El antiguo testamento



Descargar 3.98 Mb.
Página1/139
Fecha de conversión02.05.2018
Tamaño3.98 Mb.
Vistas3007
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   139

BIBLIA
PLENITUD

La Biblia de estudio que le ayudará a comprender y aplicar la Plenitud del Espíritu Santo en su diario vivir

Editor General
Jack W. Hayford

Editor del Antiquo Testamento
Sam Middlebrook

Editor del Nuevo Testamento
Jerry Horner

Editor auxiliar
Gary Matsdorf

EL ANTIGUO TESTAMENTO

Lib Autor: Moisés, de acuerdo con la tradición

Fec

Autor

La tradición judía atribuye a Moisés la autoría del Génesis y de los cuatro libros que le siguen. Al conjunto de estos libros se le llama Pentateuco. Jesús dijo: «Si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él» (Jn 5.46). El propio Pentateuco presenta a Moisés como alguien que escribió extensamente (véanse Éx 17.14; 24.4; Dt 31.24). Los Hechos 7.22



Fecha

Tradicionalmente se acepta que el éxodo de Egipto ocurrió a mediados del siglo XV a.C. Se afirma en 1 Reyes 6.1 que Salomón comenzó a construir el templo «en el año cuatrocientos ochenta después que los hijos de Israel salieron de Egipto». Se piensa que ello tuvo lugar alrededor del año 960 a.C., lo cual sitúa al éxodo en el año 1440 a.C. Por lo tanto, Moisés escribió Génesis después del 1440 a.C., durante los cuarenta años de peregrinaje por el desierto.



Contenido

Génesis


Aplicación personal

Génesis cuestiona muchas concepciones del mundo secular, por lo cual los estudiosos de este libro deben acostumbrarse a pensar de forma diferente. Debemos percibir el mundo y su historia tal como los antiguos autores de la Biblia nos lo revelan. Por ejemplo, los relatos de los caps. 1–3 no deben ser entendidos como alegorías sino como historia verídica. La Palabra de Dios siempre debe prevalecer por encima de la palabra del hombre; no estamos para juzgar su Palabra, sino que ella nos juzga a nosotros. Por lo tanto, los antiguos hebreos no deben ser considerados primitivos simplemente porque ello



Cristo revelado

El Cristo preexistente, el Verbo viviente, participó directamente en la creación. «Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho» (Jn 1.3). Génesis 3.15 anticipa el ministerio de Jesús al sugerir que la «simiente de la mujer», la cual herirá en la cabeza a la serpiente (Satanás), es Jesucristo, la «simiente» de Abraham mencionada por Pablo en Gálatas 3.16. Melquisedec es el misterioso rey y sacerdote del capítulo 14. Como Jesucristo es a la vez Rey y Sumo Sacerdote, la carta a los Hebreos los identifica correctamente (Heb 6.20).



El Espíritu Santo en acción

«El Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas» (1.2). Así encontramos al Espíritu participando en la creación. El Espíritu Santo también obró en José, algo obvio para el Faraón: «¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien está el Espíritu de Dios»? (41.38).



Bosquejo del contenido

I. La primitiva historia de la humanidad 1.1-11.32

A. El relato de la creación 1.1-2.25

1. Creación de los cielos, la Tierra y la vida sobre la Tierra 1.1-2.3

2. La creación del hombre y la mujer 2.4-25

B. La caída 3.1-24

C. El mundo anterior al diluvio 4.1-5.32

D. Noé y el diluvio 6.1-9.29

E. Origen de las naciones 10.1-32

F. La confusión de las lenguas 11.1-9

G. Genealogía de Abram (Abraham) 11.10-32



II. Los patriarcas escogidos 12.1-50.26

A. Abram (Abraham) 12.1-23.20

1. El llamado de Abram 12.1-13.18

2. La batalla de los reyes 14.1-24

3. El pacto de Dios con Abram 15.1-21.34

4. La prueba de Abraham 22.1-24

5. Muerte de Sara 23.1-20

B. Isaac 24.1-26.35

1. La novia de Isaac 24.1-67

2. Muerte de Abraham 25.1-11

3. Ismael, Esaú y Jacob 25.12-34

4. La confirmación del pacto de Dios con Isaac 26.1-35

C. Jacob 27.1-35.29

1. Jacob engaña a su padre 27.1-46

2. Huida de Jacob a Harán 28.1-10

3. La confirmación del pacto de Dios con Jacob 28.11-22

4. Boda de Jacob en Harán 29.1-30.43

5. Jacob regresa a Canaán 31.1-35.29

D. Esaú 36.1-43

E. José 37.1-50.26

1. Venta de José como esclavo 37.1-40.23

2. Exaltación de José 41.1-57

3. Tratos de José con sus hermanos 42.1-45.28

4. Jacob se traslada a Egipto 46.1-48.22

5. Bendición y funeral de Jacob 49.1-50.21

6. Los días finales de José 50.22-26



Capítulo 1

1.1–2.25 Véase la sección 1 de «Verdad en acción» al final de Génesis.

RIQUEZA LITERARIA

1.1 creó, bara<; Strong #1254: Formar, hacer, producir, crear. Originalmente este verbo encerraba la idea de «tallar» o «suprimir»; ese concepto aún se expresa mediante la forma verbal que encontramos en Josué 17.18, que significa «derribar» árboles para «preparar la tierra para la labranza». Esto sugiere que crear es similar a esculpir. Por lo tanto, bara< es la palabra apropiada para describir tanto el proceso de crear algo de la nada como el de moldear lo existente para crear algo nuevo, tal cual hizo Dios al crear al hombre (Gn 1.27) del polvo de la tierra. Dios es siempre el sujeto del verbo bara< en

DINÁMICA DEL REINO

1.1 La soberanía divina, LOS FUNDAMENTOS DEL REINO. El punto de partida ineludible para estudiar el tema «del reino de Dios» es el versículo inicial de la Biblia. Aquí encontramos al soberano de todo el universo, cuyo reinado y gobierno se describen desde el principio. 1) Su reino (es decir el radio de acción de su soberanía) es transcendente; es decir, no sólo incluye a todo el universo físico, sino que lo excede. Existió antes de toda creación, lo transciende y en virtud de haberlo creado, todo lo que existe está en Él. 2) Su reinado (o el poder mediante el cual gobierna) lo ejerce mediante su voluntad, su palabra y sus obras. Por su voluntad creadora Dios diseña y decide; mediante su palabra da existencia a la creación, y por sus obras, su Espíritu demuestra su ilimitado poder. 3) Su gobierno (o autoridad para gobernar) radica en su preexistencia y su santidad. Él es antes de

1.1 En el principio creó Dios: Traducción tradicional de lo que hasta cierto punto es una compleja y debatida fórmula gramatical hebrea. Otras traducciones posibles han aparecido durante el último siglo, pero presuponen la existencia de un caos material, o hasta de una raza preadámica, antes que comenzara la creación descrita en el cap. 1. Nada en lo que resta de Génesis, ni en la Biblia como un todo, requiere o recomienda necesariamente esa interpretación, aunque tales opiniones son bíblicamente tolerables. De todos modos, la traducción más directa y aceptable es la que aquí se utiliza.

1.2 Se nos informa aquí de las consecuencias del primer acto creador de Dios: la tierra estaba desordenada (carente del orden que reinaría en ella cuando se completara el mandato de Dios) y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo (una referencia adicional a la ausencia del orden y la belleza que aparecerían dentro de seis días). Ambas afirmaciones revelan que la creación constituyó un reflejo del proceso normal utilizado por Dios para introducir el orden en el caos. El abismo es el océano primitivo que se hallaba bajo la tierra (véase 7.11). Se movía connota algo que no permanece estacionario. El Espíritu Santo es el «brazo ejecutivo» de la Trinidad, por lo que se mantenía activo mientras Dios pronunciaba cada una de sus palabras. Una interpretación alterna, que señala la posibilidad de que la creación inicial descrita en Génesis 1.1 haya sido alterada (posiblemente a causa de la caída de Lucifer), no es bíblicamente objetable, pero tampoco es verificable.

1.3 El primer mandato divino da inicio al proceso de transformar el caos. Dijo Dios se repetirá diez veces en el cap. 1 como medio de hacer surgir el orden y la vida. La forma exacta como se relacionan las tres personas de la Trinidad es un proceso que no se define con claridad en la Biblia (véase Col 1.16). La luz alude al efecto luminoso en general, porque los cuerpos celestes son creados en el cuarto día (vv. 14–19).

DINÁMICA DEL REINO

1.3–5 Dios, el hacedor de pactos, LA SANGRE. Desde el principio, Dios se revela como autor de pactos. Jeremías se refirió a esa actividad de Dios en la creación (Jer 33.20),

1.4 Era buena: Fórmula de aprobación divina que se repetirá siete veces para enfatizar la calidad y lo idóneo de la creación. Contrasta con la descripción del estado de la creación después de la caída (cap. 3).

1.5 Y fue la tarde y la mañana: Para los hebreos cada nuevo día comenzaba con el crepúsculo. Esta forma de calcular el tiempo, junto con el recuento de los días y el descanso sabatino en el séptimo día, muestra que el autor ve la creación como algo que ocurre en el transcurso de seis períodos consecutivos de 24 horas, seguido de un séptimo período de descanso divino.

1.6,7 Y separe las aguas de las aguas: La tierra cubierta por las aguas parece que estaba rodeada de vapor. Dios usó la expansión, el espacio entre la superficie y las nubes, para separar las dos «aguas», creando una acumulación masiva de vapor en las alturas (mabbul en hebreo). Estas aguas que estaban sobre la expansión creaban un protector «efecto de invernadero» sobre la tierra de ese período.

1.8 Cielos: Véase la definición del firmamento en la nota al v. 6.

1.9,10 El tercer día marcó la aparición de la tierra al definirse el límite (Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar) de los Mares.

1.11,12 Dios mandó que la tierra, con su potencial productivo, diera vida al reino de las plantas. Según su género: Las leyes de la genética divina se impusieron al mundo vegetal.

1.21 Grandes monstruos marinos: Las más extraordinarias criaturas del océano, tales como ballenas y delfines. Según su especie: Otra vez, las leyes de la genética que imposibilita cualquiera evolución de un género en otro; un gorrión jamás podrá producir un buitre.

1.24 Bestias: Término genérico que designa todo tipo de animales domésticos; serpientes alude a los reptiles, insectos, y así por el estilo; animales de la tierra se refiere a las especies de animales salvajes. Junto con los mencionados en el v. 21 representan la totalidad del mundo animal.

1.26 Hagamos: Dios estaba hablando no sólo en nombre de lo que se revela como la Trinidad en el NT, sino de toda la hueste celestial, incluyendo los ángeles. Nuestra imagen parece referirse a tales cualidades como la razón, la personalidad y el intelecto, y a las capacidades de relacionar, escuchar, ver y hablar. Todas estas son aptitudes que Dios decidió otorgar a los seres humanos. Y señoree... en toda la tierra: Dios creó al hombre para ser el agente de su reino, para gobernar y someter al resto de la creación, incluyendo las agresivas fuerzas satánicas, que pronto la invadirían.

RIQUEZA LITERARIA

1.26 hombre, ; Strong #120: Hombre, humanidad, Adán el primer hombre o la humanidad en general. se traduce en el Antiguo Testamento como «Adán» (el nombre propio) unas 20 veces y como «hombre», en más de 500. Frecuentemente, cuando la Biblia se refiere a toda la raza humana, se usa la frase b, los «hijos de los hombres». La palabra hebrea , en su sentido general, no tiene nada que ver con masculinidad, sino más bien con humanidad. Por ejemplo, en un caso específico, se refiere exclusivamente a la mujer (Nm 31.35) probablemente se relaciona con el verbo , el ser rojo, que se refiere a la hermosura del ser humano. , «tierra» o «terreno», también podría derivarse de este verbo. De ahí que Génesis 2.7 diga: «Entonces Jehová Dios formó del polvo de ». En 1 Corintios 15.47 Pablo ve a Adán como hombre terrenal. es una de las cuatro principales palabras hebreas para «hombre» que se usan en la Biblia. Véanse también , , y geber.

DINÁMICA DEL REINO

1.26-28 Dios creó al hombre (varón y hembra) a su propia imagen, ORDEN FAMILIAR. Estos versículos contienen una frase que es la piedra angular del entendimiento bíblico de la humanidad: imagen de Dios. La imagen de Dios se presenta principal y primordialmente en relación con un singular concepto social o comunitario de Dios. «Entonces dijo Dios [singular]: "Hagamos [plural] al hombre a nuestra [plur

DINÁMICA DEL REINO

1.26–28; 2.16, 17 El dominio «delegado» a la humanidad, LOS FUNDAMENTOS DEL REINO. Al crear al ser humano, el Soberano del universo decidió delegar a la humanidad el señorío sobre la tierra (v. 28). El poder y la autoridad humana para el ejercicio de este señorío se originan en el deseo divino de hacer a los seres humanos a su propia imagen y semejanza. La habilidad humana para regir la tierra descansará en su continua obediencia a la autoridad de Dios como Señor de la creación. Su poder para reinar en la vida dependerá de su fidelidad a la hora de obedecer la ley divina. Véase también 1 Cr 29.10–16.

DINÁMICA DEL REINO

1.26-28 El valor intrínseco del ser humano, VALOR HUMANO. El ser humano es distinto al resto de la creación. El divino concilio trinitario determinó que la humanidad habría de poseer la imagen y la semejanza divinas. Los humanos son seres espirituales, no sólo cuerpo, sino también alma y espíritu. Son seres morales, cuya inteligencia, percepción y determinación propia

Capítulo 2

2.1 La obra de la semana de la creación ha finalizado: la tierra es habitable, ha sido creada la vida, el hombre ejerce su dominio sobre lo creado, hay alimentos para todos. Sin embargo, el papel de Dios no ha concluido; el poder que sostiene la creación obra hasta hoy día.

DINÁMICA DEL REINO

1.31 Antes de la Caída, LOS FUNDAMENTOS DEL REINO. El orden original del medio ambiente humano en la tierra se debe distinguir de lo que llegó a ser luego del impacto de la caída humana, la maldición y el diluvio (Is 45.18; Ro 8.20; 2 P 3.4–7). No debe atribuirse a Dios la desarmonía agrícola, zoológica, geológica y meteorológica a la cual fue sujetada la creación. La perfecta voluntad de Dios, como fundador y Rey de la creación, no se manifiesta en la presencia de la muerte, la discordia, la enfermedad, los desastres o el pecado humano. Nuestro mundo presente no refleja el orden del reino que originalmente deseaba Dios para el disfrute del ser humano en la tierra, así como tampoco refleja el reino de Dios como finalmente se experimentará. Al entender esto, deberíamos tener cuidado de no atribuirle a la «voluntad de Dios» aquellas características de nuestro mund

2.2,3 Reposó significa que Dios se abstuvo de seguir creando al haber terminado toda la obra que hizo. El día séptimo: Creado para bien del ser humano, el día de reposo fue ordenado por Dios y lo santificó en el sentido de que quienes lo observaran se harían acreedores a las bendiciones divinas. Así, Dios estableció la semana de siete días como parte del orden universal.

2.4 Orígenes: Literalmente «generaciones», que significa «linaje», una palabra que aparece 11 veces en Génesis; término usualmente utilizado para introducir una nueva genealogía o narración. Este capítulo presenta la creación desde una perspectiva diferente, más localizada y centrada en el ser humano.

2.5, 6 Dejando a un lado gran cantidad de detalles contenidos en el cap. 1, estos versículos corresponden a 1.2. Un vapor: Probablemente «un manantial» o «agua fresca del océano»; el agua de las profundidades estaba surgiendo aparentemente en la todavía indefinida tierra (continentes).

2.7 Formó: Seis de los términos hebreos utilizados en estos primeros capítulos para describir el proceso de la creación son muy similares, así que los traductores modernos emplean en cada ocasión palabras diferentes para que el lector sepa que está ante un término hebreo distinto. Todos ellos se aplican a la actividad creadora de Dios: baraÕ (1.1), «crear»; Õasah (1.7), «hacer»; nathan (1.17), «poner»; yatsar (2.7) «formar»; banah (2.22), «hacer» o «edificar»; y qanah (4.1; 14.19), «crear», «poseer» o «adquirir». Un momento muy especial fue aquel cuando el Creador sopló en su nariz aliento de vida. «En él estaba la vida» (Jn 1.4), y le dio a la humanidad esa vida preciosa que sólo Dios puede dar.

2.8 Un huerto alude a un lugar real; no es una simple alegoría. En Edén, al oriente: Indica una región que se halla al este del actual Israel, en algún lugar de Mesopotamia o Arabia.

2.9 En esa fértil reserva natural se encontraban los dos árboles alrededor de los cuales giraría toda la historia humana de ahí en adelante. Eran los medios materiales utilizados por Dios para comunicar realidades espirituales. El árbol de vida se asocia con la vida de Dios, incluyendo la inmortalidad. El árbol de la ciencia del bien y del mal representa la autonomía humana, esto es, el gobernarse a sí mismo y asumir una postura independiente frente a Dios en todas las esferas de la vida.

2.10-14 Dos de los cuatro ríos han sido identificados: Hidekel (el Tigris) y el Éufrates. Bedelio es una resina aromática amarillenta.

2.17 La tragedia de la autonomía humana se evidencia en la advertencia divina: ciertamente morirás. La autonomía humana incluye la muerte, que se extiende al ser espiritual, moral, social, relacional y, en última instancia, al físico.

2.18 Ayuda: Indica que Adán no era capaz de alcanzar por sí solo todo lo que estaba llamado a ser y a hacer. Idónea para él denota complementariedad. La ayuda es necesaria para el trabajo diario, la procreación, y el apoyo y compañía mutuos.

2.19 Ese es su nombre: Confirma lo que Dios había dicho al hombre en el cap. 1: «Y señoread» sobre la tierra y sus criaturas. Aquel que detenta la autoridad está llamado a nombrar a los miembros de la comunidad de la cual es responsable.

2.21 Una de sus costillas: Como en otros milagros de la Escritura, Dios comienza con una «pieza», como el plato de comida del cual Elías se alimentó durante dos años y medio, y los panes y peces con que Jesús dio de comer a las cinco mil personas. La costilla fue probablemente seleccionada como parte simbólica de lo más íntimo de la anatomía de Adán.

2.24 Dejará: Connota un cambio de prioridades por parte de quien contrae matrimonio. Y se unirá encierra la idea de pasión amorosa y a la vez permanencia. Una sola carne supone cierto número de implicaciones, que incluyen la unión sexual, la concepción de los hijos, la intimidad espiritual y emocional, y el mostrarse el mismo respeto que se guarda a los padres o parientes cercanos. Esto se complementa en el NT, donde se aclara que los esposos cristianos son además hermano y hermana entre sí.

Capítulo 3

3.1–24 Este capítulo, en torno a la caída de la humanidad, introduce dos temas dominantes en la teología del AT: 1) Dios es una persona y es un Dios salvador; 2) el ser humano es pecador. El lector no podrá comprender plenamente la Biblia si no hace suyas estas dos grandes verdades.

3.1–5 Véase la sección 2 de «Verdad en acción» al final de Génesis.

3.1 La serpiente es identificada en Apocalipsis 12.9 como el mismo Satanás, aquí en una forma corporea. No está claro por qué escogió a la serpiente entre todos los animales... que Jehová Dios había hecho. Más adelante, el relato del AT menciona a la serpiente entre los animales inmundos (Lv 11). Es astuta, fuerte y escurridiza. Conque Dios os ha dicho: «Todo esto no es suficiente», sugiere el tentador. «¡Puedes tener más!» La pregunta fue hábilmente reformulada: ¿De todo árbol?

3.2,3 La respuesta de la mujer revela su inocencia original, pero la serpiente la hizo reconsiderar el asunto.

3.4 Esta descarada mentira puede ser traducida: «¿Morir? ¡No moriréis!». Es decir, «Dios os ha amenazado falsamente con la muerte».

3.5 Seréis como Dios: La tentadora sed de poder puede ser inagotable, aun cuando la gente tenga cubiertas todas sus necesidades. Sabiendo encierra el significado de «experimentando»; lo cual hacía que el reto fuese ahora mayor: «Dios los está privando de algo bueno (la autonomía) para mantenerlos dependientes de Él».

3.6 Véase la sección 2 de «Verdad en acción» al final de Génesis.

3.6 El deseo de alcanzar la sabiduría le pareció razonable a la mujer. Desafortunadamente, su definición de la sabiduría era la autonomía humana, no la dependencia de Dios, como se enseña en Proverbios 1.7.

3.7 Estaban desnudos: La «sabiduría» recién obtenida por Adán y Eva no les trajo el prometido conocimiento del bien y el mal, sino la vergüenza de descubrir que estaban desnudos.

3.8 Los pecadores siempre se han escondido de la presencia de Jehová Dios, y lo continuarán haciendo: «Escondednos del rostro de aquel que está sentado en el trono» (Ap 6.16).

3.9 Jehová Dios no preguntaba porque ignorara, sino como un padre que se dirige a un hijo desobediente para decirle: «¿Qué has estado haciendo?»

3.12,13 Aparece por primera vez otra debilidad humana: el hombre culpa a la mujer y a Dios. La mujer también trata de evadir la culpa.

3.14, 15 Maldita serás encierra la idea de estar bajo el juicio de Dios. Aunque el significado exacto de que la serpiente haya sido maldecida entre todas las bestias no está claro, Pablo confirma más tarde la idea de que toda la creación fue afectada por la caída de Adán (Ro 8.20–22). Sobre tu pecho andarás no significa que la serpiente haya tenido patas antes; más bien parece una forma poética de decir que el mundo animal no podría recuperar por sí solo su condición anterior a la caída. Polvo comerás también es símbolo de extrema humillación.

Las alusiones del NT al v. 15 (Ro 16.20; Heb 2.14; Ap 12) parecen indicar que la maldición a la serpiente tiene una más amplia aplicación. Interpretada mesiánicamente, la enemistad representa el conflicto entre Satanás (tu simiente) y el pueblo de Dios, especialmente Jesucristo (la simiente suya). Esta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar alude a la larga lucha entre el bien y el mal, que Dios gana al fin por medio de Jesucristo, el segundo Adán. A menudo se cita el v. 15 como la primera profecía mesiánica del AT, el «Protoevangelio».



RIQUEZA LITERARIA

3.15 cabeza, rosh (rohsh); Strong #7218: Cabeza, la cabeza (del cuerpo humano); la cabeza de una fila; lo que es principal o supremo; primero, tope, príncipe, la parte más alta, cúspide, comienzo, líder, primordial y jefe. Así como la «cabeza» de una compañía se referiría a su ejecutivo principal, rosh se usa para mostrar liderazgo. En 3.15, la promesa es que la «simiente de la mujer» algún día aplastaría la «cabeza de la serpiente», esa mujer en particular tendría parte en el acto de deshacer los efectos de la caída. En su sentido más específico, el Señor Jesús aplastó a Satanás en la cruz. En su sentido más amplio, la raza humana llegará a triunfar completamente sobre el Maligno (Ro 16.20).



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   139


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos