Discurso, cultura y poder en la vida cotidiana ian Parker



Descargar 78.71 Kb.
Fecha de conversión26.04.2019
Tamaño78.71 Kb.

Parker, I. (1996) ‘Discurso, Cultura y Poder en la Vida Cotidiana’, In A. Gordo-López y J. L. Linaza (eds) Psicologia, Discurso y Poder: Metodologias cualitativas, perspectivas criticas (isbn: 84-7774-118-2), Madrid: Visor, pp. 79-92
Capitulo 3
DISCURSO, CULTURA Y PODER EN LA VIDA COTIDIANA
Ian Parker
Traducción: Angel J. Gordo-López
El análisis del discurso trata al mundo social como un texto, o mejor dicho, como un sistema de textos que el investigador puede ‘leer’ sistemáticamente para examinar los procesos psicológicos subyacentes; procesos que la disciplina psicológica atribuye a la maquinaria existente en la mente del individuo. La mayoría de los textos también transmiten asunciones acerca de la psicología individual. Así se ilustra en el ejemplo que presentaré más tarde, en el que, a pesar de lo que nos pueda parecer en un principio, el texto está estrechamente ligado a las preocupaciones de la disciplina psicológica.

El análisis del discurso no es una única entidad. Hay muchas formas de atender a cómo cambia el lenguaje, cómo se combina y lo que hace. El énfasis en la variabilidad, la construcción y la función del lenguaje era ya una característica distintiva de un influyente movimiento intelectual -el post-estructuralismo- externo a la psicología antes del reciente interés por el discurso en la psicología (Macdonnell, 1986), aunque la terminología era diferente; en lugar de inspirarse en los estudios en el campo de la sociología del conocimiento científico (Gilbert y Mulkay, 1984), y en lugar de hablar de ‘repertorios interpretativos’ (véase Wetherell y Potter en el cápitulo anterior) los post-estructuralistas, por ejemplo, se valían del término ‘discurso’. Hollway, en el siguiente capítulo de este libro, también utiliza este término en reconocimiento, entre otras cosas, del trabajo de Michel Foucault (y en su caso igualmente del trabajo de Lacan). El término ‘discurso’ tiene la ventaja de mantener en un primer plano la idea de que los sistemas de significado son estructuras relativamente constantes que organizan la subjetividad (Parker, 1992).

Los autores post-estructuralistas habían reconocido que las relaciones sociales y el sentido de nosotros mismos no son creados por una estructura, sino por lo que hacemos. Lo que somos se ‘constituye’ de tal forma que los conflictos entre los discursos definen la actividad simbólica. Foucault (1971) mantuvo que los discursos son ‘prácticas que definen sistemáticamente el objeto del que hablan’ (p. 49), y que ‘nuestra razón es la diferencia de los discursos, nuestra historia es la diferencia de los tiempos, y nuestros yoes la diferencia de las máscaras’ (p. 131). Estas afirmaciones suponen importantes retos en contra del entendimiento de nosotros mismos como indivisibles y consistentes.


La lectura que presento en este capítulo está instruida por una análisis del discurso en su versión foucauldiana, que exploro y presento con mayor detalle en la sección analítica y subsequente discusión. Al final del cápitulo señalaré algunos problemas existentes con esta aproximación, junto con los reproches de aquellos que optan por una investigación discursiva más inclinada hacia estilos etnometodológicos.

Una de las ventajas de la perspectiva foucauldiana es el no establecer asunciones acerca de lo que el escritor o el hablante ‘quisieron decir’. Además en sus estudios históricos Foucault se había interesado en la forma en que los discursos, las ‘prácticas’ producen distintos tipos de psicología (Foucault, 1971, 1986). Espero ilustrar estas ideas por medio del análisis del texto que presento.

La psicología del sentido común se reproduce a través de los textos de los medios de comunicación y las diversas formas rivales de cultura popular. En lugar de presentar parte de las transcripciones de una entrevista o conversación, he preferido escoger un texto que se encuentra entre tanto desperdicio de envases actuales de consumo. Una de mis asunciones es que, al comprar, el consumidor también compra el mensaje existente en el texto del envase. En este caso las instrucciones que se proporcionan sobre el uso del producto participan de un sistema más amplio de prácticas regulativas que la disciplina psicológica pertrecha. Las instrucciones en la caja de un dentrífico infantil se me aparecieron como un texto inocente e intrigante. Mi análisis proviene de mi primera sospecha acerca de la función del texto cuando, en el baño de la casa de un amigo, lo vi por primera vez.


EL TEXTO


En la parte anterior del tubo de color blanco, y en tres renglones, está la leyenda: ‘EL BUCHE’, ‘LA PASTA DE DIENTES DE POLICHINELA Y JUDY’, ‘La Pasta Dentrífica Infantil con Fluoruro’. Este estampado centelleante y multicolor aparece en escena junto con las imágenes de Polichinela* y Judy, dando lugar a una multitud de significados apiñados en torno al texto que me dispongo a examinar. Desde la blancura del tubo que significa la blancura de dientes, pasando por los vistosos patrones que posicionan al lector como un/a niño/a, hasta las connotaciones en el idioma inglés del término ‘buche’ (maw): el estómago de un animal o persona. Como consumidores, una vez en la tienda, incluso antes de leer el texto del tubo, hemos leido el paquete de cartón y elegido entre una gran variedad de dentríficos simpáticos no sólo pensados para niños, sino también para sus padres, a quienes se les posiciona como si fuesen niños. A continuación detallo el texto en el que baso mi análisis:
INSTRUCCIONES DE USO
Eliga un cepillo de tamaño infantil con cabeza pequeña, y añada una cantidad de Polichinela y Judy equivalente al tamaño de un guisante. Para la enseñanza del lavado de dientes, sitúese detrás de su hijo/a y coloque una mano debajo de su barbilla inclinándole la cabeza hacia atrás para poder verle la boca. Cepille ambos lados de los dientes y las partes superiores. Cepíllese después del desayuno y cena. Supervise el lavado de dientes de su hijo/a hasta la edad de ocho años. Si su hijo/a está bajo tratamiento de fluoruro, solicite una consulta con el especialista para acordar la toma diaria.
Contiene 0.8% de Monofluorofosfato de Sodio
ANALISIS
Debido al propósito de este análisis y por razones pedagógicas, en este escrito he considerado conveniente estructurar la lectura de este texto acorde a los distintos pasos analíticos que, en otras ocasiones, he propuesto como criterios para la identificación de discursos (Parker, 1992). Cabría señalar que estos pasos camuflan la confusión y desconcierto que abruman al investigador la primera vez que se enfrenta con un texto. Según se avanza, este sentimiento de perplejidad dará paso a la convicción de la banalidad del análisis: lo que no se podía ver, ahora se observa claramente. Es importante tener esto en cuenta cuando pormenorice en mi análisis del texto presentado, y cuando elijas el desenmarañar tu propio texto. Los pasos en este análisis particularizan y detallan el trabajo histórico y conceptual de Foucault sobre la construcción, la función y variación de los discursos atendiendo a los requisitos de la investigación cualitativa en psicología.

Sería posible explorar en mayor detalle los significados del diseño y la apariencia de la caja (ya he mencionado cómo los colores y las letras indican que es un producto principalmente dirigido al público infantil); esto supondría considerar la envoltura como un ‘texto’, siendo el primer paso para la ‘lectura’ (i) el poner el texto en lenguaje escrito. Esta producción de texto escrito, que a veces puede identificarse con una transcripción, nos permite centrar nuestra atención en aquello que se desliza rápidamente en el filo de la consciencia.



Podemos preguntar, por ejemplo: ¿qué significa que el envase sea más pequeño que los tubos estándares?. Es importante darse cuenta que el tamaño inferior ‘refleja’ el menor tamaño del supuesto usuario, al igual que el menor número y tamaño de sus dientes (aunque los dentríficos para los ancianos no son de tamaños inferiores, a pesar de que, normalmente, conserven un menor número de dientes). Esta variación en tamaño nos advierte, desde un primer momento, de las formas en que el texto funciona creando imágenes de el/la niño/a.

En tanto que el análisis del discurso se puede emplear para el examen de textos visuales, y se debe luego poner en palabras, tendríamos que ser conscientes de que el nuevo texto transcrito será algo distinto según sea creado e interpretado por el analista u otra persona.

No es fácil ni aconsejable abordar un análisis del discurso individualmente. Es preferible (y este consejo es extensible para todas las variedades de investigación cualitativa) trabajar en grupo. Este detalle es de máxima importancia en la primera parte del análisis y en un segundo paso en el que deberías (ii) asociarte libremente con el texto. En aquellas ocasiones en que el texto tenga que traducirse a una versión escrita, es de gran ayuda observar las distintas formas en las que se puede describir junto con otra gente, e igualmente asociarse libremente en este momento del análisis. Algunas agrupaciones de connotaciones pueden parecernos extrañas, siendo tentador, aunque desacertado, el descartarlas, pues una vez avanzado el análisis podrían resultarnos útiles. ¿Cuál es el significado, por ejemplo, de la sucesión que conduce desde Polichinela pegando al niño, a Judy como una madre descuidada, al policía, y al cocodrilo con exorbitantes colmillos?. No se tendría que presuponer que el autor del texto, el diseñador del envase, pretendiese que estos significados estuvieran disponibles para el usuario del producto, para así poder insinuar que la narrativa de Polichinela es tal que actúa como marco específico (y negativo) para el cuidado que un adulto proporcione a su hijo/a al cepillarse los dientes.

Si hemos de considerar las formas en que los discursos, como Foucault (1972:49) planteara, ‘sistemáticamente definen los objetos’ a los que se refieren en cualquier texto, entonces, y como investigadores, deberíamos (iii) detallar sistemáticamente los ‘objetos’ que aparecen en el mismo. Un regla conveniente es inspeccionar los nombres, preguntándonos ¿dónde aparecen? y ¿qué significado tienen?. Pasaremos así a disponer de una mejor posición para atar cabos y comprender la clase de mundo que el texto presupone, o el mundo que recrear cada vez que se lee. En el texto encontramos los siguientes nombres:


‘direcciones’ (instrucciones para la aplicación del producto, para el cual este texto especifica el uso correcto);

‘usos’ (tipos de aplicaciones, entre las cuales se insinúa que sólo una es la válida);

‘elecciones’ (acciones que presuponen un rango de alternativas posibles y la capacidad de selección, incluyendo actos de evaluación y decisión);


‘niños/as’ (las categorías de seres destinatarios de ciertos ‘cepillos’);

‘Polichinela y Judy’ (personajes de guiñol que representan el mal cuidado parental);

‘guisantes’ (objetos de determinado tamaño a partir de los cuales se puede estimar la ‘cantidad’);

‘El dentrífico Polichinela y Judy’ (marca de pasta de dientes);

‘enseñanza’ (acto de instruir siguiendo las instrucciones del texto);

‘dientes’ (con ‘lados’ y ‘partes superiores’: superficies que necesitan cepillarse);

‘mano’ (para disciplinar a el/la niño/a en la práctica de lavarse los dientes);

‘barbilla’ (parte del cuerpo de el/la niño/a a sostener para impedir su movimiento);

‘boca’ (parte de la anatomía que contiene los dientes);

‘desayuno’ (primera comida del día después de la cual el cepillado debería comenzar);

‘cena’ (última comida del día que debería dar lugar al lavado de dientes);

‘edad’ (indicio del desarrollo en el que la edad de ocho años figura en este caso como un indicador relevante);

‘fluoruro’ (sustancia cuya ingestión es parte del uso de la pasta de dientes);

‘tratamiento’ (régimen de cuidado sanitario);

‘especialistas’ (grupos de personas encargadas de la regulación, tratamiento y tomas);

‘consulta’ (tipo de comunicación facilitada por los profesionales que se presenta en este caso como orden);

‘toma’ (cantidad de una sustancia que los especialistas sugieren como médicamente adecuada); y

‘0.8% de Monofluorurofosfato de Sodio’ (cantidad de una sustancia química activa)


Estos objetos están organizados y reconstituidos en el texto a través de estilos de habla concretos. En este momento será útil para nuestro análisis (iv) aludir a estas formas de habla como objetos de estudio o discursos. La identificación de los objetos aludidos en el texto nos encamina al momento en que podemos identificar los discursos que los mantienen agrupados. Antes de pasar a la parte del análisis en el que los discursos empezarán a tomar vida por sí mismos, tendríamos que (vi) detallar sistemáticamente los ‘sujetos’ (los grupos de personas) que aparecen en el texto, y (vi) reconstruir, como un dispositivo para explorar el derecho a hablar en el seno de estos discursos, lo que cada persona tiene que decir dentro del marco de reglas presupuestas por el texto. Para llevar a cabo el quinto paso hay que tener en cuenta que alguno de los objetos que hemos identificado son seres que sienten, los ‘sujetos’. Esto sujetos son:


‘niños/as’ (las categorías de seres destinatarios de ciertos ‘cepillos’);

‘especialistas’ (categorías de personas encargadas de la regulación, tratamiento y tomas);


En añadidura a estas dos categorías que aparecen explícitamente, y dejando aparte por el momento la voluntad atribuida a ‘Polichinela y Judy’ por las representaciones populares, el texto se dirige a una tercera categoría de sujetos:
‘los padres’ (categoría de personas a las que van dirigidas las instrucciones y cuya naturaleza está constituida a través de los tres momentos en texto en los que al lector se le posiciona como el poseedor (por medio del índice ‘su hijo/a’) de el/la niño/a a quien el producto va dirigido).

Una vez en el sexto paso, podemos reconstruir los derechos y responsabilidades de los sujetos más importantes del texto y de las redes de relaciones que se reconstituyen, y que posicionan al padre/la madre, o el lector, en relación con el/la niño/a y los ‘especialistas’. En primer lugar, y en relación con el/la niño/a, el adulto tiene que elegir por él/ella, enseñarle, permanecer detrás, sujetar y cepillarle los dientes (ambos lados y partes superiores), realizar esta obligación dos veces cada día en los momentos detallados, y supervisar la actividad (que en este caso implica la creciente autosuficiencia de el/la niño/a en la tarea) hasta la edad especificada (en este momento se supone que lo podrá hacer sin supervisión). En segundo lugar, y en relación con los ‘especialistas’, el padre/la madre deberá solicitar consejo, y seguir la prescripción para el tratamiento y la tomas. Finalmente, y esta vez en relación con el transmisor (el ‘sujeto que se supone que sabe’, el que ha escrito el texto, y que se dirige al lector), el/la padre/madre tendrán que seguir las instrucciones, y, como parte de éstas, solicitar el consejo de un/a ‘especialista’ si es oportuno. Este circuito de responsabilidades posiciona al transmisor en coalición con el ‘especialista’, al recomendársele la solicitud de consulta (aunque delegue al ‘especialista’ la determinación de la dosis diaria adecuada).

Una de las funciones del texto, como la de cualquier texto, es suscitar (desde nuestra posición de investigadores) un red de relaciones. Según progresamos en la conexión de esta red alrededor de los objetos que el texto alude, podemos empezar a (vii) identificar las distintas versiones de los mundos sociales que coexisten en el texto. En el curso de esta actividad llegamos a identificar maneras discretas de habla. Las instrucciones demandan al lector comportarse racionalmente expresándose de forma tal que se presume que el lector es en todo momento responsable de el/la niño/a (desde el desayuno hasta la cena). Nos hacen comulgar con la idea de que el/la niño/a se desarrolla de manera específica hasta una edad puntual (los ocho años), asumiéndose igualmente que el lector está dispuesto a consultar a los especialistas acerca de la salud de su hijo/a.


Nótese que la categoría ‘infante’** carece de género (puede ser un niño o una niña). No hace muchos años probablemente se hubiese empleado el vocablo ‘él’. Este contraste en la forma de marcar el género se inscribe igualmente en asunciones culturales que aparecen en los textos en distintos momentos. Considérese, por ejemplo, la diferencia entre el destinatario del texto, que hemos considerado es el/la padre/madre (y el designado ‘tu hijo/a’), y el destinatario que estaría al cuidado de el/la niño/a en otras culturas fuera del texto marco de referencia, y el destinatario que podría perfectamente ser un/a hermano/a mayor. Así pues, estamos perfilando una imagen de las relaciones que se establecen en este contexto: el seguimiento racional de reglas, y los discursos parentales del desarrollo y lo médico.

Cada una de estas formas de organizar el mundo conlleva el reproche a aquellos que no se adhieren a las mismas. O en otras palabras, de la falta de respeto por la racionalidad o el seguimiento de reglas se seguirá que el lector es estúpido o temerario; el rechazo de responsabilidades paternales invitará a la acusación de irresponsable; el rehusar la idea de que el/la niño/a sigue un patrón de crecimiento y que la enseñanza tiene que dirigirse en la misma dirección puede propiciar el ser acusado de egoista y cómplice de delito; y el negarse a acudir a la consulta de los especialistas con cualificación médica se considera a menudo como una aberración o un rechazo del conocimiento científico. Estas posibilidades se enumeran en un paso en el que (viii) especulamos sobre el modo en que cada uno de estos patrones atiende a las objeciones de estas instrucciones y a las reglas culturales encubiertas detrás de ellas. He sugerido cómo estos procedimientos de defensa pueden manifestarse después de haber enunciado lo que progresivamente tomamos por ser el aspecto crucial del grupo de afirmaciones. También he sugerido que en el proceso de análisis las relaciones entre el octavo y séptimo paso son más complicadas, siendo útil el preguntarse ‘cómo’ los autores ‘imaginarios’ de estas afirmaciones en el texto responderían a los que las contradijesen. Esta técnica nos puede conducir a discursos dispares.



Son los discursos los que ‘definen de lo que hablan’, y no los autores que hablan a través del texto como si fuese una pantalla transparente en la que las intenciones del autor se proyectan. Nuestros ‘autores imaginarios’, por lo tanto, son de cosecha propia (como, en efecto, los discursos en cierta medida, como indicaré más tarde), y los utilizamos para enfatizar la variación y las contradicciones en el texto. Es de gran ayuda el centrarnos en la contradicción y concordancia entre las voces en el texto, y el detenernos en el seguimiento de dos nuevos pasos: (ix) la identificación de los contrastes entre las distintas formas de habla, y (x) la identificación de las ocasiones en que estas formas se solapan.

En nuestro ejemplo, la preocupación con las instrucciones, la supervisión y los derechos profesionales se conectan alarmantemente como discutiré más tarde. Quisiera igualmente desarrollar la cuestión del modo en que las distinciones entre los discursos se pueden magnificar, y cómo difiere la imagen de ‘el/la niño/a’ según los padres y los especialistas médicos. Podemos igualmente apuntar el contraste entre el tono serio de las direcciones de uso y la frivolidad de la imagen de Polichinela y Judy, y el modo en que esta imagen se articula confirmando la posición de los padres y de los especialistas como garantizadores de una vigilancia férrea.

A esta altura del análisis podemos hacer comparaciones con otros textos (xi) para evaluar la manera en que este habla se dirige a distintas audiencias. Puede que se encuentren expresiones del discurso en las que parece girar alrededor de sí mismo y examinar lo pertinente de hablar de esa forma.

Aunque sea útil el analizar las instrucciones de otras pastas de dientes, en estos momentos nos estamos moviendo más allá de este tipo de textos para examinar los patrones de significado que son aparentes en los mismos, y que también operan en otros sitios. Este tipo de instrucciones son evaluadas por organizaciones en Gran Bretaña tales como ‘La Campaña en Favor del Inglés Claro’ que examinan y exigen claridad y racionalidad (combinando estas dos caracteríticas) en la redacción de documentos oficiales.

La forma de dirigirse a los padres en un discurso político conservador es habitualmente explícita acerca de la importancia de la familia como fundamento de la sociedad civilizada. Las discusiones sobre la educación en los debates sobre las relaciones entre la escolaridad y los valores familiares están estrechamente ligadas a la aserción de estados identificables del desarrollo intelectual y moral. Con la creciente popularidad de la medicina ‘alternativa’, la importancia de los moldes científicos y especializados, y la defensa de la propia terminología médica (y aquellos a los que se les permite usarla) aparecen como baluartes en contra del charlatanismo.


Hemos llegado al momento en que (xii) elegimos la terminología adecuada para nombrar los discursos para organizar de este modo la lectura de un texto. A pesar del posible desacuerdo del lector, mi lectura se ha presentado como plausible. En el análisis de otros textos tendríais que escribir los informes con espíritu polémico y de debate. Por ejemplo, el colapso de la racionalidad y el seguimiento de reglas bajo el título de ‘racionalista’, el nombrar a los términos que invocan obligaciones parentales como ‘familiares’, el ligar temas de crecimiento y de educación por medio de lo ‘evolutivo-educacional’, y el uso de la rúbrica ‘médiac’ para incluir la alusión a los especialistas, las tomas diarias y el uso de terminología química, son, en parte, operaciones utilizadas por conveniencia, pulcramente presentadas (cuya elección justificaré más tarde) en la discusión.

Para recapitular, decir que hasta el momento he identificado cuatro discursos:


el discurso racionalista’ en el que la habilidad para seguir procedimientos (‘instrucciones’) requiere la elección y juicio de la cantidad (‘con cabeza pequeña’ y ‘equivalente al tamaño de un guisante’) y se predica en reconocimiento de las autoridades sanitarias apropiadas (el seguimiento de ‘instrucciones’ y demanda de ‘consulta especializada’);

el discurso familiar’ en el que la posesión (‘su hijo/a’) es seguida por la supervisión y el cuidado continuo (la asunción de que el niño/a está en casa en cada desayuno y ‘antes de irse a la cama’) encuadrándose en la imagen del indeseado cuidado paternal/maternal (véase la figura de ‘Polichinela y Judy’);

el discurso evolutivo-educacional’ en el que la enseñanza (actividades parentales/maternales) precede a la supervisión (el/la niño/a sigue bajo custodia por medio de actividades autorregulativas) alcanzando un estado identificable e hito en el desarrollo (los ‘ocho años’); y,

el discurso médico’ en el que la utilización de la pasta de dientes se asocia inevitablemente a la higiene (cepillarse los dientes después de las comidas), a la supervisión especializada (‘tratamiento fluorídico’) y a la especificación de la ingestión y la composición química de las sustancias (‘toma diaria’, ‘0.8% de Monofluorurofosfato de Sodio’).


DISCUSION
El análisis se ha dedicado a la tarea no sólo de leer el texto que nos atañe, sino también de seguir pasos, sin ser ésta, obviamente, la forma más atractiva y llevadera. La presentación del análisis del discurso lo define como una variedad de investigación cualitativa que, a menos que se tomen medidas en contra, tiende a ocultar sus aspectos reflexivos. Quisiera aclarar, pues, que la lectura ofrecida no es otra que mi reacción ante el texto, y que los discursos son tanto producto de nuestra creación como ‘objetos’ que existen independientemente de nosotros. El encuentro con estos discursos, como se manifiestan en este texto, no es un encuentro con algo que desconocemos, sino todo lo contrario. La historia que definen y sustenta a los discursos como fenómenos ‘objetivos’ es también la historia que nos da lugar como seres ‘subjetivos’. Una ventaja es que el análisis del discurso hace públicas sus fuentes interpretativas en la lectura. Nuestra subjetividad como producto histórico y forma contingente es, por consiguiente, un instrumento de investigación de máxima valía para la decodificación del lenguaje.

La sección de la ‘discusión’ desde una perspectiva discursiva prolonga el análisis a través de nuevos pasos: (xiii) el estudio del dónde y cuándo de la aparición de estos discursos y (xiv) la descripción de la forma en que operan ‘naturalizando’ aquello a lo que se refieren o, en otras palabras, cómo ‘definen los objetos acerca de los que hablan’ de forma tal que no tendría sentido el cuestionar su existencia. Estas dos tareas subyacen a las cuestiones que quisiera plantear en lo relativo al rol de los discursos en la vida de las instituciones, las relaciones de poder y la transmisión ideológica.

En este texto los discursos claramente refuerzan la institución médica y la familia. Se ha empleado el análisis de la historia de los discursos de Foucault para el estudio de la familia y el rol del Estado. Las prácticas del bienestar definitorias de la estructura interna de la familia han estado íntimante ligadas a las imágenes que la profesión médica ha difundido a lo largo de los años con avisos profilácticos en contra de los malos cuidados parentales (Donzelot, 1979). Polichinela y Judy funcionan en esta historia como signos contradictorios de las relaciones familiares, ya que ilustran los peligros morales del descuido y el abuso infantil. Asímismo, funcionan como emblemas carnavalescos y subversivos en su enfrentamiento con las autoridades. La extensión del análisis en esta dirección conduce al paso (xv), donde se examina el rol de los discursos en la reproducción de instituciones, y al paso (xvi), en que exploramos los discursos que subvierten esas instituciones.

Las instituciones, además de estructurar la vida social, restringen lo que se puede decir, quién lo dice, y la forma en que la gente puede concebir su libre albedrío y subjetividad. La resistencia se halla en cualquier sitio donde el poder aparezca (Foucault, 1977). El análisis de las instituciones podría ampliarse al examen de (xvii) aquellos que se benefician de estos discursos y los que los sufren. Igualmente se podría considerar (xviii) los que apoyan y desacreditan estas formas de hablar. Los poderes otorgados a los padres/madres y a lo médico aparecerían para distinguir a estas figuras como sujetos que ejercen poder sobre el/la niño/a. No obstante, nos tendríamos que abstener de tratar el ejercicio de este poder como deliberado, o de negligir las formas en que aquellos que ejercitan poder se encuentran envueltos por él (Foucault, 1977, 1981). Por ejemplo, la figura parental/maternal y su poder es contradictoria en relación con lo médico.

El análisis del discurso se interesa por las distintas formas en que el significado se reproduce y transforma en el texto. Cuando estas reproducciones y transformaciones tienen que ver con instituciones y relaciones de poder, nos hallamos inevitablemente avocados a considerar el rol de la ideología. En este momento puedo conectar algunos de los discursos que he descrito en este análisis para (xix) mostrar cómo se vinculan a otros discursos deseosos de poder, y (xx) cómo reproducen o retan concepciones dominantes, así como lo que pueden cambiar y sus posibilidades en un futuro.



En esta ocasión sólo sugerir que puede ser revelador el establecer conexiones entre las imágenes de racionalidad en el adulto, las explicaciones del desarrollo infantil, y las concepciones de la familia como arena ‘normal’ para el cuidado de el/la niño/a. No es sólo la medicina, sino también la psicología la que se sitúa de manera naturalizada como una institución que trata con la higiene o la higiene mental. Las descripciones de la psicología como un aparato, un ‘complejo-psi’ que emerge junto con la medicina durante el último siglo, son significativas para nuestro análisis (Rose, 1985, 1989). El texto parece, en este sentido, encapsular una imagen de la psicología y las disciplinas afines como prácticas obsesionadas con la vigilancia y el control. La discusión no puede ir mucho más allá sin inmiscuirse en las disciplinas de la sociología e historia, o sin una explicación de la psicología por sí misma como una institución inundada de poder e ideología.

Quisiera ahora exponer algunas de las limitaciones de la perspectiva adoptada, y la crítica que otros autores en psicología simpatizantes del análisis del discurso asestan en contra de este tipo de lectura, antes de pasar a considerar brevemente algunos problemas más profundos del análisis del discurso.


LIMITES
Como he señalado anteriormente en la introducción, hay una tendencia de trabajo estrechamente unida a los estudios etnometodológicos en la sociología científica del conocimiento, y que fue un pasaje para la entrada del análisis del discurso en la psicología británica (por ej., Potter y Wetherell, en este volumen). La preocupación sobre las explicaciones cotidianas para la acción gana prioridad en la mira del investigador, al igual que la retórica que la gente emplea se privilegia en detrimento de otros tipos de evaluación psicológica. El proceso analítico descrito en este capítulo ha sido criticado por parte de autores en esta tradición. Estas críticas versan sobre la tendencia reificante, el modo en que el análisis presupone lo que pretende desvelar, y el uso del sentido común en la elaboración de categorías que son realmente ‘descubiertas’ (Potter, Wetherell, Gill y Edwards, 1990).

Se podría mantener, quizá, que los cuatro discursos, sencillamente, no existen como si fuesen, junto al lenguaje, los cimientos sustentadores. También se podría mantener que no se hace justicia a las estrategias sutiles en las que la gente se embarca para dar así sentido a sus palabras, simulando que los expertos pueden detectar lo que está realmente sucediendo. Incluso lo peor que se achaca a este tipo de análisis es su semblante mistificante, ya que, según estas críticas, he pretendido deciros lo que realmente se encuentra allí, en el texto, como si no lo supierais de antemano. Unicamente os he re-presentado nociones de sentido común sobre la racionalidad, la familia, los estados de desarrollo y la medicina.



Estaría de acuerdo en reconocer lo problemático de asumir. Las asunciones guían gran parte de la investigación positivista, tan familiar ésta para los psicólogos. Sin embargo esto no significa que no deba haber ninguna perspectiva crítica con los modos en que el lenguaje se utiliza. No es cierto que los discursos estén escondidos esperando a ser descubiertos. De hecho se producen en el proceso de análisis, mas confiriendo coherencia a la organización del lenguaje y ‘pinchando’ las estructuras de poder e ideología de una manera que el mero aclamar al razonamiento del sentido común nunca podría realizar. Como he comentado anteriormente, en este respecto me baso en el trabajo de Foucault y la tradición post-estructuralista. Como contraparte a esta crítica, no obstante, debería igualmente considerar aquellas que provienen de otras parte, o de autores que puede que me acusen de ser muy precavido. Es decir, los que critican no el estar muy alejado, sino demasiado cerca de la tendencia etnometodológica. Se podría afirmar que un quinto discurso de ‘auto-regulación’ estaría operando en el texto de la pasta de dientes, y que dicho discurso, al igual que los descritos y quizá más, podría extraerse usando un marco teórico histórico (el de Foucault). De hecho, he utilizado la teoría para la elaboración de esta lectura, puede que, para algunos, insuficientemente. El criticismo de la tendencia etnometodológica en el marco del análisis del discurso ya ha sido elaborado (Bowers, 1988), y puedo imaginarme cómo, del mismo modo, también podría aplicarse al análisis que os he ofrecido.

Aunque se han descrito las formas en que las nociones de racionalidad se reproducen en este texto, se podría afirmar que he presentado una imagen de los significados demasiado estática. Otra crítica posible sería que me he deslizado dentro de un análisis estructuralista estándar que no tiene mucho que decir acerca de la resistencia o el deseo de los ‘lectores’ y ‘escritor’ en el proceso de resitencia. A pesar de que la lectura se centra, supuestamente, en la variación, hay muy poco análisis y discusión sobre las contradicciones y el libre-juego en el texto. El texto ambiciona ser un documento serio, pero está cubierto de diversión (en las figuras de Polichinela y Judy). Además el análisis necesita elaborar más detalladamente la idea de que la subjetividad es siempre dividida y anárquica. Este tipo de análisis probablemente requiera del uso de ideas psicoanalíticas (Hollway y Parker en este libro). Este tema se desarrolla en este libro en la sección dedicada al ‘análisis del discurso y pespectivas psicoanalíticas’.


Críticas


No sería difícil predecir las objecciones que suscitaría este análisis entre los psicólogos más ortodoxos. Una manifestación de la hostilidad de la tradición experimental contra este tipo de estudios ya ha aparecido (Abrams y Hogg, 1990). No es evidente en qué sentido este texto es representativo de las instrucciones de los dentríficos para niños/as. No se ha intentando comparar el texto con aquellos otros que aparecen, por ejemplo, en los dentríficos ingleses ‘El Cartero Pat’ (Postman Pat) y ‘Los Sres. Hombres’ (Mr. Men). La lectura que he ofrecido refleja sólo mi opinión, y no he pretendido el validarla en relación con otros tipos de análisis. Tampoco he intentado averiguar si este proceder se puede utilizar con otros textos. Ni siquiera sé si los padres leen las instrucciones o si las instrucciones determinan sus comportamientos. Me he basado en las explicaciones del ‘complejo psi’ que en el mejor de los casos son especulativas. Igualmente he asumido que un/a lector/a aceptará las instrucciones siguiéndolas, sin poner ninguna pega, o pensar acerca las mismas, de la forma que yo creo que operan. Estas críticas serían extensibles a muchos de los ejemplos de investigación cualitativa descritos en este libro, y en general, a todos los estudios del discurso que faltan al uso de métodos cuantitativos. Los psicólogos experimentales dirían que este análisis es una parodia de la investigación científica.

Por otra parte, no obstante, debemos apuntar la insatisfacción con el análisis del discurso de algunos investigadores ‘que no sienten tales escrúpulos por el abandono de la ‘ciencia’’. Este tipo de crítica repica en aquellos que todavía se inspiran en los aspectos políticos radicales de la teoría post-estructuralista y psicoanálitica. Una visión de conjunto de los problemas desde esta posición identifica treinta y dos críticas del análisis del discurso (Parker y Burman, 1993). Dispongo sólo del espacio para apuntar que estas críticas abordan el problema del tratamiento del lenguaje (textos, discursos) como un medio más poderoso que otros tipos de material que constriñen la acción, y que la fantasía del investigador puede que saque una caja de herramientas y las aplique indiferentemente a todo tipo de textos sin reflexionar sobre el tipo de análisis. La variabilidad en la acción y la experiencia humana es mayor que aquella expresada por el lenguaje. Como investigadores construimos nuestra propia imagen del mundo cuando re-construimos ‘discursos’ y, por consiguiente, somos responsables de las funciones del análisis.

En este artículo he delineado un análisis de las aserciones que surgen a lo largo de este pequeño texto, rastreando los modos en que los discursos arrastran en su estela series de asunciones acerca de la naturaleza de las relaciones sociales, que en un pasado han sido investigadas y mantenidas por la disciplina psicológica. La psicología que opera según estos modos se ha basado tradicionalmente en la rétorica y práctica de la cuantificación y la observación. Por el contrario, he presentado un análisis que es igualmente una crítica desde el punto de vista de la investigación cualitativa, y de aquellos que están normalmente sujetos a la mirada profesional.
AGRADECIMIENTOS


Gracias a Peter Banister, Erica Burman, Deborah Marks y Carol Tindall por sus valiosos comentarios sobre las versiones iniciales de este capítulo. Agradezco el permiso de la Open University Press para reproducir en este libro, aunque en una versión distinta, mi capítulo en Discourse Analysis de Banister, Burman, Parker, Taylor y Tindall (1994).
BIBLIOGRAFIA
Abrams, D. y Hogg, M. A. (1990). The context of discourse: let's not throw out the baby with the bathwater. Philosophical Psychology, 3(3), 219-25.

Banister, P., Burman, E., Parker, I., Taylor, M. y Tindall, C. (1994). Qualitative Methods in Psychology: A Research Guide. Milton Keynes: Open University Press.



Bowers, J. M. (1988). Essay Review of Discourse and Social Psychology by J. Potter and M. Wetherell. British Journal of Social Psychology, 27, 185-92.

Burman, E. y Parker, I. (Eds.) (1993). Discourse Analytical Research: Repertoires and Readings of Texts in Action. London: Routledge.

Donzelot, J. (1979). The Policing of Families. London: Hutchinson.

Foucault, M. (1961[1971]). Madness and Civilization: A History of Insanity in the Age of Reason. London: Tavistock.

Foucault, M. (1969[1972]). The Archaeology of Knowledge. London: Tavistock.

Foucault, M. (1975[1977]). Discipline and Punish. London: Allen Lane.

Foucault, M. (1976[1981]). The history of sexuality: Volumen One, An Introduction. Harmondsworth: Pelican.

Gilbert, N. y Mulkay, M. (1984). Opening Pandora's Box: A Sociological Analysis of Scientists' Discourse. Cambridge: Cambridge University Press.

Parker, I. (1994). Reflexive research and the grounding of analysis: Social psychology and psy‑complex, Journal of Community and Applied Social Psychology.


Parker, I. y Burman, E. (1993). Against discursive imperialism, empiricism and constructionsim: thirty two problems with discourse analysis. En: E. Burman e I. Parker (Eds.), Discourse Analytical Research: Repertoires and Readings of Texts in Action, 155-172, London: Routledge.

Parker, I. (1992). Discourse Dynamics: Critical Analysis for Social and Individual Psychology. London: Routledge.

Potter, J., Wetherell, M., Gill, R. y Edwards, D. (1990). Discourse - noun, verb or social practice?. Philosophical Pyschology, 3(2), 205-17.

Rose, N. (1988). Governing the Soul. London: Routledge.



Rose, N. (1985). The Psychological Complex: Psychology, Politics and Society in England 1869‑1939. London: Routledge and Kegan Paul.

* * N.T., Polichinela es el célebre personaje burlesco del teatro popular napolitano del siglo XVI, y que posteriormente pasaría a ser la figura central del teatro de guiñol y de títeres (o teatro de Polichinela). Aunque resulta difícil describir unívocamente el carácter de este personaje, en la versión inglesa más popular (‘Punch’ y ‘Judy’) en la que el autor se basa, Judy deja a un niño al cuidado de Polichinela (que viste de blanco), quien en lugar de cuidarle le golpea. La presencia del Policía no se hará esperar, quien, a su vez, golpea y arresta a Polichinela. En la escena también aparece un cocodrilo con flamantes colmillos blancos.

* ** N.T.: Los nombres en la lengua inglesa carecen de género. Hasta el momento se ha traducido el término inglés child como niño/a. En esta ocasión lo traduzco como ‘infante’ para poder ilustrar en castellano el argumento del autor.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad