Diccionario de términos usuales en el periodismo científico



Descargar 0.55 Mb.
Página1/28
Fecha de conversión22.09.2018
Tamaño0.55 Mb.
Vistas549
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28



DICCIONARIO DE TÉRMINOS USUALES EN EL PERIODISMO CIENTÍFICO

Autor: Manuel Calvo Hernando Doctor en Ciencias de la Información


ANTROPOLOGÍA


John Ziman describe así el nacimiento de la antropología: a finales del siglo XIX empezaron a verse con atención muchos aspectos de la sociedad humana que habían sido descuidados por los historiadores, cuyo objeto de estudio eran sólo comunidades analfabetas. La antropología social se parece un poco a la historia natural: prescindiendo de lo que a cada uno le gustaría probar teóricamente, su objetivo principal es registrar con veracidad las diferentes maneras en que los hombres se comportan realmente en diferentes sociedades.

El problema de por qué las personas razonan de maneras diferentes corresponde a la historia de la antropología. La antropóloga Mary Douglas, (1998), sostiene que es posible clasificar, no los estilos de pensamiento en sí mismos, sino los tipos de unidades sociales a las cuales esos estilos de pensamiento les sirven como medios de comunicación. Gran parte de los esfuerzos de los antropólogos está encaminada a dar sentido a lo que encuentran. "No estamos allí para desprestigiar ni para desdeñar lo que vemos. Si un antropólogo sólo puede decir que un rito o un texto carecen de sentido, sólo está haciendo una confesión de su fracaso".

Si vemos que en un texto antiguo se menciona un animal particular como una obvia fuente de metáfora (un león o un águila como ejemplos de legítima majestad, un lobo como arquetipo del robo ilícito) esto no garantiza que los autores del texto o las personas a las que estaba destinado adjudicaran los mismos atributos a tales animales. Y la única garantía para interpretar metáforas procede de la mezcla entre lo que la gente hace y lo que dice.

¿Cómo concebir conjuntamente la unidad del planeta y la diversidad de los mundos que lo componen? Esta es la cuestión que subyace a la nueva mirada antropológica con respecto a la complejidad del mundo. Alejándose de sociedades y culturas lejanas, "exóticas", objeto de estudio de la antropología clásica, el foco de interés se ha desplazado hacia la investiga­ción sobre la actual contemporaneidad, como respuesta a la aceleración de la historia y a los cambios de escala, al estrecha­miento del planeta y a la individualización de los destinos y de las referencias.
ANTROPOLOGIA DE LA CIENCIA

Bruno Latour y otros han creado una nueva disciplina, la antropología de la ciencia, que estudia el trabajo rutinario que se desarrolla en un laboratorio concreto. Latour explica que el término antropología pretende indicar la presentación preliminar de material empírico acumulado). Los estudios no deberían dejar de lado lo que "los de dentro" consideran la esencia de la ciencia: su función de empresa colectiva y acumulativa que, aunque de forma intermitente, muestra las obras de la naturaleza con nitidez y "veracidad" cada vez mayores (Martín Rees (1999).

Además de aquellos que hacen ciencia, que la estudian, que la defienden o que se someten a ella, existen, afortunadamente, unos pocos que abren las cajas negras para que quienes se encuentran fuera puedan dar un vistazo. Llevan nombres muy distintos (historiadores de a ciencia y de la tecnología, economistas, sociólogos, profesores de ciencias, analistas de política científica, periodistas, filósofos, científicos y ciudadanos inquietos, antropólogos cognitivos o psicólogos cognitivos) y se les clasifica en la mayoría de las ocasiones con la etiqueta general de “ciencia, tecnología y sociedad”. Unos a otros suelen ignorarse.

En lo que se refiere a los millones, o miles de millones de personas que permanecen en el exterior, lo que saben de la ciencia y la tecnología lo saben sólo a través de la divulgación (Latour, 1992).



AÑO-LUZ


La astronomía, como otras ramas de la ciencia, tiene su cuota de mitos. Uno de ellos es creer que los astrónomos miden las distancias en años-luz. Esto es falso. La astronomía tiene un problema con las distancias. Su laboratorio es el Universo, y las medidas convencionales que se usan a nivel terrestre, como metros y kilómetros, resultan aquí demasiado pequeñas, y los astrónomos han tenido que confeccionar unidades a medida que las han requerido: la UA (unidad astronómica, el pársec, etc.

Y entonces, ¿qué pasa con el año-luz? Es la distancia que u rayo de luz recorrería en un año. Los años-luz representan una rareza que sólo existe en el campo semificticio de la ciencia “popular”. Hoy, los especialistas consideran el año-luz como una mentira inocente perpetrada por una confabulación inconsciente de escritores científicos, público y astrónomos. El público “sabe” que los astrónomos usan el año-luz porque es lo que ha leído y lo que espera. Los escritores científicos y los editores quizá consideran que el año-luz es un amigo en medio de un territorio desconocido. Y los astrónomos, al dirigirse a periodistas, editores o público, hablan en términos de años-luz pues se supone que eso es lo que deben hacer.

Sin embargo, quienes escriben de ciencia no deben extraviarse conscientemente. Si quieren que el público entienda la ciencia, “no deben enseñarles lenguajes de párvulos y prender que es el correcto” (Tony Jones, revista New Scientist, 11 febrero 1988).

ARTICULO, NOTA O COLUMNA


Género periodístico personalizado, habitual en los medios informativos, y en el que puede incluirse el comentario firmado, se presenta como un conjunto de reflexiones e ideas que se estructuran para formar un todo coherente, con una explicación sugestiva y original, capaz de suscitar el interés del lector. Se trata de un trabajo periodístico razonador, orientador, analítico muy valorativo, bien escrito, y que parece desplazar hoy a otros géneros, especialmente en el periodismo escrito en español, donde numerosos trabajos de este tipo han pasado a la historia de la comunicación, y a veces a la Historia con mayúscula.

En los periódicos en lengua española, la calificación de los subgéneros incluidos en este depende de la terminología habitual en los medios informativos de cada país. Lo que antes se conocía por artículo hoy suele llamarse columna y en ella predomina la opinión del firmante, además de la exigencia de calidad literaria.

El artículo periodístico ha sido calificado como un género bellísimo (en general) y difícil, como una gota de trascendencia y perennidad en una creación que es, por otra parte, pasajera y efímera. Un maestro del periodismo español del siglo XX, decía que el artículo trata de inmortalizar en pocas líneas la eternidad fugitiva.

ASERCIÓN


“Asertar” una proposición es hacerse garante de la verdad. Por su propia naturaleza, el Periodismo Científico está obligado a utilizar aserciones, que contienen una cierta cantidad de información no descriptiva. Es una forma de interacción social. Todo enunciado es producido para alterar la posición del otro, comunicándole, persuadiéndole, manipulándole, etc. Vista desde este ángulo, la aserción cumple otras funciones que exceden a la mera descripción.

El Diccionario de la Real Academia Española consigna la voz “asertorio”, para referirse, en filosofía, al juicio que no excluye la posibilidad de una contradicción.






Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos