Curso de Especialista en Psicoterapia


Enfoque Modulas Transformacional – La estructura y funcionamiento del Psiquismo



Descargar 2.92 Mb.
Página47/56
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño2.92 Mb.
1   ...   43   44   45   46   47   48   49   50   ...   56

Enfoque Modulas Transformacional – La estructura y funcionamiento del Psiquismo


Nora Levington – Apuntes de clase

Introducción

El trabajo en psicoterapia requiere partir de una idea clara del funcionamiento del psiquismo.


La base del trabajo psicoanalítico, en un primer momento, es la toma en cuenta de los procesos inconscientes en toda su complejidad de leyes y contenidos.
Complejidad interna que se verá enriquecida en un segundo tiempo, por la interacción con otros elementos de otras estructuras externas a lo inconsciente; en nuestro caso el resto de estructuras que conforman el aparato psíquico y, finalmente, la interacción de éste en su conjunto con el mundo externo.
Los sentimientos, las conductas de cada persona, son el resultado final de estas articulaciones y de su relación con el resto de elementos biológicos/genéticos y sociales.
Es preciso partir de un concepto de modularidad en oposición al de homogeneidad:


  • El principio de homogeneidad plantea un funcionamiento del psiquismo a partir de un solo tipo de leyes de funcionamiento, de una psicopatología derivada de una sola condición fundante y de unos cuadros clínicos de los que se habla en singular (la histeria, la depresión, la esquizofrenia, etc.)




  • El principio de modularidad considera que el psiquismo se constituye por la articulación de módulos o sistemas que obedecen a diferentes regulaciones, pero que al relacionarse entre sí provocan transformaciones los unos sobre los otros.

La modularidad ha sido trabajada también desde las formulaciones que se hacen en la teoría de sistemas y los conocimientos que las investigaciones en neurociencias nos aportan sobre el funcionamiento de los procesamientos cerebrales.


Se sabe que el cerebro es un sistema que se compone de elementos que, a la vez que forman una estructura articulada y en interacción, tienen características particulares.
La modularidad supone que sólo las intervenciones terapéuticas que tomen en cuenta esta complejidad, serán realmente efectivas.
El Enfoque Modular-Transformacional es un modelo que trata de adecuar la práctica de la terapia psicoanalítica a las diversas variantes psicopatológicas que encontramos en la clínica.
Toma en cuenta la diversidad de los cuadros clínicos y las diferentes estructuras de personalidad.
Trata de poner en marcha una práctica terapéutica que deje de lado las intervenciones monocordes aplicadas a todos los casos y promueva la especificidad de las intervenciones.
Y todo ello con el objetivo último de buscar la consecución del cambio terapéutico.
Se trata de un modelo teórico-clínico que parte de la consideración de la complejidad del funcionamiento del psiquismo.
Un modelo teórico-clínico porque en él tiene cabida una teoría del trastorno (cómo se produce el trastorno), una teoría de la cura (cómo se produce el cambio psíquico) y una teoría de la técnica (cuáles son los instrumentos técnicos necesarios para conseguir el cambio).
Complejidad de elementos que se articulan, que sufren transformaciones entre ellos y que darán lugar a las diferentes problemáticas con las que nos encontraremos en la clínica.

Los sistemas motivacionales


El psiquismo se mueve a partir de las motivaciones (deseos) que lo constituyen y de lo que, a partir de ellos, se pone en marcha.


El psiquismo, al tener una estructura modular, contiene en su interior un conjunto de sistemas motivacionales diferentes.
Cada uno tiene un origen diferenciado, vehicula sus propios deseos, tiene sus propias necesidades y genera sus propias angustias y defensas entre ellas.
De la hetero/autoconservación; sensual/sexual; apego; narcisimo; regulación psicobiológica.

Cada sistema motivacional tiene su particularidad, pero no están encapsulados, ya que se van constituyendo en interacciones recíprocas.


En ocasiones puede haber contradicciones en el interior de un sistema motivacional concreto.
Alguno de ellos puede ser predominante a lo largo de la vida o durante períodos de ella. Lo habitual es que varios de ellos intervengan a la vez:


  • En forma de conflicto entre ellos.




  • En forma de sinergias, potenciándose uno a otro.




  • En forma de confluencias, apoyos recíprocos, etc.

El apego está en la base porque su fuerza radica en que asegura las necesidades y deseos del resto de los sistemas motivacionales.


Cada uno de ellos tiene sus propias temáticas y características, pero hay que considerar una serie de características comunes:


  • En primer lugar la energía, la intensidad, la fuerza o la vitalidad del deseo, de los diferentes tipos de deseos (un sujeto criado en un medio poco o nada proveedor de determinada función o capacidad psíquica, va a sufrir las consecuencias en la debilidad o falta de fuerza, de los deseos o capacidades correspondientes).



  • Tambíen la modalidad del desear, esto es, la forma en que el deseo se presenta ante el propio sujeto: el deseo, más o menos intenso, puede ser vivido por el sujeto como un deseo urgente, perentorio o con posibilidad de diferir su satisfacción, como legítimo o prohibido, como algo que es placentero o que supone un deber ineludible etc. La modalidad del desear alude a la forma bajo la cual son vividos cada uno de los deseos que el sujeto pueda presentar, alude, por tanto, a los códigos en los cuales es captado el deseo.




  • El tiempo de espera de resolución del deseo, esto es, el tiempo óptimo que debe mediar entre el surgimiento del deseo, con cualquier intensidad y con cualquier modalidad y la satisfacción del mismo.




  • Los contenidos temáticos del deseo: los contenidos temáticos específicos que adquieren los deseos dependen de lo aportado por el otro, de lo vivido en la relación simbólica y procedimental con el otro. Por ejemplo, el narcisismo se puede centrar en la belleza física, en la fortaleza corporal, en la inteligencia, en la moralidad, etc. Lo mismo ocurre con el resto de los deseos.




  • La reacción del sujeto ante sus propios deseos. Se trata de las formas de reaccionar entre los deseos, el cómo se sitúa el sujeto frente a su propio deseo. En realidad nos referimos a la relación del sujeto consigo mismo.




  • Las expectativas en torno a realizabilidad o irrealizabilidad del deseo, convicción profunda que puede ser sectorial (depende de la temática del deseo) o ir más allá de las temáticas de los mismos y afectar al desear.




  • Son fundamentales las capacidades emocionales e instrumentales para llevar a cabo los deseos, los recursos de los que dispone el sujeto para realizar sus deseos. No basta con desear algo, que el superyó lo permita, que no despierte angustia, que se lo vea como realizable, pues si la persona no tiene capacidades emocionales e instrumentales prácticas para llevar a cabo la acción esos deseos quedarán en el nivel del deseo fantaseado. Es decir, que se tengan los recursos necesarios para ponerlos en marcha en la realidad.



El sistema de apego

Hoy es considerado como una motivación de primer nivel para el desarrollo del psiquismo, a igual título que la sexualidad, cosa que, hasta no hace mucho tiempo, era difícilmente asumible en la teoría psicoanalítica.


El apego considerado como sistema motivacional, resulta independiente de la sexualidad, es una motivación propia que desde una perspectiva evolucionista está al servicio de la protección de la especie.
Bleichmar, cuando introduce la motivación del apego en su esquema teórico quiere superar la caracterización meramente fenomenológica que indicaría simplemente la existencia de un vínculo privilegiado con un objeto con el que se desea estar en contacto y centra su interés en las motivaciones que lo sostienen.
El apego constituye para algunas personas la fuerza motivacional fundamental que impulsa su psiquismo, organizando su vida de fantasía, así como su conducta.
El apego sa apoya en el resto de los sistemas motivacionales: sexual, narcisista, de la regulación psicobiológica y de la hetero-autoconservación. En este sentido, la búsqueda de la relación con el objeto se apoyaría en que el objeto satisface la sexualidad, el narcisismo, la regulación psicobiológica o la hetero-autoconservación.
Es decir, el apego encuentra su sustento en el resto de los sistemas motivacionales (de ahí su ubicación en el esquema).
El apego puede surgir del placer de la relación con el otro, en sus diferentes formas, o bien, en forma defensiva como modo de contrarrestar diferentes tipos de angustia o desregulaciones psicobiológicas (evitar el displacer).
Como el resto de los sistemas motivacionales, se estructura como tal en el encuentro con el otro. Las formas de apego desarrolladas por el sujeto desde niño, no pueden entenderse sin pensarlas como un juego de roles. Existe una complementariedad, en fantasías y conducta, con lo que el otro emocionalmente significativo necesita para llevar a cabo sus propias necesidades y deseos de apego.
El apego tiene, como motivación específica, la búsqueda de la empatía o la necesidad de completar el circuito emocional. Podríamos decir “de cerrar” en términos de circuito eléctrico.
Asimismo, son evidentes en estos momentos las bases biológicas que subyacen en las motivaciones de apego. Así lo demuestran estudios neurocientíficos que se han ido desarrollando en los últimos años. Dichos trabajos se han ido centrando sobre los circuitos neuronales y los aspctos neuroquímicos implicados.


El sistema narcisista

El concepto de narcisismo adquiere una enorme importancia en la teoría psicoanalítica a partir de 1914. En ese momento, Freud introduce el concepto en el seno de la teoría psicoanalítica.


Lo vamos a entender como amor hacia sí mismo, como amor a la imagen de sí mismo, como autoestima o valoración del propio self, esto es, como una temática del deseo que gira alrededor de la comparación con el yo ideal y la ubicación del sujeto en una escala valorativa.
Constituye un sistema motivacional tan importante como pueda serlo la sexualidad e independiente de ésta: es decir, un sistema motivacional autónomo.
En psicoanálisis, el término narcisismo es un término muy polisémico.
Por ejemplo, se utiliza para hacer referencia a una perversión sexual, en la que el sujeto toma el propio cuerpo como si fuera el cuerpo del otro sexo.
También para hacer referencia a una elección de objeto: de esta manera explica Freud algunos tipos de homosexualidad en relación al tipo de elección de objeto.
Hace también referencia a una fase de la evolución psicosexual intermedia entre el autoerotismo y el amor objetal, de modo que el objeto es vivido como una prolongación del propio sujeto, sin que el objeto sea reconocido como exterior al sujeto.
Y también hace referencia a otras cuestiones: por ejemplo, a la autoestima, a una temprana fase del desarrollo psicosexual, a un estado resultante de la vuelta hacia el yo de la libido por desilusiones con los objetos, etc.
Las dos acepciones fundamentales: preocupación por la autoestima y el no reconocimiento del otro al que no se toma en consideración en cuanto objeto diferente.




Compartir con tus amigos:
1   ...   43   44   45   46   47   48   49   50   ...   56


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad