Departamento de ciencias históricas la constitución de atenas de aristóteles: visión retrospectiva de la historia y de la institucionalidad helenas



Descargar 430.43 Kb.
Página1/11
Fecha de conversión03.03.2018
Tamaño430.43 Kb.
Vistas322
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

U
NIVERSIDAD DE CHILE

FACULTAD DE FILOSOFÍA Y HUMANIDADES

DEPARTAMENTO DE CIENCIAS HISTÓRICAS

LA CONSTITUCIÓN DE ATENAS DE ARISTÓTELES: VISIÓN RETROSPECTIVA DE LA HISTORIA Y DE LA INSTITUCIONALIDAD HELENAS

TESIS PARA OPTAR AL GRADO ACADÉMICO DE MAGÍSTER EN HISTORIA CON MENCIÓN EN HISTORIA EUROPEA.

Alumno:
HÉCTOR EDO. GARCÍA CATALDO

Profesor Guía:


RAÚL BUONO-CORE VARAS

SANTIAGO DE CHILE, 2006

INTRODUCCIÓN


Cuando se está en el camino de una investigación, que ya se prolonga por muchos años, no es fácil sintetizar, en una introducción a una investigación particular, el periplo de ese camino. No obstante, tal es el desafío.

Desde que me consagré a mi disciplina filológica, todas mis lecturas, horas infinitas preparando lecciones de literatura e idiomas clásicos o de historia de la filosofía helenística y posthelenística, todo aquel contacto con la palabra en la fuente escrita del mundo antiguo, hace que tenga una mirada, una metodología que me orienta en ese mirar y por consiguiente también al decurso temporal que la sigue. Con ello quiero decir que esta investigación se enmarca en una lectura directa de las fuentes, intentando rescatar la expresividad misma o dicho de otro modo cómo nos hablan ellas desde su propia temporalidad y, a su vez, cómo interactúan entre sí estos discursos en la distensión del tiempo, pues es aquí donde asistimos a la experiencia del cambio, desarrollo o evolución de aquel modo peculiar de irse constituyendo una cultura del logos.

Los temas abordados se coorganizan a partir de la lectura de la Constitución de Atenas, de Aristóteles; por consiguiente la hipótesis conductora que los organiza es que desde Aristóteles podemos hallar un filón rico, que nos permite adentrarnos en la propia historia del mundo heleno, en especial en su historia socio-cultural, y en las ideas que fueron sentando las bases de las instituciones político-administrativas, a través de las cuales un casi inconsciente derecho positivo se fue plasmando hasta el surgimiento de un estadio político-cultural de transitorio esplendor y equilibrio social, que luego de un cuarto de siglo de guerra intestina dio paso a una radical transformación de la polis. Transformación que podemos seguir y estudiar bajo la denominación que debemos a Johann Gustav Droysen (1808- 1884) de período helenístico.

Abocar el pensamiento y el thymós al logos proferido, no es sólo abocarse al aspecto de su lengua en tanto que expresión del noys, sino cómo se ha presentado la propia lengua, es decir, como épos (la palabra poética por excelencia, el poema, el verso; el hexámetro dactílico de Homero), de cuyo carácter sonoro se sirvió también la poesía didáctica y cosmogónica del poeta de Ascra, Hesíodo, y también se presenta como mýthos (como una palabra más originaria, asombro que se expresa en un discurso, en el relato de sentido histórico). Tanto épos y mýthos como lógos constituyen el modo peculiar por el que se funda la lengua helena, representada en su gramma, su letra como memoria y literatura. Aristóteles en este sentido es parte y representa tal memoria. Sólo en el desarrollo temporal de esa lengua descubrimos el mundo que en sus distintos momentos ella representa, nos lo hace patente. En el momento de este decurso temporal de raigambre homérica, después de más de medio milenio, me detengo en el siglo IV a. de C., a partir, azarosamente, de una obra de Aristóteles, sólo conocida en la última década del siglo XIX., la Athenaíon Politeía. En el capítulo I El siglo XIX y el descubrimiento de la AQHNAIWN POLITEIA me hago cargo de contextualizar este importante descubrimiento como de las opiniones encontradas que suscitó dicha obra en el mundo intelectual.

En lengua española, esta obra, se conoció sólo a mediados del siglo XX, de la mano de un prestigioso helenista, del profesor Antonio Tovar. La bibliografía de autores en nuestra lengua, por consiguiente, además de ser escasísima (por no decir, nula) respecto de esta obra, es sumamente puntual (y muy técnica); aparece publicada sólo en revistas especializadas, de difícil acceso. El texto bilingüe de A.Tovar fue mi primer contacto y de ahí la lectura que en esta tesis se propone como hipótesis orientadora, a saber, que esta obra de Aristóteles, juntamente con la Politeía, permiten una mirada retrospectiva de la historia helénica en lo que respecta a evolución y transformación de su institucionalidad. Pero, además permite una mirada anthropica profunda de los siglos precedentes. Otra hipótesis que se desprende de la anterior es que a partir de estas dos obras del filósofo podemos estudiar la visión de la historia en Aristóteles, y por consiguiente, el método de sus investigaciones históricas, que nos hacen posible examinar la relación existente entre filosofía e historia, de manera especial cómo el filósofo interpreta la historia. En este sentido la Constitución de Atenas es una obra única dentro del Corpus.

Al parecer, los mismos problemas sociales de aquellos siglos arcaicos (VII y VI a.de C.) parecen repetirse y repercutir en el mundo político que le tocó vivir a nuestro autor. Creo, además, que otro planteamiento hipotético a profundizar es el problema común (entre otros, naturalmente) que se repite en el devenir histórico de la Hélade: el de la distribución de la oysía o de la ktésis como refiere Aristóteles. Planteamiento que se halla tanto en la Politeía como en la interpretación histórica que aplica al analizar la situación política y económica al momento de asumir Solón como diallaktés, según nos informamos en la Athenaion Politeia. Precisamente acerca de esta visión retrospectiva, de la mano del estagirita, he estudiado el conflicto social y político en la obra fragmentaria de Solón en el Capítulo III Política y poética en Solón: una lectura desde Aristóteles. Debo añadir que he traducido íntegramente los fragmentos más importantes como una manera de contribuir al conocimiento de este poeta y político ateniense.

El siglo cuarto se nos presenta, como ha señalado José Alsina, como un “todavía no” respecto del mundo helenístico y, por consiguiente, es un siglo de transición, cargado de problemas como consecuencia del siglo anterior: crisis social, económica e ideológica que se dejará sentir en las instituciones políticas de este siglo, que Aristóteles reconstruye desde una perspectiva histórica. Por ello, su Constitución de Atenas se constituye para nosotros en la fuente histórica más importante (o mejor dicho es la fuente histórica) para conocer la evolución de la institucionalidad ateniense, especialmente la del siglo IV. Sin embargo, no es posible entender la problemática de éste sin antes revisar, aunque someramente, los problemas heredados del anterior, que retrospectivamente podemos resumir en los resultados de la guerra del Peloponeso; guerra funesta para todo el mundo heleno, de graves consecuencias económicas para la agricultura y el tráfico comercial. Significó el aumento de la pobreza para muchos; el aumento del mercenariado, profesión que cada vez se haría más popular y de incidencia en la expansión del helenismo posterior; la guerra minó también lo que se ha dado en llamar el eje polis-ciudadano, concediéndose ciudadanía a hilotas y esclavos, que fueron borrando la línea divisoria que separa a los ciudadanos de los no ciudadanos, acabando por erosionar el concepto del soldado-ciudadano y del marinero-ciudadano. Si se suman a esto las sanguinarias stáseis que fueron el resultado de la exacerbación de los conflictos de clases, ya existentes, se comprenderá la erosión del propio concepto de polis. La explosión demográfica de las ciudades, producto en buena medidad de la emigración de los campesinos hacia la ciudad, debido a la devastación de los campos, intensificó la conciencia de las desigualdades económicas y aumentaron aquellos resentimientos de clase. Aristóteles percibió agudamente este conflicto cuando planteó que las stáseis del mundo heleno tenían su causa en la desigual distribución de la riqueza.

Si bien es cierto la guerra del Peloponeso no destruyó al mundo heleno, lo transformó profundamente. La crisis de los valores entre los que podemos considerar la pérdida de la fe tradicional, hizo posible al mismo tiempo el desarrollo de una espiritualidad más inquisitiva; las nuevas generaciones de postguerra se replantearon y profundizaron cuestiones claves tanto acerca de la guerra como del sistema de la ciudad-estado. La guerra había sido un asunto real de la vida helena, ahora su eficacia se pone en tela de juicio: ya no constituye un medio para mejorar la vida y como se ha dicho la guerra ya no reportaba recompensas ni tangibles (botín) ni intangibles (como prestigio y gloria). La prosa filosófica como la retórica, que hacen su aparición en este siglo, deben ser examinadas en este marco referencial, representando nuevas visiones y que dan cuenta de este nuevo sentir. De esta problemática como ruptura del equilibrio me hago cargo en el capítulo II La guerra del Peloponeso Aristóteles y el siglo cuarto.

En cuanto a la Constitución de Atenas propiamente tal ya he señalado que es la principal fuente que disponemos para estudiar el tema de las instituciones en el siglo cuarto. Esta obra responde a la actividad compiladora e histórica del estagirita, que según los antecedentes, formaba parte de un mega tratado sobre las Politeíai, una colección de ciento cincuenta y ocho constituciones helenas y bárbaras. También sabemos por Filodemo que tan grande trabajo se hizo en colaboración de Teofrasto, pero que el propio Aristóteles habría dirigido el trabajo y habría corregido diversos estudios particulares. Aristóteles se interesa esencialmente por los estudios de orden histórico o jurídico y constitucional, que es lo medular de la Constitución de Atenas. Tanto para Jaeger como para Aubenque el interés del filósofo por la investigación de las constituciones ha nacido ya en el seno de la Academia platónica en la que el tema de las instituciones espartanas y cretenses era preponderante en las discusiones. Se cree que durante su segunda estancia en Atenas y como jefe del Liceo (335-323 a. C.) se desarrolló, en términos generales, esta gran empresa de compilación. La Constitución de Atenas es el ejemplo más acabado que tenemos para deducir el método adoptado en este tipo de investigaciones, además debemos considerar que fue el mismo Aristóteles quien redactó el texto como modelo para los demás trabajos que se realizarían en el Liceo. El tratado está organizado en dos partes. En la primera, se expone la evolución del régimen político de Atenas desde un período mítico anterior a Solón hasta el arcontado de Euclides 403 a. de C., que corresponde a la restauración de la democracia, conocida también como la paz de Euclides. En la segunda, expone la organización del Estado ateniense en su propio tiempo. Presenta un cuadro de las instituciones del derecho positivo de Atenas en el siglo IV. De estos temas me he ocupado tanto en el capítulo I como detalladamente en capítulo IV y último La Constitución de Atenas: dos partes.

Por último, debo señalar que el conjunto de los temas abordados en esta investigación vienen a constituirse en una primera aproximación organizada o una introducción a un estudio sobre el denominado período helenístico. En este camino de investigación me hallo de momento, como diría Aristóteles en aptitud de estudiar y apreciar. Por ello he señalado que en el decurso de este caminar me he detenido con alguna atención en el siglo cuarto para desde allí otear hacia el pasado y vislumbrar el futuro inmediato del mundo heleno, puesto que sin comprender los problemas y los cambios de mentalidad que en éste tienen lugar no es posible entender cómo aparece en el norte heleno la figura de Filipo de Macedonia y la incapacidad de los helenos para trabajar unidos en pos de objetivos comunes. La polis autónoma dejará de serlo y ya no será más la institución política definitoria del mundo heleno. Y el Helenismo es lo inmediatamente circunstante al advenimiento del cristianismo. Cuál sea la configuración de aquél en las fuentes, tal es la tarea por venir.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos