El año pasado Mirtha Viamonte, codirectora de una Escuela de Psicología Social en La Plata, se enteró, con casi un año de demo



Descargar 20.82 Kb.
Fecha de conversión16.10.2018
Tamaño20.82 Kb.
Vistas90
Descargas0

Comité de Apoyo a las Víctimas de la Judicialización de la Psicología Social

El 13 de septiembre de 2004, la Comisaría La Plata Sección Novena notifica a Mirtha Viamonte de la Investigación Penal Preparatoria caratulada DENUNCIA DTE. Guido Sirote, presidente del Consejo de los Colegios de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires, hallándose imputada por el delito constitutivo a prima facie USURPACIÓN DE TÍTULOS (ARTÍCULO 247 PRIMER PÁRRAFO DEL CÓDIGO PENAL). 
Éste hecho, difundido en varios foros de internet, generó que algunos comenzáramos a tomar contacto, ver de qué modo podíamos reunirnos en apoyo a Mirtha.

Se propuso convocar un encuentro de personas allegadas para ofrecerle apoyo. Una reunión de amig@s.

Ningun@ de l@s presentes teníamos claro a qué íbamos. Conversamos, discutimos, debatimos, y de pronto, se nos dibujó la tarea.
Cuando llegamos al encuentro éramos un grupo de amig@s de Mirtha. Algun@s ni siquiera nos conocíamos de antes.
Cuando nos fuimos, estábamos unid@s por una tarea militante.

Tod@s l@s presentes coincidimos: lo importante es visibilizar el tema. Ponerlo en la calle. Discutirlo en todas partes. Pelear contra los fantasmas y los cucos que siempre producen estas cuestiones judiciales, tan útiles para meter miedo y paralizar.

A las 24 horas comenzamos a difundir el documento.


A los 23 (veintitrés) días del mes de abril del año 2005 (dos mil cinco) , siendo las 16 (diez y seis) horas se conforma en la ciudad de Buenos Aires y para todo el país, el Comité de Apoyo a las Víctimas de la Judicialización de la Psicología Social
El Comité se propone como objetivo principal dar apoyo integral a todas las víctimas arriba mencionadas.

El Comité resuelve convocar a todas las personas, cualquiera sea su ocupación o profesión que deseen integrarse.

En la convicción que siempre se persigue a quienes pretenden transformar y transformarse, parafraseando a Bertolt Brecht decimos:
Hoy  vienen  por  Mirtha Viamonte

Mañana vendrán por tod@s
Ayer vinieron por los Psicólog@s. Hoy vienen por los Psicólog@s Sociales

Las firmas empezaron a multiplicarse.



Much@s firmantes preguntaban más cosas. Se hacia difícil dar algunas
respuestas, simplemente porque no las teníamos. Entendimos que había que elaborarlas entre tod@s.
Resolvimos armar el Foro Militantes de la Psicología Social como lugar de debate, intercambio, encuentro. Un Foro sin restricciones.
Entendimos que no se trataba solo de Mirtha Viamonte, se trata de la Psicología Social, se trata del trabajo Social: molesta por el efecto que produce.
La mirada de la Psicología Social, desde la crítica de la vida cotidiana, deviene incómoda, inmiscuida en territorios que parecieran dominados por señores feudales.

¿Por qué entender que una causa penal contra algunos Psicólogos Sociales implica una Judicialización de la Psicología Social en su conjunto?


Porque consideramos que constituye un acto persecutorio, que utiliza el marco de la legalidad como un instrumento más en la defensa de intereses económicos e ideológicos. Una resistencia más, que disimulada en resguardos sectoriales, se estereotipa en el sostenimiento de lo establecido, atacando defensivamente, en lugar de interactuar, co operar, abordar el campo desde múltiples miradas complementarias.

Porque observamos que no se trata de una, dos o cinco personas, sino de un movimiento que afecta, en principio, a l@s Psicólg@s Sociales, e inmediatamente

después a l@s trabajador@s, de cualquier profesión, comprometidos con el campo social y la transformación de la realidad.
¿Qué hizo Mirtha Viamonte para ser judicializada?: Mucho: nada más y nada menos que llamarse y operar como "Psicóloga Social".
Algo que venimos haciendo unas diez mil personas desde hace unas cinco décadas, unidad lingüística claramente  diferenciada, para cualquiera que toma contacto con  nosotros, de la palabra "psicólogo", cuyo uso está normado por la ley de ejercicio de la psicología.
  
Esta diferencia fue claramente tomada en cuenta por la jueza que absolvió, en una causa similar, al Psicólogo  Social Emilio Chiessa, quien acreditó que nunca se hizo llamar "psicólogo" ni "licenciado": cursó estudios de  Psicología Social, pertenecía a una Asociación de Psicólogos Sociales, concurrió a Congresos de Psicología Social y no  llevó a cabo las actividades que reserva la ley a los  psicólogos ("tratamientos de personalidad, pericias y extensión de certificados") por lo que lo absolvió sin que afectara su buen nombre y honor. 

El Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires, compuesto por personas formadas para aliviar el dolor, acusan penalmente,  amenazando con cárcel, a una trabajadora que todos conocen como activa promotora comunitaria, que se preocupa por formar gente para el trabajo en la comunidad desde la mirada psicosocial, sin previa llamada a revisar su denominación y  llevando a cabo una instrucción de casi dos años sin notificarle que estaba siendo investigada: ¿alguien se sentiría seguro si su salud mental estuviera en manos de personas con esa sensibilidad?.

Al mismo tiempo se habían realizado varias reuniones en la Asociación de Psicólogos Sociales de la República Argentina, en las que representantes de esa organización se reunieron con Directores de Escuelas de Psicología Social y algunos Psicólog@s Sociales de Buenos Aires de reconocida trayectoria, para aportar a la defensa de Mirtha  elementos de prueba sobre la existencia y publicidad de la actividad de l@s Psicólog@s Sociales en la Argentina y la diferenciación de su denominación popular del título reconocido por la ley al Psicólogo.

El sentido de este movimiento es acompañar como pares a una colega perjudicada por una demanda aberrante y complementar, desde la simple pertenencia a la INSTITUCIÓN PSICOLOGÍA SOCIAL, las acciones que realicen en apoyo a Mirta, las ORGANIZACIONES DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL como APSRA,  las ESCUELAS DE PSICOLOGÍA SOCIAL y las  diversas formas de  agrupación de PSICÓLOG@S SOCIALES.  



¿Por qué Militantes?

Este agrupamiento constituye una forma de militancia  política, en el sentido etimológico de la palabra (polís,  muchos, polis, ciudad, el lugar de los muchos, política, la  ciencia y el arte de convivir entre muchos), en la forma particular de la política sectorial, diferenciada de la política partidaria, la política comunitaria y las políticas de Estado y de gobierno.


L@s ciudadan@s que llevan a cabo estas actividades político sectorial ejercen una forma de militancia, palabra utilizada para graficar la lucha cuando deja de lado las formas violentas y se encauza en la palabra.
La Psicología Social, como Institución joven, de objetivos  progresivamente percibidos por la comunidad y objetivamente  atacada por algunos sectores que se creen lesionados por su  presencia en los distintos ámbitos comunitarios, necesita no solamente profesionales que la ejerzan remunerativamente, en  forma privada u organizacional, sino militantes que aporten su participación voluntaria para su crecimiento y la defensa  de los derechos de sus integrantes.   


Convocamos a tod@s los Psicólog@s Sociales y demás profesionales y  personas en general que consideren que pueden colaborar en esto, que aporten sus sugerencias, adhesiones o ayuda de cualquier tipo.

El presente documento fue redactado tomando fragmentos de textos de Alejandro Simonetti, Alfredo Grande, Diana Coblier, Fabián García Redín, el Comité de Apoyo y comentarios e intercambiados en el Foro Militantes de la Psicología Social y las reuniones realizadas.


Contactos: militantes_psicologia_social@hotmail.com

Para darse de alta al foro: militantes_psicologia_social-alta@egrupos.net





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos