De aumento salarial para el sector salud, que contempla aumentar la tasa imponible del impuesto a los pagos por cheques y transferencias electrónicas



Descargar 0.74 Mb.
Página1/6
Fecha de conversión28.09.2018
Tamaño0.74 Mb.
Vistas100
Descargas0
  1   2   3   4   5   6

ASOCIACIÓN DE BANCOS COMERCIALES DE LA REP. DOMINICANA, INC.

ABA


OBSERVACIONES AL ARTICULO 18 DEL PROYECTO DE LEY DE AUMENTO SALARIAL PARA EL SECTOR SALUD, QUE CONTEMPLA AUMENTAR LA TASA IMPONIBLE DEL IMPUESTO A LOS PAGOS POR CHEQUES Y TRANSFERENCIAS ELECTRÓNICAS DEL 1.5 POR MIL AL 2.0 POR MIL.

Santo Domingo, D. N.,

4 de marzo del 2009

El presente documento contiene las consideraciones de la Asociación de Bancos de la República Dominicana, Inc., ABA, con relación al Artículo 18 del Proyecto de Ley de Aumento Salarial para el Sector Salud, que contempla aumentar el impuesto a los pagos por cheques y transferencias electrónicas desde el 1.5 por mil al 2.0 por mil.


El Proyecto de Ley de Aumento Salarial para el Sector Salud, que ha sido recomendado al Pleno Senatorial por la Comisión Especial del Senado designada para su estudio, contempla, citamos: “un reajuste e incentivo salarial de los servidores públicos del sector salud, que incluye a la Secretaría de Estado de Salud Pública y Asistencia Social (SESPAS), El Instituto Dominicano de Seguro Social (IDSS) y al Instituto Dermatológico Dominicano (IDD), para ser aplicado de la siguiente manera: Un 30% de aumento salarial para Médicos; Un 20% de aumento salarial para Odontólogos, Enfermeras, Farmacéuticos, Psicólogos y Bioanalistas; y un aumento Salarial de un veinte (20%) por ciento, al salario de los Médicos Pensionados, sin que exceda al monto de treinta mil (RD$30,000.00) pesos”.
A su vez, el Proyecto de Ley indicado contempla establecer un impuesto único de cincuenta mil pesos (RD$ 50,000.00) anual, a las Bancas de Loterías que se encuentren instaladas en el Distrito Nacional, Provincia Santo Domingo, Santiago, Puerto Plata, Higüey, La Vega y San Cristóbal; y uno de treinta y cinco mil pesos (RD$ 35,000), a las que se encuentran instaladas en las demás provincias del país.
En adición, el Proyecto contempla en su Artículo 18 modificar el Artículo 382 del Código Tributario para aumentar el impuesto a los pagos por cheques y transferencias electrónicas, desde el 1.5 por mil al 2.0 por mil. A su vez, en su Artículo 19 se establecería un impuesto del 1% a los ingresos percibidos por las Aseguradoras de Riesgos de Salud (ARS).
De las fuentes de recursos fiscales contempladas en el Proyecto de Ley, nos centraremos solamente en el Artículo 18 del Proyecto.
Es de preocupación que de aprobarse el aumento indicado, la tasa imponible del impuesto pasaría del 1.5 por mil al 2.0 por mil para todos los pagos por cheques y transferencias electrónicas que se realicen en el país. Como resultado de ello ocurrirá un incremento en los costos derivados del aumento en la tasa de este impuesto, de un 33.33%.
Esta Asociación de Bancos entiende que el aumento en la tasa imponible del impuesto que grava los pagos realizados por cheques y transferencias electrónicas tendrá consecuencias negativas en nuestro país, al igual que lo ha tenido en países donde esta figura impositiva se ha adoptado, fundamentado en los aspectos que a continuación señalamos:


  • Aumenta significativamente los gastos tanto para las personas físicas como para las empresas que utilizan los cheques y las transferencias electrónicas al realizar sus pagos. En consecuencia, conlleva a un aumento en la carga fiscal para las empresas y por lo tanto en sus costos, lo que afectaría negativamente su competitividad. Y para las personas físicas, a una disminución en su renta personal disponible, que se reflejaría en menos ahorro o en una disminución en su consumo.



  • Contribuye a aumentar el uso del efectivo en detrimento de los pagos mediante cheques y transferencias electrónicas, incentivando la realización de operaciones fuera de los bancos, ya que las personas, en interés de reducir el mayor gasto que tendrían como resultado del aumento en la tasa imponible de este impuesto, prefieren realizar los pagos de sus transacciones y sus compras de forma directa y en efectivo.




  • En adición a lo anterior, la base imponible de este impuesto tiende a disminuir cuando se aumenta la tasa imponible, debido a un mayor uso del efectivo y a un menor empleo de los pagos por cheques y transferencias. En consecuencia, los ingresos fiscales que se estiman recaudar con su adopción, en la realidad no se logran. Es un impuesto de productividad regresiva y sobre esto hay abundante evidencia en la literatura fiscal.




  • La mayor preferencia por el uso del efectivo para realizar los pagos en lugar de emplear el cheque y el pago por transferencias electrónicas contribuye a facilitar las operaciones de lavado de activos y va en detrimento de la lucha contra el narcotráfico. Con ello se aumenta el nivel de riesgo país en relación al lavado de activos.




  • Al aumentar las transacciones en efectivo se afecta negativamente el desarrollo de un moderno y eficiente sistema de pagos en la República Dominicana, sistema que en la actualidad está implementando el Banco Central. A su vez, los canales de conducción de la política monetaria se hacen menos eficientes, con lo cual la adopción de medidas en este campo por parte de la Junta Monetaria, no cumplirían a cabalidad con sus objetivos.




  • La mayor demanda del efectivo por el público en general requiere que los bancos mantengan un mayor volumen de recursos líquidos, es decir, de efectivo en caja, lo que aumenta los costos financieros y de transacción de estas entidades, constituyéndose en una limitante para que las tasas de interés bajen. Cabe destacar que la disminución en las tasas de interés para los préstamos es hoy uno de los objetivos de la política económica nacional para dinamizar las actividades productivas y comerciales del país, con miras a contrarrestar los efectos adversos de la crisis financiera por la que atraviesan las principales economías del mundo en los momentos actuales.

Dadas las consecuencias negativas que le son propias a esta figura impositiva, es oportuno reseñar los planteamientos de la reconocida economista internacional Dra. Liliana Rojas-Suárez del Center For Global Development de Washington, quien afirmó en el Encuentro Iberoamericano realizado por la Secretaría General de las Cumbres Presidenciales a mediados del 2006 en Madrid-España, que el impuesto a las transacciones financieras “implica una visión miope sobre costos beneficios. La razón es que las consecuencias sobre la intermediación financiera y, por lo tanto, sobre el potencial crecimiento económico, conllevan a una menor recolección de impuestos en el largo plazo que sobrepasa los beneficios de recaudación en el corto plazo.”


Por otra parte, un número creciente de estudios demuestra que una alta profundización financiera o un mayor grado de bancarización, se traduce en una mayor canalización de los recursos financieros de un país hacia inversiones productivas, lo que unido a un eficiente sistema de pagos que facilita las transacciones entre agentes económicos y un apropiado monitoreo de los riesgos empresariales y bancarios, contribuyen a que un país obtenga un crecimiento económico sostenido.


Lo anterior ha sido tema de las Cumbres Presidenciales de Iberoamérica y España, que se llevaron a cabo en los primeros años del decenio actual y que concluyeron, en la XV Cumbre Iberoamericana, con un mandato a la Secretaría General de las Cumbres Presidenciales de llevar a cabo un diálogo permanente entre los países iberoamericanos, con la finalidad de identificar los obstáculos que impiden o limitan el acceso de la población al crédito y los servicios financieros y adoptar las medidas necesarias para erradicar dichas limitaciones. Entre las limitaciones que se han identificado en diversos estudios que la Secretaría General ha llevado a cabo en países de Latinoamérica, se ha evidenciado que los impuestos a las operaciones bancarias, entre ellos, los asociados a los pagos o transferencias de fondos, conduce a que la población y las empresas hagan un uso excesivo de efectivo para realizar sus transacciones e incentive el incremento de la informalidad, lo que a su vez genera un efecto pernicioso en el nivel de eficiencia recaudatoria de parte del organismo tributario encargado de la misma.
De allí la reflexión y recomendación ofrecida por el Sr. Enrique Iglesias, Secretario General de la Secretaría General de las Cumbres Presidenciales Iberoamericanas el 16 de junio del 2006, al concluirse el Encuentro Iberoamericano sobre “La Extensión del Crédito y los Servicios Financieros: Obstáculos, Propuestas y Buenas Prácticas”, quien, en interés de extender y ampliar los servicios financieros en Iberoamérica, señaló que era necesario entre otras medidas, citamos: “la sustitución paulatina de los impuestos que gravan las transacciones financieras por otro tipo de impuesto que aseguren la estabilidad y suficiencia de las cuentas públicas permitiendo, a su vez, la extensión y profundización de los servicios financieros”.

Por las consideraciones anteriores, la Asociación de Bancos Comerciales de la República Dominicana, Inc., ABA, solicita al Congreso Nacional desestimar el Artículo 18 del Proyecto de Ley de Aumento Salarial para el Sector Salud, que contempla aumentar la tasa imponible del impuesto a los pagos por cheques y transferencias electrónicas del 1.5 por mil al 2.0 por mil.


ABA


4/marzo/2009








Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos