Del director



Descargar 342.39 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión22.06.2018
Tamaño342.39 Kb.
Vistas197
Descargas0
  1   2   3   4   5   6

Índice de Forum 179
Pretende el gobierno acallarnos

Del director


Control de inflación a costa del crecimiento

Patricio Cortés


Sistema de pensiones caro y excluyente

Aída Mendoza Flores


Diferencias en el debate petrolero

Patricio Cortés


Vigente, la desaparición forzada

Aída Mendoza Flores


Exonerados, genocidas del 68 y 71

Pablo Cabañas Díaz


Federalizar delitos, respuesta ante la falta de justicia: Joel Simon, de CPJ

Nelly Olivos


Boicot de Los Pinos

Eduardo Ibarra Aguirre


Como si privatizar no fuera ideológico

Julio Pomar


Infiernillo

Faustófeles


Defenestran a Santiago Creel

Jorge Meléndez Preciado


Consulta popular indispensable

Eduardo López Betancourt


Hora de discriminaciones

Juan Chávez


Medidas erráticas ante el desastre alimentario

Yolanda Cristina Massieu Trigo


Encuestomanía perversa

Feliciano Hernández


Un delincuente al PAN

Sara Lovera López


La sociedad parasitaria

Rafael Luviano


Prensa mexicana

Fausto Fernández Ponte


Internet, multitud y mundialización

Mario Rivera Ortiz


¿Dónde están los soldados?

José Francisco Gallardo Rodríguez


Grupos racistas contra migrantes

Carlos Cáceres R.


De nuestros lectores
Preguntas para Gustavo Hirales. Lamberto García Zapata

Envejecer sin dignidad. Jesús Verver y Vargas Macías

¡Preséntenlos con vida! Myriam Hernández

Forumenlinea sí informa: Felap. Rosa María Holguín

Precisiones a Juan Chávez. Juan Ángel Espinosa Sánchez

Amenaza contra Teresa Gil.

Excelente reportaje de Aída. Carolina Oropeza

Agradecimiento a Forum. Porfirio Barrera Jiménez

Forum, instrumento contra AMLO. Javier Enríquez Brito

SEP incumple compromisos. Manuel Ángel Martínez R.

Ley seca contra plebiscito. Juan Amael Vizzuett

AMLO, presidente legítimo. Francisco Ramón Rosas López

Desde Marsella, Francia. Fernando Carmona Bolaños
INBA y UNESCO ofrecen teatro gratuito

Héctor Cortés Martínez


Libros

HCM
En cartelera

HCM

Pretende el gobierno acallarnos


Del director

forum@forumenlinea.com


A un mes de cumplir 17 años de vida, Forum es objeto nuevamente de la acción gubernamental para desaparecerla de la vida pública, por medio de la asfixia económica.

Decimos nuevamente, alejados de cualquier afán de subestimar las acciones que por órdenes de la Coordinación de Comunicación Social de la Presidencia de la República, se emprenden para negarle al mensuario publicidad oficial, misma que se sufraga con recursos públicos que provienen de los causantes y de la expoliación que de Petróleos Mexicanos hace la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Pretendemos, más bien, subrayar que no es ésta la primera ocasión que nos someten a presiones económicas y comerciales.

Como se recordará, durante 1993-2002 nuestra revista fue sometida a la despiadada hostilidad de los entonces secretarios de la Defensa Nacional Antonio Riviello Bazán y Enrique Cervantes Aguirre por publicar Las necesidades de un ombudsman militar en México (número 22, X-93), de la autoría de José Francisco Gallardo Rodríguez. Enseguida, por negarse a delatar al general de haber cometido el gravísimo delito –en la enana visión de ambos divisionarios– de ejercer el derecho constitucional a la libertad de expresión y que Forum le garantizó contra viento y marea desde entonces hasta hoy.

Tres años de investigación ministerial en contra de nuestros editores por parte de la Procuraduría General de la República, vigilancia notoria, interferencia telefónica, llamadas en falso, amenazas por medio de mensajes electrónicos, presión a los anunciantes –Lotería Nacional, Instituto Mexicano del Seguro Social y Desarrollo Integral para la Familia, entre otros– fue el vía crucis que padeció la revista hasta que la opinión pública y publicada arrancó de la cárcel al preso de conciencia, previo asalto de nuestras oficinas para despojarnos de los archivos electrónicos.

Estamos formados y forjados en las estrechez política que imponen desde las instituciones los poderosos y encumbrados adversarios de la libertad de expresión y el derecho a la información, también por los vigorosos poderes fácticos que desbordan a las primeras; en las limitaciones económicas que con frecuencia rayan en la penuria, pero que no impiden hacer un periodismo de análisis y reflexión como reza nuestro nombre, con manufactura profesional, diversidad informativa y editorial, que por fortuna se traducen en una mayor presencia en México y allende nuestras fronteras, gracias a nuestra página electrónica, las hemerotecas digitales que nos dan cobijo comercial, los 55 portales y el centenar de blogs que reproducen los reportajes y artículos de Forum.

Naturalmente que la negativa de la publicidad oficial es un severo golpe a la precaria economía de la revista. Podría ser demoledora si nuestras promociones y convocatoria a los posibles anunciantes de los poderes Legislativo y Judicial, gobiernos de los estados y municipios no subordinados al Ejecutivo federal, órganos autónomos, organizaciones sociales y organismos civiles de defensa de los derechos humanos no suscitan la respuesta positiva y oportuna.

Como inmediata y de agradecerse es la reacción de lectores y cibernautas que pusieron en circulación por la aldea global los despropósitos excluyentes y atrabiliarios de Gerardo Maximiliano Cortázar Lara y que le permite su jefe y amigo Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.

Valga la comparación que podría resultar odiosa. Ni durante los gobiernos de Carlos Salinas de Gortari y de Ernesto Zedillo Ponce de León, es decir: en plena campaña de hostigamiento castrense, Los Pinos reaccionó de manera tan excluyente contra Forum, como también lo hace obtusamente con Proceso, Monitor y La Jornada.

Con la publicidad del gobierno federal se castiga a la diversidad informativa y la crítica editorial. Pero sobre todo, se premian las lealtades y las conductas lacayunas que mantienen en la desinformación a franjas amplísimas de ciudadanos.

También es digna de registro y agradecimiento la oportuna reacción de articulistas y columnistas que, desde la perspectiva de cada uno, permiten disponer de lecturas diversas que se complementan y enriquecen la valoración de un signo ominoso que forma parte de lo que constituye una sólida tendencia gubernamental: en 2007 se cometieron 113 agravios a periodistas, la mayor parte por amenazas y agresiones físicas que permanecen en la más completa impunidad. Aparte está el asesinato de 40 trabajadores de los medios de comunicación en menos de ocho años de gobiernos provenientes de Acción Nacional, el partido de la victoria cultural.

Junto a nuestros lectores y anunciantes, colaboradores y amigos, libramos esta desigual batalla hasta el límite de nuestras fuerzas –que podrían ser insuficientes para publicar el siguiente número de Forum– con el objetivo de que la publicidad oficial sea regulada, como bien propone el legislador panista Gerardo Priego Tapia, y el grupo gobernante no la utilice como arma contundente para castigar disidencias y premiar lealtades, como en los mejores tiempos del presidencialismo absolutista.



Control de inflación a costa del crecimiento
Patricio Cortés

pcortesc@yahoo.com.mx


* Para Arturo Huerta “Estamos en una crisis de proporciones, de ahí que están planteando la reforma energética para, a través de ella, promover gran entrada de capitales y así amainar la situación, pero solamente posterga la manifestación de la crisis. Se pretende hacer una sobreexplotación de los mantos petroleros para incrementar la exportación de petróleo para así seguir generando mayores divisas y seguir financiando lo que el país no produce en vez de poner el énfasis en la producción nacional”. En tanto que José Luis Calva asegura: “La política monetaria es una espada de dos filos. Las altas tasas de interés frenan la inflación pero perjudican el crecimiento económico”.
Ese control inflacionario del que los últimos gobiernos mexicanos han estado tan orgullosos, está teniendo un impacto negativo en el crecimiento y desarrollo económico del país. Los economistas desde la academia han urgido con persistencia a modificar la ley del Banco de México (Banxico), para hacerlo responsable también del crecimiento y del desarrollo económico.

El propio presidente de la República solicitó públicamente a Banxico bajar las tasas de interés, pero el 20 de junio el segundo anunció lo opuesto: debido a que “el balance de riesgos sobre la inflación ha empeorado”, la Junta de Gobierno del Banco de México determinó incrementar de 7.50 a 7.75 por ciento el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día.

El Banco de México cuenta con autonomía por lo que el gobierno ya no le puede decir que hacer y tiene por mandato constitucional controlar la inflación y no el crecimiento económico. A diferencia de sus homólogos de nuestros socios comerciales que tienen ingerencia en la economía real, diría José Luis Calva. La Reserva Federal de Estados Unidos tiene por mandato de ley no solamente cuidar la estabilidad de precios sino también el crecimiento económico y el empleo. Por su parte, el banco central de Canadá se ocupa de atemperar las oscilaciones en los precios, el empleo, la producción, el comercio, etcétera.

De acuerdo con el propio José Luis Calva, del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Banxico prefiere que la economía no crezca porque así tampoco lo hacen los precios y cumple sus metas de baja inflación.

Cita también la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria donde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público está obligada a cumplir las metas de balance fiscal y, en consecuencia, no hay hasta el siguiente año posibilidad de aumentar la inversión y el gasto público, o bien de reducir impuestos para actuar con políticas contracíclicas.

“La política monetaria es una espada de dos filos. Las altas tasas de interés frenan la inflación pero perjudican el crecimiento económico. La importancia de que un banco central tenga las dos misiones, el crecimiento y el control de la inflación, es porque cuando hay instrumentos que tienen efectos contradictorios sobre la economía real hay que guardarlos en sano equilibrio”, explica.

Denuncia: “Incluso la ley del Banco de México tiene un sesgo en favor del capital financiero, si usted es el banquero central y yo le pongo como mandato exclusivo controlar la inflación, ya le estoy dando un mandato que va a beneficiar a los tenedores de activos financieros y va perjudicar a los trabajadores y a quienes tienes inversiones en la economía real”.

En coincidencia, Arturo Huerta González, investigador del posgrado de la Facultad de Economía de la UNAM, explica: “El banco central para poder controlar la inflación mantiene altas tasas de interés y esto encarece el costo del crédito y por lo tanto disminuye la inversión y la actividad económica. De ahí que la economía mexicana no esté creciendo.

“Se reduce la inflación a costa de frenar la actividad económica y esta alta tasa de interés promueve la entrada de capitales financieros, los cuales abaratan el dólar. Hoy en día tenemos un dólar más barato que en el 2003 y al abaratarse el dólar se abaratan los productos importados justo para reducir la inflación. Entonces desplazan a la producción nacional y tenemos menos agricultura y menos industria. Hemos perdido la autosuficiencia alimentaría desde hace ya mucho tiempo”.

Pero esto no siempre funciona: “El problema es que estamos importando la inflación, pues se están incrementando los precios de los granos básicos y la gasolina, y como nosotros no somos autosuficientes de ahí que estamos importando estos productos. La política del banco central es inoperante para bajar la inflación, porque para ello habría que incrementar la producción, habría que bajar la tasa de interés para incrementar la inversión y así producir estos bienes”.

Prosigue: “En lugar de que el gobierno instrumente una política económica para producir los bienes que importamos, lo que está haciendo es otorgarles subsidios para mantener baja la inflación. Pero esos subsidios deberían canalizarse a desarrollar la agricultura, así como la producción interna de gasolinas, justo porque no vamos a contar permanentemente con los excedentes petroleros, para mantener un dólar barato y para estar financiando las importaciones y a través de éstas bajar la inflación”.

Ve con poco optimismo las perspectivas: “Son medidas de corto plazo, uno se pregunta cuanto tiempo podemos seguir con ese dólar barato, porque se ha abaratado el dólar a través de altas tasas de interés, del excedente petrolero, de vender empresas para que vengan capitales, pero la situación es insostenible por las mismas contradicciones que está generando. Llegará el momento en que la entrada de capitales va a ser insuficiente para financiar esas importaciones y habrá presiones sobre el tipo de cambio. Cuando estemos trabajando con un tipo de cambio de 15 o 18 pesos dólar, obviamente vamos a tener una inflación de proporciones. Los elementos de crecimiento de largo plazo se sustentan en la esfera productiva y ha sido desatendida”.

Advierte: “Estamos en una crisis de proporciones, de ahí que están planteando la reforma energética para, a través de ella, promover gran entrada de capitales y así amainar la situación, pero solamente posterga la manifestación de la crisis. Se pretende hacer una sobreexplotación de los mantos petroleros para incrementar la exportación de petróleo para así seguir generando mayores divisas y seguir financiando lo que el país no produce en vez de poner el énfasis en la producción nacional”

Critica: “La autonomía del Banco de México fue a favor del capital financiero porque quien se favorece de la estabilidad de la moneda es el que controla la moneda, que es el capital financiero y atenta en contra de la esfera productiva. Tenemos menor crecimiento y bienestar, pero el capital financiero gana en su país de origen”.



¿Entonces Felipe Calderón tenia razón al recriminar que Banxico no bajara las tasas de interés?

—Si, pero lo que Calderón tiene que hacer es mandar una iniciativa de ley justo para regresar el Banco de México al gobierno, quitarle la autonomía y responda a los requerimientos del gobierno y es legitimo el planteamiento de que tiene que bajar las tasas de interés para favorecer el crecimiento económico. Lógico, la respuesta inmediata del Banco de México y los banqueros fue que no, porque los banqueros se verían afectados porque con tasas altas los deudores transfieren más recursos a la banca”.



¿Le queda poco margen de maniobra al gobierno?

—Esta política de autonomía del banco central es quitarle el manejo soberano al gobierno de la política monetaria. También con la Ley de Presupuesto y Responsabilidades Hacendarias que obliga al gobierno a trabajar con disciplina fiscal, se le quitó el manejo soberano de la política fiscal. Todo actúa en favor del capital financiero”.



Entonces ¿la pelota estaría en manos del Legislativo?

—¿Pero cuál es el nivel de concientización, de politización y de educación del Legislativo? En absoluto, no tienen visión nacionalista de largo plazo y la gran mayoría vela sólo por sus intereses.

También critica la supuesta congelación de precios: “La política anunciada de control de precios es solamente para una veintena de productos y aparte ahí no está el huevo, la leche, arroz, frijol, la mayoría son bebidas y el aceite que es el más importante solamente tendrá un control hasta agosto y ya ha aumentado 50 por ciento en el último año. Las harinas van a tener un vigencia hasta finales de junio y los mismos empresarios dijeron: ‘de cambiar la situación económica no nos comprometemos’ y cambia día a día, para peor”.

Concluye: “Para poder hacer un cambio de rumbo, se requiere que el sector excluido, los trabajadores se manifiesten para anteponer en el centro a la esfera productiva y al pleno empleo, y subordinar al capital financiero a los objetivos de desarrollo del país”.



Sistema de pensiones caro y excluyente
Aída Mendoza Flores

aidamf2003@yahoo.com.mx


* La cobertura es mínima comparada con otros países de América Latina: Berenice Ramírez López * 19% accede a una pensión * Las Afores cobran comisiones de 20% en Latinoamérica y en Europa de 1%: Gloria de la Luz Juárez * 60% de los trabajadores que cotizan en el IMSS no van a poder generar los recursos suficientes para su pensión: John Scott Andretta
Hablar sobre la pensión y jubilación de quienes deben retirarse –por enfermedad, invalidez o vejez– de su trabajo, va más allá del simple hecho de buscar formas y mecanismos que permitan cumplir con ese requisito estipulado en la legislación laboral.

El problema es de supervivencia, por los bajos ingresos que recibirán una vez retirados; es calcular los recursos económicos que serán destinados al cuidado de enfermedades propias de su edad; es preocuparnos por su inactividad que pone en riesgo su salud mental; pero sobre todo y lo que más debe de preocuparnos es que en unos cuantos años más, los sistemas de pensiones, jubilaciones y de seguridad social serán insuficientes para atender a más del 25 por ciento de la población que rebasará los 65 años de edad.

Al respecto, Berenice Ramírez López, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) advierte ante Forum que el aumento “desmedido” del número de ancianos traerá consecuencias “graves” para nuestro país, entre las que debemos mencionar está la “insuficiencia de recursos para atenderlos”.

La especialista explica que de acuerdo a un comunicado de la UNAM, actualmente sólo el 19 por ciento de los adultos mayores en el país pueden acceder a una pensión por edad o viudez, y de ellos más del 90 por ciento recibe el salario mínimo equivalente a unos 150 dólares mensuales (poco más de mil 500 pesos). “Muchos de ellos tienen que pagar una renta habitacional, los alimentos, luz, gas, agua, vestido y su recreación, pero si vas más allá, observamos que algunos de los ancianos mantienen a hijos y nietos que por diversas razones viven con ellos”.

En México, se calcula que unos 15 millones de personas trabajan en el sector informal lo que significa que no cotizan en la seguridad social ni en los sistemas de pensiones; además de que, en la actualidad, apenas 37 por ciento de la población ocupada tiene acceso a servicios de salud y a una pensión al término de su periodo productivo.

La cobertura de la seguridad social en México con respecto a otras naciones de América Latina es mínima, indica la especialista de la UNAM y agrega: Datos oficiales señalan que los varones entre 60 y 75 años trabajan en la economía informal, mientras que la mayoría de las mujeres se dedican al hogar y según las encuestas de los años 2000 y 2005, sólo el 51 por ciento de los mayores de 65 años estaba asegurado”.

Berenice Ramírez López asegura que México vive una rápida transición demográfica en la que el proceso de envejecimiento nacional avanza de forma “sustancial”, después de que a principios de 2000 los mayores de 70 años representaban el 3 por ciento de la población del país.

“Se calcula que para el 2050 el sector mayor de 60 años rebasará el 25 por ciento de la población mexicana y de no aumentar la cobertura en prestaciones habrá dificultades muy, pero muy graves, pues hay que recordar que en México se considera adultos mayores a quienes superan los 60 años, y “cuarta edad” a partir de los 75 años.


Se suman los indígenas
No podemos olvidar a los pueblos indígenas a cuyos ancianos no les toca ningún sistema de pensiones o jubilaciones, situación que se agrava si hablamos de sus condiciones de vida; ellos viven en regiones de pobreza extrema caracterizadas por la marginación, desprovistos de programas de atención, especialmente en los rubros de salud, educación escolarizada, fuentes de empleo y otras necesidades propias del sector.

El cuidado y atención de los ancianos, que en las culturas indígenas se pensaba era difícil de modificar, ha sufrido cambios bruscos, la más de las veces con saldo negativo para el sector; impactando de diversa manera las formas de vivir la vejez masculina y femenina.

Cabe señalar que la mayoría de las investigaciones sobre pensiones y jubilaciones centran su atención en los adultos mayores con poder político, económico y cultural donde se localizaría a la población económicamente activa. En cambio, poco se ocupan de los indígenas envejecidos.

En general, las investigaciones explican que el viejo indígena (hombre) es colmado de cuidados y atenciones por la familia y que éste adquiere el poder gerontocrático en la sociedad que representa y bajo este modelo los adultos mayores indígenas tendrían muchos de sus problemas resueltos en relación con sus similares en contextos urbanos.

Sin embargo, nuevas investigaciones sobre la vejez surgen en México, Roberto Ham-Chande es uno de los pioneros que se ha abocado al estudio del envejecimiento de la población. Su trabajo ya clásico de 1995, The elderly in Mexico: Another challenge for a middle-income country, es una fuente obligada para conocer el perfil demográfico de la población envejecida de México.

En general, los estudios sobre envejecimiento de la población en México priorizan el modelo de atención a la vejez en el ámbito urbano, subrayando los programas de jubilación y pensiones como distingo de la vejez urbana asociada a la actividad remunerada y a los servicios de derechohabientes.


Sistemas de pensiones y jubilaciones caros
Como caro, inequitativo y excluyente fue calificado el sistema de pensiones que existe en México por diversos especialistas que participaron en una investigación sobre el tema hace dos años, organizada por el Colegio de la Frontera Norte (Colef) y financiada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que dio por resultado el libro Efectos económicos de los sistemas de pensiones.

Investigaciones como la anterior y los constantes reclamos de instituciones de seguridad social han dado lugar a reformas en los sistemas; además de la elaboración de nuevos compromisos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

“Nos preocupa que en México aparezcan infinidad de planes para el retiro que en lugar de proponer y construir un plan integral de seguridad social que incluya a la mayoría de la población, pueden distraer recursos y esfuerzos. Sobre todo cuando tenemos un contexto donde el desempleo ha crecido y 60 por ciento de la población ocupada se ubica en el mercado informal, por lo que debemos pensar en una propuesta que integre a todos los mexicanos. Si no hay trabajo formal debe pensarse en mantener en algunos casos las pensiones solidarias”, manifiesta la especialista de la UNAM, Berenice Ramírez López.

De acuerdo con John Scott Andretta, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económica, 60 por ciento de los trabajadores que cotizan en el IMSS no van a poder generar los recursos suficientes para su propia pensión, pero además, del pasivo contingente o deuda implícita de los sistemas de pensiones, 75 por ciento corresponde a los trabajadores del Estado, aun cuando en conjunto representan sólo 25 por ciento de los 16.5 millones de trabajadores formales registrados en el país.

Al respecto, Gloria de la Luz Juárez, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco, indica que las comisiones que cobran las administradoras de fondos para el retiro (Afores) son “enormemente altas” en relación con la media mundial, pues en relación al aporte total de los trabajadores, “estamos hablando de un promedio de 20 por ciento para países de América Latina, cuando en otras regiones se maneja menos de uno por ciento anual”.

Nuestra entrevistada considera que tal disparidad en el cobro de comisiones es atribuible a que en México “no se creó un sistema con la legislación adecuada, de manera que a las Afores les pusieran candados en el cobro de comisiones. Inclusive, hemos encontrado que algunas administradoras cobran dobles comisiones: sobre flujo y sobre saldo, y lo aplican mes a mes a los recursos que están administrando, lo que obviamente va en detrimento de los trabajadores y sus ahorros”.

Además, hace hincapié en que para tener derecho a una pensión mínima, un trabajador tiene que cotizar actualmente mil 200 semanas de vida laboral, lo que representa más del doble de lo que se requería con anterioridad.

La situación, dijo, resulta contradictoria si se toma en cuenta que cada vez hay menos estabilidad en el empleo y si un trabajador debe cotizar alrededor de 30 años “¿cómo podría hacerlo para acumular los recursos que le garanticen una pensión si continuamente sale del mercado formal de trabajo?”

Gloria de la Luz Juárez explica que en México persisten sistemas de pensiones muy onerosos para el Estado, como los correspondientes a los trabajadores del IMSS, Petróleos Mexicanos, Comisión Federal de Electricidad y otras entidades gubernamentales, porque “se jubilan con pensiones elevadísimas, al grado de que llegan a ganar más como jubilados que como trabajadores activos. No es posible que ciertos grupos de trabajadores concentren pensiones tan elevadas, por lo que se tiene que buscar un sistema más equitativo que garantice una mejor distribución de la riqueza para el conjunto de la sociedad”.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos