Curso de Especialista en Psicoterapia


Trastornos límites de la Personalidad – Nicolás Caparrós



Descargar 2.92 Mb.
Página42/56
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño2.92 Mb.
1   ...   38   39   40   41   42   43   44   45   ...   56

Trastornos límites de la Personalidad – Nicolás Caparrós


Apuntes de clase
Hay un abuso generalizado del diagnóstico de trastornos límites.
Otros ejemplos de abuso es la hiperactividad infantil. Cualquier niño que hace tres cosas, ya es hiperactivo. Se corre el riesgo de que cualquier coyuntura en el desarrollo de un niño se diagnostique como hiperactividad.
Otro caso es el de la anorexia. Cualquier trastorno alimentario es una anorexia.
Hay una serie de trastornos que podrían englobarse dentro de los trastornos límites de la personalidad:

Trastornos esquizofreniformes.


Son cuadros que simulan ser una esquizofrenia pero son reactivos ante una situación. Podría explicarse como causa de origen una situación de tensión específica. Es una especie de esquizofrenia inducida artificialmente.

Las características esenciales de este trastorno son idénticas a las de la esquizofrenia, excepto en dos diferencias: la duración total de la enfermedad es de mínimo de 1 mes, y máximo de 6 meses y por otra parte, no se requiere que exista deterioro de la actividad social y laboral, aunque puede haberlo. Para diagnosticar el trastorno esquizofreniforme se puede hacer de dos maneras, por una parte, se diagnostica el trastorno cuando el episodio ha durado entre 1 y 6 meses, y el sujeto está recuperado; y por otra parte, se le aplica dicho diagnóstico sin que hayan transcurridos los 6 meses, pero en este caso, el diagnóstico debe calificarse de provisional, ya que aún no se sabe si el paciente se recuperará dentro de esos 6 meses establecidos, por lo que si la alteración persiste, deberá cambiarse el diagnóstico por el de esquizofrenia.


Trastorno esquizoafectivo

Cohabitan con la esquizofrenia propiamente dicha trastornos afectivos, especialmente depresivos.


Es un trastorno que incluye elementos tanto de psicosis como del trastorno del estado de ánimo. Los síntomas psicóticos significan una pérdida de contacto con la realidad y pueden involucrar alucinaciones (escuchar voces o ver cosas que no están presentes) y delirios (creencias fijas y falsas). Entre los síntomas del trastorno del estado de ánimo se incluyen un estado de ánimo muy alto o muy bajo con problemas del sueño, cambios en la energía y en el apetito, concentración dispersa y un desempeño diario generalmente bajo. La enfermedad esquizoafectiva se caracteriza por una correlación cercana entre estas dos series de síntomas.

Trastorno esquizotípico

Pone el acento no tanto en lo intrapsíquico, sino en lo ambiental y los rendimientos del sujeto en el medio ambiental. Son personas con pensamiento mágico, orientación paranoide, pero no tan estables como en la esquizofrenia propiamente dicha.


Este trastorno se encuentra situado entre la personalidad esquizoide y la esquizofrenia. Consiste en una conducta, un habla, un pensamiento y una percepción peculiar y extraña. La persona tiende a aislarse, posee un afecto inapropiado y ansiedad social. Además de esto, los individuos afectados tienen un pensamiento mágico, suelen ser supersticiosos o telepáticos, con ilusiones recurrentes. Su mundo interno puede estar lleno de amigos y miedos infantiles. A veces se creen que tienen poderes especiales o que han sufrido experiencias paranormales. Su conducta es rara o excéntrica. Utilizan un lenguaje extraño, circunstancial y metafórico en el que no suele haber disgregación del pensamiento, ni incoherencia.
Tienen disminuida su capacidad de relacionase por su afecto frío y distante, no tienen amigos fuera de la familia, llegando a aislarse socialmente. Además de esto, los esquizotípicos pueden ser sensibles para detectar afectos negativos en los demás, son muy suspicaces, siendo hipersensibles a las críticas. Pueden llegar a tener síntomas psicóticos transitorios, producto del estrés, pero esto no es la regla.

Trastorno esquizoide

Se caracteriza por un distanciamiento en las relaciones interpersonales. Evitación y retraimiento. “Mi realidad es interna y los demás no existen”.


Lo esquizoide es un déficit, un retraimiento. Lo paranoide es una especie de intento curativo manejando una realidad imaginaria de evitar ese aislamiento feroz de la esquizofrenia.
Otro elemento básico de los trastornos esquizoides es la evitación. Una persona esquizoide y evitativa va a llegar a recluirse en su casa y va a evitar la situación que le perturba en lo sucesivo. Por el contrario, el fóbico, se va a encontrar con la situación perturbadora en más ocasiones que el resto de los mortales. El fóbico necesita tener el objeto, aunque sea lejos para que no le amenace. El esquizoide huye del objeto.

Trastorno narcisista

Se caracteriza por la tendencia a la grandiosidad. Es el yo grandioso. Esta característica va unida a la falta de sintonía del contacto con los otros y tendencia a la envidia. La envidia es algo natural en la infancia, pero no en la edad adulta. La persona que mantiene la envidia en el estadio adulto, alberga un sentimiento muy arcaico que no ha superado. La envidia es un atributo de todo sujeto que tenga una carga narcisista superior a la necesaria.



Trastorno bordeline

Viene definido desde el punto de vista descriptivo que se caracteriza por inestabilidad en las relaciones con el otro, en la autoimagen, gran impulsividad, relaciones personales inestables e intensas (usan y tiran). Producen sensación de perplejidad a las personas que se relacionan con ellos.


Son inestables y apasionados (afecto muy potente y obsesivo). Manifiestan debilidad afectiva. A la vez aparecen las tendencias autodestructivas. No son las del depresivo ni las de los que se sienten culpables. Cambian sus afectos con facilidad y rapidez. No es una tendencia destructiva con sentido, sin en cortocircuito: tan pronto quiero matarte como introyecto esa agresividad y me autodestruyo.
El origen del trastorno límite se remonta a Kraepeling que utilizó un concepto unificador y dijo que todos los cuadros que presentaran las siguientes características son iguales:


  • Llegar a la demencia de un modo rápido. No significa que lleguen jóvenes, sino de una forma rápida.




  • Dejar una cicatriz experiencial que es la demencia.




  • No tener una causa orgánica.

Cuadros como la hebefrenia, la demencia paranoide o la catatonia tenían estas características generales, por lo que las unifica bajo el nombre de demencia precoz.


Breuer lo describe posteriormente como una forma atenuada de la demencia precoz.
Una de las características del trastorno límite de la personalidad frente a la psicosis, es su carácter reversible (la psicosis no lo es).
Kepler en 1912 sitúa los trastornos límite de la personalidad entre las neurosis y las psicosis. Ahora diríamos que los trastornos límite estarían entre los trastornos de la personalidad severos y las psicosis. La neurosis estaría en un estadio inferior.
Broiler refiere estos cuadros como pre-esquizofrenia o esquizofrenia latente. Los trastornos límite bien diagnosticados, nunca deberían revertir en psicosis.
A finales de los 40 una serie de clínicos identifican un grupo de niños atípicos que tenían alteraciones menos severas que los niños esquizofrénicos pero más que los neuróticos. Margaret Mahler descubrió una esquizofrenia infantil que hoy llamamos autismo. La catástrofe surge apenas el niño comienza a desarrollarse por lo que hay una serie de etapas en la vida que el niño no vive y el trastorno se convierte de máxima severidad.
Margaret Mahler caracterizó a los trastornos límite de la personalidad como aquellos que cualitativamente pudieran parecer psicóticos pero con una intensidad mucho menor. Esa diferencia cuantitativa devenía en algo cualitativo.
Los trastornos límite de la personalidad tienen un yo frágil que sufre alteraciones de carácter sin que haya un motivo aparente.
Hay una pobreza en las relaciones de objeto. El entorno está desvitalizado. No es ni bueno ni malo.
El origen de los trastornos límite se relaciona con conflictos en la edad temprana (abandono, malos tratos, abusos sexuales). Pero no todos los sujetos que han pasado por estas experiencias han desarrollado un cuadro de este tipo: tiene que ver también con el momento y la duración del conflicto.
El diagnóstico psicoanalítico debe fundarse en el estado de la estructura intrapsíquica del sujeto.
Los mecanismos de defensa son normales. Todo sujeto puede tener mecanismos de defensa para reducir la angustia en la medida de lo posible. Mecanismo de defensa depresión reducción de angustia.
Si el conflicto es decisivo no sirve disfrazarlo con la represión, sino que habrá que resolverlo.

Características diagnósticas de los tratornos límite de la personalidad

Manejan unos mecanismos de defensa propios de los estadios infantiles que los adultos sanos no utilizan.


El grado de precariedad de su estructura. Las estructuras precarias son siempre diádicas. Tienen conocimientos puramente cognitivos de la existencia de la tríada (relaciones de otros en las que uno no entra), pero están totalmente desvitalizados y este es el precio que tienen que pagar para anular la angustia (renegación). “Lo que yo no quiero no existe. Manda mi imaginario”
Utilizan la escisión o disociación. También la represión, aunque menos que en la psicosis, la regresión y la renegación.
Todos estos mecanismos están presentes en la psicosis. Estamos hablando de no neuróticos. Apoyándonos en los mecanismos de defensa no podríamos diferenciar un trastorno límite de un psicótico, por lo que tendremos que recurrir a otras características.
Los borderlines tienen una especie de aceptación mimética pero no profunda de lo externo, sin que realmente lo hayan introyectado.
Introyección: Dejar de ver fuera algo y permitir que opere desde dentro.
Por ejemplo, el lenguaje: Cuando se aprende un idioma, al principio tenemos que establecer comparaciones con nuestro propio lenguaje: “House es casa”. Un día cristaliza y ya no necesitamos de esa traducción, hemos introyectado el idioma, nos hemos apoderado de él. A partir de ese momento, podemos soñar o pensar en ese idioma.
Otro ejemplo es el problema de las prohibiciones en el desarrollo. La mamá al niño: “No, no se toca”. Si el objeto desaparece y el niño no recibe la prohibición, lo hace sin culpa. Hay un momento en que el niño dice “No, no se toca” a la vez que se acerca a tocarlo: el deseo es más patente que la censura. El tercer paso es ante la ausencia del elemento censor, el niño se autocensura. El superyo. Aquello que estaba fuera se incorpora a la conciencia moral.
En el ejemplo del idioma la introyección va al yo, en el del niño, al superyó.
La introyección no es solo un acto cognitivo, sino un cambio topológico que tiene que ir acompañado de un cierto estado de ánimo que lo haga gratificante.
En los trastornos límites de la personalidad no se produce ese estado de ánimo, lo que lleva al sujeto a una introyección “como si”.
La persona que desarrolla un trastorno límite tiene una creencia básica. Los trastornos profundos del psiquismo son fundamentalmente debidos a déficits (antivínculo) que a traumas (vínculos negativos).
No es verdad que los borderlines no se arrepientan de lo que han hecho, lo que ocurre es que no introyectan por lo que no les sirve de aprendizaje. Lo ven pero no lo incorporan. “Cultura es aquello que queda cuando se ha olvidado lo que se ha aprendido”. Buscando el paralelismo con la introyección es “Aquello que permanece a lo largo de la experiencia”. Es cognitivo y emocional. Los trastornos límite tienen una idiocia afectiva, no una idiocia cognitiva. Pueden ser listos, rápidos, pero el problema es que no han pasado por situaciones que los demás han pasado. Son cuadros por omisión, no por comisión.
Las emociones de los trastornos límite son producidas por los fantasmas de la persona, no por el exterior. La sensación de disociación no es la ausencia de emoción, sino las sensaciones que no están supeditadas al aquí y al ahora. Las sensaciones fantasmáticas.
Son personas que no tienen una mente pragmática porque necesitarían de un sentido de utilidad que el borderline no tiene. Un ejemplo de ello es el protagonista de la película “Una mente maravillosa”.



Compartir con tus amigos:
1   ...   38   39   40   41   42   43   44   45   ...   56


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad