Didáctica de Prácticas del lenguaje – Matía Agustina Castells



Descargar 54.89 Kb.
Fecha de conversión16.05.2019
Tamaño54.89 Kb.

Didáctica de Prácticas del lenguaje – Matía Agustina Castells
Clase n.º 4 - La gramática generativa – Críticas
Temas: Resumen de pensamiento Chomskyano. Críticas y refutaciones.
Antes de empezar recordemos el video con el que terminamos nuestra clase anterior:
https://www.youtube.com/watch?v=5ATZnSi0UvQ&t=15s
Líneas generales de la teoría lingüistica de Noam Chomsky, su obra y algunas críticas.

¿Por qué el aprendizaje tradicional no es suficiente?

La lingüística chomskyana parte de una serie de observaciones que, al menos aparentemente, eran difícilmente explicables en función únicamente de los mecanismos conductistas a los que aludió B. F. Skinner (luego esta impresión resultó de hecho inexacta conforme nuevas investigaciones que se pusieron en marcha). He aquí una relación no exhaustiva con algunas de esas observaciones:



  • El hecho de que el lenguaje es un universal humano. Independientemente de la cultura que hayan recibido (es decir, independientemente de lo diferentes que hayan sido sus experiencias previas), todos los seres humanos en plenas capacidades tienen un lenguaje completamente desarrollado.

  • El hecho de que algunos trastornos que afectan al lenguaje no afectan al resto de capacidades y viceversa, dando la sensación de que el lenguaje es una facultad independiente.

  • La constatación de que no existe un "medio-lenguaje": todas las lenguas naturales están plenamente desarrolladas, son igualmente complejas y efectivas para representar cualquier idea que nos venga en gana.

  • La velocidad con la que los niños aprenden su lengua materna, y la envidiable facilidad con la que acometen esta tarea. Ciertamente, a los adultos nos parece más complicado aprender un idioma, con su gramática y su vocabulario, que aprender a atarse los cordones de los zapatos, pero paradójicamente los niños demuestran una precocidad y pericia mucho más acusadas en el primer caso.

  • La impresión de que existe una especie de "periodo crítico" para adquirir el lenguaje, de manera que los niños de más de 12 años y los adultos requieren muchísimo más esfuerzo para aprender un segundo idioma que los niños pequeños para aprender su lengua materna.

  • La "pobreza del estímulo": los padres, generalmente, no instruyen explícitamente a sus hijos acerca de las reglas que rigen la gramática de su lengua materna. Más bien son los propios niños quienes parecen "extraer" por sí mismos las reglas a partir de las conversaciones de los adultos, y después las aplican a sus producciones de lenguaje. Según muchas opiniones, ese input lingüístico que reciben los niños es desde el principio demasiado complejo, y por ello poco informativo, como para decir que los niños aprenden a hablar (en el sentido tradicional) sólo a partir de lo que oyen.

  • Existen inesperadas similitudes y puntos comunes en la estructura de lenguas que no están emparentadas entre sí (ej. tanto el euskera como el japonés colocan el núcleo de la frase, que es el verbo, al final de la oración); a la vez se ha simplificado la variabilidad entre las lenguas mediante la identificación de los parámetros que las gobiernan a todas. Por ejemplo, todas las lenguas naturales pueden clasificarse entre las que exigen que se especifique explícitamente el sujeto de la acción (caso del inglés) y las que no (castellano).

  • Generamos oraciones completamente nuevas continuamente. Casi todas los aportes lingüísticos que realizamos cada vez que abrimos la boca o escribimos en el teclado son totalmente inéditos, no los hemos oído antes, y por lo tanto no hemos tenido la oportunidad de aprenderlos directamente a partir de nuestra experiencia con ellos. Por ejemplo, seguramente es la primera vez en mi vida que escribo la siguiente frase: "Las hamacas embrujadas resoplaban cansadas después de una noche de miedo".

Desde el punto de vista de Chomsky (y de muchos psicólogos, lingüistas y filósofos del momento), éstas (y otras) eran las objeciones que señalaban a todas luces que las reglas del aprendizaje general no podían aplicarse al lenguaje. Y bien, ¿cuál fue la propuesta de Chomsky?


La propuesta de Chomsky podría definirse como "gramática formal, generativa, universal e innata", y sus líneas generales vendrían a ser las siguientes:
Líneas generales de la lingüística según Chomsky

1)Formalismo: Una gramática formal consiste en un conjunto de reglas para transformar símbolos abstractos (que representan las unidades gramaticales: morfemas, palabras), representables mediante el lenguaje matemático. Por ejemplo, una regla formal podría ser: "Si A y B cumplen una condición X, entonces, A tiene que ir inmediatamente delante de B". Para entenderlo bien, podemos acudir al ejemplo de los programas de ordenador: cualquier software es básicamente un conjunto de reglas formales para manejar símbolos.


Mediante las reglas formales de la gramática, los símbolos se agrupan generando secuencias que son las frases. Por lo tanto, cuando hablamos no estamos repitiendo frases que hayamos escuchado antes, sino que las generamos desde cero mediante la aplicación de transformaciones y operaciones en un nivel muy formalizado.
Este tipo de filosofía formalista se ha adoptado en otras ramas de las ciencias de la mente, sobre todo en la psicología cognitiva y en el estudio del razonamiento. La famosa metáfora del ordenador se aplica en estos casos de la misma manera que en la lingüística.

2)Independencia con respecto al significado: Esto se deriva del anterior punto. Un detalle muy importante es que todas las reglas formales que operan con los símbolos son independientes del significado que adopten esos símbolos. La regla "El Verbo debe colocarse al final del sintagma verbal" siempre produce frases correctas en euskera y en japonés, por ejemplo, y lo hace independientemente de cuál sea el verbo en concreto al que se esté aplicando la regla, y por supuesto del significado de éste, asimismo tampoco juega papel alguno el contexto semántico de la oración.


Los símbolos con los que opera una gramática formal no significan nada hasta que después alguien los interpreta. Es entonces, y sólo entonces, cuando la secuencia formal correctamente formada "Artículo + Adjetivo + Nombre + Adjetivo + Verbo + Nombre" se transforma en la frase con significado "
El veloz murciélago hindú comía cardillo". Las reglas gramaticales de Chomsky se aplican a la sintaxis, no a la semántica. Dado que la lingüística según Chomsky sólo se ocupa de las reglas formales gramaticales, entonces todo lo que no sea formalizable, incluyendo a la semántica, queda alegremente fuera del estudio del lingüista.

3)Independencia con respecto "a todo": Dado que nos movemos en un modelo puramente formal, regido por reglas abstractas, lógicas, matemáticas, que operan con símbolos vacíos de significado, entonces el lenguaje, o más bien la sintaxis formal a la que Chomsky reduce alegremente todo el lenguaje humano, es una especie de módulo mental (así lo han llamado), independiente de restricciones cognitivas como la inteligencia, la memoria, la percepción... Ese aislamiento, a la vez que es una condición necesaria para postular ese nivel puramente formal, de paso explica el hecho de que algunos trastornos afecten al lenguaje y no a otras facultades mentales, y viceversa (ver más arriba).



4)
Innatismo: la lengua no es un invento cultural, sino una capacidad innata con la que nos ha dotado la naturaleza únicamente a los seres humanos. Así es como Chomsky y los suyos caracterizan al lenguaje, como un instinto, o a veces un "órgano" (un módulo cerebral), tanto como nuestro hígado o nuestro riñón.
Tener un instinto implica que no llegamos al mundo como una tábula rasa, vacíos, dispuestos a aprender cualquier cosa a la que nos expongamos, sino que venimos con algún contenido, en este caso un "software" instalado de fábrica. En la visión de Chomsky, Pinker y otros, estamos programados desde la cuna con algún tipo de instrucciones que rigen nuestro comportamiento más temprano.
Es cierto que las ideas de Chomsky acerca de qué es exactamente eso que traemos innato han ido variando desde su primera propuesta teórica, pero siempre se ha hecho referencia a una "
gramática universal", y este es otro concepto importante. Una gramática universal está conformada por unas directrices formalizadas muy sencillas que son comunes a todas las gramáticas de todas las lenguas naturales. La lógica de esta propuesta es la siguiente: si el niño llega al mundo con esa gramática universal "preinstalada", entonces sólo tiene que aprender qué es lo que tiene de particular su lengua materna con respecto a lo que ya traía innato. Eso explicaría la eficiencia de los niños que empiezan a dominar su lengua a pesar de la "pobreza del estímulo".
La última variante de la teoría chomskyana sugiere que esa gramática universal innata se basa en lo que él llama "principios y parámetros". Los principios son, de nuevo, reglas formales válidas para toda lengua natural. Por otro lado, las lenguas naturales se diferencian en los valores que toman ciertos parámetros. Estos parámetros pueden imaginarse como interruptores que pueden estar o bien encendidos o bien apagados. Un parámetro puede ser, por ejemplo, la necesidad de especificar el sujeto en una oración correctamente formada. En este caso, cuando un bebé comienza a escuchar a sus padres hablando en inglés, este parámetro tomará el valor de "Encendido", o "Sí" (es decir, el sujeto tiene que especificarse siempre). Mientras que en un bebé criado por padres hispanohablantes el parámetro mencionado tomará el valor "Apagado", o "No" (porque en español no es necesario especificar el sujeto en cada oración). A base de escuchar las conversaciones de los adultos, el bebé irá completando su lista de parámetros para deducir cuál es la gramática de su lengua materna a partir de la gramática universal que tenía preinstalada (innata). Lo cual es mucho más rápido y sencillo que deducir la gramática desde cero, y no requiere instrucción explícita.
Se puede afirmar por tanto que, propiamente, no "aprendemos" el lenguaje (igual que aprendemos a hacer otras mil cosas), sino que lo "adquirimos". Matiz al que se ha dado cierta relevancia.

5) "Sobrerregularizaciones": los niños suelen extender las reglas gramaticales que han adquirido a palabras o situaciones excepcionales, donde dichas reglas no se aplican. Por ejemplo, es habitual que un niño diga cosas como "lo he rompido" (en vez de "lo he roto"). No es probable que el niño haya escuchado previamente ese verbo irregular mal conjugado, de modo que su error demuestra que no está repitiendo como un papagayo las palabras a las que se ha expuesto en el pasado, sino que está efectivamente aplicando reglas adquiridas para producir palabras y frases totalmente originales cada vez que se comunica.


Asunto interesante, el de las irregularidades. Cualquier excepción a una regla gramatical en una lengua natural se entiende, desde la óptica chomskyana, como una irregularidad instaurada culturalmente, por el uso. Y que debe aprenderse mediante los métodos tradicionales de aprendizaje: mediante memorización y repetición, involucrando esfuerzo... ¿Nadie ha tenido ganas de asesinar cuando se ha enfrentado a esas temibles tablas de "
irregular verbs" en clase de Inglés? El lenguaje se "adquiere", las irregularidades se "aprenden".
Por cierto, la sobrerregularización no es la única demostración de que las oraciones en una lengua natural no son simples secuencias de sonidos que se aprenden sólo mediante experiencia, sino que por el contrario se generan cada vez que se emiten. Otro ejemplo de esto mismo son las generalizaciones de las reglas gramaticales a palabras totalmente nuevas o artificiales: cualquiera de nosotros (niños y mayores) podría conjugar el verbo "
flipflopear", a pesar de ser un invento: "Yo flipflopeo, tú flipflopeas...". Esto también constituye, según la visión chomskyana, otro argumento a favor del aislamiento de la gramática con respecto al significado. Ya que podemos aplicar reglas a palabras cuyo significado desconocemos o que, como en el caso del verbo "flipflopear", carecen directamente de éste.

Algunas críticas generales a la lingüística chomskiana


1)
Dualismo: Como ha señalado con abundancia de ejemplos el lingüista George Lakoff (1999), la filosofía de Chomsky se identifica con la tradición cartesiana en muchos más aspectos de los que parece a simple vista. Para empezar, el enfoque formalista del lenguaje (y por extensión del pensamiento) implica una separación evidente entre el mundo material (cuerpo) y el mundo abstracto de las reglas formales (mente). La analogía que compara a la mente con el software de un ordenador es al menos parcialmente dualista en este sentido: el cuerpo y el cerebro son sólo el soporte material del lenguaje (y del pensamiento). Las reglas formales de la gramática chomskyana no tienen limitaciones corporales ni materiales (ni siquiera semánticas), porque son tan abstractas como las matemáticas en las que de hecho se basan.

2) Definición de qué es lenguaje y qué no lo es. Otra de las asunciones filosóficas chomskyanas es que el objeto de estudio del lingüista es "la esencia" del lenguaje. Y por "esencia" del lenguaje, Chomsky no entiende otra cosa que gramática expresada en términos formales. Cualquier acto lingüístico que no sea expresable de un modo puramente formal no es "esencialmente lingüístico", y por lo tanto no merece ser estudiado por el lingüista. Así, quedan fuera de su atención la semántica (¡grave olvido!), la funcionalidad del lenguaje (se supone que el lenguaje sirve para comunicarse)... Esta, en absoluto caprichosa definición de qué es el lenguaje, conlleva una divertida consecuencia: la teoría chomskyana es difícilmente falsable en la práctica, puesto que cualquier dato científico en el que se demuestre, por ejemplo, la dependencia de las reglas sintácticas con respecto al significado, será inmediatamente desechado por no hacer referencia a "la esencia" del lenguaje (esto es, la sintáctica formalizada).




3)
Aislamiento de la gramática formal. Si la gramática está expresada de una manera formalizada, entonces necesariamente es independiente de otros aspectos  lingüísticos, como la semántica. Pero también es autónoma con respecto a otras fuentes de limitaciones: corporales, cognitivas. Esto presenta varios problemas: el primero viene desde la neurociencia.
Cuando Chomsky, Pinker y otros hablan de un "módulo mental" del lenguaje, dan por sentado que el lenguaje "sucede" en el cerebro, igual que el software funciona en un ordenador, y por lo tanto tiene que haber un correlato neuronal del lenguaje. Pero también se apresuran a señalar que el funcionamiento de ese módulo lingüístico es autónomo con respecto a cualquier otra actividad que no sea el propio lenguaje. En otras palabras, están aludiendo a una instancia neuronal... ¡que no tiene input de ningún tipo! Cualquier neurólogo certificará la implausibilidad biológica de semejante cosa (consultar a
Gerald Edelman, 1992).
Por otro lado, los lingüistas no chomskyanos, o los más interesados por los datos empíricos, han confeccionado una larga lista de ejemplos en los que el lenguaje y la sintaxis son dependientes del contexto del hablante, o más comúnmente del significado de las instancias lingüísticas (Lakoff, 1987; 1999). Sólo por mencionar alguna evidencia, se ha comprobado cómo las transformaciones sintácticas de las frases con estructura coordinada, como por ejemplo "
Pedro leyó un libro Y comió un bocadillo" pueden, al menos en inglés, estar determinadas por el contenido semántico de la oración (por ejemplo, si se refiere a una secuencia de acciones ordenadas en el tiempo, o si se quiere poner de manifiesto una relación causal entre los elementos coordinados). Si la gramática se reduce a reglas formales que generan las frases autónomamente y que sólo después son interpretadas para darles significado, este tipo de evidencia es inexplicable.

4) Innatismo. La visión más extrema del innatismo tampoco se sostiene, incluso desde el punto de vista neurológico: los bebés nacen con un número inmensurable de conexiones neuronales. Tantas que impedirían un funcionamiento normal típico de un adulto. Por eso, en los primeros años, la gran mayoría de esas conexiones desaparece, en función de cuáles se activan con mayor frecuencia y cuáles no se usan apenas ("poda neuronal"). El aprendizaje es un proceso selectivo, que implica la desaparición o debilitamiento de algunas conexiones neuronales. ¿Qué quedará del "paquete preinstalado" después de una poda neuronal masiva que depende sólo de la experiencia?


En segundo lugar, no sólo la neurociencia se opone a las formas radicales del innatismo, también la famosa navaja de Occam, el principio de parsimonia y elegancia al que se adscribe la ciencia en su conjunto. Y es que hay alternativas para explicar el lenguaje que no implican innatismo (ni otras asunciones chomskyanas), y que por ello son preferibles desde el punto de vista de la parsimonia. 

5)"Pobreza del estímulo". Algunas investigaciones muestran que, de hecho, es habitual en la cultura occidental que los adultos empleen un lenguaje "simplificado" con los niños (lo que se llamó hace tiempo el "maternés"), y también que les corrijan y den instrucciones acerca de la gramática (ejemplos en Ornat y Gallo, 2004; también en Plum, 1996; Plum y Scholz, 2002).

6)¿Dónde está el significado? Estudia el lenguaje, pero no dice una palabra acerca del significado: de dónde emerge, cómo se utiliza, cómo cambia... Pinker explica que la interpretación de las oraciones (para otorgarles significado) remite a un Lexicón, un mero listado de palabras en el que, como si fuera un diccionario, se especifica qué papeles puede desempeñar cada palabra en la secuencia formalizada de símbolos.
El error de Chomsky es que, en su afán por construir una gramática formalizada, pura abstracción, ha olvidado un aspecto muy importante de todo producto cognitivo: su función. La funcionalidad debería ser la primera guía del científico. Indudablemente, el lenguaje sirve para comunicarse, y uno no puede comunicarse sin expresar significados. Chomsky elude a sabiendas el análisis funcional del lenguaje.

7) El aprendizaje convencional es menos limitado de lo que parece.





Referencias bibliográficas

  • Elman, J. L. (1999). The emergence of language: A conspiracy theory. In B. MacWhinney (Ed.), The emergence of language. Hillsdale, NJ: Lawrence Earlbaum Associates. pp. 1-27.

  • Lakoff, G. & Johnson, M. (1980). Maetaphors We Live By. Chicago: University of Chicago Press, 1980.

  • Lakoff, G., & Johnson, M. (1999). Philosophy in the Flesh, the embodied mind and its challenge to Western ThoughtNew York: Basic Books

  • Pullum, G. K. (1996). Learnability, hyperlearning, and the poverty of the stimulus. In J. Johnson, M.L. Juge, and J.L. Moxley (Eds.) Proceedings of the 22nd Annual Meeting of the Berkley Linguistics Society: General Session and Parasession on the Role of Learnability in Grammatical TheoryBerkeley, California.

  • Pullum, G., & Scholz, B. (2002). Empirical assessment of stimulus poverty arguments The Linguistic Review, 19 (1-2), 9-50 DOI: 10.1515/tlir.19.1-2.9



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad