El arte de la predicacióN



Descargar 114.42 Kb.
Página9/11
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño114.42 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

ANOTE FRASES.


De algunos grandes predicadores se cuenta que lleva­ban siempre consigo una hoja de papel, doblada entre el bolsillo, para anotar cada vez que oían o leían una frase interesante o agradable (Así como Beethoven Y otros grandes músicos estaban alerta para anotar cualquier me­lodía que se les viniera a la cabeza, estuvieran donde es­tuvieran; en el campo, en una reunión o en el descanso, de.). Anotar frases como éstas: "Pecar: gozar sólo un momento para sufrir después toda una vida". “todos los humanos somos limosneros necesitados de cariño" "Lo que existe no es 'buena suerte’. Lo que existe es bendición de Dios, entusiasmo nuestro y mucha acción" "Las dificultades aplastan sin compasión a los que encuentran sin fe ni entusiasmo" etc., etc. Recomendamos, el bello librito de esta colección, titulado: "PENSAMIENTOS LUMINOSOS". Tiene más de mil pensamientos y frases muy interesantes y de gran provecho y agradabilidad. No dejemos de conseguirlo, leerlo, regalarlo y recomendarlo. Dios nos bendecirá por eso.

Cuando oiga o lea frases hermosas no diga: "después las anotaré". Anótelas ahora mismo, pues si no lo hace ya, le sucederá como cuando oye chistes agradables y no los escribe: después va a recordarlos y no los logra recordar.

Los sabios dicen: "Frases antiguas son viejas amigas", Las citas antiguas y populares son herencia que cada uno considera suya y que gustan mucho a la gente.

BUSCAR SIEMPRE QUE LA GENTE ENTIENDA.


Cuando San Alfonso dictaba sus sermones a un escribiente, éste le decía de vez en cuando: "¿Padre: esta frase no quedaría mejor de tal o tal manera, para que sea más elegante?". y el santo respondía: "¿Y sí la lograrán entender mejor las mujercitas del pueblo y los trabajadores del campo?", Dejémosla mejor así sencilla, que aunque es menos hermosa, es más fácil de entender".

Es que por querer aparecer como sabios, podemos co­rrer el peligro de que no nos entiendan. Nos puede pasar como a aquel orador rebuscado del cual dice Iriarte que recomendaba a los oyentes el "tomar zumos heliotrópi­cos" en vez de decirles: "Tomen agua de hojas de girasol.

San Juan Bosco leía sus sermones a la mamacita que era analfabeta o al portero del colegio que apenas sabía firmar, y las frases y palabras que ellos no entendían las quitaba del sermón. Porque deseaba cumplir aquel propósito de San Agustín: "Prefiero que me digan que mi vocabulario no es muy elegante, y no que me tengan que decir que no me entienden".

ESCANDALIZAR SANTAMENTE.


Hay que saber "escandalizar" santamente, saber impactar y ser capaz de sacudir la modorra de la gente. hay que saber emplear términos superlativos (Jesús sa­bía exagerar diciendo que es más fácil que pase un came­llo por el ojo de una aguja, y que hay que colgarle una piedra pesada al cuello de ciertos escandalosos y que las prostitutas van a estar en mejor puesto en la otra vida que ciertos hipócritas, etc., y eso impactaba). Hay que obrar en el sermón como cuando se dispara con escope­tas viejas: apuntar mucho más alto del sitio a donde se quiere hacer llegar el tiro. COMO EL CASO DE MONSABRE", famoso predicador que gritó en pleno templo de París: "Mañana les probaré que no existe el infierno". Al día siguiente el templo se llenó de gente para oír semejante cosa tan rara y él les dijo: "Cumplo mi palabra: les voy a probar que no existe el infierno... que no existe el infierno para los que viven en gracia de Dios... y que no existe el infierno para los que son buenos devotos de María Santísima… el anzuelo "escandalizador" había atraído bastantes oyentes.

AVISOS PRÁCTICOS PARA QUIEN HABLA EN PÚBLICO.


En aquel texto empleado en universidades para enseñar a la gente a expresarse bien en público, que se titula "Oratoria", y cuyo autor es el Dr. Guillermo Patiño Valencia, de Popayán, se añaden estos otros consejos sencillos pero prácticos:

a) Lo primero para aprender a nadar es echarse al agua. Lo primero para hablar bien en público es dedicarse a hablar en público. Hablemos en las reuniones, Al principio no lo haremos muy bien y hasta se burlaran de nosotros (porque nadie nació aprendido), pero ya iremos aprendiendo técnicas y almacenando sabiduría y adquiriendo práctica y llegaremos al éxito. Pero hay que empezar. Los romanos decían: atreverse a empezar es igual a haber recorrido ya una buena parte del camino.

b) El temor al ridículo y al qué dirán, puede paralizar las iniciativas de quien desea hablar en público. Ese temor proviene, de que pensamos más en nuestro orgullo y vanidad que en el bien de los que nos van a escuchar. Nosotros no nos dedicamos a hablar para alimentar nuestro orgullo y obtener que otros adoren nuestra auto imagen, sino para conseguir gloria para Dios y bien espirituales para quienes nos escuchan. Ese miedo, producido por nuestra vanidad y nuestro orgullo que temen que pueda quedar algo mal el ídolo de nuestro yo, ha echado abajo muchos proyectos de personas que pudieran haber triunfado hablando en público, pero que por temor a no hacer una figura brillante, se han abstenido de hacerla, y han imitado a aquel empleado perezoso del evangelio que escondió su talento por miedo a que al sacado a relucir le trajera problemas (Mt. 25,15).

c) No busque decir cosas demasiado originales y nuevas. Eso le llenaría de desánimo Y de intranquilidad por­que no es tan fácil conseguirlo. Recuerde que los grandes oradores dicen lo mismo que se ha dicho por todos los siglos. Busque un sermón de San Francisco de Sales y vera que él repetía en el siglo 16 lo que enseñaba San Agustín en el siglo cuarto. Lea un sermón de un gran orador moderno como Fulthon Sheen (Mister TV en estados Unidos), por ejemplo: el del Paraíso Y verá que está repitiendo en 1960 lo mismo que en 1600 decía San Francisco de Sales. Y ya sabemos que a San Agustín le criticaban sus adversarios que lo que predicaba lo había copiado en gran parte de otros sabios anteriores a él, y no podía negarlo porque era cierto.

d) No hable sin prepararse. No hable de temas que no domina. Prepárese vez por vez, porque si no se prepara dirá un montón de perogrulladas (Perogrullo era el que a la mano cerrada la llamaba puño) y su discurso será de­sordenado y cansón, y hasta imprudente. Si habla de lo que sabe, eso significará que está aprovechando la prepa­ración que ha hecho por meses y años. Esto no significa que diga siempre lo mismo, pero sí que no hable de temas que no domina.

e) No considere de poca importancia lo que sabe. A veces consideramos de poca importancia lo que sabemos y no hay tal. Para nosotros esos detalles son muy familiares (por ejemplo: una historia de la Biblia, un ejemplo de un santo, una frase de un sabio católico, etc.). Pero para los oyentes pueden ser totalmente desconocidos y una novedad que les hace bien.

f) Aproveche sus propias experiencias. Ud. posee mu­chas experiencias que los otros no tienen Y ellas los enriquecen espiritualmente. y si ya las han tenido también pues mejor, porque a todo el mundo le agrada oír expresar lo que a él le gusta y sentir que otros coinciden con sus propias experiencias.

Insistamos en dos importantes:





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad