Diario de un vidente IV



Descargar 4.05 Mb.
Página1/15
Fecha de conversión03.03.2018
Tamaño4.05 Mb.
Vistas564
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15




DIARIO DE UN VIDENTE IV



En este libro se recogen las experiencias de clarividencia de diversas personas, que tienen esta facultad y que generosamente nos las han enviado para el conocimiento de todos.

La mayoría de los casos, son individuos que solicitan el total anonimato, por lo tanto nos es imposible revelar la procedencia.

Nuestra máxima es primar el mensaje y no el mensajero.

En todos los casos, es necesario utilizar el discernimiento, puesto que por el hecho de estar publicado, no quiere decir, que sean un dogma. Incluso las imágenes pueden estar impregnadas del mundo onírico y mentalista.

Autores: TAMARA PAVON BONILLA LICERIO MORENO NAVAJO



Reg. Prop. Intelectual. M-003858/2012

ABUELA : ¿TODAVÍA AQUÍ?


Cerré los ojos y caí dormido sin darme cuenta. Un suave olor a flores inundó mi dormitorio. ¿Estaba dormido o despierto?, me preguntaba en sueños.

Entre ese maravilloso olor se conformó un ser, inerte y blanquecino al principio, pero familiar y amistoso. En pocos minutos se definió la forma del ser y sin duda alguna le pude decir:

¡Abuela!- ¿todavía aquí?

Pensé que habías reencarnado hace años, y que el espíritu de mi sobrino menor eras tú.

Mi abuela era de pocas palabras en vida y sigue siendo de pocas palabras en el mundo astral, pero me respondió de una forma clara y concisa:

Pues sí, todavía no me he reencarnado y no será por falta de ganas, estoy aguantando todo lo que pueda para no transmitiros mi genética, aunque desde aquí, desde el astral también la trasmito aunque menos acentuada. ¿Te acuerdas de Medell?

Es cliente mío- Le contesté.

No, Mendell el genetista. El dijo que la genética puede emerger en dos o tres generaciones. Si yo me reencarno en mi bisnieto el nacerá con mi misma patología. Sólo cuando la medicina consiga solucionar todos los problemas de salud que apremian a la humanidad nuestros espíritus podrán evolucionar y podrán reencarnarse en otros planetas más evolucionados. Mira quién está a mi derecha.

Miré hacia su derecha y pude ver un ser de alta evolución bastante bien definido y con una pinta impoluta. Me miro y dijo:

Todos tenemos la misma genética, si no resolvéis los problemas de salud en tu planeta, no podréis evolucionar tampoco en el espíritu y vuestras carencias y deficiencias tampoco nos dejarán evolucionar a nosotros. Vuestra raza ya necesita tener la dignidad de no enfermar, no sufrir por el dolor, no tener miedo de contagios ni pandemias, en definitiva morir para buscar la evolución, no por padecimiento y dolor.


La conversación acabo cuando en mi mente se empezaron a dibujar niños en Africa muriendo por enfermedades derivadas del hambre y la falta de higiene, el espíritu de esos niños compenetraba a bebes de familias pudientes en el primer mundo, volcando su genética de hepatomegalias, distrofias cerebrales, hipoxias mentales, pancreatitis crónicas al recién nacido. Cuantas más personas morían por falta de atención y cuidados médicos, más niños nacían en occidente con problemas graves de salud. Los padres destrozados gastaban toda su fortuna en sanar al recién nacido, sin éxito, pues la cura estaba 20 años atrás en el tercer mundo evitando que ese espíritu hubiese muerto de hambre y miseria.

¿vosotros creéis que si las economías más fuertes de nuestro planeta supiesen que si no hacen algo más, para ayudar a la salud de la humanidad, sus hijos y los hijos de sus hijos morirían de enfermedad prematura, reaccionarían y se acabarían las clases sociales, el primer y el tercer mundo, la miseria y la pobreza?


Yo creo que sí. Sobre todo cuando sepan que ellos van a reencarnar también y que tienen todos los boletos comprados para pasarlo muy mal con su salud desde el primer momento de su concepción.

No hay mejor justicia que el tiempo. Sólo hay que esperar y observar. Es por este motivo que tengo Fé en la humanidad, porque a ninguno de nosotros nos gusta enfermar en primera persona y menos aún ver como tu hijo recién nacido sufre duros tratamientos médicos.

No tengo duda alguna, lo conseguiremos, evolucionaremos, y a ti abuela te digo que no te preocupes tanto por pasarnos tus mil enfermedades a la humanidad. Reencarna ya, pues una raya más al tigre no tiene mayor importancia.

Las muertes traumáticas quedan impresas en el espíritu por muchas reencarnaciones y esta memoria queda en la memoria, reproduciéndose en mayor o menor medida en la siguiente reencarnación.

Son muchas las experiencias de reencarnación de personas que recuerdan haber muertos ahorcados en otras vidas y curiosamente en la vida actual tienen problemas desde el nacimiento con las cervicales o con la garganta. Otros que han sufrido algún disparo, tienen curiosamente alguna marca característica en esta vida que le duele cuando va a cambiar el tiempo. Son muchos ejemplos que se pueden describir. La enfermedad es un problema colectivo, pues nos guste o no evolucionamos en conjunto. La memoria colectiva de la raza no puede eliminar las experiencias traumáticas pues es energía y la energía no se destruye.

La enfermedad no solo se fija en los seres humanos, sino en el entorno, en la materia viva incluso en los planetas que nos rodean. Somos un macro-cuerpo. Si alguno conoce la Astrología, se dará cuenta que nacemos con influencias planetarias que determinan nuestra genética, nuestra salud y nuestro carácter.



Si toda la raza evoluciona en la salud, nacerán hijos más sanos, más fuertes, con una memoria menos traumática.


Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos