El biólogo en México: vocación y profesión



Descargar 210 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión20.08.2018
Tamaño210 Kb.
Vistas98
Descargas0
  1   2

El biólogo en México: vocación y profesión

Nene, nene, ¿Qué vas a ser? Cuando seas grande…

Miguel Mateos
Minerva Contreras Alvarado

Ismael Ledesma Mateos


Introducción
La profesión de biólogo en México, surge en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), tomando ese nombre a partir de 1939, luego de un largo proceso que tuvo como antecedente la formación de Profesor académico en ciencias naturales y luego Maestro en Biología, carreras impartidas en la Escuela Nacional de Altos Estudios (a partir de 1911) y luego en la Facultad de Filosofía, Letras y Altos Estudios (a partir de1927)1.

Por otro lado, en 1936, siendo el Gral. Lázaro Cárdenas Presidente de México, se crea una nueva institución educativa, acorde a las orientaciones gubernamentales: El Instituto Politécnico Nacional (IPN), que se convierte además de la UNAM en la otra gran institución pública de educación superior.

A partir de 1939, al triunfo del fascismo en España y la toma del poder por Francisco Franco, se produce un fenómeno fundamental para el desarrollo de la ciencia mexicana: la enorme migración de científicos e intelectuales hacia México, conocida como “el exilio español”. El gobierno de Lázaro Cárdenas les acoge, e incorpora a muchos de ellos al IPN. Con esta influencia para 1943, aparece dentro de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del IPN la carrera de biólogo al fusionarse las carreras preexistentes de zoólogo, botánico, hidrobiólogo y entomólogo.2

En ambos casos, (UNAM e IPN), se trata de una carrera de corte científica, pensada originalmente para formar futuros investigadores, ayudantes de investigador y profesores de educación media superior y superior y no fue concebida como una profesión de corte liberal y de servicio.

A mediados de la década de los 60, la masificación de las universidades públicas de México, será un factor determinante en la transformación de la sociedad y de la vida académica y científica. De manera repentina, una gran cantidad de jóvenes pretende ingresar a la educación superior, creándose nuevos planteles para satisfacer esta demanda y amortiguar la explosividad social (las ENEPs, hoy FES). Para finales de la siguiente década, las altas matrículas en carreras científicas comenzaron a tener en contraparte, la falta de mercado laboral para los nuevos aspirantes a científicos, situación contradictoria que se refleja en las actitudes de los estudiantes y sus elecciones vocacionales. Para el fin de los años 80, la expectativa de estudio de carreras de corte tradicional como la de médico, seguirán teniendo la más alta demanda, la cual al no poder ser satisfecha conducirá a la canalización de los aspirantes a tomar un segunda opción vocacional, tal como la carrera de biólogo, sin que esta fuera su elección original, generando situaciones complejas que afectan la estructura de la comunidad de biólogos en el país.

Por ello, vale la pena reflexionar al respecto, conocer la forma en la que los estudiantes se representan a sí mismos como futuros biólogos, las principales influencias que tuvieron para la elección de la carrera y sus expectativas de formación profesional. Así mismo, es importante conocer dentro de esos mismos aspectos las posibles diferencias, similitudes y convergencias que existen entre los estudiantes de los diferentes planteles e instituciones donde se imparte esta carrera.

Para abordar lo anterior, se tomó como eje rector del análisis la idea de vocación, y aspectos de la teoría de las Representaciones Sociales.

Entendemos la Vocación como una compleja red entre lo personal, familiar, social, cultural, económico, político y laboral que forma parte de la identidad personal, que puede determinar un proyecto de vida, y el compromiso que se asuma frente a la sociedad; en pocas palabras, como algo que va mas allá de la simple elección de una actividad. De este modo, la elección de una carrera implica el deseo del joven, aunque en ocasiones también el de su familia y sus relaciones afectivas, sus capacidades y aptitudes, así como la situación social y cultural en la que se encuentre inmerso.

Las Representaciones sociales constituyen “modalidades de pensamiento práctico orientados hacia la comunicación, la comprensión y el dominio del entorno social, material e ideal. Son convencionales y asocian un significado a una imagen, moldeado por valores socialmente definidos, no necesariamente racionales.3

Existen diversas técnicas para su estudio, entre ellas, las técnicas interrogativas, como la entrevista, el cuestionario, la asociación libre, y otras. Estas técnicas privilegian el análisis del discurso, por ello, nosotros empleamos un cuestionario que incluía preguntas abiertas, de opción múltiple y de asociación libre, cuyas respuestas fueron analizadas con el sistema de gestión de datos heterogéneos, relacionales, biográficos y textuales Réseau-Lu, el cual da cuenta de agrupamientos y redes sociales.

Así, el presente trabajo tuvo como objetivo principal identificar elementos de la representación social que de su profesión tienen los estudiantes de las carreras de biología y de médico cirujano, esto en relación con la vocación. La investigación se llevó a cabo entre estudiantes de los últimos semestres de la Facultad de Ciencias, la Facultad de Estudios Superiores Iztacala (ambas de la UNAM) y en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional.
Representación social y vocación

La categoría de representación social es de gran utilidad para el entendimiento de la construcción de los discursos en un momento histórico determinado. Son interpretaciones utilizadas en la vida diaria para dar un significado a la realidad. Se originan en la vida en sociedad, en el contexto de los grupos, en los medios de comunicación y en los debates públicos4. Unifican e integran lo individual y lo colectivo, lo simbólico y lo social; el pensamiento y la acción5. De este modo, las personas conocen la realidad que les circunda mediante explicaciones que extraen de los procesos de comunicación y del pensamiento social. Sintetizan dichas explicaciones y en consecuencia hacen referencia a un tipo específico de conocimiento, que juega un papel crucial sobre cómo piensa la gente y cómo organiza su vida cotidiana: el conocimiento del sentido común6.

Como expone Denise Jodelet:

los aspectos más importantes remiten a la concepción de sistemas de pensamiento que nos relacionan con el mundo y con los demás, a los procesos que permiten interpretar significativamente la realidad, a los fenómenos cognitivos que aportan direcciones afectivas, normativas y prácticas y organizan la comunicación social, y, finalmente, dotan a los objetos de la particularidad simbólica que le es propia a los grupos sociales. En este último sentido, las representaciones sociales constituyen una forma de expresión que reflejan identidades individuales y sociales”7.

Del tema de la vocación se han ocupado tradicionalmente disciplinas como la pedagogía y áreas especializadas de la psicología, como la psicología educativa; en algunos casos sólo para valorar la participación de estos profesionales en el proceso de orientación vocacional, o en el diseño de estrategias de lo mismo, en nuestro caso lo hacemos desde la perspectiva de los estudios sociales de la educación, en relación con la ciencia y la tecnología. Dentro de los estudios sociales, la sociología de la educación puede proporcionar valiosas aportaciones para el entendimiento de los fenómenos de institucionalización de las profesiones, en un país y en un momento histórico determinado, siempre en relación con una visión histórica de la ciencia.

La vocación representa la proclividad del individuo a realizar una actividad por encima de otras, aquello que lo hace sentir plena satisfacción en la realización de la actividad elegida, que lo aleja de la frustración, y que de algún modo, otorga sentido a su vida. Está influida por aspectos sociales como el nivel socioeconómico, culturales, como el lugar de origen y personales, como las aptitudes. Así, el problema de la elección de una carrera profesional forzosamente involucra la vocación, pues quien se enfrenta a ello, se responde a sí mismo preguntas como ¿a qué me quiero dedicar el resto de mi vida? Cosa que implica a poner en juego sueños y expectativas, personales o no, y el conocimiento de una gama de profesiones por las que se sienta afinidad, que puede significar un proceso de búsqueda de la vocación personal misma, o de orientación vocacional dentro de algún programa institucional o por medio de “tests de orientación”, con lo que muchas veces se espera que sea otro el que tome o al menos, induzca una decisión. Finalmente, esta elección puede estar determinada por factores de carácter psico-sociológico, como el arraigo y prestigio de algunas profesiones8, es decir, por su representación social. De este modo, existen carreras como la de Derecho o Medicina, (denominadas dentro del lenguaje burocrático como de “alta demanda”) que tienen un “nicho social” bien definido: todo mundo sabe de que tratan o cual es su utilidad social, están bien representadas socialmente, lo cual no ocurre con carreras de corte científico como la de biólogo, frecuentemente asociada a representaciones que van de lo completamente erróneo a lo parcial, como pensar que el biólogo se dedica al “estudio de las plantas y los animales”, o a la biología marina, como ocurrió en la década de los ochenta, por la fuerte influencia mediática de Jacques Cousteau, que hacia a los jóvenes pensar en el biólogo como biólogo marino. Así, sabemos que la representación social de una profesión (y de cualquier cosa) cambia, se enriquece, o incluso se elimina por cambios en la estructura de los discursos.

Actualmente existe una nueva y fuerte influencia mediática de programas y documentales de “la naturaleza”, que tampoco muestran una imagen clara (ni cierta) de lo que es un biólogo, ni de su práctica profesional. Además, es común la idea de que biología y medicina, son muy semejantes, incluso existe el término incorrecto de biomedicina, lo cual conduce a estudiantes que por diversos motivos no pudieron estudiar la carrera de médico cirujano, estudien biología como segunda opción. Así, dentro de la carrera de biólogo, comúnmente se encuentran estudiantes sin vocación para ser biólogos o que esperan algo diferente de la carrera.

Por otro lado, a la carrera de médico cirujano en la UNAM, sólo ingresan estudiantes por medio de un proceso de selección que deja fuera a estudiantes que en el bachillerato tuvieron un promedio menor a 9.0 (en escala aprobatoria de 6 a 10) y que la eligieron como primera opción. Siendo este proceso tan excluyente, se esperaría que los estudiantes que optan por esta carrera, lo hagan atendiendo a su orientación vocacional y al conocimiento pleno de la profesión de médico, distinto de lo que ocurre con los estudiantes de biología.


Estrategia metodológica

Para la realización de la presente investigación, se elaboró un instrumento mixto que consta de una sección de preguntas abiertas, con preguntas como ¿Cuál es la profesión más similar a la de biólogo? otra de opción múltiple en la que se pedìa señalar de una serie de opciones (programas de t.v., programas de radio, libro personajes y otro) la que hubiera influido en la elección de la carrera y finalmente, una sección de asociación libre en la que se exponían sentencias del tipo:

“Ser biólogo es”: _____________________y/e____________________

Se pidió la anotación de dos palabras que representaran lo que se piensa acerca de esta (podían ser adjetivos calificativos).

El instrumento se aplicó a una muestra de 210 estudiantes de la carrera de biólogo de 7mo y 8vo semestres de las Facultades de Ciencias y de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM y de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del IPN, así como a 50 estudiantes de 4to semestre de la carrera de médico cirujano de la FES Iztacala.

Las respuestas del instrumento fueron capturadas en una base de datos de Microsoft Excel, diseñada de forma tal que pueda ser analizada por el programa Réseau-Lu, creado por Andrei Mogoutov (AGUIDEL, Francia). El resultado de dicho análisis, son cartografías o mapas lexicales que dan cuenta en función de la riqueza de términos utilizados, de elementos de la representación social.



Resultados

Se observa que la influencia más fuerte en la elección de la carrera, tanto para médicos como para biólogos, son los programas de televisión, aunque no para los biólogos de la Fac. de Ciencias. Lo primero se nota por el tamaño del círculo que representa esta categoría y por el grosor de las flechas que inciden en él, salvo la flecha proveniente del núcleo de la Fac. de Ciencias (cuadrado color naranja). Una flecha “gruesa” significa una mayor frecuencia en la respuesta, es decir, una tendencia.

Esta categoría, la conformaron series, programas y canales de t.v. El caso de documentales, constituyó una categoría diferente para algunos de los encuestados por lo que se consideró fuera de la de “programas de t.v” pese a que la mayor parte de la programación de los canales de t.v. mencionados esté constituida por documentales.

Esta carta no muestra la diversidad de las respuestas por razones de presentación de los resultados, pero vale la pena mencionar que la influencia de los médicos en programas de t.v. fueron series como “Dr. House” y “Sala de Urgencias”. En cuanto a los biólogos, fueron los canales de televisión por pago Discovery channel y National Geographic. Así como Canal 11, que es un medio público dependiente del IPN (principalmente para la ENCB y los FES Iztacala).

Por el tamaño del círculo que la representa, la categoría de “vocación” es la segunda en importancia. Siendo una tendencia para todos los núcleos, salvo para biólogos de la FES-I, pues en este hay estudiantes que cursan la carrera como “segunda opción”. En cuanto a la categoría de “libros” (tercera en importancia), es una tendencia para los grupos de biólogos, y no para el grupo de médicos. Los títulos más frecuentemente mencionados fueron “Cazadores de microbios” de Paul de Kruiff, “El orígen de la vida” de Oparin, y una gran diversidad de títulos que van desde textos de biología, hasta algunos de divulgación científica. La siguiente categoría es la de “personajes”, en esta aparecen con gran frecuencia los nombres de Darwin, Mendel, Humboldt. Dentro de la diversidad de personajes mencionados aparecen nombres de personajes ficticios como “Capitán planeta”, “El hombre araña” (porque es bioquímico), y de “divulgadores”: Jeff Corwin y Jacques Cousteau. La última categoría en la que convergen los cuatro grupos es la de “Clases y maestros”. Se refiere a respuestas del tipo “mi maestro de la secundaria y/o del bachillerato”. Este tipo de respuesta fue mas común entre los biólogos de la Fac. de Ciencias. Finalmente, sólo los biólogos de la ENCB, mencionaron revistas, el grupo de médicos a los programas de radio y cuestiones relacionadas con el prestigio social como “el papel del médico en la sociedad”.



Esta sentencia también está relacionada con la representación de la “segunda opción”, que es justamente eso, “estudiar algo que no se quiere, pero que se parece”. Se observa que para todos los grupos es algo “negativo”. Al igual que en la carta anterior, por motivos de presentación de los resultados, no se muestra la diversidad de términos asociados, pero es importante mencionarlos:

En los grupos de biólogos la sentencia fue asociada (en términos negativos) a algo “frustrante”. Dentro de la diversidad de palabras asociadas aparecen términos como “triste”, “desagradable”, “tonto”, en caso de la FES-Iztacala también aparece el de “imposición”. Debe recordarse que en esta facultad existe esta opción de ingreso a la carrera y no siempre los estudiantes la eligen. Respecto al grupo de médicos, la sentencia fue asociada principalmente con “conformismo”. En este sector de estudiantes, ocurre que si al primer intento de ingresar a la carrera, el estudiante no es admitido, se hagan nuevos intentos, que incluyen la presentación de exámenes, o el cambio de facultad o escuela diferentes, pero no la aceptación una carrera distinta; aunque como ya se mencionó en la introducción de este trabajo, algunos estudiantes aceptan la carrera de biólogo como “segunda opción”, lo cual se refleja en el grupo de biólogos de esta misma facultad, quienes terminan considerando esta situación en términos positivos como una “opción”,”alternativa” o “aceptable”. En la imagen se puede observar que lo anterior es una tendencia en este grupo, casi tan notable como lo negativo.

Con las siguientes cartas (3 a 7), consideramos que vale la pena exponer los mapas lexicales de todos los grupos estudiados, pues estos muestran, a través de las tendencias, (a veces únicas de cada grupo), la forma en como están construidas sus representaciones, en este caso, de la profesión de biólogo y de médico.



En esta carta se puede observar que para los estudiantes de la ENCB, “ser biólogo” esencialmente, es interesante, pero que la mayor abundancia de términos se encuentra alrededor de la categoría de términos Afectivos, (relacionados con las emociones) entre ellos palabras como amar, libre, compromiso, estilo de vida, pero también conspicuo y triste. En cuanto a la categoría de términos clasificados como Académicos, se observan palabras como descubrir, dedicación, integrador. Finalmente, en la categoría de términos superlativos, que es la que menos términos agrupa, aparecen palabras como lo máximo, genial, chido, y la neta, estos últimos derivados del argot.

Se puede observar que para los estudiantes de la Facultad de Ciencias, las tendencias más notables, son considerar que ser biólogo es fascinante, lo mejor, divertido y, mi vida, términos que se encuentran dentro de la categoría de Superlativo, donde también aparecen expresiones como ser casi dios, la onda y lo máximo. Luego, en la categoría de positivo, al igual que en la carta anterior, la tendencia es la palabra importante. En cuanto al grupo de términos “académicos” aparecen los de investigar, multidisciplinario, todologo y observador. Finalmente, y también a diferencia de la carta anterior, la categoría de “afectivo”, es la que menos términos contiene, en coincidencia con la carta 3, aparece la palabra compromiso es notable que es la única carta donde aparece un término de connotación negativa, insatisfactorio.


Se observa que la categoría de “superlativo” es la que contiene una mayor diversidad, de palabras, pero no aparece una tendencia clara como en la carta anterior , los términos van desde lo mejor, (que apenas parece tener la mayor frecuencia en esta categoría), genial, fabuloso, lo máximo, hasta WOW!!. Luego, en la categoría de “positivo” es donde aparecen un par de tendencias, que al igual que en las cartas anteriores (3 y 4), son las palabras interesante e importante. En cuanto a la categoría de “afectivo”, se encuentran palabras como privilegio, humano, libre y estilo de vida, estas dos últimas en coincidencia con la carta 3, de la ENCB. Por último, en la categoría de “académico”, encontramos términos como curiosidad, esfuerzo, investigación, siendo la palabra investigación, común a los tres grupos estudiados.



Se observa que la categoría de “superlativo”, es la que mayor diversidad contiene, en esta aparece la expresión genial, como la forma de responder a la sentencia “ser médico es…” otras expresiones mencionadas son magnífico, maravilloso, inigualable, cool. La categoría de “afectivo”, tiene una diversidad semejante a la anterior, y aunque no se observa una tendencia, los términos presentan cierta homogeneidad en cuanto a valores pues aparecen palabras como humanismo, altruismo, ayudar, sacrificio, y también algunas relacionadas con la dificultad de la carrera: difícil, cansado, estresante, responsabilidad. El grupo de términos “positivo”, tiene tres tendencias; la primera como lo mejor, luego interesante, finalmente, la de importante, lo cual coincide con los estudiantes de biología (cartas 3 a 5). Por último, sólo en este grupo (médicos) aparece como una fuerte tendencia no contestar (nc), lo cual es también una respuesta, que puede significar la idea de que puede ser una respuesta “demasiado obvia”, que todo el mundo debería conocer…



Esta carta puede considerarse como un resumen de las cartas 3 a 5. Muestra las categorías de agrupamiento de todos los términos, así, la de “superlativo” refleja el agrado y satisfacción, de los estudiantes, por estudiar la carrera, de este modo, podría dar la impresión de que los biólogos de la ENCB, se sienten “menos satisfechos” que los de las facultades de la UNAM (FESI y Fac. de Ciencias). Sin embargo, la Fac. de Ciencias parece tener una tendencia menor comparada con la FES-I lo que puede parecer diferente a lo que se observó en las cartas 4 y 5, esta situación puede explicarse en términos usados en biología: la Fac.de Ciencias presentó mayor abundancia, por lo que se constituyeron tres tendencias (Carta 4), en tanto que la FES-I presenta mayor diversidad de términos (Carta 5).

La categoría “afectivo” está relacionada con emociones (apego) y con actitudes de compromiso, en esta categoría la ENCB tuvo la tendencia más clara. En cuanto a la categoría de “académico” representó actitudes de estudio o hacia el estudio introyectadas en la carrera así como algunas aptitudes, ningún grupo de estudiantes destacó en este rubro. Finalmente, la categoría de “positivo” representa la aceptación, el agrado por la carrera, todos los grupos convergen en ella.

Ahora bien, si observamos los datos de la carta 6, Ser médico es, y los comparamos con lo anterior, encontramos resultados muy similares a los grupos de biólogos: la categoría de superlativo (satisfacción) es la principal en diversidad, pero en este caso, parece ser mediada por la de “afectivo”, pues los términos empleados, denotan la dificultad de la carrera, lo cual puede restar cierto grado de satisfacción, lo que también tiene correspondencia con la categoría de Positivo, que refleja la aceptación de la carrera, pues es aquí donde se encuentran sus principales tendencias.




La carta muestra las respuestas a las preguntas ¿Cuál es la profesión más similar a la biólogo?, planteada a estudiantes de biología y ¿Cuál es la profesión más similar a la de médico?, hecha a estudiantes de medicina.



En la carta, se puede observar que los biólogos, principalmente los de la Fac. de Ciencias, y de la FES-I consideran la profesión de médico como la más similar a la suya, lo cual refleja confusión entre la profesión y las disciplinas. Pues aunque medicina y biología materias que son disciplinas como bioquímica, biología celular, fisiología, genética, embriología, etc. la de médico es una profesión y no una ciencia, debe tener conocimiento de ellas, para su practica, mientras que un biólogo, estudia una carrera de corte científico, ligada a la investigación y a la generación de conocimientos, incluso de tecnología y no es una profesión de servicio, como la de médico. En este mismo sentido, ¡acertadamente! los médicos no consideraron que la biología fuera una profesión similar a la suya (elipse roja). Aunque una confusión también se refleja en el resto de las respuestas, pues en los tres grupos de biólogos se menciona por lo menos una disciplina de la propia biología que fue considerada como profesión: zoología, botánica, genética. Por otro lado, los tres grupos de biólogos mencionaron que ingeniería forestal y agronomía – que también es una ingeniería– e ingeniería en sistemas ambientales son profesiones similares a la suya, lo cual es una idea más cercana a la realidad (elipse azul). Por último, los cuatro grupos de estudiantes, consideraron a Veterinaria (MVZ), Quìmico-farmaco-biólogo (QFB), Química y Biomedicina como similares a sus respectivas profesiones. Las dos primeras, si son similares a la profesión de médico, por la prestación de servicios, las dos últimas lo son a la de biólogo, por la investigación (elipse verde).






Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos