Derecho del trabajo



Descargar 285.23 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño285.23 Kb.
Vistas138
Descargas0
  1   2   3   4   5





ISSN 0326 1263


PODER JUDICIAL DE LA NACIÓN


CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO
PROSECRETARÍA GENERAL


BOLETÍN MENSUAL DE JURISPRUDENCIA Nº 334

J U L I O ‘ 2 0 1 3


OFICINA DE JURISPRUDENCIA

Dr. Claudio Marcelo Riancho

Prosecretario General

DERECHO DEL TRABAJO
D.T. 1.1.19.1) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Aseguradora. Aplicación de intereses. Enfermedad no incluida en la cobertura asegurativa.

En cuanto al cómputo de intereses, cabe memorar que la sentencia que viabilizó la pretensión del actor no es constitutiva, sino meramente declarativa de un derecho preexistente a percibir el resarcimiento que le corresponde, cuyo origen fue establecido en la fecha del alta de recalificación otorgada por la propia aseguradora. Por otra parte, el concepto de mora está referido a la dilación o tardanza en cumplir la obligación, o sea el retardo o retraso en el cumplimiento de la obligación por parte del deudor. Así, si la demandada se encuentra en mora en el cumplimiento de la obligación a su cargo, tal circunstancia es anterior al dictado de la sentencia de grado.



Sala I, Expte Nº 20.450/09 Sent. Def. Nº 88.932 del 01/07/2013 “Dominguez Audelino Prospero c/ Provincia ART SA y otro s/ Accidente – acción civil”. (Pasten de Ishihara - Vazquez)
D.T. 1.1. Accidentes del trabajo. Accidente in itinere. Indemnización adicional. Ley 26.773. Procedencia.

La inconstitucionalidad planteada por el actor es procedente, porque resulta impensable que por tratarse de un accidente in itinere se vea privado de la indemnización adicional, puesto que el trabajador accidentado en el trayecto de ida o vuelta a su trabajo, como accidente de trabajo que es, merece estar en un pie de igualdad con el resto de los accidentados en el lugar de trabajo o mientras se encuentren a disposición del trabajador. Resolver en contrario implicaría violar el principio de igualdad que tiene raigambre constitucional (art. 16 C.N.).



Sala III, Expte Nº 44.136/11 Sent. Def. Nº 93.642 del 12/7/2013 “Blanco Sebastian Nicolas c/ Horizonte Cia Argentina de Seguros Generales SA S/ Accidente ley especial”. (Cañal – Rodriguez Brunengo).

D.T. 1.1. Accidentes del trabajo. Accidente in itinere. Indemnización adicional. Ley 26.773. Improcedencia. Irretroactividad de la ley.

El accidente ocurrió antes de la entrada en vigencia de la norma legal, y en consecuencia, sus disposiciones –salvo aquellas en las que está especialmente previsto- no pueden aplicarse retroactivamente a las consecuencias de eventos acaecidos antes de su sanción, porque la norma no es de aplicación retroactiva por lo que torna inoficioso expedirse acerca de su constitucionalidad.



Sala III, Expte Nº 44.136/11 Sent. Def. Nº 93.642 del 12/7/2013 “Blanco Sebastian Nicolas c/ Horizonte Cia Argentina de Seguros Generales SA S/ Accidente ley especial”. (Del voto del Dr. Pesino, en minoría)
D.T. 1 9 Accidentes del trabajo. Intereses. Momento a partir del cual son debidos.

Los intereses, en el caso de los accidentes del trabajo, resultan debidos desde el momento en que ocurrió el hecho dañoso, hecho que da nacimiento a la obligación de indemnizar (conf. art. 1083 Cod. Civil).



Sala VI, Expte. Nº 54.911/10 Sent. Def. Nº 65428 del 04/07/2013 “Cernadas Patricio Ariel c/Liderar ART SA s/accidente-ley especial”. (Raffaghelli-Craig).
D.T. 1 10 bis Accidentes del trabajo. Ley 24.557. Aplicación retroactiva del Decreto 1694/09. Insuficiencia reparatoria de la ley.

El decreto 1694/2009 reconoce en sus considerandos el fracaso y la insuficiencia reparatoria de la ley 24.557, proclamando la aplicación de las directivas emanadas de los fallos de la CSJN. Y en el caso, no se trata de la aplicación retroactiva del referido decreto sino de declarar inaplicable al caso el cálculo establecido en el art. 14 inc. b) de la ley 24.557 según texto al momento del infortunio, en tanto que de aplicárselo se estaría violando el principio protectorio. (En el caso, la demandada sostiene que se ha efectuado una aplicación retroactiva del decreto, en razón de no haber estado vigente a la fecha del infortunio).



Sala VI, Expte. Nº 14.788/11 Sent. Def. Nº 65468 del 08/07/2013 “Medinaceli Ernesto c/MAPFRE Argentina ART SA s/accidente-ley especial”. (Raffaghelli-Fernández Madrid).
D.T. 1 1 19 5) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Responsabilidad del empleador.

Cuando el damnificado es un trabajador dependiente y el hecho que produjo el daño cuya indemnización se demanda ocurrió en ocasión y lugar del servicio laboral que aquél prestaba, no puede prescindirse, a los fines de la apreciación de la responsabilidad, del principio objetivo que emana del art. 1113, 2º párrafo del Código Civil. En ese marco, basta que el damnificado pruebe el daño y el contacto con la cosa dañosa para que quede a cargo de la demandada, como dueño o guardián del objeto riesgoso, demostrar la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder. Ratifica lo expuesto el fallo de la CSJN recaído en la causa caratulada “Rodríguez Ramón c/Electricidad de Misiones SA” del 21/04/2009. El empleador es quien debe correr con las consecuencias negativas producidas por la falta de cumplimiento de las normas de seguridad (art. 75 LCT), significando su omisión responsabilidad in vigilando.



Sala VI, Expte. Nº 7.556/11 Sent. Def. Nº 65458 del 08/07/2013 “Dascal María de los Ángeles p/si y en rep. de su hija menor c/Consolidar ART SA y otro s/accidente-ley especial”. (Craig-Raffaghelli).
D.T. 1 1 19 11) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Indemnización. Porcentaje de daño físico determinado en el fuero de la Seguridad Social. Cosa juzgada. Fijación de daño psicológico y moral por la C.N.A.T..

Es irrevisable por la CNAT el porcentaje de incapacidad física otorgado en el fuero de la Seguridad Social, resolución que hace cosa juzgada. En cambio, sí procede la determinación del daño moral y el daño psicológico, por no haberse expedido sobre los mismos el fuero de la Seguridad Social. (Del voto del Dr. Rodríguez Brunengo, en mayoría).



Sala VII, Expte. Nº 28.630/10 Sent. Def. Nº 45535 del 12/07/2013 “Alegre, Fernando Ariel c/Federación Patronal SRT SA y otro s/accidente-acción civil”. (Rodríguez Brunengo-Ferreirós-Fontana).
D.T. 1 1 19 11) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Indemnización. Cosa juzgada respecto del porcentaje del daño físico por haber sido fijado por el fuero de la Seguridad Social. Imposibilidad de fijar el daño psicológico por la C.N.A.T. por estar incluido en el daño material.

Sobre la base de la recepción de la excepción de cosa juzgada, en virtud de la cual es irrevisable el porcentaje de incapacidad reconocido mediante pronunciamiento judicial definitiva de una sala de la Cámara Federal de la Seguridad Social, no corresponde considerar el porcentaje de incapacidad por el daño psicológico ya que este forma parte del daño material, y por ende resulta aprehendido por la cosa juzgada. (Del voto de la Dra. Ferreirós, en minoría).



Sala VII, Expte. Nº 28.630/10 Sent. Def. Nº 45535 del 12/07/2013 “Alegre, Fernando Ariel c/Federación Patronal SRT SA y otro s/accidente-acción civil”. (Rodríguez Brunego-Ferreirós-Fontana).
D.T. 1 1 19 11) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Indemnización. Trabajadora en servicios de limpieza a terceros que es atropellada por un motociclista cuando se le ordena ir a comprar gaseosas. Situación de peligro creada por la empleadora. Tarea que no le correspondía.

Procede hacer lugar a la indemnización por daños perseguida por la demandante, quien como prestadora de servicios de limpieza a terceros y laborando para una empresa, en una ocasión por orden del superior sale de establecimiento para efectuar una compra de bebidas gaseosas y sufre un accidente al ser arrollada por un motociclista. La situación de peligro creada por la empleadora en virtud de la orden impartida de realizar una tarea que no le correspondía, permite inferir que no se limitó a la organización del trabajo a lo que la actora debía hacer (tareas de limpieza). El alterum non laedere impone la obligación de reparar el perjuicio en su plenitud. La responsabilidad de la empleadora, que tiene su fundamento en los arts. 1109 y 1113 del Cód. Civil, tiene su primer y principal apoyo en el art. 19 C.N., que prohíbe perjudicar los derechos de un tercero.



Sala VII, Expte. Nº 3.053/11 Sent. Def. Nº 45544 del 31/07/2013 “Romero, Remigia c/Todoli Hnos. SRL y otro s/accidente-acción civil”. (Rodríguez Brunengo-Fontana).
D.T. 1 1 19 4) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Cosa riesgosa.

Resulta ajustada la aplicación de los arts. 1109 y 1113 segundo párrafo del Cód. Civil al caso de la trabajadora que prestaba tareas de cajera en un supermercado. Los movimientos reiterados de levantar peso, rotar la cabeza para mirar el monitor con los precios, embolsar la mercadería, llevan a considerarlo así, con un criterio amplio.



Sala VIII, Expte. Nº 18.165/2006 Sent. Def. Nº 39665 del 31/07/2013 “Ciancio Sánchez Lorena Anabella c/COTO CICSA s/accidente-acción civil”. (Pesino-Catardo).
D.T. 1 1 19 4) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Cosa riesgosa. Responsabilidad del empleador. Muerte en accidente de tránsito. Automóvil propiedad de la empleadora.

Un automóvil es una cosa riesgosa en cuanto utilizado para trasladarse o trasladar cosas genera constantes posibilidades de riesgo, difíciles de evitar, y no siempre su manejo en una ruta hace factible el dominio total por parte de quien lo conduce. En virtud de lo dispuesto en el art. 1113 del Cód. Civil, la empleadora en cuanto dueña y guardiana del automóvil productor del daño, es responsable civilmente por el accidente sufrido por su empleado. Asimismo, su incumplimiento al deber de seguridad en el marco del art. 75 L.C.T. trae aparejada su responsabilidad contemplada en el art. 1109 del Cód. Civil. La responsabilidad surge por la obligación de seguridad a su cargo respecto de sus trabajadores con fundamento general en el art. 1198 Código Civil y, en forma específica, en el art. 75 L.C.T..



Sala VIII, Expte. Nº 26.248/2008 Sent. Def. Nº 39656 del 31/07/2013 “Jaime, Julia Inés p/sí y en rep. de sus hijas menores c/VIPRE SRL y otro s/accidnete-acción civil”. (Catardo-Pesino).
D.T. 1 1 19 1) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Asegurador.

En el caso, el trabajador prestaba tareas de custodio dentro de un automóvil de propiedad de la empleadora, se accidentó en el vehículo en el momento en que se dirigía a realizar un trabajo encomendado por la demandada, sufriendo un daño que le causó la muerte. No se concretó, por parte de la A.R.T., una ilicitud de omisión imputable a título de culpa con incidencia causal jurídicamente relevante respecto del daño que por causa del accidente sufriera el custodio.



Sala VIII, Expte. Nº 26.248/2008 Sent. Def. Nº 39656 del 31/07/2013 “Jaime, Julia Inés p/sí y en rep. de sus hijas menores c/VIPRE SRL y otro s/Accidente-acción civil”. (Catardo-Pesino).
D.T. 1 1 19 8) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Derechohabientes.

En el caso, muere un trabajador, quien se desempeñaba como custodio, en un automóvil propiedad de la empleadora, a raíz de un accidente sufrido en la ruta cuando el trabajador se dirigía a realizar un trabajo encomendado por aquélla. En primera instancia, la sentencia hizo lugar a la defensa de falta de legitimación activa de la cónyuge, dado el prolongado tiempo transcurrido desde la separación de hecho con el causante, la formación de una nueva familia, y la falta de alegación en el inicio del pago de alimentos para las hijas habidas del vínculo con el causante. Sin embargo la apelante sólo estaba separada de hecho con el causante, por lo que, de un juego armónico de las previsiones de los artículos 1069, 1079, 1084 y 1085 del Código Civil, se colige que la accionante se encontraba legitimada para iniciar la acción en su condición de cónyuge supérstite (arts. 1084 y 1085) y, a su vez, como simple damnificada por la muerte del trabajador, en virtud de lo dispuesto por el art. 1079 del mismo código. La muerte del trabajador importó para la accionante, como para la conviviente, la frustración de una legítima esperanza de ayuda, a la fecha del accidente sus respectivos hijos eran menores y, una chance cierta de ser apoyadas en el futuro. Corresponde rechazar la defensa de falta de legitimación activa de la cónyuge supérstite deducida por la aseguradora y distribuir el capital de condena en un 50% del cual el 70% corresponde a la actual conviviente y, el restante 25% a la accionante, y el otro 50% a favor de los hijos en partes iguales.



Sala VIII, Expte. Nº 26.248/2008 Sent. Def. Nº 39656 del 31/07/2013 “Jaime, Julia Inés p/sí y en rep. de sus hijas menores c/VIPRE SRL y otro s/accidente-acción civil”. (Catardo-Pesino).
D.T. 1 1 19 4) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Cosa riesgosa.

Las tareas desempeñadas por el actor, de vigilador en Casino Puerto Madero, en constante estado de vigilia y tensión nerviosa por la intensa sobrecarga física y emotiva, así como por el hacinamiento del hábitat donde las realizaba, que lo llevaron a un estado sintomatológico de agotamiento y stress laboral agudo, resultarían “cosa riesgosa” en cuanto idóneas para provocar de manera directa el daño sufrido, todo ello en los términos del art. 1113 del Cod.Civil. A ello debe sumarse la circunstancia de que el demandante fue víctima de una violencia psicológica extrema sistemática y recurrente en su lugar de trabajo siendo discriminado y descalificado hostilmente por su condición de homosexual, lo cual lo ha llevado a presentar el cuadro psicopatológico de mobbing o acoso moral.



Sala IX, Expte. Nº 15.233/2010 Sent. Def. Nº 18731 del 30/07/2013 “Martínez Gustavo Javier c/CBA SA CIESA UTE y otro s/despido”. (Pompa-Balestrini).
D.T. 1 9 Accidentes del trabajo. Intereses.

Conforme lo dispuesto por los arts. 7, ap. 2 c) ley 24.557 dado el transcurso de un año desde la primera manifestación invalidante por influjo del art. 2 de la Resolución SRT Nº 414/99 la mora en el pago de la misma acece una vez transcurrido el plazo de 30 días desde que la prestación debió ser abonada. (Del voto del Dr. Corach, en mayoría)



Sala X, Expte. Nº 3.786/11 Sent. Def. Nº 21251 del 31/07/2013 “Farías Ceferino Carlos c/Provincia ART SA y otro s/accidente-ley especial”. (Stortini-Corach-Brandolino).
D.T. 1 9 Accidentes del trabajo. Intereses.

Los intereses se devengan desde la fecha del accidente. (Del voto del Dr. Stortini, en minoría).



Sala X, Expte. Nº 3.786/11 Sent. Def. Nº 21.251 del 31/07/2013 “Farías Ceferino Carlos c/Provincia ART SA y otro s/accidente-ley especial”. (Stortini-Corach-Brandolino).
D.T. 4 Aeronavegantes. Interpretación del art. 3 del decreto 4257/68.

El art. 3 del decreto 4257/68 de establece claramente un derecho los trabajadores a acceder a la jubilación ordinaria con 30 años de servicios y 50 de edad y la norma es constitutiva de una opción de beneficio para los dependientes. No se trata, pues, de un régimen que les limite la edad para trabajar, sino de un ordenamiento que crea una condición favorable que les permite elegir cuando cumplen los años de referencia. El dispositivo de marras utiliza la expresión “tendrán derecho” y no sería admisible interpretar que conceptualiza un límite invocable por la empleadora en el marco del art. 252 L.C.T.. Si partimos de la base de que nos encontramos en presencia de un “beneficio” para el trabajador, al que puede acceder a través del “ejercicio de una opción”, mal puede entonces interpretarse que pueda ser obligado a aceptar el “retiro anticipado por jubilación” si expresa su voluntad en sentido contrario.



Sala IX, Expte. Nº 25.541/08 Sent. Def. Nº 18755 del 31/07/2013 “Prieto Carlos c/Aerolíneas Argentinas SA s/acc. ordinaria de inconst.”. (Balestrini-Corach).
D.T. 13 6 Asociaciones profesionales de trabajadores. Encuadramiento sindical.

En el caso, el Sindicato de Trabajadores Madereros Zona Norte interpone recurso de apelación contra la sentencia interlocutoria que desestimó la acción de nulidad impetrada contra la decisión de la Comisión Arbitral de la Confederación General del Trabajo que encuadró al personal de la firma Piero SAIC en el ámbito representativo de la Unión de Obreros y Empleados Plásticos. Corresponde su sustanciación, corriéndose oportuno traslado a la vencedora de la controversia sindical suscitada, es decir, a la unión de Obreros y Empleados del Plástico, por el término de cinco días. Ello es así, en la inteligencia de que no puede válidamente desconocerse la gravedad que importa la afectación de la personería gremial representativa preexistente, sumado a razones elementales vinculadas con el principio procesal de bilateralidad y el derecho constitucional de defensa en juicio (art. 18 C.N.).



Sala IV, Expte. Nº 37.229/2012 Sent. Int. Nº 50.340 del 31/07/2013 “Sindicato de Trabajadores Madereros Zona Norte c/Comisión Arbitral de la Confederación General de Trabajadores de la República Argentina s/nulidad administrativa”. (Guisado-Marino).
D.T. 13 5 Asociaciones profesionales de trabajadores. Ley 23.551. Acción de exclusión de tutela sindical. Trámitación por vía del proceso sumarísimo. Irrecurribilidad de las resoluciones. Excepciones.

La acción de exclusión de tutela sindical fundada en los arts. 48 y 52 de la ley 23.551 debe tramitarse por las disposiciones específicas del procedimiento sumarísimo previsto por el art. 498 del CPCCN. En este marco procesal, son irrecurribles todas las resoluciones, salvo las que conciernen a las medidas cautelares y a la sentencia definitiva y corresponde incluir en este límite de acceso a la Alzada a los pronunciamientos que hacen a la nulidad del procedimiento y no cabe hacer excepciones. (Del dictamen del Fiscal General al cual adhiere la Sala).



Sala VI, Expte. Nº 1.100/2012 Sent. Int. Nº 35813 del 02/07/2013 “Unidad Ejecutoria del Programa Ferroviario Provincial c/Martinez Humberto Rolando s/juicio sumarísimo”. (Raffaghelli-Fernández Madrid).
D.T. 13 5 Asociaciones profesionales de trabajadores. Ley 23.551. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Acción sumarísima de exclusión de tutela gremial. Delegado en condiciones de jubilarse. Improcedencia.

No cabe hacer lugar a la acción sumarísima de exclusión de tutela promovida por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que fuera solicitada con el fin de posibilitar la intimación prevista en el art. 61 de la ley 471 (intimación para iniciar el trámite jubilatorio). Si se intima al trabajador durante el lapso de estabilidad gremial y éste termina después del plazo del art. 252 L.C.T. se plantea un conflicto de normas entre esta ley y la de Asociaciones Profesionales, y deben predominar las que rigen la estabilidad gremial puesto que reglamentan una protección de fundamento constitucional (art. 14 bis C.N.).



Sala VI, Expte. Nº 24.239/12 Sent. Def. Nº 65480 del 29/07/2013 “Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires c/Andrada Mariano s/juicio sumarísimo”. (Fernández Madrid-Craig).
D.T. 13 5 Asociaciones profesionales de trabajadores. Ley 23.551. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Acción sumarísima de exclusión de tutela gremial. Delegado en condiciones de jubilarse. Improcedencia.

El empleador sólo puede iniciar la acción sumarísima con el fin de extinguir el vínculo si se invoca la existencia de una justa causa de despido que no se encuentra configurada por la hipótesis del art. 252 L.C.T., que sólo es un supuesto de extinción de la relación laboral. De otro modo, bajo la aparente excusa de jubilación, las empresas pueden intervenir directamente en la constitución de las autoridades de una organización sindical en violación de las hipótesis del art. 53 inc. b), en cuanto considera práctica desleal y contraria a la ética de las relaciones profesionales del trabajo “intervenir o interferir en la constitución, funcionamiento o administración de un ente de este tipo” (asociación sindical). Por otra parte el art. 59 inc. c) de la ley 471 y el art. 61 de la misma ley contrarían el art. 252 L.C.T. y el art. 48 de la ley 23.551, ambas de jerarquía superior, lo que excluye la validez del acto administrativo que diera de baja al delegado gremial que no iniciara los trámites jubilatorios.



Sala VI, Expte. Nº 24.239/12 Sent. Def. Nº 65480 del 29/07/2013 “Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires c/Andrada Mariano s/juicio sumarísimo”. (Fernández Madrid-Craig).
D.T. 13 5 Asociaciones profesionales de trabajadores. Ley 23.551. Representación gremial de un establecimiento farmacéutico que cuenta con varios puntos de venta o explotaciones. Art. 42 del C.C.T. 414/05.

El art. 42 del C.C.T. 414/05, en relación a la representación gremial de la empresa, establece que los empleadores cuyos establecimientos ocupen una mínima cantidad de (5) empleados reconocerán la designación de representantes gremiales de acuerdo a la escala allí indicada. En los términos del art. 6 L.C.T. al que ineludiblemente cabe remitirse, cada una de las sucursales o puntos de venta de una empresa farmacéutica, encuadran en la definición del precepto legal citado que entiende por establecimiento “la unidad técnica de ejecución destinada al logro de los fines de la empresa”, es decir, una parte de esta última, diferenciada, no independiente y que está al servicio de su finalidad asimilada normativamente a las explotaciones. Tomando en cuenta lo dispuesto por el referido art. 42 y el art. 45 de la ley 23.551 tratándose de un establecimiento con 10 trabajadores, la representación gremial estará dada por 1 delegado que represente a la asociación profesional respectiva.



Sala X, Expte. Nº 47.251/2011 Sent. Def. Nº 21248 del 31/07/2013 “Asociación de Empleados de Farmacia ADEF c/Energía y Vida de Argentina SA s/acción de amparo”. (Brandolino-Corach).
D.T. 27 18 b) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Art. 30 L.C.T.. Solidaridad. Casos particulares. Venta de tarjetas de crédito.

Para que resulte de aplicación el supuesto atributivo de responsabilidad del art. 30 L.C.T. es necesario determinar que dentro de la actividad subcontratada, el trabajador (no ya la actividad) cumple su tarea en beneficio directo del principal. Esta condición aparece en el cuarto párrafo del artículo referido, donde la solidaridad generada por las condiciones anteriores queda limitada al grupo de beneficiarios conformado por el personal que ocuparen en la prestación de dichos trabajados o servicios. Ergo, aun cuando la subcontratista lleve a cabo una tarea normal y específica propia respecto del contratista principal, la solidaridad no podría ser invocada por un trabajador del subcontratista cuyos servicios no hubieren sido aprovechados exclusivamente por el principal.



Sala II, Expte Nº 48.830/09 Sent. Def. Nº 101.989 del 31/07/2013 “Valenzuela Lorena Marisel c/ Axa Assistance Argentina SA y otro s/ Despido”. (Pirolo - Maza)
D.T. 27 21 Contrato de trabajo. Ley de empleo. Deficiente categorización. Ley 25.323 y 24.013.

Aun cuando la demandada debió haber abonado –y por ende registrado- un salario mayor al efectivamente abonado y una categoría distinta, ello no supone uno de los tipos legales previstos por el sistema de las leyes 25.323 y 24.013, al tiempo que la deficiente categorización no se encuentra penada por ninguna de las normas, lo que inhibe de castigar por un incumplimiento que la ley no ha tipificado.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos