Desenredando las confusiones ragarrianas y su visión simplista, errada y falseada sobre el anarquismo1



Descargar 54.91 Kb.
Fecha de conversión05.02.2018
Tamaño54.91 Kb.
Vistas53
Descargas0

Desenredando las confusiones ragarrianas y su visión simplista, errada y falseada sobre el anarquismo1
Ramón García Rodríguez.

Ragarro2002.



Ragarro.

I
Reciba mis saludos desde la distancia:
Al parecer ya quedó aclarado que fue mí persona quien envió el texto: “LENIN Y LA EXALTACIÓN MAXIFICADA DEL CAPITALISMO DE ESTADO”, desde el correo electrónico que yo manejo y utilizo. Asimismo, algunas personas (al leerlo) decidieron enviarlo a diversos foros y direcciones. Cosa que de alguna manera motiva a seguir escribiendo y enviando información social de interés. Más aún al saber que su persona le prestó cierto interés a algunos envíos que he hecho (creo que han de haber sido más de 15). Me siento muy honrado al saber ello.
Pero pareciera que no quedó aclarado, o al menos no se dio algún comentario o retractación de los deslices cometidos por su persona, asimismo de algunas conclusiones erradas, sobredimensionadas, hasta paranoicas y delirantes, que refería en sus primeros comentarios2, junto a Gustavo Pérez Hinojoza. Obvio que de bases infundadas y sin sustento. Por eso GPH, señalaba que “es probable que un desliz lo haya llevado a señalar erróneamente algo. Si este fue el caso le ruego una precisión pública inmediata…”3, refiriéndose a su persona. Asimismo en otro comentario remarcaba que “si nos hemos equivocado o nos hicieron caer en un error hay que reconocerlo francamente… creo que esto nos enseña también que primero hay que preguntar antes de criticar”4, también refiriéndose a su persona. Cosa que yo también remarqué para evitar algunos deslices que a veces pasa u ocurre5.
Hasta ahora ningún comentario, explicación o retractación de tales deslices. Pero bueno, no se puede pedir mucho. Tampoco lo espero.
Pero a pesar de la aclaración realizada en “A MODO DE ACLARACIÓN A RAMÓN GARCÍA RODRÍGUEZ Y GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA”6, sigue cometiendo algunos deslices y codificando inadecuadamente de la información social, elaborando toda una serie de artificios (marañas) en la cual llega a caer y hasta creer.
Sobre la relación del texto que escribí y el G.A.E.S., sigue interpretando erróneamente la nota aclaratoria, por ende continúa confundiendo y agregando cosas que no se escribieron. Le escribo nuevamente la nota aclaratoria, que está como asterisco (*) en el texto7 y que usted también lo señaló y lo puso en el párrafo II de su texto8: “Texto elaborado en base a extractos de la ponencia: “¿Dictadura del proletariado o capitalismo de Estado?”, expuesta en el conversatorio: “¡Todo el poder a los soviets! Por un análisis crítico de la revolución Rusa”. Llevada a cabo el viernes 15 de octubre del 2010 en la Facultad de Ciencias Sociales de la U.N.M.S.M. Organizada por el Grupo Anarquista de Estudios Sociales (G.A.E.S.)”. Cosa que volví a remarcar, y hacerlo más sintético y explícito: “El G.A.E.S. realizó dicha actividad…, el 15 de octubre del 2010 en la Facultad de Ciencias Sociales de la U.N.M.S.M., el cual mí persona fue uno de lo cuatro ponentes”9. ¿Ahora de dónde saca el absurdo de que el texto que escribí10 fue elaborado en base al material colectivo de las ponencias de aquella actividad? En ninguna parte del texto dice o refiere ello. En su primer comentario decía que era del G.A.E.S., cosa que no fue así y aclaré; ahora dice que se usó el material colectivo en base a las otras ponencias de aquella actividad. Me pregunto, ¿en el siguiente comentario qué dirá o con qué saldrá ahora para no reconocer el desliz, confusión y error?

Para esclarecerlo mejor y sacarlo del desliz, se lo explicaré nuevamente, con más detalle e información social, esperando que ahora pueda comprender y codificar adecuadamente la información social vertida por mí persona. La nota aclaratoria dice: “Texto elaborado en base a extractos de la ponencia: “¿Dictadura del proletariado o capitalismo de Estado?”, expuesta en el conversatorio: “¡Todo el poder a los soviets! Por un análisis crítico de la revolución Rusa”...”11. A modo más simple y sencillo, el conversatorio que realizó el G.A.E.S. se denominó: “¡Todo el poder a los soviets! Por un análisis crítico de la revolución Rusa12. Yo fui uno de los cuatro ponentes. El texto que elaboré fue escrito en base a la ponencia, que yo expuse, cuyo título fue: “¿Dictadura del proletariado o capitalismo de Estado?”. En función de lo escrito, pregunto, ¿comprendió, entendió o codificó, ahora, adecuadamente la información social? Más sencillo y explícito ya no lo puedo hacer. Ampliando la información social de aquella actividad, las otras tres ponencias fueron: “Balance y lecciones del anarquismo en la Revolución Rusa”, “El anarquismo en la Revolución Rusa” y “Lecciones de la Revolución Rusa”. Las dos primeras expuestas por anarquistas y la tercera por un marxista. En un inicio se trató de que los ponentes fueran dos anarquistas y dos marxistas, pero por una serie de dificultades un compañero marxista no pudo participar, invitándose a una compañera anarquista. Cada ponente perteneciente a una agrupación específica13.


¿Ahora , comprendió, interpretó y codificó adecuadamente la información social? Si no fue así, habría que tenerlo en cuenta y hacerse ver, cosa que no creo, son cosas que a veces pasan y/o suceden. Un desliz lo comete cualquiera y eso es lo que pudo haber sucedido. Aunque esto ya sería una tercera aclaración. Habría que tenerlo en cuenta.
Con relación al número de páginas, según dice usted son 25 del artículo “LENIN Y LA EXALTACIÓN MAXIFICADA DEL CAPITALISMO DE ESTADO” y 12 de la respuesta “A MODO DE ACLARACIÓN A RAMÓN GARCÍA RODRÍGUEZ Y GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA”, que dan un total, según usted, de 37 páginas. Quizá por eso su respuesta (de tres páginas y algunas líneas más) titulada “3 POR 37”14. Que yo recuerde, no creo haber escrito tanto, pero si usted lo refiere, le creeré entonces. Aunque algunas veces al mejor contador de páginas se le pasa alguna que otra página.

II
Avanzando a otro punto e intentando profundizar sobre los comentarios vertidos por su persona, aunque sinceramente esperé más de usted ya que gran parte de lo que refiere e intenta explicar es argumentación simplista, poco profunda, reduccionista y hasta errada, guiado e influenciado por la cháchara, que se viene repitiendo de antaño, de los elementos burgueses y reaccionarios, que lamentablemente a calado hondamente en el proletariado, asimismo en sus supuestos pregoneros y defensores. Enmarcado en prejuicios y acusaciones simplonas, como usted lo hace en su comentario. Algunas veces, a pesar de los años, no se aprende mucho, o no se logra asimilar o tomar en cuenta información social diferente de lo que se está acostumbrado, donde las anteojeras, y de gran medida, impiden y dificultan la visión, interpretación y comprensión.
No creo, ni pretendo estar a la altura de su persona. Es reconocido por muchos y por mí persona su basta trayectoria de lucha, eso es innegable. Y comparado con usted, no creo ni llegarle a los talones (tanto en el plano de su experiencia, de su práctica, de su intelectualidad…). Asimismo, más probable que me doble la edad y quizá algunos años más. Pero a pesar de ello, de mis falencias y limitaciones, y de no estar a la altura de su persona, intentaré seguir vertiendo y comentando su comentario.
Con relación a los nombres, es tiempo “de usar los correctos” (como usted refiere), asimismo de explicitarlos y profundizarlos, para no caer en reducciones absurdas, infundadas y simplistas, que a la final terminan siendo mitos que justifican y legitiman lo infundamentado y absurdo.
Haciendo un análisis materialista de la historia, diría, que el anarquismo, como filosofía social, como política y como ideología de clase (proletaria) nace a mediados del siglo XIX, como producto y negación del ascenso de la burguesía como clase dominante (y su sistema capitalista). Este ascenso de la burguesía (revoluciones burguesas como lo fue la Revolución francesa, entre otras) daría paso a la formación del proletariado, donde el socialismo anarquista, el socialismo marxista y otras corrientes socialista, serían el producto y la sistematización de toda esa experiencia de lucha. Tanto el socialismo anarquista como el socialismo marxista surgirían casi en paralelo (en el mismo siglo), como forma y expresión, en sus diversas variantes, del proletariado en lucha. Y como tales tienen toda una prehistoria antes de ser considerados como tal. Podríamos citar como prehistoria del socialismo anarquista a los socialistas utópicos, entre ellos a Saint-Simon, Owen y Fourier. Así también podríamos referir a William Godwin. También a Stirner. Asimismo a Proudhon que fue uno de los primeros en considerarse anarquista y darle una connotación positiva. En el informe sobre la propiedad de 1840 titulado ¿Qué es la propiedad? o estudios sobre el principio del derecho del gobierno, libro que le generó enemigos, pérdida de apoyo, persecución […], escribía: “¿Qué forma de gobierno es preferible? –¿Y aún lo preguntáis?, contestará inmediatamente cualquiera de mis jóvenes lectores, ¿no sois republicano? –Soy republicano, en efecto, pero esta palabra no especifica nada. Res pública es la cosa pública, por lo que, quien ame la cosa pública, bajo cualquier forma de gobierno, puede llamarse republicano. Los reyes son también republicanos. –¿Sois entonces demócrata? –No. –¿Acaso sois monárquico? –No. –¿Constitucional? –Dios me libre. –¿Aristócrata? –En absoluto. –¿Queréis, pues, un gobierno mixto? –Menos todavía. –¿Qué sois entonces? –Soy anarquista. –Ahora comprendo; os estáis mofando de la autoridad. –En modo alguno; acabáis de oír mi profesión de fe seria y detenidamente pensada; aunque amigo del orden, soy anarquista en toda la extensión de la palabra”15.
Común y vulgarmente se presentó al anarquista, en sentido negativo y despectivo, “como un mero promotor de desórdenes… Anarquía en el habla popular equivale a caos maligno”16. Este sentido negativo y despectivo sería el que predominaría, y sería utilizado para descalificar y deslegitimar a todo aquel que pone en cuestión y se opone al status quo. Cosa que aún persiste en la actualidad, comúnmente utilizado por los elementos de la burguesía y reacción, influenciando hondamente en el proletariado.
Algunos historiadores refieren que las nominaciones “anarquía” y “anarquista”, se usaron indistintamente durante la Revolución francesa., en sentido negativo y hasta de insulto. Así “el girondino Brissot…, al pedir la supresión de los enragés, a quienes llamaba anarquistas, declaró en 1793: “es necesario definir esta anarquía”. Afirmaba lo siguiente: Leyes que no se cumplen, autoridades ignoradas y carentes de fuerza, delitos impunes, ataques a la propiedad, violación de la seguridad del individuo, corrupción de la moralidad del pueblo, ausencia de constitución, de gobierno, de justicia: he aquí los rasgos de la anarquía”17. Años después, el Directorio declaraba: “Por “anarquistas” el Directorio entiende a esos hombres ahítos de crímenes, manchados de sangre y espoleados por la rapiña, enemigos de las leyes que no hacen ellos y de todos los gobiernos en que ellos no gobiernan, que predican la libertad y practican el despotismo, hablan de fraternidad y sacrifican a sus hermanos […]; tiranos, esclavos, aduladores serviles del dominador astuto con poder para someterlos; capaces, en una palabra, de todos los excesos, todas las bajezas y todos los delitos”18.
Como se puede apreciar, tanto los términos anarquía y anarquista, tinían un sentido despectivo y reprobatorio. Lo fue durante la Revolución francesa, lo fue décadas después, en los tiempos de Proudhon, Bakunin, Marx […], y lo sigue siendo en la actualidad. Táctica similar que utiliza la clase dominante y sus sirvientes al referir como “terrorista” a todo aquel que reclama, exige sus derechos, lucha […]. Tal influencia reflejada no sólo en las clases dominantes y sus sirvientes, sino también en un basto sector del proletariado.
Pero a pesar de tener una connotación negativa y despectiva, de utilizarse de forma indiscriminada para deslegitimar e insultar a los rivales por ser nocivo y peligroso al sistema, la palabra “anarquista” fue adoptada y asumida con honra (primero con Proudhon). Que años después sería sistematizada, desarrollada y ampliada por Bakunin y por los que lo siguieron, para pasar a constituirse el anarquismo como filosofía social e ideológica que apunta a la transformación de la sociedad hacia el comunismo (abolición del Estado, de la propiedad privada, de las clases sociales, de la explotación del hombre por el hombre, del sistema capitalista…).
Como puede apreciarse, y como lo referí en un comentario anterior, el anarquismo no recae o es la creación de una sola persona, ni mucho menos de grupos; sino, es la sistematización, desarrollo y ampliación de la lucha del proletariado contra la burguesía, enmarcado en la lucha de clases. Por ende recoge toda la tradición, de lucha, anterior a ella, para asimilarla y traerla al presente como producto del proletariado en lucha, valga la redundancia19.
Por tal motivo, como lo referí en aquel comentario, el anarquismo no se reduce a bakuninismo, malatestismo, kropotkinismo […], ni mucho menos recae en una, dos, tres […] personas, como algunos quieren hacer creer o dan a entender, sean o no anarquista. Hacer eso reflejaría claramente una posición, tendencia y aspiración burguesa, cosa que como proletario se rechaza. Por ello, el uso más adecuado es anarquismo, ello no niega, claro, los grandes aportes de las personalidades mencionadas, ya que el anarquismo se sigue desarrollando y ampliando conjuntamente con los avances de la ciencia, de la filosofía, política, economía […], como producto y expresión de una clase social en lucha: el proletariado20.
Entonces, la premisa, a modo de conclusión, axiomática y mítica, que usted refiere de que “el anarquismo surgió antes del marxismo”21, no es tan cierta, aparte de ser simplista y hasta ingenua. Tanto el socialismo anarquista como el socialismo marxista, recogieron, asimilaron y ampliaron la tradición de lucha del proletariado contra la burguesía y su sistema capitalista. Y si queremos poner una fecha tentativa de sus inicios, podríamos decir que fue a mediados del siglo XIX, aproximadamente, y de forma paralela, para luego desarrollar y consolidarse (filosofía, política, ideología…). Quizá unos años más o menos que el otro, pero eso no es de mucha relevancia.


III
Sobre el materialismo o idealismo del socialismo anarquista; Bakunin en su texto Dios y el Estado hace una pregunta esencial: “Quiénes tienen razón, los idealistas o los materialista?..., sin duda alguna los idealistas se engañan y sólo los materialista tienen razón. Sí, los hechos están antes que las ideas; el ideal como dijo Proudhon, no es más que una flor de la cual son raíces las condiciones materiales”22.
“El desarrollo gradual del mundo material, así como de la vida orgánica animal y de la inteligencia históricamente progresiva del hombre –tanto individual como social– es perfectamente concebible. Constituye un movimiento enteramente natural desde lo más simple a lo complejo, desde lo inferior a lo superior, desde lo bajo a lo alto; un movimiento conforme con nuestra experiencia cotidiana y acorde también con nuestra lógica natural, con las leyes mismas de nuestra mente, la cual, al haber formado y desarrollado sólo con ayuda de esta misma experiencia, no es sino su producción en la mente y en el cerebro”23.
Contraponiendo el materialismo contra el idealismo, refiere: “En vez de perseguir el orden natural desde lo inferior a lo superior, desde lo más bajo a lo más alto, desde lo relativamente simple a lo más complejo; en vez de perseguir sabia, y racionalmente el movimiento progresivo y real desde el mundo llamado inorgánico hasta el mundo orgánico, al reino vegetal, a continuación al reino animal, y por último, al mundo específicamente humano; en vez de seguir el movimiento desde la materia o la actividad química hasta la materia o la actividad viviente, y desde la actividad viviente al ser pensante, los idealista, obsesionados, cegados y empujados por el divino fantasma que heredaron de la teología, toman precisamente el camino opuesto. Comienza con Dios, presentado como un persona o como una sustancia o idea divina, y el primero paso que dan es una terrible caída desde las sublimes alturas del ideal eterno hasta la charca del mundo material; desde la perfección absoluta a la imperfección absoluta; desde el pensamiento al ser, o más bien desde el Ser Supremo a la pura nulidad”24.
“Es evidentemente que este terrible misterio no puede explicarse, lo cual significa que es absurdo, pues sólo lo absurdo rechaza la explicación. Es evidente que quien lo considere esencial para su vida y felicidad debe renunciar a su razón y volver, si puede, a la fe ingenua, ciega y tosca, repitiendo con Tertuliano y todos los sinceros creyentes las palabras que resume la quintaesencia misma de la teología: Credo quia absurdum (creo porque es absurdo). Entonces cesa toda discusión, y sólo permanece la triunfante estupidez de la fe”25. “… el punto de partida es material, según la doctrina de la escuela materialista”26.
Al hablar sobre el hombre, confrontando el materialismo con el idealismo, refiere: “El materialismo comienza por la animalidad para llegar a establecer la humanidad; el idealismo comienza por la divinidad para llegar a establecer la esclavitud, y condenar a las masas a una animalidad perpetua… El materialismo niega el libre albedrío y termina en el establecimiento de la libertad. El idealismo, en nombre de la dignidad humana, proclama el libre albedrío o descubre la autoridad sobre las ruinas de toda libertad”27. “El mundo social, el mundo puramente humano, la animalidad… es, … la manifestación más alta de la animalidad… la humanidad es al mismo tiempo y esencialmente una negación, la negación reflexiva y progresiva de la animalidad en los hombres”28.
Refiriéndose sobre Mazzini dice: “[Mazzini] afirma que los materialistas somos ateos. Nada tenemos que decir a esto porque en efecto somos ateos… De todas formas, él [Mazzini] no se conforma con señalar nuestro ateísmo y materialismo; deduce de él que no podemos amar a las personas ni respetarlas por sus virtudes; que las grandes cosas que han hecho vibrar los más nobles corazones –la libertad, la justicia, la humanidad, la belleza, la verdad– deben ser todas ajenas a nosotros, y que remolcando sin meta alguna nuestra desdichada existencia –arrastrándonos más que andando derechos sobre la tierra– no tenemos preocupación alguna salvo gratificar nuestros toscos sensuales apetitos”29. “Usted pensaba que se había desecho completamente de nosotros llamándonos materialista. Pensaba que así nos condenaba o aplastaba. Pero ¿sabe usted de dónde proviene ese error suyo? Lo que usted y nosotros llamamos materia son dos cosas totalmente distintas, dos conceptos totalmente diferentes. Su materia es una identidad ficticia como su Dios, como su Satán, como su alma infinita. Su metería es tosquedad infinita, brutalidad inerte, una entidad imposible como el espíritu puro, incorpóreo y absoluto; los dos existen sólo como invenciones de la abstracta fantasía de los teólogos y metafísicos, únicos autores y creadores de ambos inventos”30.
“Los primero pensadores, digo, tomaron la suma de todos los seres reales conocidos por ellos, incluidos ellos mismo, la suma de todo cuanto les parecía presentar la fuerza del movimiento, la vida y la inteligencia, y lo llamaron espíritu. A todo lo demás de que su mente lo hubiera abstraído inconscientemente del mundo real, lo llamaron materia. Y entonces se asombraron de que esta materia exista sólo en su imaginación, como el propio espíritu, fuese tan inactiva, tan estúpida frente a su Dios, el puro espíritu”31.
Como síntesis, señala: “Con las palabras materia y material queremos indicar la totalidad, la jerarquía de los entes reales, comenzando por los cuerpos orgánicos más simples y acabando con la estructura y el funcionamiento del cerebro de los más grandes genios: los sentimientos más sublimes, los pensamientos más grandes, los actos más heroicos, actos de autosacrifio, deberes tanto como derechos, la voluntaria renuncia al propio bienestar, al propio egoísmo –hasta las aberraciones trascendentales y místicas de Mazzini–, así como las manifestaciones de la vida orgánica, las propiedades y acciones químicas, la electricidad, la luz, el calor, la gravedad natural de los cuerpos. Todo ello constituye, a nuestro entender, un conjunto muy diferenciado, pero al mismo tiempo estrechamente relacionado, de evoluciones dentro de esa totalidad del mundo real que denominamos materia32.

“Indicamos con la palabra materia todo cuanto acontece en el mundo real, dentro y fuera del hombre, y aplicamos la palabra ideal exclusivamente a los productos de la actividad cerebral del hombre; pero puesto que nuestro cerebro es por entero organización de orden material, y su función es también material, como la acción de todas las demás cosas, se deduce de ello que lo que llamamos materia o mundo material no excluye en modo alguno, sino incluye necesariamente también al mundo ideal”33.


Citas similares, más amplias, más explicativas y profundas hay de sobre, asimismo de los que lo sucedieron, que harían del presente texto más voluminoso; pero con las referidas, por ahora suficiente, al menos para que queden aclarado ciertos aspectos. Sólo le dejo las citas para que también empiece a utilizar las neuronas cerebrales (materia) y codifique o asimile, aunque sea mínimamente, la información social vertida por mí persona. Asimismo pueda reconfigurar, aunque sea algo, su estructura neuronal y de codificación de información social, ya que como materia estamos en movimiento, en constante cambio y transformación, y nos vamos estructurando y reconfigurando en base a la información social codificada en nuestro neocortex cerebral (obvio que en medio de relaciones sociales, como seres sociales que somos). Saque usted sus propias conclusiones y reestructure esa conclusión absurda, simplista y sin fundamento: “Anarquismo es, pues, idealismo. Marxismo es, pues, materialismo34, que utiliza para cubrir su ignorancia, mediocridad, falta de profundad e investigación.
Le escribo nuevamente un párrafo de mi comentario anterior y espero pueda tomarlo en cuenta: “Por lo general se conoce poco sobre el anarquismo, y lo que se conoce por lo general está en función de segundas, terceras, cuartas, quintas… fuentes, cosa que también pasa en algunos anarquistas, y en muchos casos de manera simplista y sesgada, y en función de ello se emite juicio y se da opinión. Así, en función de lo mencionado podría citar lo que dice Mao (que algunos lo utilizan de manera dogmática y axiomática) que: “quien no ha investigado no tiene derecho a opinar”. Pero a veces el que investiga dice y opina una serie de rocas (en sentido metafórico) y cosas infundadas, erradas o sesgadas, como a veces ocurre a menudo. Asimismo ocurre algo similar con aquel que no ha investigado –como lo hace usted repetidas veces–. Pero ese tipo de excusa es también algo simplista y hasta escolástica, por lo general es usado, de manera demagógica, para justificar determinados fines e intereses, y para que se deje pasar con facilidad, con escases de crítica y opinión. En función de ello podría decir que “quien no ha investigado, también tiene derecho a opinar o decir algo”, de preguntar, de manifestar alguna inquietud, de algún comentario, de pedir ampliar la información social […], así también para corregir y corregirse, y de alguna manera para aprender conjuntamente, para ampliar, desarrollar y modificar la información social que se tiene. Como una especie de retroalimentación mutua y social, en función de los seres sociales que somos […]”35.

IV
Aclarado y afianzado está que el socialismo anarquista es materialista. Ampliando la información social y al afirmar que es materialista, se niega la posibilidad de la existencia de un ser supremo, entidad superior, idea absoluta, Dios, deidad […]. Porque aceptar ello, es negar la existencia de la materia, por ende nuestra existencia misma, del mundo y del universo. Cosa que hacen los idealistas cuando afirman que primero es la idea (Dios, ser superior…), luego la materia (como creación de la idea). Cosa que como materialista se rechaza rotundamente. Por ende el socialismo anarquista se podría considerar ateo, porque niega la posibilidad de la existencia de un ser superior, idea absoluta, Dios […], asimismo a sus representaciones humanas e instituciones en la tierra. “Todas las religiones, con sus dioses, sus semidioses y sus profetas, sus mesías y sus santos, han sido creadas por la fantasía crédula de los hombres, no llegados aún al pleno desenvolvimiento y a la plena posesión de sus facultades intelectuales; en consecuencia de lo cual, el cielo religioso no es otra cosa que un milagro donde el hombre, exaltado por la ignorancia y la fe, vuelve a encontrar su propia imagen, pero agrandada y trastocada, es decir, divinizada. La historia de las religiones, la del nacimiento, de la grandeza y de la decadencia de los dioses que se sucedieron en la creencia humana, no es nada más que el desenvolvimiento de la inteligencia y de la conciencia colectiva de los hombres. A medida que, en su marcha históricamente progresiva, descubrían, sea en sí mismo, sea en la naturaleza exterior, una fuerza, una cualidad o un gran defecto cualquiera, lo atribuían a sus dioses, después de haberlo exagerado, ampliado desmesuradamente, como lo hacen de ordinario los niños, por un acto de fantasía religiosa”36.
Tanto la idea de Dios o de un ser superior, sus relaciones, formas y variantes, y el desarrollo de la religión, son producto (y creación) del ser humano, consecuencia de la salida progresiva de la ignorancia y del “desenvolvimiento de la inteligencia y de la conciencia colectiva de los hombres”, en el transcurso y desarrollo progresivo de la historia.
EL hombre (varias decenas de siglo atrás), tenía mayor cercanía y relación con la naturaleza, su realidad próxima y concreta era con ella; por eso ante ciertos fenómenos y sucesos naturales, y la dificultad para darle explicación o de comprender tales fenómenos, le atribuían características sobrenaturales a ellas, que con el desenvolvimiento progresivo de la inteligencia (de la estructura orgánica y corporal), de la conciencia colectiva y de la salida de la ignorancia, le fueron dando características humanas, desenvolviéndose después en la instauración de un Dios único o de la idea absoluta.
Se podría decir entonces, aunque no completamente, que acierta cuando dice que “primero fue Cibiles antes que Zeus, entre nosotros fue Mamapacha antes que Inti”37, enraizado hondamente en la naturaleza. Pero cuidado, tanto Cibiles como Mamapacha eran consideradas como divinidades, se les rendía culto, veneración, se les construía templos […], hay que explicitar un poco más tal conclusión, más aúna cuando se lo quiere poner como ejemplo en la actualidad, ya que sino, puede estar dando entrada y haciendo sentir en el ambiente un tufillo idealista, que si se permite puede ser garrafal y peligroso al momento de interpretar la realidad, más aún al querer transformarla, tenga muy en cuenta ello. Como materialistas no estamos para darle cabida al idealismo. Primero fue la naturaleza (materia), luego el ser humano (materia), después Cibiles, Mamapacha, Zeus, Inti (como producto y creación del ser humano), y no a la inversa.
El socialismo anarquista, como expresión de la corriente materialista, no puede reducirse a ateísmo, sería erróneo considerarlo solamente ateo. Aquel que plantea ello y lo utiliza para deslegitimar al otro, aún sigue arrastrando las influencias de la burguesía y de la reacción. El socialismo anarquista, como materialista, no se enfrasca en la lucha, por decirlo así, contra la idea de Dios y las ideas e influencias de sus supuestos representantes en la tierra, y sus instituciones en sus diversas variantes, como las ideas de Hegel, donde la idea absoluta habría de realizarse y concretizarse en “los diversos aspectos del organismo del Estado. Estos aspectos diferenciados son… los diversos poderes con todas sus actividades… Este organismo es la constitución política38., para derivar luego en el monarca “como verdadera encarnación de la idea”39, entre otros. Busca acabar con el sistema de explotación capitalista, busca la transformación de la sociedad hacia el comunismo, enmarcado en la lucha de clases.

V
Sobre Lino Urquieta, también creí que había sido aclarado en mi comentario anterior40, pero parece que no. Como dice el dicho, no hay peor ciego aquel que no quiere ver. A modo sintético: el pensamiento de Urquieta fue de corte liberal, que haya tenido cierto acercamiento al proletariado y hasta quizá algunas coincidencias y algo de afinidad con el anarquismo […], no implica que haya sido anarquista. El decir que lo fue, es decir y defender algo errado, como usted lo hace. Es como si se dijera, que por coincidir en algunas cosas con usted, asimismo tener cierta o algo de afinidad, de resaltar y valorar algunos aportes suyos […], soy marxista o que soy seguidor, pregonero y defensor de sus ideas. Sería un absurdo el sostener ello, ¿no cree usted? En ese tipo de lógica, lamentablemente, cae e incurre su persona. Seguir defendiendo ello y de manea axiomática, aparte de ser absurdo, y sin fundamento, es tapar su ignorancia, su falta de profundización y falta de investigación. Le recomiendo investigar, profundizar y ampliar la información social, asimismo, intentar, aunque sea mínimamente, el codificar adecuadamente la información social que recibe. Similar con el programa que dejó, releerlo, profundizarlo y asimilar lo más favorable y lo que aún tiene vigencia en la actualidad.
Así, que al decir o repetir de que “el anarquismo es, como está asegurado, la extrema izquierda del liberalismo”41, para deslegitimar o descalificar al otro. No dice nada. Cosa que quedó aclarado en párrafos anteriores.
Al parecer también, está acostumbrado a hacer recaer a uno o a unas cantas personas, toda la tradición de lucha y organización del proletariado. Actitud típica de la burguesía o de los influenciados por ella. Así refiere: “De España nos llego la corriente teórica del anarquismo. La trajo González Prada…”, para solaparla y recurrir al axioma mítico clásico concluye: “Esta corriente no dejó programa”42. Luego continúa: “De Italia nos llegó la corriente obrera del anarquismo. Caracciolo Lévano y otros…”, recurriendo a lo mismo vuelve a concluir: “Tampoco nos dejó un programa”43. “De España nos llego la corriente teórica del anarquismo” y “De Italia nos llegó la corriente obrera del anarquismo”. “De España nos llego la corriente teórica” y “De Italia nos llegó la corriente obrera”. Me pregunto: ¿En España sólo había teoría y no movimiento obrero, cosa que si hubo en Italia?, ¿Caracciolo Lévano, trajo de Italia la corriente obrera?, ¿en España no había corriente obrera, ni siquiera formas o estructura de organización proletaria? […]. Le dejo por ahora esas interrogantes para incentivarlo a investigar y ampliar la información social que tiene y saque usted sus propias conclusiones. Aparte de ello me preguntaba, ¿qué bibliografía utiliza usted? Le recomiendo también ampliar su bibliografía (información social), para que no siga cayendo en conclusiones y explicaciones simplistas, asimismo limitadas.
Sobre el programa refiere o da a entender que no se dejó, cosa más falsa y absurda. Pensé, nuevamente, que le había dado información social básica o mínima sobre ello en mi comentario anterior, para aclarar y esclarecer el tema. Al parecer sigue leyendo lo que quiere leer y seguir repitiendo absurdos o lo que otros ya dijeron con anterioridad, sin profundizar e investigar. Tendré que recurrir nuevamente a mi comentario de: “Manuel Caracciolo Lévano, puede revisar el texto de 1905 Qué son los gremios obreros en el Perú y lo que debieran ser, así también el Proyecto de estatuto presentado a la Federación de Obreros Panaderos “Estrella del Perú” (F.O.P.E.P.) de 1933. Si revisamos los textos de Manuel González Prada, encontraremos indicios de ello. Así también lo podemos encontrar en la Declaración de principios y estatuto de la Federación Obrera Regional Peruana (F.O.R.P.) de 1920. En los documentos, actas y estatutos de la F.O.P.E.P. Asimismo en la declaración de principios de la Federación de Grupos Libertarios del Perú de 1921, y en muchas otras, que haría de esto una lista larga”44. Todo ello como producto de una clase social en lucha (no por ideales propios o individuales, sino, por los de la clase a la que perteneció): el proletariado, en pos de la transformación de la sociedad al comunismo.

VI
Sobre la denominación materiismo en vez de materialismo y de ideismo en vez de idealismo45. También en algún momento tuve esa inquietud y me pregunté sobre ello. Y en función de lo que refiere le doy la razón. Pero tanto las denominaciones de materialismo e idealismo, responden ya a la tradición filosófica y describen todo un sistema filosófico sobre la concepción del mundo. Asimismo su utilización en la práctica hizo que tales denominaciones queden establecidas y fijadas, conllevando a su teorización, profundización y desarrollo, dándole así la connotación que tenemos en la actualidad. Si no hubiera sido así, tanto Marx, Engels, Bakunin y todos los demás que lo sucedieron hubieran cambiando la denominación, cosa que no fue así.
Tanto materia como idea han tenido una diversidad de connotaciones o sentidos. Así, para los idealistas, a modo general, la materia ha sido vista o concebida como: “estúpido, inanimado, inmóvil, incapaz de producir la menor de las cosas, un caput mortum, una rastrera imaginación opuesta a esa bella imaginación que llaman Dios, ser supremo ante el cual la materia, la materia de ellos, es despojada por ellos mismos de todo lo que constituye la naturaleza real, representa la necesariamente la suprema nada”46.
Y para los materialistas, como: “… móvil, activa, productiva; materia química u orgánicamente determinada y manifestada por las propiedades o las fuerzas mecánicas, físicas, animales o inteligentes…”47. Donde los idealista: “Han quitado a la materia la inteligencia, la vida, todas las cualidades determinantes, las relaciones activas o las fuerzas, el movimiento mismo sin el cual la materia no sería siquiera pesada, no dejándole más que la imponderabilidad y la inmovilidad absoluta en el espacio; han atribuido todas esas fuerzas, propiedades y manifestaciones naturales, al ser imaginario creado por su fantasía abstractiva; después, tergiversando los papeles, han llamado a ese producto de su imaginación, a ese fantasma, a ese Dios que es la Nada: “Ser supremo”. Y, por consiguiente han declarado que el ser real, la materia, el mundo, es la Nada. Después de eso vienen a decirnos gravemente que esa materia es incapaz de producir nada, ni aún de ponerse en movimiento por si misma, y que, por consiguiente, ha debido ser creado por Dios”48.
Así, el materialista para ellos tenía (aún la tiene) un sentido negativo y despectivo, y era utilizado hasta como insulto y para deslegitimar al otro y desprestigiarlo. Para los idealistas, como Mazzini, el materialista no puede amar a las persona, ni respetarlas, donde la libertad, la justicias, la humanidad, la belleza, la verdad […], le son ajenas, y que sólo buscan satisfacer sus apetitos sensuales49.
Pero para el materialista, desde el campo de la filosofía y su tradición, la idea ya tiene un sentido y connotación específica, asimismo el idealismo, que está demás volverlo a remarcar y mencionar. La materia, como elemento primario y creador de la idea, real y existente, fue base para asumir una posición materialista, a pesar de la connotación negativa y despectiva que tenía. Posición que se asumió con firmeza para teorizarla, profundizarla y desarrollarla. Tanto materia y materialismo, en el transcurso de la historia llegaron a entrelazarse y a tener una arraigo mutuo. Por ello la facilidad de poner materiismo por materialismo e ideismo por idealismo y sin problema. Cosa que también podría ser válido. El desarrollo de la historia afianzará o no ello.
Aunque su persona sigue utilizando los términos materialismo y materiismo de manera indistinta, similar con idealismo e ideismo (en unas líneas dice materialismo en otras meteriismo, refiriéndose a lo mismo; similar con idealismo e ideiismo). Si uno de los dos términos es el más adecuado, ¿por qué seguir utilizándolos de manera indistinta? A modo de recomendación le diría que si uno de los términos es el más adecuado para usted, utilice entonces el más adecuado, porque sino, pierde sentido lo que dice y escribe.

VII
“Entonces, estudiar el anarquismo es lo internacional es importante, pero estudiarlo en lo nacional es dirimente”50. Coincido con usted. Agregaría también, que es importante estudiar al marxismo a nivel internacional y es dirimente a nivel nacional. Cosa que se hace y se tiene muy en cuenta.
A sus inquietudes de: “Cuál es su concepción ideológica (materialismo o idealismo), cuál es su concepción teórica (extinción del Estado socialista o abolición de todo Estado), cuál es su concepción política (partidismo de clase o agremiación a-partidista), cuál es su concepción orgánica (obreros y campesino como base o sólo obreros febriles)”51. Al parecer le gustan las dicotomías, ya que sólo da dos opciones a escoger, aunque esas divisiones que hace, en función de las dicotomías, son algo simplistas y reduccionista, intentaré responder y amoldarme a lo que señala. Espero satisfacer sus expectativas. Ahí le va:
Concepción ideológica: Materialista; concepción teórica: Extinción-abolición del Estado; concepción política: Organización Federalista de clase y concepción orgánica: Obreros y campesino como base.


VIII
En cuanto al tema de organización, le repetiré lo que escribí en un comentario anterior: “Coincido cuando refiere “que el tema de la organización es o debe de ser el tema central”52, es algo que compete al proletariado (como clase) para hacer frente y arremeter contra el capital (burguesía), para la transformación de la sociedad, mediante la revolución social. Ya que sin organización, y esa organización sin organicidad, es poco lo que se pueda hacer, por ello el énfasis, la importancia y la necesidad de ella”53.
Le refiero también algunas citas sobre este tema, donde se pone bastante énfasis e importancia al tema de la organización: “¿Qué necesitan las masas para poder destruir el orden social dominante tan despreciable para ellas? Dos cosas; organización y ciencia… En consecuencia, para crear una fuerza popular capaz de aplastar el poder militar y civil del Estado, el proletariado debe organizarse”54.
“Una organización internacional sería de asociaciones obreras en todos los países, capaz de sustituir el evanescente mundo político de los Estado y la burguesía”55. “Pero los estamos no se derrumban por sí solos; son derrocados por una organización Social internacional de alcance universal”56. “Los trabajadores son muchos en número, pero los números no significan nada si las fuerzas no están organizadas”57.
No le refiero más, porque sería redundar sobre el asunto. Las citas dicen ya mucho sobre la importancia del tema. Se lo dejo para que las analice y codifique. Saque sus propias conclusiones.

IX
Sobre el papel del campesinado, le facilito otras citas: “… en Europa occidental a los trabajadores urbanos e industriales, pero en Rusia, Polonia y la mayoría de los países eslavos, a los campesino”58. “Pero para que los campesinos se alcen, es absolutamente necesario que los trabajadores urbanos asuman la iniciativa de ese movimiento revolucionario, porque sólo ellos combinan los instintos, las ideas y la voluntad consciente de la Revolución Social. Por consiguiente, todo el peligro que amenaza la existencia de los Estado se concentra en el proletariado urbano”59.
Ampliando sobre la organización y el campesinado: “Organizad al proletariado urbano en nombre del socialismo revolucionario y, el hacerlo, unificadlo en una organización previa junto con el campesinado. Un alzamiento realizado exclusivamente por el proletariado no sería suficiente; sólo produciría una revolución política que generaría necesariamente una reacción natural y legítima por parte de los campesinos; y dicha reacción, o simplemente la indiferencia del campesinado, estrangularía la revolución de las ciudades, como ocurrió recientemente en Francia. Sólo una revolución de gran amplitud que comprenda a los trabajadores urbanos y a los campesinos tendría suficiente fuerza para derrocar y romper el poder organizado del Estado… Pero una revolución que abarque a todos –es decir, una revolución social–, es una revolución simultanea del pueblo de las ciudades y del campesinado. Este tipo de revolución es el que debe de organizarse, ya que sin una organización previa, los elementos más poderosos son insignificantes e impotentes… Las uniones crean ese poder consciente sin el cual es imposible la victoria”60.

Estas citas explicitan más el asunto, lo que le valió, por esos años, la consideración de campesinista, en sentido despectivo y para deslegitimarlo, y no prestarle atención por los que creían y afirmaban que la revolución se daría en un país desarrollado. La historia terminaría dándole la razón a Bakunin. Cosa que sucedió en Rusia y en otros países atrasados (escritas muchos años antes que ellas). Se las dejo para que las codifique y saque sus propias conclusiones.



***
Para ir terminando, le comunicó, que le faltó poner en como me identifico: Efrain H. Entonces ya no sería “la unidad de tres nombres”, sino “la unidad de cuatro nombres”. Parafraseándolo: cuatro personas distintas –aunque podría ser una infinidad o multitud– y un solo Dios verdadero61. Corregido entonces, prosigo: no me identifico como Efrain Humanchahua, soy Efrain Huamanchahua (al menos eso dice mi partida de nacimiento). Sobre Legion noigel, son datos al crear una cuenta de correo electrónico. Y sobre odiotumundo, es la dirección del correo electrónico. Entonces, Legion noigel y odiotumundo quedan descartados como nombres, formas o seudónimos, quedando entonces el de Efrain Huamanchahua y Efrain H., y por ahí alguno que otro seudónimo, y “por supuesto, cada cual tiene pleno derecho de usar nombre propio o seudónimo para su anonimato”; coincido en esto último con usted. Y ya que menciona algo del F.E.R., puede preguntar a los que siguen activando en la actualidad, le darán más referencia sobre mí.
Sobre “Legion noigel, al derecho y al revés…”, sigue cayendo en simplismo, y lo peor de todo creando mitos o basándose en un raciocinio pseudo aparente. Será porque investiga de manera inadecuada o está acostumbrado a llegar a conclusiones simplistas. La palabra Legion, tiene una seria de connotaciones, en este caso como sinónimo de multitud. Aunque también se podría decir: multitud, masa, sociedad […]; número indeterminado y copioso de personas, internacionalismo, proletariado […]; enmarcado en un sentido materialista.
Sobre odiotumundo, también puede tener una seria de connotaciones, como bien dice odio-tu-mundo, en este caso tu-mundo, el-mundo que impone el capitalismo (burguesía). Tu-mundo, en el sentido de el-mundo que tú quieres imponer: capitalismo de Estado.
Sobre odio (pude haber puesto: amo, desprecio, quiero…), también tiene una diversidad de connotaciones, en este caso a modo general y saliendo de la particularidad, lo tomamos en sentido de sentimiento, incluido en el sistema afectivo-emotivo del componente estructural de la personalidad: el temperamento; cuyos otros componentes estructurales son: el intelecto, como base en el sistema cognitivo-productivo; y el carácter, como base en el sistema conativo-volitivo. Estos componentes como un todo estructural activo del sistema de la personalidad. Sin negar la actividad estructurada del sistema de la personalidad. Actividad personal. Como resultado de la integración de la información (social) de los niveles mencionados, codificadas en el neocortex cerebral de la persona62. Pudiéndose decir entonces, que la persona es emoción, cognición y conación, pero no de manera separada o aislada unos de otros, sino, como un todo integrado, que interactúan mutua y constantemente.
Y para terminar, y utilizando su mismo método para hacer conclusiones le diría: Usted se identifica como Ramón García Rodríguez, ragarro, ragarro2002, “tres personas distintas y un solo Dios verdadero”. Por supuesto, cada cual tiene pleno derecho de usar nombre propio o seudónimo para su anonimato. Pero, con el respeto adelantado deseo avanzarle unos comentarios. Por ahí, recordando algunas clases en la facultad de Psicología de San Marcos, también lo llamaban, me imagino de manera afectuosa: Don Ramón o Monchito, asimismo lo consideraban como el neorevisionismo ragarriano, y una desviación, cosa que coincido con los que dicen y refieren ello. Ramón García, apellido paterno similar al fascista de turno que gobierna este país llamado Perú, ¿tendrá algo que ver o alguna relación con él, o será pura coincidencia? Ambos buscan la perpetuación del capitalismo de Estado y desarrollar el programa del enemigo histórico (burguesía). Así también, el seudónimo “Sergio” significa: guardián, servidor […], que podría ampliarse diciendo: guardián y servidor del sistema capitalista.
Disculpe el haber hecho extenso el texto, traté de aclarar lo esencial e inquietudes que usted refería, aunque aún han quedado muchos puntos por aclarar. No prosigo por cansancio y desgaste, y porque ya me he gastado algo más de cinco soles al intentar responderle.
Gracias de antemano por la recepción, asimismo por el ejemplar-cortesía de su libro Socialismo Peruano Hoy. Todavía no lo he recogido, le he enviado un mensaje por correo electrónico a Domingo Suárez Soria para coordinar el recojo del libro, pero aún no ha respondido; le estaré enviando nuevamente el mensaje para poder coordinar el recojo del libro y poder leerlo; espero me responda. Le confieso, que aprendo bastante de su persona. Espero no haber incomodado, si fue así disculpas por ello. Gracias y saludos nuevamente, será hasta una nueva oportunidad.
Atentamente.
Efrain H.

odiotumundo@yahoo.es.

odiotumundo@hotmail.com.

05-12-2010



P. D.: Le envío como adjunto los textos en PDF (este formato es más estable a posibles cambios y modificaciones): “LENIN Y LA EXALTACIÓN MAXIFICADA DEL CAPITALISMO DE ESTADO” y “A MODO DE ACLARACIÓN A RAMÓN GARCÍA RODRÍGUEZ Y GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA”. Este último con algunas correcciones ortográficas y modificaciones en algunas palabras. Asimismo, para que tenga un mejor conteo de páginas.


NOTAS
1 Escrito elaborado en base al texto titulado “3 POR 37” de Ramón García Rodríguez, subida al blog TACNA COMUNITARIA con título “RAMÓN GARCÍA DESENREDA LA MADEJA” [http://tacnacomunitaria.blogspot.com/2010/11/ramon-garcia-desenreda-la-madeja.html].

2 Revisar: “EXIGEN ACLARACIÓN A MARXISMO O BAKUNINISMO” [http://tacnacomunitaria.blogspot.com/2010/11/exigen-aclaracion-marxismo-o-bakunismo.html] y “RESPUESTA ACLARATORIA DE RAMÓN GARCÍA RODRIGUEZ A GUSTAVO PÉREZ” [http://tacnacomunitaria.blogspot.com/2010/11/respuesta-aclaratoria-de-ramon-garcia.html]. Asimismo mi respuesta: “A MODO DE ACLARACIÓN A RAMÓN GARCÍA RODRÍGUEZ Y GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA” [http://tacnacomunitaria.blogspot.com/2010/11/desatado-el-nudo-ragariano.html].



3 “EXIGEN ACLARACIÓN A MARXISMO O BAKUNINISMO”.
4 “RESPUESTA ACLARATORIA DE RAMÓN GARCÍA RODRIGUEZ A GUSTAVO PÉREZ”.
5 “A MODO DE ACLARACIÓN A RAMÓN GARCÍA RODRÍGUEZ Y GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA”.
6 Ibíd.
7 Revisar: “LENIN Y LA EXALTACIÓN MAXIFICADA DEL CAPITALISMO DE ESTADO”, colgado en el blog EL BOSQUE DE LA REFLEXIÓN [http://elmitodeluno.blogspot.com/2010/10/lenin-y-la-exaltacion-maxificada-del.html], así también revisar: “A MODO DE ACLARACIÓN A RAMÓN GARCÍA RODRÍGUEZ Y GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA”.
8 “EXIGEN ACLARACIÓN A MARXISMO O BAKUNINISMO”.
9 “A MODO DE ACLARACIÓN A RAMÓN GARCÍA RODRÍGUEZ Y GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA”.
10 “LENIN Y LA EXALTACIÓN MAXIFICADA DEL CAPITALISMO DE ESTADO”.
11 Ibíd.
12 Revisar el afiche de la actividad: “¡Todo el poder a los soviets! Por un análisis crítico de la revolución Rusa”, en el blog del G.A.E.S. [http://grupoanarquistadeestudiossociales.blogspot.com/2010/10/conversatorio-todo-el-poder-los-soviets.html].
13 Para ampliar la información social sobre dicha actividad, revisar el artículo “¿Todo el poder a los soviets? Conversatorio en San Marcos en el aniversario de la Revolución Rusa, organizada por el GAES”, de Anselmo Pérez, en el periódico “Humanidad”, nº 16, noviembre del 2010, Lima. No comparto con algunos pasajes de dicha reseña, pero hay información social de interés sobre el desarrollo del conversatorio. Asimismo revisar “Respuesta a Humanidad” del Grupo de Esclarecimiento Comunista (G.E.C.), fechado el 30 de noviembre del 2010, donde hacen algunas aclaraciones y precisiones al artículo de Anselmo Pérez.
14 “3 POR 37”.
15 Proudhon, Pierre-Joseph (1975) ¿Qué es la propiedad? Ediciones Orbis S. A., Barcelona, p. 218.
16 Woodock, George (1979). El anarquismo. Editorial Ariel, Barcelona, p. 12.
17 Ibíd., p. 12.
18 Ibíd., p. 13.
19 Cf. “A MODO DE ACLARACIÓN A RAMÓN GARCÍA RODRÍGUEZ Y GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA”.
20 Cf. Ibíd.
21 “3 POR 37”.
22 Bakunin, M. (1979). Dios y el Estado. Jucar, Barcelona, p. 33.
23 Bakunin, M. (1990). Escritos de filosofía política. Alianza Editorial, Madrid [Compilación de G. F. Maximoff], Tomo I, p. 45-46. Este texto copila y ordena de forma sistemática el pensamiento filosófico político de Bakunin, dividiéndolo en cuatro partes: “Filosofía”, “Crítica de la sociedad existente”, “El sistema del anarquismo” y “Tácticas y métodos de actuación”.
24 Ibíd., p. 47.
25 Ibíd., p. 48. Asimismo revisar: Dios y el Estado, p. 42. “Credo quia absurdum”, frase que se da como autoría a Tertuliano (169-220 d.n.e.), Cf. Marías, Julián (2007). Historia de la filosofía. Revista de Occidente, Madrid, p. 106.
26 Escritos de filosofía política, p. 51.
27 Ibíd., p. 51-52.
28 Dios y el Estado, p. 33-34.
29 Escritos de filosofía política, p. 54.
30 Ibíd., p. 55.
31 Ibíd., p. 55-56.
32 Ibíd., p. 56.
33 Ibíd., p. 56-57.
34 “3 POR 37”.
35 “A MODO DE ACLARACIÓN A RAMÓN GARCÍA RODRÍGUEZ Y GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA”.
36 Dios y el Estado, p. 53-53.
37 “3 POR 37”.
38 Marx, Carlos (1968). Crítica a la filosofía del Estado de Hegel. Editorial Grijalbo, México D.F., p. 20-21.
39 Ibíd., p. 34.
40 “A MODO DE ACLARACIÓN A RAMÓN GARCÍA RODRÍGUEZ Y GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA”.
41 “3 POR 37”.
42 Ibíd.
43 Ibíd.
44 “A MODO DE ACLARACIÓN A RAMÓN GARCÍA RODRÍGUEZ Y GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA”.
45 “3 POR 37”. He tenido la oportunidad de leer su texto titulado Socialismo y religión (2007), donde intenta abordar ese punto, aunque su abordaje adolece de simplicidad no desmerece lo que escribió ahí. Aunque , cuando se refiere sobre el anarquismo en una que otra línea.
46 Dios y el Estado, p. 38.
47 Ibíd., p. 38.
48 Ibíd., p. 38-39.
49 Cf. Escritos de filosofía política, p. 54.
50 “3 POR 37”.
51 Ibíd.
52 “RESPUESTA ACLARATORIA DE RAMÓN GARCÍA RODRIGUEZ A GUSTAVO PÉREZ”.
53 “A MODO DE ACLARACIÓN A RAMÓN GARCÍA RODRÍGUEZ Y GUSTAVO PÉREZ HINOJOSA”.
54 Bakunin, M. (1990). Escritos de filosofía política. Alianza Editorial, Madrid [Compilación de G. F. Maximoff], Tomo II, p. 84.
55 Ibíd., p. 163.
56 Ibíd., p. 164.
57 Ibíd., p. 168.
58 Ibíd., p. 164.
59 Ibíd., p. 164.
60 Ibíd., p. 169.
61 Cf. “3 POR 37”.
62 Cf. Ortiz, Pedro (1994). El sistema de la personalidad. Orión, Lima, p. 122-146. Cf. Ortiz, Pedro (1997). La formación de la personalidad. Algunos aspectos de interés pedagógico. Dimaso, Lima, p. 32-59. Cf. Ortiz, Pedro (2008). Educación y formación de la personalidad. Fondo Editorial de la Universidad de Ciencias y Humanidades, Lima, p. 77-81.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos