El arte como expresión de la identidad cultural en América Latina



Descargar 324.45 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión05.09.2018
Tamaño324.45 Kb.
Vistas39
Descargas0
  1   2   3








El arte como expresión de la identidad cultural en América Latina
Por Ruddy Toledo Micó, Mercedes Silva Pupo y Beatriz Bertolí Velázquez(*)



 

"Toda obra nuestra, de nuestra América robusta,


tendrá, pues, inevitablemente el sello
de la civilización conquistadora; pero la mejorará,
adelantará y asombrará con la energía
y creador empuje de un pueblo en esencia distinto, superior
en nobles ambiciones, y si herido, no muerto. ¡Ya vive!"

José Martí
O.C. Tomo 7

La problemática de la identidad cultural en el arte de América Latina ha sido muy cuestionada y discutida en el pasado siglo XX. Latinoamérica, geográficamente, está comprendida por los territorios de los países desde México, pasando por todo Centroamérica y el Caribe, hasta Chile y Argentina en Sur América. La mayoría de los países de esta región del continente comparten una serie de elementos comunes, como las lenguas que emplean -española, portuguesa y francesa-, de raíz latina, aunque también se encuentran países en el que su lengua es la anglosajona. Todos ellos comparten historia y problemas de esta parte del mundo, y presentan características propias a cada una de las naciones que la integran, es decir, existe una unidad, diversidad e individualidad en esta imbricada geografía.

Latinoamérica, en la actualidad, posee una rica herencia cultural como resultado del proceso de mestizaje de las razas que se han entrecruzado a lo largo de su historia, siendo la conquista española, el comienzo de la interacción y compenetración de sangre y culturas. Así como el conquistador se mezcló con el indígena, la cultura aborigen resultó permeable desde el substrato profundo del pueblo, de sus artesanías, de su trabajo, de su psicología, de su conducta, en fin de su modo de ser, e impregnó toda la cultura latinoamericana.

Los conquistadores impusieron su estructura económica, política, ideológica: de esta última, la religión católica como columna vertebral. Asimismo se generalizó la implantación de la lengua castellana y portuguesa, válidas como vehículo cultural por excelencia, forma de relación y, también, arma del imperio. En lo concerniente al legado de África, ésta se hizo patente a partir del sincretismo de sus dioses con el santoral católico tradicional, en la aparición del negro como protagonista de la obra de arte y en la mezcla de los ritmos musicales africanos con los europeos.

En su mayoría, las naciones latinoamericanas alcanzaron la independencia política a comienzos del siglo XIX, aunque las más relegadas recién lo lograron en el siglo XX. Nuestra vida espiritual y pensamiento social siguieron desarrollándose, predominantemente, bajo la fuerte influencia de Europa la cual, a su vez, era arena de lucha constante entre sostenedores de muy diferentes ideales y aspiraciones sociales.

En la búsqueda de su identidad cultural, nuestros pueblos no pondrán el acento en la hasta ayer buscada semejanza con los modelos dominantes europeos, sino en los que nos identifique. Buscamos una cultura en las que todas esas presencias sin contraponerse se asimilen y sean el punto de partida, la experiencia sobre la que ha de erigirse la permanente recreación de los pueblos latinoamericanos en la elaboración de modelos cultorológicos autóctonos generalizadores, basados en los rasgos tipológicos comunes de varios países. Expresados en las palabras de nuestro Héroe Nacional José Martí, al exponer en su artículo “Una visita a la exposición de Bellas Artes” publicado en laRevista Universal de México el 7 de enero de 1876:



...No vuelvan los pintores vigorosos los ojos a escuelas que fueron grandes porque reflejaron una época original: puesto que pasó la época... Copien la luz en el Xinantecatl y el dolor en el rostro de Cuauhtemotzin... Hay grandeza y originalidad en nuestra historia: haya vida original y potente en nuestra escuela de pintura.

Aquí están sintetizadas concepciones medulares que el pensamiento martiano desarrollaría sobre el arte, en particular sobre el arte que reflejara una América genuina, la identidad de los pueblos latinoamericanos.

La cultura latinoamericana debe seguir tomando conciencia de sí misma, de revelar su esencia, sus parámetros y sus cualidades sobre el fondo de otras culturas y afianzar, cada día más, con ello, las bases de su soberanía cultural.

El lenguaje de la cultura latinoamericana es sincrético, se nutre de tradiciones de muchas culturas, pero su base es la herencia europea general, asimilada y transformada. Cual puño cerrado, la idiosincrasia cultural de los pueblos latinoamericanos existe realmente.




***

¿Podemos hablar de arte latinoamericano a partir del siglo XIX con la independencia de las colonias, arte que contribuyó a construir o precisar nuestra identidad cultural (1)?



Muy anteriormente a la centuria decimonónica ya existen las raíces que sentarán las bases de la identidad del arte latinoamericano, raíces que serán apreciadas, especialmente, a partir del momento del choque o encuentro de culturas.













Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos