Del libro Psicoterapia del Oprimido



Descargar 17.12 Kb.
Fecha de conversión23.12.2018
Tamaño17.12 Kb.
Vistas45
Descargas0


EL EQUIPO DE CONSTRUCCIONN
Del libro Psicoterapia del Oprimido de Alfredo Moffatt

Esta fue una experiencia de producción, de trabajo, que se desarrolló durante los días de semana en el mismo Hospital Borda. Consideramos que es complementaria a la de la Peña, porque esta fue una experiencia de comunidad popular de fin de semana, que se realizaba los sábados.

Ambas se complementan pues se utilizaron los mismos planteos y organización desde abajo, a través de las formas populares, esta vez laborales ( incluso hubo una huelga de los pacientes por falta de pago ).

El tipo de estructura grupal, el grupo operativo de Pichon, permitió también una redistribución de ansiedades, pues el grupo era heterogéneo en niveles de psicotización, y siendo, como lo indica el modelo pichoneano, homogéneo en la configuración de la tarea.

En las consideraciones finales, donde desarrollamos nuestra propuesta de Psicoterapia Popular, vamos a volver sobre esta experiencia, pues, junto con las dos experiencias de Comunidad Terapéutica, Colonia Federal de Raúl Camino, y Centro Piloto de Ricardo Grimson realizadas en el país, van a permitir armar el modelo de Psiquiatría Popular, ya que constituirían tres áreas de demostración. Las dos primera mostrarían la posibilidad de organizar el ciclo semanal, con formas populares, con un gran nivel de reintegración social y eficiencia en el área terapéutica, es decir, demostrarían la posibilidad de organizar los hospitales desde una estructura democrática, no represiva y con real participación de todos.

Volviendo al Equipo de Construcción, relataremos brevemente el desarrollo de las tareas que se hicieron durante nueve meses y dejaron construidos dos quioscos (uno de ellos, actualmente peluquería), un escenario, una pista, jardín, bancos, etc. La inserción institucional era ambigua, pues los trabajos eran patrocinados por una beca de investigación del I.N.S.M. (Instituto Nacional de Salud Mental) sobre ”Psicología Institucional” desarrollado durante el año 1963 por el autor, y el lugar de desarrollo elegido fue el Hospital Borda. De esta manera, quedaba dependiendo administrativamente del Instituto, pero actuando en el Hospital. Estas consideraciones son relevantes, pues gran parte de los problemas (y también de las ventajas) resultaron de la ambigüedad de la inserción.

Se instrumentó también la ambigüedad de rol, para poder llevar adelante el trabajo, pues era yo considerado arquitecto pero operaba concretamente sobre la resocialización de pacientes, de modo que era posible una interacción personal con los internados (que hubiera sido inadmisible para el rol académico de psiquiatra).



La experiencia fue posible también gracias al empuje renovador de un director del I.N.S.M., quien aprobó el proyecto y se consiguieron los pequeños sueldos para los pacientes-albañiles, organizados en una especie de pequeña empresa constructora con reuniones semanales donde las decisiones de grupo se tomaban por votación (elección de capataces, paros de protesta por falta de pago, modo de trabajo, etc.). El modelo de trabajo lo estudiamos con Pichon y se comenzaron las tareas forzando la situación desde el comienzo, pues el hospital no hacía entrega de los ladrillos, arena, cemento, etc. y el equipo ya estructurado por las tareas preliminares estaba en peligro de desarmarse. Por lo tanto se optó por la táctica del ”hecho consumado”: se trajo por la tarde un camión con materiales y se comenzaron rápidamente las paredes. Esto puso a la institución en la disyuntiva, o de destruir la pared, o de continuarla. De este modo comenzaron a entregar materiales para continuar. El proyecto fue elaborado entre todos y se propuso una especie de plaza del pueblo en un terreno que, aunque estaba situado en el centro del hospital, era baldío y se usaba para arrojar residuos.

La transformación del rol de ”paciente-psicótico” en ”obrero-albañil” produjo un cambio muy grande en los compañeros internados a pesar de que el grupo era sumamente heterogéneo, estando integrado también por compañeros demenciados, oligofrénicos y seniles. Algunos habían sido albañiles antes, pero la mayoría aprendió los rudimentos del oficio durante esos nueve meses. Lo interesante de que la tarea grupal sea algo concreto es que su eficacia se puede medir en forma objetiva en términos de resocialización y re-integración laboral. Los pequeños edificios resultaron correctamente ejecutados de acuerdo a las normas corrientes de construcción en albañilería (es decir, si el equipo hubiera sido ”loco” el edificio también hubiera resultado ”loco”). La coordinación de los pacientes integrantes del ”equipo de construcción” se hizo de acuerdo al concepto de los ”grupos operativos” desarrollados por Pichon Riviere. La idea de aplicar este concepto de grupo en el desarrollo de una tarea concreta (como lo es la albañilería) está basado en lo siguiente: diez pacientes deben coordinar sus esfuerzos para realizar una tarea que por su propia naturaleza es un ”rompecabeza” colectivo (y no puede hacerse por separado). Uno trae los materiales, otro hecha el agua, un tercero con la pala revuelve, mientras otro acarrea la mezcla y la entrega al que – cuchara en mano – coloca el ladrillo, con lo cual se cierra la cadena de tareas, en las que necesariamente los pacientes tienen que estar coordinados entre sí. Además, en clase obrera baja, a la que pertenecía casi todo el grupo del equipo – 20 personas – el sentimiento de dignidad, de auto-valoración, está ligado estrechamente al rol profesional y a su ejercicio. Se sentían, por primera vez en años, obreros y no ”enfermos”. El ocio en las instituciones asilares quita el principal elemento alrededor del cual se estructura la personalidad social del internado, que es su rol social. Con el agravante de que la falta de tarea, lleva a la única labor que le queda que es trabajar ”de loco”, de paciente crónico de hospicio. Desde el punto de vista del análisis de la psicología institucional los resultados fueron también interesantes, pues afloraron todas las formas de resistencia al cambio con que las instituciones defienden su inmovilidad. En un momento dado de la experiencia, el Hospital (a través del Jefe de Depósito) comenzó a demorar la entrega de materiales para seguir trabajando, comenzando a paralizarse los trabajos por falta de cemento y ladrillos. En ese momento salieron a luz los comentarios de la dirección en el sentido de que los trabajos no iban adelante y que la experiencia de hacer trabajar a pacientes estaba fracasando. Cuando yo le hacía notar que era por falta de materiales, me contestaba que eso debía pedirlo al jefe de depósito. Pero esto no eran tan sencillo pues para lograr tan sólo el aprovisionamiento de bolsas de cemento se debía recorrer toda la pirámide burocrático-administrativa del hospital. La negación de materiales nunca era frontal sino que se empleaba, concientemente o no, la vieja técnica del bloqueo a todo cambio en las instituciones burocratizadas: ”lo tiene el gran bonete”. Esta consiste en que el que intenta cambiar algo debe respetar la estructura administrativa y al hacerlo se cae en el juego, que, en nuestro caso, se dio de la siguiente manera: una vez hecho el pedido se presentaba este al director, quien lo mandaba al administrador, de este pasaba al ecónomo, del ecónomo al jefe de depósito, pero el jefe de depósito encontraba que faltaba la autorización del jefe de talleres, quien a su vez necesitaba pedir autorización al director, el cual llamaba al administrador... Resultado: se perdía una semana en trámites (pues todos estos personajes tenían distintos horarios y lugares de trabajo) y se conseguía la mitad del pedido. Ahora bien, durante una semana sin cemento, se paralizaban las obras y entonces el hospital señalaba que las mismas no iban adelante. Esta actitud constituye también un manejo de estrategias paradójicas, es decir un mensaje contradictorio que actúa en dos niveles (”no te doy materiales y te exijo que trabajes”). Ya hemos estudiado en este mismo capítulo que es una táctica sumamente eficiente, pues al no estar explicitada la contradicción el mensaje crea confusión y paraliza. De todos modos, aún en condiciones difíciles, la experiencia dio un buen resultado desde el punto de vista de movilización de actitudes en los pacientes. Sobre veinte compañeros internados, hubo cuatro que salieron de alta, dos que consiguieron luego pequeñas changas fuera del hospital, un fugado que no regresó (señal que ”enganchó” algo afuera; en estos casos decimos que se trata de ”un alta espontánea”). El resto, al comparar con el comienzo de la experiencia, terminó conectándose socialmente mejor. Sólo quedaron casi sin modificación los oligofrénicos (teníamos tres) y dos seniles. Lo curioso es que tanto los oligos como los seniles fueron importantísimos en la estructura de grupo operativo, pues ayudaron a reconstruir una gestalt de grupo familiar. A los oligos se los protegía como hijos y a los seniles se los respetaba como a los ”agüelos”. El mayor efecto de la experiencia fue el sentimiento de los compañeros internados de re-integración laboral; sentían que podían volver a trabajar y, por lo tanto, a participar de la dignidad del trabajador; del ser ”obreros” en lugar de ”locos”.

Esto, además de otras tres modificaciones en su sistema de realidad:

1) Tener ”el afuera” más cerca, pues el alta sólo sirve si se puede trabajar afuera (y la construcción es un gremio con muchas ”changas”) ;

2) Hacer ”descansar” el cuerpo del eterno deambular y reorganizar dinámicamente su esquema corporal;



3) Estructurar nuevamente el ciclo del día y de la semana, saliendo del tiempo-homogéneo e infinito del hospicio (”todos los días domingo es ningún domingo”). Respecto a su grupo familiar, el compañero podía demostrar .el rescate de su capacidad laboral, que, en clase obrera es el principal índice de curación. Además el sueldo mensual (aunque muy reducido) que pagaba el hospital, evitaba la humillación de pedir monedas para fumar, solución está última que, además de ”loco”, lo convierte en un mendigo.

Por ultimo, diremos algunas palabras sobre la modificación que produce un hecho así en relación a la Psicología del Habitat: cómo transformando el habitat, el entorno físico se condicionan conductas más sanas. El terreno ubicado en el centro del Hospital, un baldío con yuyos y restos de comida, su transformación en ”Plaza del Pueblo” hacía al Hospital un poco menos loco como institución (incluso estaba prevista en el proyecto una larga pérgola con enredaderas para dar sombra, cosa que por falta de materiales no se pudo finalmente construir).


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos