De las intenciones a los hechos, dimensión de la migración de retorno de



Descargar 243.52 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión27.10.2018
Tamaño243.52 Kb.
  1   2

De las intenciones a los hechos, dimensión de la migración de retorno

de los Latinoamericanos residentes en España, 2007-20012

Dr. José Alfredo Jáuregui Díaz1

Dra. Ma de Jesús Ávila Sánchez2



Resumen

Esta investigación tiene como objetivo, dimensionar la incidencia de la migración de retorno de los latinoamericanos residentes en España a sus países de origen en dos momentos, en el primero, se examinan las intenciones del colectivo en un futuro a corto plazo (durante los próximos 5 años) teniendo como punto de referencia el año 2007, momento justo antes de la implosión de la crisis económica de 2008, obteniendo una medición del retorno posible para el periodo 2007-2012, para su realización se emplea la Encuesta Nacional del Inmigración 2007; en el segundo, se estiman las tasas de retorno reales durante la cohorte de tiempo referida utilizando como fuentes primarias de información el padrón de población y la estadística de variaciones residenciales. La contrastación de ambos datos muestra que las intenciones supero por mucho la tasa de retorno.


Palabras clave: Retorno - España - Latinoamérica – Intenciones - Inmigración

Introducción

Entre finales de los años noventa del siglo pasado y el primer lustro del presente siglo, el proceso migratorio internacional de los ciudadanos latinoamericanos vivió un momento complicado ya que migrar a Estados Unidos lugar de destino tradicional se volvió cada vez más y peligroso debido a lo restrictivo de las políticas migratorias y el sellamiento de su frontera sur. Ante un panorama adverso surge España como un salvavidas, convirtiéndose en un país de destino alternativo, donde se requería hacer frente a la necesidad de mano de obra por el boom económico que se estaba viviendo.

Durante casi una década, la inmigración de latinoamericanos a España fue consensuada e impulsada por el propio gobierno español, por un sistema de enganche en los países de origen. En un primer momento, no era necesario tramitar un documento migratorio para entrar a España; sólo bastaba tener un pasaporte y un billete de avión, fue a partir del año 2002 cuando iniciaron los primeros esfuerzos por regular los flujos migratorios debido a su acelerado crecimiento.

Sin embargo, el sueño europeo se esfumo, las condiciones económicas cambiaron de forma abrupta con la crisis económica mundial del 2008, dando paso a nuevos fenómenos como el retorno migratorio ante niveles de desempleo superiores al 25% en el colectivo latinoamericano.

Esta investigación contrasta las intenciones de retorno en un horizonte de 5 años que manifestó el colectivo latinoamericano en el año 2007, con las tasas de retorno real ocurridas en el periodo 2007-2012. Para ello utiliza tres fuentes primarias de información, la Encuesta Nacional de inmigración con la cual son estimadas las intenciones de retorno; el padrón municipal de habitantes y la estadística de variaciones residenciales para calcular las tasas de retorno.

El trabajo se encuentra dividido de manera esquemática en cuatro apartados, el primero denominado marco de referencia delimita el termino Latinoamérica y narra el rápido y vertiginoso arribo de los latinoamericanos a España; el segundo trata sobre marco conceptual, en él se define lo que se entiende por migración de retorno y se presentan las principales perspectivas teóricas para su estudio; en el tercer apartado son descritas las característica de las fuentes de información primarias empleadas y las técnicas de análisis de información; en el cuarto se presentan los resultados; finalmente le trabajo concluye con una pequeña sección de reflexiones finales.





  1. Marco de referencia

I.1 ¿Qué es Latinoamérica?

La palabra “Latinoamérica” no tiene referentes históricos antiguos, al ser un término que surge después de finalizar el período colonial, como una forma de enunciar esa parte del mundo, sobre el origen, fueron los franceses quienes lo acuñaron en la época de Napoleón III durante la década de 1860, como un esfuerzo para afianzar su política colonialista y contener la influencia anglosajona en la zona (Colburn, 2002).3

El vocablo como tal, es una expresión muy criticada por querer homogenizar la diversidad cultural existente en la región y contribuir a la legitimación de la discriminación existente desde la colonia, olvidando la riqueza cultural de los pueblos originarios. No pasando por alto las connotaciones negativas del vocablo “Latinoamérica”, se utilizará en este trabajo, considerándolo sólo como una categoría geográfica que hace referencia a una región del mundo.

La población de análisis para esta investigación se circunscribe a los inmigrantes residentes en España en el año 2007 cuyo lugar de nacimiento se ubica en Latinoamérica, el territorio continental de América, desde México hasta Argentina, incluyendo además tres islas del Caribe, Cuba, Puerto Rico y República Dominicana. En su conjunto la región geográfica comprende 18 países, México, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Argentina, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Brasil, Colombia, Venezuela, Chile, Ecuador y Perú.



I.2 El rápido arribo de los latinoamericanos a España

El ingreso de España a la Unión Europea, fue el detonante de la bonanza económica experimentada desde principios de los años noventa del siglo pasado (Antuñano y Fuentes, 2002), la cual se ve reflejada reflejado en la evolución del producto interior bruto (PIB), que aumentó de manera sostenida desde el año 1993 y hasta el 2008 (Gráfica 1). Un crecimiento continuado durante 15 años demanda gran cantidad de mano de obra, especialmente cuando los motores de la economía fueron la construcción y los servicios, en particular el turismo (Recaño y Roig, 2005).



Gráfica 1. España. Producto Interior Bruto (PIB) y Tasa de Crecimiento Medio Anual (TCMA), 1990-2008

Fuente: Elaboración propia con base en OECD, 2009

La cantidad de población española en edad productiva, no logró satisfacer la necesidad de recursos humanos, dando como resultado un déficit de población en edad productiva mayor de 16 años. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) muestran que durante el periodo 1994 y 2008 se sumaron al mercado laboral 2,270,600 españoles, cuando éste demandó el doble de población, 5,447,500 personas. No había suficientes trabajadores españoles disponibles para satisfacer la demanda y fue necesario recurrir a la inmigración internacional para cubrir el déficit de mano de obra existente (Carrasco, et. al., 2006).

Así entre1985 y el año 2001 se quintuplicó el número de inmigrantes de 405,869 a 2,172,201 y la tendencia de crecimiento continuó en los años subsecuentes; para 2004, la cifra de inmigrantes alcanzó 3,691,806 y 6,418,100 en 2009, equivalentes al 14 por ciento de la población residente en España. El hecho más llamativo de la inmigración fue la espectacular velocidad de crecimiento del flujo con tasas anuales superiores al 20 por ciento durante el trienio 2001-2003 (Izquierdo, 1996; Colectivo-IOÉ, 1999; Arango, 2002; Cachón, 2002). A partir del año 2004 se redujo a 10 por ciento y para el 2009 era sólo del 6 por ciento.

El análisis por regiones de origen de los inmigrantes, pone de relieve la participación europea, ya que desde 1970 y hasta el año 2009, representa el grupo con mayor presencia dentro del conjunto. Sin embargo, el colectivo latinoamericano en comparación con migrantes de otras regiones del mundo fue el colectivo que más incrementó su presencia en España, igualando a los propios europeos e incluso desplazando a los africanos magrebíes y subsaharianos, quienes conformaban un segmento con mayor tradición migratoria, de representar en 1970 el 18.4 por ciento del total de inmigrantes dos décadas después en el año 2001 duplicaron su participación porcentual (38.9 por ciento).

El año 2001 es un punto de inflexión; marca un antes y un después en lo que se ha denominado la “latinoamericanización” de la inmigración en España (Izquierdo, 1996; Arango, 2002). Si bien, la presencia de latinoamericanos ha sido una constante desde 1970, resulta novedosa la intensidad y el repentino crecimiento. Para tener una idea del mismo, basta con comparar en 1970 y 2009 el número de residentes, y descubrir que la cifra se multiplicó 46.7 veces, al pasar de 52,682 a 2,407,476.

Los inmigrantes latinoamericanos residentes España en el año 2009, son originarios en mayor proporción de países sudamericanos, siendo los colectivos más numerosos los ecuatorianos (19.6 por ciento), colombianos (14.8 por ciento) y argentinos (12.2 por ciento), mismos que en su conjunto representan el 46.6 por ciento del total. Otros colectivos nacionales que aglutinan más del 5 por ciento del total de inmigrantes son bolivianos, peruanos, brasileños, venezolanos y dominicanos. México y los países centroamericanos tienen una representación reducida en este proceso migratorio la cuales en conjunto no supera el 5 por ciento del total.

El rápido crecimiento de los flujos de inmigrantes latinoamericanos no fue un proceso que ocurrió de manera espontánea, su desarrollo responde a la conjunción de un entramado de factores de expulsión-atracción-repulsión suscitados, tanto en Latinoamérica como en España. A manera de ejemplo pueden citarse siete: fuertes lazos históricos y una lengua común, la necesidad de mano de obra para cubrir la demanda creada por una economía española en expansión, la facilidad de migrar hacia España desde Latinoamérica, la política migratoria española, el sistema de enganche, las redes migratorias, las crisis económicas de los países latinoamericanos, la política restrictiva de Estados Unidos y el surgimiento de un sistema migratorio bipolar (Jáuregui, 2010).



  1. Marco conceptual y perspectivas teóricas

II.1 ¿Qué es la migración de retorno?

Debido a que el tema principal de la presente investigación es el estudio del retorno desde España de los migrantes latinoamericanos residentes, habría que resolver un cuestionamiento inicial ¿Qué es la migración de retorno? En la mayoría de los estudios realizados, los autores suelen obviar el concepto, abordando el retorno de manera directa desde alguna de sus aristas, determinantes, probabilidades, impactos, relación con el desarrollo, entre otros.

Pareciera que “migración de retorno” es un concepto por sí mismo claro y no necesita de una definición, sin embargo cada autor lo adapta al espacio social de estudio. Así pueden referirse diversas definiciones como las realizadas por, Velikonja (1981), Pascual de Sans (1983a), King (1986), Recaño (1995 y 2010), Bustamante (1996), Co, et. al. (1999), Siegel y Swanson (2004), Cassarino (2007), Dumont y Spielvogel (2008).

En esta investigación, nos referimos al desplazamiento de retorno que hace un migrante latinoamericano desde España (país de destino) a su país de nacimiento, basados en la definición de Pascual de Sans (1983a) desplazamientos de población en el espacio que implican un regreso al punto de origen”.

La razón para la elección de esta definición de migración de retorno, es que se adapta mejor a las características del desplazamiento de retorno que realizan los migrantes latinoamericanos. Además, permite incluir una variedad de razones por las que se realizó la migración, formas de movilidad y temporalidades, ya que acota temporalmente la duración del retorno, es decir, no se fija una cantidad de tiempo mínima que el migrante debe permanecer en su país de origen para ser considerado como retornado.

Basados en la definición general anterior se ha construido una definición propia sobre la migración de retorno, a la que denominamos “retorno efectivo” se entiende como el desplazamiento de emigración del país de destino hacia el país de origen del migrante, el cual puede ser un retorno permanente o temporal (Figura 3.3):



Figura 1. Modelo conceptual sobre la migración de retorno

En el caso del retorno temporal se considera la posibilidad, de que el retornado re-emigre en un futuro hacia España, iniciando un proceso migratorio en donde el migrante alterna estancias entre el país de origen y España, entre su lugar de residencia y su lugar de trabajo.

II.2 Las intenciones de retorno

Las intenciones se refieren a la “determinación de la voluntad en orden a un fin” (RAE, 2006), se caracteriza por ser acto consciente y estar relacionadas como los deseos de tal forma que motiva las acciones de las personas pero no el resultado final o la consecución del propósito planteado. Así todas las acciones de retorno migratorio están precedidas por una intención (Waldorf, 1995).



II.3 Perspectivas teóricas

Si bien, no existe una teoría general de la migración de retorno, ya que este desplazamiento per se es considerado un caso especial o un subproceso migratorio, sin embargo, a partir de los postulados generales de la migración internacional desarrollados en tres grandes disciplinas economía, sociología y demografía es posible explicar ¿Por qué? y ¿Cómo ocurren?

II.3.1 Explicaciones Económicas

Desde el enfoque económico, existen varias perspectivas para el estudio de la migración de retorno, la teoría neoclásica, la teoría del capital humano, la teoría del ahorro, la teoría de la desilusión y la teoría de la nueva economía de la migración laboral.

Para los neoclásicos, la migración es un hecho muy importante en la vida de las personas, que implica un desplazamiento definitivo. Por lo tanto, la migración de retorno sólo debería ocurrir si las expectativas de mejorar el ingreso no se cumplen, entre otros motivos por desempleo y no acceder a un empleo bien remunerado en el país de destino; y se retorna al país de origen porque los costos de la migración –económicos, psicológicos- fueron mayores a los previstos (Saenz y Davila, 1992) y el migrante es incapaz de maximizar las ganancias (Constant y Massey, 2002, 2003). Los migrantes de retorno se consideran “fracasados” (Herzog y Schottman, 1982) o inmigrantes por “error” Duleep (1994).

II.3.1.2 Teoría del Capital Humano

Los pioneros trabajos de Becker (1964); Hanoch (1967) y Sjaastad (1962) sirvieron de base para el desarrollo del modelo del capital humano, que considera los desplazamientos de retorno como resultado de un proceso de selectividad negativa (Borjas y Bratsberg, 1996; Lee, 1974; Vanderkamp, 1971, 1972; Long y Hansens, 1975; Bailey, 1993) ante la incapacidad del migrante a prosperar en el país de destino y superar los obstáculos de la migración (Caldwell, 1969).

La migración de retorno puede llegar a ser una estrategia para maximizar los ingresos en el país de origen y aprovechar el capital humano acumulado en el país de destino (Stark, 1991 y 1996; Dustmann, 1996; Dustmann y Yoram, 2007). Por lo tanto, la acumulación de capital humano puede afectar las probabilidades de retorno (Berumen y Arrollo, 2002; Papail y Arrollo, 2004)4.

II.3.1.3 Teoría del Ingreso Objetivo

Según este enfoque, la migración de retorno es una elección del migrante después de acumular una cantidad óptima de ingresos en el país de destino para incrementar su nivel de consumo futuro (Kirdar, 2004, 2005, 2009; Bellemare, 2007). Debido a que los salarios son más elevados en el país de destino el migrante puede incrementar su capacidad de acumulación de ahorros (Dustmann y Kirchkamp, 2002; Mesnard, 2004).

Una vez que el migrante regresa a su país de origen lo hace por dos motivos, para consumir o invertir (Djajic y Milboume, 1988; Berninghaus y Seifert-Vogt, 1993). Debido a las ventajas preferentes en el consumo y el tipo de cambio favorable en el país de origen, por lo que el migrante que retorna tiene una mayor capacidad de compra en el país de origen.

II.3.1.4 Teoría de la Desilusión

Desde el punto de vista económico, cuando el migrante se enfrenta a condiciones desfavorables peores a lo esperado en el país de destino, experimenta una sensación de desilusión (Zeelenberg, et. al., 2000), ocasionada por carecer de información suficiente que le permita insertarse de manera exitosa en el mercado laboral.

Bajo los supuestos de esta teoría, los migrantes que no pueden encontrar empleo o aquellos que ganan salarios bajos en el país de destino, serían los más propensos a retornar en comparación con aquellos que tienen trabajo y salarios altos. Aunque las investigaciones empíricas realizadas en Estados Unidos sobre los migrantes de retorno llegan a conclusiones mixtas sobre los supuestos de la teoría de la decepción (King, 1986)5.

II.3.1.5 Teoría Nueva Economía de la Migración Laboral

Según la teoría de la Nueva Economía de la Migración Laboral (Stark, 1991; Stark y Bloom, 1985; Taylor, 1986), al igual que la decisión de emigrar, la de retornar no sólo se toma en el ámbito individual, sino también en el contexto más amplio, generalmente en el hogar o la familia. La migración se concibe como un elemento transitorio en la biografía personal, asociado a la búsqueda de metas u objetivos concretos que le permitan mejorar su situación financiera.

El retorno es parte esencial del proyecto migratorio y es visto como una estrategia calculada. Los migrantes de retorno buscan emigrar temporalmente para trabajar por un período de tiempo limitado, con el objetivo de remitir o acumular ahorros en previsión de un eventual regreso a su país de origen. Por lo general, son migrantes asalariados que una vez que han logrado sus objetivos económicos regresan a su país de origen (Piore, 1979).

II.3.2. Explicaciones Sociológicas

Desde la sociología, existen diferentes enfoques para el estudio de la migración de retorno, como la teoría histórico – estructuralista, la teoría del transnacionalismo y la teoría de redes sociales.

II.3.2.1. Teoría Histórica – Estructuralista

Los estudiosos del enfoque histórico – estructuralista sostienen que la migración de retorno no depende sólo de la voluntad del migrante, porque existe una serie de macro-fuerzas sociales e institucionales asociadas al país de destino, país de origen o al propio migrante que determina su decisión. El éxito o fracaso del regreso depende, tanto de la fortaleza económica y la cohesión política del país de origen como de las expectativas del migrante que está retornando (King, 1986; Cassarino, 2004).

Los migrantes retornados contribuyen poco al desarrollo de sus países de origen, ya que se necesita además de las habilidades y del capital financiero, de un conocimiento de las relaciones de poder, tradiciones y valores de la comunidad, para poder innovar y convertirse en agentes de cambio (Papademetriou, 1985).

II.3.2.2. Teoría del Transnacionalismo

Para entender el transnacionalismo aplicado a la migración de retorno es necesario tener en cuenta los avances tecnológicos, las mejoras en los transportes y comunicaciones que permiten que los migrantes mantengan múltiples lazos e interacciones con el país de destino y de origen al mismo tiempo que se alimentan del contacto telefónico frecuente, los viajes en avión a bajo costo, el correo electrónico, las redes sociales virtuales, el envío de remesas o las inversiones vía telemática.

A partir de los vínculos entre el lugar de origen y destino se generan espacios sociales discontinuos o desterritorializados, que invitan a reformular las nociones de sociedad (Basch, et. al., 1994; Besson, 2002). El migrante de retorno tiene una doble lealtad, viaja con más frecuencia de ida y vuelta para relacionarse, trabajar o realizar negocios. En un campo social que se caracteriza por la interconexión de lugares distantes (De Haas, 2005; Guarnizo, 2003), en otras palabras un sistema circular de vínculos sociales, actividades económicas, redes de comunicación, información y afiliación (Cassarino, 2004, 2008b).

La migración de retorno fortalece las identidades transnacionales, una mezcla entre la cultura y costumbres del país de origen y destino. Los migrantes desarrollan un estilo de vida “trasnacional” que Georges (1990) describe como personas con “un pie aquí y otro allá”, “son personas con los pies en dos sociedades” (Chaney, 1979), viven entre o a través de dos países, culturas y economías (Redfoot y Houser, 2005).

II.3.2.3. Teoría de las Redes Sociales

Las redes migratorias son definidas como un conjunto de lazos interpersonales que conectan a migrantes, ex migrantes y no migrantes residentes en el país de origen, de tránsito y de destino, a través de lazos de parentesco, amistad y un determinado origen común (Massey, et. al., 1993).

La teoría de redes sociales aplicada al estudio de la migración de retorno, reconoce la existencia de una serie de vínculos formales o informales del migrante en los países de origen, tránsito y destino, los cuales afectan de forma positiva o negativa el retornar, y sirven de apoyo para readaptarse a la comunidad una vez que el migrante ha retornado (Constans y Massey, 2002).

Las redes se componen de una multiplicidad de estructuras sociales amplias (Lommitz, 1978), que incrementan la disponibilidad de información y recursos. Tienen un papel fundamental en la migración de retorno, pudiendo llegar a obstaculizarlo o facilitarlo. “Por encima de los atributos de las personas que ocupan temporalmente una posición particular en la estructura social, se encuentran los factores sociales” (Burt, 1986).

II.3.3 Explicaciones Demográficas

Desde la demografía existen dos perspectivas teóricas que pueden emplearse para el estudio de la migración de retorno teoría del curso de vida y la teoría de la circularidad migratoria.

II.3.3.1. Teoría del Curso de Vida

El enfoque de curso de vida es útil para entender las biografías individuales que se estructuran en torno a una serie de transiciones y eventos de la vida. Desde ésta perspectiva la migración de retorno es una intersección entre la vida individual, vida familiar y el momento histórico (Brettell, 2002; Yeoh, et. al., 2002; Waters, 2001; Parr, et. al., 2000; Creese, et. al., 1999; Hondagneu-Sotelo y Ávila, 1997; Fischer y Malmberg, 2001; Ley y Kobayashi, 2005).

Evidencias empíricas identifican un modelo de migración, compuesto por cuatro curvas que representan diferentes trayectorias del ciclo de vida del migrante (Rogers, 1981; Rogers y Castro, 1981). A estas etapas se les denomina como prefuerza de trabajo, fuerza de trabajo, fuerza de trabajo en el retiro y componente constante. En las primeras tres etapas es posible identificar con claridad la migración de retorno.

II.3.3.2. Teoría de la Circularidad Migratoria y la Migración Dinámica

Para los estudiosos de la teoría dinámica, la migración es un hecho consciente, razonado, con riesgos calculados, una acción que persigue un fin. El retorno lejos de ser el cierre del ciclo migratorio (ciclo que comienza en país de origen, tránsito, destino y retorno) es considerado desde este enfoque como una etapa más de un proceso migratorio continúo entre dos países (Ammassari y Black, 2001).

Por lo tanto, el retorno puede ser el antecedente de nuevos episodios de re-emigración seguidos de retornos temporales al país de origen. El patrón de movilidad llamado circularidad migratoria, se refiere a “movimientos de corto plazo, repetitivos y cíclicos, con un factor común que es la intención declarada del migrante de que su estancia en la sociedad receptora no sea permanente” (Zelinsky, 1971, Bustamante, 1996).

Las expectativas del migrante tienen un efecto positivo o negativo para el retorno y la readaptación al país de origen (Werkman, 1986). No alcanzar los objetivos planteados antes de volver ocasiona un sentimiento conocido como “privación relativa”, que lleva al migrante a realizar una reemigración (Haour-Knipe y Davies, 2008).


  1. Catálogo: Congreso2014 -> DOCSCompleto
    DOCSCompleto -> Seminario: Cuestiones metodológicas: ¿cómo usar las fuentes de datos
    DOCSCompleto -> Percepción de acuerdo al género sobre el número y espaciamiento de los hijos en las zonas rurales: un estudio de casos en el cusco1
    DOCSCompleto -> ¿Proyecciones hacia una participación en salud reproductiva?: Masculinidades, valoración del matrimonio e ideales de cómo ser padre, en adolescentes y jóvenes varones estudiantes indígenas y no indígenas de la región Otomí-Tepehua, Hgo
    DOCSCompleto -> Título: Las estrategias de desarrollo municipal y el tratamiento de la variable población en busca de la sostenibilidad: Villa
    DOCSCompleto -> La identidad indígena como trayectoria vital y su medición en una encuesta retrospectiva1
    Congreso2014 -> 1 Mirna Hebrero Martínez2, Fátima Juárez Carcaño3 y Verónica Montes De Oca Zavala4
    DOCSCompleto -> Cavalcanti, Leonardo 1
    DOCSCompleto -> ¡Aquí nadie es viejo!


    Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad