Documento de trabajo para la conformación del nuevo programa institucional de tutoríAS


Programa Institucional de tutorías



Descargar 411.21 Kb.
Página2/5
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño411.21 Kb.
Vistas179
Descargas0
1   2   3   4   5

Programa Institucional de tutorías



1. Definición de tutoría

La Tutoría es una estrategia para la mejora del desempeño académico de los estudiantes. Requiere de un proceso de acompañamiento del docente a lo largo de su formación; lo cual implica una atención y orientación sistemática en el proceso educativo (enseñanza-aprendizaje), en el que se deberán considerar los factores fisiológicos, psicopedagógicos, socio-económicos e institucionales, que influyen en el estudiante para el avance o retroceso de su proceso educativo.

La tutoría también se considera un complemento de la función docente, es un espacio de encuentro y comunicación (docente-alumno) extra aula, que favorece esquemas diferentes de enseñanza-aprendizaje. En este espacio es posible trabajar y pensar con el alumno para la atención y solución de problemas o para optimizar el proceso de formación. Su ejercicio requiere sistematización, supervisión, ubicación en un espacio físico, definición de actividades y horarios. De manera colateral, la tutoría se apoya de servicios especializados que pueden formar parte o no de la institución y a donde se deriva al estudiante, dependiendo de la valoración que haga el tutor acerca de la problemática que presente el mismo.

La tutoría es pues una acción pedagógica que favorece el proceso educativo de manera integral; es decir, ayuda a definir el camino que recorre una persona a lo largo de su vida escolar, en el que asimila experiencias e integra conocimientos. Este proceso se vincula al nivel educativo que esté cursando el alumno y a los contenidos y destrezas disciplinarias que tendrá que desarrollar; por ello, la tutoría está orientada a potenciar las capacidades de los estudiantes a lo largo de su estancia en una Institución.

La Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) considera que la tutoría es una herramienta estratégica que permite fortalecer los programas educativos, a través de la atención directa a los alumnos, es una alternativa ante la existencia de problemas que no pueden ser atendidos en las aulas y que dificultan el proceso formativo de los alumnos.

Bajo esta perspectiva, las diferentes DES que conforman nuestra Institución han hecho esfuerzos para atender las problemáticas educativas, que propician entre los alumnos el rezago, la deserción o la no titulación; sin embargo han sido insuficientes y desarticulados a pesar de que se comparten problemáticas comunes. Esto ha llevado a la decisión institucional de coordinar estas acciones para atender de manera puntual, sistemática y en forma ampliada, a los alumnos de nuestra Universidad. Para desarrollar las actividades de en materia de tutorías, requerimos contar con un mínimo de infraestructura, con herramientas de registro y seguimiento, con espacios adecuados par la canalización de los alumnos y con un programa propio de capacitación continua para los tutores. Con ello facilitaremos al cuerpo de docentes que realiza esta función, atender con certeza y eficiencia a los estudiantes, cumpliendo así con el objetivo central de la tutoría que es potenciar entre los alumnos que cursan nuestros programas educativos a concluir satisfactoriamente sus estudios.

El Programa Institucional de Tutorías (PIT) es coordinado desde su origen por la Dirección de Desarrollo Académico, con apoyo del Comité Institucional de Tutorías (CIT), el cual está conformado por los coordinadores de tutorías de las facultades y de la escuela de bachilleres. En este espacio, se recuperan las problemáticas comunes y se desarrollan acciones articuladas en las DES que propicien el avance de un programa de trabajo general que orienta las acciones tutoriales de nuestra Institución.

Es necesario señalar que la parte operativa esta centrada en las DES a través de su Coordinador y el Comité de Tutorías, los cuales de manera colegiada, en forma sistemática y coordinada llevan a cabo las actividades con los estudiantes; dirigidas a la atención personalizada y de acompañamiento individual o grupal desde el ingreso hasta el egreso, con la finalidad de favorecer el proceso formativo integral, disminuir los índices de reprobación, rezago y deserción escolar, y mejorar la eficiencia terminal.

Es fundamental el proceso de acompañamiento y apoyo a los estudiantes, para atender sus requerimientos de información, orientación e integración académica e institucional, se complementa con el trabajo de asesoría académica, a través de la derivación del estudiante a profesores con la orientación disciplinaria requerida. De esta manera, el PIT, está centrado en el alumno, y su proceso de aprendizaje, favoreciendo el desarrollo de habilidades para su permanencia regular en la institución, logrando los objetivos de formación de los programas académicos, asegurar la terminación regular de sus estudios, con la obtención del grado correspondiente en el tiempo previsto, así como para favorecer su inserción al campo profesional respectivo”.
Tipos de tutoría.

Tutoría individual. Se recomienda para problemáticas específicas del alumno atendiendo el hecho de que cada uno de ellos en su autonomía requiere atención individualizada.


Tutoría grupal. Se recomienda para tratar problemáticas que afectan al grupo o a una parte del mismo. Para resolver conflictos entre el grupo y el profesor; analizar índices de reprobación.
Por la forma en que se puede dar la tutoría entre tutor y tutorado, podrá ser:


  • Forma presencial. Es el encuentro personal de tutor y tutorado para llevara cabo la sesión de tutoría.




  • Forma Virtual. Se puede implementar a partir del campus virtual y el sitio web de tutorías, en el cual los alumnos a través de su clave de acceso pueden usar los recursos de este sitio, además cuenta con la posibilidad de comunicarse a través de correo electrónico, Chat o foros de discusión con tutores y tutorados para intercambiar experiencias.




  • Forma mixta. Es la combinación de la presencial y la virtual, según las necesidades o las circunstancias que existan en torno a la función tutorial.

El tutor. Todo aquel académico de la Universidad, encargado de llevar a cabo la función tutorial.


El tutorado. Es todo aquel alumno de la universidad que recibe los servicios de la actividad tutorial por parte de las instancias establecidas para tal efecto.

Alumno Tutor. Estudiante de la UAQ con una trayectoria académica destacable, dispuesto a dar asesorías a sus compañeros con problemas académicos y que es apoyado por un tutor.


Funciones del Tutor

    1. Establecer fechas, horarios y sitios de reunión individual o grupal de la facultad y escuela de bachilleres.

    2. Las modalidades que podrá utilizar será: presencial, individual, grupal y a distancia. (telefónica, postal, correo electrónico, chat, fax, video-conferencia y página web de tutorías)

    3. Orientar al alumno a la elección de asignaturas y actividades académicas tanto de los programas semiflexibles como no flexibles.

    4. Canalizar al alumno para la elaboración de trabajos académicos, de tesis y ejecución de su servicio social.

    5. Canalizar al alumno a los distintos servicios e instancias de la Universidad y darles seguimiento.

    6. Apoyar al alumno en todos los asuntos relacionados con el aprendizaje fomentando el desarrollo de habilidades de estudio, así como potenciar fortalezas en los estudiantes a su cargo, según las diferencias individuales.

    7. Debe conocer la estructura y organización del programa académico, así como la organización de la Universidad Autónoma de Querétaro.

    8. Brindar información académico-administrativa.

    9. Crear un ambiente de confianza en el alumno que le permita manifestar sus necesidades, y de ser necesario canalizar a la instancia correspondiente.

    10. Mantener confidencialidad de toda la información que se obtenga del tutorado.

    11. Evaluar el programa con los estudiantes, dos veces por semestre y presentar el informe correspondiente al Coordinador de Tutores de la Facultad y Escuela de Bachilleres

    12. Fomentar el uso racional de todos los recursos que ofrece la Universidad para su formación.

    13. Llevar cuidadosamente y tener al día el registro de seguimiento del estudiante, para conocer el estado de su proceso de formación integral y el nivel de su rendimiento académico.

    14. Evaluar el rendimiento académico de los estudiantes para informar trimestralmente al Coordinador, previa reunión con profesores y demás tutores que se consideren pertinentes.

    15. Asistir a las reuniones convocadas por la Coordinación del Programa, el Consejo Académico de la Facultad y Escuela de Bachilleres, para tratar el caso particular de uno de sus estudiantes, cuando se les convoque.

    16. Contribuir al proceso de consolidación y autoevaluación del Modelo Educativo Institucional.


Obligaciones del tutorado

    1. Deberá cumplir con el programa de trabajo que el tutor le señale.

    2. Asistir a la hora y fecha asignada por el tutor.

    3. Recurrir al tutor para efectos de solicitar atención especializada que requieran para su formación y bienestar.

    4. Participar en los procesos de evaluación del programa.

    5. Dar la importancia y respeto que merecen el programa y el tutor.


Requisitos para ser tutor.

    1. Conocer la organización, funciones generales y servicios que brinda la Universidad Autónoma de Querétaro.

    2. Conocer la organización, funciones generales y servicios que brinda la Facultad y Escuela de Bachilleres.

    3. Conocer la estructura y organización del programa académico que le corresponde.

    4. Asistir y acreditar los cursos y talleres que la Dirección de Desarrollo Académico y el Comité Institucional de Tutorías determinen.

    5. Cumplir con las evaluaciones periódicas que la Facultad y Escuela de Bachilleres establezcan.


Objetivos.

Objetivo General

· Apoyar a los alumnos en su formación integral, a través de la atención y seguimiento personalizado de los docentes, los cuales además de orientar e informar sobre la organización y procedimientos institucionales, atenderán los aspectos cognoscitivos y afectivos del aprendizaje, para que el estudiante desarrolle no solo los conocimientos básicos o disciplinarios, técnicos y científicos que demande su formación, sino también habilidades y destrezas que le permitan concluir sus estudios o continuar con otro nivel formativo; además de redefinir o confirmar actitudes, aptitudes y valores que lo determinan como sujeto social.

· Mejorar la calidad de los distintos programas educativos y servicios que ofrece la U.A.Q., fortaleciendo la función docente, acompañando a los alumnos en el proceso académico y promoviendo la vinculación de los programas con el ámbito profesional.

· Implementar el nuevo modelo educativo, para la mejora en la calidad académica de los PE, sus servicios educativos y la atención a estudiantes.


Objetivos específicos

1. Desarrollar un esquema de organización y generar estrategias comunes para:

a. Que el estudiante se adapte con mayor facilidad al ambiente escolar.

b. Que el alumno tenga mayor claridad en su decisión vocacional y profesional.

c. Que el alumno cumpla los objetivos del programa educativo y concluya satisfactoriamente sus estudios logrando su titulación en el tiempo previsto.

d. Que el alumno desarrolle habilidades de aprendizaje y autoaprendizaje (disciplinares, de la lengua nativa y de otras, de investigación, de manejo de las nuevas tecnologías, culturales, etc.).

e. Que se disminuya el rezago y los índices de reprobación.

f. Que se eleven los niveles permanencia, egreso y titulación.

g. Que el alumno desarrolle valores, conocimientos y habilidades bajo una actitud crítica y de innovación permanente, así como una actitud de aprendizaje a lo largo de la vida.

h. Que el alumno desarrolle conocimientos y técnicas de auto cuidado y cuidado del medio ambiente.

i. Que el estudiante se integre con mayor facilidad al mundo laboral y profesional.

2. Incidir en la elevación de los índices de permanencia, egreso y titulación, a través de acciones particulares aplicadas por cada DES.

3. Fortalecer la formación disciplinaria de los estudiantes, con el acompañamiento sistemático y personalizado de su proceso educativo, propiciando con ello la mejora de los índices de retención y eficiencia terminal.

4. Incrementar la capacidad de atención y seguimiento al desempeño académico de los estudiantes mediante diversas estrategias de apoyo al aprendizaje.


Además, a través del PIT se buscará:

  • Propiciar estrategias de aprendizaje para favorecer el desarrollo conceptual, crítico y propositivo de los estudiantes.

  • Impulsar estrategias de aprendizaje que propicien el desarrollo del pensamiento y de habilidades para la innovación.

  • Desarrollar habilidades para el manejo de los recursos de la informatización.

  • Fortalecer habilidades metodológicas para la investigación como dispositivo pedagógico.

  • Impulsar la enseñanza del idioma extranjero a todos los estudiantes de los diferentes niveles educativos que imparta la UAQ.

  • Brindar atención personalizada a través de un sistema institucional de tutorías, que permitan elevar los niveles de eficiencia terminal.

  • Desarrollar hábitos de estudio y de investigación para lograr una actitud favorable hacia el aprendizaje continuo a lo largo de la vida.

  • Diseñar programas de formación cívica para el desarrollo de una cultura democrática.

  • Ofrecer servicios de orientación vocacional, escolar y educativa.

  • Implementar medidas normativas que contemplen el respeto a la dignidad humana de personas con necesidades educativas especiales, así como la adecuación de los espacios para su libre tránsito en zonas abiertas y edificios universitarios.

  • Fomentar la participación de los estudiantes en actividades culturales.

  • Promoción de una cultura de auto cuidado de la salud.

  • Promover la práctica deportiva y recreativa.

  • Fomentar una cultura de preservación y desarrollo ecológico.


Misión


Apoyar con responsabilidad y compromiso, la formación integral de los alumnos para que se desarrollen con un alto nivel de competitividad profesional mediante el diagnóstico, intervención y canalización del estudiante, realizadas con respeto y honestidad.

Visión


Formar profesores sensibilizados, motivados y preparados para la tutoría, con una organización dinámica que genere servicios y atienda las necesidades de los futuros profesionistas para el logro de su formación integral acorde con las exigencias sociales, políticas y económicas de nuestro entorno; de tal forma que todos los profesores de la UAQ se habrán de incorporar al PIT, atendiendo a la población estudiantil.

Vinculación de la tutoría y los programas de atención al estudiante:

Para lograr la formación integral de los estudiantes conforme al modelo educativo de la UAQ, se establece como una estrategia, la atención personalizada de los alumnos a través de las tutorías, pero a su vez, este tipo de atención requiere de la articulación de los esfuerzos institucionales para el apoyo del tutorado.


Por lo anterior se deben fortalecer los vínculos entre la tutoría y los programas de atención a los estudiantes, incrementando y diversificando los programas de apoyo para potenciar la formación académica y personal de los alumnos, así como de sumar e integrar los esfuerzos, evitando su dispersión y la subutilización de los mismos.
El tutor, a través de una formación, a profundidad y a largo plazo, podrá identificar, como resultado del diagnóstico con base en la entrevista tutorial, a alumnos con un potencial de alto desempeño así como a alumnos que tienen bajo desempeño y que presentan problemáticas específicas y canalizarlos, mediante el formato respectivo, al programa de apoyo adecuado.
Es así que, de acuerdo al Reglamento de estudiantes, se debe contar con una estructura administrativo y de servicios de apoyo que facilite la derivación de los alumnos, en este sentido, nuestra Institución construirá, proporcionará y difundirá esa red de servicios de apoyos para el tutorado, misma que deberá estar documentada en la “Carpeta del Tutor”. (Ver anexo)
Como una visión a mediano plazo, serán gestionados nuevos servicios que sean detectados como necesarios mediante el trabajo colegiado de los tutores y se construirán redes de programas y servicios de apoyo a los estudiantes para fomentar la colaboración, apoyo e intercambio de experiencias entre las diversas instituciones que los prestan en el plano estatal y regional.
Pero corresponde al tutor conocer y difundir entre los alumnos los apoyos con los que se cuentan así como solicitar y/o modificar la estructura administrativa actual para adecuarlas en la medida de lo posible, a las necesidades de los alumnos.
Por otro lado, las diferentes instancias que ofrezcan servicios de atención al estudiante también recopilarán información y harán las propuestas pertinentes que retroalimenten la función tutorial.

Estrategias del Programa Institucional de Tutorías
La conjunción de una serie de elementos internos en nuestra institución relacionados con la actividad tutoral en los últimos dos años, tales como la redefinición de nuestro modelo educativo centrado en la atención integral del estudiante, la integración de la figura de tutorías en el estatuto orgánico y en el reglamento de estudiantes, la actual discusión de una propuesta de reglamento sobre tutorías, la apertura de la discusión del Programa Institucional de Tutorías mediante en presente documento, la integración de grupos colegiados y de estudiantes tutores en apoyo a la actividad que se realiza sobre tutorías, la realización del primer foro interno sobre la problemática que guardan las tutorías en algunas de nuestras facultades, la iniciación de nuestro propio programa de capacitación de docentes tutores mediante un Diplomado en línea, la creación de la página web del PIT, la construcción de los espacios para las facultades en el campus virtual en apoyo a la actividad tutorial, el surgimiento de nuevas alternativas para canalizar a nuestros estudiantes, nos permiten plantear con optimismo una serie de estrategias que potencien la labor que sobre tutorías realizamos cotidianamente en nuestra institución en los rubros de Innovación, Difusión, Capacitación y Actualización, Evaluación y Seguimiento del PIT. Para el cumplimiento de esas estrategias, seguiremos recurriendo a las diversas instancias nacionales, haciendo propuestas viables que nos permitan obtener los recursos necesarios para tal fin. Cabe señalar que muchas de las acciones en materia de tutorías realizadas a fines del año pasado y durante lo que va del presente, fueron apoyadas económicamente por el Primer Programa de Apoyo a la Formación Profesional y en menor medida por el PIFI 3.3, convocados el año pasado por la ANUIES y por la SEP, respectivamente.
Innovación

La definición y deslinde que pretendemos concretar, tanto en la nueva versión del Programa Institucional de Tutorías como en el Reglamento General de Tutorías, permitirán normar la relación entre la coordinación general del PIT y las DES, de tal manera que si bien logremos sincronizarnos en torno a una visión general de lo que será la tutoría en nuestra institución, pero dejando a las DES en libertad de plantear acciones innovadoras de la actividad tutoral en cada una de ellas. Tenemos la certeza que cada una de las DES podrá adecuar a sus actividades propias la participación del docente tutor, es decir, sabemos que no todos los profesores tendrán la vocación para atender directamente a los alumnos, pero sí para apoyar quizás administrativamente el Programa de tutorías de su Facultad o escuela o el de dar un seguimiento a los estudiantes que realizan servicio social o potenciar la difusión de las actividades de tutorías dentro de su DES, entre otras.


Difusión

Es indudable que hace falta una campaña más consistente de difusión del PIT entre directivos, profesores, estudiantes y administrativos. Para tal fin, pretendemos elaborar una serie de guías dirigidos a cada uno de los sectores mencionados, de tal manera que a cada uno de ellos les quede claro las bondades del programa. También pretendemos abrir espacios de comunicación para plantear el PIT ante las diferentes instancias de discusión en las DES (cursos propedéuticos, cursos de inducción, reuniones de maestros, asambleas de alumnos, consejos académicos, etc.) En este esfuerzo aprovecharemos al grupo colegiado de difusión del PIT y solicitaremos un espacio de difusión en radio UAQ, así como reforzaremos la información en el Portal de Tutorías y optimizaremos el uso del Campus Virtual sobre tutorías en nuestra página Web.


Capacitación y Actualización

Actualmente nuestras estadísticas nos indican que menos del 50 % de PTC han sido capacitados para ser tutores, (Ver anexo de Estadísticas) sin embargo para que el PIT funcione eficiente y adecuadamente, se requiere que todos nuestros profesores reciban la capacitación necesaria. Aunque quizás no lleguemos a tener el 100% de nuestros profesores de tiempo completo involucrados en el PIT, consideramos importante que exista un programa propio de capacitación continua sobre tutorías dirigido al sector docente de tal manera que los PTC de nuevo ingreso, así como los que no han tomado curso alguno de tutorías e incluso los profesores de tiempo libre que se encuentren en esa misma situación, conozcan toda la información y las diversas actividades que gravitan alrededor de la tutoría. Para ello seguiremos abriendo cursos de capacitación continuamente a través del Diplomado en Línea para la Formación de Tutores, que recientemente iniciamos con apoyo de Modalidades Educativas y Tecnologías para el Aprendizaje (META); esta acción se verá potenciada con un curso de capacitación presencial en tutorías derivado del grupo académico de capacitación en apoyo al PIT, quién está por empezar a difundirlo y ofertarlo durante el intersemestre de verano.


Evaluación y Seguimiento

El Primero Foro Interno sobre seguimiento y evaluación de la actividad tutoral instrumentado el mes pasado con seis de nuestras facultades, será potenciado con la realización a mediados de junio de un curso-taller, que nos permita analizar la información del foro y empezar a definir nuestros propios parámetros e instrumentos de evaluación de las tutorías en nuestra institución. Esto se complementará mediante una actividad similar con el resto de nuestras Facultades y Escuela de Bachilleres durante el mes de agosto. También pretendemos que para el próximo semestre las DES utilicen el Espacio Virtual de nuestra Página Web, para hacer llegar los informes de las actividades que en materia de tutorías realizan maestros y alumnos cotidianamente.




Canalización de los Tutorados

La puesta en marcha del programa de estilos de vida saludable en el Centro Universitario, aunado a los otros espacios que nuestra Universidad utiliza para la atención de las diversas problemáticas de los estudiantes, nos ha permitido trabajar muy estrechamente con la Secretaría de Extensión en una mayor canalización de alumnos para ser atendidos u orientados en aspectos pedagógicos, psicológicos, de salud, de apoyo nutricional, etc. Si bien es cierto, que lo ideal sería tener unidades de atención en todos nuestros campus, esto se puede ir logrando paulatinamente en la medida que sincronicemos nuestros esfuerzos y justifiquemos ante las instancias encargadas de otorgar financiamiento la necesidad de contar con la infraestructura y personal necesario para tal fin. Es necesario también que este tipo de programas sean del conocimiento de todo el alumnado y de los profesores que realizan tutoría, para lo cual se requiere articularlo a nuestros programas de difusión.


Marco Legal

En el contexto del proceso de revisión y actualización de la legislación universitaria y, bajo el impulso que ha venido teniendo el Programa Institucional de Tutorías en los últimos años, el Consejo Universitario aprobó en los meses de octubre y noviembre de 2007 el nuevo Estatuto Orgánico de la Universidad Autónoma de Querétaro y el Reglamento de Estudiantes. Estos instrumentos normativos, que por una parte, dan respuesta y sentido a las necesidades de organización y funcionalidad de la institución, por la otra, también abren espacios para la incorporación y formalización de nuevas figuras educativas que en los últimos cinco años han estado presentes como parte de la función docente, pero que carecía de reconocimiento dentro de algún cuerpo normativo, como es el caso de la tutoría.

Si bien es cierto que en el plano institucional se carecía de disposiciones reglamentarias en esta materia, fue a través de dos programas de carácter federal que se incorporó la labor tutorial como un ejercicio obligatorio: el Programa Nacional de Mejoramiento del Personal Académico (PROMEP) y el Programa Nacional de Becas para Estudios Superiores (PRONABES). En el primero, para que un profesor pueda recibir los beneficios debe realizar actividades de tutoría, las convocatorias contemplan que dentro del tiempo dedicado por los profesores a la institución deben distribuirlo de tal manera que no quede fuera el ejercicio de la tutoría con estudiantes. En cuanto al PRONABES, cada becario tiene que tener asignado forzosamente un tutor.

En lo interno, la UAQ ha venido incorporando la figura de la tutoría en los procesos de concursos por plazas de tiempo completo, estableciendo como parte de las funciones a desempeñar por parte del personal contratado, la realización de actividades tutoriales. Esto, en correspondencia con las disposiciones emitidas por la Secretaría de Educación Pública federal, en el sentido de que todo profesor de tiempo completo tiene la obligación de participar en tutorías de estudiantes.

Si bien es cierto que la implementación o la instauración de los programas de tutorías en las instituciones de educación superior no llegaron con su normatividad para su operación, ha sido notorio que en los últimos años diversas instituciones educativas del país han venido formulando las reglas para el ejercicio de la tutoría, esta es una tendencia que está muy presente en el plano nacional y en las universidades de otros países.

Por ello, es importante destacar que la UAQ, desde el año pasado, se encuentra inmersa en un proceso de reforma, cuyos primeros resultados son los documentos normativos que hemos mencionado antes, y a los cuales, se ha incorporado la figura de la tutoría. En el nuevo Estatuto Orgánico, como parte de la ampliación de las facultades del titular de la Secretaría Académica, ha quedado contemplada la posibilidad de plantear programas de atención a los estudiantes para su formación integral, como es el caso del Programa Institucional de Tutoría. Esto es relevante para la vida académica de la universidad, en el sentido de que la razón de ser, o la esencia de los programas de tutorías es académica y no otra. De igual manera, en el Estatuto ha quedado establecido de manera clara, que dentro de la labor de los trabajadores académicos, deben de participan en las actividades de tutoría.

Aunado a estas disposiciones, el nuevo Reglamento de estudiantes de la UAQ ha acogido de manera más amplia los propósitos u objetivos de la tutoría, ha establecido los lineamientos para la incorporación de los estudiantes a esta actividad, así como sus obligaciones y el papel o rol que deben desempeñar las instancias de las facultades. Este ha sido un paso importante en el tránsito de la regulación y el reconocimiento que debe tener la tutoría en el plano formal e institucional de nuestra universidad. Esto abonará en la certidumbre en cuanto a la operatividad de la misma y al reconocimiento legítimo de quienes participan de manera responsable.

Sin embargo, hace falta la creación de un reglamento que establezca la regulación de todo el proceso que implica la acción tutorial, que precise las facultades y deberes de todos los participantes en los programas de tutorías, la organización y funciones, el seguimiento y la evaluación, entre otros aspectos.

Por ello, bajo el impulso de la coordinación general del PIT y el Comité Institucional de Tutorías, el Grupo Colegiado de Innovación ha elaborado una venido trabajando propuesta de Reglamento General de Tutorías, el cual se ha canalizado a las Instancias Universitarias correspondientes para su revisión y discusión, y dado el caso, para su aprobación, y así pasar a ser parte de la legislación de la U.A.Q. sin embargo es necesario que el Programa Institucional de Tutorías y el Reglamento General estén en sincronía.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:


  1. ANUIES. 2000. La Educación Superior en el Siglo XXI.

  2. Acuerdo 279 de la Secretaría de Educación Pública (SEP). 2000. Diario Oficial de la Federación.

  3. Página oficial PRONABES http://sesic.sep.gob.mx/pe/pronabes/

  4. ANUIES. 2002. Programas Institucionales de Tutorías. Una Propuesta de ANUIES para su organización y funcionamiento en las IES.

  5. Programa Sectorial de Educación del Estado de Querétaro 2004-2009. 2004. Secretaria de Educación.

  6. Romo López Alejandra. 2006. La Incorporación de los Programas de Tutoría en la Instituciones de Educación Superior. ANUIES.

  7. Plan Institucional de Desarrollo 2007-2012 de la Universidad Autónoma de Querétaro.

  8. Modelo Académico de la Universidad Autónoma de Querétaro. 2007. Dirección de Planeación y Desarrollo Universitario de la UAQ.

  9. Programa Sectorial de Educación 2007-2012. Secretaría de Educación Pública.

  10. Propuesta de Reglamento General de Tutorías. 2008. Dirección de Desarrollo Académico de la UAQ.

  11. Propuesta de adecuación del Programa Institucional de Tutorías. 2008. Dirección de Desarrollo Académico de la UAQ.


ANEXOS

Lunes 10 de julio de 2000 DIARIO OFICIAL (Primera Sección)





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos