura tradicionalista que intentaba sólo “medir” y “calificar” el desempeño del alumno. En el constructivismo según lo indica Coll (citado en SEP, 2011: 92) “la evaluación implica que el docente registre las fortalezas, los talentos, las cualidades, los obstáculos, los problemas y debilidades que de manera individual y grupal se vayan dando para poder intervenir y decidir el tipo de ayuda pedagógica que se ofrecerá a los alumnos”. Desde esta perspectiva, el alumno es concebido como un ser integral pero este enfoque no centra su atención sólo en el alumno, sino en todos los sujetos que intervienen en el proceso educativo. Actualmente en los materiales que se trabajan en la Educación Básica a partir de la Reforma Integral, la evaluación es concebida como “un proceso dinámico, continuo, sistemático e inclusivo, enfocado hacia los cambios de actitudes y rendimientos, mediante el cual se verifican los logros adquiridos en función de los propósitos propuestos; y que tiene como característica principal; que ahora […] es horizontal, crítica, colaborativa, inclusiva, formativa y sumativa y cuyo propósito central es la toma de decisiones que permita la identificación y mejora del desempeño de estudiantes y docentes” (SEP, 2011: 80). Por este motivo, el proceso evaluativo se puede abordar desde diversos momentos (SEP, 2011: 81), tales como: 1) planeación de las situaciones didácticas; 2) definición de los indicadores de evaluación (conceptuales, procedimentales y actitudinales); 3) elegir la herramienta de evaluación; 4) puesta en práctica de lo planeado, y 4) toma de decisiones respecto a la mejora del rendimiento y el logro escolar. Según la SEP (2010: 17) “para evaluar el desempeño de los alumnos es necesario recabar información de manera permanente y a través de distintos medios, que permita emitir juicios y realizar a tiempo las acciones pertinentes que ayuden a mejorar dicho desempeño”. Ahora bien, se puede hacer uso de diversos instrumentos y formas cualitativas para evaluar como las siguientes: 1) portafolio de evidencias; 2) mapa mental; 3) rúbrica; 4) mapa conceptual; 5) video y cortometraje; 6) programa de radio escolar; 7) periódico y noticiero escolar; 8) debate; 9) cartel; 10) collage; 11) friso; 12) Exposición oral. Habiendo descrito cada uno de los instrumentos y formas cualitativas mencionadas para realizar la evaluación de los alumnos, a continuación se abordará el enfoque propuesto por la RIEB. Una de las nuevas modalidades de evaluación en la RIEB es el nuevo papel que el alumno asume respecto a su propio aprendizaje, lo que conlleva una responsabilidad a la hora de verificar el grado de conocimientos que ha adquirido en determinado momento del proceso de aprendizaje. Por este motivo se han incluido tres criterios para la evaluación: 1) la heteroevaluación, realizada por el profesor u otro adulto perteneciente o no a la comunidad escolar; 2) la coevaluación, que implica la evaluación entre iguales dentro del salón de clases, y 3) la autoevaluación, que implica la propia evaluación de los alumnos hacia su proceso de aprendizaje. Por lo tanto, si se toma en cuenta que el presente trabajo hace énfasis en el Aprendizaje Significativo, se puede concluir que “la evaluación del aprendizaje es siempre la evaluación de aprendizajes significativos y funcionales, cualesquiera que sean los tipos de contenido implicados; […] en suma, debe instarse a practicar la evaluación; […] teniendo en cuenta que el aprendizaje escolar debe ser, por definición, significativo” (Coll, 1995: 13).

Conclusiones. Las teorías descritas en este capítulo nos ubican en el enfoque que se le pretende designar a la Reforma Integral para la Educación Básica (RIEB) implementada, lo cual es básico comprender y asimilar para retomarla y aplicarla en la forma correcta. Se ha abordado la concepción constructivista del aprendizaje escolar y del aprendizaje significativo como una alternativa de la intervención educativa, aspectos que sustentan la propuesta que implementa la RIEB, constituyéndose como las posibles aproximaciones psicológicas a problemas como los siguientes (Díaz-Barriga, 2002, p. 23): a) el desarrollo psicológico del individuo, particularmente en el plano intelectual y en su intersección con los aprendizajes escolares; b) la identificación y atención a la diversidad de intereses, necesidades v motivaciones de los alumnos en relación con el proceso de enseñanza-aprendizaje; c) el replanteamiento de los contenidos curriculares, orientados a que los sujetos aprendan a aprender sobre contenidos significativos; d) el reconocimiento de la existencia de diversos tipos y modalidades de aprendizaje escolar, dando una atención más integrada a los componentes intelectuales, afectivos y sociales; e) la búsqueda de alternativas novedosas para la selección, organización y distribución del conocimiento escolar, asociadas al diseño y promoción de estrategias de aprendizaje de instrucción cognitivas; f) la importancia de promover la interacción entre el docente y sus alumnos, así como entre los alumnos mismos, a través del manejo del grupo mediante el empleo de estrategias de aprendizaje cooperativo; g) la revalorización del papel del docente, no sólo en sus funciones de trasmisor del conocimiento, guía o facilitador del aprendizaje, sino como mediador del mismo, enfatizando el papel de la ayuda pedagógica que presta reguladamente al alumno. Asimismo, se identificó que Díaz-Barriga (2002, p. 24) considera que el enfoque constructivista retoma las contribuciones de diferentes corrientes psicológicas, tales como: el enfoque psicogenético piagetiano, la teoría de los esquemas cognitivos, la teoría ausubeliana de la asimilación y el aprendizaje significativo, la psicología sociocultural vigotskiana, así como algunas teorías instruccionales; cuyo principio compartido por sus estudiosos es el de la “importancia de la actividad constructiva del alumno en la realización de los aprendizajes escolares”. Así se considera que la concepción constructivista de la enseñanza y del aprendizaje retoma tres aspectos fundamentales, estos son: 1) la educación escolar como una práctica social y socializadora; 2) la naturaleza social y la función socializadora de la educación escolar; y 3) la educación escolar y los procesos de socialización y de construcción de la identidad personal. El enfoque del constructivismo propone la presencia y permanencia de determinados procesos activos para la elaboración del conocimiento, refiriéndose a un individuo cognoscitivo que contribuye en su aprendizaje, que supera lo que le oferta su entorno, a través de un trabajo comprometido y útil, todo esto por medio de los mecanismos de influencia sociocultural de la teoría de Vigotsky (2001); de la teoría socioafectiva de Wallon (1974) y de los intelectuales y endógenos, como: Piaget, (2005). Retomando a Carretero (1993: 21), se puede decir que el constructivismo es la propuesta de que el sujeto no sólo es el resultado de su contexto, retomando sus aspectos cognitivos, sociales y afectivos del comportamiento, tampoco el producto de sus habilidades internas, es una edificación “propia que se va produciendo día a día como resultado de la interacción entre esos dos factores”. Retomando la visión constructivista, podemos concluir que el conocimiento no es una reproducción apegada a la realidad, sino una producción del sujeto confeccionada con determinadas herramientas como son los esquemas que ya posee, esto es, con los conocimientos que ya adquirió en su interrelación con el contexto en el que se desenvuelve. Este proceso de elaboración requerirá de: a) ciertos conocimientos previos o la representación que se posea de la nueva información o trabajo a solucionar y b) de la acción externa o interna que el discípulo efectúe relacionada con dicho proceso específico. La visión del constructivismo acerca del aprendizaje escolar sostiene que la “finalidad de la educación que se imparte en las instituciones educativas es promover los procesos de crecimiento personal del alumno en el marco de la cultura del grupo al que pertenece” (Díaz-Barriga, 2002: 25). Para que este proceso de aprendizaje sea el adecuado, se requiere de la aportación de un apoyo determinado que implica la intervención del alumno en actividades pensadas, planeadas, proyectadas y ordenadas, que consigan respaldar el desarrollo de una actividad intelectual constructiva (Coll, 2006). Para lograr dicho apoyo se habrá de analizar dicha construcción del conocimiento desde dos orientaciones, estas son: 1) los procesos psicológicos involucrados en el proceso de aprendizaje, y 2) los dispositivos para lograr influir educativamente en la promoción, guía y orientación del aprendizaje pretendido. Díaz-Barriga (2002: 25) menciona que algunos estudiosos del tema proponen que es mediante la “realización de aprendizajes significativos que el alumno construye significados que enriquecen su conocimiento del mundo físico y social, potenciando así su crecimiento personal; se señala que […] los tres aspectos clave que debe favorecer el proceso instruccional serán el logro del aprendizaje significativo, la memorización comprensiva de los contenidos escolares y la funcionalidad de lo aprendido”. Asimismo, se considera que es la escuela la que deberá lograr que el estudiante adquiera y desarrolle tanto un proceso de socialización como el de individualización, apoyando a los alumnos en la edificación de una “identidad personal en el marco de un contexto social y cultural determinado” (Díaz-Barriga, 2002: 26). Al respecto Coll (2006: 133) indica que “la finalidad última de la intervención pedagógica es desarrollar en el alumno la capacidad de realizar aprendizajes significativos por sí solo en una amplia gama de situaciones y circunstancias (aprender a aprender)”.La idea principal que postula el constructivismo es la de “enseñar a pensar y actuar sobre contenidos significativos y contextuados”, buscando dar una respuesta al cómo y el porqué de la enseñanza. Coll (2006: 441-442) retoma tres constructos básicos fundamentales a partir de los cuales se organizan los postulados del enfoque constructivista, estos son: 1) el alumno es el responsable último de su propio proceso de aprendizaje, es quien construye o más bien reconstruye los saberes de su grupo cultural y éste puede ser un sujeto activo cuando manipula, explora, descubre o inventa, incluso cuando lee o escucha la exposición de los otros; 2) la actividad mental constructiva del alumno se aplica a contenidos que poseen ya un grado considerable de elaboración, esto es, el alumno no tiene en todo momento que descubrir o inventar en un sentido literal, todo el conocimiento escolar. Debido a que el conocimiento que se enseña en las instituciones escolares es en realidad el resultado de un proceso de construcción a nivel social, los alumnos y profesores encontrarán ya elaborados y definidos una buena parte de los contenidos curriculares, y 3) la función del docente es engarzar los procesos de construcción del alumno con el saber colectivo culturalmente organizado. Esto implica que la función del profesor no se limita a crear condiciones óptimas para que el alumno despliegue una actividad mental constructiva, sino que debe orientar y guiar explícita y deliberadamente dicha actividad. Díaz-Barriga (2002: 27) presenta determinados principios, los cuales vincula con el enfoque constructivista del aprendizaje, estos son: a) el aprendizaje es un proceso constructivo interno, autoestructurante; b) el grado de aprendizaje depende del nivel de desarrollo cognitivo; c) el punto de partida de todo aprendizaje son los conocimientos previos; d) el aprendizaje es un proceso de (re)construcción de saberes culturales; e) el aprendizaje se facilita gracias a la mediación o interacción con los otros; f) el aprendizaje implica un proceso de reorganización interna de esquemas; g) el aprendizaje se produce cuando entra en conflicto lo que el alumno ya sabe con lo que debería saber. Dicha autora plantea que el proceso de enseñanza debería “orientarse a la aculturación de los estudiantes a través de prácticas auténticas (cotidianas, significativas, relevantes en su cultura), por procesos de interacción social similares al aprendizaje artesanal” (Díaz-Barriga, 2002: 27), se considera que la institución escolar trata de formar a los alumnos por medio de lo que llaman prácticas sucedáneas (artificiales, descontextualizadas, poco significativas), contraponiéndose totalmente a la realidad. También indica que habilidades como: “el desarrollo de la autonomía moral e intelectual, la capacidad del pensamiento crítico, el autodidactismo, la capacidad de reflexión sobre uno mismo y sobre el propio aprendizaje, la motivación y responsabilidad por el estudio, la disposición para aprender significativamente y para cooperar buscando el bien colectivo, etc.” (Díaz-Barriga, 2002: 28). Dichas habilidades se relacionan con los postulados constructivistas mencionados anteriormente, estos son los elementos que determinarán la existencia o la deficiencia de calidad en la educación, en sus procesos y sus resultados; calidad que se deberá valorar con base en la posibilidad de respuesta a las necesidades especiales que presentan los alumnos. La institución escolar deberá poseer la visión para reconsiderar la diversidad de sujetos que atienden y que forman, brindando un proceso de enseñanza-aprendizaje que promueva su desarrollo integral (Coll y cols., 1994). Otro aspecto a integrar, es el enfoque del aprendizaje significativo desarrollado por Ausubel (1976), quien propone que el aprendizaje2 comprende la “reestructuración activa de las percepciones, ideas, conceptos y esquemas que el aprendiz posee en su estructura cognitiva; considerando que este enfoque posee una visión […] constructivista, ya que menciona que el aprendizaje no es una simple asimilación pasiva de información literal, el sujeto la transforma y la estructura; e interaccionista, pues los materiales de estudio y la información exterior se interrelacionan e interactúan con los esquemas de conocimiento previo y las características personales del aprendiz” (Díaz Barriga, 2002: 35). Ausubel (citado en Díaz Barriga, 2002: 29) comenta que se debe percibir al alumno como un “procesador activo de la información; propone que […] el aprendizaje es sistemático y organizado, pues es un fenómeno complejo que no se reduce a simples asociaciones memorísticas; asimismo, señala que […] la importancia que tiene el aprendizaje por descubrimiento dado que el alumno reiteradamente descubre nuevos hechos, forma conceptos, infiere relaciones, genera productos originales, etc.; menciona que […] no es factible que todo el aprendizaje significativo que ocurre en el aula deba ser por descubrimiento; […] propugna por el aprendizaje verbal significativo, que permite el dominio de los contenidos curriculares que se imparten en las escuelas principalmente a nivel medio y superior”. Shuell (1990, citado en Díaz Barriga, 2002: 33-34) considera que se presentan tres fases durante el aprendizaje significativo, se incluye una breve descripción de dichas fases: 1) fase inicial de aprendizaje, que implica: a) el alumno-principiante aprecia la información como si estuviera integrada por piezas o partes aisladas sin un vínculo conceptual; b) el alumno-principiante trata de memorizar o descifrar, en la medida de lo posible, estas piezas, para lo cual utiliza su conocimiento esquemático; c) el análisis de la información se realiza globalmente debido al insuficiente conocimiento al respecto del tema, asimismo se tiene un dominio restringido de dicho aprendizaje, por lo cual se deberán utilizar diversas estrategias que permitan la comprensión integral y el uso de los conocimientos requeridos para interpretar la información específica (esto para poder comparar y usar analogías); d) la información asimilada es concreta (superando lo abstracto), ya ha sido vinculada con un contexto específico; e) implementación de estrategias para el repaso y la verificación del aprendizaje pretendido, y f) gradualmente el alumno-principiante estará integrando un panorama completo que le permitirá el dominio del material propuesto, para lo cual utilizará el conocimiento esquemático que posee, implementando analogías con otros conocimientos que ya posee y comprende mejor, logrando la representación de esos nuevos conocimientos y construyendo suposiciones basadas en experiencias previas, etcétera. 2) Fase intermedia de aprendizaje, que comprende: a) el alumno-principiante ya identifica las similitudes y analogías entre las piezas aisladas para integrar y elaborar sus esquemas y mapas cognitivos, acerca de los temas revisados, así también lograr dominar el aprendizaje de forma progresiva. Aunque es evidente que en esta etapa todavía el dominio adquirido por parte del alumno-principiante no le permite una aplicación automática o autónoma; b) el dominio profundo del conocimiento se va logrando paulatinamente, así poco a poco se podrá aplicar en diversos contextos; c) también dicho aprendizaje se vuelve más abstracto, por lo que no se requerirá evocarlo en el contexto donde se adquirió; d) se requerirá de la implementación de estrategias elaborativas u organizativas, tales como: la elaboración de mapas conceptuales y de redes semánticas (para lograr las conductas metacognitivas requeridas), para poder utilizar la información en la solución de tareas-problema, donde se requiera la información a aprender. 3) Fase terminal del aprendizaje, que involucra: a) los conocimientos que se trabajaron con esquemas o mapas cognitivos durante la etapa anterior, se logra una mayor comprensión e integración en los esquemas cognitivos, por lo cual se utilizan con una mayor autonomía; b) como resultado de la práctica realizada en el punto anterior, las aplicaciones empiezan a realizarse en forma automática y a requerir un menor manejo consciente; c) asimismo, las aplicaciones que hace el sujeto se sustentan en estrategias específicas implementadas para lograr el dominio en la ejecución de ciertas tareas, tales como: la solución de problemas, las respuestas a determinadas preguntas, etc., y d) así en esta fase se hace evidente una mayor aplicación del aprendizaje, comparado con la adquisición de conocimientos teóricos, las posibilidades de aplicación que se presentan corresponden a modificaciones generadas por la tarea, más que a determinados arreglos o ajustes internos. El aprendizaje que se lleva a cabo durante esta etapa se sustenta en: a) la integración de información a los esquemas preexistentes, y b) a la elaboración continua y gradual de interrelaciones de un nivel mayor en los esquemas cognitivos. Es durante la primera infancia y la edad preescolar que se lleva a cabo la integración de conceptos y proposiciones por medio del descubrimiento, esto a través de un proceso inductivo obtenido de la experiencia empírica y concreta. Es fundamental tener en consideración que la organización cognitiva del sujeto requiere de determinados antecedentes y suficientes conocimientos previos, asimismo de una terminología y un marco de referencia personal, lo cual es una muestra de la madurez intelectual de la persona. Para llevar a cabo el proceso de enseñanza-aprendizaje a través del enfoque del Aprendizaje Significativo se requiere de una asimilación efectiva y activa de la información a asimilar. Se plantea que cuando el proceso de aprendizaje se efectúa a partir de la información contenida en un texto académico, se realizan las siguientes actividades, mínimamente: 1) se ejecuta una reflexión relacionada con la pertinencia, para concluir cuáles de todas las ideas presentadas, ya preexisten en la estructura cognitiva del sujeto y corresponden con las nuevas ideas a adquirir e integrar; 2) se identifican las diferencias, contradicciones y semejanzas entre las ideas nuevas y las previas; 3) retomando el proceso expresado en el punto anterior, los datos nuevos se vuelven a replantear para lograr su asimilación en la estructura cognitiva existente del individuo, y 4) si no se logra una readaptación entre las nuevas ideas y las previas, el sujeto deberá llevar a cabo un proceso de análisis y síntesis de dicha información, esto con el objetivo de reorganizarlos conocimientos existentes, sustentado dicho proceso en explicaciones más inclusivas y claras y de una comprensión definitiva.

Bibliografía.

AUSUBEL, David. (1976).Psicología educativa. México. Editorial Trillas.

BRUNER, Jerome. (1984). Acción, pensamiento y lenguaje. Madrid. Editorial Alianza.

BRUNER, Jerome. (1996). Realidad mental y dos mundos posibles. Barcelona. Editorial Gedisa. Serie: CLA.DE.MA. Grupo: Psicología/lenguaje. 3ª reimpresión.

CALERO, Pérez Mavilo. (2008). Constructivismo pedagógico. Teorías y aplicaciones básicas. México. Editorial Alfa-Omega.

CARRETERO, R. Mario. (1993).Constructivismo y educación. Zaragoza, España. Editorial Edelvíves.

CARRETERO, Mario. (2004).Constructivismo y educación. Buenos Aires. Editorial AIQUE.

COLL, César. (1994). Psicología y currículum. Una aproximación Psicológica a la elaboración del currículum escolar. Barcelona. Editorial LAIA.

COLL, César. (1995).Psicología y currículum. México. Editorial Paidós.

COLL, César. (1997).El constructivismo en el aula. Barcelona. Editorial Grao.

COLL, Salvador César. (2006). Aprendizaje escolar y construcción del conocimiento. Reimpresión de 1990. México. Editorial Paidós.

DÍAZ BARRIGA, Arceo F. y Gerardo, Hernández Rojas. (2002). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo: una nueva interpretación constructivista. México. Editorial McGraw Hill Editores.

GALLEGO CODES, Julio. (1997).Las estrategias cognitivas en el aula. Madrid. Editorial Escuela Española. Colección Educación al día.

JONASSEN, D. H., K. Peck y B. G. Wilson. (1998). Learning with technology: a constructivist perspective. Columbus, Ohio: Merrill/Prentice-Hall.

MUELLER, F.L. (1981). Psicología contemporánea. 3ª reimpresión. México. Editorial Fondo de Cultura Económica (FCE).

PIAGET, Jean. (2005). Inteligencia y afectividad. Buenos Aires. Editorial AIQUE.

SEP. (2010). Programas de estudio y guías de actividades. Educación Básica. Primaria, tercer grado. México. Secretaría de Educación Pública (SEP). Subsecretaría de Educación Básica.

SEP. (2011). Curso básico de formación continua para maestros en servicio 2011. Relevancia de la profesión docente en la escuela del nuevo milenio. México. Secretaría de Educación Pública (SEP). Subsecretaría de Educación Básica.

VALIENTE BANDERAS, Santiago. (2000). Didáctica de las matemáticas: el libro de los recursos. Madrid. Editorial La Muralla.

VIGOTSKY, L.S. (2001). Psicología pedagógica. Un curso breve. Buenos Aires. Editorial AIQUE.

WALLON, Henry. (1974). La evolución del niño. Colección pedagógica. México. Editorial Grijalbo.

Cibergrafía.

http://www.tecnicas-de-estudio.org/articulos/tipos_aprendizaje.htm, s/f, consultado en septiembre del 2013.

1 De acuerdo a las fuentes revisadas, David Paul Ausubel nació en Brooklyn, New York, el 25 de octubre de 1918, quien era hijo de una familia judía emigrante de Europa Central, estudió medicina y psicología en la Universidad de Pennsylvania y Middlesex, se tituló de cirujano asistente y psiquiatra residente del Servicio Público de Salud de los Estados Unidos. Posteriormente, luego de terminar su formación en psiquiatría, estudió en la Universidad de Columbia y obtuvo su doctorado en psicología del desarrollo. En el año de 1950, éste aceptó trabajo en proyectos de investigación en la Universidad de Illinois, donde publicó extensamente sobre psicología cognitiva. También fue Director del Departamento de Psicología Educacional para postgrados en la Universidad de New York, donde trabajó hasta jubilarse en 1975. Para 1976, fue premiado por la Asociación Americana de Psicología por su contribución distinguida a la psicología de la Educación.

2 De acuerdo con Ausubel (citado en Díaz-Barriga, 2002: 27), hay que diferenciar los tipos de aprendizaje que pueden ocurrir en el salón de clases. Se diferencian en primer lugar dos dimensiones posibles del mismo: a) la que se refiere al modo en que se adquiere el conocimiento y b) la relativa a la forma en que el conocimiento es subsecuentemente incorporado en la estructura de conocimientos o estructura cognitiva del aprendiz. Dentro de la primera dimensión encontramos a su vez dos tipos de aprendizaje posibles: por recepción y por descubrimiento; y en la segunda dimensión encontramos dos modalidades: por repetición y significativo. La interacción de estas dos dimensiones se traduce en las denominadas situaciones del aprendizaje escolar (Díaz-Barriga, 2002: 28).



Catálogo: memorias congreso mujer -> archivos -> extensos -> sesion1
sesion1 -> La enseñanza de la filosofíA: estrategias centradas en el estudiante
sesion1 -> Formato de extensos X encuentro
sesion1 -> Factores asociados al bajo rendimiento académico en estudiantes de Enfermería de la Universidad del Papaloapan (unpa), campus Tuxtepec
extensos -> Proceso de Enfermería de un Adulto Mayor con Incontinencia Urinaria Funcional
extensos -> Formato de extensos X encuentro
extensos -> Formato de extensos X encuentro
extensos -> Percepción de Pobreza y Bienestar Social Una muestra de estudiantes de la ents, unam
sesion1 -> Formato de extensos X encuentro
sesion1 -> Formato de extensos X encuentro
sesion1 -> Realización de una página web, como apoyo a familiares de pacientes diagnosticados con atresia de esófago


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos