De El Maestro Tibetano Djwhal Khul (Alice A. Bailey)


------------------------------------------------



Descargar 0.64 Mb.
Página3/4
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño0.64 Mb.
Vistas252
Descargas0
1   2   3   4

------------------------------------------------

LA CAUSA OCULTA DEL DESORDEN EXTERNO




Enero de 1939

Otro ángulo que será benéfico y desde el cual puede consi­derarse la situación mundial, es buscar la causa oculta del des­orden externo, la cual no es lo que los hombres piensan a menudo, pues su origen reside en el reino de las energías y fuerzas. Como lo he explicado en otra parte *(1), hay tres grandes corrientes de ener­gía que actúan poderosamente en el mundo en esta época, y otras dos luchan también por expresarse, constituyendo las cinco que, en conjunto, determinarán el curso de los asuntos mundiales. Re­petiré, abreviando:




  1. La primera y más poderosa fuerza es la que afluye al mundo desde Shamballa, el centro planetario donde la Voluntad de Dios es conocida. Sólo dos veces en nuestra historia planetaria se ha hecho sentir directamente esta energía de Shamballa: la primera, cuando sucedió la gran crisis humana en la individualización del hombre en la antigua Lemuria; la segunda, en los días atlantes, en la gran lucha entre los Señores de la Luz y los Señores de la Forma Material, denominados también Fuerzas Os­curas. Actualmente la fuerza de Shamballa afluye desde el Centro Sagrado y personifica al aspecto Voluntad de la crisis mundial actual, y sus dos efectos o cualidades subsidiarias son:

a. La destrucción de lo indeseable y obstaculizador en las formas mundiales actuales (gobierno, religión y sociedad).


b. La fuerza sintetizadora que une lo que hasta ahora había estado separado.
La fuerza de Shamballa es tan nueva e irreconocible, que le re­sulta difícil a la humanidad conocerla por lo que es –la demos­tración de la benéfica Voluntad de Dios en una nueva y poderosa vivencia.


  1. La segunda fuerza principal que se está haciendo sentir potentemente ahora es la fuerza de la Jerarquía espiri­tual, el centro planetario donde rige el Amor de Dios, al entrar en uno de sus principales acercamientos cíclicos a la Tierra. El problema ante la Jerarquía es ahora dirigir y controlar de tal manera esas cinco poderosas energías, que el Plan divino pueda materializarse y al finalizar este siglo se vea que el Propósito de Dios para la humanidad asume la correcta dirección y proporción.




  1. La humanidad misma es el tercer centro planetario prin­cipal por el cual se expresa uno de los tres aspectos divinos, la Inteligencia, produciendo sus efectos mun­diales.

Estos tres centros están estrechamente interrelacionados y deben ser considerados como expresiones de la vivencia divina, personificando tres etapas en el desarrollo del Plan de Dios, y constituyen los tres centros principales –cabeza, corazón, gar­ganta— en el cuerpo de Aquel en Quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Los estudiantes pueden relacionar estos tres centros con los tres sistemas solares mencionados en Tratado sobre Fuego Cósmico. En el primer sistema solar fue preparado el centro Humanidad, y el principio de la inteligencia vino a la manifestación. En el segundo sistema solar hizo su aparición la Jerarquía de Amor, y debe manifestarse plenamente, a fin de que el amor de Dios sea percibido. En el próximo sistema solar, el centro que ahora denominamos Shamballa manifestará inteli­gentemente el aspecto Voluntad de la Deidad por medio del amor. Es interesante observar que sólo mediante los seres humanos estos tres centros inician siempre una verdadera actividad funcionante; análogamente las tres principales ideologías (totalitaria, demo­crática, comunista) pueden ser la respuesta –distorsionada aun­que responda— a las fuerzas que actúan sobre el centro humano desde los dos centros superiores. Hemos tratado esto con anterio­ridad en el libro. *(2)


Los que tratan de servir a la humanidad y unirse al esfuerzo jerárquico para curar a un mundo dolorido, deben aprender a penetrar detrás de las apariencias, de los métodos y esquemas, de los resultados y efectos, en el plano físico, y tratar de esta­blecer contacto con las fuerzas de Shamballa o de la Jerarquía, y con la necesidad humana que ha producido estas expresiones, y considerarlas por lo que son –no como sistemas caducos y es­fuerzos infantiles para mejorar, sino planes embrionarios por los cuales, oportunamente, podrá llegar la liberación, la cultura y la civilización de la nueva era. Si tratan de llevar la iluminación a los lugares oscuros de la Tierra (es decir, a las mentes de los hombres), entonces deberán ver con claridad y relacionar lo abstracto y lo concreto, de manera que pueda verse en sus propias vidas un idealismo actuante; sólo así podrá verse también un idealismo activo de carácter nacional, racial y humano. Debe em­plearse tanto la cabeza como el corazón, y esto muchas personas vehementes tienden a olvidarlo. Al realizar este esfuerzo ¿podrían trabajar a alta tensión –tensión producida por la interrelaci6n de la cabeza y el corazón, actuando en forma creadora por inter­medio del centro laríngeo— esotéricamente entendido? En esta última frase he expresado para los discípulos, la índole del es­fuerzo que deben realizar.
La mejor manera de servir, de parte de los pensadores del mundo y el nuevo grupo de servidores del mundo, es reconociendo lo que le sucede al género humano como un todo y lo que ocurre detrás de la escena; lo de mayor importancia es el desarrollo de la conciencia humana, en respuesta a las condiciones presentes en cualquier país o países; recién ahora el "estado mental humano" está comenzando a centrarse en las cosas importantes y a expre­sarse en forma viviente. Los pensadores y servidores deben aprender a concentrarse en la conciencia que empieza a despertar, y no en los movimientos superficiales. Este despertar avanza sa­tisfactoriamente y a grandes pasos hermanos míos. La forma o formas podrán sufrir, pero la percepción intrínseca del hombre está llegando a ser en este siglo expresivamente divina.
Las otras dos fuerzas que tienden a acrecentar la tensión ya prevaleciente en el mundo son:


  1. Las fuerzas del materialismo, que afluyen a los tres mun­dos desde las así llamadas "Fuerzas Oscuras" o Logia Negra, y de esos grupos de vidas y de trabajadores que son la antítesis de la Gran Logia Blanca.




  1. La fuerza que emana de ese sector de la humanidad que reside en todas partes del mundo y denominarnos el pue­blo judío. Lo expuesto no se refiere específicamente a ningún individuo, sino que considero el problema mun­dial centrado alrededor de los judíos como un todo.

Ambas fuerzas complican grandemente el problema que en­frentan la humanidad y la Jerarquía, pero debe recordarse que producen también el equilibrio tan necesario para el estableci­miento de las condiciones correctas.


Poco puedo decirles acerca de las Fuerzas Oscuras. No cons­tituyen un problema para la humanidad sino para la Jerarquía. La tarea de estas fuerzas consiste en preservar la forma y desarrollar los métodos y objetivos inherentes a los procesos de la manifestación. La Logia Negra, según se llama, se ocupa del as­pecto forma de la manifestación y la Logia Blanca del aspecto conciencia. Por lo tanto, podría decirse que:


  1. Shamballa se ocupa de los impulsos graduados del aspecto vida.




  1. La Jerarquía se ocupa de la serie de expansiones gra­duadas del aspecto conciencia.




  1. La Logia Negra se ocupa de la multiplicidad de formas del aspecto materia.

Repito, la luz les podrá llegar si relacionan este triple enun­ciado con los tres sistemas solares y con los tres aspectos de la divinidad. Por lo tanto, el mal o la maldad existe sólo cuando se pone el énfasis sobre el aspecto erróneo, desde el punto de vista del desarrollo alcanzado, o cuando lo que ha sido utilizado y des­arrollado hasta la necesaria etapa, retiene la vida o conciencia demasiado tiempo. De allí, hermanos míos, la naturaleza bené­fica de la muerte.

Pág. 40-42

--------------------------------------------------------------


EL CONFLICTO ENTRE LAS FUERZAS DE ORIGEN ANTIGUO




Agosto de 1939

He escrito ya sobre la quíntuple corriente de energía, hoy en conflicto con las fuerzas del mundo, con las fuerzas de la luz o con las denominadas fuerzas de la oscuridad. (Les recordaré que no habría oscuridad sin la luz ni luz sin la oscuridad. Reflexionen sobre esto). Les pediría que comprendieran que los esfuerzos orga­nizados de la gran Logia Blanca están dirigidos a elevar las fuerzas organizadas del materialismo hacia un plano superior y espiritual. Hoy el odio y la separatividad, el materialismo y el egoísmo, están en conflicto con la energía espiritual y con el espíritu de coopera­ción o fusión comprensiva. La ley que determinará los resultados puede ser expresada en las palabras muy a menudo empleadas: reteniendo, el hombre pierde; desprendiéndose, gana; tratando de retener, inevitablemente debe desaparecer y desaparecerá lo que posee. Reflexionen sobre esta ley.

Pág. 47

---------------------------------------------------



La separación entre los dos grupos (uno, expresando las fuer­zas del materialismo y el otro la energía de la luz) aumentó gradualmente, hasta que al finalizar la era Atlante era tan amplia y la línea de demarcación entre las dos escuelas de la vida y del pen­samiento tan clara, que se precipitó una crisis en ese civilizado mundo de entonces, de la cual el conflicto actual es su efecto definido. Esperamos también que constituya la culminación, y de que no vuelva a ocurrir. Entonces tuvo lugar la gran guerra entre los Señores de la Forma y los Señores del Ser, o entre las Fuerzas de la Materia y la Gran Logia Blanca. Un cuidadoso estudio resultará iluminador, particularmente si se lleva a cabo detenida­mente.* Para nuestra comprensión, la explicación puede pa­recer vaga y oscura, pero los asuntos en esa época eran claros. Las Fuerzas de la Luz triunfaron porque la Jerarquía se vio obli­gada a intervenir poderosamente y, con ayuda de ciertas grandes Vidas extrañas a nuestra vida planetaria, llevaron la civilización atlante a un abrupto fin, después de un largo período de caos y desastre. Esto tuvo lugar por intermedio de una culminante catás­trofe que barrió de la faz de la tierra a cientos de miles de seres humanos. Este acontecimiento histórico ha sido preservado en la leyenda universal del gran diluvio.
En La Biblia se habla simbólicamente de los que sobrevivie­ron, como también los que fueron salvados en el Arca de Noé, y los antiguos escritos lo describen en los siguientes términos: ‑

"Así como la serpiente‑dragón, que desenrosca lentamente su cuerpo, así los hijos de los hombres, guiados por los Hijos de la Sabiduría, desdoblaron sus pliegues como corriente de agua dulce... Muchos medrosos perecieron en el camino. Pero la mayoría se salvó."


Un detenido estudio del relato dado en La Doctrina Secreta, revela el estado de desarrollo inmaduro (desde el ángulo de las normas modernas) y el enfoque básicamente emocional y físico de la humanidad de ese período; mostrará también la capacidad má­gica del hombre para subyugar y controlar los reinos subhumanos y las fuerzas elementales del planeta. Ambos ángulos fueron es­tudiados.
Sin embargo, el énfasis se puso correctamente sobre la inter­ferencia e intervención divinas; esto pudo salvar una minoría éticamente sana (la palabra "espiritual" no es aplicable aquí, excepto en forma relativa) y destruir a quienes estaban errónea­mente enfocados u orientados y, por lo tanto, también dedicados a la vida de aspiración y percepción materiales.
El núcleo salvado, formó la base de nuestra actual raza raíz, la Aria. Todo el tema de El Antiguo Testamento se desarrolla alrededor de la evolución y crecimiento de este núcleo. Hablando simbólicamente, los habitantes del arca y sus descendientes y la raza judía, representan el resto de la humanidad que se salvó —salvada por la Gran Logia Blanca a pesar de ellos mismos y frente a tremendas dificultades.
Pág. 68-69

-------------------------------------------------------------------

En los días atlantes, se dijo que la lucha era entre las Fuerzas de la Oscuridad (la así llamada "Logia Negra de Adeptos") y las Fuerzas de la Luz (denominadas Gran Logia Blanca, la Jerarquía de Maestros). En aquel entonces era aproximadamente verdad, pues el conflicto se libró entre dos pequeños grupos, siendo las masas simplemente ciegas y miserables víctimas de la lucha y de la situación.

Pág. 71


----------------------------------------

Sin embargo, existen en todos los países aquellos que rápidamente van siendo conscientes del alma como factor controlador de la conciencia, que responden acrecentadamente a los asuntos y a las condiciones mundiales como almas y que, en consecuencia, pueden ser entrenados para trabajar en el plano físico. Cuando esto sucede, pueden impartirse los mántram y algunas de estas palabras de Poder, e instituir esa nueva y poderosa actividad que llevará a la Jerarquía y a la Humanidad, como también a Shamballa y a ciertas grandes Fuerzas interplanetarias o solares, además de grandes energías cósmicas a una colaboración consciente y directa. Es posible hoy descubrir a quienes -habiéndose liberado internamente, están aprendiendo a desapegarse y a ser altruistas rápidamente- pueden instituir y llevar adelante la tarea de invocar estas fuerzas espirituales superiores, reforzando así los esfuerzos de la Gran Logia Blanca. Este proceso de invocación espiritual motivará la nueva y venidera religión mundial. Esta no es una invocación mágica, tal como el hombre la entiende, ni concierne a la invocación y al control de las fuerzas sustanciales y elementales del mundo manifestado, sino la que evocará el contacto con las Vidas espirituales y las Energías divinas personificadas, y también con la Jerarquía (Su intermediaria) para dar lugar a que se manifieste en la Tierra el alma de la humanidad y las cualidades de la interna vida divina subjetiva que todas las formas externas velan. Esto es ya posible por primera vez en la vida del planeta.


El objetivo de estos procesos de invocación es triple:
1. Invocar el alma de la humanidad y expresarla más libremente en el plano físico, lo cual puede realizarse de dos maneras:

a. Estimulando las almas de los hombres de todas partes, acrecentando la afluencia del principio crístico de amor, que se expresará como comprensión, buena voluntad, colaboración y paz mundiales.

b. Estableciendo, dentro de la humanidad misma, una vibración de tal potencia que atraerá magnéticamente una respuesta de la atenta y expectante Jerarquía y dará como resultado una relación mucho más estrecha y también consciente entre los dos centros planetarios: la Jerarquía y la Humanidad.
A esto se lo denomina "invocación a la Gran Logia Blanca". Gran parte de esta invocación del principio crístico la llevan a cabo los verdaderos creyentes de todos los países (cristianos o no) que se dirigen al Cristo, cualquiera sea el nombre con que Lo reconozcan, y al sentir amor por Él y sus semejantes, tratan de mejorar las condiciones mundiales, terminar con el odio y el sufrimiento y demostrar buena voluntad en todas partes. Esto constituye la primera etapa de evocación de la respuesta al amor y a la comprensión latente que existe en los corazones y las mentes humanas, como resultado de la invocación a Cristo y al principio crístico. Reflexionen sobre estas palabras y vean que el proceso avanza en todas partes. Los estudiantes esotéricos son susceptibles de sobrestimar la eficacia del trabajo que realizan. La aspiración enfocada y la lucha altruista por prestar servicio, característica de millones de personas del mundo que oran y siguen al gran guía espiritual de la Jerarquía, el Maestro de Maestros, el Cristo, y tratan de invocarlo, ha llegado ahora a un punto de verdadera y real eficacia. Puede estar, y generalmente lo está, libre de la actividad mental o percepción intelectual de las implicaciones de la naturaleza científica de su procedimiento, siendo por esta razón poderosa. Los estudiantes esotéricos y ocultistas manifiestan casi inevitablemente un enfoque dividido, a causa de la actividad de la mente y su incapacidad de fusionar, por ahora, perfectamente al alma y a la personalidad. Esto conduce a la disipación de la energía y a menudo hace que sus buenas intenciones sean inútiles. Pero de estos grupos surgen rápidamente los que pueden trabajar en forma correcta, cuyos resultados serán cada vez más efectivos.

Pág. 84-85


----------------------------------------------
Doy por sentado que mis lectores reconocen que algo inteligente y espiritual dirige a la humanidad. No me interesa cómo denominan a tal Propósito guiador. Algunos lo llaman la Voluntad de Dios; otros, las tendencias inevitables del proceso evolutivo; aún otros pueden creer en las fuerzas espirituales del planeta; habrá quienes lo consideran como la Jerarquía espiritual del planeta, o la gran Logia Blanca; muchos millones hablan de la guía del Cristo y Sus discípulos. Sea lo que fuere, hay el reconocimiento universal de un Poder guiador que ejerce presión a través de las edades, lo cual parece conducir todo hacia un culminante bien.
Pág. 105
-------------------------------------------------------
El poder y la posesión de cosas materiales y la realidad del enfoque unilateral en el plano físico, han proporcionado hasta ahora muchos triunfos a las fuerzas de la agresión. Estas fuerzas, por su mismo poder, fusionaron y mezclaron un grupo de siete hombres que, en sí, personifican los grandes y específicos aspectos de las fuerzas materialistas (vinculadas con los siete tipos de energía en su expresión más baja y materialista) y sus manifestaciones -la guerra, el terror y la crueldad. Los une un solo punto de vista y una única meta, y de ahí su éxito. Es interesante observar que, también en su caso, aparece inevitablemente el siete iniciático -el vil y oscuro paralelo de los Siete iniciadores que conducen a los seres humanos hacia la luz y están simbolizados por los siete Masones que constituyen la Logia de Masones. Son custodios de fuerzas que los dominan y sobre las cuales no ejercen ningún control. Quizá pregunten quiénes son: Hitler, Von Ribbentrop, Goebels, Goering, Hess, Himmler y Streicher -hombres bien conocidos por todos ustedes. Estos hombres representan y personifican las fuerzas de la agresión y gobiernan por el terror, no sólo a las naciones esclavizadas sino también a sus pocos aliados que de ninguna manera su poder es de la misma categoría, afortunadamente para ellos.
Cuando los que están a favor de las Fuerzas de la Luz y de la no agresión puedan ver sus metas con igual claridad y estén análoga y uniformemente unidos, teniendo como objetivo dar fin a la opresión y a la esclavitud y liberar a la humanidad, entonces veremos también una personificación de la fuerza espiritual que traerá el desastre para los siete poderosos. Tal unificación de objetivo y de propósito es posible y necesaria, y cuando tenga lugar la generación de la fuerza y la liberación del poder en el plano físico, será de naturaleza tan estupenda que la liberación de la humanidad se logrará rápidamente.
Pág. 147
----------------------------------------------------------------

A esta síntesis de las tres energías, evocadas por la invocación y la respuesta de ciertas Potestades divinas, se le otorga esotéricamente el nombre de "Fuerza Salvadora". No sabemos prácticamente nada de su exacta naturaleza y efectos intencionados. Nunca ha actuado en el plano físico, aunque lo ha hecho durante algún tiempo en el plano mental. Aunque es una mezcla de las energías de los tres centros referidos anteriormente, es principalmente la energía de la Voluntad divina, la cual será su destacada característica. Haré aquí una insinuación. Así como la exteriorización de la logia materialista de siete hombres, a la cual ya me referí, se estableció y debe ser considerada antes de la futura exteriorización de la logia de Vidas espirituales (la aparición del reino de Dios en la Tierra), denominada la Jerarquía planetaria, así ha aparecido en la Tierra la voluntad al poder de las fuerzas agresoras, y han tratado de obtener el control sobre la humanidad. Observen este objetivo. Esta ansia de poder puede ser disipada sólo cuando, entre los hijos de los hombres, se le dé rienda suelta al aspecto más elevado de la misma energía. La Voluntad divina y espiritual, llevada sobre el impulso del amor altruista, puede y debe ser evocada para destruir la egoísta y maligna ansia de poder, prevaleciente ahora en la Tierra, dirigida por los siete hombres enfocados en Alemania.


Pág. 157
--------------------------------------------------------
3. Avatares de Rayo. Estos grandes Seres vienen a intervalos relativamente largos, cuando un rayo entra en la manifestación. Personifican la cualidad y la fuerza de determinado rayo. En el próximo siglo, cuando el séptimo rayo haya completado su manifestación y la influencia pisciana sea totalmente desplazada, aparecerá el Avatar de séptimo rayo. Su trabajo demostrará la ley, el orden y el ritmo del proceso creador, tal como actúa en el plano físico, mezclando espíritu y materia. Y como a este rayo se lo denomina el Rayo del Orden Ceremonial o Ritual, será mayormente el instrumento para establecer esas condiciones que permitirán la reaparición en la Tierra de los Misterios de la Iniciación, de los cuales la Jerarquía es custodio. Está imprescindiblemente vinculado a la Gran Logia Blanca, en Sirio. Sin embargo, este hecho no nos concierne ahora, porque esperamos la llegada de un Avatar aún mayor.
Pág. 168
--------------------------------------------------------------------
No puedo revelar cómo Ellos pondrán fin a las malas condiciones y cómo destruirán el actual y maligno estado agresor y materialista. Aún no es seguro de que el desarrollo y la comprensión humana y la intención masiva de la humanidad sean adecuados a la demanda necesaria y suficientemente fuerte para evocar a los Avatares. Sólo el tiempo lo determinará. Dios quiera que los aspirantes y discípulos del mundo despierten a la oportunidad y a la inminente y esperada posibilidad. El aprieto en que se encuentran vastos grupos de personas en el planeta, aflige intensamente el corazón de la Jerarquía. Pero para traer alivio y que aparezca la Potestad que puede liberar, se requiere la cooperación humana. En ninguna parte esto es más desesperadamente necesario que en el pueblo alemán, en su desdichado país. Dios quiera, por lo tanto, que los alemanes que poseen visión se unan a las fuerzas de quienes tratan de liberar a Alemania y a su pueblo, de la tiranía impuesta por la Logia del mal, actuando por intermedio de sus siete representantes en Alemania. Cuando los alemanes que gozan de libertad en otros países, puedan pensar en términos de humanidad como un todo y no en términos de espejismos nacionales, venganza o autoconmiseración, sus voces se sumarán a las de otros pueblos libres y a las de los aspirantes y discípulos de las demás naciones.
Pág. 170
---------------------------------------------------
2. Un Mensajero o Avatar de igual rango del Cristo en la Jerarquía (o posiblemente el Cristo Mismo) puede venir como representante del Avatar de Síntesis y como Su agente transmisor.
a. Este Avatar menor trabaja hoy como uno de los Miembros avanzados de la Gran Logia Blanca y está en estrecha relación con el Cristo, el Manu y el Señor de la Civilización, es el Maestro R.; actuará como coordinador entre la Jerarquía y Shamballa. Fusionará y mezclará en Sí Mismo, por medio de la cualidad de Su propia vida, las tres grandes energías:
La voluntad de poder espiritual.

La voluntad de amar en su acepción espiritual.

La voluntad de manifestarse espiritualmente.
Pág. 172
---------------------------------------------------------
La libertad, hermanos míos, puede constituir una limitación cuando demora la acción correcta, cuando centra la atención en las pequeñas diferencias y en las tendencias de la personalidad y cuando sirve para impedir esa unidad de acción que puede ganar la guerra. Ha sido necesario que los guías de los pueblos empleen un tiempo valioso para inculcarles un sentido apropiado de los valores y la comprensión de que las diferencias individuales y nacionales y los puntos de desacuerdo, políticos y religiosos, deben todos ceder su lugar al único requisito supremo -ganar la guerra y librar a la humanidad de la amenaza de la esclavitud, del creciente y constante temor y del dominio del mundo por la Logia Negra.
Pág. 194
-----------------------------------------------------------------

La naturaleza de algunos de estos Acercamientos fueron de mayor importancia, afectando a toda la humanidad, y otros de menor importancia afectan sólo a una parte relativamente pequeña del género humano; nación o grupo. Aquellos Que vienen como Reveladores del amor de Dios Llegan desde ese centro espiritual que el Cristo ha denominado “el Reino de Dios”. Allí moran los espíritus de los hombres justos, hechos perfectos; allí se encuen­tran los guías espirituales de la raza, y allí los Ejecutivos espiri­tuales de los planes de Dios, viven, trabajan y supervisan los asun­tos humanos y planetarios. Muchas personas denominan a este rei­no con diversos nombres. Se habla del mismo como la Jerarquía espiritual, la Morada de la Luz, el centro donde residen los Maes­tros de Sabiduría, la Gran Logia Blanca. De allí vienen los que actúan como mensajeros de la sabiduría de Dios, Custodios de la verdad como está en Cristo y en Aquellos Cuya tarea es salvar al mundo, impartir la siguiente revelación y demostrar la divinidad. Todas las Escrituras del mundo dan testimonio de la existencia de ese centro de energía espiritual. Esta Jerarquía espiritual ha ido acercándose constantemente a la humanidad a medida que los hombres se hacían más conscientes de la divinidad y más aptos para establecer contacto con lo divino.


Pág. 233-234
-------------------------------------------------------------------------
Las Fuerzas del Mal buscaron a esos guías y grupos que son la analogía materialista de los guías espirituales y tratan de guiar a la humanidad en líneas correctas. Tomaron posesión (y empleo esta palabra deliberadamente) de los malignos hombres que con­ducían a las Potencias del Eje -Hitler, Tojo, Goebbels, Ribben­trop, Himmler y, en menor grado Mussolini, Hess, Goering y Otros. Ellos dominaron en forma total las mentes de los hom­bres, ya distorsionadas por la ambición y las inclinaciones sádi­cas. ¿A quién, se preguntarán, me refiero al decir “ellos”? Quiero significar a esas individualidades inteligentes malignas, carentes de amor, plenas de odio, que son para el mundo del enfoque egoísta y material lo que la Jerarquía de Maestros, que trabaja bajo el Cristo, es para los esforzados aspirantes humanos. El poder de estas fuerzas malignas es enorme, porque no reconocen ninguna restricción o limitación humana comúnmente decente; trabajan por medio de la violencia, la coerción, la crueldad, el odio, el terror y la mentira; tienden a subyugar a la conciencia humana por medio del completo control de las mentes de los hombres, la restricción del bien y la promulgación del mal; estimulan el cere­bro de los hombres mediante la amplitud de su conocimiento ma­ligno y mágico; esto lo digo literal y físicamente. La Gran Logia Blanca que trabaja bajo la inspiración de Cristo y de Shamballa, actúa necesariamente bajo ciertas restricciones espirituales. La coerción no es permitida; las mentes de los hombres deben ser y permanecer libres; es permitido estimular el alma de los hombres, porque da por resultado el estímulo de la expresión del amor y de la comprensión que conduce a rectas relaciones humanas. Estas restricciones espirituales hacen que el progreso de las Fuerzas de la Luz sea muy lento; les interesa recordar que la duración de la guerra dependió en parte de la incapacidad de los Ejércitos del Señor para impedir que se cometieran los crímenes de los cuales las Potencias del Eje eran responsables. Las actividades físicas de las Fuerzas de ha Luz reconocen ciertas limitaciones, y las Fuer­zas del Mal aprovechan esto constantemente. El bombardeo en masa de las poblaciones fue comenzado por Hitler y él pudo ha­berlo terminado inmediatamente si así lo hubiera querido.
Pág. 244-245
------------------------------------------------------------------


  1. La Humanidad como un todo. Los hombres, mujeres y niños del mundo están todos implicados en esta guerra universal y afectados por ella. Los efectos alcanzan hasta la villa más aisla­da, el desierto más extenso y la cima de la montaña más elevada, así como a las ciudades y zonas congestionadas de todas las nacio­nes. Nadie está exento de las consecuencias de la actual catástrofe. El grueso de la humanidad es la víctima universal e inocente. La mayoría apenas comprende de qué se trata; y en este histórico punto culminante desde el ángulo puramente autocentrado y desde el punto de vista de que los afecta como individuos y a su nación como un todo. Un creciente número llega a comprender que esta guerra debe librarse hasta un final victorioso, porque no hay paz, esperanza o rectas relaciones mundiales, mientras dos naciones -una en Occidente y otra en Oriente- puedan precipitar el de­sastre sobre incontables millones de personas. Una minoría va comprendiendo que la guerra ha precipitado el mal condensado de edades y que la humanidad enfrenta la oportunidad de corregir errores pasados, antiguos egoísmos e impregnadas maldades, e inaugurar un mundo nuevo y mejor. En este nuevo mundo habrá Libertad de acercamiento a Dios, oportunidad para la expresión individual, libertad para vivir en rectas relaciones y posibilidad para una vida creadora. Unos pocos, muy pocos, saben que éste es un punto culminante en un antiguo conflicto entre el Cristo, con su Jerarquía de Maestros, y ha “maldad espiritual en lugares elevados”. Un mero puñado de conocedores y discípulos saben, más allá de toda controversia y discusión, que esos infelices países, Alemania y Japón, están encabezados por antiguos líderes que tratan nuevamente de producir el desastre planetario y desviar los planes y las metas de la Gran Logia Blanca.

Pág. 247
---------------------------------------------------------





  1. El conflicto que envuelve actualmente a la humanidad, tiene su origen no sólo en la debilidad y el egoísmo humano, sino en la situación que existe desde edades entre la Gran Logia Blanca de Maestros y la Logia de Adeptos Negros. Comenzó en tiempos atlantes y ahora debe librarse hasta el fin. Los detalles de esta lucha (entrada en niveles mentales) no les concierne a ustedes, excepto en lo que reaccionen, con el resto del género humano, a la mentira o a la verdad. Dos corrientes de energía mental o de ideas dirigidas por el pensamiento, hacen en este momento un poderoso impacto sobre la conciencia humana. Una está personi­ficada en la propaganda falsa que emana de las Potencias del Eje y afecta poderosamente no sólo a sus propios pueblos sino a los políticos egoístas, al intolerante, a las personas racialmente condicionadas y a los bien intencionados apaciguadores y pacifis­tas, pero miopes. La obra está personificada por el idealismo, el humanitarismo y la clara presentación de la situación efectiva, que caracterizan a las mejores mentes en cada nación y condicio­nan al pensamiento de los guías de las Naciones Aliadas; esta corriente ha condicionado por ejemplo, la actitud y ha hecho cambiar la orientación de ha URSS, llevándola a colaborar y de­sechar algunas de sus ideas separatistas.

Pág. 249
------------------------------------------------------------------------

El Buda iniciará el proceso en el momento de Su aparición, empleando un gran mántram de primer rayo, que será únicamen­te recitado por alguno de Sus iniciados que colaboran con el Señor del Mundo. Por su intermedio Él desviará la fuerza de Shamballa, que los Adeptos de la Logia Negra liberaron en las naciones del Eje; esto fue posible por ser receptivas a la voluntad al poder. Él la “acorralará” (si puedo emplear un término tan familiar e inapropiado) y la pondrá a disposición del Cristo. La recepción y la aceptación de esta energía de primer rayo exigirá un tremendo esfuerzo por parte del Cristo, el Custodio de la energía de segundo Rayo de Amor-Sabiduría. Para esta “recepción” Él ha comenzado a prepararse en el momento de la Luna llena de abril (Pascua).
En otra parte he dicho que este impacto directo de la energía de Shamballa sobre la Humanidad acontece muy raras veces. Ha sido liberada únicamente tres veces durante toda la historia del reino humano. En otros momentos hace impacto directamente sobre la Jerarquía, entonces es transmutada o aminorada para que la humanidad pueda resistirla. Fue dirigida tres veces sin impe­dimento y sin ser transmutada hacia la humanidad:


  1. En el momento de ha individualización del hombre-ani­mal, cuando se implantó el principio de la mente. Ésta fue la hora del nacimiento del alma humana.




  1. En los días atlantes, cuando el poder de la Logia Negra era tan grande que la Jerarquía intentaba la derrota y la des­trucción del alma humana. Interfirió Shamballa y el mundo de aquel entonces fue “destruido”. Este período es reconocido en ha historia moderna como el Gran Diluvio.




  1. Una vez más, los Poderes de ha Oscuridad tratan hoy de destruir a la humanidad y a los valores espirituales. El poder de Shamballa fue liberado, destruyendo las viejas formas -políti­cas, sociales y religiosas- pero, al mismo tiempo, las fuerzas del mal se posesionaron de este poder para destruir las almas de los hombres, y precipitar la guerra y devastar las ciudades, y todos nuestros centros de civilización y cultura. La primera fase o for­ma de destrucción fue dirigida por los discípulos, los aspirantes y las personas del mundo que piensan con claridad, lo cual fue necesario y muy bueno. Las antiguas formas sociales, políticas y religiosas, atolondraron el alma humana y obstaculizaron todo pro­greso. La segunda fase o forma de destrucción, fue dirigida por el mal y enfocada por intermedio de esas naciones que habían sucumbido al espejismo de la superioridad, a la tentación de la agresión material y a los intolerantes odios raciales, complementados por la crueldad y la barbarie.

Pág. 252-253


--------------------------------------------------------------------
Un punto debería recordarse aquí y es que esta fase se aplica tanto a la gran Logia Blanca como a la Logia Negra -una, dedi­cada a la tarea benéfica de purificar y ayudar a todas las vidas en los tres mundos de la evolución material y de liberar al alma en la forma; la otra, a retardar el proceso evolutivo y a crista­lizar continuamente las formas materiales que ocultan y velan el ánima mundi. Ambos grupos estaban profundamente intere­sados e implicados en el asunto de la liberación de la energía del átomo y la liberación de su aspecto interno, pero sus móviles y objetivos fueron ampliamente diferentes.
Pág. 284
----------------------------------------------------------------
Cuando el sol se desplazó hacia el norte en ese año (1942), la gran Logia Blanca sabía que la batalla había sido ga­nada. Sus preparativos fueron detenidos y los Maestros se organizaron para un renovado esfuerzo (por interme­dio de Sus discípulos), a fin de crear esas condiciones que, lo nuevo y de lo que estaba de acuerdo al amoroso propósito divino, pudiera avanzar libremente. La guerra no fue ganada porque se rindió Alemania. Sólo fue el re­sultado externo de sucesos internos. La guerra la ganaron las Fuerzas de la Luz cuando la potencia mental de las fuerzas del mal fue vencida y la “energía del futuro” dirigida o manipulada por Quienes buscaban los valores humanos superiores y el bien espiritual del género ¿hu­mano. Cuatro factores subyacen en el importante acontecimiento de la liberación de este tipo de energía ató­mica, errónea y anticientíficamente llamada la “fisión del átomo”.
Pág. 285
---------------------------------------------------------------------
Los tres canales principales a través de los cuales está teniendo lugar la preparación para la nueva era, podrían considerarse que son la Iglesia, la Fraternidad Masónica y el campo educativo. Todos están todavía en una condición relativamente estática y ninguna satisface la necesidad ni responde a la presión interna. Pero en estos tres movimientos hay discípulos de los Grandes Seres y van adquiriendo firmemente impulsos, y antes de mucho tiempo emprenderán su tarea designada.
El Movimiento Masónico cuando pueda divorciarse de la po­lítica y de los fines sociales y de su actual estado de inercia para­lizante, satisfará la necesidad de quienes pueden y deben manejar el poder. Es el custodio de la ley, el hogar de los misterios y la sede de la iniciación. Encierra en su simbolismo el ritual de la Deidad, estando el camino de la salvación pictóricamente preser­vado en su trabajo. Los métodos de la Deidad demostrados en sus Templos, bajo el Ojo que todo lo ve, permite avanzar el trabajo. Es una organización mucho más esotérica de lo que se cree, y está destinada a ser la escuela de entrenamiento para los futuros ocul­tistas avanzados. En sus ceremoniales se oculta el manejo de las fuerzas, conectado con el crecimiento y la vida de los reinos de la naturaleza y el desarrollo de los aspectos divinos del hombre. Por la comprensión de su simbolismo llegará el poder de colaborar con el plan divino. Ello satisface la necesidad de los que trabajan en el primer Rayo de Voluntad o Poder.
La misión de la Iglesia consiste en ayudar al devoto y al público que es innatamente religioso y de buena voluntad. Cobija en su corazón a los que vibran al gran rayo del amor, el segundo Rayo de Amor Sabiduría. Cristo Mismo trabaja a través de ella y por su intermedio, tratando de hacer contacto con el vasto público cristiano. Es la levadura en Sus manos que fermentará a toda la masa en forma que comprenderán todos los pueblos y con­moverán a las grandes masas de almas que buscan.
Por medio del trabajo educativo del mundo, el Gran Señor trata de llegar a ese público inteligente que no puede ser alcanzado por el ceremonial y el simbolismo, como en la Masonería, o por los medios y el ritual religioso, como en la Iglesia. Conmueve a las masas y hasta a aquellos en quienes predomina el aspecto inteli­gencia, en desmedro de los otros dos aspectos. Ayuda a esos hom­bres que pertenecen predominantemente al tercer Rayo de Acti­vidad Inteligente.
En estas agrupaciones existen grupos esotéricos custodios de la enseñanza interna y cuya aspiración y técnica son uniformes. Estos grupos internos están formados por estudiantes esotéricos, que están en contacto directo u ocasional con los Maestros, y por aquellos cuyas almas lograron el suficiente control para que la voluntad de la Jerarquía pueda ser comunicada e infiltrada gra­dualmente en el canal del cerebro físico. Son muchos los grupos que constituyen el verdadero grupo esotérico interno, pero sus miembros son aún pocos, porque el hecho de que un estudiante pueda pertenecer a cualquiera de los así llamados grupos esotéri­cos externos, no indica su verdadero grado esotérico. Cuando los pocos estudiantes verdaderamente esotéricos del mundo conoz­can la diferencia entre las formas etéricas y las astrales, entre la clariaudiencia y la clarividencia mentales y sus contrapartes astrales, entre los elementales del pensamiento y los de la naturaleza, entonces el Cristo y Su iglesia tendrán un grupo esotérico real en el plano físico y la organización externa recibirá el estímulo necesario. Por ello debe trabajarse ahora con los estudiantes e instruirlos sobre la naturaleza del verdadero ocultismo. Cuando se comprenda mejor el significado del tiempo en la previsión y el de la fuerza en el movimiento, y cuando se conozcan más plena­mente las leyes que controlan los cuerpos sutiles y, por medio de ellas, las leyes que actúan en los planos en que esos cuerpos se expresan, entonces se llevará a cabo un trabajo más inteligente y útil, en colaboración con la Jerarquía oculta.
En el grupo esotérico compuesto de verdaderos esoteristas es­pirituales, que se hallan en todos los grupos ocultistas exotéricos de la iglesia, cualquiera sea su denominación, y en la masonería, tenemos los tres senderos que conducen a la iniciación. No se los emplea aún y una de las cosas que traerá como resultado –cuando predomine la nueva religión universal y se comprenda la natura­leza del esoterismo– es la utilización de un agrupado organismo esotérico, teniendo como centro iniciador los organismos masó­nico y eclesiástico. Estos tres grupos convergen a medida que se acercan a sus santuarios internos. No hay ninguna disociación entre la Iglesia Universal Una, la sagrada Logia interna de los verdaderos Masones y los círculos más internos de las sociedades esotéricas. Tres tipos de hombres han satisfecho su necesidad, tres rayos principales se han expresado y son hollados los tres senderos hacia el Maestro, conduciendo los tres al mismo portal y al mismo Hierofante.
No debe olvidarse que sólo esas almas que están en el sendero de probación o en el sendero del discipulado, formarán el núcleo de la religión mundial venidera. En los planos internos existe el propósito de extraer, de todas las iglesias, a quienes alcanzaron esa etapa de la evolución en que pueden conscientemente y con propio libre albedrío poner sus pies en ese SENDERO que conduce al centro de paz, y también aquellos que con pleno conocimiento pueden elevar sus ojos al Gran Señor, y trasmutar la vida del esfuerzo mundano en la vida de servicio. El primer conjunto que se reunirá en la Iglesia venidera formará parte del actual gran grupo de servidores, los cuales en el transcurso de las edades estuvieron asociados con el Cristo y Su trabajo. Recuerden siempre el trabajo que Él realizó en relación con el último advenimiento, y además de que con el girar de la rueda cíclica, en la evolución de la espiral, se presentarán condiciones similares, surgirán las mismas necesidades y encarnarán los mismos egos, que estaban presentes en los días de la vieja Palestina. El número de sus asociados aumentará grandemente, porque todos los que Lo conocieron en encarnaciones anteriores en el antiguo Oriente, todos aquellos a quienes Él curó y enseñó, todos los que entraron en contacto con Él o de cualquier manera incurrieron en Su karma y en el del Maestro Jesús, tendrán la oportunidad de colaborar en esta época. Todos los aspirantes sinceros que están estrechamente relacionados con las organizaciones eclesiásticas actuales, que sienten un estrecho vínculo con el Cristo y Lo aman, pueden estar prácticamente seguros de que en Palestina Lo vieron, Lo conocieron y quizá Lo sirvieron y amaron.
Los sacramentos, apropiadamente comprendidos, sirven para fortalecer este vínculo y comprensión, y uno de ellos, el Bautismo (cuando se recibe con comprensión), atraerá a menudo una res­puesta del Gran Señor Mismo. Es como si un hilo dorado se exten­diera desde Su corazón al corazón del servidor –hilo irrompible e insondable y que cada vez que es administrado alguno de los ritos sagrados en la sucesión de las vidas, se hace más fuerte, más grueso y más brillante. Estos numerosos hilos serán oportu­namente reabsorbidas en su fuente de origen, cuando el Cuerpo de Cristo –uno de los Siete Hombres Celestiales en el segundo plano o monádico– haya completado su plena expresión, porque cada uno que esté vinculado a Él se convierte, en sentido vital, en una célula de Su Cuerpo. El iniciado Pablo sintió y sabía esto. Por conducto de este hilo llega el poder de fortalecer, estimular, vivificar y bendecir y ésta es la verdadera sucesión apostólica. Todos los verdaderos discípulos son sacerdotes del Señor.
Indudablemente es de suprema importancia en la actualidad que el público se familiarice con la naturaleza de los Misterios. Estos Misterios serán restaurados externamente por medio de la Iglesia y la Fraternidad Masónica, si dichos grupos dejan de ser organizaciones con propósitos materiales y se convierten en orga­nismos con objetivos vivientes. Cuando el Gran Ser venga con Sus discípulos e iniciados, tendremos (después de un período de in­tenso trabajo en el plano físico, comenzado alrededor del año 1940) el restablecimiento de los Misterios y su presentación exo­térica, como consecuencia de la primera iniciación. ¿Por qué será así? Porque Cristo, como bien saben, es el Hierofante de la pri­mera y segunda iniciaciones y, si el trabajo preparatorio es fielmente y bien realizado, Él administrará la primera iniciación en los santuarios internos de esos dos grupos. Durante Su período de trabajo en la tierra, muchos trabajadores fieles recibirán esta primera iniciación y unos pocos la segunda. La raza ha llegado ahora a una etapa donde muchas almas están en el sendero de probación, y sólo necesitan elevar su vibración (posible por Su Presencia) para llegar al portal del Sendero mismo.
Y ¿qué pueden hacer ustedes? ¿Qué condiciones rodean ac­tualmente a los aspirantes del mundo? Tenemos un mundo in­tranquilo; un mundo pleno de dolor, angustia y lucha; un mundo donde los cuerpos emocionales de la humanidad están en un total estado de perturbación; un mundo en el cual animales, hombres, mujeres y niños, sufren, agonizan y mueren; un mundo en el cual el hombre, el pecado, la enfermedad, la inanición, la rapiña y el asesinato, acechan libremente; un mundo en que existen las formas de la religión pero no tienen vida, donde la ciencia es prostituida para fines monetarios y de odio, y en el cual el pro­ducto de la tierra no es para el sustento de la raza sino para nutrir las arcas de unos pocos; un mundo en el cual la fe es a me­nudo objeto de mofa, y el altruismo es considerado el atributo de un tonto, y el amor es explotado en su más baja expresión, el sexo. ¿Esta atmósfera es la que respirarán el Cristo y Sus discípulos? ¿En tal ambiente Ellos podrán hallar influencias armo­niosas? ¿Podrá trabajar y vivir en este estado de cosas? ¿Las vibraciones en este planeta son similares a las de Ellos y podrán responder a ellas? Sabemos que no es así y mucho debe realizarse para facilitar Su trabajo. ¿Qué podemos hacer?

Primero, enseñar la ley de la evolución y su corolario inevitable, los hombres perfectos. Debe enseñarse a los hombres que esas Grandes Almas existen, y están totalmente al servicio de Sus semejantes. El público debe ser familiarizado con Sus nombres y atributos, Su trabajo y propósito, y debe decirse a los hombres que Ellos vienen para la salvación del mundo.


Segundo, los discípulos y aspirantes deben amar y vivir en todas partes armónicamente. Las violentas vibraciones de nuestro medio ambiente deben ser aplacadas por una vibración de amor más fuerte, recordando siempre que al trabajar por la evolución tenemos a nuestra disposición el poder de la Deidad misma. Nada puede resistir a las constantes presiones del amor y de la armonía cuando se las aplica durante un tiempo suficientemente prolongado. No sólo cuentan los esfuerzos esporádicos. La presión invariable, largamente sostenida, derrumbará oportunamente la oposición y los muros de la separatividad.
Tercero, las organizaciones esotéricas deben defender todo lo que tiende a la unidad. Los tipos de trabajo, y los esfuerzos externos de las numerosas organizaciones, deben obtener ayuda y colaboración amorosas. Estamos en un mundo de esfuerzo, como puntos focales para el amor. Nuestro objetivo es ayudar a los Grandes Seres y brindarles esa ayuda inteligente que hará que se materialicen Sus planes para la humanidad. Ellos eligieron trabajar por nuestro intermedio para elevar al mundo y, por intermedio de los grupos esotéricos, debe tener lugar el esfuerzo espiritual intensificado que detendrá la marea del mal y evitará las posibles dificultades que acechan en la oscuridad del caos actual. El organismo viviente de aspirantes y discípulos puede proporcionar un centro de paz, poder y amor, de ayuda práctica y elevación espiritual, como el mundo no ha visto hasta ahora. Esa es la esperanza. Procuren que así sea.
Debe realizarse además un trabajo definido en la curación, en el exorcismo y curación de las enfermedades mentales y astrales y demostrarse al mundo que el antiguo poder de curar reside aún en las manos de aquellos que consistentemente siguen al Cristo. Aquellos que utilizan este poder sólo en bien de los pequeños, sin recibir ni esperar recompensa personal, pueden demostrar la antigua manera de curar, que no se asemeja a los métodos modernos de las escuelas mentalistas.
También deben hacerse los preparativos para desarrollar los poderes síquicos superiores y, mediante la entrenada expresión de esos poderes, probar a los científicos del mundo las fuerzas latentes en el hombre, que pueden ser utilizadas por quienes, sabia y sensatamente, siguen los pasos de Cristo, el síquico más grande de todos los tiempos. Hospitales y escuelas aparecerán bajo la guía directa de los Maestros; vendrán Instructores que pueden curar y aparecerán otros que entrenarán las mentes de sus alumnos para que respondan a la inspiración directa prove­niente de lo alto. Debe desarrollarse, científicamente, la facultad de la intuición.
Finalmente, los miembros de la Iglesia y de las Fraternidades Masónicas se familiarizarán con la significación interna de los distintos ritos, ceremonias, colores y rituales, y con el trabajo efectuado en el piso del templo. Deben saber por qué se hace esto o aquello en su debido orden y la razón de las diferentes pro­cedencias de las palabras, los gestos y los actos
Si hubiera una real y verdadera respuesta a estas sugerencias prácticas, quizá fuera posible que el trabajo avance con mayor rapidez de lo que ahora parece. Mucha dificultad y tensión pueden evitarse si los aspirantes del mundo se ponen a la altura de la oportunidad ofrecida y hacen el debido sacrificio y esfuerzo. Aún queda por realizar gran parte del trabajo preliminar, más el trabajo muy pesado de arar el suelo y destruir lo indeseable.
Quizás esto lleve siete años. En ese período será necesario un trabajo educativo silencioso, más la diligente propaganda que la iglesia y organizaciones análogas pueden hacer. Los esotéricos del mundo deberán dar clases diluyendo la enseñanza para satisfacer la necesidad de los pequeños; la amplia plataforma sobre la cual la Iglesia tiene que permanecer, debería ser proclamada y darse instrucción sobre el significado de sus ceremonias y enseñanzas. Luego vendrán siete años donde germinará la simiente sembrada, período de crecimiento y de influencias en desarrollo. Esto nos lleva al período de trece años, contando desde ahora, porque el ciclo de catorce años empezó un año antes de que yo hiciera estas sugerencias. Si el trabajo progresa como es de desear, puede indicar el momento de la cercana aparición del Gran Señor y el cercano sonido de Sus pies.
Estos servidores que observan desde el aspecto interno, los discípulos e iniciados empeñados en este trabajo, vigilan con amorosa atención a todos los que luchan en lo más reñido de la batalla. Se asemejará al Estado Mayor, que sigue el curso de la batalla desde un lugar elevado y sin riesgos. En Su seguridad reside el éxito final, porque tienen en Sus manos la solución de muchos problemas y la dan cuando la batalla sigue un curso contrario. Hay algo que les puedo recordar siempre, porque tiene vital importancia, y es que en la destrucción de la forma reside el secreto de todo crecimiento evolutivo. No es una trivialidad. Lo pueden ver expresándose constantemente. Los Maestros utilizan la forma (una forma de organización eclesiástica, una Fraternidad Masónica, un grupo esotérico) lo más posible. Procuran actuar por su intermedio, aprisionando la vida dentro de las paredes confinadoras, mientras sirve al propósito y la raza es instruida por medio de esa forma. Llega el momento en que la forma no cumple ese cometido, la estructura se atrofia y cristaliza y es vulnerable y fácilmente destruida. Desaparece, y una nueva forma ocupa su lugar. Observen y comprueben que esto siempre es así. En la infancia de la raza, las formas duraban mucho tiempo. La evolución avanzaba más lentamente. Pero ahora, en esta tendencia ascendente, la forma tiene una breve duración. Vive vitalmente sólo por un corto período; avanza rápidamente a través de su ciclo; se desintegra con rapidez y la reemplaza otra. Esta rapidez aumentará, y no disminuirá a medida que la conciencia o vida de la raza se expanda internamente y vibre a un ritmo más acelerado. Esto aumentará grandemente durante el ciclo vital y poco común iniciado en 1918, y será grandemente acelerado en 1925 y culminará en un sentido peculiar en 1934. Entonces, entraremos en los tres años de excesivo esfuerzo para apresurar la Venida y preparar al género humano para el gran día de la oportunidad. Ustedes, que conocen esta época y pueden interpretarlos correctamente a la luz de la intuición iluminada, deben unirse para prestar Servicio y ayudar a la Hermandad, de la que el Cristo es el guía divino, y los Maestros, los iniciados, discípulos y aspirantes son el organismo activo y viviente en el plano físico.
Pág. 294-298

---------------------------------------------



En el ínterin, mientras el primer grupo lucha con el pro­blema inmediato en el mundo externo, y el segundo –aún dentro de los confines de la Jerarquía Misma– hace la debida prepa­ración interna y aplica a sus miembros elegidos el entrenamiento necesario y la reorientación deseada, el Cristo y los Maestros se ocuparán en la tarea de prepararse para la restauración de los Misterios, la cual se hará en tres fases y cubrirá e influirá en su simbolismo todos los aspectos del desenvolvimiento humano. La historia del género humano será ilustrada. Estas tres fases corres­ponden en un sentido amplio y general, a los tres grados de la Logia Azul, en la Masonería. La analogía no es totalmente exacta, debido a la inevitable degeneración de la masonería, pero con la restauración de los Misterios también ella volverá a sus fueros; estas fases son:
1. La etapa del reconocimiento general de la luz en todos los sectores de la vida humana. Esto se infiere de la primera es­trofa de la nueva Invocación. Si se estudia el ritual de la E.A. a la luz de esta información, surgirá el significado. El candidato pobre y desamparado surgirá a la luz.
2. La etapa de la total reorientación económica, donde se aliviará a la humanidad de toda ansiedad económica y estará libre para recibir el debido salario y la correcta recompensa por todo el servicio prestado en la construcción del Templo del Señor, la cual prosigue aceleradamente.
3. La etapa en que se reciben las recompensas de la luz y del servicio prestado, donde el estado espiritual es reconocido por medio de lo que se considera una iniciación mayor, para la cual los primeros dos grados iniciáticos son sólo preparatorios. Esta primera gran iniciación se llevará a cabo objetivamente y el pú­blico la reconocerá como el principal rito y ritual de la nueva institución religiosa de la época. En esta etapa las fuerzas de la resurrección se hallarán activas, el Señor estará con Su pueblo y el Cristo habrá vuelto a la Tierra. La religión será entonces reconocida como una actitud que rige todas las fases de la expe­riencia humana.
Pág. 331
------------------------------------------------------------------------------
A medida que el discípulo enfrenta los acontecimientos y posi­bilidades internos y externos, tiende a sentir una total frustra­ción; anhela ayudar, pero no sabe qué hacer; la comprensión de las dificultades que amenazan, el análisis de sus recursos y de aquellos con quienes trabaja, y su claridad de percepción, respecto a las fuerzas alineadas en su contra, lo inclinan a exclamar: ¿De qué servirá cualquier esfuerzo que haga? ¿Por qué no dejar a am­bas fuerzas del bien y del mal, de la Logia Negra y de la Jerarquía espiritual, que luchen solas? ¿Por qué no dejar que la presión de la corriente evolutiva, oportunamente y a la larga, haga cesar la lucha y traiga el triunfo del bien? ¿Por qué tratar de hacerlo ahora?
Pág. 355
-------------------------------------------------------------------
Lamentablemente existe siempre la oposición inicial contra la fundación de estos centros de hombres y mujeres que piensan con claridad, trabajan libre y comprensivamente con uno de los Maestros o Iniciados avanzados, existe también en la estrecha información parcial y en la falta de libertad de las escuelas totalitarias de pensamiento. Esto era inevitable, porque la Logia Negra se esfuerza siempre para equiparar, contrarrestar y desbaratar el trabajo de la Logia Blanca y hasta ahora lo ha hecho con bastante éxito. Pero el ciclo del éxito está llegando lentamente a su fin, porque la energía de la buena voluntad, emanada de la voluntad al bien, está siendo rápidamente eficaz.
Pág. 391
---------------------------------------------------------------------
Esta norma de soledad o retiro, se aplica a todos los Maes­tros y al Cristo, porque desde los días atlantes las distintas ramas de la Gran Logia Blanca prefirieron trabajar en la soledad de la mente y, hasta donde es posible, en la soledad del lugar físico. No es la soledad de un espíritu separatista, sino la que proviene de la capacidad de no ser separatista y de la facultad de identificarse con el alma de todos los seres y de todas las formas. Esto puede ser mejor logrado en la intensa quietud de las zonas "protegidas", donde los Maestros, en las distintas ramas de la Hermandad, han elegido morar. Esta soledad y aislamiento físicos les permite trabajar casi totalmente desde el nivel del plano búdico o intui­tivo, perfeccionando la Ciencia de Impresión, influyendo y traba­jando por intermedio de esas mentes que son susceptibles a Su impresión mental. Esto se aplica igualmente a los Maestros con cuerpos físicos y a Quienes no tienen "ningún arraigo" en los tres mundos; se aplica también a los discípulos que están en encarna­ción o fuera de ella, de acuerdo a su destino, karma inmediato o forma de servicio. San Pablo, por ejemplo, estaba en la etapa iniciática de aprender a retirarse y trabajar correctamente en lo que Patanjali llama unidad aislada, cuando dijo que Él había sido ascendido al tercer cielo y aprendido allí las inefables bellezas de la vida divina.
Pág. 395
---------------------------------------------------------------------
Lógicamente el problema reside en cambiar la orientación de la percepción, y no necesariamente el modo de vivir, o cual­quier reajuste definido en el plano físico. Durante algunos siglos la orientación jerárquica fue de una consolidación interna muy estricta, para que el aura magnética de la Jerarquía pudiera res­ponder infaliblemente a la impresión desde Shamballa, y también debía obtenerse una naturaleza tan poderosa que pudiera consti­tuir una pantalla protectora alrededor de la familia humana. Re­cuerden que los Maestros prestan un servicio protector y lo han asumido en bien del género humano, permaneciendo entre la humanidad y las emanaciones, influencias y aura magnética de la Logia Negra.
Pág. 396
-------------------------------------------------------------------------------
2. Desde la Logia Negra que es la exteriorización del cen­tro del mal cósmico en la Tierra. Así como la Logia Blanca es el representante o la analogía del centro cósmico de la Luz en Sirio (la verdadera Gran Logia Blanca), del mismo modo la Logia Negra es también el representante del antiguo mal cósmico. La Logia Negra está también mucho más avanzada en la exteriori­zación que la Logia Blanca, porque el materialismo y la materia son para ella la línea de menor resistencia. Por lo tanto, la Logia Negra está mucho más firmemente arraigada en el plano físico que la Jerarquía. Se necesita un esfuerzo mucho mayor de parte de la Logia Blanca para "revestirse de materia, trabajar y mo­verse en los niveles materiales", que para la Logia Negra. Sin embargo, debido al crecimiento espiritual de la humanidad y a la firme, aunque lenta, orientación del género humano hacia la Je­rarquía espiritual, ha llegado el momento en que la Jerarquía podrá materializarse y luchar en pie de igualdad contra el enemigo del bien. La Jerarquía no se verá ya obstaculizada cuando trabaje con la sustancia, mientras que las Fuerzas del Mal trabajan tanto con la sustancia como con la materia. Cuando la reaparición del Cristo y de la Jerarquía sea un hecho, estas Fuerzas del Mal en­frentarán una segura derrota. La razón de ello reside en que la tendencia de la vida y del pensamiento humano se dirigen firme­mente hacia los valores espirituales subjetivos, aunque esos valo­res se interpreten en la actualidad en términos de bienestar ma­terial y de mejores condiciones de vida para todos, trayendo paz y seguridad también para todos. La Logia Negra o el centro del mal planetario actúa casi enteramente en el plano astral, impresio­nado directamente y guiado en forma detallada, desde el plano astral cósmico.
3. Desde las fuerzas negativas o puramente materiales del planeta, las cuales no son ni buenas ni malas, pero fueron utili­zadas instintivamente y a menudo inconscientemente por la huma­nidad, con fines puramente materialistas, son básicamente anties­pirituales y están sujetas a la influencia del deseo humano –deseo orientado hacia el egoísmo y, por lo tanto, la separatividad. Este tipo de mal es combatido actualmente por el nuevo grupo de ser­vidores del mundo. De esta lucha ustedes ya conocen algo, porque todo hombre y mujer reflexivos están inmediatamente implicados.
He hablado del mal actual en el planeta en términos muy sim­ples, y existen fases del mismo a las cuales no me he referido; el entrelazamiento y la interpenetración de los grados del mal son mucho más numerosos e intrincados de lo que suponen.
En resumen diré que la reorientación actual de la Jerarquía, en relación con Shamballa y la humanidad, inicia el ciclo de la completa derrota del mal cósmico sobre nuestro planeta, quedando únicamente la Logia Negra aislada y debilitada para morir len­tamente, lo cual permitirá la purificación del deseo humano, a tal punto, que la "materia será redimida por la voluntad de sacrificio de Quienes conocen, por la voluntad al bien de Quienes son, y por la buena voluntad de los hijos de los hombres que dirigieron sus rostros hacia la luz y a su vez reflejan esa luz".
Pág. 399

Psicología Esotérica I


Cada uno de los grandes rayos tiene una forma particular de enseñar la verdad a la humanidad, lo cual es su contribución excepcional y el modo de desarrollar al hombre mediante un sistema o técnica, cualificado por la cualidad del rayo que es por lo tanto específico y excepcional. Permítanme proporcionar los métodos para esta enseñanza grupal:
1er. Rayo Expresión superior: La ciencia de los estadistas y de los gobiernos.

Expresión inferior: La Política y la diplomacia moderna.


2do. Rayo Expresión superior: El proceso de la iniciación, tal como lo enseña la jerarquía de adeptos.

Expresión inferior: Religión.


3er. Rayo Expresión superior: Medios de comunicación o interacción. Radio, teléfono, telégrafo y transporte.

Expresión inferior: El empleo y la distribución del dinero y del oro,


4to. Rayo Expresión superior: El trabajo masónico basado en la formación de la jerarquía y relacionado con el segundo rayo.

Expresión inferior: Construcción arquitectónica. Planeamiento moderno de las ciudades.


5to. Rayo Expresión superior: La ciencia del alma. La sicología esotérica.

Expresión inferior: Sistemas educativos modernos y ciencia mental.


6to. Rayo Expresión superior: Cristianismo y religiones diversas. (Obsérvese aquí la relación que tiene con el segundo Rayo.)

Expresión inferior: las iglesias y las religiones organizadas.


7mo. Rayo Expresión superior: Todo tipo de magia blanca.

Expresión inferior: Espiritismo "fenoménico".


Pág. 29
 --------------------------------------------------------------

El séptimo Rayo de Orden Ceremonial o Magia, personifica una curiosa cualidad, característica sobresaliente de la Vida especial que anima este rayo. La cualidad o principio, constituye el factor coordinador que unifica la cualidad interna con la forma, o la apariencia tangible externa. Este trabajo se desarrolla principalmente en los niveles etéricos e incluye energía física. Tal el verdadero trabajo mágico. Quisiera indicar que cuando el cuarto y el séptimo rayos vengan juntos a la encarnación, tendremos un período muy peculiar de revelación y portador de luz. Se ha dicho que en ese período "el Templo del Señor adquirirá más gloria y los Constructores se regocijarán". Espiritualmente comprendido, éste será el momento culminante del trabajo masónico. La Palabra Perdida será recuperada y expresada para que todos la escuchen, y el Maestro se levantará y caminará entre sus constructores en la plena luz de la gloria que brilla desde Oriente.


La espiritualización de las formas puede considerarse como el trabajo principal del séptimo rayo, y este principio de fusión, coordinación y unión, está activo en los niveles etéricos cada vez que un alma encarna y nace un niño en la Tierra.
Pág. 31

-----------------------------------------------------------

Debido a la ampliación de la visión que obtendrá la humanidad, el éter parecerá ser más sustancial de lo que es ahora, y a medida que se desarrolle la vista etérica se reconocerá que los éteres son estrictamente materia del plano físico. Por lo tanto, cuando un hombre enfermo llame a un deva, y éste destruya el tejido enfermo, emitiendo una nota que produzca la eliminación del tejido infectado, y cuando por medio de una presencia producida por la vibración construya visiblemente el nuevo -tejido, entonces la presencia de estos devas será generalmente reconocida y se utilizará su poder.
¿Por qué medios conoceremos su presencia y utilizaremos sus poderes?
Ante todo, por el desarrollo especifico del ojo humano que verá lo que ahora es invisible. Habrá un cambio dentro del ojo, que no será del tipo de la clarividencia.
Después, por la constante experimentación de las invocaciones y su empleo, se descubrirá el método de llamar a los devas. Este desarrollo debe efectuarse con precaución, porque puede ser desastroso para quienes no están protegidos. Por eso es necesario insistir en que se debe llevar una vida pura, aprender invocaciones y fórmulas protectoras y conocer el poder de protección que tiene la iglesia y la masonería. No olviden que las entidades maléficas que pueden responder a vibraciones análogas existen también en otros planos además del físico, y que las invocaciones para llamar a un deva, si no son emitidas correctamente, pueden llamar a un ser que provoque estragos. La protección reside en el ritual. De allí el énfasis puesto en las fórmulas de la iglesia y en los rituales masónicos, el cual se acrecentará y no disminuirá en el transcurso de los años. Posteriormente se conocerá la fuerza de las invocaciones.
Pág. 72
------------------------------------------------------------------------- 

DIEZ PROPOSICIONES FUNDAMENTALES


AL COMENZAR la primera parte de éste tratado, y antes de iniciar el verdadero estudio de los rayos, trataré de formular las diez proposiciones fundamentales sobre las cuales se basa toda la enseñanza. Constituyen para mí, humilde trabajador de la Jerarquía, y para la Gran Logia Blanca, la afirmación de la realidad y de la verdad. Los estudiantes y los investigadores deben aceptarlas como hipótesis:
Uno Existe una Vida que se expresa a Sí Misma, primero, mediante siete cualidades o aspectos básicos y, segundo, por medio de una infinita diversidad de formas.
Dos Estas siete cualidades radiantes son los siete Rayos, las siete Vidas, que dan Su vida a las formas, y al mundo de las formas le dan su significado, sus leyes y su anhelo de evolucionar.
Tres Vida, cualidad y apariencia, o espíritu, alma y cuerpo, constituyen todo lo que existe. Son la existencia misma, con su capacidad de crecer, actuar y manifestar la belleza y estar en completo acuerdo con el Plan, el cual está arraigado en la conciencia de las siete Vidas de rayo.
Cuatro Estas siete Vidas, cuya naturaleza es conciencia y cuya expresión es sensibilidad y cualidad específica, producen cíclicamente el mundo manifestado; trabajan juntos en la más estrecha unión y armonía; son los custodios del Plan y colaboran inteligentemente con él. Son los siete constructores, Quienes erigen el radiante Templo del Señor, guiados por la mente del Gran Arquitecto del Universo.
Cinco Cada vida de rayo se expresa predominantemente a Sí misma por medio de los siete planetas sagrados, pero la vida de los siete rayos fluye a través de cada planeta, incluso la Tierra, y cualifica todas las formas. En cada planeta existe una pequeña réplica del esquema general, y cada uno está de acuerdo con la intención y propósito del todo.
Seis La humanidad, de la cual se ocupa este tratado, es una expresión de la vida de Dios, y todo ser humano proviene de una de las siete fuerzas de rayo. La naturaleza del alma es cualificada o está determinada por la Vida de rayo que la exhaló, y la naturaleza de la forma es coloreada por la Vida de rayo que –según su apariencia cíclica, en el plano físico, en un momento determinado- establece la cualidad de la vida racial y de la forma en los reinos de la naturaleza. La naturaleza del alma o su cualidad, es la misma durante un período mundial; la naturaleza y la vida de su forma cambian de una vida a otra, según su necesidad cíclica y las condiciones grupales del medio ambiente. Esto último lo determina el rayo o rayos, que prevalecen en ese momento.
Siete La Mónada es la Vida vivida al unísono con las siete Vidas de rayo. Una Mónada, siete rayos e infinidad de formas, estructuran los mundos manifestados.
Ocho Las Leyes que rigen el surgimiento de la cualidad o el alma, por intermedio de las formas, son sencillamente el propósito mental y la orientación de vida de los Señores de rayo; Su propósito es inmutable, Su visión es perfecta y Su justicia es suprema.
Nueve El modo o método para el desarrollo de la humanidad es la propia expresión o auto comprensión. Cuando esto se logra, el yo que se expresa es el verdadero Yo o Vida de rayo, y la comprensión obtenida revela a Dios como la cualidad del mundo manifestado y la Vida que anima la apariencia y la cualidad. Las siete Vidas de rayo, o los siete tipos de almas, se observan como expresión de la Vida una, y la diversidad se pierde en la visión del Uno y en la identificación con el Uno.
Diez El método empleado para obtener esta comprensión es la experiencia, comenzando con la individualización y terminando con la iniciación, produciendo así la perfecta fusión y expresión de vida, cualidad y apariencia.
Ésta es una breve definición del Plan. La Jerarquía de Maestros y Sus siete divisiones (que equivalen a los siete rayos) son Su custodio y tienen la responsabilidad, en determinada centuria, de llevar a cabo la próxima etapa de ese Plan.
Págs.78-80

---------------------------------------------------------------------------------------

Segundo, estas energías de rayo, que actúan hoy a través del reino humano, también elevan a los reinos subhumanos de la naturaleza (después de mucho esfuerzo) hacia la vida y la comprensión consciente. Mediante estos cinco puntos de contacto espiritual en cada uno de los tres reinos, la vida es llevada a la naturaleza misma. Para esto "la entera creación ha gemido y sufrido hasta ahora". Aquí reside el secreto de la resurrección en sentida planetario -resurrección efectuada individualmente por cada hijo de Dios que alcanza la meta. Éste es el gran secreto masónico, y el misterio central del tercero o sublime grado de la Masonería. A veces se refiere ocultamente a "la relación de la muerte con las cinco energías dadoras de vida que actúan en el tercer día de la revelación", o hablando todavía en forma simbólica:

 

"En la cámara de la muerte, la azulada luz del día que alborea ilumina al grupo de trabajadores que trata de resucitar a los muertos. Sus esfuerzos son vanos hasta que no se fusionan las cinco grandes fuerzas del Señor de la Magia. Cuando trabajan como uno solo, se realiza el trabajo en total unión, fusionan la fuerza dadora de vida, resucitan a los muertos y la tarea de construcción puede continuar. El templo puede ser glorificado y la Palabra pronunciarse dentro de la cámara de fuerza dadora de vida, no de muerte. De la muerte se pasa a la vida, de la lucha en la oscuridad se pasa a construir en la luz. Tal es el Plan. Así entramos en la vida, que es una muerte; así avanzamos a través del portal cuyos dos pilares permanecen eternamente como signo de fortaleza y verdad divinas; así entramos rápidamente a la tumba y morimos, y así somos resucitados nuevamente al pronunciarse la Palabra divina, sobre un signo quíntuple y -irrumpiendo- Vivimos."

Luego, respecto a la humanidad, El Antiguo Comentario dice: 

"Los Señores del quinto gran rayo de la mente nos han señalado y nos han puesto en el camino. Los Señores del sexto gran rayo nos han obligado a sufrir por la causa y, sin embargo, a amarla y a aprender mediante nuestra profunda devoción. Los Señores del tercer gran rayo nos conducen por medio de la mente a la pira funeraria, a la etapa en que morimos, pero resucitamos nuevamente. En la tercera cámara y en el tercer día oscuro el Maestro desaparece. Muere; se pierde de vista. Pero Los cinco grandes Señores unen sus fuerzas. En sublime compañerismo trabajan para resucitar a los muertos. Sólo así puede pronunciarse esa Palabra que devuelve la vida a los muertos. Tal el trabajo que realiza el hombre para Dios, y Dios para el hombre."

Pág. 141


-----------------------------------------------------------------------------------------

La profecía es siempre peligrosa, pero a veces se puede hacer un pronóstico o una predicción basada en las actuales tendencias generales.


Durante los próximos doscientos años desaparecerán gradualmente las antiguas influencias bajo las cuales hemos vivido, y se harán sentir las nuevas potencias. Se dice que tres cosas caracterizarán la era acuariana venidera y llegarán a ser posibles por la influencia que ejercerán los tres planetas que rigen los tres decanatos de este signo. Primero, tendremos la actividad de Saturno, que producirá la bifurcación de los caminos y proporcionará la oportunidad a quienes puedan aprovecharla. También habrá un período de disciplina y un ciclo en que se harán decisiones; mediante estas decisiones discriminadoras la humanidad recibirá su derecho de progenitura. Hoy esta influencia ya se hace sentir en forma poderosa.
Posteriormente, por la influencia que ejerce Mercurio en el segundo decanato, tendremos la afluencia de la luz y la iluminación mental y espiritual, y una interpretación más veraz de la enseñanza de la Logia de Mensajeros. El trabajo realizado en el primer decanato permitirá a muchos decidir y realizar el esfuerzo que los llevará a elevar las energías inferiores a los centros superiores y transferir el enfoque de su atención de abajo arriba del diafragma. El trabajo efectuado en el segundo decanato permitirá, a quienes están preparados, fusionar la personalidad con el alma y, como ya indiqué, la luz brillará y el Cristo nacerá en ellos. En el tercer decanato se inaugurará el reino de la hermandad, y Venus regirá mediante el amor inteligente; lo importante es el grupo, no el individuo; el altruismo y la colaboración reemplazarán constantemente a la separatividad y a la rivalidad.

Pág. 155
----------------------------------------------------------------------------------------------

La humanidad es el custodio del misterio oculto, y la dificultad consiste en que lo que el hombre oculta al mundo también se le oculta a él. Por eso ignora la maravilla de eso que contiene y nutre. La humanidad es la caja del tesoro de Dios (el gran secreto masónico), porque sólo en el reino humano, como señalaron hace tiempo los esotéricos, se encuentran juntas y en pleno florecimiento las tres cualidades divinas. En el hombre, Dios el Padre ha ocultado el secreto de la vida; en el hombre, Dios el Hijo ha ocultado los tesoros de la sabiduría y el amor; en el hombre, Dios el Espíritu Santo ha implantado el misterio de la manifestación. Únicamente la humanidad puede revelar la naturaleza de la Deidad y de la vida eterna. Al hombre se le ha otorgado el privilegio de revelar la naturaleza de la conciencia divina, y poner ante los ojos de los hijos de Dios (reunidos en cónclave antes de la disolución) lo que permanece oculto en la Mente de Dios. De allí el mandato (observado en las palabras del gran Instructor cristiano) de que debemos poseer "la mente de Cristo", mente que debe morar en nosotros y revelarse en la raza humana cada vez con mayor plenitud. Al hombre se le ha confiado la tarea de elevar la materia al cielo y de glorificar correctamente la vida de la forma mediante la manifestación consciente de los poderes divinos.
Pág. 163

------------------------------------------------------------------------------



La nueva sicología esotérica se desarrollará incesantemente. Por lo tanto, es evidente que el Tratado sobre Magia Blanca tiene definidamente una importancia de séptimo rayo, y este Tratado sobre los Siete Rayos se da a conocer como un esfuerzo para esclarecer el significado de las entrantes influencias espirituales. Una de las primeras lecciones que aprenderá la humanidad bajo la potente influencia del séptimo rayo es que el alma controla su instrumento, la personalidad, mediante el ritual o por la imposición de un ritmo regular, porque el ritmo define realmente al ritual. Cuando los aspirantes al discipulado imponen un ritmo en sus vidas lo denominan disciplina y se sienten muy felices por ello. Los grupos que se reúnen para efectuar cualquier ritual o ceremonial (ritual de la iglesia, del trabajo masónico, entrenamiento en el ejército o la marina, organizaciones comerciales, la correcta dirección de un hogar, un hospital, un espectáculo, etc.) son de naturaleza análoga, porque obliga a los participantes a una actividad simultánea y a una empresa o ritual idénticos. Nadie, en esta tierra, puede evadir el ritual o ceremonial, porque también la salida y la puesta del sol, imponen s ritual, así como el transcurso cíclico de los años los poderosos movimientos de los grandes centros poblados, la ida y venida de los trenes, los transatlánticos y el correo y las continuas transmisiones de radio -todo esto impone un ritmo a la humanidad, lo reconozca o no. Los actuales grandes experimentados de la estandarización y la regimentación son también una expresión de esos ritmos, pues se manifiestan a través de las masas de cualquier nación.
Resulta imposible eludir el proceso del ceremonial en el vivir. Es reconocido inconscientemente, seguido ciegamente, constituyendo la gran disciplina de la respiración rítmica de la vida misma. La Deidad trabaja con el ritual y está sometida al ceremonial del universo. Los siete rayos entran en actividad y salen nuevamente bajo el impulso rítmico y ritualista de la Vida divina. Así también se construye el templo del Señor por el ceremonial de los constructores. Todos los reinos de la naturaleza están sujetos a la experiencia ritualista y a los ceremoniales de expresión cíclica. Eso sólo puede comprenderlo el iniciado; cada hormiguero y cada colmena están análogamente impelidos por los rituales instintivos y los impulsos rítmicos. La nueva ciencia de la sicología podría muy bien ser descrita como la ciencia de los rituales y los ritmos del cuerpo, de la naturaleza emocional y de los procesos mentales, o por esos ceremoniales (inherentes, innatos o impuestos por el Yo, las circunstancias y el medio ambiente) que afectan el mecanismo a través del cual actúa el alma.
Es interesante observar cómo el sexto rayo, que produjo en los seres humanos el sentido de separatividad y el pronunciado individualismo, ha preparado el camino para el poder organizador del séptimo rayo. Hablando simbólicamente, es como si los ejecutivos, que debían hacerse cargo de la reorganización del mundo, preparándolo para la Nueva Era, hubieran sido entrenados y preparados por la influencia saliente para desempeñar su tarea. En todas las grandes naciones se efectúa hoy, prácticamente, un previo proceso de limpieza para la venidera revelación, y los ejecutivos y dictadores que fomentan este realineamiento y reajuste, son los expertos que los genios de cada nación han presentado para resolver los peculiares problemas que las afectan. Éstos son predominantemente ejecutivos de séptimo rayo, cuya tarea es reorganizar el mundo sobre nuevas modalidades; son técnicos en eficiencia material, enviados para ocuparse de los asuntos internos e iniciar esa actividad que eliminará los factores que impiden a la nación implicada actuar como una totalidad, o unidad integrada y coherente. Esas dificultades y desórdenes internos se deben a la falta de síntesis y armonía internas que (si se prolongan) impiden a una nación contribuir con algo al mundo de naciones y las conduce a un desorden tan intenso que sólo suben al poder personajes impropios y se hacen resaltar los aspectos erróneos de la verdad. Un ente nacional inarmónico y desordenado es una amenaza para la comunidad de naciones, de allí que se debe eliminar la separatividad y efectuar los reajustes necesarios para que llegue a ser una realidad la Federación de Naciones.
Sin embargo, la nueva era está en camino y nada podrá impedir el designio de las estrellas y lo que prevé la Jerarquía de Mentes guiadoras. Los nuevos ejecutivos que sucederán a los actuales dictadores y potencias se harán cargo del control en 1955, y serán en su mayoría aspirantes y discípulos de séptimo rayo, y su capacidad para lograr la interacción y la fusión en líneas correctas producirá rápidamente la necesaria comprensión internacional.
Quizás se preguntarán si se cumplirá esta profecía, y si no se cumpliera ¿no iría en detrimento de lo que he expuesto y se me consideraría indigno de confianza? Permítanme responder a esta pregunta diciendo que los que pronosticamos lo que puede y debe suceder, sabemos que el cumplimiento de la profecía es inevitable, sin embargo, el factor tiempo quizás no sea el estipulado, y esto será así porque el angustiado mecanismo humano de aquellos a quienes se les ha confiado el trabajo, no reaccionará correctamente o a su debido tiempo. Estos aspirantes y discípulos de séptimo rayo podrán cometer errores y desempeñar su trabajo de tal manera que se retrasen los acontecimientos, pero se les ha dado un delineamiento general de la tarea impartida por sus propias almas y trabajan inspirados por esas grandes y liberadas almas que llamamos Maestros de Sabiduría, pero de acuerdo al Plan no ejercen coerción ni obligan u ordenan el servicio a prestar. Gran parte del éxito en los próximos importantes años depende del trabajo realizado por quienes están afiliados (aunque sea superficialmente) al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Si se educa al público sobre los nuevos ideales, el impulso de esa creciente marejada facilitará grandemente el trabajo de estos ejecutivos de séptimo rayo y en algunos casos constituirá la línea de menor resistencia. Por lo tanto, el fracaso se deberá a los aspirantes y discípulos mundiales y no a la inexactitud de la profecía ni a las condiciones astrológicas mal interpretadas. En cualquier caso el fin profetizado es inevitable, pero cuando se cumplirá, queda en manos de la humanidad que ha despertado; la diferencia de tiempo será entre cien y trescientos años. El impulso que conduce a la síntesis es ahora demasiado fuerte para que sea demorado.
La Fraternidad Masónica entrará, bajo la influencia del séptimo rayo, a una nueva y pronunciada actividad espiritual, se aproximará a su verdadera función y cumplirá su destino previsto hace largo tiempo. Aquí puede observarse algo interesante. Durante el período de actividad del sexto rayo la Fraternidad y muchos círculos agrupados adoptaron una actitud sectaria y cristalizada. Y también cayó en la trampa del materialismo, y la forma externa, durante siglos, ha tenido más importancia para los masones que el significado espiritual interno. Se ha hecho hincapié sobre los símbolos y las alegorías, y se ha olvidado lo que estaba destinada a impartir y revelar a los iniciados. Además la Logia Masónica tuvo, y ha puesto gran atención y especial énfasis sobre la función y el lugar que le corresponde al V.M. y no sobre el significado interno del trabajo que se lleva a cabo en el piso del Templo. La logia no ha sido considerada como un ente activo e integrado. Esto debe cambiar y cambiará, y se expresarán el poder y la eficiencia del ceremonial y del trabajo de la logia. Se verá que en la regularidad de los rituales y en la solemnidad santificada del ceremonial ordenado, reside el verdadero significado del trabajo y el empleo del Verbo. La futura era del poder y trabajo grupales y de la actividad sintética ritualista y organizada, afectarán profundamente a la Masonería a medida que se desvanezca la importancia de una figura central dominante, conjuntamente con la influencia del sexto rayo, y se comprenda el verdadero trabajo espiritual y la función de la logia.
La principal función cósmica del séptimo rayo es efectuar el trabajo mágico de fusionar espíritu y materia, a fin de producir la forma manifestada a través de la cual la vida revelará la gloria de Dios. Se sugiere a los estudiantes hacer una pausa y releer1 la parte de este tratado, donde me ocupé del Señor del séptimo Rayo, de sus nombres y de Su propósito; una vez que lo hayan hecho será evidente que uno de los resultados de la nueva e intensificada influencia será el reconocimiento, por parte de la ciencia, de que se están logrando ciertos efectos y características del trabajo. Esto ya se puede comprobar en lo que han realizado los científicos en conexión con el mundo mineral. Como se ha visto en la primera parte de este libro, el reino mineral está regido por el séptimo rayo, y a la potencia de este rayo entrante se le puede atribuir el descubrimiento de la radiactividad de la materia. El séptimo rayo se expresa en el reino mineral por la producción de la radiación, y hallaremos que estas radiaciones (muchas de las cuales aún no han sido descubiertas) serán percibidas cada vez más, comprendido sus efectos y captada su potencia. Lo que no ha sido aún comprendido por la ciencia es que estas radiaciones aparecen cíclicamente, y que bajo la influencia del séptimo rayo le fue posible al hombre descubrir y trabajar con radio. El radio ha existido siempre, pero no ha estado activo en forma que pudiera ser detectado. Por la influencia del entrante séptimo rayo ha sido posible su aparición, y mediante esta misma influencia se descubrirán nuevos rayos cósmicos. Éstos también han existido siempre en nuestro universo, pero utilizan la sustancia de la energía del rayo entrante como sendero para llegar a nuestro planeta y así revelarse. Han pasado muchos miles de años desde que lo que ahora se estudia como Rayos Cósmicos (descubiertos por Millikan) hicieron impacto definidamente sobre nuestro planeta, y en esa época el quinto rayo no estaba activo como hoy, por eso fue imposible tener un conocimiento científico de su actividad.
(1 Ver apéndice)
Otros rayos cósmicos harán impacto sobre nuestra tierra a medida que el séptimo rayo incremente su actividad; el resultado de su influencia facilitará la aparición de los nuevos tipos raciales y sobre todo rasgará el velo o trama, que separa el mundo visible y tangible del mundo invisible e intangible, el astral. Así como hay un velo llamado "trama etérica" que separa los distintos centros de fuerza del cuerpo humano y protege los centros de la cabeza de la actuación del mundo astral, de la misma manera hay una trama que separa el mundo de la vida física del mundo astral. Ésta será destruida segura y lentamente por la acción de los rayos cósmicos sobre nuestro planeta. La trama etérica que se encuentra entre los centros de la columna vertebral y en la cima de la cabeza (protegiendo al centro coronario) es destruida en el mecanismo del hombre por la actividad de ciertas fuerzas que existen en ese misterioso fuego que denominamos kundalini. Los rayos cósmicos que el científico moderno conoce, constituyen aspectos del kundalini planetario, y su efecto será el mismo en el cuerpo del Logos planetario, la Tierra, así como sucede en el cuerpo humano; la trama etérica entre los planos físico y astral está en proceso de destruirse y este acontecimiento lo profetizan como inminente los sensitivos y los espiritistas del mundo.
Grandes e importantes cosas están en camino como resultado de esta actividad del séptimo rayo. Pero aunque el reino animal reacciona poco a este tipo de influencia, sin embargo, se producirán resultados muy definidos en el alma de la forma animal. La puerta de la individualización o entrada en el reino humano ha estado cerrada desde la época atlante, pero será abierta parcialmente por la nueva influencia; se dejará abierta de par en par a fin de que algunos animales respondan al estímulo del alma y descubran que el lugar que les corresponde es el del lado humano de la puerta divisora. Parte de la reorganización que será efectuada como resultado de la actividad del séptimo rayo concernirá a la relación que existe entre la humanidad y el reino animal, y al establecimiento de mejores y más estrechas relaciones. Esto conducirá a los hombres a aprovechar otro efecto del séptimo rayo, el poder de refinar la materia con la cual están construidas las formas. El cuerpo animal del hombre ha recibido gran atención científica durante los últimos cien años, y la medicina y la cirugía han alcanzado un alto nivel de realización. La estructura del hombre, su cuerpo y sus sistemas internos, con sus diversos rituales, son comprendidos ahora como nunca; este resultado se debe a la fuerza del rayo entrante con su poder de aplicar el conocimiento al trabajo mágico. Cuando este conocimiento se aplique en forma intensa al mundo animal se descubrirán nuevos e interesantes datos; cuando las diferencias que existen entre el cuerpo físico de los animales y el de los humanos hayan sido investigadas más detenidamente, aparecerá un nuevo y muy fructífero campo de estudio. Estas diferencias pertenecen en gran parte al sistema nervioso; por ejemplo, no se ha puesto suficiente atención al hecho de que el cerebro del animal está realmente en la región del plexo solar, mientras que el cerebro humano, el agente controlador, se halla en la cabeza, y actúa por intermedio de la columna vertebral. Cuando los científicos sepan exactamente por qué el animal no utiliza el cerebro de la cabeza como lo hace el hombre, obtendrán un conocimiento más pleno de la ley que rige los ciclos.
Podría decirse mucho sobre esto, pero muy poco sería aún comprendido. Hasta que la fuerza del rayo entrante y todo lo que implica su entrada haya producido los cambios adecuados en el sistema nervioso, resultará imposible hacer mayores aclaraciones. Las células cerebrales, hasta ahora inactivas aún en los pensadores más avanzados, deben ser puestas en actividad; cuando esto se logre, recién será posible dar más enseñanza y dilucidaciones -pero no hasta entonces. No obstante, debe transcurrir algún tiempo antes de que el actual mecanismo humano se adapte para registrar lo nuevo y lo hasta ahora desconocido.
Quisiera considerar ahora los tres puntos finales. Habrán observado que en algunas clasificaciones anteriores existe una definida relación entre el primer reino de la naturaleza o mineral, y el último reino, el reino solar, el séptimo y último que se manifestará en nuestro planeta. Existe una misteriosa unidad de respuesta entre el reino inferior en la escala de la naturaleza y el superior, entre lo que expresa la mis densa manifestación de la vida divina y lo que personifica su gloriosa culminación final. Esta respuesta fomentada por la actividad del séptimo rayo produce esas reacciones iniciales hacia los movimientos y rituales organizados que al fin de nuestro gran período mundial demostrará la respuesta de nuestro entero sistema solar a las mismas influencias fundamentales del séptimo rayo. Lo que ahora puede verse en la organización de un cristal, una joya o un diamante, con su belleza de forma, línea y color, su radiación y perfección geométrica, aparecerá igualmente por intermedio de todo el universo. El gran Geómetra del Universo actúa a través del séptimo rayo y pone Su sello sobre todas las formas de vida, especialmente en el mundo mineral. La Fraternidad Masónica siempre lo ha sabido y ha perpetuado simbólicamente dicho concepto en las grandes catedrales del mundo que personifican la gloria del mundo mineral y son el signo del trabajo del Maestro Constructor del universo.
Cuando se haya consumado el gran trabajo veremos el Templo de Dios, el sistema solar, organizado objetiva y subjetivamente; sus atrios y lugares sagrados serán entonces accesibles a los hijos de los hombres, los cuales trabajarán sin limitaciones y tendrán libre acceso a todos los lugares del edificio. Mediante la magia del Verbo, que entonces se habrá recobrado, se abrirán de par en par las puertas, y la conciencia del hombre responderá a toda manifestación divina. Más que esto no puedo decir, pero el trabajo que realizan los Artesanos simboliza la organización ritualista del universo. El reino mineral (con el cual se realiza el trabajo y se expresa el plan geométrico) es al mismo tiempo el símbolo y la empresa, el principio y la expresión concreta del propósito divino.
Anteriormente me referí al trabajo del séptimo rayo en conexión con los fenómenos de la electricidad mediante los cuales se coordina y vitaliza el sistema solar. Existe un aspecto del fenómeno eléctrico que produce cohesión, así como existe un aspecto que produce luz. Esto aún no ha sido reconocido. En La Doctrina Secreta de H.P.B. y en el Tratado sobre Fuego Cósmico se dice que la electricidad del sistema solar es triple: el fuego por fricción, el fuego solar y el fuego eléctrico -el fuego del cuerpo, el del alma y el del espíritu. Los hombres de ciencia comienzan a comprender algo del fuego por fricción y aplicamos a nuestras necesidades el fuego que da calor y luz y produce movimiento. Tal es el sentido físico de las palabras. Uno de los inminentes y próximos descubrimientos será el poder integrador de la electricidad al producir cohesión en todas las formas y sustentar todas las formas de vida durante el ciclo en que se manifiesta la existencia. También produce la unión de los átomos y de los organismos dentro de las formas, construyendo así lo necesario para expresar el principio vida. Los hombres investigan hoy temas como la electroterapia y estudian la teoría de la naturaleza eléctrica del ser humano. Se están acercando rápidamente a este futuro descubrimiento, y mucho se revelará en esta dirección dentro de los próximos cincuenta años. El principio coordinador del cual hablan los hombres, se refiere, en último análisis, a este concepto, y la base científica de todo trabajo de meditación reside realmente en esta verdad fundamental. Introducir fuerza y ofrecer un canal son modos místicos de expresar un fenómeno natural, aún poco comprendido, pero oportunamente dará la clave del segundo aspecto de la electricidad. Ésta será liberada en mayor medida en la Era de Acuario por la intervención del séptimo rayo. Uno de los primeros efectos será el acrecentamiento, la comprensión de la hermandad y su verdadera base científica.

Pág. 192-196

------------------------------------------------------

    EL PROBLEMA JUDÍO

 En relación con las naciones y los rayos quisiera ahora exponer ciertas condiciones fundamentales que en forma parcial explican el así denominado problema judío -problema que ha existido durante siglos y que actualmente preocupa profundamente a infinidad de personas, incluyendo a los miembros de la Jerarquía planetaria. Si este problema puede ser resuelto, constituirá uno de los factores más poderosos para restablecer la comprensión y la armonía mundiales, pero no puede resolverse sin la colaboración de las personas de buena voluntad de todo el mundo. Muy poco puedo decir referente a esta cuestión, pasible de ser controlada y probada, porque la clave del problema reside en la misma noche de los tiempos, es decir, cuando el sol pertenecía a la constelación de Géminis. En esta época se erigieron dos pilares que, como todos los masones saben, son los dos grandes jalones de la masonería. A esto se debe el matiz  judío de todo trabajo masónico, aunque no es judío en el sentido que imparte hoy dicha palabra. Por lo tanto, si los hechos son tan antiguos, ¿quién puede creer que lo que digo es exacto o que mis conclusiones son correctas o erróneas? Sólo presento los hechos tales como los conozco, porque tengo acceso a los archivos más antiguos que conoce el hombre.

Pág. 206-207

----------------------------------------------

En esta milenaria escritura, la más antigua del mundo, reside el secreto de la historia masónica y la muerte del Maestro por los tres que estaban más íntimamente asociados a Él en su muerte y sepultura. Los masones reconocerán a los tres a que me refiero aquí, porque fueron los fundadores de la moderna raza judía, tres discípulos avanzados que les indignaba la orden de entrar libres y sin trabas en el lugar donde se halla la luz. Trataban de retener lo que habían reunido y ponerlo al servicio de Dios. Ellos no podían reconocer que su móvil era el amor a las riquezas y el deseo de retener lo que habían ganado. La antigua tradición, como lo enseñaron los instructores del pasado, dice que...


"Volvieron sus rostros hacia los portales de la tierra. Sus amigos siguieron adelante... Ellos quedaron atrás... Los Maestros se reunieron en cónclave y decidieron cual sería el destino de quienes, habiendo llegado hasta los Portales de la Luz, amaban más las posesiones del mundo que servir a la luz. Nuevamente se pronunció la Palabra dirigida a los tres rebeldes, que esperaban fuera de los portales:

"Retengan lo que poseen y reúnan más, pero no conocerán la paz. Cosechen los frutos de la mente, busquen el poder en las grandes posesiones, pero no tendrán un lugar seguro donde habitar. Aunque son discípulos del Señor, no participarán internamente de la paz, no tendrán seguridad ni conocerán el éxito ni tendrán el poder de retener las ganancias.

"Tendrán siempre un conocimiento superficial de Aquel que vigila a todos. Tendrán siempre el impulso de reunir y amasar riquezas. Nunca tendrán tiempo para retenerla y gozarla.

"Continúen hasta que llegue el momento de permanecer nuevamente ante los Portales de la Luz, pero entonces con las manos vacías. Entren libres, aceptados por los Servidores del Señor y conocerán eternamente la paz.'"


La antigua leyenda dice que los tres partieron con pena y rebeldía, cargados con sus tesoros; así comenzó la historia del judío errante. Es significativo recordar que uno de los más grandes Hijos de Dios que ha trabajado en la tierra y ha compendiado en Sí Mismo el camino de la realización, Jesús de Nazaret, era judío. Invirtió las primitivas condiciones; absolutamente nada poseía. Fue el primero de nuestra humanidad que logró la meta; descendía directamente del mayor de los tres discípulos originales que se revelaron contra el drama del desapego. El judío personifica en sí mismo al hijo pródigo mundial. Es el símbolo del discípulo que todavía no ha aprendido la lección del justo sentido de los valores. Ha sido la víctima de la Ley de la Luz y es incapaz de acatar esa ley. Pecó voluntariamente sabiendo cuáles serían los resultados. De allí que conoce la ley como ninguna otra raza, porque es eternamente su víctima. Ha proclamado la ley desde su ángulo negativo; la Ley de Moisés rige hoy en gran parte del mundo y, sin embargo, no logra traer a la vida la justicia y la verdadera legalidad.
Los discípulos del otro grupo que en su día y época representaron a la raza, pasaron a través de los antiguos portales de la iniciación y dieron el primer gran paso. Volvieron con un vago y latente recuerdo del episodio que los separó de sus tres condiscípulos. Al retornar a la vida terrenal hablaron de este acontecimiento. Ése fue su error, y comenzó el largo antagonismo que aún continúa. Estos discípulos hicieron un largo peregrinaje y entraron en la paz eterna, pero persisten todavía los resultados de su primitiva deslealtad, la de revelar los acontecimientos ocultos de la iniciación.
En forma curiosa esta antigua raza, fundada por los tres que amaban más lo que tenían para ofrecer, que lo que ansiaban obtener, fueron los originadores de la tradición masónica. Su historia (e incidentalmente la historia de la humanidad) está personificada en ese dramático ritual. En recompensa a su sinceridad -porque se sublevaron sinceramente, creyendo que estaban en lo correcto- se les concedió el permiso de representar cada año, en el día correspondiente al que podían haber entrado en la luz, la historia de la búsqueda de la luz. Debido a que habían estado al borde de resucitar de la muerte terrenal a la vida de la luz, ellos iniciaron la gran tradición de los misterios. Eligieron la muerte y mataron lo que "había vivido y podía reclamar la recompensa" y lo que debería haber pronunciado la palabra de poder que abriría de par en par las puertas de la resurrección.
Pág. 208-209

----------------------------


Cuando la humanidad despierte al hecho de su origen común y se reconozcan las tres principales estirpes en nuestra civilización moderna, entonces desaparecerá el antiguo odio hacia el judío, quien se fusionará y mezclará con el resto del género humano. Hasta las razas orientales, que son remanentes de la gran civilización atlante, tienen vestigios de uniones entre ascendientes de judíos modernos y otros tipos raciales, pero no se han mezclado bien, por eso han logrado mantener mejor sus características que los grupos occidentales.
Si se reflexiona sobre esto y se estudia detenidamente la tradición masónica, muchas cosas se aclararán en la mente. Los etnólogos podrán disentir, pero no podrán probar lo contrario de lo que he dicho, porque los orígenes de la actual situación racial mundial se remontan tan lejanamente en la historia de la humanidad que ni siquiera pueden probar sus propias convicciones. Sólo pueden basarse en la historia de los últimos cien mil años, trabajar con los efectos de ese pasado y no con las causas originantes.
Pág. 210

Psicología Esotérica II
Séptimo Rayo:

"El Ángel de la Presencia levanta una mano hacia el azul del cielo. Sumerge profundamente la otra en el mar de las formas. Así conecta el mundo de la forma con la vida sin forma. Lleva el cielo a la tierra y la tierra al cielo. Esto lo sabe el hombre que está ante el Ángel.

Capta el significado del signo coloreado que el Ángel mantiene en alto. (A esto le sigue una frase imposible de traducir en lenguaje moderno. Significa esa total fusión que el místico trata de expresar con los términos ‘matrimonio en los cielos', tergiversada por la falsa enseñanza sobre la magia sexual. La frase expresada por un símbolo coloreado, simboliza la unión completa entre lo externo y lo interno, lo objetivo y lo subjetivo, el espíritu y la materia, lo físico y lo esencial.)

Los dos son uno. Nada más puede ser captado. El Verbo se ha manifestado. El trabajo ha sido terminado. Se logra la visión del Todo. El trabajo mágico se realiza. Nuevamente los dos son uno. El Plan está servido. Es innecesario decir nada más."


Estas frases intentan dar una idea de lo que puede llegar a comprender el verdadero iniciado cuando permanece, en la tercera iniciación, ante el Ángel, y ve que éste también desaparece, de modo que sólo queda el conocimiento y la comprensión consciente. Aunque esto actualmente signifique poco para nosotros, servirá, no obstante, para demostrar la futilidad de describir, por medio de palabras, los secretos de los misterios y de la iniciación. Cuando esto sea mejor comprendido, el verdadero trabajo que se efectúa en las ceremonias masónicas estará a la altura de la necesidad.
Aquí se exponen algunas de las emergentes verdades fundamentales que tendrán significado para los discípulos avanzados y los iniciados que están en el mundo y luchan actualmente sirviendo al Plan. Su trabajo está fructificando, pero a veces necesitan del incentivo de la promesa de una futura y alcanzable gloria para ayudarlos a seguir adelante.
Por lo tanto, este tratado es algo abstruso y totalmente simbólico; quizás a algunos les parezca difícil llegar a comprenderlo, para otros tenga poco significado, y ninguno para otros. Si los discípulos del mundo verdaderamente luchan y aplican en lo posible y en forma práctica la enseñanza dada, a medida que pasa el tiempo y se despierta su razón e intuición, hallarán que dichos enunciados simbólicos y abstrusos se van esclareciendo cada vez más y servirán para que impartan la enseñanza designada. Cuando esto sucede, el Ángel de la Presencia va acercándose más al discípulo e ilumina su camino. El sentido de separatividad va disminuyendo, hasta que finalmente la luz compenetra la oscuridad y el Ángel rige la vida.
LOS DOS CICLOS DE APROPIACIÓN DEL EGO
Entraremos ahora a hacer una consideración de cierto carácter técnico sobre la relación del Ego y su rayo, con las envolturas o vehículos y su rayo, por cuyo intermedio debe expresarse y entrar en contacto con ciertas fases de la experiencia divina. El fundamento de lo que aquí se expone, en relación con los ciclos de apropiación, está explicado brevemente en el Tratado sobre Fuego Cósmico y las afirmaciones extraídas de la página 629, serán dilucidadas a continuación:


  1. Cuando el ego o alma, se apropia de una envoltura a fin de expresarse y obtener experiencia, se producirán inevitablemente períodos de crisis:




  1. Un período consiste en pasar a un plano particular a fin de poder encarnar. Esto significa descender a un plano inferior, o bien pasar de uno inferior a otro superior. Indicios de la importancia y naturaleza crucial de esta transición pueden observarse en ciertas fórmulas aplicadas en la masonería cuando se pasa de un grado a otro, por ejemplo, cuando se da mayor jerarquía a una Logia, ascendiéndola de un grado inferior a otro superior.




  1. Otro periodo de crisis ocurre cuando el cuerpo mental es impulsado a la actividad y el cuerpo etérico es vitalizado en forma similar.




  1. La relación entre el ego o alma, y el cuerpo físico denso, se establece cuando:




  1. La materia de los tres subplanos inferiores del plano físico se introduce en el cuerpo etérico antes de encarnar físicamente y de establecer los canales potenciales de comunicación y salida, canales principales o líneas de comunicación, que se hallan en el centro que está en la base de la columna vertebral y el centro en la cabeza, por intermedio del bazo.




  1. La actividad análoga que tiene lugar en el proceso de liberación en el Sendero de Retorno, donde se construye el puente (o antakarana) entre el cuerpo mental inferior, el cuerpo causal y los mundos mentales superiores.

Pág. 25-26


---------------------------------------------------------------
La suma total de nervios, con los millones de nadis o la "contraparte de los hilos" que hay en el cuerpo etérico, forman una unidad, y esta unidad, de acuerdo a las enseñanzas de la Sabiduría Eterna, contiene puntos de enfoque para los distintos tipos de energía, denominados "centros de fuerza", de los cuales depende la experiencia de la vida del alma y su expresión, no la del cuerpo. Estos factores condicionan el sistema glandular del cuerpo.
Este sistema subjetivo y objetivo rige la manifestación del alma sobre el plano físico. Indica, a quienes verdaderamente pueden ver, el dominio o aferramiento que el alma tiene sobre su instrumento y puede observarse también si ese dominio es ocasional o parcial, total o pleno. Esto está maravillosamente expresado en el apretón de manos de los masones, que expresa una parte culminante de la experiencia pasada por el candidato a los misterios.
Pág. 33-34
-----------------------------------------------------
El sumergimiento en la oscuridad, resultado del deseo. Se eligió la oscuridad de la ignorancia, y el hombre empezó, por el deseo, a abrirse camino de la oscuridad a la luz, de la ignorancia al conocimiento, de la irreal a lo Real. Éste es el gran trabajo simbólico de la Masonería. Constituye la definición del Camino del Desprendimiento.
Pág. 40-41
-----------------------------------------------------------------
Es conveniente recordar que en el plano de la existencia del alma no hay separación ni existe "mi alma y tu alma". Sólo en los tres inundo de la ilusión y de maya pensamos en términos de almas y cuerpos. Ésta es una verdad oculta muy repetida y conocida, pero la repetición constante de una verdad bien conocida, sirve a veces para hacer comprender su exactitud.
La segunda ilustración que quizás aclare más el significado y el propósito de esta ley, que será de profundo interés para los esotéricos, se halla conectada al símbolo que especifica esta ley en los registros sagrados y en los archivos de la Logia. Es el símbolo del triángulo y las dos esferas de fuego. Esto no sólo tiene un significado planetario y cósmico, sino también una relación muy definida con el desarrollo individual (en el cuerpo físico) de la vida espiritual del discípulo. Permítaseme explicarlo en forma más sencilla. Los estudiantes saben que en la cabeza existen dos centros: ajna y coronario -dos esferas de fuego que simbolizan la conciencia ígnea del alma y no la conciencia animal del cuerpo.
Estos dos centros (exteriorizados por dos glándulas, la pineal y el cuerpo pituitario) vibran, se vivifican y entran en intensa actividad por medio del servicio, la meditación y la correcta aspiración. Con el tiempo se establece una línea de contacto entre ambos, que aumenta su poder. Existe también otra línea de saliente poder ígneo que se dirige hacia la parte superior de la columna vertebral. A medida que la vida del alma se fortalece, aumenta la radiación de los centros y se establece la periferia de su esfera de influencia, creando un campo magnético dual. Hablando en forma esotérica, son "impelidos magnéticamente el uno hacia el otro" y hacia la energía acumulada que se encuentra en la columna vertebral y localizada en los cinco centros a lo largo de la misma. Oportunamente la interacción es tan poderosa que un triángulo de fuerza aparece dentro del radio del campo magnético, y este triángulo de luz, de fuego viviente, une los tres "centros laya". Entonces el símbolo se completa y esto indica que el discípulo es controlado por la parte subjetiva de su naturaleza. Lo rige la Ley del Impulso Magnético (tal como lo demuestra la vinculación de los centros de la cabeza), y los dos aspectos de su naturaleza, el superior y el inferior, se unen y constituyen los dos polos que a él le conciernen. Así se produce la unión polar.
Pág. 63

--------------------------------------------------------------------------


Esta ley plasma primordialmente el propósito divino sobre la conciencia del aspirante y le dieta los impulsos superiores y deci­siones espirituales que marcan su progreso en el Sendero. Demues­tra la cualidad de primer rayo (la influencia del subrayo del segundo rayo), pues debe recordarse que rechazar una forma, una situación o una condición, puede evidenciar el amor espiritual del agente repulsor. Esto nos lo describe muy bien el antiguo símbolo del ángel con la espada flamígera, que se halla ante el portal del paraíso para alejar a quienes buscan la seguridad imaginaria de ese refugio y condición. Este ángel actúa con amor, y así lo ha hecho en el transcurso de las épocas, pues el estado de realización que llamamos paraíso es esencialmente peligroso para todos, ex­cepto para quienes han adquirido el derecho de alcanzarlo. El ángel no protege a ese estado, sino al aspirante que no está pre­parado y lo salvaguarda de los riesgos y peligros de la iniciación que debe recibir antes de poder pasar las cinco divisiones del paraíso, hasta llegar al lugar donde mora la luz y los Maestros de Sabiduría viven y trabajan. Esta idea subyace detrás del pro­cedimiento masónico donde Tyler permanece ante la puerta de la Logia con una espada desenvainada a fin de proteger los secretos de la artesanía masónica de aquellos que no están preparados,)
Pág. 80
---------------------------------------------------------
También existen siete Leyes menores que producen el desarrollo evolutivo del hombre como persona y del hombre como alma. Dichas leyes son:


  1. La Ley de Vibración, la ley atómica del sistema solar.




  1. La Ley de Cohesión, un aspecto de la Ley de Atracción.




  1. La ley de Desintegración.




  1. La Ley del Control Magnético, que rige el control de la per­sonalidad por la naturaleza espiritual a través de la natura­leza del alma.




  1. La Ley de Fijación, por la cual la mente controla y estabiliza.




  1. La Ley del Amor, por la cual se trasmuta la naturaleza infe­rior de deseos.




  1. La Ley del Sacrificio y de la Muerte. (Extraído del Tratado sobre Fuego Cósmico, págs. 466-67).

Estas siete leyes se relacionan con el aspecto forma de la vida. A las diez leyes se deben agregar las siete leyes del alma que estamos considerando, las cuales comienzan a actuar sobre el hombre y producen un desarrollo espiritual más rápido después que ha sido sometido a la disciplina del Sendero de Probación o Sendero de Purificación. Entonces está preparado para hollar las etapas finales del Sendero.


Estas siete leyes constituyen la base de la verdadera com­prensión sicológica; cuando su influencia sea mejor comprendida, el hombre llegará al verdadero conocimiento de sí mismo. Enton­ces estará preparado para la cuarta iniciación que lo liberará de la necesidad de renacer. Ésta es la verdad que subyace en la enseñanza masónica impartida en el simbolismo de los primeros dieciocho grados. Pueden ser divididos en cuatro grupos de gra­dos: Aprendiz Aceptado, Compañero o Artesano (al cual sigue el grado de la “Marca”). Maestro Mason (al cual sigue la S. A. R. o H. R. A.) y los grados agrupados del cuatro al diecisiete en el Rito Escocés. Estos diecisiete grados preparan al hombre para el cuarto grado o fundamental, aprobado por el Maestro Masón. Puede recibirse, únicamente, cuando el Maestro posee la Palabra Perdida. Ha resucitado de entre los muertos; ha sido admitido, aprobado y ascendido, y ahora puede ser perfeccionado, lo cual encierra un gran misterio. Los diecisiete grados que llevan a dar el primer gran paso (que dio el Maestro resucitado) están subje­tivamente relacionados con las diecisiete leyes mencionadas. Existe un paralelismo digno de observarse entre:


  1. Las dieciocho leyes:




  1. Las tres leyes mayores del universo.




  1. Las siete leyes menores del sistema solar.




  1. Las siete leyes fundamentales del alma,

además de lo que podríamos denominar la gran ley de la Deidad Misma, la ley del propósito sintético de Dios.


  1. Los dieciocho subplanos a través de los cuales el hombre abre su camino:




  1. Los siete subplanos físicos.




  1. Los siete subplanos astrales o los del deseo emocional.




  1. Los cuatro subplanos mentales inferiores.




  1. Los dieciocho grados de la masonería, desde el de Aprendiz Aceptado hasta el de iniciado perfecto del capítulo Rosacruz.




  1. Los dieciocho centros de fuerza con los cuales tiene que tra­bajar el hombre espiritual:




  1. Los siete centros en el cuerpo etérico.




  1. Los siete centros en el cuerpo astral.




  1. Las tres hileras de pétalos del loto egoico.




  1. La “Joya en el Loto”, en el corazón de la “flor del alma”, que es el décimo octavo centro.

Comprender estas relaciones simbólicas ayudará mucho a aclarar cómo actúa el alma en un cuerpo, y constituirá la base del verda­dero estudio de la sicología esotérica.


Pág. 82-83
-----------------------------------------------------------
a. EL VÍNCULO DE LOS GRUPOS MUNDIALES

Podríamos continuar enumerando los distintos desarrollos que indican a la Jerarquía observadora cuándo un discípulo o un grupo de discípulos, está preparado para recibir “más luz”. Sin embargo, el principal indicio lo proporciona su reacción a la Ley del Pro­greso Grupal. Ésta es la nueva ley que vendrá y será presentida por los discípulos mundiales, siendo su eficacia cada vez más poderosa, aunque pasará mucho tiempo antes de que la humanidad la comprenda. Pondrá en actividad el trabajo de los grupos mun­diales. En el pasado se han formado grupos para lograr beneficio, interés, estudio y fortalecimiento mutuos. Esto ha sido una ben­dición y también una maldición, pues por grandes y buenos que hayan sido sus móviles, estos grupos fueron básica y primordial­mente egoístas, un tipo de egoísmo espiritual muy difícil de supe­rar, lo cual exige la aplicación de la verdadera discriminación a la que me he referido anteriormente. Estos grupos siempre han sido el campo de batalla donde los menos aptos y menos inte­grados fueron absorbidos, estandarizados o regimentados; opor­tunamente han dominado los más poderosos y fueron eliminados y sosegados totalmente los indefinidos. El grupo que triunfó ha quedado compuesto por almas afines que piensan de la misma manera, porque ninguna piensa intuitivamente, pero están regidas por alguna escuela de pensamiento, o porque algún personaje central del grupo domina a todos los demás, los hipnotiza y lleva a una condición instintiva, pasiva y estática. Esto puede ser para gloria del instructor y del grupo, pero, ciertamente, no para gloria de Dios.


Los nuevos grupos vienen hoy lenta y gradualmente a la existencia y están regidos por estas leyes del alma. Por lo tanto, emitirán una nota distinta y formarán grupos fusionados por una aspiración y un objetivo unidos. Estarán constituidos por almas libres, individuales y evolucionadas, que no reconocen autoridad alguna, sino a su propia alma, sumergiendo su interés en el pro­pósito egoico de todo el grupo. Así como la realización del individuo en el transcurso de las épocas ha servido para elevar a la raza, así también una realización paralela, en forma grupal, ten­derá a elevar a la humanidad con mayor rapidez. De aquí que a esta ley se la denomine la Ley de la Elevación.
Ha llegado el momento en que se comience a poner a prueba este método de elevar a la raza. Quienes han entrado en el Sen­dero de Probación trataron de elevar a la humanidad, pero han fracasado. Los que han pasado al Sendero del Discipulado también lo intentaron y fracasaron. Aquellos que han dominado la expe­riencia y la ilusión de la muerte y, por consiguiente, resucitaron a la vida, pueden hoy intentar realizar dicha tarea en forma unida. Y triunfarán. Ya se ha hecho la demanda pidiendo que se desarrolle tal actividad unida y se los exhorta a hacer cualquier esfuerzo para resucitar el cuerpo muerto de la humanidad. La Logia de Maestros emprenderá inminentemente una grande y posible realización y todos los aspirantes y discípulos podrán reconocer sintéticamente el poder y la oportunidad.
La enseñanza sobre el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo se ha difundido ampliamente con este fin. Es la primera tentativa de formar un grupo que trabaje como grupo e intente realizar una tarea mundial. Podrá actuar como grupo intermediario entre el mundo de los hombres y la Jerarquía. Está ubicado entre lo que ocultamente se denomina el “Maestro muerto” y los “Maestros vivientes”. Los masones comprenderán lo que aquí se expone. El verdadero esotérico comprenderá también la misma verdad desde otro punto de vista.
Págs. 98-99
----------------------------------------------------------------------------------
En cada etapa de la historia humana, lo único que puede ser condicionado por la Gran Logia Blanca en la cualidad de la civili­zación. A los Miembros de la Logia sólo se les permite trabajar en los aspectos cualitativos que emergen de la naturaleza divina. Esto, a su vez, condiciona lentamente la vida de la forma, y así el aspecto forma se altera y adapta constantemente a medida que avanza hacia una creciente perfección. Este proceso acondicionador se desarrolla a través de las almas que reencarnan; pues en la medida que han despertado, o están en proceso de despertar, le es posible a la Jerarquía prevalecer sobre ellas o influenciarlas, para que consideren que el factor tiempo es de suma importancia cuando se aborda el tema de la encarnación.
Pág. 141
-------------------------------------------------------------------

El discípulo de tercer rayo que emplea la Técnica de la Fusión descubre que:




  1. Trae el pleno funcionamiento de la divina facultad creadora. Aquí será evidente cuán importante es el móvil, porque deter­mina la línea de actividad, y diferencia la actividad del hombre en lo denominado por los esotéricos magia blanca y negra. También es interesante observar que, en efecto, es muy raro el hombre que entra en el campo de la llamada magia negra. ¿No indica esto, hermanos míos, el triunfo extraordinario del trabajo de la Gran Logia Blanca?

Pág. 213
------------------------------------------------------------------------------



La Ciencia de la Respiración, ciencia del laya yoga o ciencia de los centros, tiene profunda importancia, y también constituye un serio peligro. En último análisis es la Ciencia de la Energía, y enseña el método para controlar la energía, dirigirla y utili­zarla, a fin de expandir la conciencia, establecer correctas rela­ciones entre el hombre y su medio ambiente y, ante todo (en lo que respecta a los miembros de la Gran Logia Blanca), practicar magia blanca. Esta energía pránica actúa a través del cuerpo vital y corre por los innumerables nadis que allí existen. Hay millones de ellos y son diminutos canales de fuerza que subyacen en todo el sistema nervioso del hombre. Constituyen la contraparte de ese sistema y son el factor animador, hacen posible la sensi­bilidad e inician la acción y la reacción que convierte el mecanismo de un hombre en un complicado receptor de energía y di­rector de fuerza. Cada una de estas diminutas líneas de energía es de naturaleza quíntuple y se asemejan a cinco hilos o fibras de fuerza, compactamente tejidas dentro de una envoltura de dis­tinta fuerza, las cuales están en forma transversal ligadas entre sí.

Pág. 325
-------------------------------------------------------------------------------

El mes de mayo tiene una profunda significación para los que están afiliados a la Gran Logia Blanca (como lo están todos los verdaderos esotéricos). En dicho mes tiene lugar el Festival de Wesak que es de grande y profunda importancia. Este período es de gran interés y de rara oportunidad, pero el Festival de Wesak de 1936 fue único, y la Logia de los Maestros se preparó para ello durante seis meses. Puedo decir también que el Buddha mismo, desde Su elevado lugar, y el bendito Señor Maitreya (que los discípulos cristianos conocen como el Cristo), han estado des­de entonces en estrecha comunicación y colaboración, a fin de que la familia humana pueda ser receptora de una posible afluen­cia de fuerza espiritual que quizás haga cambiar la marea de desesperación, depresión e incertidumbre actuales, e inaugurar una era de paz y de cultura del alma. ¿Es interesante esta infor­mación, verdad?
Pág. 372

Astrología Esotérica


Anteriormente insinué cuál fue el cómputo astrológico defi­nido que serviría de base para citar la época de ese “Gran Acer­camiento” de la Jerarquía a nuestra manifestación planetaria, cuando tuvo lugar la individualización y apareció el cuarto reino de la naturaleza. Dije que ese estupendo acontecimiento ocurrió hace 21.688.345 años. En ese tiempo el Sol estaba en Leo. El proceso que entonces se inició en el plano físico y produjo acon­tecimientos físicos externos, tardó aproximadamente 5.000 años para madurar; el Sol estaba en Géminis cuando tuvo lugar la crisis final de la individualización y se cerró la puerta al reino animal.


Se dice que Sagitario rige la evolución humana, pues el Sol estaba en ese signo cuando la Jerarquía inició su Acercamiento, a fin de estimular las formas de vida sobre nuestro planeta. Por lo tanto Sagitario gobernó el periodo de acercamiento subjetivo.
El Sol estaba en Leo cuando tuvo lugar la individualización en el plano físico, como resultado del estímulo aplicado.
El Sol estaba en Géminis cuando este Acercamiento fue consumado y se fundó la Jerarquía en la Tierra. Éste es uno de los grandes secretos que tipifica el Ritual Masónico, pues el símbolo del signo Géminis originó el concepto de los pilares, tan familiar a los masones. Simbólicamente hablando, podría establecerse que:


  1. Leo rige el grado E.. A..




  1. Géminis rige el grado F .. C..




  1. Sagitario rige el grado del M .. M .. hasta el episodio del surgimiento del Maestro, y Capricornio rige la parte final de la ceremonia y la H.. R.. A..

Pág. 32
------------------------------------------------------


Preguntas subsidiarias serían por ejemplo: ¿Para qué muerte se está preparando el hombre? ¿Se aproxima a una inminente crisis que indicaría un nacimiento en algún nuevo estado de conciencia? Sin embargo, la pregunta crucial a ser determinada en cada caso es ¿en qué dirección progresa el hombre alrededor de la rueda de la vida? El horóscopo ortodoxo concierne a la vida de la personalidad, y la forma está atada a “la rueda de la vida cuando gira de derecha a izquierda” (de Aries a Tauro vía Piscis), pero el alma está atada a la rueda a medida que gira de izquierda a derecha de Aries a Piscis vía Tauro. Este movimiento antagónico de la rueda constituye el “girar sobre sí mismo (según lo expresa La Biblia), y conduce al conflicto que se libra en la vida individual de la humanidad y la vida del planeta. En las primeras etapas de la evolución y en la Cruz Mutable, la conciencia está totalmente identificada con la vida de la forma y con la vida de la autoconciencia, autoconservación y autoenriquecimiento. Viene entonces un intervalo en que esta conciencia empieza a transformarse en conciencia de grupo, identificándose con el alma y su propósito. La experiencia de la Cruz Fija abarca este período. Pudiera señalarse aquí que las experiencias de las tres Cruces tienen un significado masónico y tendrían vinculación con la Logia Azul:

a. La Cruz Común El grado E .. A..

b. La Cruz Fija El grado F .. C..

c. La Cruz Cardinal El grado M .. M ..


Mucho saldrá a la luz sobre la masonería cuando sus implicaciones astrológicas sean estudiadas y comprendidas. Mucho también será revelado acerca de la vida y del propósito individual cuando el destino de ciertos planetas (en los distintos signos del zodíaco) sean correctamente investigados y captados, e interpretados sus significaciones simbólicas. Por ejemplo, es bien conocido, teórica y matemáticamente que:
1. El Sol está exaltado en Aries. El Sol representa aquí la vida del espíritu, que se expresa plenamente como resultado del gran proceso evolutivo iniciado en Aries. La vida de Dios, que en este signo es “impelida a la actividad”, llega oportunamente a su consumación. La latencia se convierte en potencia y la media noche se fusiona en el mediodía. Dios, el Padre, rige.
2. El poder de Venus disminuye en este signo, el cual es perjudicial para Venus. La razón de ello se debe a que el Sol está exaltado y resplandece en toda su gloria, las otras luminarias menores se desvanecen. Así como la personalidad se pierde de vista en la luz del alma, el Ángel solar, así también desaparece el alma y su poder de radiación cuando la Presencia, que hasta ahora se ha ocultado, aparece y domina la escena al finalizar el gran ciclo mundial. Se dice que las mentes encarnantes, seres humanos, y los Ángeles solares, vinieron originalmente de Venus, y a su vez ceden su lugar a la Mónada, el UNO. La mente da lugar a la intuición y la razón a la percepción pura.


  1. Saturno “cae” en Aries. Esto tiene dos significados, porque es un signo dual.

Primero: Saturno es el Señor del Karma, el que impone la retribución y demanda el pago de todas las deudas, por lo tanto, nos condena a la lucha por la existencia, tanto desde el aspecto forma como desde el aspecto alma. Por eso Saturno cayó cuando el hombre vino a la procreación. Saturno “siguió a los hijos de los hombres hasta el lugar inferior que ellos ocupaban”. Segundo: el poder de Saturno termina totalmente y su trabajo queda realizado cuando el hombre (el hombre espiritual) se ha liberado del karma o del poder de las dos cruces, la Común y la Fija. Esotéricamente Saturno no puede seguir al hombre hasta la Cruz Cardinal.


Pág. 54-55
-------------------------------
En la rueda revertida se agota la influencia saturnina en Capricornio y el hombre se libera del karma y no es necesario que se le ofrezca una oportunidad, porque es un iniciado liberado, un verdadero Maestro Masón, que puede dedicarse al servicio mundial sin ser impedido o detenido por los pensamientos del yo o deseos egoístas. Entonces queda bajo la influencia de Urano, el misterioso y oculto planeta. Su voluntad está enfocada y desarrollada por las influencias uranianas, conviniéndose en un líder. Efectúa los cambios deseados y produce esas nuevas condiciones que ayudarán al alma de la humanidad a expresarse más libremente. Siendo el agua el símbolo de la sustancia y de la expresión material, además de una motivación emocional, Acuario tiene en consecuencia una actividad dual, y el tercer rayo se expresa poderosamente a través de este signo, llegando a nuestro planeta a través de Urano y la Luna, que en este caso oculta o vela simbólicamente a Urano. Por lo tanto, tenemos la doble influencia que ejerce Urano, expresando la cualidad y trayendo las energías del séptimo rayo en un caso, y las del tercer rayo en otro. En último análisis, el séptimo rayo es la energía diferenciada y enfocada del primer rayo, cuando expresa la voluntad del primer aspecto de la divinidad en la Tierra, por medio del poder de relacionar y traer a la manifestación objetiva -por un acto de la voluntad- el espíritu y la materia. Esto lo efectúa mediante la actividad del tercer rayo, expresándose a través de la humanidad y sus unidades individuales, aunque se combina con la energía de los tres rayos liberados por medio de los planetas regentes:
1. Urano-Séptimo Rayo-La voluntad de ser y de conocer simultáneamente en todos los planos de manifestación.
2. Júpiter-Segundo Rayo-La fusión del corazón y la mente, propósito subjetivo de la manifestación. Esto se lleva a cabo en la rueda exotérica, mediante la actividad del tercero y séptimo rayos.


  1. La Luna-Cuarto Rayo-La voluntad de ser y conocer, más la fusión del corazón y la mente, resultado del trabajo realizado en la cuarta Jerarquía Creadora bajo la influencia de la energía que produce armonía por medio del conflicto.

Pág. 71-72


--------------------------------------

1. El misterio de la Esfinge, conectado con la relación que existe entre Leo y Virgo, y ligado al secreto de los Ángeles Solares. No es el misterio del alma y la forma, sino el de la mente inferior y la superior y su mutua relación.


2. El misterio del León y el Unicornio. Una antigua canción de cuna encierra este secreto, y se refiere a que “el León y el Unicornio fueron a la Ciudad”, y esto contiene peculiarmente el secreto de la iniciación y de la ascensión del ser humano hasta el portal donde se lo admite que entre en la Jerarquía, y también la “elevación mística” para lo cual la Masonería posee la clave. Esto tiene que ver con el surgimiento de la conciencia del iniciado (nueva y centralizada) y la derrota del rey de los animales (la personalidad) lo cual conduce a que la conciencia grupal y mundial, el altruismo y la iluminación, triunfen sobre la autoconciencia y el egoísmo. La verdadera versión de este antiguo mito, dice que el rey de los animales es cegado y muerto, porque el cuerpo del Unicornio le atravesó el ojo y el corazón.
Pág. 80-81
-----------------------------------
Es interesante observar que cada uno de los grandes Hijos de Dios, cuyos nombres están preeminentemente en el pensamiento de los hombres -Hércules, el Buddha y el Cristo- están asociados en los archivos de la Gran Logia Blanca con tres signos especiales del zodíaco (que constituyen en forma peculiar el “decanato zodiacal”), en cada uno de los cuales pasaron de la prueba a la victoria:
1. En Escorpio-Hércules se convirtió en el discípulo triunfante.
2. En Tauro-el Buddha logró la victoria sobre el deseo y llega a la iluminación.
3. En Piscis-el Cristo venció a la muerte y se convirtió en el Salvador del mundo.
Estas tres constelaciones forman un triángulo de iniciación de profunda importancia, porque proporciona las condiciones y energías que pondrán a prueba y perfeccionarán los tres aspectos de la personalidad, a fin de que se conviertan en verdaderos reflejos de los tres aspectos divinos; conciernen principalmente al alma y al cuerpo y se expresan, por lo tanto, a través de la Cruz Mutable y la Cruz Fija, pero no de la Cruz Cardinal. A lo antedicho podríamos agregar lo siguiente:
1. Escorpio lleva la prueba directamente a la vida del plano físico, y cuando se la enfrenta y maneja allí, la vida del hombre es ascendida a los cielos, y el problema implicado en la prueba se resuelve por el empleo de la mente razonadora.
2. Tauro rige el deseo y lleva la prueba al plano emocional o astral, y hace ascender la sensibilidad-deseo del aspecto forma de la vida al mundo de la percepción sensoria, denominada plano intuicional.
3. Piscis lleva la prueba a la región de los procesos mentales, el reflejo del aspecto voluntad de la divinidad; el problema del iniciado en este signo está expresado por el Cristo, en la frase: “Padre, hágase tu voluntad y no la mía”. Las pruebas hacen ascender la voluntad propia de la personalidad a la región de la voluntad divina, trayendo como resultado la inspiración y el surgimiento de un Salvador del Mundo.
Mediten sobre esto y aprendan las lecciones de los apetitos, del deseo y de la propia voluntad, porque son numerosas y útiles.

Pág. 106-107


------------------------------------------------
Virgo simboliza profundidad, oscuridad, calma y calor; es el valle de la experiencia profunda, donde los secretos son descubiertos y, oportunamente, “traídos a la luz”; es el lugar de la lenta y suave, aunque poderosa crisis y periódicos desarrollos que tienen lugar en la oscuridad, aunque conducen a la luz. Es la “etapa ciega” que se encuentra en los rituales masónicos, y que precede siempre al don de la luz. Virgo representa “la matriz del tiempo” donde el plan de Dios (el misterio y el secreto de las edades) madura lentamente y -con dolor y malestar por medio de la lucha y el conflicto- es llevado a la manifestación al finalizar el tiempo señalado. Parecería que hoy (curiosa y convincentemente) estamos entrando en el octavo mes del período de gestación; literalmente, es el caso que concierne a la humanidad porque contando de Virgo a Acuario, signo en el cual estamos ahora entrando, vemos que existen exactamente ocho signos: Virgo, Leo, Cáncer, Géminis, Tauro, Aries, Piscis y Acuario, y que seguramente garantizan el inevitable nacimiento de la nueva era, de la nueva conciencia y de la nueva civilización y cultura.
Pág. 136
---------------------------------------------------

Tenemos aquí nuevamente la complejidad de las fuerzas, actuando sobre nuestro planeta y aumentando su número y potencia a medida que los vehículos de respuesta del planeta adquieren un desarrollo más sensible y elevado, que son, por lo tanto, capaces de reaccionar en forma más real y responder más rápidamente a las numerosas fuerzas que hacen impacto sobre nuestras formas de vida planetaria. Un astrólogo erudito y experto que trabaja con los Maestros de la Gran Logia Blanca ha afirmado que “cuando la humanidad capte la diferencia que existe entre los signos y las constelaciones y comprenda la naturaleza de los polos de energía y responda a las Tres Realidades cósmicas, a las doce energías cósmicas, a los siete Impactos planetarios y a la interacción de las doce Jerarquías Creadoras, sólo entonces se verá una radiante luz y se determinará finalmente el destino de nuestro Logos solar”. Detrás de esta afirmación hay tres significados: uno para el hombre inteligente común, otro para el discípulo y el tercero para los iniciados que han pasado el tercer grado

Pág. 141
---------------------------------------------------------------------
Debido a que estamos tratando este tema, podríamos ocuparnos de otro aspecto. Agosto, regido por Leo, es el mes de la estrella del Perro o Sirio, y pone a éste en estrecha relación con Leo. En un sentido cósmico (e independientemente de nuestro sistema solar) Leo es regido por Sirio, el cual constituye el hogar de esa gran Logia que permite al hombre introducirse, como un humilde discípulo, en nuestra quinta iniciación. Más adelante, cuando se establezca y actúe la nueva religión mundial, hallaremos que el principal festival celebrado en agosto, durante el período de la Luna llena, estará dedicado a la tarea de establecer contacto, por medio de la Jerarquía, con la fuerza de Sirio. Cada uno de los meses del año será dedicado más adelante (por medio de un conocimiento exacto astronómico y astrológico) a la constelación que, en los cielos, gobierna un mes determinado, así como Sirio gobierna a Leo. Esto lo dilucidaré más adelante en los escritos referentes a los nuevos Acercamientos a la realidad espiritual.

Pág. 156
--------------------------------------------------------------------------------

Debo señalar que el término “átomo permanente” es esencialmente simbólico, y lo que denominamos así, es sólo una unidad de energía dentro de la esfera de influencia del rayo del alma, que en cualquier momento puede “volver a tomar” (si puedo usar una frase tan poco eufónica). En estos átomos está archivada la memoria del pasado del yo personal, y son las “células de la memoria” y también los depositarios de las experiencias pasadas, de las cualidades adquiridas y de la particular nota lograda por el cuerpo, del cual es el núcleo. Por ser de naturaleza material, están vinculados únicamente al aspecto forma y dotados de la misma cualidad de conciencia que el alma ha logrado desarrollar en los tres mundos. El tema es muy abstruso y sólo será comprendido y correctamente interpretado el simbolismo que involucra, cuando la clarividencia sea un atributo normal del hombre común. Entonces podrá observarse el foco de la sustancia de cualquiera de las formas -su centro energetizador. No les aconsejo que reflexionen mucho sobre este tema, porque es excesivamente difícil y constituye en sí una ciencia muy avanzada, y encierra el misterio del primer sistema solar que ya pasó -aquí también hacen su contribución las células de la memoria. Por medio de los átomos permanentes pueden actuar las Fuerzas del Materialismo. La Gran Logia Blanca actúa a través de los siete centros.

Págs. 158-159


--------------------------------------------------------------
Por lo tanto la Cruz Mutable es peculiarmente un símbolo cristiano, significativamente relacionado con la vida crística y con el desenvolvimiento de un Salvador del mundo, siendo particularmente potente cuando la Gran Rueda gira en dirección opuesta a las

agujas del reloj. Este hecho surgirá con mayor claridad, cuando los astrólogos sean capaces de determinar con exactitud el grado de evolución y el estado espiritual del sujeto cuyo horóscopo esté en consideración. La naturaleza amorfa de la influencia de Géminis está notablemente confirmada si se estudia la significación de la Masonería. Esta institución mundial -como anteriormente dije- fue organizada bajo la influencia y el impulso de este signo y está regida por él en forma poco común. La forma, o simbolismo exotérico de la Masonería, ha sido cambiada frecuentemente durante los milenios que ha estado activa. Su actual matiz judío es relativamente moderno y no necesariamente durable; pero su significación y la historia de su desarrollo constituyen la historia de la conciencia crística y la luz interna que debe continuar invariablemente. Los que han entrado a través de los dos pilares de Hércules y en el signo Géminis, los discípulos (Joaquín y Boaz) entraron para quedarse.


Pág. 179-180
---------------------------------
Géminis es, por lo tanto, uno de los más importantes de los doce signos, y su influencia se halla detrás de cada uno de ellos -esto no es bien entendido por los astrólogos, pero será mejor comprendido cuando se estudie el triángulo de Géminis y los dos signos opuestos. Debido a que el Rayo de Amor-Sabiduría, el segundo rayo, fluye a través de Géminis, se evidencia cuán verídica es la enseñanza ocultista de que el amor subyace en todo el universo. Se nos asegura que Dios es Amor, y esta afirmación es una verdad exotérica y esotérica. Este subyacente amor de la Deidad llega a nuestro sistema solar principalmente a través de Géminis, el cual forma un triángulo cósmico con las constelaciones de la Osa Mayor y de las Pléyades. Éste es el triángulo del Cristo cósmico y el símbolo esotérico que está detrás de la Cruz cósmica. Existe siempre el eterno triángulo detrás de la cuádruple apariencia fenoménica. Simbólicamente hablando y con las palabras de El Antiguo Comentario:
“Sobre el triángulo dorado apareció el Cristo cósmico; Su cabeza en Géminis, un pie en el campo de los Siete Padres y el otro afirmado en el campo de las Siete Madres (a ambas constelaciones se las denomina a veces los Siete Hermanos y las Siete Hermanas. A.A.B.) Así, durante eones, el Gran Ser permaneció, con su conciencia dirigida internamente, consciente de tres pero no de cuatro. Intensa y súbitamente oyó un sonido... Despertó a ese grito. Se desperezó y extendió ambos brazos en amor comprensivo y, he aquí, se formó la Cruz.

Oyó el grito de la Madre (Virgo), el del Buscador (Sagitario) y el del sumergido Pez (Piscis). He aquí que apareció la Cruz Mutable, aunque Géminis permaneció siendo la cabeza. Tal es el misterio.”


En esta afirmación esotérica está oculta una de las razones de por qué a Géminis se lo considera un signo de aire; pues está cósmicamente relacionado (como lo están Libra y Acuario, otros dos puntos de la triplicidad de aire) en forma muy peculiar con la Osa Mayor, las Pléyades y Sirio. La relación es esencialmente séptuple, y aquí hallarán un indicio sobre la resolución de los pares de opuestos -implicando estas tres constelaciones, como lo hacen, las tres ideas de oposición-equilibrio-síntesis, o fusión universal. Podría decirse que:
1. Géminis-conforma un punto de entrada para la energía cósmica de Sirio.

2. Libra-está relacionada con las Pléyades y transmite su potencia.

3. Acuario-expresa la conciencia universal de la Osa Mayor.
Sería de utilidad recordar aquí lo que frecuentemente he dicho, de que la Gran Logia Blanca de Sirio es el prototipo espiritual de la Gran Logia Blanca de la Tierra, de la cual la Masonería moderna es el reflejo distorsionado, así como la personalidad es el reflejo distorsionado del alma. También les recordaré la relación que existe entre Géminis y la Masonería, a la cual me he referido con frecuencia.
Pág. 181
--------------------------------------------
Nuevamente tenemos aquí un dualismo (establecido por la actividad de estos dos regentes) en la relación que existe entre el tercer reino de la naturaleza, el reino animal, y el reino de Dios, o de las almas, el quinto reino de la naturaleza, produciendo así el cuarto reino o humano. Las influencias van de Sagitario a Géminis y viceversa. La actividad de Venus -bajo la influencia de Géminis- produjo la gran crisis de la individualización, cuando los dos reinos se aproximaron. Venus, Mercurio y la Tierra establecieron entonces un campo magnético que hizo que la intervención de la Gran Logia Blanca en Sirio y el estímulo dual en Géminis, fueran eficaces y produjeran resultados significativos, de los cuales el cuarto reino de la naturaleza es su expresión. El hecho de que Géminis es el tercer signo y personifica lo que se llama “una tercera potencia”, lo capacitó para alcanzar con sus propias fuerzas el tercer reino y producir esa reacción que dio por resultado la individualización o humanización de sus formas superiores de vida. Como verán, Venus es también el regente jerárquico de Capricornio, demostrando así el poder de la mente y su lugar y propósito, respecto a las dos principales crisis humanas: Individualización e Iniciación. Esto relaciona a la humanidad con Géminis en forma excepcional. En la futura religión mundial se tendrá en cuenta este hecho y, en el mes de junio en que esencialmente las influencias de Géminis son particularmente fuertes, se aprovecharán debidamente a fin de acercar más al hombre a las realidades espirituales. Así como Venus fue potente para producir la relación de los pares de opuestos, como en el caso del quinto reino de las almas y el tercer reino (la síntesis de los reinos subhumanos), que conducen a un gran acercamiento entre el alma y la forma, también en la nueva religión mundial será reconocido este hecho. Sé hará un llamado a esas fuerzas que pueden utilizar esta potencia planetaria a fin de desarrollar el Plan divino en la Tierra. Debido a que Venus relaciona ciertos pares de opuestos la mente de los hombres lo ha vinculado erróneamente con el sexo y la vida sexual y relacionado con los opuestos físicos, masculino y femenino.

Págs. 184-185

------------------------------------------------------------------
Géminis está regido indirectamente por los rayos que trasmiten esas potencias que, con Géminis, constituyen la Cruz Mutable, y son la Luna, Júpiter, Marte y Plutón. Trasmiten esas energías que expresan el cuarto, segundo, sexto y primer rayos. Por consiguiente, en lo que concierne a Géminis, falta únicamente un rayo, el séptimo Rayo de Organización, Magia Ceremonial y Ritual. Esto explica la inestabilidad y la fluidez de la influencia de Géminis, grandemente responsable del frecuente fracaso de la persona de Géminis para expresar la belleza, los ideales, etc., presentidos, a fin de que se materialicen en el plano físico. El séptimo rayo produce fijación en el plano exotérico de la experiencia y arraiga (si puedo emplear tal término) las fuerzas de rayo en la forma, produciendo la expresión concreta de los poderes o realidades subjetivas. Seis fuerzas se unen en Géminis y, por esta razón, el doble triángulo o sello del Rey Salomón, es uno de los símbolos subjetivos de este signo, que lo vincula a la tradición masónica e indica también su dualidad esencial.
Por lo tanto todas las potencias internas están presentes y únicamente se omite, en las facultades del hombre nacido en Géminis, la energía estabilizadora de séptimo rayo. Así se explica fácilmente la versatilidad del sujeto de Géminis. La eficacia de Mercurio también sobresale en el aspecto interpretativo, porque el sujeto de Géminis siempre puede hallar puntos de contacto con las personas de casi todos los rayos. Es algo interesante recordar esto para comprender que el gran ritual masónico fue inaugurado bajo la influencia de este signo, aunque se omitió el rayo del ritual. Ello se debió a la reacción que provoca oposición y, por lo tanto, interacción y lucha. De allí las pruebas y experiencias en el procedimiento masónico.
Pág. 189
----------------------------------------------------

1. Triángulos de Energía-Constelaciones.


Detrás de los innumerables triángulos entrelazados en nuestro sistema solar, condicionándolos en amplia medida (aunque hoy en forma más potencial que expresiva), hay tres energías que provienen de tres constelaciones principales, emanaciones de la Osa Mayor, de Sirio y de las Pléyades. Podría decirse que:
1. Las energías que vienen de la Osa Mayor están relacionadas con la voluntad o propósito del Logos solar, y son para ese gran Ser lo que la mónada es para el hombre. Éste es un profundo misterio que ni el iniciado más avanzado puede aún captar. Sus energías séptuples unificadas pasan a través de Shamballa.
2. Las energías provenientes del sol, Sirio, están relacionadas con el aspecto amor-sabiduría o el poder de atracción del Logos solar, con el alma de ese gran Ser. Esta energía cósmica del alma está relacionada con la Jerarquía. Se ha dicho que la Gran Logia Blanca de Sirio tiene su reflejo, método de servicio espiritual y exteriorización, en la gran Logia Blanca de nuestro planeta, la Jerarquía,.
3. Las energías provenientes de las Pléyades, conjunto de siete energías, están conectadas con el aspecto inteligencia activa de la expresión logoica, e influencian el aspecto forma de toda la manifestación. Se enfocan principalmente por intermedio de la Humanidad.

Págs. 215-216

--------------------------------------------------------------------
Resulta interesante observar que el séptimo Rayo de Ley y Orden Ceremonial actúa por intermedio de Urano, que ahora trasmite a la Jerarquía la fuerza de Sirio por intermedio de Piscis. Desde ese “centro medio” pasa a ese sensitivo grupo de discípulos, aspirantes y trabajadores, en cuyos corazones y manos se les ha confiado la pesada tarea incidental a la reorganización y reconstrucción de la destrozada estructura mundial. Los Conocedores a veces han denominado en forma peculiar al séptimo rayo, al considerarlo como “el Rayo de la Decencia Ritualista”. Éste ayuda e inaugura la aparición de un nuevo orden mundial, basado en un impulso espiritual y en la aspiración, la libertad mental, la comprensión amorosa y el ritmo en el plano físico, que ofrece la oportunidad para la plena expresión creadora. Para realizar esto, la energía proveniente de Shamballa (personificando la voluntad al bien) se fusiona y mezcla con la energía organizadora del séptimo Rayo, y luego es llevada a la humanidad a través de la corriente de amor que emana de la Jerarquía. Piscis rige este esfuerzo de la Jerarquía, porque el aspecto más elevado de Piscis, que actualmente la humanidad puede de algún modo comprender, es el de Mediador. Ésta es la energía de la mediación y de las correctas relaciones. Hoy más que nunca la Jerarquía es el “transmisor mediador” entre:
1. La Humanidad y la voluntad de Dios. La revelación del verdadero propósito y significación de esa voluntad que se halla detrás de todos los eventos mundiales, hoy más necesaria que nunca, posible de obtener por medio de una relación más estrecha entre la Jerarquía y la Humanidad.
2. La Humanidad y su karma, porque es análogamente esencial que se comprendan con toda claridad las leyes para transmutar el karma en un bien activo actual.


  1. La Humanidad y el mal cósmico, enfocado durante muchos milenios en lo que se ha denominado la Logia Negra. Hacer conjeturas respecto a esta Logia y Sus actividades es tan infructuoso como peligroso.

Esto último es responsable del tan difundido ataque a la Masonería, durante este siglo. La Masonería -inadecuada y corrompida, como ha sido, y culpable del excesivo énfasis puesto sobre ciertos símbolos- constituye sin embargo el germen o simiente del esfuerzo jerárquico futuro, cuando ese esfuerzo -en fecha futura- se exteriorice en la Tierra. La Masonería está regida por el séptimo rayo, y cuando ciertos cambios importantes sean hechos y se comprenda el espíritu de la Masonería en vez de la letra, veremos entonces aparecer una nueva forma de esfuerzo jerárquico para ayudar a la restauración de los antiguos y sagrados Misterios entre los hombres.


Págs. 232- 233
-------------------------------------------
Podría, en consecuencia, establecerse que las fuerzas de:
1. Cáncer-Capricornio-Saturno (expresión de la energía de Sirio) capacitan al aspirante para hollar el sendero de purificación o probación. Estas energías enfocan y cualifican la energía de la gran Logia del Altísimo en ese distante Sol. Afluyen a través de la Jerarquía sobre la masa humana y permite al ente de esa masa “aislarse y volver la espalda al pasado y encontrar su camino hacia ese sector del Sendero en que aprende a sentir”.
2. Géminis-Sagitario-Mercurio (expresión de las Pléyades) permiten al discípulo en probación pasar al sendero del discipulado aceptado. Entonces es cada vez más intuitivo y se centraliza acrecentadamente, mientras comprende con mayor claridad la naturaleza de los pares de opuestos. Es comprendida la relación del aspecto Madre (tal como está corporificada en las Pléyades) y del Cristo-Niño, oculto en la forma de la personalidad, y el hombre interno espiritual instituye el proceso de la identificación inicial con la entidad espiritual, en su propio plano; el pequeño yo entonces comienza a reaccionar conscientemente, y con acrecentada frecuencia hacia el Yo superior. El hombre “sigue adelante en este Sendero, en el cual aprende a ver”.
3. Aries-Libra-El Sol (expresión de la Osa Mayor) enfocan la energía en la vida del discípulo, que le permite actuar consciente y determinadamente en el sendero de iniciación. Penetra en el reino de los mundos amorfos, porque Aries, el signo de los comienzos, lo facilita; por medio de la potencia de Libra ha obtenido ese punto de equilibrio que le posibilita evadir finalmente los pares de opuestos. Ahora conoce el verdadero significado de ser, por medio del sentimiento trascendido y de la identificación con la Visión percibida.
Este triple proceso puede ser descrito también por medio de tres palabras: Sensibilidad, Iluminación e Inspiración.

Págs. 244-245


------------------------------------------------------------------------

Aries, el iniciador de los impulsos (el impulso para venir a la encarnación o volver a la fuente de origen), está en íntimo contacto con una de las estrellas de la Osa Mayor denominada “El Puntero” en la expresión común, que es una “estrella de magna dirección”, pues por medio de ella (en este ciclo mundial) afluye la voluntad de unificar y de obtener la síntesis. Esta fuerza da lugar a la fusión e integración de la personalidad, la unificación de la personalidad y el alma, la unificación de la humanidad o el Gran Acercamiento de la Jerarquía a la Humanidad. Producirá también la integración de nuestra Tierra al grupo de los “planetas sagrados” y el consiguiente establecimiento de un triángulo de fuerza formado por el Puntero, Aries y la Tierra. Esta relación triangular tendrá un efecto potente en el sistema solar, así como en el planeta, y es también uno de los factores causantes del deslizamiento del eje de la Tierra. Relacionado con este triángulo hay otro secundario, dentro de la órbita de nuestro Sol, compuesto por Vulcano, Plutón y la Tierra. En los archivos de la Gran Logia se hace referencia a esto, simbólicamente, como:



Éste es uno de los símbolos astrológicos más interesantes e informativos que he dado, e indica una relación de máxima importancia. Tenemos aquí dos energías mayores y tres menores estrechamente relacionadas, siendo análogas a los dos rayos mayores y a los tres menores que condicionan a un ser humano en manifestación. Estas cinco energías se relacionan con la vida que anima a nuestro planeta. Llevan a cabo en la humanidad la evolución consciente, la dirección y la fundación de Shamballa en la Tierra. Éstas son las cinco energías vinculadas con la voluntad de ser, desde el ángulo de la conciencia y no de la expresión material de la manifestación. Sus actividades e influencias unidas produjeron, en el reino de la conciencia, la aparición de otro triángulo: Leo, Polaris y otro de los Punteros, y ambos grupos forman una dirección entrelazada, poderosamente efectiva en la evolución de la conciencia

Págs. 253-254
------------------------------------------------------------------------------------
Acuario-es el hombre de espíritu, de vida y de dedicación para la divina expresión del servicio. Aquí puede verse la importancia de los regentes esotéricos. Estos triángulos, formados por tres constelaciones, están (de acuerdo a la ley cíclica) dominados en un momento dado por cualesquiera de los tres, quedando subordinados a los otros dos. En los Archivos de la Logia estos triángulos son llamados “Triángulos en Revolución”; en un momento dado, una de las tres constelaciones será el factor controlador, en otro será otra y posteriormente una tercera. Cada una de ellas a su turno, hace afluir su fuerza por intermedio de sus regentes esotéricos, y las otras dos energías son de importancia secundaria. Cuando esta información se vincule a la enseñanza sobre los rayos, será evidente cuán necesario es conocer cuál de los triángulos es el punto focal de transmisión, porque de esta manera se descubrirá qué energía de rayo tiene mayor o menor expresión.

Pág. 257


-----------------------------------------------------------------------

5. Es conveniente recordar que el 5to. Rayo rige la evolución de la conciencia mediante la revolución de su triángulo: Leo, Sagitario y Acuario. Esto acontece desde el ángulo del esfuerzo jerárquico, como ya lo he señalado. A través de la evolución humana, este triángulo principal rige la relación entre la humanidad y la Jerarquía, por intermedio de la mente y el acercamiento de esa Jerarquía al centro humano de energía. Recordaré los siguientes hechos respecto a ello:


El acercamiento de la Jerarquía En la época lemuriana.

Continúa siempre

EL PASADO El ímpetu dado entonces

todavía persiste

Sagitario Desarrollo mental Instinto. Intelecto. Intuición

El trabajo del Maestro Masón Elevar a la humanidad a la cima

del monte de la Intuición.
El trabajo de la Jerarquía Elevar la consciencia de

la masa


EL PRESENTE Capitalizar el ímpetu original

de este signo

Leo Desarrollo síquico El desarrollo del mecanismo de

respuesta y la síntesis de la

percepción interna

El Trabajo del Aprendiz Aceptado Aprender a adquirir conocimiento


La realización de la Jerarquía La autoconciencia de Leo cede su

lugar a la conciencia

Acuario mundial de Acuario.

EL FUTURO La fusión del centro humano y

la Jerarquía

La expansión del Alma El reconocimiento de las relaciones.

El Trabajo del Compañero Artesano La construcción y el servicio

prestado al templo de la

humanidad
Pág. 259-260
------------------------------------------------------------------------------------
Una de las causas de la Segunda Guerra Mundial consistió en el establecimiento de un contacto prematuro -un contacto hecho por ciertas mentes egoístas, de cualidad relativamente elevada, ayudadas por la Logia Negra. Para contrarrestar esto y, opor­tunamente, eliminar la influencia de las fuerzas oscuras de nues­tro planeta, debe haber un empleo consciente y activo de las fuer­zas de Shamballa por la Logia Blanca, ayudada por hombres y mujeres cuya voluntad al bien es suficientemente fuerte como para salvaguardarlos del peligro personal en su Trabajo, y de ser desviados hacia líneas erróneas y peligrosas. Esta ayuda nece­sita ciertos contactos e interacción definidos y planeados, entre los dos centros: la Humanidad y la Jerarquía. Cuando esté se haya establecido mejor, podrá haber una cooperación real y orga­nizada, y los miembros de los dos grandes centros “unirse en in­tención masiva, lo cual será la analogía, en el plano mental, de la intención masiva del público en general, cuyos labios y corazo­nes poseen el poder de la demanda. A esta demanda puede aña­dirse la voluntad enfocada de los pensadores e intuitivos mun­diales, que utilizarán sus mentes y cerebros para reafirmar los derechos.

Pág. 304


Curación Esotérica


El Sagrado Arte de Curar
En este tratado no intento considerar la patología de la enfer­medad, sus sistemas ni sus malignos indicios. Esto lo abarca plena­mente cualquier tratado y texto moderno comunes sobre medicina, y no soy clínico entrenado ni autoridad médica, ni tampoco tengo tiempo para ocuparme de tecnicismos. Lo que me interesa es dar al mundo una idea de las causas verdaderas y ocultas de la enfermedad y de sus orígenes, y también, el trabajo de curación, tal como lo lleva a cabo y sanciona la Gran Logia Blanca.
Pág. 55
---------------------------------------------------------------------------

Esencialmente, la influencia de un discípulo de la gran Logia Blanca es fundamentalmente buena y espiritualmente condicio­nante; superficialmente y en sus efectos externos -en particular en lo que concierne al discípulo- aparecen situaciones difíciles, aparentes separaciones, y emergen los defectos lo mismo que las virtudes de quienes han sido afectados, persistiendo a menudo du­rante muchas vidas, hasta que la persona, así influenciada, llega a “reconciliarse ocultamente con la energía emanante.” Reflexionen sobre esto. El reajuste deben hacerlo quienes han sido influencia­dos y no el discípulo.

Pág. 68
--------------------------------------------

Este tercer grupo de dificultades, problemas y enfermedades, corresponde lógicamente a esas personas que pertenecen a todos los rayos, pero las de primer rayo tienen una marcada predisposición a estas perturbaciones específicas. Al mismo tiempo, cuan­do emplean correctamente sus poderes latentes, pueden superar, por el correcto empleo del OM y finalmente del SONIDO, los pro­blemas incidentales y las dificultades, mucho más fácilmente que las de otros rayos. Aquí se refiere a la Palabra Perdida de la Masonería y al SONIDO del Nombre Inefable


Pág. 72-73
--------------------------------------
Paralelamente a la actividad de la Gran Logia Blanca (tal como sucedió entonces y sucede hoy) había una actividad de las fuerzas oscuras. Debían producir sus efectos por intermedio del centro sacro, estableciéndose una situación extremadamente viciosa, que debilitó el vigor del cuerpo humano, acrecentó grandemente las exigencias de la naturaleza sexual por la estimulación del centro sacro, producido artificialmente por la Logia Negra, lo cual trajo como consecuencia numerosas alianzas impías y una amplia difu­sión de relaciones malignas.
Entonces el Logos planetario impuso una grande y nueva ley de la naturaleza, expresada (muy inadecuadamente) por las pa­labras “el alma que peca, morirá”. Esta ley podría ser mejor expresada con las palabras, “Quien abusa de lo que ha construido, lo verá derrumbarse por las fuerzas internas que contiene”.

Pág. 125-126


------------------------------------------------------------------------
En el transcurso de las épocas la humanidad entró en la etapa atlante de desarrollo. El control consciente del cuerpo físico que­dó bajo el umbral de la conciencia; el cuerpo etérico se hizo en consecuencia más poderoso (un hecho que frecuentemente no es considerado) y el cuerpo físico como un autómata reaccionó acre­centadamente a la impresión y orientación impuestas por la natura­leza deseo en constante desarrollo. El deseo se trasformó en algo mas que una simple respuesta al impulso físico animal y a los instintos primitivos; se dirigió hacia objetos y objetivos extraños al cuerpo, hacia las posesiones materiales y aquello que (al ser visto y codiciado) podría poseer. Así como los principales pecados de la época lemuria (si se los puede llamar pecados en su verdadero sentido, teniendo en cuenta la poca inteligencia de la raza) se co­metían por el abuso del sexo, análogamente el mayor pecado de los atlantes fue el latrocinio, muy difundido y general. Los gér­menes de la agresión y la adquisición personal comenzaron a manifestarse, culminando en la gran guerra (relatada en La Doctrina Secreta) entre los Señores de la Faz Luminosa y los Señores de la Faz Oscura. Para apoderarse de lo que codiciaban y creían ne­cesario, los más evolucionados de esa raza comenzaron a practicar magia. Me resulta imposible delinear la naturaleza y las prácticas de la magia de los atlantes, ejerciendo control sobre los elementales y las formas de vida que ahora han sido obligadas a retroceder a su guarida, y son inaccesibles a la humanidad; tampoco puedo in­dicar los métodos especiales empleados para adquirir lo deseado, las palabras de poder pronunciadas y los rituales cuidadosamente planeados, seguidos por quienes buscaron enriquecerse y posesio­narse de lo que deseaban, sin tener en cuenta a costa de quién lo hacían. Este trabajo mágico constituía la parodia de la magia blan­ca tan abiertamente utilizada en esos días, antes de la gran guerra, entre las Fuerzas de la Luz y las Fuerzas del Mal. La correcta ma­gia era muy conocida por el pueblo atlante y utilizada por los Miembros de la Jerarquía, a quienes se les había confiado la orientación de la raza, y Ellos combatían el desenfrenado mal en las es­feras superiores. Este mismo mal, nuevamente en son de guerra, está siendo combatido por los hombres de buena voluntad bajo la dirección de la Gran Logia Blanca. El colmo del lujo fue alcanzado en la Atlántida, de la cual nuestra jactanciosa civilización nada sabe ni nunca ha igualado. Algunos tenues indicios de ello nos han llegado de las leyendas del antiguo Egipto, de los descubrimientos arqueológicos y de los viejos cuentos de hadas. Se produjo un re­surgimiento de la maldad y agravios puramente atlantes en los días de la decadencia del Imperio Romano. La vida fue mancillada por la miasma del egoísmo más abyecto, y las fuentes mismas de la vida fueron contaminadas. El hombre vivía y respiraba única­mente para poseer el máximo lujo y la mayor cantidad de cosas y bienes materiales. Fueron sofocados por el deseo y acicateados por la idea de no morir nunca, vivir eternamente y adquirir todas las cosas que deseaban.

B. Tuberculosis.


En la situación anteriormente mencionada hallamos el origen de la tuberculosis. Originó en los órganos que el hombre posee para respirar y vivir y fue impuesta como castigo por la Gran Logia Blanca; los Maestros promulgaron una nueva ley para el pueblo atlante cuando los vicios de lemuria y la codicia atlante llegaron al grado más despiadado. Esta ley puede ser traducida en los siguientes términos: “Quien sólo vive para los bienes ma­teriales, quien sacrifica toda virtud con el fin de adquirir lo imper­durable, morirá en vida, encontrará que le falta el aliento y, sin embargo, rehusará pensar en la muerte hasta que le llegue el llamado.”
Resulta difícil en estos días apreciar o comprender el estado de conciencia de los atlantes. No existían procesos mentales, excep­to entre los conductores de la raza; única mente prevalecían los despiadados e insaciables deseos. Esta acción de la Gran Logia Blanca obligó la imposición de dos premisas y enfrentó a la raza con dos problemas hasta entonces incomprendidos. El primero fue que las actitudes sicológicas y los estados de conciencia pueden traer y traen condiciones fisiológicas, buenas y malas. El segundo, que por primera vez los pueblos debían reconocer el fenómeno de la muerte; muerte que ellos mismos produjeron en forma nueva y no únicamente por medios físicos. Esto tuvo que ser dramati­zado en forma definidamente objetiva, porque aún las masas no respondían a la enseñanza verbal sino sólo a los eventos visuales. Cuando vieron que una persona particularmente inclinada al robo comenzaba a sufrir una horrenda enfermedad que parecía surgir de dentro de sí mismo y -mientras sufría- mantenía su amor por la vida (como lo hacen hoy los tuberculosos), enfrentaron otro aspecto o forma de la ley original (impuesta en tiempos de lemuria) qué decía: “El alma que peca, morirá”. La muerte hasta entonces había sido aceptada sin protesta alguna, como el destino de todas las cosas vivientes, pero desde ese momento, por primera vez, la relación mental entre la acción individual y la muerte fue reconocida -aunque todavía en forma tenue y débil- y la con­ciencia humana dio un gran paso adelante. El instinto no pudo manejar esta situación.
La muerte es una grande y universal herencia; todas las formas mueren, porque esa es ley de la vida, hablando paradójicamente. Ha llegado el momento de enseñar a la raza que la muerte puede ser el fin de un ciclo y una automática respuesta a la Gran Ley de los Ciclos, que continuamente instituye lo nuevo y destruye lo viejo, o puede producirse por el abuso del cuerpo físico, por la mala aplicación de la energía y por la deliberada acción del hombre mismo. El hombre que deliberadamente peca y sicológicamente se equivoca en sus actitudes y consiguientes acciones, comete un sui­cidio, como el hombre que premeditadamente se hace volar los sesos. Pocas veces esto es comprendido, pero la verdad se irá haciendo cada vez más evidente.
Un mandato bíblico nos recuerda que los pecados de los padres se extenderán a los hijos, afirmación literal acerca de las enferme­dades que la humanidad ha heredado de la raza lemuria y atlante. La sífilis y la tuberculosis han prevalecido ampliamente durante la primera mitad de la raza aria, en la cual nos hallamos, y hoy no sólo afectan a los órganos de la procreación o a los pulmones (tal como sucedió en las primeras etapas de su aparición), sino que han involucrado ahora la corriente sanguínea y en consecuencia todo el organismo humano.
Mucho se ha hecho durante los últimos cincuenta años para controlar la gran enfermedad atlante de la tuberculosis, por medio de una vida sencilla, alimentos sanos y abundantes y aire puro. Mucho se está haciendo para controlar, finalmente, las enferme­dades sifilíticas, y ambas serán eventualmente extirpadas, no sólo por el tratamiento sano y los descubrimientos de las ciencias mé­dicas, sino porque la raza -a medida que se polariza más mental­mente- podrá encarar el problema desde el ángulo del sentido común, y decidirá que el pecado físico exige un castigo demasiado severo y que no vale la pena poseer lo que no se ha merecido ni se ha necesitado y en consecuencia no le pertenece.
Alrededor de estas ideas básicas se libró la guerra mundial (1914-1945). A la posesión ilegal de las tierras, territorios, bienes y pertenencias, denominamos agresión; pero en principio es lo mis­mo que violar, hurtar, robar. Hoy estos males no constituyen faltas y pecados individuales, sino que pueden ser características nacionales; la guerra mundial ha hecho surgir este problema a la superficie de la conciencia humana y la antigua lucha atlante se está librando amargamente con la probabilidad de que esta vez la Gran Logia Blanca triunfe. Esto no fue así en el primer conflicto. En ese entonces la guerra finalizó por la intervención del Logos planeta­rio y esa antigua civilización descendió a las profundidades y fue sepultada por las aguas, símbolo de pureza, salubridad y univer­salidad, y por lo tanto un final apropiado para “una raza tubercu­losamente orientada”, como los Maestros la han llamado. La muerte producida por inmersión y la muerte por confusas causas físicas, las cuales no se me permite describir, han sido probadas en el esfuerzo por salvar a la humanidad.

Pág. 127-129


----------------------------------------------------------------

Poco puedo decir de este significativo momento, mientras es­peramos la venidera revelación. Esta revelación es inevitable y segura, y tales preguntas se formularán durante doscientos años. La garantía de este emergente hecho, en el plano físico, la tenemos en la creciente sensibilidad de la raza a los aspectos más sutiles de la vida y a la enorme cantidad de investigaciones que se llevan a cabo en todas partes. Esta gran verdad y su garantía, la presenta constantemente, ante nosotros, la historia de la “gloriosa resurrec­ción de Cristo” y Su reaparición postmorten, y el poderoso y poco comprendido ritual del sublime grado de la Masonería, donde el Maestro es resucitado.


Pág. 199
---------------------------------------------------------------------------------------------
Como he dicho anteriormente, el plano astral no tiene existen­cia real, es una creación ilusoria de la familia humana. Sin embargo, de ahora en adelante (por la derrota de las fuerzas del mal y el revés sufrido por la Logia Negra) el plano astral lentamente se convierte en una creación que va muriendo, y en el período final de la historia humana (en la séptima raza raíz) dejará de existir, pero ahora no es así. Con la sustancia sensoria que cons­tituye el plano astral, se construyen formas ilusorias, siendo to­davía una barrera en el sendero del alma, que busca la liberación. Aún “mantiene aprisionada” a innumerables personas que hasta en el momento de la muerte su principal preocupación es el deseo, los pensamientos ambiciosos y la sensibilidad emocional, consti­tuyendo ellas una gran mayoría. En la época atlante vino a la existencia el plano astral; no existía prácticamente el estado men­tal de conciencia, aunque los “hijos de la mente” ocupaban su lugar en lo que hoy se considera los niveles superiores de ese plano. El átomo mental permanente también se hallaba práctica­mente en estado pasivo dentro de cada forma humana, y por con­siguiente el plano mental no ejercía atracción como sucede hoy. Muchas personas poseen todavía conciencia atlante, y cuando salen del estado físico de conciencia y descartan su cuerpo físico dual, se enfrentan con el problema de la eliminación del cuerpo astral, pero les resulta fácil liberarse de cualquier prisión mental del alma. Éstas son las personas comunes y poco evolucionadas que después de eliminar el cuerpo kámico o de deseos, poco tienen que hacer; no existe un vehículo mental que las atraiga hacia una integración mental, porque no hay una potencia mentalmente en­focada; el alma en los niveles mentales superiores está aún “en profunda meditación” y totalmente inconsciente de su sombra en los tres mundos.

Pág. 264


---------------------------------------------------------------------------------------------

He dado este ejemplo para esclarecer algo más mi tema. Sin embargo, el problema del mal es demasiado vasto para contem­plarlo aquí; tampoco es aconsejable ni inteligente discutir la fuente del mal (no de la imperfección), la Logia Negra. La ener­gía sigue al pensamiento y la palabra hablada puede ser potente­mente evocadora; por consiguiente, hasta no ser un miembro de la Gran Logia Blanca, es inteligente evitar la consideración de las fuerzas, suficientemente potentes, para emplear inteligente­mente la latente imperfección de la humanidad e imponer el te­rrible mal de la guerra, con todos sus resultados y efectos de largo alcance, sobre la humanidad. La Logia Negra es el proble­ma de la Logia Blanca y no el problema de la humanidad; du­rante eones la Jerarquía ha manejado este problema y ahora está en proceso de resolverlo. De todas maneras es esencialmente la principal consideración y problema de Shamballa, porque está vinculado con el aspecto voluntad, y sólo la voluntad al bien será suficiente para eliminar y aniquilar la voluntad al mal. No es suficiente sólo buena voluntad, aunque el llamado unido e invo­cador de los hombres de buena voluntad de todo el mundo -acrecentadamente expresado mediante la Gran Invocación- servirá para “sellar la puerta donde se halla el mal”.


Págs. 363-364


-----------------------------------------------------------------------------------

III. LAS SIETE TÉCNICAS DE CURACIÓN


Tendré que dar las técnicas en forma de siete antiguas afir­maciones simbólicas o fórmulas; extraídas del Libro de las Reglas para Discípulos Iniciados. No me atrevo aún a dar la simple aplicación física de estas técnicas de rayo, porque sería demasiado peligroso. Cuando se las emplea y comprende correctamente tie­nen una terrible fuerza y -en malas manos- podrían causar un real daño. Recordaré aquí que los iniciados de la Logia Negra curan o producen la muerte y la enfermedad, y emplean técnicas muy similares; la diferencia estriba en que sólo pueden trabajar con los rayos de la personalidad del curador y paciente, y debido a que son más poderosos, en el plano físico, que los Miembros de la Gran Logia Blanca, su trabajo frecuentemente es muy eficaz. Cuando el curador espiritual puede trabajar con las energías de la luz, raras veces es tan eficaz físicamente.
Los Miembros de la Logia Negra, o los curadores que trabajan bajo su influencia, son, sin embargo, totalmente incapaces de tra­bajar sobre un paciente que está, en lo más mínimo, orientado espiritualmente y por lo tanto es controlado por su alma; tampoco pueden trabajar a través de un curador espiritualmente orientado. Cuando ellos intentan hacerlo, son combatidos por la energía proveniente del Ashrama, hacia el cual el curador o el paciente se dirige o con el cual está afiliado, aunque su lugar se halle únicamente en la periferia. Cuando concierne al hombre común ignorante, el peligro de la interferencia “negra” es nula; las fuerzas oscuras no se interesan por ninguna persona que no sea im­portante, salvo aquellas cuya potencia e influencia pueden servir sus fines. Su trabajo maligno sólo es posible realizarlo en el momento (o ciclo) en que el hombre decide si emprenderá una vida espiritual, si permanecerá estático donde se encuentra, o si penetrará deliberadamente (lo cual es excesivamente muy raro) en el sendero del egoísmo puro que conduce a la Logia Negra.
Algunos discípulos a principios del próximo siglo tomarán es­tas técnicas o afirmaciones mágicas, relativas al trabajo curador, y las interpretarán y dilucidarán, siendo susceptibles de tres sig­nificados. Los modernos estudiantes pueden interpretar la más inferior de ellas, si reflexionan adecuadamente y viven espiritualmente. He aquí las siete afirmaciones.

Pág. 383


Los Rayos y las Iniciaciones

Las vidas superhumanas expresan sattva, guna o la cualidad del ritmo y de la respuesta armoniosa al impulso divino del perfecto despliegue de la colaboración coordinada con el propósito de la manifestación.


Las vidas humanas demuestran la cualidad de rajas, de movilidad, de constante y consciente cambio a fin de descubrir lo Real y demostrar, por medio de la experiencia, la verdadera naturaleza de la respuesta rítmica.
Las vidas subhumanas expresan la cualidad de tamas o inercia. Actúan ciegamente y no tienen la capacidad de responder conscientemente al plan. Constituyen la suma total de las "unidades de inercia", así como los entes humanos son denominados "puntos de luz que se mueven dentro del cuadrado". Esto resultará de interés para los masones.
Pág. 5
--------------------------

Por lo tanto, existe una corriente descendente de energía originada fuera de nuestra vida planetaria: la afluencia de esta energía, su inevitable efecto y consecuencias, de acuerdo con la ley cíclica, a medida que actúa sobre el plano físico ha producido y produce los cambios que la humanidad observa con horror. Esto pone en conflicto inmediato el pasado con el futuro, con lo cual expreso la más profunda verdad esotérica que el género humano es capaz de captar; pone a la Gran Logia Blanca y a la Logia Negra en culminante lucha y abre la puerta a grandes energías antagónicas que podríamos denominar espíritu y materia, espiritualidad y materialismo o vida y muerte. En último análisis estas palabras significan tan poco como los términos bien y mal, que solo tienen cierto sentido para la conciencia humana y sus inherentes limitaciones.


Pág. 10
-------------------------------------------------------------------------
Ahora nos abocaremos al estudio de un tema que siempre resulta excesivamente difícil para los estudiantes: La naturaleza de la PALABRA, del A,U.M., y sus posteriores derivaciones, el O.M. y el Sonido. Existe mucha confusión respecto a su significación y a la necesidad de su empleo. La etapa de su reconocimiento, por la cual estamos pasando ahora, es puramente exotérica, a fin de acostumbrar al público a la realidad de su existencia, y se lleva a cabo de tres maneras:
1. Por el constante empleo de la palabra "Amén" en todas las iglesias cristianas, tergiversación occidental del A.U.M. El A.U.M. constituye aquí el aspecto inferior del Sonido originador.

2. Por el énfasis que ha puesto la Masonería sobre la Palabra Perdida, atrayendo así sutilmente la atención de la humanidad hacia el O.M., el Sonido del segundo aspecto, el alma.

3. Por el creciente énfasis puesto, por los numerosos grupos esotéricos de todo el mundo, en el empleo del O.M. y su frecuente uso hecho públicamente por estos grupos y por quienes practican la meditación.
El acercamiento más sensato corresponde a la tradición masónica, porque encara principalmente el mundo de significados y una de las fases de la enseñanza esotérica. El empleo del Amén en el ritual de la iglesia cristiana, caerá en desuso con el tiempo, pues básicamente constituye una afirmación materialista, siendo por lo general considerada por los feligreses como sello de divina aprobación, adjudicado por el Todopoderoso a sus demandas de protección o de satisfacción a sus necesidades físicas; por lo tanto, todo ello está relacionado con la vida de deseos, la aspiración al dualismo y a la demanda. Involucra las actitudes de dador y de receptor.
El A.U.M. y el Amén son ambos una expresión del sonido mediante el principio de la sustancia activa inteligente de la manifestación divina, el tercer aspecto, y han servido a la necesidad humana durante la fase material y el desarrollo de la forma. También me refiero aquí al desarrollo de la mente o del cuerpo mental. La entera personalidad, cuando se ha perfeccionado y está regida por el alma, se convierte en el "Verbo hecho carne".

El conjunto de aspirantes y discípulos está hoy aprendiendo el significado del O.M., que no es el Verbo hecho carne, sino el Verbo liberado de la forma expresándose como alma-espíritu y no como cuerpo-alma-espíritu. Por lo tanto, podría decirse que:


1. El A.U.M. (observen que separo cada aspecto de este triple sonido) hace descender al plano físico el aspecto alma-espíritu, y lo arraiga allí la fuerza de su saliente vibración. Emplearé un símbolo para aclarar lo que quiero significar. Diré que es análogo "a un fuerte viento que sujeta a un hombre contra una pared, imposibilitándole toda libertad de movimiento". Vivifica la forma; intensifica el aferramiento de la materia sobre el alma; construye una prisión alrededor del alma -la prisión de los sentidos. Es el "sonido del encantamiento", fuente del espejismo y de maya; energía altamente engañosa y alucinadora, nota del arco involutivo. Oculta el secreto del mal o materia, del empleo de la forma, primeramente como prisión, luego como campo de entrenamiento y de experiencia y, finalmente, como expresión de la manifestación de un Hijo de Dios.
2. El O.M. correctamente pronunciado libera al alma del espejismo y del -encantamiento. Es el sonido de la liberación, la gran nota de la resurrección y de la ascensión de la humanidad al Lugar Secreto del Altísimo, cuando todas las demás Palabras y sonidos han fracasado. Es un sonido dual, no triple como el A.U.M.; significa la relación entre espíritu y alma y entre vida y conciencia. Esta Palabra perdida, simbolizando lo que se ha perdido en los tres mundos (ejemplificado por los grados de la Logia Azul de la Masonería), debe ser recuperada, y está hoy en proceso de ser descubierta. Los místicos la han buscado; los masones han preservado la tradición de su existencia; los discípulos e iniciados del mundo deben demostrar que la poseen.
3. El SONIDO es la única expresión del Nombre Inefable, el apelativo secreto de Aquel en quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser, a Quien conoce la Gran Logia Blanca por dicho nombre. Recuerden siempre que nombre y forma son términos sinónimos de la enseñanza esotérica y ambas palabras contienen el secreto de la manifestación. La meta del iniciado consiste en identificarse con todas las formas de la vida divina a fin de poder considerarse a sí mismo como parte integrante de ese Todo y sintonizarse con todos los estados de percepción divina conociendo por sí mismo (no sólo teóricamente) que éstos también constituyen sus propios estados de percepción. Entonces puede penetrar en el divino arcano del conocimiento, participar de la divina omnipresencia, expresar -a voluntad- la divina omnisciencia y prepararse para manifestar con plenitud de conciencia la divina omnipotencia.
Empleo palabras que resultan fútiles para impartir el subyacente significado de la Palabra. La comprensión sólo puede llegar cuando el hombre vive la Palabra, oyendo su inaudible Sonido y exhalándolo hacia los demás en un aliento vital dador de vida.
Las masas oyen el sonido del A.U.M., y la clase elevada está descubriendo que ese A.U.M. es la expresión de algo del cual tra­ta de liberarse. Los aspirantes y discípulos del mundo oyen el O.M., y en sus vidas personales el A.U.M. y el O.M. están en conflicto. Quizás esto representa una nueva idea, pero imparte el concepto de un hecho eterno. Tal vez les ayude a comprender esta fase si puntualizo que, para el primer grupo, el O.M. puede ser representado con el signo M, que expresa la naturaleza material, mientras que el segundo grupo puede ser representado por el símbolo M, expresando el alma envuelta en la materia. Observarán por lo tanto, que la enseñanza conduce al hombre progresivamente hacia adelante y la ciencia esotérica pone al hombre en contacto con grandes contradicciones mentales y paradojas divinas Durante eones se han perdido la Palabra del alma y el Sonido de la realidad espiritual. Hoy la Palabra del alma se está descubriendo nuevamente, y con ese descubrimiento el pequeño yo se va perdiendo en la gloria y el fulgor del yo divino.
Este descubrimiento culmina en el momento de recibir la tercera iniciación. El iniciado y el Maestro, conjuntamente con ésos de rango superior que se identifican con Shamballa, en forma constante y creciente, oyen con mayor claridad el Sonido que emana del Sol Central espiritual, que penetra en nuestro planeta en todas las formas de la vida divina -por conducto de nuestro Logos planetario, el cual oye con toda claridad y comprensión-, el Sonido de la sílaba inferior del Inefable Nombre de Aquel en Quien los Logos planetarios viven, Se mueven y tienen su Ser, pues Ellos son centros de la VIDA que se expresa a sí misma por medio de un sistema solar.
Como podrán ver no tiene objeto que me explaye sobre esto. Su único valor consiste en dar un impulso expansivo a la con­ciencia del discípulo y sacudir su imaginación (la simiente de la intuición), y aunque esté ocupado en expresar la M y después la m, se esforzará en ir detrás del Sonido.
Anteriormente señalé que el sonido A.U.M., el sonido O.M. y el SONIDO mismo, están relacionados con la vibración y sus variados y distintos efectos. El secreto de la Ley de Vibración se va revelando progresivamente a medida que la gente aprende a emitir la Palabra en sus tres aspectos. Los estudiantes harían bien en reflexionar sobre la diferencia que existe entre el aliento y el Sonido, entre el proceso de la respiración y el de la creación de una actividad vibratoria dirigida. Una está relacionada con el Tiempo y la otra con el Espacio, y difieren entre sí, y (tal como reza en El Antiguo Comentario) "el Sonido, el último Sonido aunque inicial, concierne a aquello que no es tiempo ni espacio, está fuera del TODO manifestado, origen de todo lo que es y sin embargo, no es nada". (La nada. A.A.B.)
Existen, por lo tanto, grandes puntos de tensión, desde los cuales surge la Palabra Sagrada en sus mayores aspectos. Permítanme enumerarlos:
1. El punto creador de tensión -tensión lograda por el Logos planetario cuando responde al Sonido del Inefable nombre, exhalándolo, a Su vez en tres grandes Sonidos que constituye uno sólo en Su propio plano de expresión, creando así el mundo manifestado, el impulso hacia el desarrollo de la conciencia y también la influencia de la vida misma. Esto es el Sonido.
2. Siete puntos de tensión en el arco descendente e involutivo; estos producen los siete planetas, los siete estados de conciencia y la expresión de los impulsos de cada uno de los siete rayos. Constituyen el séptuple A.U.M., al cual se refiere la Sabiduría Eterna. Están relacionados con el efecto que produce el espíritu o la vida sobre la sustancia, dando así origen a la forma y creando la prisión de la vida divina.
3. El A.U.M. mismo o el Verbo hecho carne; creando finalmente un punto de tensión en el cuarto reino de la naturaleza, donde es posible el ciclo evolutivo y llega a oírse casi imperceptiblemente la primera tenue nota del O.M. El hombre individual alcanza el punto cuando. la personalidad es un todo integrado y activo y el alma comienza a ejercer control. Constituye una tensión acumulada, lograda durante muchas vidas. Este proceso está descrito en los archivos de los Maestros, de la manera siguiente:

.






m

.

Recuerden que estos símbolos constituyen una tentativa de mi parte, de traducir antiguas signaturas, en tipos de imprenta modernos y occidentales. Esotéricamente, el único que no varía es el A.U.M.
4. Luego se produce un punto de tensión, y desde él, el hombre logra oportunamente liberarse de los tres mundos, convirtiéndose en un alma liberada; llega a ser un punto dentro del círculo -que indica el punto de tensión desde el cual actúa, siendo el círculo la esfera de su actividad autoiniciada.
No creo necesario extenderme más; el iniciado pasa de un punto de tensión a otro, análogamente a como la hacen todos los seres humanos, aspirantes, discípulos e iniciados de grado inferior; obtienen una expansión de conciencia tras otra, hasta recibir la tercera iniciación, y los puntos de tensión (cualificados por la intensión y el propósito) reemplazan los esfuerzos anteriores y el aspecto voluntad comienza a ejercer control.
Aquí tenemos en forma concisa un nuevo ángulo del conocido tema de la Palabra -tema preservado, de alguna manera, por todas las religiones mundiales, pero, como todas las cosas, ha sido tan materializado, que la tarea de la jerarquía consiste en restablecer el conocimiento de su significado, su triple aplicación y sus significaciones involutivas y evolutivas. Los estudiantes harían bien en recordar que la emisión oral nada significa. La emisión silenciosa e inaudible dentro de la cabeza, constituye un factor importante; luego de haberlo realizado, oír su reverberación allí y reconocer que este Sonido autoiniciado -exhalado desde un punto de tensión- es parte del SONIDO original a medida que va adquiriendo la forma de una Palabra. Cuando el hombre expresa perfectamente el A.U.M., entonces puede emitir el O.M. con eficacia, desde puntos progresivos de tensión hasta la tercera iniciación. Entonces el efecto del O.M. es de tal naturaleza que la personalidad desaparece como entidad separada, surge el alma en toda su gloria, y el primer tenue sonido del SONIDO original irrumpe en el oído del transfigurado iniciado. A esta Voz se refiere el relato bíblico de la Transfiguración. Dicha Voz dice: "Éste es mi Hijo bienamado". El iniciado registra el hecho de haber sido aceptado por Shamballa y haber establecido el primer contacto con el Logos planetario, el Hierofante, el Iniciador en la tercera iniciación, en forma análoga a como Cristo, el Maestro de Maestros, es el Iniciador y el Hierofante de las dos primeras iniciaciones.
No obstante, la Palabra que nos ocupa no es la Palabra Sagrada, sino un signo o señal de aceptación. Esta regla lo expresa en la frase: "Aceptado como grupo", la cual se refiere al conjunto y mezclas combinadas de sonidos a través de los cuales pueden actuar el alma en relación con la personalidad, la mónada en relación con la Tríada espiritual, el Maestro en relación con su ashram y Shamballa en relación con la Jerarquía, expresando el plan en las etapas iniciales de contacto y, en las últimas, el propósito. Recuerden que la analogía rige en todo esto. La personalidad es un conglomerado de formas y vidas sustanciales que al fusionarse y mezclarse constituyen una totalidad unificada, animada por el deseo o aspiración, por el plan o propósito, y actúa en el lugar que le corresponde, inspirada por un programa interno autoiniciado. De acuerdo al punto de vista y ángulo más extenso, de quienes ven la vida en términos de totalidades cada vez más amplias, el progreso se realiza pasando de un grupo a otro.
Pág. 33-36
--------------------------------
Debe recordarse que la Ciencia de Invocación y Evocación constituye un esfuerzo recíproco. La humanidad no podría ser invocadora si la Jerarquía espiritual (incluyo en el término a Shamballa y a la Jerarquía planetaria) no evocara al espíritu del hombre. La demanda invocadora de la humanidad es evocada por la invocación o Sonido de las Jerarquías espirituales. Sin embargo, la responsabilidad del hombre consiste hoy en invocar a los Señores de la Liberación y al Espíritu de Paz. Estos seres tienen el poder de elevar a la humanidad una vez que la raza humana haya adoptado la correcta actitud, y en el tercer grado de la masonería corresponden al grupo que asciende al Maestro. Su respuesta al clamor de la humanidad depende en gran parte, aunque no totalmente, de la cualidad de ese clamor.
Pág. 47-48

-----------------------------------------------------------


El séptimo reino de la naturaleza es el de las vidas que colaboran con plena capacidad comprensiva, con el Grupo de Seres que constituyen el núcleo del Concilio en Shamballa. Este grupo gira alrededor del Señor del Mundo; Su conciencia y estado de ser es apenas comprendido por los más avanzados Miembros de la Jerarquía, y la relación de estas Vidas con el Señor del Mundo es similar, aunque fundamentalmente diferente, a la relación de los miembros de la Jerarquía con los tres Grandes Señores -el Cris­to, el Manu y el Mahachoan. A través de estos Señores afluye la energía que emana desde Shamballa, trasmitiendo el propósito y motivando el plan de Sanat Kumara -el Plan de Su Vida. Lo que ustedes denominan "el Plan" es la respuesta de la Jerarquía a la afluyente voluntad plena de propósito del Señor del Mundo. A través de Sanat Kumara, el Anciano de los Días (así denominado en La Biblia), fluye la ignota energía cuya expresión son los tres aspectos divinos. Él es el Custodio de la voluntad de la Gran Logia Blanca en Sirio, y el peso de esta "intención cósmica" es compartido por los Budas de Actividad y por esos Miembros del Gran Concilio cuya conciencia y vibración son tan elevadas que sólo una vez al año (por medio de su emisario, el Buda), pueden sin peligro hacer contacto con la Jerarquía.
Págs. 78-79
-------------------------------------------------------------------------

Así pasa de una empresa a otra. La Jerarquía lo ayuda siempre en su desarrollo, y al mismo tiempo protege el Camino de los daños que pudiera causar hasta el momento en que el espejismo ya no lo afecte. Su seguridad individual sólo puede alcanzarla en el lapso transcurrido entre la segunda y tercera iniciaciones. Previamente a ello se lo considera inestable y un riesgo en potencia. Posteriormente puede ser afectado por la ilusión, pero no existe temor de que retroceda permanentemente; tome el sendero de la izquierda y quizás, en casos excepcionales, se abra camino hacia la Logia Negra. El mayor riesgo del iniciado común es la pereza y la lentitud. Reflexionen sobre esto.

Pág. 93-94
-----------------------------------------------------------------------------

Esta potente vibración del deseo la evocaron los hombres que aún no poseían visión espiritual de ninguna especie; sus reacciones instintivas eran estrictamente materiales (lo cual era correcto en esa época particular) y llamaron la atención de ciertas energías o Seres netamente malignos. Dichos Seres aprovecharon la situación con la finalidad de satisfacer sus deseos de poder -otra distorsión del aspecto voluntad o primer aspecto. Así se fundó la Logia Negra. Se nutrió del deseo humano, asemejándose a un enorme vampiro que está al acecho. Vició el vivir humano y aumentó el deseo, más allá de lo que normalmente se esperaba, se proyectaba o planeaba jerárquicamente, creando de esa manera falsas metas y normas. erigiendo una barrera entre el centro planetario inferior, la Humanidad, y el centro o "punto medio", la Jerarquía. Por lo tanto, es evidente que fueron liberadas dentro del reino de maya, las energías siguientes:




  1. La fuerza instintiva del deseo animal, que no era errónea en sí, y está sujeta al rechazo en el transcurso del tiempo, es normalmente controlada.

  2. La corriente de vida descendente, en dos aspectos:

    1. El aspecto vida cuanto otorga el ser.

    2. El aspecto vida cuando preserva a la forma.

  3. El constante impacto del poder atractivo del alma, complementado por la Jerarquía, acrecentando su potencia a medida que transcurre el tiempo.

  4. El poder impulsor del deseo material, enfocado en la Logia Negra, que nutre el deseo humano y extrae una forma de vida del deseo masivo de la humanidad.

  5. El desarrollo humano por líneas astrales, expresándose con ciertas y bien definidas corrientes de energías o fuerzas:

    1. El deseo materialista por las posesiones.

    2. El deseo por las cosas que pertenecen a otros, a lo cual se refiere el mandamiento "No hurtarás".

    3. Los objetivos y ambiciones de la personalidad, que constituyen una forma de deseo enfocado, de naturaleza impulso y determinante de la vida.

    4. La aspiración que conduce a la visión y al Camino místico.

    5. La purificación, el manejo consciente del deseo en el sendero de probación.

    6. La iniciación. Las dos primeras iniciaciones que se recibe como sabemos, en el plano astral, trayendo la total liberación del plano del espejismo y del reino de maya.

Durante todo ese período se llevó a cabo la organización del plano etérico, sometido al impacto de las energías y fuerzas ya enumeradas, además de otras energías (latentes o en potencia) con cuales nada tenemos que ver en forma inmediata. La gran Logia Blanca y su opositora, la Logia Negra, acrecentaron constantemente su potencia. En forma gradual, las fuerzas se organizaron y los cuatro "velos de maya" o las siete energías separadoras, se definieron nítidamente. Cuando dicha diferenciación quedó totalmente establecida, culminaron dos grandes acontecimientos planetarios (si puedo denominarlos así):


  1. Los siete centros del cuerpo humano (cinco a lo largo de columna vertebral y dos en la cabeza), esotéricamente estaban ya "en formación". Los siete lotos o chakras se hallaban activos, unos poderosamente, otros sin despertar, visibles en la actualidad para la visión clarividente.




  1. Aparecieron los siete grupos de ashramas de los Maestros (condicionados por los siete rayos), motivados desde Shamballa, organizados en esa época en los niveles superiores del plano mental, y su personal fue extraído gradualmente de las filas de la humanidad misma, a medida que uno a uno recibían la iniciación.

Paralelamente a esta actividad, y complementado, nutrido y sustentado por la Logia Negra, apareció el espejismo en el plano astral, y a este espejismo, cada vez más denso, la humanidad ha contribuido y respondido constantemente. Luego, a medida que la evolución progresaba y el intelecto humano comenzaba a hacerse sentir, "los cuatro velos de maya" y el gran "telón del espejismo" condicionaron al plano mental. Apareció la ilusión y las diferencias entre verdad y la falsedad, el bien y el mal, y el sendero de la izquierda y el de la iniciación se hicieron evidentes a la humanidad avanzada de esa época, La Jerarquía no ignoraba dichas diferencias, pero los seres humanos se vieron enfrentados con ellas y las reconocieron; la humanidad debió encarar la poderosa elección intelectual, y la raza aria (apelativo aplicado correctamente a la inteligente humanidad moderna) vino a la existencia.


En el transcurso de las edades, los hombres han contribuido acrecentadamente al problema y solución de maya, del espejismo y de la ilusión. Comenzó a hacerse sentir el poder del pensamiento humano; los hombres en número creciente buscaron el Sendero de Liberación, y de esa manera ingresaron en la Jerarquía, convirtiéndose en activos e instruidos opositores de la Logia Negra, y en inteligentes manipuladores de energía, la cual puede ser proyectada hacia abajo y utilizada para destruir los cuatro velos, disolver el espejismo y disipar la ilusión. La humanidad respondió con mayor sensibilidad a los impactos -subjetivos y objetivos- y su colaboración comenzó a ser eficaz y útil para la Jerarquía, viéndose obligada a realizar algunos cambios en las técnicas jerárquicas, liberando algunos trabajadores jerárquicos a fin de que se dedicaran a otras y distintas actividades, complicando grandemente el problema existente y amenazando también la seguridad y estado de la Logia Negra.
Uno de los resultados del desarrollo mental consistió en enviar grandes cantidades de discípulos al mundo de los hombres, los cuales mantenían al mismo tiempo su vínculo consciente con el ashrama al que estaban afiliados, y se podía confiar en que vivirían como hombres entre los hombres y harían afluir su potencia de abajo arriba, sobre los problemas de maya y del espejismo. El trabajo debían realizarlo los discípulos capaces de resistir la presión, que a despecho de todas las dificultades vivieran con nobleza y se prepararan y recibieran la iniciación, constituyendo para ellos el paso siguiente. Varios cientos de años atrás, en muy pocos se podía depositar tal confianza. Hoy (1944), en todos los países hay muchos de ellos, aunque muy pocos en Alemania, debido a que en ese desdichado país se ha concentrado el poder de la Logia Negra, y también al mal uso de la fuerza shambállica. Dicha fuerza ha sido aislada, utilizándose su aspecto destructivo en Alemania, sin equipararla con la actividad de la energía de amor de la Jerarquía. Este hecho ha imposibilitado (desde 1933) la entrada de los discípulos que pertenecen a la Logia Blanca. Sin embargo, en todas partes la concentración de discípulos activos es mayor que en ningún otro momento de la historia humana.
He acentuado esto porque la segunda frase, "que el grupo amplíe las rasgaduras en esos velos", se refiere a los discípulos y grupos reunidos a su alrededor en todas partes. Esos grupos, en gran número y de distintas potencias de rayo, guiarán al mundo hacia la nueva era, en el período de posguerra. La presión que ejercen sobre el plano físico ha precipitado la crisis entre la gran Logia Blanca y la Logia Negra. Su trabajo consiste en permitir entrar la luz, y donde va la luz la Logia Negra debe disolverse y desaparecer. Se nutre del espejismo y la ilusión y emplea los velos de maya como protección. Los estudiantes no deberían nombrar ni diferenciar los cuatro velos, los cuales en sí son transitorios y variables. Difieren cuando reciben el impacto de los siete rayos. No es posible ni práctico distinguir uno del otro, excepto desde el ángulo de la Jerarquía, y en la actualidad su destrucción (anteriormente no fue así) debe producirse desde el plano físico denso y el ataque deben realizarlo las personalidades e individuos en cuerpos físicos. En cierto modo es un nuevo acercamiento, pues hasta ahora muy pocos discípulos e iniciados han sido capaces de trabajar de esta manera. Hoy trabajan centenares y millares de discípulos, aprendiendo así a aplicar las antiguas reglas para el trabajo que debe realizarse dentro de los velos de maya. A medida que pueda traducirlas, expondré algunas de las reglas o fórmulas, tal como aparecen en el Libro de Reglas del Maestro. Algunas de ellas son intraducibles:


  1. Enfocar la fuerza en la punta de la joya y descubrir el velo que ella puede tocar.

  2. Llevar la fuerza de una punta a otra y luego proyectarla.

  3. Descubrir la energía de la forma detrás del velo que ha sido atacado. Existe una rasgadura en el velo. Descúbranla y observen.

  4. Un sendero atraviesa los velos, y da acceso a varios atrios. Caminar por ese sendero sembrando destrucción y limpiando de residuos el atrio. El último atrio es el de los cambistas de dinero.

  5. Enfrentar las fuerzas descendentes y descubrir la corriente que les pertenece.

  6. Estar a la expectativa de la corriente de fuerza maligna que trata de remendar las rasgaduras. Proyectar sobre esa corriente la energía que ya conocen, la cual los ha conducido desde el ashrama a los velos. Emplear y hacer retroceder el mal hasta el plano astral.

  7. Trabajar con el Sonido y conocerlo como fuente de poder. Emplear primero la Voz, luego el O.M. y después el Sonido. Los tres serán suficientes.

Existen otras reglas, pero estas les proporcionarán los datos necesarios para realizar este tipo de trabajo, reglas que el audaz discípulo necesita conocer. Han sido ya aplicadas y la mente inferior no debe interpretarlas sin la ayuda de la conciencia iniciática.


La segunda frase es la siguiente:
2. Que el grupo amplíe las rasgaduras de esos velos y permita así entrar la luz.
Llegamos ahora a un definido mandato o instrucción grupal. Se invoca la ayuda del grupo en forma tal que parece una orden. Lo esencial del mandato formulado reside en que durante la nueva era y en el intervalo entre el pasado (cuando prominentes discípulos trabajaron dentro de los velos de maya) y la nueva era (donde la humanidad actuará conscientemente en el plano etérico), será necesario el trabajo de los grupos esotéricos dirigidos por el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, los cuales serán capaces de diferenciar los distintos velos, constituyendo esto el imprescindible y siguiente desarrollo. Los grupos deben enfocar la energía en el centro del ser grupal; el grupo debe llevar la fuerza de un punto a otro y de un velo a otro; proyectar la energía destructora y, en conjunto, llegar a percibir lo que oculta cada velo; desempeñar actividades purificadoras (siete en total); enfrentar, aceptar y distribuir, la descendente energía espiritual que finalmente consumará el trabajo realizado. El grupo -mediante el empleo de esa corriente descendente- hará retroceder las fuerzas del mal hasta el plano astral, y trabajará unido con los tres aspectos del primer rayo, tipificado por la Voz, el O.M. y el Sonido.
Lo antedicho contiene una magistral fórmula para la actividad grupal y también un poderoso método (una vez que el grupo pueda trabajar en forma unida) para la depuración y reorganización de las fuerzas que están activas hoy en el mundo. En la actualidad dichas fuerzas predominan en forma incontrolada; su efecto es casi tangible (en sustancia etérica) y están real y visiblemente presente y controladas por la Logia Negra, que utiliza las voces de la engañosa propaganda, la Palabra de la muerte (la cual no impartiré porque el O.M., la palabra de la Vida, es suficiente) y el Sonido del aspecto más denso de la manifestación -sonido poderoso del reino mineral. Ello constituye una condición sin paralelo y crea una excepcional concentración de las fuerzas del bien y del mal sobre el plano etérico. La tarea de los grupos que trabajan dirigidos por los Maestros de Sabiduría, consiste en permitir la entrada de la luz, utilizando las rasgaduras existentes en los velos de maya.

Págs. 111-114


--------------------------------------------------------------------------
La ceguera constituye el preludio de la iniciación en cualquier grado que sea. Durante la última y más elevada iniciación llega a su fin la "tendencia a la ceguera". La ceguera es natural, innata, inevitable e impenetrable, en las primeras etapas de la evolución. Durante edades el hombre camina en la oscuridad. Luego llega la etapa donde la ceguera normal constituye una protección, pero también entra en una fase donde puede vencerla. La ceguera a que me he referido, técnicamente hablando, es algo diferente. En cuanto el ser humano obtiene la primera tenue vislumbre de ese "otro algo", y se ve a sí mismo como yuxtapuesto a esa realidad distante e imperceptiblemente sentida, la ceguera mencionada es algo impuesto por el alma al apresurado aspirante, a fin de que las lecciones de la experiencia consciente, del discipulado y posteriormente de la iniciación, puedan asimilarse y expresarse correctamente; por su intermedio se protege el apresurado buscador contra un rápido y superficial progreso. Lo que espera descubrir el Instructor interno, y posteriormente el Maestro, es hondura y un profundo "enraizamiento" (si puedo emplear tal palabra), y la "ceguera oculta", su necesidad, su inteligente manejo y su ultérrima eliminación, forman parte del programa impuesto al aspirante. La Fraternidad Masónica reconoce esta verdad, pero no la interpreta correctamente. En una de sus más importantes y elevadas iniciaciones, el candidato penetra con los ojos abiertos, sin aplicársele una venda. Luego, a mitad de la ceremonia, es cegado, y en esas condiciones pasa terribles pruebas que simbolizan cierta etapa elevada del sendero.
La ceguera es por lo tanto, esotéricamente hablando, el lugar del aprendizaje y está relacionada con la doctrina del ojo, de la garganta y del corazón. No lo está con la tenue visión, la percepción de verdades a medias y los balbuceos del aspirante cuando está aprendiendo a conocerse a sí mismo o cuando visualiza la meta y trata de recorrer el sendero, condición muy familiar a la cual están sujetos todos los principiantes sin poder evitarla, pues es inherente a sus naturalezas. La ceguera oculta es inducida espiritualmente y oscurece la gloria y la prometida realización y recompensa. El discípulo debe depender de sí mismo. Sólo puede ver su problema, su pequeño campo de experiencia y su -para él- débil y limitado equipo. Cuando el profeta Elías habla de dar al aspirante "los tesoros de la oscuridad" se refiere a esa etapa. La belleza de lo inmediato, la gloria de la oportunidad presente y la necesidad de abocarse a la tarea y al servicio, constituyen la recompensa para seguir adelante en la aparentemente impenetrable oscuridad. Para el iniciado, la ceguera es más esotérica; para él no existe en absoluto la luz -ninguna luz terrenal ni tampoco en los tres mundos. Sólo existe oscuridad. El místico lo denomina "la oscura noche del alma". La verdadera noche oscura (de la cual, paradójicamente hablando, la oscura noche del místico es sólo un tenue reflejo) marca un excelso estado del Ser y una etapa de desarrollo. Cristo penetró en la negrura y oscuridad cuando ejerció influencia sobre uno de Sus Maestros, el Maestro Jesús en la Cruz. Para la mayoría esto emitirá una nueva nota que sólo ahora puede ser revelada. Concierne a la facilidad con que un Maestro participa de la experiencia, subjetivamente llevada a cabo, del discípulo que Él ha preparado para la iniciación. Se relaciona también con la identificación aún más elevada del Cristo, con los iniciados que están recibiendo la cuarta y quinta iniciaciones, como el Maestro Jesús en la experiencia mencionada. Cristo ya no es el Iniciador sino que constituye para el iniciado lo que el Maestro para el discípulo, siendo una curiosa fase de "participación idéntica" que no evoca reacción del Maestro o del Maestro de Maestros, el Cristo, excepto en la medida que permite al Participante Divino enfrentar otra zona oscura que vela y oculta otra gloria aún más suprema. El párrafo que antecede está más allá de la comprensión del estudiante común, pero la comprenderán aquellos cuyos ojos están abiertos para ser cegados.
Pág. 117-118

----------------------------------------------------------------


Cuando el iniciado puede identificar el Sonido y ya no lo "conmueve" el O.M., entonces llega a ser un Cristo en expresión y hace su aparición ya sea en forma física o en los planos que podríamos denominar "zonas de no-aparición". Entonces podrá contener en sí y utilizar las energías custodiadas por la Tríada espiritual, la expresión de la voluntad y propósito de Dios. Aunque el iniciado no forme parte del gobierno planetario, ni tampoco sea miembro del Concilio de Shamballa (pues muy pocos iniciados lo son) tiene, no obstante, el derecho de actuar en idénticos niveles y prepararse para llevar a cabo esos procesos evolutivos que le permitirán entrar en el plano astral cósmico. Así podrá reconocer el "espejismo cósmico" y "ver a través" de él, proporcionándole la clave del mundo del sentimiento y de la sensibilidad, del cual nuestras respuestas sensoria y sensibilidad emocional e intuitiva, son tenues y distorsionados reflejos. Debemos recordar este factor bastante importante si queremos desarrollar un exacto sentido de proporción. El iniciado, en la tierra, ha aprendido que en realidad el plano astral no existe -por lo menos para los iniciados de alto grado. Dicho conocimiento constituye el primer paso para comprender el enigma de la negación, el verdadero conocimiento de los fundamentos de los perennes pares de opuestos y el conocimiento que está detrás de la significación de la negación. Probablemente la frase que antecede nada signifique para ustedes, no obstante, encierra una verdad para la cual las pruebas, las experiencias y las iniciaciones de la existencia planetaria preparan al iniciado. Otorgan esas cualidades que le permitirán hacer contacto con el mal cósmico; a pesar de ello permanecerá incólume y eventualmente desempeñará su parte, que consiste en llevar a un fin ignominioso a la Logia y Hermandad Negras. La Logia Negra tiene sus raíces en el plano astral cósmico, así como la Logia Blanca y su Hermandad las tienen en el plano mental cósmico, aunque esto es en realidad momentáneo, a fin de cerciorarse de la culminación y perfeccionamiento de ciertas actividades organizadas, llevadas a cabo en la estrella Sirio. Siempre he insinuado esto en mis escritos.
"El Camino de Evolución Superior" conduce al plano astral cósmico, y la trascendental visión otorgada al hombre, en algunas de las iniciaciones superiores, lo conducen allí; la facultad búdica desarrollada constituye la cualidad que le permite actuar en la Gran Logia Blanca como factor creador. Empleando una metáfora muy conocida, aunque poco comprendida, viaja "en alas del Sonido" sólo cuando puede hacerlo.
4. "Que entonces conozcan el significado del O.M. y oigan ese O.M. tal como lo emite Aquel que permanece y espera en el centro mismo de la Cámara del Concilio del Señor".
Éstos son pensamientos profundos y solemnes, pero de poca utilidad para el lector común. Sin embargo, es esencial que no albergue la idea de que el logro de la iniciación más elevada en este planeta señala el fin o la culminación de una grande y ultérrima etapa. Indica únicamente el comienzo de la significación. Este enunciado tiene un valor esotérico. Así como el logro del control físico libera al neófito del aprendizaje de lecciones más avanzadas que lo prepararán para iniciaciones mayores, análogamente la superación de las condiciones presentadas por los siete planos de nuestra vida planetaria libera al iniciado (como el Buda y el Cristo) para circunstancias condicionantes más elevadas e importantes. Están por comenzar el verdadero trabajo, como Miembros de la Hermandad Blanca, y el real propósito de la existencia de la Gran Logia Blanca alborea imperceptiblemente en Sus asombradas y deslumbradas conciencias. Resultaría de gran valor esforzarse por captar la continuidad de la revelación y el vasto futuro o panorama maravilloso que, etapa tras etapa, grado tras grado y plano tras plano, se despliega ante la conciencia iniciática.
Entraremos ahora a considerar la progresión de los reinos, de los cuales la humanidad avanzada no tiene la menor idea; tocaremos las metas y objetivos que enfrentan los Miembros avanzados de la Jerarquía; nos ocuparemos de ideas y conceptos para los cuales no tenemos una terminología adecuada, y que son de tal naturaleza que el mecanismo mental humano es incapaz de registrarlos. Por ejemplo, las palabras o frases "el Propósito Divino, Shamballa, el Señor del Mundo, estados de registro o de percepción, que no tienen relación con la sensibilidad cuando se expresa por medio de la conciencia, la Logia en Sirio" y conceptos similares, ¿imparten algo? Me aventuro a sugerirles que en realidad nada representan, y es así, porque la meta de quienes leen estas palabras consiste en establecer contacto con el alma, reconocer a la Jerarquía y ser reconocidos por Ella, y la iniciación. Si les digo que "el O.M., tal como es emitido por Aquel que permanece dentro de los confines de Shamballa", significa la emisión del Sonido uno, redondeado y pleno de la O., pero la omisión del sonido final, la M., ¿les impartiría algo a su inteligencia? Nuevamente me aventuraré a decir que no. Por lo tanto, carece de importancia que me explaye sobre esta fase de las reglas. Sería de mayor utilidad dilucidar parcialmente el significado de las palabras "la Cámara del Concilio del Señor". Tal vez se han forjado en sus mentes tres conceptos respecto a Shamballa, si han procurado adoptar la verdadera actitud esotérica:


  1. Que la Humanidad existe en la sustancia de la Vida planetaria, como un gran centro de inteligente energía.

  2. Que el centro espiritual donde está enfocada la energía atrayente, coherente y magnética, fluye desde allí en dos direcciones,

    1. hacia los tres mundos y los cuatro reinos de la naturaleza,

    2. hacia Shamballa y los dos reinos superiores manifestados, constituyendo lo que comúnmente denominamos Jerarquía, el reino de Dios, el centro de amor y comprensión mediadora (ob­serven estas dos últimas palabras).




  1. Que existe otro centro, ni espiritual ni humano, pero caracterizado por la divinidad. La divinidad es la expresión de la voluntad o propósito de Aquel en Quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Que Shamballa es el centro donde la voluntad de Dios está enfocada, y es enviada dinámicamente a cumplir el propósito.

Págs. 119-121

------------------------------------------------------------------------------

La influencia acuariana ha proporcionado, incidentalmente, a los adeptos de la Logia Negra, el poder de hacer descender la muerte universal sobre todo el mundo. Estos seres malignos han respondido a la energía volitiva de Shamballa y a la vitalidad dadora de vida, pero la han aplicado de acuerdo a sus propias intenciones malignas y al poder conferido por la etapa del mal, alcanzada en la escala cósmica. De ahí la guerra. Consigno esto, como destacado ejemplo del hecho frecuentemente mal comprendido, de que la misma energía e idéntica fuerza, obtendrá resultados tanto en la conciencia de un Cristo como en la de un anti‑Cristo. La energía es la misma, pero las formas sobre las que actúa difieren tan enormemente, que en un caso se intensifica la voluntad al bien y en otro la voluntad al mal. La energía en sí es totalmente impersonal.


Por lo tanto, el grupo que "sirve como indica Acuario" es la Jerarquía; el grupo que Mercurio "apura en el Camino ascendente" es el nuevo grupo de servidores del mundo, el cual está regido por Tauro, y la divina energía de Tauro le otorga "iluminación y la obtención de la visión". Dicho grupo es, hablando figuradamente "el toro arremetiendo en línea recta, con su ojo fijo en la meta y en la fulgurante luz". Pero ¿cuál es esa meta? No es la de la propia iluminación, pues ha quedado muy atrás, sino proporcionar un centro de luz en el mundo de los hombres y mantener elevada la visión para los hijos de los hombres. Esto nunca deben olvidarlo, y el nuevo grupo de servidores del mundo debe comprender su misión y reconocer las demandas que de él hace la humanidad. ¿Cuáles son estas demandas? Las enumeraré y pediré que simplemente las acepten y actúen de acuerdo a ellas:


  1. Que reciba y trasmita iluminación desde el reino de las almas.

  2. Que reciba inspiración de la Jerarquía y, en consecuencia. se dedique a inspirar.

  3. Que mantenga ante los ojos de los hombres la visión del Plan, porque "donde no hay visión, los pueblos perecen".

  4. Que actúe como grupo intermediario entre la Jerarquía y la humanidad, recibiendo luz y poder, luego inspirado por el amor, utilizar a ambos en la construcción del nuevo mundo futuro.

  5. Que se afane en Piscis, iluminado por Tauro, y responda de acuerdo al impulso acuariano proveniente de la Jerarquía.

Éstos no sólo son objetivos individuales, sino la meta para todo el grupo. Los que responden a la fuerza dadora de vida de Acuario y a la fuerza dadora de luz de Tauro, pueden trabajar y lo harán en el nuevo grupo de servidores del mundo, aunque no lo conozcan esotéricamente ni hayan oído hablar de quienes son sus compañeros de trabajo bajo ese nombre. Recuerden esto.



La Jerarquía reconocerá el exitoso trabajo realizado por el nuevo grupo de servidores del mundo, y el testimonio de ese reconocimiento consistirá en la aparición de un símbolo en el aura del grupo -de todo el grupo. Será un símbolo proyectado por la Jerarquía y muy específicamente por el Cristo. No me corresponde decir cual será. Aún no lo han merecido totalmente y desde los niveles donde actúan los Maestros, sólo pueden percibirse tenuemente sus borrosos e indefinidos contornos, pero absolutamente nada puede verse desde el nivel donde actúa el grupo. Es "la marca del Salvador", y contendrá la señal o indicación (la signatura, como la denominaban los ocultistas medievales) de un nuevo tipo de salvación o salvamento. Hasta ahora la señal del Salvador ha sido la Cruz, y la cualidad de la salvación ofrecida fue la liberación de la sustancia o de la atracción de la materia y su aferramiento -liberación sólo obtenida a gran costo. El futuro, dentro de su silencio, contiene otros métodos para salvar a la humanidad. La copa del dolor y la agonía en la cruz, casi ha sido apurada. La alegría y la fortaleza ocuparán el correspondiente lugar. En vez del dolor tendremos el gozo que redundará en felicidad y eventualmente conducirá a la bienaventuranza. Poseeremos la fortaleza con la cual sólo sabremos de victorias y no de derrotas. La Logia Negra también conocía este cambio, efectuado en el método de salvación y apresuradamente fundó sus grupos juveniles unidos por el lema "la alegría por la fuerza y la fuerza por la alegría". El reconocimiento por parte del mal parece constituir una ley para el desarrollo grupal, previo al reconocimiento por parte del bien. Pero "después del llanto viene el gozo, y ese gozo llega por la mañana". Ahora nos hallamos sólo en el despuntar del alba -el alba de la era acuariana. La plena oleada de luz está inevitablemente en camino hacia nosotros.
En esta regla se dice que "el grupo se afana en Piscis", lo cual significa simplemente que el campo donde actúa el nuevo grupo de servidores del mundo es el género humano, que, durante los últimos dos mil años, ha estado acondicionado y regido por la energía pisceana. Como bien saben, esta energía es mediadora y desarrolla la sensibilidad en el individuo. El trabajo llevado a cabo por medio de esta energía y a través de ella, ha sido tan exitoso que ha producido un grupo de servidores mediadores, actuando como intermediario entre la Jerarquía y la Humanidad, ha desarrollado también en la humanidad respuesta sensible a los contactos a tal grado de sensibilidad que la respuesta a acordarse a las actividades del nuevo grupo de servidores del mundo es muy real y no puede ser negada.
Debe recordarse que la energía pisceana, con la cual tiene que trabajar el grupo, está en oposición con las energías entrantes de la Jerarquía y del nuevo grupo de servidores del mundo. Ello se debe a que la energía de esta constelación está desapareciendo paralelamente a la energía de sexto rayo, con la cual ha coincidido en forma peculiar, como se dice esotéricamente. De ahí las actuales dificultades, cuyo origen debemos buscar en la condición imperante debida a la saliente influencia de Piscis, al lento retiro de la fuerza de sexto rayo y a la entrante energía acuariana por conducto de la Jerarquía (afectando hoy, especialmente, a la Jerarquía y a los planos astral y mental). En esta embrollada situación tenemos demostrado el significado de las causas internas que producen efec­tos externos. Sin embargo, la Jerarquía está comenzando lenta­mente a complementar la energía de Shamballa y la de Acuario; los Maestros mismos deben aprender a utilizar las entrantes nuevas energías para servir al Plan, así como el individuo tiene que aprender, en cualquier encarnación, a trabajar con las fuerzas astrológicas disponibles y utilizarlas, las cuales hacen impacto en alguno de sus cuerpos o sobre toda la personalidad; como bien saben, tales energías pueden ser utilizadas para el bien o para el mal. A los Maestros les resulta imposible dirigir la energía hacia fines malignos, pero, lógicamente, deben dominar las nuevas técnicas y métodos de trabajo que demandan las nuevas condiciones las cuales pueden afectar a la propia Jerarquía o producir reacciones en el cuarto y en los demás reinos, estableciendo rápidos cambios en la orientación y actitud.
Dichas fuerzas y energías -provenientes del zodíaco o de algunos de los siete rayos- han afluido a nuestra vida planetaria y a través de ella, durante incontables eones. Cada vez que las energías y fuerzas aparecen cíclicamente, las formas y la sustancia de los tres mundos sobre las cuales hacen impacto y las atraviesan, son diferentes en su respuesta evolutiva y reacción sensoria al impacto. La respuesta y las reacciones de toda la familia humana o del individuo como un todo, diferirán de las del ciclo anterior; la Jerarquía debe bregar con estos factores, cambiar cíclicamente su técnica y alterar sus métodos de trabajo, a fin de satisfacer la cambiante necesidad. Tengan esto bien presente. Para los Maestros esto nunca fue tan evidente como en la actualidad. La guerra podría ser considerada como la rebeldía del aspecto forma de la naturaleza contra las antiguas condiciones y, por parte de la Logia Negra, contra los nuevos y entrantes factores condicionantes. Entre ambas fuerzas -una, sensitiva, progresista, dispuesta a aceptar lo nuevo y mejor, y la otra reaccionaria, estática y empecinada en aferrar mortalmente la vida dentro de la forma- la Jerarquía permanece en el punto medio:
a. Arrojando todo su peso del lado de lo nuevo, espiritual y deseable.

b. Adaptándose simultáneamente a las nuevas condiciones y a los nuevos factores que emergen.

c. Permaneciendo como un muro de acero, indestructible e inconmovible, entre la humanidad y las fuerzas del mal.
Ésta ha sido una época de crisis y constituye el gran momento para el cual se ha preparado la Jerarquía, desde que fue fundada en la Tierra. Durante el transcurso de las épocas, los hombres han sido preparados y entrenados lentamente para la iniciación; se les ha enseñado a desarrollar la conciencia iniciática; han ocupado su lugar en las filas de la Jerarquía, pasando posteriormente al centro superior, Shamballa.
Paralelamente a este desenvolvimiento del individuo ha habido también una grande, aunque lenta, expansión de la conciencia humana y un progreso gradual y firme hacia la luz. Fue posible la creación del nuevo grupo de servidores del mundo -formado por hombres y mujeres sensibles a la nueva visión interna y a las fuerzas y energías entrantes. Por lo tanto, cada grupo, ya sea la Jerarquía, el nuevo grupo de servidores del mundo o el género humano mismo, tiene que lidiar con sus propios problemas internos de respuesta, reconocimiento y responsabilidad; cada uno está activado por un movimiento que se exterioriza en dos direcciones: hacia lo superior, que indica un futuro mejor y más espiritual, con todo lo que ello implica, y también hacia lo que está arraigado y relacionado con el pasado cristalizante, reaccionario, ciego en su egoísmo y materialismo, y equipado para retener las cosas antiguas, lo cual debería desaparecer, y luchar contra lo nuevo.
Como aspirantes individuales, ustedes no ignoran que ésta es la condición que impera en el conflicto librado internamente y manifestado externamente, entre el alma y la personalidad. Los mismos factores condicionantes pueden observarse en actividad, en cada grupo, organización, religión mundial y nación, así como también en todo el planeta. Millones de años atrás la Jerarquía se dio cuenta de la inevitabilidad de tal época de crisis y conflicto La manera más simple para manejarla hubiera sido el empleo del método aplicado en el pasado a los conflictos menores -mediante la intervención final. Shamballa y la Jerarquía hubieran podido dar fin a este conflicto mundial, pero surgiría nuevamente y continuaría haciéndolo hasta que la humanidad misma le diera fin de una vez por todas, en el plano físico.
La determinación de las naciones aliadas de lograr la victoria y la capitulación de las naciones agresoras, agentes de la Logia Negra, constituye el símbolo de esta situación y el síntoma del progreso del espíritu humano. (Escrito en setiembre de 1944). La Jerarquía se ha abstenido de toda acción externa; simplemente inspira y trasmite la energía necesaria, dejando que el género humano se abra camino hacia la libertad, y, al salir de Piscis, entre en el aura y campo de actividad de Acuario, guiado por quienes responden a la iluminación que Tauro confiere.

Pág. 137-140

----------------------------------------------------------------------------

Cuando el iniciado recibe la tercera iniciación no sólo es consciente de la significación del mandato Conozcan, y de su habilidad innata para Expresar la naturaleza voluntad de la mónada, al llevar a cabo el Propósito de Shamballa, sino que (por medio de la fusión alma-personalidad) está en situación de "revelar" a la Jerarquía que él se ha armonizado con la fuente monádica de la cual originó. Entonces puede cumplir el mandato de Revelar, porque la Transfiguración ha sido consumada. No revela únicamente el alma, sino que los tres aspectos están ya unidos en él y puede revelar el aspecto vida como voluntad y no sólo el aspecto alma como amor, o el aspecto materia como inteligencia. Esto constituye, como bien saben, la primera iniciación mayor, desde el ángulo de la Logia mayor en Sirio, porque es la primera en que se unen los tres aspectos en el iniciado. Las dos primeras iniciaciones -frecuentemente consideradas por la humanidad como mayores- son en realidad menores, desde el punto de vista de Sirio, porque la relación del hombre que se está "disciplinando y entrenando", es sólo una tendencia; existe únicamente un desarrollo del reconocimiento del Padre y una respuesta a la mónada, acrecentándose lentamente, y además un desenvolvimiento de la sensibilidad al impacto del aspecto voluntad. Durante la tercera iniciación estos desarrollos ya se han logrado en medida suficiente como para merecer la frase "revelación de la gloria", teniendo lugar la Iniciación de la Transfiguración.

Págs. 186-187
---------------------------------------------------------------------------

Esto indicará un retorno a la situación que existió en la época atlante cuando (empleando el simbolismo bíblico) Dios Mismo caminó entre los hombres -la divinidad estaba presenté en forma física porque los Miembros de la Jerarquía guiaban y dirigían los asuntos de la humanidad hasta donde lo permitía el innato libre albedrío. En una vuelta más alta de la espiral, esto volverá a suceder. Los Maestros caminarán abiertamente entre los hombres. La otra, que la Jerarquía restablecerá entonces los antiguos misterios, los viejos jalones tan seriamente conservados en la tradición Masónica, y también en el ritual masónico, esperando el día de la resurrección.


Estos antiguos misterios fueron originalmente dados a la humanidad por la Jerarquía y, a su vez, recibidos por la Jerarquía de la Gran Logia Blanca de Sirio. Contienen la clave del proceso evolutivo, oculta en números y palabras; velan el secreto del origen y destino del hombre, representando, por medio del rito y del ritual, el largo y largo sendero que debe recorrer. Proporcionan también, cuando están correctamente interpretados y debidamente presentados, la enseñanza que necesita la humanidad para progresar de la oscuridad a la Luz, de lo irreal a lo Real y de la muerte a la Inmortalidad. Cualquier verdadero masón que comprenda, aunque sólo sea en mínimo grado, las implicaciones de aquello en lo cual participa, reconocerá que estas antiguas plegarias orientales contienen la clave para los tres grados de la Logia Azul. Menciono aquí el propósito masónico porque se relaciona estrechamente con el restablecimiento de los Misterios y se ha conservado la clave -en el transcurso de las edades- para el restablecimiento, largamente esperado, de los cimientos sobre los cuales podrá erigirse la enseñanza restaurada y la estructura que exprese, por medio del poderoso ritual y los detallados ritos organizados, la historia del progreso del hombre en el sendero de retorno.
Los Misterios serán también restablecidos de otra manera, pues contienen mucho más de lo que los Ritos Masónicos pueden revelar, o los rituales y las ceremonias religiosas exponer; encierran en sus enseñanzas y fórmulas la clave para la ciencia que abrirá el misterio de la electricidad -misterio del cual habló H.P.B.-; aunque la ciencia haya hecho mucho progreso a lo largo de esta línea, es aún de naturaleza embrionaria y sólo cuando la Jerarquía esté presente visiblemente en la Tierra, y los Misterios, cuyos custodios son los Maestros, sean dados abiertamente al hombre, se revelará el verdadero secreto y naturaleza de los fenómenos eléctricos.
En realidad, los Misterios son la verdadera fuente de la revelación, y sólo cuando la mente y la voluntad al bien estén estrechamente fusionadas y condicionen la conducta humana, así, en esa medida, se podrá captar la futura revelación, pues sólo entonces podrán confiarse tales secretos a la humanidad. Conciernen a esas facultades que permiten a los Miembros de la Jerarquía trabajar conscientemente con las energías del planeta y del sistema solar y controlar las fuerzas, dentro del planeta, que pondrán en su lugar a los poderes síquicos comunes (hoy tan estúpidamente encarados y tan poco comprendidos) y guiarán al hombre para ser utilizados útilmente.
Los Misterios restablecerán el color y la música para el mundo, tal como esencialmente son, y lo harán de tal manera que el arte creador actual será para este nuevo arte creador lo que los pequeños bloques de madera con que juega el niño, son para una gran catedral como la de Durham o Milán. Cuando sean restablecidos los Misterios, harán realidad -en forma incomprensible ahora para ustedes- la naturaleza de la religión, el propósito de la ciencia y la meta de la educación, los cuales no son lo que creen ustedes hoy.
El terreno ya está siendo preparado para esta gran restauración. Las Iglesias y la Masonería se hallan en el banquillo de los acusados, ante la mente crítica de la humanidad, y el mensaje ha surgido de la mente masiva, como que ambas han fracasado en sus tareas divinamente asignadas. Se comprende en todas partes que la nueva vida debe afluir y que grandes cambios deben efectuarse en el conocimiento y el entrenamiento de quienes trabajan a través de estos dos medios de difusión de la verdad. Dichos cambios no han sido aún realizados, pues es necesaria una nueva visión y un nuevo acercamiento a la experiencia de la vida, y sólo la generación venidera es capaz de proporcionarlo; sólo ella podrá realizar las alteraciones y revitalización necesarias, y eso puede ser hecho y se hará:
"Aquello que es un misterio ya no lo será y lo que ha permanecido velado será ahora develado; aquello que ha sido abstraído emergerá a la luz y todos los hombres lo verán y juntos se regocijarán. Llegará el momento en que la desolación habrá realizado su trabajo benéfico, cuando todas las cosas hayan sido destruidas, y los hombres, por medio del sufrimiento, hayan tratado de ser impresionados por aquello que desecharon en el vano perseguimiento de lo que tenían a mano y era fácil de alcanzar. Una vez poseído, demostró ser agente de la muerte -sin embargo los hombres buscaban la vida, no la muerte".
Pág. 193-194
-------------------------------------------------
Quisiera señalar también que hasta el mago negro posee estas cualidades, pues son el sine qua non de todo arte mágico, tanto negro como blanco; el mago negro atraviesa por el portal de la iniciación al abrirse dos veces en las dos primeras iniciaciones. Lo atraviesa por la fuerza de su voluntad y las realizaciones de su carácter, porque el aspecto del alma, que es consciente del grupo, está tan activo en él como en su hermano que trata de afiliarse a la Gran Logia Blanca.
Sin embargo, el mago negro carece del aspecto amor. No olviden que todo es energía y nada más. La energía, aspecto del alma, que denominamos atracción magnética (la cualidad que construye al grupo), la comparte el mago negro con el aspirante espiritual. Esencialmente es consciente del grupo y, aunque sus móviles sean separatistas, sus métodos son los del grupo y sólo puede obtenerlos del alma.
Aquí tienen nuevamente otra razón por la cual la Logia de Maestros no considera la primera y la segunda iniciaciones como iniciaciones mayores, pero sí la tercera, porque en esa iniciación toda la vida de la personalidad es inundada con energía procedente de la Tríada espiritual, vía los "pétalos del sacrificio" del aspecto voluntad y propósito del alma. A este tipo de energía no responde el mago negro. Puede responder y responde al conocimiento -muy antiguo y duramente adquirido- acumulado en los "pétalos del conocimiento" del alma; puede apropiarse y utilizar la energía de atracción (erróneamente denominada de amor por algunos estudiantes) acumulada en los "pétalos de amor" del alma, pero no puede responder y emplear la energía de amor divino expresada en el Plan divino, el cual controla todo conocimiento y lo trasforma en sabiduría, poniendo en acción y aclarando el móvil que pone en actividad la atracción magnética amorosa, que llamamos conciencia y cohesión grupales verdaderas. En este punto los dos caminos -oscuridad y luz- divergen ampliamente. Hasta no recibir la tercera iniciación, el espejismo puede condicionar la actitud de quienes tratan de comprender la vida de un hombre en el sendero y aún confundir lo espurio con lo real. El mago negro lleva también una vida disciplinada, análoga al aspirante espiritual; practica la pureza para su propia protección, no con el fin de ser un canal para la energía de la luz; trabaja con poder (el poder de la atracción magnética), en y con grupos, pero para sus propios fines egoístas y la satisfacción de sus propios propósitos ambiciosos. Pero en la tercera iniciación, al verdadero iniciado espiritual le llega la revelación recompensa de la perseverancia y la pureza correctamente motivada -la revelación del propósito divino, tal como el alma lo registra en términos del plan jerárquico, aunque no todavía en términos de la monada. A este propósito y a la amorosa Voluntad de Dios (empleando una trivial frase cristiana) no puede responder el hermano negro, porque sus metas son diferentes. He aquí el verdadero significado de la frase a menudo empleada y mal interpretada, "la separación de los caminos".
Pero ambos grupos de aspirantes (los negros y los blancos) permanecen ante el portal de la iniciación y dan los pasos necesarios para abrirlo en dos ocasiones similares. Ambos se sobreponen al espejismo después de la segunda iniciación, y ven claramente el camino que tienen por delante; pero sus metas surgen como ampliamente diferentes; uno, huella el ancho camino que conduce cada vez más profundamente a la materia y al materialismo, a la oscuridad y al "poder negro"; otro, lleva al camino recto y estrecho, el sendero del filo de la navaja, que conduce a la luz y la vida. Uno de los grupos jamás se ha liberado de los principios que regían al primer sistema solar, principios totalmente relacionados con la materia y la sustancia y fueron, en esa época y período (tan remoto que su antigüedad solo puede ser establecida en números súper astronómicos), los factores condicionantes para la iniciación de entonces. Ciertas unidades de la humanidad, existentes en esa época, estaban tan completamente condicionadas por estos principios materiales y deliberadamente no se habían preparado para captar otra serie de principios (más expresivos de la naturaleza divina), que su propósito siguió siendo materialista, "fijo y egoísta", y debido a ello crearon inteligentemente una planificada distorsión de la voluntad divina. Tenemos aquí un indicio de la naturaleza del mal y la clave de una parte, sólo una, del misterio encerrado en el enunciado de que el mal y el bien son aspectos contrarios de una misma realidad, siendo el mal ese bien que deberíamos haber superado, pasando a un bien mayor y más incluyente. Recuerden que los magos negros de hoy fueron los iniciados en un sistema solar anterior. Cuando el portal de la iniciación está preparado para abrirse por tercera vez, entonces los caminos se separan. Algunos siguen la intención egoísta y fija determinación de continuar esa condición separatista de la materia, en cambio en otros, la voluntad divina está claramente plasmada, convirtiéndose en el poder motivador de sus vidas. La Gran Logia Blanca en Sirio impartió instrucciones para que el portal permaneciera cerrado por tercera vez a los hermanos oscuros. El mal, tal como lo entendemos, no tiene absolutamente cabida en Sirio.
Para el mago negro, en la tercera oportunidad, el portal de la iniciación presenta una barrera y un obstáculo insuperables; para el verdadero neófito espiritual el portal significa "superación". No consideraremos más el acercamiento de los hermanos negros a ese portal, sólo nos limitaremos a las iniciaciones de la Gran Logia Blanca.

Pág. 203-205


-----------------------------------------------------------------------------------

4. Todo el trabajo de la Gran Logia Blanca es controlado desde Sirio; los ashramas son sometidos a su afluencia cíclica; las iniciaciones superiores son recibidas bajo su estímulo, pues el principio budi, de amor puro (amor-sabiduría), debe estar activo en el corazón de todo iniciado, previamente a la iniciación de la gran decisión; por lo tanto, sólo los iniciados de las iniciaciones quinta, sexta y más elevadas, pueden trabajar conscientemente con la potente vivencia búdica que compenetra a todos los ashramas, aunque no la reconozca el discípulo común.


5. Esta influencia de Sirio no fue reconocida, y una pequeña parte estaba definidamente enfocada en la Jerarquía, hasta que vino Cristo y reveló el amor de Dios a la humanidad. Él es la expresión, por excelencia, de una iniciación de Sirio, y a ese Lugar elevado Él irá eventualmente -no importa a dónde puedan llevarLo mientras tanto sus deberes y obligaciones jerárquicos. Buda tenía que haber elegido originalmente el cuarto sendero, pero otros planes Lo enfrentan hoy, y probablemente tendrá que tomar la decisión que Le corresponde.
6. Sanat Kumara no está en la línea de Sirio, pero -hablando simbólicamente aunque no en forma muy oculta- Lucifer, Hijo de la Mañana, está estrechamente relacionado con dicha línea, de allí que un gran número de seres humanos se convertirán en discípulos de la Logia de Sirio. Ésta es la verdadera "Logia Azul", y para ser aspirante de esa Logia, el iniciado de tercer grado debe convertirse en un humilde aspirante, al que le esperan las verdaderas y plenas iniciaciones "dentro de la luz solar del Sol mayor".

Pág. 243


------------------------------------------------------
La masonería, tal como fue instituida originalmente, en la remota época de la noche del tiempo y mucho antes de la dispensación judía, fue organizada bajo la influencia directa de Sirio, y en lo posible modelada sobre ciertas instituciones de Sirio, teniendo también un ligero parecido con nuestra vida jerárquica -tal como se la ve a la luz del Eterno Ahora. Su "Logia Azul", y sus tres grados, está relacionada con los tres grupos principales de Vidas de Sirio, pues allí no hay reinos de la naturaleza, tales como nosotros poseemos; estos grupos reciben a Quienes eligen el cuarto sendero y Los entrenan acerca de la existencia y el tipo de vivencia que rige en Sirio. Esto pondrá en claro que las Vidas menos desarrolladas de Sirio son -desde nuestro punto de vista- iniciados de muy alto grado. Por lo tanto, la masonería está vinculada de modo particular con el cuarto sendero. La tradición masónica ha sido conservada a través de las edades, cambiando su nomenclatura de tiempo en tiempo, reinterpretando su Palabra de Poder y, por lo tanto, alejándose cada vez más de su belleza e intención originales.
De acuerdo a la ley cíclica y en preparación para la nueva era, ha llegado el momento de que los masones, con comprensión espiritual, efectúen ciertos cambios. La actual coloración judía de la Masonería está completamente fuera de moda y se mantuvo demasiado tiempo, pues actualmente es tanto judía como cristiana, y no debería ser ni una ni otra. Los grados de la Logia Azul son enteramente judíos en sus frases y palabras y deberían ser cambiados. Los grados superiores son predominantemente cristianos, aunque compenetrados de nombres y palabras judías. Esto también debe terminar. El matiz judío es actualmente uno de los mayores obstáculos para la plena expresión de la intención masónica y debe ser alterado, aunque preservando intactos los hechos, detalles y estructura, del simbolismo masónico. Cualquiera sea la forma que tome la nueva nomenclatura (y este cambio vendrá inevitablemente), también desaparecerá después de haber prestado el debido servicio. De esta manera proseguirá la transformación cíclica, hasta el momento en que la masa humana, que está en el cuarto Sendero, pase a Sirio por medio del proceso iniciático, de lo cual nuestro grado E... A... es un débil reflejo.
Pág. 245-246
---------------------------------------------------------------------
Por lo tanto, el discípulo de primer rayo tendrá que satisfacer los requisitos lo mejor que pueda y seguir las cuatro etapas de la técnica de proyección, como se da en la página 419. Cuando ha seguido fielmente la rutina delineada, la fusión de la personalidad con el alma debe ser conscientemente emprendida y hasta cierto punto realizada, entonces estos factores fusionados deben mantenerse firmes en la luz triadal. Así se produce otro punto de enfocada intención, dando como resultado una nueva y más dinámica tensión. En el completo silencio resultante se lleva a cabo el acto de proyectar el antakarana, efectuándose por el impulso de una Palabra de Poder. El simbolismo vinculado a ello reside en el empleo que hace la masonería de las palabras "Así sea", pronunciadas con la mano derecha extendida, significando la voluntad personificada por la Logia, que en sí mismo es un símbolo de la Voluntad y el Propósito del Altísimo.
El significado de la Palabra de Poder, a emplear en este punto de proyección, podría ser resumido en las palabras: "YO AFIRMO LA REALIDAD". Ésta es la traducción aproximada que puedo darles de la palabra‑forma mencionada anteriormente. Una reflexión profunda sobre estas palabras demostrará que si se las enuncia comprendiendo su significado, son de enorme potencia. El discípulo que las pronuncia acepta y luego afirma que:


  1. La Tríada espiritual es una realidad.

  2. La relación entre el alma y la personalidad fusionada y combinada es una realidad.

  3. El antakarana es también una realidad.

  4. La expresión dual de la dualidad básica de la manifestación -personalidad o forma y Mónada o Espíritu- es una realidad.

  5. La voluntad de la Mónada es el factor a evocar.

  6. Se puede depender del Uno como conocedor, pleno de propósito, para entrar en contacto con el instrumento de su voluntad en el plano físico.

  7. El trabajo se ha realizado. Esta aceptación efectiva no es fe sino conocimiento y convicción, y sobre tal convicción, el discípulo se apoya, actúa y depende, transformándose en una actitud inalterable e inmutable. El significado del séptuple enunciado que antecede es más claro si el discípulo medita sobre la diferencia entre fe y convicción. Esta divina afirmación mantiene al universo en existencia; es el resumen personificado de todo conocimiento y amor, y el discípulo de primer rayo debe comenzar a emplear esta técnica, apoyándose en la divina prerrogativa de afirmación. Reflexiónese sobre este enunciado. Es la técnica que emplea Shamballa, y el derecho, la prerrogativa y el privilegio establecido, de todas las almas de primer rayo.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos