Curso de Especialista en Psicoterapia


Taller de violencia de género (Norma Ferro)



Descargar 2.92 Mb.
Página52/56
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño2.92 Mb.
1   ...   48   49   50   51   52   53   54   55   56

Taller de violencia de género (Norma Ferro)

No siempre la mujer ha estado condicionada al dominio del hombre. En la era de los recolectores y cazadores, en la que no se cultivaba la tierra sino que se tomaba lo que daba y se consumía tal y como se recogía, donde los pueblos eran nómadas y no existían reglas sociales, los hijos eran del grupo y no había un sentido de propiedad, no existían los sentimientos de maternidad ni fidelidad.


En la era de los recolectores, el nivel de población adecuado se mantenía mediante el infanticidio y el gerontocidio. Se regían por las normas del acoplamiento, o de la filiación.
Al pasar a la sociedad agrícola, cambia el papel de la mujer. Ya es necesaria la intervención del hombre para mantener los cultivos. La mujer y los hijos cuidan el huerto y el hombre sale a cazar. Por su condición de reproductora, la mujer pasa a ser un núcleo de producción. Las amenazas que les acechaban era el robo (compra y venta de las mujeres). Por este motivo se las protegía ya que eran necesarias para la producción. Así llega a establecerse la relación de dependencia. Se cuida a la mujer no por amor, sino por interés económico: cuanto más hijos tenga, más segura y necesaria se sentirá.
El heroísmo, la valentía y la fuerza es el gran mito masculino, la entrega a los hijos es el gran mito femenino.
Al pasar a la sociedad de consumo los hijos empiezan a dejar de ser rentables. Hay que proporcionarles formación y cuando la completan, se marchan de casa para formar su propia unidad familiar.
En la sociedad de consumo la mujer empieza a trabajar por necesidad. En los años 30 empieza a disminuir el índice de natalidad, que se acreciente en los 60. La mujer trabaja fuera de casa pero se siente culpable porque siente que desatiende las labores de la casa.
Como consecuencia de su trabajo, ya no puede dedicarse a ser madre. Comienza el abuelamiento, en el que los abuelos ejercen una función cuidadora, aunque sus ideas no estén de acuerdo con las de sus hijos.
Muchas veces se pueden ver cambios en la forma pero no en el fondo. El cambio brusco que se produjo al final de la dictadura no se ha acabado de digerir. Se sigue hablando del cabeza de familia y una gran cantidad de mujeres no ha asimilado que el trabajo doméstico no es una obligación.
La mujer sigue teniendo la responsabilidad de los hijos, está en inferioridad en el acceso a puestos de responsabilidad y el hombre sigue controlando el dinero.
El hombre sigue ocupando su lugar de poder que le es difícil de abandonar. Mientras el hombre siga dirigiendo los programas de maltrato, no podrá rennciar a sus orígenes de pensamiento.
La mujer es la cuidadora y madre abnegada y sacrificada. Esta es la ley que la sociedad impone, pero ninguna ley le ha enseñado a defenderse como mujer. Es muy difícil que se produzca un cambio si no está acompañado por los actos, si no se reconoce que la distribución de roles no es natural, sino cultural. No se puede atribuir a la naturaleza la organización patriarcal de la sociedad. Quienes pueden emitir normas son las organizaciones establecidas al efecto, pero existe una arbitrariedad cultural.
El término violencia doméstica es una forma de denominar la violencia de género. El problema es que se identifique el triunfo con la violencia
La idea de la no frustración es algo mal aprendido en el sentido de que se dice que la frustración genera trauma y no es verdad. Para ser uno tiene que separase del otro y para ello es necesaria la frustración (el bebé que llora porque quiere que venga su madre a darle de comer y no viene, siente su primera frustración). La frustración es imprescindible para que la persona pueda reconocer que hay otro que es diferente a él.
No es cierto que la violencia de género se de en determinados ambientes. Puede que difieran las formas de violencia, pero se produce en todos los estamentos sociales. El “algo habrá hecho” sirve para ser cómplice de los torturadores y maltratadotes.
Se habla de trastorno de stress postraumático para catalogar el síndrome de violencia de género. Sin embargo, no es algo que se desencadena en un momento, sino que es un estado permanente.
Tampoco se puede equiparar al síndrome de Estocolmo. No es lo mismo una mujer que se enamora de su torturador que una mujer que se sienta maltratada por la persona que ama.
El torturador no es un neurótico ni un psicópata, sino un narcisista.
Narcisismo normal: Se trata de un sentirse bien con uno mismo y con el otro que permite considerar al otro separado del uno, con el que se puede tener una relación adulta.
Narcisismo patológico (perverso narcisista): Sienten una intensa envidia que les impide recibir ya que eso implicaría que el otro puede darle alo que él no tiene, poniendo de manifiesto su carencia.
Son personas incapaces de un acercamiento a la otra persona, por lo que no pueden experimentar sentimientos de tristeza o de amor, ya que el otro solo existe en función de sus necesidades.
El narcisista necesita siempre la aprobación de fuera. Es inseguro. Puede tener procesos depresivos y necesita tener a su objeto para mantener su narcisismo.
La envidia es uno de los rasgos fundamentales del maltratador. Envidia todo del otro. Los éxitos de los demás le evidencian los fracasos. El entusiasmo de los demás les denuncia su eterna insatisfacción.
Estas personas llevan al otro a la depresión porque chupan toda su energía y le hacen sentirse culpable de su insatisfacción. Es una máquina insaciable que necesita ser alimentada constantemente. Cuando el otro queda vacío, rechaza el objeto y obtiene uno nuevo.
La mujer maltratada se obsesiona por satisfacer el deseo del otro. Su autoestima comienza a tener fisuras y se siente desvalorizada, incapaz de desarrollar cualquier actividad y de reconocerse con el mundo. Se hace totalmente dependiente del otro.
El maltratador siente que tiene derecho a que la mujer actúe de esa forma. No se consideran enfermos, por lo que ninguna terapia puede funcionar. Casi siempre todos los intentos de reinserción fracasan con estas personas.
La persona narcisista puede tener conductas psicopática pero no es un psicótico. Sus estrategias van a ir cambiando adaptándose a la consecución de su fin. Después de un episodio de violencia, se muestra arrepentido y utiliza todos los recursos necesarios de seducción para ganarse de nuevo a su víctima. La imprevisibilidad de sus acciones es tremenda y hace que la persona maltratada tenga un estado de ansiedad permanente y de confusión al no poder prever para evitar. Al final no hace nada y trata de amoldarse a la situación para no seguir sufriendo, lo que le lleva a un sufrimiento permanente.
Si durante siglos la mujer fue educada para obedecer y el hombre para mandar, es necesario ir a las fuentes que lo originaron. No basta con una ley.
No basta decir a la mujer que denuncie, sino ayudarle a comprender que no ha nacido para obedecer al hombre. Las leyes no sirven si no van acompañadas de una educación que permita aplicarlas.
Cuando la mujer llega a la casa de acogida, la mujer ha perdido su vida, su familia, su cotidianeidad, sus sueños. Está presa. Vivimos en un mundo al revés: el agresor en libertad y la víctima presa.
Muchas mujeres están en una tremenda disyuntiva, no tienen trabajo, no saben manejarse. Cuando se sale de la casa de acogida, la mujer sabe manejarse pero el exterior no ha cambiado.
Frase de Norma Ferro:
La teoría está bien, pero cuando uno tiene unos años de experiencia, se puede permitir ciertas cosas porque sabe que están bien”.

Taller de Psicoanálisis – Libertad Berzowiez

Freud: Hipnosis Sugestión  Transferencia


Cuando se aplica la hipnosis la paciente no se da cuenta de que el recuerdo es de ella. Por eso Freud utiliza la sugestión, porque la paciente está despierta y es consciente de lo que ocurre. Freud se da cuenta que el fondo de la sugestión es la transferencia. Si un hipnotizador mueve un péndulo, lo importante no es el péndulo, sino la relación con el hipnotizador.
Transferencia: Existe en todos los ámbitos, lo que pasa es que el psicoanálisis lo comenta. El psicoanálisis tiene la obligación de hablar de aquello que en otros ámbitos se calla.
La transferencia es que uno puede hablar con los pacientes de lo que ocurre en la consulta para que el paciente pueda recordar. “Un paciente, porque recuerda se cura y porque se cura recuerda”. (Freud) Las dos afirmaciones son ciertas.
Freud distingue varias problemáticas. Su técnica podía actuar en unas y en otras no:


  • Neurosis actuales

  • Neurosis de transferencia

  • Neurosis narcisista (melancolía)

  • Perversiones

  • Psicosis

Antes de Freud no se trataban las neurosis porque solo se atendía a la gente que estaba psíquicamente muy enferma.


Neurosis actual: Desencadenada por un problema de insatisfacción sexual (genital) del adulto.
Antes se le llamaba a todo neurastenia. Freud separa neurosis de angustia (que es lo que hoy se conoce como ataque de pánico). Según Freud fue evolucionando en el conocimiento de este trastorno, llegó a la conclusión de que no configuraba ninguna entidad clínica y, por lo tanto, no es transferenciable.
Neurosis de transferencia: Los síntomas no tienen forma de ser identificados porque son todos iguales.
Hay tres tipos de neurosis de transferencia:


  • Neurosis de conversión

  • Fobia

  • Neurosis obsesiva

Actualmente no hay prácticamente neurosis de conversión, excepto en los casos de falta de información. Nadie se desmaya en la calle. Ahora se dan más casos de comportamientos histriónicos o narcisistas.


Libido: Para explicarla hay que hablar antes de pulsión y también de instinto (los seres humanos no tienen instinto, el instinto está determinado por la naturaleza). En el caso de los seres humanos existe la pulsión. Tiene un componente corporal (somático) y un componente psíquico. Freud a veces lo define como un trabajo, un esfuerzo que tiene que hacer el psiquismo para arreglarse con lo corporal.
La pulsión tiene una parte mental y otra corporal. La parte mental de la pulsión se llama libido.
La libido organiza los afectos y los recuerdos. El afecto tiene que ver con la sexualidad.
En la mente hay dos cosas: una es la representación y otra el afecto. El afecto es la carga que tienen las cosas, un quantum de energía. Esa energía se representa en cada cosa según la expongamos. Podemos decir “Buenos días” con mayor o menor energía (afecto).
Representación: Pueden ser representaciones de cosa y representaciones de palabra.
Conversión: Algo que tiene que estar en la mente, por una disposición, está en el cuerpo. Lo que quiere decir la paciente con símbolos corporales es algo que no puede expresar con palabras pero que si el terapeuta es vivo lo puede descifrar.
Conversión es poner la historia en la histeria”.
Los intentos de suicidio son maneras de decirle a la otra persona que se sufre mucho.
Represión:


  • Represión primaria: Funda la conciencia y el inconsciente.




  • Represión secundaria: Expulsar de la conciencia cosas (esfuerzo del desalojo). Es la represión propiamente dicha. El mecanismo por el cual las cosas se quitan de la conciencia. Las cosas que se quitan de la conciencia no se quitan del sujeto. Freud dice que “La conciencia es un estado” Es fugaz.

Freud descubre la importancia que para la conciencia tiene el subconsciente del sujeto y los peligros que corre la persona, o lo creativo que puede ser, cuando el inconsciente le invade.


El preconsciente es el puente entre el inconsciente y la conciencia. Funciona de dos maneras: por similitud y por contigüidad.
Similitud es la semejanza. Todas las cosas que son parecidas se agrupan en el inconsciente (paraguas, lápices, pene, bastones,…). Todo lo que tiene la misma forma está agrupado.
Contigüidad: Todo lo que tiene cercanía (tenedor, cuchillo) está agrupado.
Cuando la gente no puede expresarse, puede ser que esté fallando la contigüidad: en vez de tenedor, puede decir cuchillo, o rastrillo; en lugar de casa palacio,… En estos casos solo pueden expresarse por similitud.
El sueño: Cuando uno duerme aparece la regresión. El sueño es un mantenimiento de la vida diurna.
En el sueño hay una absoluta abolición de la motilidad. Se desconectan las neuronas y es cuando se produce la regresión. Tiene tres características:


  • Tópica. Porque uno regresa a estados inconscientes.




  • Formal. Porque ya no es la del sujeto adulto sino que se va hacia atrás.




  • Estructural. Porque se empieza a pensar en lugar de en palabras en imágenes y para pensar en imágenes hay que proyectar.

Los sueños son una creación del inconsciente. Soñamos en imágenes. Para soñar en palabras, tiene que darse figurabilidad. Se sueña con las cosas de la vida diurna pero de una manera tal que cuando uno despierte no se asocie.


El verdadero analista no tiene por qué avasallar al inconsciente. Sólo lo utiliza cuando emerge.
Curar no es torturar al otro. La represión es un importante mecanismo de defensa y es muy útil. Lo que se combate es el mal uso del mecanismo de defensa.
Lo que hay que levantar es la represión sexual infantil que se refleja en el adulto continuamente.
Las neurosis de transferencia tienen como mecanismos de defensa la represión.
Las psicosis tienen como mecanismos de defensa el repudio
Las perversiones la escisión del yo.
Lo que caracteriza a la psicosis es el “arrojar de sí”. El psicótico alucina, proyecta como si fuera en un sueño las cosas del inconsciente sin tener que dormir. El psicótico proyecta algo en sustitución de lo que le disgusta. Hay inicialmente una fase de autismo para después reponer la realidad.
La escisión del yo: Hay una parte del sujeto que sabe de la realidad y otra que no sabe.
El ejemplo máximo de la escisión está en el fetichismo. El fetichismo afecta a los hombres, no a las mujeres porque el fetiche de la mujer es el pene del hombre. El fetichista sabe lo que le pasa: se excita con el zapato pero se comporta como si no lo supiera. El mecanismo de defensa aquí se llama desmentida.
Diferencia entre cuerpo y soma: Cuerpo es un cuerpo con libido y soma es un “entrecot”.
Estructuración del psiquismo
Tenemos un cuerpo que produce efectos en la mente.
Freud llama zonas erógenas a zonas privilegiadas por la neurología y por la presencia del otro.
El único animal que no puede tener motilidad desde el principio de su vida es el ser humano. Todos los animales de todas las especies pueden acercarse al otro para poder nutrirse, menos el hombre.
El ser humano es de una indefensión tal que si no se acerca alguien a nutrirnos nos morimos.
Esta indefensión hace que hayamos desarrollado un sistema neuronal a falta de la modicidad, para comunicarnos con los demás, para vivir.
Las zonas erógenas son zonas neurológicamente privilegiadas porque con ellas nos tenemos que nutrir, tenemos que percibir, que reproducirnos,… Los niños necesitan la sexualidad para crecer y para vivir.
La libido se llama después pulsiones sexuales porque el uno necesita del otro.
La primera zona erógena es la piel. La ausencia de ternura (lexitimia) produce incluso la muerte.
Lo importante de estas zonas es que no solo son para la función a la que están destinadas, sino que dejan una marca en la manera de pensar. El tener el pecho en la boca hace que el niño sepa de introyección.
La zona oral necesita la leche para las pulsiones de conservación y el pecho como apuntalamiento de la pulsión sexual.
La zona oral deja marcas, si se da vuelta el apuntalamiento:
Anorexia y bulimia

Voracidad

Apego

Melancolía


El bebé solo sabe que cuando tiene el pezón está bien. Cuando los deseos se hacen necesidad, entramos en las adicciones. Pasamos del deseo a la necesidad. El neurótico desea, el no neurótico necesita.
Después aparece una zona que es cuando el bebé intenta caminar. Surge entonces la etapa anal. En ella aparece el lenguaje y el niño empieza a tener conceptos. Hasta ese momento se expulsaba la materia fecal sin saber que estaba haciendo pero llega un momento en que expulsarla le da placer y expulsarla y retenerla a su antojo le produce aún más placer.
En la zona oral el niño cree que el pezón es parte de él. La primera castración (separación) es el parto. La segunda es cuando la madre le retira el pezón de la boca. La tercera es que puede expulsar o retener la caca. Es el primer producto que elimina al exterior a voluntad. Es la primera producción que se va a reproducir sin que él pierda una parte de su cuerpo. El chico con una analidad normal sabe que es un producto, que el producto es sólido. Surge la noción de regalo, de desafío, de suciedad.
En esta etapa surgen los rasgos de tenacidad, ahorro y pulcritud. Se llaman formaciones reactivas que son características de las neurosis obsesivas. Deja una marca en la psiquis que va a tener consecuencias en la adultez. En esta etapa hay noción de objeto.
Zona fálico-genital. La zona erógena en el hombre es el glande, no el pene y para la mujer el clítoris y los labios de la vulva. En esta etapa hay noción de territorio.
La etapa genital no interesa a Freud porque es más de adultos.
De los cinco sentidos hay dos que son los más importantes: la audición y la vista que releva a otros sentidos (tocar con la mirada).
Freud dice que la boca es al pezón lo que el pene es a la vagina.
La práctica de felaciones a veces tiene que ver con una regresión a la oralidad. Las histéricas quieren castrar al hombre para poseer el pene. Una forma de conseguirlo es la felación.
Pulsión de muerte
Todas las zonas erógenas tienen su pulsión. Lo normal es que se mezclen, se integren y den lugar a una vida normal.
La pulsión de muerte es la pulsión parcial suelta que no forma parte de la pulsión de vida. Es una pulsión normal soltada que en vez de ser sometida a la salud y a la integridad, se disparó. A veces se dispara sobre los demás (los paranoicos, Hitler).
El origen es traumático. Es un trabajo maligno que hace el otro sobre las zonas del bebé: pegar a los hijos, acariciarles morbosamente,…
Los logros de la terapia psicoanalítica no son solo al final, hay etapas. No es necesario hacer análisis largos. Las terapias psicoanalíticas no son tan largas como se dice, ni tampoco son de plazo corto, pero en su transcurso se van ganando batallas.




Compartir con tus amigos:
1   ...   48   49   50   51   52   53   54   55   56


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad