Departamento de idiomas modernos


CAPÍTULO II MARCO TEÓRICO



Descargar 207.25 Kb.
Página3/6
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño207.25 Kb.
Vistas291
Descargas0
1   2   3   4   5   6

CAPÍTULO II

MARCO TEÓRICO

2.1 Antecedentes

En la adquisición de un idioma extranjero es necesario tomar en cuenta aspectos importantes como las estrategias de aprendizaje usadas por el individuo, puesto que de ellas depende el éxito o el fracaso del aprendiz en el logro de la meta. Debido a esto la presente investigación se enfoca en describir como las estrategias de aprendizaje, específicamente las cognitivas, mejoran la adquisición del idioma Inglés y el vocabulario en inglés con Propósitos Específicos II en los estudiantes del segundo semestre de la carrera de Imagenología en la Universidad Arturo Michelena. Los estudios que se presentan a continuación coinciden en la importancia que tiene las estrategias cognitivas de aprendizaje para la adquisición del idioma inglés, sin importar su enfoque, pudiendo ser inglés como lengua extranjera, inglés instrumental, inglés con propósitos específicos, todos los estudios convergen en las estrategias cognitivas como pilar fundamental para la adquisición de una lengua. En este sentido, se reportan trabajos en el ámbito internacional y nacional que son expuestos en orden cronológicos descendente, comenzando con los internacionales y posteriormente con los nacionales.

Entre los estudios internacionales se encuentran los siguientes: La Adquisición de Vocabulario en una Segunda Lengua: Estrategias Cognitivas y Lazos Afectivos, Vivanco (2001) Universidad Politécnica de Madrid; Estudio Descriptivo de las Estrategias Cognitivas y Metacognitivas de los Alumnos y Alumnas de primer año de Pedagogía en Enseñanza Media de la Universidad del Bío-Bío, Castro, Correa y Lira (2004) Chile; Entrenamiento en Estrategias de Aprendizaje de Inglés como Lengua Extranjera en un Contexto de Aprendizaje Combinado, García (2009) Universidad Santo Tomás, Chile; y Estrategias de Aprendizaje de Alumnos Chinos de Español, Sánchez (2009) Escuela de Lenguas Extranjeras en Pekín, China. Entre los estudios nacionales se encuentran los siguientes: Análisis de estrategias de aprendizaje de vocabulario en inglés, Caro y Carrillo (2012) Universidad Simón Bolívar y Estrategias de aprendizaje para la adquisición de vocabulario en lenguas extranjeras, Chacín y Sosa (2013).

El primer estudio analizado es el de contraste realizado por Vivanco (2001) en la Universidad Politécnica de Madrid, el cual tiene como objetivo general clarificar el proceso cognitivo seguido por los estudiantes de una segunda lengua en el aprendizaje de vocabulario, teniendo como muestra dos grupos dispares de estudiantes de idiomas a los que se les entregó un cuestionario idéntico. El primer grupo se compone de siete extranjeras de nivel cultural muy bajo y que reciben clases de español, de una media de 39 años, siendo tres ucranianas, una búlgara, dos marroquíes y una portuguesa. El segundo grupo lo componen 16 estudiantes de segundo, tercer y cuarto curso de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos, con edades en torno a los 20 años de nacionalidad española y de nivel cultural alto. Se destaca que la selección de dos grupos tan lejanos en edad, sexo y condición no es fortuita debido a que lo que se buscó con la investigación fue evaluar que técnica cognitiva son las más empleadas en la adquisición de vocabulario extranjero; también se señaló que se parte de dos idiomas diferentes, el primero en español y el segundo en inglés para demostrar como las estrategias cognitivas son beneficiosas en la adquisición de vocabulario.

Esta investigación tuvo como resultado que ambas muestras usan los mismos métodos pero con diferente porcentaje, los españoles usaron 20% de técnicas de agrupación del léxico por campos semánticos, un 15% de técnicas deductivas, un 63% de discernimiento del vocabulario inglés por ser a veces parónimo del español y un 12% de casos de traducción; las estudiantes extranjeras emplean un tres % de técnicas de agrupación de grupo, un ocho % de tácticas deductivas, un 15% de discernimiento del vocabulario por palabras claves y un 74% de soluciones traductológicas, llegando a la conclusión que los dos grupos hacen el mismo uso de las diferentes estrategias cognitivas para retener mentalmente el vocabulario en lengua extranjera, aunque varían en el porcentaje. A pesar de la diferencia en la edad, sexo, condición, nivel socioeconómico e idioma de estudio, se demostró que ambos grupos desarrollan similares tipos de estrategias cognitivas, resultados que demuestran lo pertinente del uso de estrategias cognitivas en el aprendizaje y es de este modo como se vincula con la investigación en curso, puesto que, se realiza a estudiantes universitarios que adquieren vocabulario en inglés, desarrollando estrategias cognitivas para el aprendizaje de dicho idioma.

El segundo estudio internacional que se reporta, fue llevado a cabo por Castro, Correa y Lira (2004), el cual tiene como propósito conocer las estrategias cognitivas y metacognitivas que utilizan en situaciones de aprendizaje los estudiantes de los primeros años de las carreras de Pedagogía en Enseñanza Media de la Universidad Bío-Bío. Para tales efectos, ellos seleccionaron como muestra a la totalidad de estudiantes de los primeros años de las pedagogías en educación media, que corresponden a las carreras de Castellano, Inglés e Historia. Seleccionaron una muestra estratificada de 20 alumnos, por carrera y al azar a los cuales aplicaron como instrumento la escala de estrategias de aprendizaje para evaluar la adquisición, codificación, recuperación y procesamiento de la información aprendida. A partir de la aplicación de este instrumento, se evidenció como resultado que la técnica de memorización es la más empleada por los estudiantes al momento del aprendizaje en un 75%.

De los resultados expuestos en el párrafo anterior los autores concluyeron que de acuerdo con las teorías cognitivas, se consigna a la memoria como parte de los anclajes cognitivos, vinculándose de esta manera con el trabajo en estudio, puesto que, una vez más se ve reflejado como influye de manera positiva las estrategias cognitivas de aprendizaje, como lo menciona Oxford en una de sus teorías que “las estrategias de aprendizaje desarrolladas por aprendices de una segunda lengua los conduce a tener mayor control y a mejorar su aprendizaje de una forma más efectiva, es decir que las estrategias de aprendizaje son operaciones empleadas por el estudiante para adquirir, almacenar, retener sin olvidar y usar la información adquirida” (Oxford, 1990).

Un tercer estudio, realizado por García (2009) en la Universidad Santo Tomás de Chile, el cual tiene como objetivo determinar que el entrenamiento en uso de estrategias de aprendizaje de lenguas (meta cognitivas, cognitivas, afectivas y sociales) en un ambiente de aprendizaje combinado permite desarrollar y mejorar la capacidad de trazar objetivos, monitorear y evaluar el aprendizaje, ayudar a aprender nuevas estructuras, controlar la ansiedad y buscar la interacción en la lengua meta, todo esto con el fin de aprender, consolidar y afianzar  el conocimiento del estudiante el cual desea adquirir una segunda lengua y a su vez obtener un aprendizaje lingüístico de manera eficaz. El autor argumenta que un entrenamiento explícito y constante en estrategias de aprendizaje de una lengua extranjera adaptadas para ambientes de enseñanza combinado, puede ayudar a mejorar el aprendizaje de la lengua meta.

En la investigación participan 24 alumnos de primer año de la carrera de pedagogía en inglés, elegidos al azar, quienes cursan la asignatura “Developing communicational English I” de acuerdo al pensum de estudios en la Universidad Santo Tomás. Esta asignatura consta de 8 horas pedagógicas semanales de 40 minutos y está dividida en dos secciones de 20 alumnos cada una. La edad de los alumnos que conformaron la muestra está en el rango de los 17 y 24 años. Del total de los alumnos participantes, la muestra está constituida por 7 sujetos del género masculino, correspondiendo al 29% del total de la muestra y 17 sujetos del género femenino, correspondiendo al 71 % del total de la muestra. En relación al establecimiento educacional de procedencia, 19 sujetos (correspondiendo al 79.2%), provienen de establecimientos municipales, 3 sujetos (correspondiendo al 12.5%) provienen de establecimientos particulares subvencionados y 2 sujetos (correspondiendo al 8.3%) provienen de establecimientos particulares. Con respecto al nivel de habilidades lingüísticas de los sujetos, 13 de ellos (54.2%) son de nivel Básico y 11 de ellos (45.8%) con un nivel pre-intermedio. El nivel de aprendizaje de inglés que presentan los alumnos, ha sido medido con la prueba “Quick placement test” (Oxford University Press) el que mide las habilidades lectoras, conocimientos de gramática y comprensión auditiva a través de preguntas de selección múltiple. Para realizar la investigación, los alumnos son distribuidos en dos grupos, el grupo experimental y el grupo control, de 12 alumnos cada uno. Dicha agrupación se realiza por orden alfabético de acuerdo a los requerimientos de la casa de estudios.

Este estudio arrojó resultados considerables y significativos en cuanto al grupo experimental y no tanto en el grupo control como era de esperarse. El grupo experimental tuvo un incremento de 0,5 décimas de su promedio base, en cambio el grupo control no mostró aumento considerable en los resultados. Además, el análisis de los resultados demuestra como las estrategias de aprendizaje incidieron de manera directa en los avances obtenidos por los estudiantes del grupo experimental y refleja que las estrategias cognitivas son un pilar fundamental en esa mejoría, hecho que lo vincula directamente con el presente trabajo y las consideraciones que lo generan, pues en el caso concreto de los estudiantes de imagenología de la universidad Arturo Michelena, que constituyen la muestra del estudio en curso, se parte de la necesidad de describir y conocer las estrategias cognitivas de aprendizaje para clasificarlas y llegar a determinar cuáles son las más eficaces y las que ser afianzadas.

De esta manera, aunque el estudio de García (2009) se enfoque en el aprendizaje del inglés como lengua extranjera, y el estudio en curso trate acerca del aprendizaje de vocabulario en inglés con propósitos específicos, ambas investigaciones tienen como muestra un grupo de académicos pertenecientes al nivel universitario. Cabe destacar que García se basó en las teorías de Rebecca Oxford y Chamot, autores que explican el uso y la descripción de las estrategias cognitivas en el aprendizaje de una segunda lengua, estos autores considerados apropiados para ser tomados en cuenta en el presente estudio y así comprender criterios exteriorizados por ellos para la descripción de las estrategias cognitivas empleadas por los estudiantes de Imagenología. También, es necesario mencionar que en los resultados arrojados por el trabajo de García se manifiesta la influencia positiva que tiene el desarrollo adecuado de estrategias cognitivas para aprender el Inglés como lengua extranjera, así se cree que lo arrojado podría presentarse de igual forma en la investigación en progreso.

Dentro del mismo ámbito internacional, el trabajo de Sánchez (2009) tuvo como objetivo identificar las estrategias de aprendizaje cuya frecuencia de uso varía significativamente más y las estrategias de aprendizaje cuya frecuencia varía significativamente menos entre los tres grupos de estudio que a continuación se describen; El número total de estudiantes que realizó la encuesta es de 267. En 2008, llenaron el cuestionario 85 estudiantes de español de la Universidad de Estudios Internacionales de Shanghai pertenecientes a distintos cursos, entre el primer y el tercer año de carrera. Todos seguían el manual de enseñanza Español Moderno (Yan y Liu,1999-2008) como material principal, enfocado en la gramática e impartido por profesores chinos y contaban con profesores nativos para asignaturas relacionadas con la comprensión y expresión oral del español. El grupo del Instituto Cervantes de Pekín realizó el cuestionario en 2009 y consta de 170 estudiantes, repartidos en distintos niveles desde el A1 al C1 según el Marco de Referencia Europeo. En el Instituto Cervantes se sigue una metodología enfocada en la comunicación, y los manuales de enseñanza son Nuevo ELE (Borobio, 2002) y Aula internacional (VV.AA, 2005), entre otros materiales y en este caso todos los profesores son hispanohablantes. El tercer grupo está formado por 12 estudiantes chinos de la universidad de Tianjin que cursan su tercer año de carrera (curso 2008/09) en varias universidades de España, concretamente en las universidades de Barcelona, Tarragona y Lérida. Siguen distintas asignaturas, todas ellas relacionadas con estudios de Filología Hispánica.

Para el estudio arriba mencionado no se realizó una prueba de nivel, ni se utilizó calificaciones anteriores para la comparación del empleo de estrategias según los distintos grados de competencia lingüística. La diversidad de métodos de evaluación entre las tres universidades no hizo posible hacer un criterio homogéneo para la medición en los estudiantes, por ende, no enfocó el estudio en este factor. El hecho común de que los estudiantes de los tres grupos tienen distintos niveles, y que muchos de ellos llevan estudiando español durante un tiempo similar, aunque variable (entre un mes y 3 años) es el único criterio en que se basó para tratarlos en bloque. Este tratamiento en bloque limita la comparación a las diferencias e igualdades, descartando comparaciones absolutas de promedios en la frecuencia de uso de estrategias. Tratamiento que si bien arrojó en los resultados a las estrategias de memoria como las más usadas, se pudo evidenciar cómo las estrategias cognitivas son fundamentales en la adquisición de vocabulario. La investigación de Sánchez (2009) y la presente consideran el empleo de estrategias cognitivas para fijar el nuevo léxico, he allí la vinculación entre los trabajos. Aunque la primera investigación sea sobre el aprendizaje del idioma español y la segunda sea sobre el idioma inglés, convergen en la necesidad de describir y categorizar, las estrategias cognitivas cuando los sujetos aprenden una lengua extranjera.

Ahora bien, en el ámbito nacional, se presenta el estudio realizado por Carrillo y Caro (2012) tuvo como idea principal realizar un análisis de la manera en cómo los estudiantes del nivel Intermedio II del Centro de Idiomas adscrito a la Universidad Simón Bolívar aprenden vocabulario en inglés, para determinar si tales estilos permiten almacenar, recuperar y aplicar palabras de manera efectiva en diferentes contextos comunicativos. Los investigadores tomaron como muestra a 57 alumnos de 120 al azar, sin información personal de la misma y realizan la investigación en dos fases. En la primera, aplicaron encuestas para determinar estilos de aprendizaje y en la segunda evidenciaron cual es la práctica más habitual en relación a la identificación de estrategias más comunes para aprender vocabulario en inglés. De esta manera, se pudo observar que los estudiantes desarrollan de manera natural estrategias para resolver las vicisitudes en la adquisición de nuevo vocabulario, tal como lo afirma Oxford (1990)

las estrategias de aprendizaje desarrolladas por aprendices de una segunda lengua los conduce a tener mayor control y a mejorar su aprendizaje de una forma más efectiva, es decir que las estrategias de aprendizaje son operaciones empleadas por el estudiante para adquirir, almacenar, retener sin olvidar y usar la información adquirida. (p.2)

Sin embargo, las estrategias no están bien estructuradas como para ser efectivas a la hora de procesar, almacenar y aplicar el conocimiento adquirido.

En el mismo orden de ideas, se pudo evidenciar en la encuesta, que los estudiantes en ningún caso recurren a un método único para solucionar cada situación de aprendizaje y siempre aplican varias soluciones simultáneas. Situación que corrobora lo que plantea Oxford en cuanto a que “las estrategias de aprendizaje que utilizan los estudiantes son herramientas, respuestas naturales, para la búsqueda y producción de soluciones, mediante los sentidos, de lo que ellos consideran un problema por entender y resolver” (Oxford, 1990), situación en particular se que hace poco producente para los estudiantes debido a la no estructuración de las estrategias, generando así el no autonomismo en la construcción de saberes, situación que genera la vinculación con el trabajo en progreso, puesto que, los estudiantes de la Universidad Arturo Michelena, del departamento de Imagenología, de Inglés con Propósitos Específicos II presentan el mismo déficit al momento de adquirir vocabulario.

Continuando con las investigaciones nacionales, el trabajo de Chacín y Sosa (2013), cuyo propósito consistió en identificar las estrategias cognitivas que utilizan los estudiantes de Educación Mención Lenguas Extranjeras (inglés y francés). La investigación fue de tipo descriptiva con diseño de campo; en esta se aplicó un cuestionario de treinta y tres ítems a una muestra aleatoria de 40 estudiantes de inglés y francés (niveles I, II y III) del núcleo universitario Rafael Rangel de la Universidad de Los Andes. Las conclusiones derivadas de estos resultados emanaron que a pesar de que las estrategias metacognitivas fueron las más usadas, las estrategias cognitivas tienen un rol esencial al momento de adquirir conocimiento de manera significativa, también, se detectó que a la hora de aprender un vocabulario determinado son muchos los procesos mentales que se realizan para asimilar y comprender el mismo. Los autores Chacín y Sosa basaron sus planteamientos en las teorías de Oxford (1990) y Chamot (1990), los cuales son tomados como referencias para exponer las estrategias cognitivas de aprendizaje en una lengua extranjera. También destacan Cohen y Aphek(1980) quienes manifiestan que la adquisición del vocabulario parece depender de diferentes procesos cognitivos que van desde procesos memorísticos hasta el establecimiento de asociaciones de elementos a ser aprendidos en el cual los conocimientos previos sobre la lengua juegan un papel primordial.

La investigación de Chacín y Sosa (2013) centran su estudio en una muestra con participantes de nivel universitario quienes fueron objeto de estudio para comprender el proceso de adquisición de vocabulario de inglés como segunda lengua, es así como esta investigación es pertinente con el estudio en progreso al creerse que es esencial conocer cuáles son las estrategias cognitivas y el cómo son aplicadas por los educandos. Cabe acotar, que para desarrollar el actual estudio se contemplaran, del mismo modo que Sosa y Chacín, las opiniones e ideas de Oxford y Chamot debido a que ambos expertos convergen en explicar los proceso de almacenamiento, recuperación, internalización y vinculación del contenido nuevo con el comprendido previamente. Por otra parte, al establecer que las estrategias cognitivas son parte fundamental del aprendizaje significativo de una lengua, es relevante conocer cuáles son las más adecuadas o aptas para los estudiantes de este nivel, lo que se cree que los hará individuos más independientes, satisfechos con su proceso de adquisición de vocabulario en una lengua extranjera, en este caso particular el inglés.

2.2 Bases teóricas.

En la presente investigación se exponen las teorías y conceptos que permiten ubicar la investigación en una corriente del pensamiento específica, con la finalidad de orientar el proceso de investigación y la construcción del conocimiento científico aquí propuesto. En el trabajo presentado se toman en cuenta temas los cuales abren un pasaje alrededor de lo que son las estrategias para el aprendizaje y como cada persona las comprende en su propio proceso mental, como se sabe cada cabeza es un universo y en cada universo suceden cosas, cambios y transformaciones, características de cada cual, el uso de las estrategias de aprendizaje no es algo nuevo, ni recién descubierto, pero a medida de nuevos estudios se observan nuevas cosas, al igual que la tecnología la ciencia va avanzando y a su vez el ser humano descubriendo nuevas formas de llegar al aprendizaje significativo tanto dentro como fuera de una institución, plantel. Si tomamos en cuenta teorías de personas que han investigado y se han ido a fondo de este tema podemos presentar algunos conceptos realizados por investigadores que han dedicado tiempo, incluso años a la realización de dicha investigación.

2.2.1 Teoría de adquisición de una segunda lengua de Krashen

La adquisición de una segunda lengua no se da de manera rápida, según Krashen (1982) la habilidad para hablar se da al haber desarrollado la habilidad de escuchar. Él plantea dos hipótesis; el aprendizaje y la adquisición. El primero se da de manera consciente puesto que la persona sabe que va a aprender una nueva lengua y de manera formal y explicita debido a que el individuo está en la capacidad de explicar las reglas. Para Krashen, la adquisición se da de manera natural que surge de la necesidad de comunicarse. Por esta razón, las reglas se adquieren de manera implícita e inconsciente y el individuo no es capaz de identificarlas.

Ya al tener claro los términos de aprendizaje y de adquisición, se puede vincular con la investigación en curso a través de la necesidad por parte de los estudiantes de Inglés con Propósitos Específicos II de Imagenología de la universidad Arturo Michelena de adquirir vocabulario técnico para poder manipular las máquinas de imagen, además de aprender a usar las estrategias cognitivas para dicha adquisición.

2.2.2 La competencia de Chomsky

La competencia no es más que el conocimiento lingüístico de la lengua según Chomsky (1965) y se entiende por conocimiento lingüístico según el mismo autor como descubrir las unidades, estructuras y reglas formales que articulan la lengua del entorno.

2.2.3 La competencia comunicativa de Hymes

Con el concepto creado por Chomsky (1965) de la competencia, Hymes (1971) acuña el concepto de competencia comunicativa, que no es más que conocer las reglas gramaticales y saber usarlas en un contexto social.

2.2.4 Los componentes de la competencia comunicativa de Canale

Existen distintos planteamientos sobre los componentes de la competencia comunicativa pero para efectos de esta investigación se toman los de Canale (1995) que los divide en cuatro y son: componente sociolingüista, discursiva, estratégica y gramatical siendo esta última la que se desarrolla en el siguiente apartado.

La competencia gramatical es el dominio del conocimiento lingüístico y comprende a las reglas de morfología, de sintaxis, de semántica y de fonología, todas ellas dentro del léxico.

2.2.5 el enfoque léxico de Lewis

El léxico es un conjunto de palabras de una lengua pero también se puede decir que es el vocabulario y según Lewis (1993) este vocabulario es quien entrelaza las cuatro destrezas comunicativas y sin este vocabulario es imposible lograr una comunicación. Es acá donde se vinculan los conceptos de competencia con la indagación en proceso, debido a la importancia de adquirir vocabulario por parte de los aprendices de Imagenología de la universidad Arturo Michelena ya que, con solo tener un amplio vocabulario, los educandos pueden desenvolverse de manera óptima en el uso de las maquinarias de imagenología.

2.2.6 Teorías de aprendizaje

En relación con el aprendizaje se han definido diferentes tendencias que se pueden ubicar entre dos polos: el conductismo y el cognoscitivismo tal como lo exponen Ertmer y Newby (1993). El primero hace énfasis en las condiciones externas que favorecen el aprendizaje; aquí lo esencial es la respuesta y el reforzamiento de aquellas que se encaminen a lograr el resultado esperado. Por su parte, en la tendencia cognoscitivista lo fundamental es el estudiante con su campo vital, su estructura cognoscitiva y sus expectativas. En el conductismo el aprendizaje es visto como un proceso gradual de reforzamiento de respuestas, o sea, el objetivo es consolidar esta acción para incorporarla a patrones de conducta existentes. Aquí se hiperboliza el papel del medio pues este representa un conjunto de estímulos y se obvian el papel activo del sujeto y los factores psicológicos que intervienen en este proceso. Para el cognoscitivismo el aprendizaje es ir más allá de la información obtenida, luego parte de un saber influido y conformado por el hombre. Aquí se destaca el papel activo del sujeto, quien elabora, crea o desarrolla constructos, estructuras, metas o conceptos del mundo que discurre a su alrededor. El sujeto, por tanto, resulta sobredimensionado y se considera que el sujeto todo lo hace sin una influencia o estímulo externo para aprender.

2.2.7 Teoría del aprendizaje de Vigotsky

Según Vigotsky (1924), el aprendizaje en el contexto escolar implica siempre adquisición de conocimiento y construcción de significado. De acuerdo con la tesis vigotskiana del aprendizaje el actor principal del proceso es el estudiante, aunque no el único. El aprendizaje tiene lugar en un sistema interpersonal y, por tanto a través de las interacciones con el docente y con los compañeros del aula, el estudiante aprende los instrumentos cognitivos y comunicativos de su cultura, he aquí la vinculación con la investigación en curso puesto que el alumno aprende a través de la cognición. El objetivo de la teoría de Vigotsky es descubrir y estimular la zona de desarrollo potencial o zona de desarrollo próximo en cada estudiante; en esta teoría se destaca la idea de que el sujeto no se limita a responder a los estímulos de modo pasivo o mecánico sino que actúa sobre ellos.

2.2.8 Teoría del desarrollo de Ausubel

La teoría del desarrollo de Ausubel surge en 1986, consistiendo en demostrar que el estudiante logra un aprendizaje significativo en el momento en que comienza a relacionar la información nueva con referencias anteriores que tenga sobre el tema. Sostiene que la idea de que el aprendizaje sea significativo es que permite que lo aprendido quede, de ahí surge la importancia del constructivismo, permitiendo al estudiante construir su aprendizaje y que sea más relevante para el mismo. Es importante que el estudiante sienta interés y se encuentre a gusto con lo que le rodea, de esta manera será más efectivo el aprendizaje.

El estudiante, al adquirir una información, debe tener un conocimiento base que le permita asimilar con más facilidad lo que está estudiando, ya que necesita enlazar lo que ya conoce con lo que va a conocer y establecer la relación. Por su parte, es importante recalcar que para que un aprendizaje sea efectivo, es necesario el uso de estrategias que ayuden al estudiante a mejorar la adquisición de vocabulario. Ausubel (1968) asegura que el alumno en el salón de clase debe recibir materiales y estrategias claras que le faciliten adquirir la nueva información y que ésta sea significativa. La teoría mencionada en líneas anteriores se relaciona con esta investigación porque el aprendizaje significativo se basa en activar los conocimientos previos de una persona, o estudiante en el caso particular, porque parte de la estructura cognoscitiva de la persona. Las estrategias cognitivas de un estudiante parten también de lo que el estudiante ya conoce. Además, la aplicación de las estrategias cognitivas dependen las estructuras cognoscitivas, es decir del conocimiento ya adquirido, lo que le facilitará la aprensión del conocimiento nuevo, en este caso, del vocabulario. Es pertinente también señalar que Ausubel explica que los contenidos son aprendidos de manera significativa porque estos son desarrollados de forma provechosa y no arbitraria, es decir, sin seguir un patrón de pensamiento. De igual manera sucede con las estrategias cognitivas debido a que estas son aplicadas por el estudiante dependiendo de su condición, comodidad y estilo de aprendizaje.

La enseñanza de una lengua extranjera no implica sencillamente prestar atención al material lingüístico que se enseña sino además prestar atención al sujeto que aprende, pues los docentes deben propiciar a los estudiantes un ambiente de guía y de apoyo además del conocimiento que está por encima del nivel actual que ellos poseen. El significado se construye mediante la actividad conjunta y no mediante la transmisión de conocimiento del docente a los estudiantes; el conocimiento no se transfiere del docente al estudiante sino que se ayuda a este a transformar el conocimiento que recibe mediante la construcción de significado y con recursos como son el conocimiento de sus interlocutores, de los libros de texto y de otros medios en el contexto del aula.

2.2.9 Estrategias de aprendizaje

Según las definiciones de estrategias y de lo que es el aprendizaje en su concepto básico, se puede decir que ambos van uno de la mano del otro, sin estrategias no existe un aprendizaje o no de una forma eficaz. Las investigaciones relacionadas con las estrategias de aprendizaje de una lengua extranjera datan de los años sesenta del pasado siglo como resultado de los avances alcanzados por la psicología cognitiva, siendo el interés principal identificar lo que los buenos aprendices de una lengua extranjera reportaban que hacían para aprenderla y, en algunos casos, se recurría a su observación durante el proceso de aprendizaje.

Tarone (cit. en Lessard-Clouston, 1997), define las estrategias de aprendizaje de una lengua extranjera como “un intento por desarrollar la competencia lingüística y sociolingüística en la lengua de llegada para incorporar estas dentro de su competencia interlingual.” Para Rubin (cit. en Lessard-Clouston 1997), las estrategias de aprendizaje son “estrategias que contribuyen al desarrollo del sistema de la lengua que el aprendiz construye y afectan directamente el aprendizaje”. O’Malley y Chamot (1990) definen las estrategias como “pensamientos o comportamientos especiales que los individuos usan para ayudarse a apropiarse, aprender o retener nueva información.”

2.2.10 Estrategias de aprendizaje de Oxford

Para concluir con las definiciones aportadas por los investigadores en relación a estrategias de aprendizaje de una lengua extranjera, citaremos a Oxford, resultando para nosotros como investigadores nobeles la más completa y útil para con nuestro trabajo. Según esta autora las estrategias de aprendizaje de una lengua son “acciones específicas, comportamientos, pasos o técnicas que los estudiantes (con frecuencia de manera intencional) utilizan para mejorar su progreso en el desarrollo de sus habilidades en la lengua extranjera.” Y sigue planteando que: “Estas estrategias pueden facilitar la internalización, el almacenamiento, la recuperación o el uso de la nueva lengua. Las estrategias son herramientas necesarias para el desarrollo de habilidades comunicativas.” (Oxford 1990), Su aporte es pertinente con el presente trabajo debido a que según su criterio las estrategias cognitivas ayudan a almacenar la información e internalizarla permitiendo que el estudiante adquiera y maneje el vocabulario fácilmente. Cabe destacar que Oxford manifiesta que las estrategias cognitivas forman parte de los procesos mentales, así se cree que el estudiante de Imagenología emplea las estrategias cognitivas para lograr asimilar, almacenar y emplear el vocabulario relativo a la carrera o al posterior campo de trabajo.

De igual manera, Oxford destaca la parte afectiva del ser, al expresar que cada estudiante emplea una o varias estrategias cognitivas según el nivel de comodidad que sienta el estudiante al momento de adquirir el vocabulario, de esta manera, se piensa que los aprendices de la carrera ya mencionada utilizan las estrategias cognitivas aptas que les permitirán un mayor grado de bienestar, satisfacción e independencia. Con relación al concepto de estrategias de aprendizaje de una lengua extranjera, se puede notar en las definiciones anteriores cómo ha habido cambios desde el inicio de las investigaciones hasta nuestros días, aunque existen al menos algunas características comunes (Lessard-Clouston, 1997): son generadas por el estudiante, son pasos que siguen los estudiantes en el proceso de aprendizaje, mejoran el aprendizaje de la lengua y ayudan a desarrollar la competencia lingüística, pueden ser visibles (comportamientos, pasos que siguen, técnicas que emplean) o no visibles (pensamientos, procesos mentales), incluyen la información y la memoria (conocimiento de vocabulario, reglas gramaticales), permiten al estudiante ser más autónomo, amplían el papel de los docente de lengua, se orientan hacia un problema, incluyen muchos aspectos aunque no solamente el cognitivo, pueden enseñarse, son flexibles, reciben la influencia de una variedad de factores.

He aquí donde se da una clasificación a esas estrategias de aprendizaje donde las estrategias directas  son las de aprendizaje que directamente se relacionan con la segunda lengua y requieren un procesamiento mental de la misma, dividiéndose en estrategias de memoria, cognitivas y de compensación. Mientras tanto, las estrategias indirectas apoyan y manipulan el aprendizaje de la lengua sin involucrar directamente a la segunda lengua, teniendo una clasificación en estrategias metacognitivas, afectivas y sociales. Cabe resaltar que las estrategias cognitivas son las tomadas para el desarrollo de esta investigación, conociéndose de ellas que permiten al alumno comprender y procesar nueva información de diferentes maneras y por diferentes medios (Oxford, 1990). Suponen una manipulación de la L2 por el aprendiz y ayudan a comprender y producir lengua. Entre las estrategias cognitivas están las siguientes: practicar (repetir, práctica formal, reconocer y usar estructuras y modelos, ensayar, práctica natural), recibir y enviar mensajes (sacar la idea principal, utilizar recursos variados para recibir y transmitir mensajes), analizar y razonar (aplicar reglas y conocimientos a nuevas situaciones, analizar expresiones y sus elementos, contrastar lenguas, traducir, transferir) y crear estructuras para el input y el output (tomar notas, resumir, subrayar).




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos