Diccionario de psicología social (pichon riviere)


Esquema 2: Tres relaciones y cuatro vínculos



Descargar 422 Kb.
Página6/21
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño422 Kb.
Vistas930
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21

Esquema 2: Tres relaciones y cuatro vínculos


 

 

Relación hijo-madre

Relación hijo-padre

Relación madre-padre

Vínculo 1

Hijo ama a la madre

Hijo ama al padre

Madre ama al padre y viceversa

Vínculo 2

Hijo se siente amado por la madre

Hijo se siente amado por el padre

Madre se siente amada por el padre y viceversa

Vínculo 3

Hijo odia a la madre

Hijo odia al padre

Madre odia al padre y viceversa

Vínculo 4

Hijo se siente odiado por la madre

Hijo se siente odiado por el padre

Madre se siente odiada por el padre y viceversa

 

 

En este esquema, destacamos los siguientes puntos:



a) Pichon Rivière no dice, tomando como ejemplo uno de los vínculos, "el hijo es amado por la madre", sino "el hijo 'se siente' amado por la madre", poniendo de relieve la importancia que tiene la realidad psíquica (sentirse amado) frente a la realidad objetiva (ser amado).

b) Pichon Rivière centra la configuración edípíca desde la perspectiva del hijo, siguiendo de esta manera la pauta freudiana. En efecto, el vínculo explicitado no es, por ejemplo, "la madre ama al hijo", sino "el hijo ama a la madre", y del mismo modo, en otro ejemplo, el vínculo explicitado no es "el padre odia al hijo" sino "el hijo odia al padre". Desde ya, es concebible que estas alternativas no explicitadas influyan también en la trama edípica vivenciada por el niño.

c) Pichon Rivière amplía el complejo de Edipo extendiéndolo desde los 3-5 años indicados por Freud hasta la vida pre-natal del niño, al incorporar la relación madre-padre. En efecto, ya desde antes del nacimiento está instalada esta relación donde ambos aman y se sienten amados o ambos odian y se sienten odiados, vínculos que influirán sin duda sobre el complejo de Edipo del futuro hijo.

d) Pichon Rivière procura asignar idéntica importancia a las tres relaciones (hijo- madre, hijo-padre, madre-padre), habida cuenta de ciertas investigaciones que han privilegiado la primera de ellas. Señala Pichon Rivière al respecto que "el 80% de los trabajos que tratan del niño y sus vínculos se refieren a la relación con la madre; el padre aparece como un personaje escamoteado, pero por eso mismo operativo y peligroso. Es la noción del tercero, que definitivamente nos lleva a definir a la relación bipolar o vínculo como de carácter bicorporal pero tripersonal" (30) (Ver Vínculo).

Agrega Pichon Rivière que "el tercero en la teoría de la comunicación está representado por el ruido, que interfiere en un mensaje entre emisor y receptor y que aplicado en cualquier situación de conflicto social volvemos a encontrarlo como estructura básica y universal" (30).

 

EMERGENTE



El emergente puede ser considerado genéricamente como el nuevo producto que resulta de una situación previa, denominada existente. Ejemplos: a) lo que resulta luego de una interpretación es el emergente de lo observado en el transcurso de una sesión de análisis; b) un delirio psicótico es el emergente que resulta de la pérdida de la estabilidad grupal.

 

1. Durante el tratamiento analítico, el psicoanálisis propone devolver lo observado a través de la interpretación, creando una situación en espiral dialéctica entre paciente y analista: “cuando ambos están reunidos configuran una Gestalt, y tanto el existente como el emergente deben ser considerados como figuras que emergen del fondo organizado en cada aquí-ahora” (Pichon Riviere, 1985:17). Como puede apreciarse, este nuevo emergente será a su vez el existente a partir del cual se configurará un nuevo emergente, y así sucesivamente.



Pïchon Riviére expresa esta situación indicando que “el existente tiene una estructura, una forma, una configuración, es una Gestalt… y no sólo el existente es una Gestalt, sino que también lo es el emergente, que resulta luego de la interpretación adecuada. El emergente que se configura en el aquí-ahora… es la figura. Fondo y figura son las dos divisiones que se encuentran en cada estructura. Lo que aparece en primer plano es para nosotros un proceso que tiene una determinación interna. Cuando se colocan juntos paciente y analista en un campo de trabajo, lo que resulta es una Gestalt de los dos, que es el emergente de ambos, porque lo que aparece en ese momento en el paciente está condicionado también por la actitud del analista, por su modo de ser, por la habitación donde trabaja, por su interpretación anterior, etc. O sea que dentro de la concepción de la Gestalt incluimos la concepción del emergente dinámico. Continuamente se organizan estructuras, los emergentes, que son los existentes de cada momento, a los cuales enfrentamos con una nueva interpretación” (Pichon Riviere, 1985:93-94).

 

2. Pichon Riviére utiliza también la idea de emergente como parte del intento por explicar la enfermedad mental. Cuando a causa de un determinado factor, generalmente la pérdida del prestigio del líder familiar, “se pierde la estabilidad grupal, se condiciona la aparición de la psicosis en uno de sus miembros, la que aparece como emergente nuevo y original, lo que hace que dicho psicótico se transforme poco a poco en el líder familiar” y se haga cargo de la enfermedad mental de todo el grupo. En estos casos “la psicosis es el emergente nuevo y original que aparece como consecuencia de la ruptura del equilibrio familiar” (Pichon Riviere, 1985:26), y lo que provoca la “aparición del emergente mental del paciente está en relación directa con la aparición de tensiones particulares en el grupo familiar” (Pichon Riviere, 1985:27). El delirio del paciente es una tentativa de reconstruír principalmente su grupo familiar, y de esta manera Pichon Riviére desarrolla “una psiquiatría operacional en la medida en que la neurosis o la psicosis está referida a la estructura de la cual emerge” (Pichon Riviére, 1985:12). Pablo Cazau



 

Pichon Riviere E (1985), “Teoría del vínculo”. Buenos Aires: Nueva Visión.

 

ENFERMEDAD MENTAL

Proceso que resulta de un intento fallido del sujeto de adaptarse activamente a la realidad y de enfrentar y resolver las ansiedades básicas, y, en especial, el núcleo depresivo patogenético universal. Encuentra su expresión en la conducta desviada, enferma o anormal.

 

1. Concepto.- De la lectura de sus textos, podemos inferir que Pichon Rivière propone tres niveles de acercamiento o de análisis para conceptualizar la enfermedad mental, que van desde el más empírico o descriptivo, hasta el más teórico o explicativo: la enfermedad como intento fallido de adaptación a la realidad (adaptación pasiva), como intento, también fallido, de elaboración de las ansiedades básicas, y finalmente, y en forma más específica, como intento fallido de elaboración o de desprendimiento (121) de un núcleo depresivo patogenénico universal. El primer nivel es interdialéctico, pues ve la enfermedad desde la relación sujeto-ambiente, y los otros dos son intradialécticos, al intentar comprender la enfermedad desde procesos intrapsíquicos. Sintetizamos a continuación estos tres niveles de análisis de la enfermedad mental.



a) Enfermedad y lectura de la realidad.- La enfermedad implica un proceso de adaptación pasiva a la realidad, en contraste con la salud, que es adaptación activa (174).

Más concretamente, Pichon Rivière propone como un postulado básico de su teoría de la enfermedad mental, el siguiente: "toda conducta 'desviada' es la resultante de una lectura distorsionada o empobrecida de la realidad. Es decir, la enfermedad implica una perturbación del proceso de aprendizaje de la realidad, un déficit en el circuito de comunicación, procesos estos (aprendizaje y comunicación) que se realimentan mutuamente" (174).

Este proceso de adaptación fallida a la realidad se encuentra asociado con un problema a nivel intrapsíquico, cuyo examen torna comprensible la conducta enferma. En efecto, tras toda conducta 'anormal', 'desviada' o 'enferma' "subyace una situación de conflicto, siendo la enfermedad la expresión de un fallido intento de adaptación al medio" (9, 173). La enfermedad resulta ser así, entonces, un proceso que se puede comprender. Este factor intrapsíquico está relacionado con las ansiedades o miedos básicos.

b) Enfermedad y ansiedades básicas.- "La enfermedad es un intento de elaboración del sufrimiento provocado por la intensidad de los miedos básicos. Como intento, resulta fallido por la utilización de mecanismos defensivos estereotipados, rígidos, que se muestran ineficaces para mantener al sujeto en un estado de adaptación activa al medio" (65).

Concretamente, La enfermedad mental o conducta desviada, "resulta del deterioro de la comunicación y del fracaso en el aprendizaje de la realidad en un momento del desarrollo (fijación), lo que promueve el regreso del sujeto (regresión) a este momento disposicional de su historia con la utilización de formas arcaicas de mecanismos defensivos para controlar o atenuar los dos miedos básicos, de pérdida y ataque. Las características de este estereotipo condicionan las características fenomenológicas de la enfermedad, configurando la situación de resistencia al cambio, sobre la que se centrará la tarea correctora" (141).

c) Enfermedad y núcleo depresivo patogenético.- La enfermedad mental, en tanto vinculada con un núcleo depresivo patogenético, es explicada desde la llamada teoría de la Enfermedad Unica. Tengamos entonces presente que mientras la enfermedad mental es un fenómeno, la enfermedad única es una teoría, en este caso propuesta por Pichon Rivière para explicar su origen (etiología) y desarrollo (patogenia). Desde este punto de vista, la teoría de la enfermedad única considera en la enfermedad mental "una génesis y una secuencia vinculada a situaciones depresivas, de pérdida, de privación, de dolor que son vividas como catástrofe interna en un clima de ambivalencia y culpa..." (180). En última instancia, todas las estructuras patológicas son tentativas de elaboración o desprendimiento de la situación nuclear designada por Pr como situación depresiva básica patogenética (ver Enfermedad Unica).

En efecto, "la locura es la expresión de nuestra incapacidad para soportar y elaborar un monto determinado de sufrimiento, siendo este nivel de tolerancia específico para cada uno de nosotros y depende en gran medida de la dificultad relativa de superar la depresión infantil básica, tejida de frustraciones, aspiraciones, demandas biológicas excesivas, provocando la emergencia de la agresión (rabietas), ansiedades depresivas y paranoides (los miedos), la ambivalencia, la culpa, inhibiciones, etc" (51, 187).

 

2. Enfermedad y familia.- Las consideraciones anteriores se centran en la enfermedad desde el punto de vista de lo que se sucede individualmente al sujeto enfermo, tanto inter como intradialécticamente. Sin embargo, el enfoque integrativo de Pichon Rivière considera también a la enfermedad desde un punto de vista familiar y social en general, mostrando que la patología individual y las condiciones ambientales se influyen recíprocamente de manera dialéctica.



Más concretamente en un contexto familiar, la enfermedad es una "cualidad emergente, cualidad nueva que nos remite, como signo, a una situación implícita, subyacente, configurada por una particular modalidad de la interacción grupal, la que en ese momento resulta alienizante". La conducta desviada debe así ser entendida como una anomalía que afecta a la estructura total en su proceso de interrelación intrasistémica o intersistémica (186).

 

3. Clasificación.- Pichon Rivière utiliza cierta terminología clásica para clasificar las enfermedades mentales, describiendo las neurosis, las psicosis, las psicopatías (dentro de las cuales ubica a las perversiones), etc. Habla también de la hipocondría y de la paranoia (25) como expresión del miedo al ataque al yo desde el área 2 (cuerpo) y desde el área 3 (mundo externo), respectivamente.



Pichon Rivière explica cada una de estas formas patológicas desde su teoría de la enfermedad única. Por ejemplo, señala que "las neurosis son técnicas defensivas contra las ansiedades básicas. Son las más logradas y cercanas a lo normal y si bien resultan intentos fallidos de adaptación se encuentran más alejadas de la situación depresiva patogenética. Las psicosis son también intentos de manejo de las ansiedades básicas pero menos exitosas que las neurosis, es decir, con un mayor grado de desviación de la norma de salud. Lo mismo sucede en las psicopatías, cuyo mecanismo prevalente es el de la delegación. Dentro de las psicopatías, las perversiones se manifiestan como formas complejas de elaboración de las ansiedades básicas y su mecanismo general se centra alrededor del apaciguamiento del perseguidor (objeto malo). El crimen (también incluído en este cuadro) constituye la tentativa de aniquilar la fuente de ansiedad proyectada en el mundo externo. cuando esta fuente es ubicada en el propio sujeto se configura la conducta suicida" (25, 181-182).

 

ENFERMEDAD UNICA, TEORIA



Supuesto teórico que postula la existencia de un núcleo depresivo patogénetico universal, del cual todas las formas clínicas de la enfermedad resultarían tentativas de elaboración o desprendimiento (121, 179), y que se da con intensidades diferentes en el sujeto normal, el neurótico y el psicótico. La teoría de la enfermedad única está íntimamente vinculada con el principio de continuidad genética y funcional de las estructuras (179), y sirve de fundamento teórico de la técnica de los grupos operativos (155).

 

1. Concepto.- La teoría de la enfermedad única es un supuesto teórico que postula la existencia de un núcleo depresivo patogénetico universal, que se da con intensidades diferentes en el sujeto normal, el neurótico y el psicótico. Las diversas formas clínicas derivan del hecho de constituír distintas tentativas de desprendimiento de aquel núcleo depresivo (179).



Este núcleo depresivo está vinculado a la situación de nacimiento y el desarrollo, y es responsable de la pauta estereotipada de de conducta como situación de estancamiento en el proceso de aprendizaje de la realidad y deterioro de la comunicación, viciando el abordaje del objeto de conocimiento y la situación de tarea grupal.

 

2. Reseña histórica.- La teoría de la enfermedad única aparece publicada por primera vez en 1946 en la "Revista de Psicoanálisis", donde Pichon Rivière la planteaba en términos de una síntesis personal sobre una teoría general de las neurosis y las psicosis (46).



La teoría de la enfermedad única surgió originalmente en el contexto del tratamiento de psicóticos. Por entonces, Pichon Rivière afirmaba: "a través del psicoanálisis de esquizofrénicos y epilépticos y apoyado por las observaciones realizadas durante los tratamientos biológicos, se nos hizo evidente un 'núcleo psicótico central', bien delimitado, y del cual parten todas las otras estructuras como maneras o tentativas de resolver dicha situación básica. Esta situación está configurada con los elementos que caracterizan el estado depresivo, con sus conflictos y mecanismos específicos [...]. Esta situación básica de las psicosis y configurada en el sentido de una estructura melancólica, es el punto de donde se inicia la elaboración de otras situaciones que van a configurar todos los otros tipos clínicos descriptos. En términos generales podríamos decir que ésta es 'la única enfermedad': todas las demás estructuras son tentativas que hace el yo para deshacerse de esa situación depresora básica.

 

3. El proceso de enfermarse y de curar.- En lo que sigue, vamos a intentar exponer sintéticamente cómo se concibe el proceso de enfermarse y de curar, de acuerdo a la teoría de la enfermedad única. Para una mejor comprensión de este proceso, vamos a describirlo de acuerdo a una secuencia cronológica desde el momento en que la persona nace, hasta que, ya adolescente o adulto, aparece la sintomatología de la enfermedad y luego, tratamiento mediante, puede acceder a la curación.



Estos hitos cronológicos son cinco (5) sucesivas situaciones depresivas por las que el sujeto atravesará. Estas cinco situaciones las describiremos en relación con lo que ocurre sobre todo en el sujeto enfermo, proceso que no obstante, como veremos, presenta muchos elementos en común con lo que ocurre en un sujeto que se desarrolló normalmente.

Los nombres que reciben estas cinco situaciones depresivas aparecen en el esquema 1: protodepresión, depresión de desarrollo, depresión desencadenante o actual, depresión regresional y depresión iatrógena positiva. Todas ellas, menos la regresional y la iatrógena, configuran la llamada depresión básica (ver este artículo). Asimismo, las cuatro primeras abarcan el proceso de enfermarse, mientras que la última corresponde al proceso de la cura. El primero de estos procesos podríamos llamarlo también 'enfermación', por analogía con el proceso de curarse, que se designa como 'curación'. Vemos así como Pichon Rivière describe el proceso de enfermarse y de curar tomando como hilo conductor (182) la situación depresiva, que adoptará cinco formas diferentes según el momento cronológico de su aparición.

 

Esquema 1: Cinco situaciones depresivas


 

Proceso de enfermarse


Protodepresión

Depresión básica

Depresión de desarrollo

Depresión básica

Depresión actual

 

Depresión regresional

Depresión básica

Proceso de curación

Depresión iatrógena

 

 

 

Hechas estas aclaraciones, pasemos ahora a describir el proceso de enfermarse y de curar. El proceso total lo hemos dividido en ocho (8) etapas:



1) Protodepresión.- El momento del nacimiento implica una pérdida, la pérdida del estado intrauterino, surgiendo así una protodepresión, que se vivencia al abandonar el claustro materno. Es una 'proto'depresión porque es, de alguna forma, el prototipo que servirá de modelo a todas las depresiones siguientes, de manera tal que, por ejemplo, la depresión de desarrollo implica de alguna forma reactualizar aquella pérdida original del momento del nacimiento. La protodepresión es un acontecimiento por el que atraviesan tanto los sujetos normales como los enfermos: lo normal o lo patológico no depende de si hay o no pérdidas (ya que estas son inevitables), sino, como veremos, de cómo la depresión consecutiva a la pérdida haya sido elaborada.

2) Posición esquizoparanoide.- Para Pichon Rivière, la existencia de una posición esquizoparanoide con objetos parciales, vale decir, con un objeto total escindido, presupone la existencia de una etapa previa con un objeto total. La escisión se produce en el acto del nacimiento y, de allí en más, todo vínculo gratificante hará considerar al objeto como bueno, así como todo vínculo frustrante lo hará considerar como malo y persecutorio. Esta disociación, primera técnica del yo, constituye la puerta de entrada en la posición esquizoparanoide, que fuera planteada por M. Klein y Fairbairn paralelamente a los primeros trabajos de Pichon Rivière sobre esquizofrenia (20).

3) Depresión de desarrollo.- Luego de algunos meses a partir del nacimiento, se instala la posición depresiva, donde el bebé intentará integrar los objetos parciales bueno y malo en un objeto total. Esto produce un conflicto de ambivalencia: el objeto es amado y odiado al mismo tiempo y, al intentar ser atacado o destruído por ser malo, inevitablemente el objeto bueno será también dañado o destruído, lo que genera culpa y depresión. A partir de aquí, esta culpa y esta depresión puede ser elaborada exitosamente a través de la reparación (es decir, mediante el empleo de mecanismos propios de la posición depresiva), o bien seguir un camino patológico: la posición depresiva fallidamente elaborada, que implicará recurrir regresivamente a mecanismos esquizoparanoides.

4) Posición depresiva fallidamente elaborada.- Las tentativas de desprendimiento del núcleo patogenético depresivo se instrumentarían a través de ciertas técnicas defensivas propias de la posición esquizoparanoide descripta por M. Klein, y a la que Pichon Rivière denomina, en este contexto, posición patoplástica o instrumental, siendo la razón de esa denominación la siguiente: "ante la situación de sufrimiento, característica de la depresión, surge la posibilidad de una nueva regresión a otra posición anterior operativa o instrumental que permite el control de la ansiedad [posición anterior que es la esquizoparanoide]. El sujeto sale de la inhibición y del conflicto de ambivalencia [típico de la posición depresiva] por una nueva disociación y la ansiedad paranoide (miedo al ataque) reemplaza a la culpa (miedo a la pérdida) (181).

Entre las técnicas defensivas utilizadas, propias de la posición esquizoparanoide, se pueden mencionar las siguientes (179-180): a) escisión: o splitting, es el mecanismo central, e implica la escisión del yo, del objeto, y de los vínculos del yo con los objetos (ver Escisión). Es el primero de los mecanismos defensivos que se instrumenta, ya que a partir del mismo, el sujeto recurre luego a las otras técnicas de la posición esquizoparanoide; b) proyección: que implica la ubicación fuera del sujeto de los objetos internos (180) (ver Proyección); c) introyección: entendida como el pasaje fantaseado al interior del sujeto de los objetos externos y sus cualidades; d) control omnipotente: de los objetos, tanto internos como externos; e) idealización; f) negación, etc.

"La alternancia e intricación de la posición depresiva y la esquizoparanoide configuran una continuidad subyacente a los distintos aspectos fenoménicos característicos de los diversos cuadros clínicos" (180).

5) Depresión desencadenante o actual.- Esta etapa comienza más adelante en la vida (por ejemplo en la juventud o la adultez) cuando una situación de frustración o de pérdida reactiva la depresión de desarrollo, configurándose una depresión actual o desencadenante. Es el momento donde comienza a manifestarse la enfermedad (periodo prodrómico).

La situación de frustración que desencadena esta depresión proviene del mundo externo, y puede tener un origen familiar, laboral (pérdida de empleo), problemas sociales, políticos, etc.

Señala Pichon Rivière al respecto: "en nuestra cultura el hombre sufre la fragmentacipón y dispersión del objeto de su tarea, creándosele entonces una situación de privación y anomia que le hace imposible mantener un vínculo con dicho objeto con el que guarda una relación fragmentada, transitoria y alienada. Al factor inseguridad frente a su tarea se agrega la incertidumbre ante los cambios políticos, sentimientos ambos que repercuten en el ámbito familiar donde la privación tiende a globalizarse. El sujeto se ve impotentizado en el manejo de su rol, y esto crea un umbral bajo de tolerancia hacia las frustraciones, en relación con su nivel de aspiración. La vivencia de fracaso inicia el proceso de enfermedad, configurando una estructura depresiva" (17).

6) Depresión regresional.- Sigue diciendo Pichon Rivière: "La alienación del vínculo con su tarea se desplaza a vínculos con objetos internos. El conflicto en su totalidad se ha internalizado pasando al mundo interno... Esta depresión... sume al sujeto en un proceso regresivo hacia posiciones infantiles... Estamos en el punto de partida que, en un proceso de regresión, se va a articular con una estructura depresiva anterior, reforzándola" (17).

Con esto, Pichon Rivière nos quiere decir que la depresión desencadenante reactiva la posición depresiva infantil, o depresión desarrollo, con lo cual el sujeto regresa (de aquí el adjetivo 'regresional') a la posición depresiva que había sido en su momento fallidamente elaborada. En este punto vuelve a intentar elaborar esta depresión, pero vuelve a hacerlo fallidamente tal como hemos visto en la etapa 4, es decir, repite el empleo de las defensas de la posición esquizoparanoide.

Como indica Pichon Rivière: "frente a esta situación de sufrimiento surge la posibilidad de una regresión a una posición anterior, 'operativa e instrumental', para el control de la ansiedad (situación esquizoide)" (47). Al utilizarse defensas esquizoparanoides, obviamente vuelve a fracasar la elaboración de la posición depresiva. El fracaso de esta elaboración, además de las consecuencias señaladas, "acarrea inevitablemente el predominio de defensas que entrañan el bloqueo de las emociones y de la actividad de la fantasía" (48), e incapacitando al sujeto para su autoconocimiento o 'autognosis'.

7) Depresión iatrógena.- Se instala cuando el paciente inicia el proceso corrector terapéutico. Este proceso busca hacer que el paciente deje de utilizar mecanismos esquizoparanoides para continuar sus intentos por resolver la situación depresiva, e inicie una tarea que consiste "en el pasaje de la estereotipia de los mecanismos de la posición esquizoparanopide a un momento depresivo en el que el sujeto pueda lograr una integración tanto del yo como del objeto y de la estructura vincular que los incluye" (183). Se trata de un proceso doloroso, donde debe enfrentarse la depresión iatrógena (ver este artículo), es decir, una depresión que se produce cuando se intenta la integración de las partes del yo del paciente.

8) Posición depresiva exitosamente elaborada.- Finalmente, la curación sobreviene cuando esta posición depresiva deja de ser siempre fallida e insistentemente resuelta con mecanismos esquizoparanoides y empieza a ser elaborada, ahora exitosamente, a través de los mecanismos propios de la posición depresiva. De alguna manera, esto implica elaborar una posición depresiva que en su momento, en la primera infancia, no pudo ser elaborada adecuadamente.

La cabal comprensión de estos procesos exigiría por parte del lector un cierto conocimiento de la teoría kleiniana acerca de las posiciones esquizoparanoide y depresiva (en el caso de que no los tuviera). Un tal conocimiento puede ayudar a comprender, por ejemplo, que: 1) la posición esquizoparanoide es anterior a la depresiva; 2) que el núcleo patogenético depresivo se instala en la posición depresiva; 3) que las tentativas de desprendimiento de este núcleo depresivo básico ponen en marcha un mecanismo regresivo, es decir, un volver 'hacia atrás' con el fin de utilizar defensas que entonces fueron exitosas, lo que explica por qué en tales tentativas se recurre a la instrumentación de defensas de la posición anterior, es decir, de la posición esquizoparanoide. El proceso terapéutico (123-124), precisamente, mediante la depresión iatrógena positiva, reconducirá al sujeto desde la posición esquizoparanoide a la depresiva donde podrá lograr una integración de su yo, de los objetos y del vínculo yo-objetos.

 

ENFERMO MENTAL



Sujeto al que se le ha adjudicado -y él ha asumido- el rol de portador de la ansiedad y los conflictos de su grupo inmediato. En tal sentido, es el portavoz, el símbolo y el depositario de los aspectos alienados de la estructura social.

 

1. Caracterización.- El enfermo mental es "el portador de la ansiedad y conflictos del grupo inmediato, es decir, del grupo familiar" (37), "y es también, por ello, el símbolo y el depositario de los aspectos alienados de su estructura social y portavoz de su inseguridad y su clima de incertidumbre" (185).



Un miembro de la familia pasa a constituírse en 'enfermo mental' no sólo cuando le es adjudicado ese rol por su familia, sino además también cuando él mismo asume ese rol que le adjudican. La adjudicación y la asunción de roles en relación con un determinado integrante del grupo familiar tiene que ver con una característica de éste último: es el miembro más débil, es decir, el que menos resistencia puede oponer a la adjudicación de roles. Sería interesante, por lo demás, investigar por qué razones un miembro del grupo es el más débil.

A modo de ejemplo, imaginemos una familia donde el padre tiene dificultades económicas, y tiende a culpar a su hijo por ello ya que "debe gastar en escuela, útiles, transporte y maestra particular". La madre, por su lado, padece crisis histéricas, y sostiene que "este hijo es el que me pone nerviosa". La hermana, finalmente, acusa a su hermano de crearles a sus padres permanentes dificultades. A todo esto, el hijo no puede defenderse, o lo hace débilmente, hasta que finalmente asume el rol de enfermo haciéndose cargo de los malestares de la familia (desde ya, aún cuando realmente no ocasione gastos, ni realmente le haga la vida imposible a su madre).

El enfermo mental no surge de la nada. "Cuando emerge una neurosis o una psicosis en el ámbito del grupo familiar, descubrimos que previamente un grado determinado de inseguridad se ha instalado en el seno de ese grupo, impotentizándolo. Esto significa dinámicamente que un miembro del grupo familiar asume un rol nuevo, se transforma en el portavoz y depositario de la ansiedad del grupo. Se hace cargo de los aspectos patológicos de la situación en un proceso interaccional de adjudicación y asunción de roles, que compromete tanto al depositario como a los depositantes. El estereotipo se configura cuando la proyección de los aspectos patológicos surgidos en esa situación de inseguridad es masiva. El sujeto queda paralizado, fracasa en su intento de elaborar una ansiedad tan intensa, y enferma... A partir de ese momento se completa el ciclo de elaboración de un mecanismo de seguridad patológica, desencadenado por un incremento de las tensiones, que consiste en la depositación masiva, con la posterior segregación del depositario por la peligrosidad de los contenidos depositados" (187). Además de depositario, el enfermo es un portavoz, en cuanto es "el vehículo por el que comienza a manifestarse el proceso implícito causante de la enfermedad" (186).

Pichon Rivière tiende a concebir al enfermo mental como un depositario de la patología grupal, lo que significa que lo que está enfermo, estrictamente hablando, no es la persona sino el grupo o, más específicamente, los vínculos que en él se establecen. De allí que la curación implica curar un vínculo, no una persona, para lo cual entonces se requerirá la presencia de todos, es decir, la implementación de una terapia grupal.

 

2. Relación con el terapeuta.- "El paciente está denunciando, es el 'alcahuete' de la subestructura de la cual él se ha hecho cargo, y que trae como consecuencia el empleo de técnicas de marginalidad o segregación (internación en hospital psiquiátrico) donde en un interjuego implícito... el psiquiatra asume el rol de resistencia al cambio, es decir de la cronicidad del paciente" (37-38). En oposición a esta actitud, "curarlo es adjudicarle un rol nuevo, el de agente de cambio, y transformarnos nosotros mismos también [como terapeutas] en elementos del cambio" (185).



 

EPISTEMOLOGIA CONVERGENTE

Postura según la cual las ciencias del hombre convergen sobre un objeto único: el hombre en situación. Esta interciencia funcionaría como una unidad operacional que permite el enriquecimiento de la comprensión de dicho objeto de conocimiento.

 

1. Concepto.- Pichon Rivière destaca siempre la índole social y pluridimensional de la estructura y sentido de la conducta, razón por la cual su indagación no puede quedar circunscripta a una única disciplina.



En este contexto, la epistemología convergente es una postura según la cual "las ciencias del hombre conciernen a un objeto único: "el hombre en situación", susceptible de un abordaje pluridimensional. Se trata de una interciencia, con una metodología interdisciplinaria, la que funcionando como unidad operacional permite un enriquecimiento de la comprensión del objeto de conocimiento y una mutua realimentación de las técnicas de aproximación al mismo" (12).

Así, la psicología social que postula Pichon Rivière apunta a una visión integradora del "hombre en situación", ubicado en una determinada circunstancia histórica y social. Tal visión se alcanza, entonces, "por una epistemología convergente, donde todas las ciencias del hombre funcionan como una unidad operacional" la que, como tal, aporta elementos para la construcción de un instrumento único llamado ECRO (150).

La denominación 'epistemología', utilizada por Pichon Rivière, obedece al hecho de que no se trata de una postura frente a cierta realidad llamada 'hombre en situación', sino una postura frente a las ciencias que estudian esa realidad. La epistemología se define, en efecto, genéricamente, como el estudio del conocimiento científico.

 

ESCISION



Proceso hipotético que acontece originariamente en la posición esquizo-paranoide, y en virtud del cual el yo y/o el objeto se separan o dividen en una parte buena y una parte mala, lo que le permite al sujeto emerger del caos y ordenar sus experiencias. Pichon Rivière retoma este concepto en el marco de la teoría kleiniana, aplicándolo a los fenómenos grupales y otorgándole un lugar en su teoría de la depresión básica. Sinónimos: disociación, splitting.

 

1. Concepto.- En general y más allá de su sentido específico en psicología, la palabra 'escisión' significa división, rompimiento, separación. Por ejemplo, puede decirse que una asamblea se escindió en dos grupos antagónicos, o que una célula madre se escindió en dos células hijas.



En el psicoanálisis kleiniano y el pensamiento de Pichon Rivière el término adquiere un sentido específico: se trata de un proceso que comienza en el transcurso de los seis primeros meses de vida (posición esquizo-paranoide), y que consiste en una separación o división del yo y/o del objeto parcial en una parte 'buena' y una parte 'mala'. Por ejemplo: en términos kleinianos, el objeto parcial pecho se escinde en un pecho bueno y uno malo.

La escisión tiene como finalidad ordenar el universo del sujeto para lograr una discriminación de sus percepciones y sus emociones. En efecto, la escisión o splitting "permite al yo emerger del caos y ordenar sus experiencias. Está en la base de todo pensamiento, si consideramos que la discriminación es una de las primeras manifestaciones de este comportamiento del área 1 [mente]" (22).

Para organizar sus experiencias, entonces, entabla sendas relaciones con lo que él vivencia como dos objetos: "uno totalmente bueno, gratificante, al que ama y por el que es amado, y otro totalmente malo, frustrante, peligroso y persecutorio, al que odia y por el que se siente odiado. Esta escisión y relación del yo con dos objetos de valencias opuestas se denomina 'divalencia' y es característica de la posición esquizo-paranoide" (180-181).

La escisión del objeto en bueno y malo es correlativa de la misma división a nivel yoico, es decir, se produce también al mismo tiempo la escisión del yo en un Yo bueno y un Yo malo. Quedan así configurados dos vínculos separados: por un lado el vínculo Yo bueno-Objeto bueno, y por el otro lado el vínculo Yo malo-Objeto malo.

Para Pichon Rivière, la escisión es un mecanismo necesario para la socialización del sujeto y para la génesis del pensamiento. a) En cuanto a la socialización, "la división del objeto total tiene como motivación impedir la destrucción total del objeto, que al escindirse en bueno y malo configura las dos conductas primarias en relación con amar y ser amado y odiar y ser odiado, es decir, dos conductas sociales que determinan el comienzo del proceso de socialización en el niño que tiene un rol y un status dentro de un grupo primario o familiar" (20); b) el mecanismo de la escisión tiene también su importancia en la génesis del pensamiento: a partir de sus experiencias de gratificación y frustración, el niño va adquiriendo "la capacidad de discriminar entre varios tipos de experiencias como primera manifestación de pensamiento, construyendo así una primera escala de valores" (20).

Pero la escisión no es solamente considerado como un mecanismo arcaico, es decir, como un mecanismo típico de los seis primeros meses de vida, sino también, y particularmente en el pensamiento de Pichon Rivière, como un mecanismo regresivo y como un mecanismo grupal. En ambos casos, se trata de una reactivación de la escisión como mecanismo arcaico.

 

2. Escisión y regresión.- En el contexto de su teoría de la depresión básica (ver este artículo), la escisión y todos los otros mecanismos propios de la posición esquizo-paranoide se reactivan regresivamente, se instalan dos vínculos separados con un objeto bueno y con un objeto malo, configurándose así las diversas patologías según la ubicación de esos objetos en las distintas áreas: mente, cuerpo o mundo externo (23).



En este contexto es donde aparece explícita la función defensiva que tiene la escisión. Indica Pichon Rivière que "la función básica del yo en esta situación [regresiva] es la 'preservación de lo bueno y el control de lo malo', evitando la fusión de ambos aspectos en un objeto total, lo que significaría la emergencia de la posición depresiva, que es vivida por el sujeto como catastrófica" (122).

 

3. Escisión en los grupos.- El concepto de escisión permite explicar también los fenómenos grupales, ya que los grupos también necesitan, al igual que el bebé de la posición esquizo-paranoide, emerger del caos y organizar sus experiencias perceptivas y emocionales ubicando en un 'lugar' el objeto bueno y en otro 'lugar' distinto el objeto malo (proceso de discriminación). Por ejemplo, el líder como objeto bueno y el chivo emisario como objeto malo.



En efecto, puede ocurrir que en un grupo algún miembro, siguiendo el mecanismos de adjudicación y asunción de roles, se haga depositario de los aspectos malos, negativos o atemorizantes del grupo o de la tarea, y mediante un tácito acuerdo con el grupo asume el rol de chivo emisario. Otro miembro, en cambio, y siempre siguiendo un plan de adjudicación y asunción de roles, puede hacerse depositario de los aspectos buenos o positivos del grupo, constituyéndose como líder. Decimos entonces que se ha producido una disociación, a través de la cual el objeto bueno líder puede ser preservado de los ataques del grupo, que entonces serán canalizados hacia el objeto malo chivo emisario.

 

ESCLARECIMIENTO



Trabajo compartido que se realiza en el marco de la técnica de los grupos operativos, cuya finalidad es el análisis de la situación grupal en el 'aquí y ahora', a los efectos de abordar y resolver los miedos básicos implicados en dicha situación, permitiendo al grupo avanzar hacia el logro de sus objetivos.

 

1. Concepto.- El esclarecimiento es un trabajo compartido por todos los miembros del grupo, tendiente a analizar y resolver los miedos básicos que le impiden avanzar hacia el logro de sus objetivos.



Este esclarecimiento "implica el análisis, en el 'aquí y ahora' de la situación grupal, de los fenómenos de interacción, los procesos de adjudicación y asunción de roles, las formas de la comunicación, en relación con las fantasías que generan esas formas de interacción; los vínculos entre los integrantes, los modelos internos que orientan la acción (grupo interno) y los objetivos y tarea prescripta del mismo. Un paso importante en este proceso de esclarecimiento, de aprender a pensar, es un trabajo orientado hacia la reducción del índice de ambigüedad grupal por la resolución dialéctica de las contradicciones internas al grupo, que toman la forma de dilema paralizando la tarea a través del enfrentamiento entre individuos o subgrupos. La situación dilemática esteriliza el trabajo grupal y opera como defensa ante la situación de cambio" (210-211).

El esclarecimiento "puede ser súbito y pasajero o más o menos duradero (golpe de 'insight', o instante de 'insight' que puede ser también transitorio), o continuarse en un proceso de elaboración" (136).

 

ESTRUCTURA

Conjunto de elementos que interactúan entre sí constituyendo un sistema o unidad múltiple. Ejemplos de estructuras: el vínculo y la conducta. La configuración de las estructuras, sean normales o patológicas, está regida por los principios de policausalidad, pluralidad fenoménica, continuidad genética y funcional, y movilidad de las estructuras (175).

 

1. Concepto.- A partir de la lectura de los textos de Pichon Rivière es posible inferir su idea de estructura como una unidad múltiple (175): 'múltiple' porque está constituída por diversos elementos, y 'unidad' porque esos elementos no están aislados ni son independientes, sino que existen entre ellos relaciones de interacción e interdependencia (10) en virtud de las cuales se modifican mutuamente.



Se citan algunos ejemplos de estructura, como por ejemplo el vínculo (o estructura vincular) y la conducta. Así, vínculo es definido en los términos de una estructura compleja de interacción (28), y conducta como una estructura, como un sistema dialéctico en permanente interacción (173).

 

2. Principios.- Las estructuras pueden ser normales o patológicas (ver Salud Mental y Enfermedad Mental). Según Pichon Rivière, existen ciertos principios que "rigen la configuración de una estructura" (18, 175), o "que intervienen en su causación" (122), sea esta normal o patológica. Estos principios constituyen tal vez las conceptualizaciones más teóricas y abarcativas que podemos encontrar en el pensamiento de Pichon Rivière, por lo que podríamos calificarlos como una suerte de 'metapsicología pichoniana' (así como la metapsicología freudiana está constituída por los principios económico, dinámico y tópico).



Respecto a cuáles son estos principios, existen diferentes versiones que fueron apareciendo cronológicamente a medida que Pichon Rivière desarrollaba su pensamiento. He aquí una síntesis de esta evolución, según el texto "El proceso grupal":

a) Primera versión (año 1965): Se mencionan tres principios: policausalidad, pluralidad fenoménica, y continuidad genética y funcional (122).

b) Segunda versión (año 1967): Se amplía la cantidad de principios, y a los tres anteriores se agregan los principios de movilidad de las estructuras, de rol, vínculo y portavoz, y de situación triangular (18). Para los dos últimos, remitimos al lector a los artículos Rol, Vínculo, Portavoz, y Edipo, Complejo de.

c) Tercera versión (año 1970): Siete años antes de su fallecimiento, Pichon Rivière expone esta versión, que es la que consideraremos en la presente Guía, y según la cual hay cuatro principios: policausalidad, pluralidad fenoménica, continuidad genética y funcional, y movilidad de las estructuras. Pichon Rivière considera necesario además agregar tres nociones que permitirán comprender la configuración de una estructura: rol, vínculo y portavoz (175). Para acceder a un mayor desarrollo de los cuatro principios enunciados, remitimos al lector a los respectivos artículos.


Principios rectores de la configuración de una estructura


 

 

 

 



Principios

Policausalidad (factores constitucional, disposicional, actual)

Continuidad genética y funcional (teoría de la enfermedad única; depresión básica)

Pluralidad fenoménica (área 1 mente, área 2 cuerpo, área 3 mundo externo)

Movilidad (estructuras instrumentales y situacionales)

Otros conceptos importantes

Rol, vínculo, portavoz

 




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos