Curso de Especialista en Psicoterapia


Procesos depresivos (Hugo Bleichmar)



Descargar 2.92 Mb.
Página41/56
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño2.92 Mb.
1   ...   37   38   39   40   41   42   43   44   ...   56

Procesos depresivos (Hugo Bleichmar)


Apuntes de clase
Lo que interesa es tener un enfoque integrado sobre los distintos subtipos de depresión para que podamos intervenir específicamente en cada subtipo.
Dos autores que iniciaron una línea de avance con respecto al Psicoanálisis clásico: Bibling y Martin Selligman.
Bibling (1953) amplió la concepción psicoanalítica planteando que la depresión tiene lugar cuando la persona siente que es impotente para realizar un deseo que le es significativo. Puede ser de distintos tipos: recuperar a la persona perdida, alcanzar cierta imagen de sí mismo, ideal de justicia,…). Cada vez que la persona se siente impotente para realizar un deseo sobreviene un estado depresivo. Esta es una condición universal para todos los subtipos de depresión.
Selligman cita a Bibling como el creador del sentimiento de impotencia y utilizó la palabra impotencia (helplessness) con dos acepciones: impotencia e indefensión (no han nadie que lo pueda sacar de esa situación).
Estos autores colocan al sentimiento de impotencia en la base de los estados depresivos.
Lo importante es la temática del deseo. En cada persona tenemos que descubrir cuál es la temática de ese deseo para aplicarle la terapia adecuada.
Hay personas que tienen tendencia proyectiva para enfrentar la no realización del deseo. Otras tienen una tendencia a la autoatribución a la hora de no poder satisfacer el deseo.
Hay personas que tienen elevados ideales, pero esto no es suficiente para generar depresión porque si tienen rasgos proyectivos echarán la culpa a los demás, pero si tienen tendencias de tipo melancólico se echarán la culpa a ellos mismos y podrán caer en depresión.
Si aplicamos el mecanismo de impotencia como la condición básica universal para todos los estados depresivos, la pregunta que tenemos que hacernos es por qué caminos esta persona llega al estado depresivo. De acuerdo a esos caminos podemos establecer subtipos de depresión y aplicar intervenciones específicas que puedan deshacer el sentimiento de impotencia.
Pueden presentarse las siguientes posibilidades:


  1. Agresividad

  2. Trastornos narcisistas

  3. Identificación con padres depresivos

  4. Experiencias traumáticas

  5. Angustias persecutorias (sentimientos de amenaza, de estar en peligro)

  6. Déficit de habilidades sociales (recursos yoicos)

Cada una de estas condiciones puede conducir a la depresión.


Agresividad: Puede conducir a la depresión por varios caminos. Por ejemplo, personas reivindicativas con estructura narcisista paranoide que piensan que los demás no son como deberían ser, están en su interior mascullando continuamente rabia contra los demás y los atacan en la realidad. La consecuencia de esto es el rechazo de los demás. Teniendo necesidades de apego, acaban separándose de aquellos de los que deberían recibir cariño. Su agresividad se hace impotente para recibir el afecto que necesitan. El sujeto termina pensando que no le quieren y hace un intento de suicidio, en un momento de desesperación por el sufrimiento y la depresión y ante la impotencia para realizar sus deseos. La condición interior que le impide realizar el deseo es la agresividad.
Hay gente que no despliega la agresividad hacia el exterior. La persona con rasgos fóbicos (asustado) está mascullando por dentro pero no se atreve a manifestarse externamente. En esta rabia va construyendo internamente la imagen de los demás, lo que le lleva a un deterioro progresivo dentro de sí mismo de todo lo que podría proveerle satisfacción y aparece la mujer ideal, el trabajo ideal, y se convierte en impotente para realizar el deseo. Su rabia le ha llevado a vaciar el mundo de objetos y personas que le sean apetecibles y que le podrían producir satisfacción.
La agresividad puede hacer que la persona pierda vínculos con el exterior o pierda las imágenes internas positivas de los demás, lo que puede llevarle a la depresión.
La agresividad como causa de la depresión fue un aporte de Freud y de Melanie Klein pero se quedó simplemente como agresividad introyectada, como causa de la depresión. El psicoanálisis actual la ve como un subtipo de depresión.
Identificación con padres depresivos: Si uno tiene padres que todo lo viven impasibles, uno va desarrollando un carácter depresivo. Se pueden dar caracteres depresivos desde la infancia. Los padres depresivos miran al hijo o a la hija sin entusiasmo, por lo que éste adquiere una imagen pobre de sí mismo.
Estas personas tampoco pueden adquirir autoestima porque están continuamente recibiendo el mensaje de “Ni lo intentes. Esto no es para nosotros”.
Hay estudios que han encontrado una correlación importante entre depresión materna y depresión infantil. Puede ser también el padre causa de la depresión, depende lo que éste represente para el niño.
Experiencias traumáticas que le hicieron sentirse impotente en la infancia, como la enfermedad crónica o el abuso. El niño no puede hacer nada frente al adulto abusador. Se siente impotente para poder salir de esa situación. Por ejemplo, la mujer casada con un alcohólico del que no puede desprenderse. Le hace sentirse impotente para resolver una determinada situación. Esta condición traumática predispone a la depresión. Las situaciones traumáticas infantiles correlacionan en estudios empíricos con la depresión.
Angustias persecutorias: Hay gente que no es agresiva, no tiene padres depresivos, no ha padecido experiencias traumáticas pero padecen angustias persecutorias. Es gente miedosa. Una persona con rasgos fóbicos marcados está asustada, tiene miedo a salir, a conocer gente, a cualquier novedad. Temor imaginario de recibir una respuesta negativa del otro. Gente que tiene sentimientos de vergüenza, que se va cortando posibilidades en la realidad: no se presenta a un examen, no concurre a un trabajo, no va a una fiesta,… Utiliza siempre racionalizaciones a cualquier tipo de argumentos.
La vergüenza es un gran factor. En algunas personas con angustias persecutorias hay que trabajar con los sentimientos de vergüenza.
Esto hace que la persona, para evitar vivir este tipo de angustia, haga una evitación fóbica aplicando racionalizaciones.
Esta fobia social hace que sus expectativas legítimas de realización personal se vean truncadas por las consecuencias de esas angustias de tipo persecutorio. Puede ser por identificación con padres fóbicos que ha dado lugar a que el niño no haya aprendido a estar cómodo en el contacto con los demás.
Si tienen padres paranoides: “Cuidado, no confíes”, le generarán también conductas persecutorias que le harán sentir que vive en un mundo rodeado de peligros, lo que le conducirá a la evitación fóbica y a la incapacidad de realizar el deseo.
Déficit de recursos: Puede ser motivado porque los propios padres no tengan recursos. Si un niño crece en una familia con nivel intelectual bajo, lenguaje bajo y poca habilidad para relacionarse, tendrá un déficit de recursos ya que el niño desarrolla potencialidades en función de experiencias y si carece de ellas, se va a sentir asustado, se le van a incrementar las angustias de tipo persecutorio y se va a sentir inferior (déficit narcisista). Es importante la narrativa que hace una persona sobre sí misma: “¿Cómo haces para estar tan seguro de ti mismo?” “Porque mi padre me convenció de que era maravilloso”. Es importante conocer el discurso que el paciente tiene sobre sí mismo para enfocar correctamente la terapia.
En los pacientes con déficit de recursos hay que ayudarle a desarrollar recursos y habilidades. Y eso se trabaja en la transferencia. Se trata de incrementar los recursos yoicos. Para ello son útiles las técnicas de modificación de conducta.
Si alguien construyó una idea del mundo en base a la identificación con los padres, el trabajo consiste en demostrarle que lo que cree del mundo deriva del discurso de lo que los padres decían. La reconstrucción histórica es decisiva para abordar la depresión. Hay que hacer un proceso de desidentificación para tratar de que el sujeto salga de la depresión.
Si un paciente llega a un estado depresivo como consecuencia de la agresividad, lo que hay que ver con él es la causa de esa agresividad.
El terapeuta tiene que tener un modelo que integre el conocimiento psicoanalítico clásico con los avances actuales. Deberá tener una formación amplia, pero un modelo integrador.
La utilidad del Modelo Modular Transformacional es que se abre a la amplitud de la comprensión del ser humano y permite no reducirlo a un cliché. Permite comprender la complejidad de todas nuestras experiencias y nos abre a pensar en intervenciones coherentes con todo ello.
El tono con el que nos dirigimos al paciente debe estar en consonancia con sus características terapéuticas ¿Cuál es la caractereología y en que dirección se tiene que modificar? En función de ello, el terapeuta diseña un tipo de intervención. Hay que adoptar una técnica que sea activa y que movilice al paciente.

Psicoterapia de la relación padres e hijos – Emilce Dio Bleichmar


Apuntes de clase
El Psicoanálisis tiene mala prensa porque se enseña desde un Psicoanálisis antiguo. El hermetismo de gran parte de los discursos psicoanalíticos y el concepto de que es una terapia larga, que hay que recurrir al pasado y que hay que analizar los traumas de la infancia, es un discurso pasado.
El Enfoque Modular Transformacional (EMT) aplicado a la clínica infantil juvenil, pasa revista a los conocimientos actuales del apego. Gran parte de la psicopatología de la primera infancia, de 0 a 6 años, no puede dejar de lado lo que se conoce del apego.
El EMT aplicado a la relación padre-hijo, implica que cada vez que trabajamos con un cuerpo de información se va a tener en cuenta al niño y al adulto. Cómo establecimos el vínculo de apego con nuestros padres y cómo lo reproducimos con nuestros hijos. Todo esto tiene que ver con lo que el Psicoanálisis ha tenido en cuenta de los primeros años de vida, solo que en el EMT el primer plano no es la sexualidad, como en la teoría freudiana, sino el vínculo de apego y la relación de ternura y afecto que se establece en la primera infancia.
Gran parte de las relaciones de amistad, de estabilidad de una relación de pareja, está relacionada con la capacidad de establecer buenas relaciones de apego y gran parte de las relaciones adultas insatisfactorias tenemos que empezar a entenderla desde el punto de vista de las relaciones de apego.
El apego lo vamos a utilizar tanto en la comprensión diagnóstica como en la terapia. Vamos a ver si las condiciones de apego del adulto coinciden con los patrones de apego del niño. Si hay desencuentro, hay patología.
Otro área que maneja este enfoque es toda la información relacionada con la regulación emocional (inteligencia emocional). Para poder trabajar en la inteligencia emocional es necesario conocer cómo nos afectan las ansiedades y los afectos.
En general, los adultos no saben cuál es el patrón emocional de los niños. No conocen la relación entre emoción y conducta. La conducta es un cuerpo observacional fundamental pero el EME no queda limitado simplemente a ella. Habrá que entender de dónde surge y por qué. Tendrá que ver también con las emociones.
En la familia lo fundamental son las reacciones y contrarreacciones emocionales. Todo lo que tiene que ver con los déficits tiene que ver con un sector de la subjetividad que se llama el self, el sí mismo, el narcisismo y la autoestima. Todo esto es considerado desde el sistema motivacional del narcisismo.
En la terapia infantil vamos a tener que ver cuáles son los encuentros y desencuentros de lo que el padre espera narcisísticamente del hijo y lo que el hijo narcisísticamente desea.
El EMT tiene conexiones muy estrechas con información cognitivo-conductual porque a partir de la observación de la conducta de los hijos, los padres van a tener que obtener contextualizacion para poder centrarse a su vez en la autoobservación de ellos mismos como padres.
Todo el tiempo estamos manejando un modelo relacional. A partir de los 70’s se comenzó a hablar de un Psicoanálisis Relacional, donde lo fundamental es el paradigma de la subjetividad: En cualquier contacto lo fundamental es saber cómo me ve y me siente el otro y que capacidad tengo yo como terapeuta de sumergirme en la subjetividad del otro. Este modelo relacional es fundamental en la terapia.
Toda terapia de cualquier modelo se desarrolla en tres pasos:


  1. Desde el contacto telefónico o la primera entrevista. Cómo hacemos para establecer una relación. La psicoterapia es una relación terapéutica. Para ello se necesitan herramientas. No es una cuestión solo de transferencia-contratransferencia. Es un conocimiento sofisticado de la subjetividad. Se incorporan todos los conceptos de intersubjetiidad, reconocimiento mutuo y procesamiento permanente del estado afectivo.




  1. Pedir información. Formulada en términos cognitivos, del “yo” oficial de cada uno de nosotros. Vamos siempre a manejarnos en un nivel cognitivo en el discurso y la transmisión de la información. Pero en este modelo este no es el límite último, sino que además de esto vamos a tratar de saber cuáles son las motivaciones inconscientes que están afectando a gran parte de los problemas de los niños y los adultos.




  1. Cuando el paso 2 está establecido, podemos pasar a aplicar el modelo dinámico que tiene que ver con una integración de información procesada como útil para la clínica.


Psicosis desde el Modelo Analítico Vincular – Nicolás Caparrós

Nicolás Caparrós - Apuntes de clase


Desde el punto de vista psicoanalítico la gran discriminación entre las psicosis y las neurosis es el Complejo de Edipo que es fundamentalmente lo que sirve de acceso a lo simbólico, de conocimiento del tercero.
El Complejo de Edipo que en rigor no se acaba nunca de resolver, viene a significar la dolorosa comprensión de que dos seres (en principio, papá y mamá), se relacionan sin contar con mí ni para mí, sino sin mí. Significa uno de los primeros dolorosos descubrimientos que el ser humano tiene cuando viene al mundo.
Cuando el ser humano llega al mundo, se considera el centro alrededor del cual gira todo lo demás. En el proceso de adaptación a la realidad se va produciendo una serie de recortes y el más importante es el Complejo de Edipo.
El Complejo de Edipo significa comenzar a entender que fuera ocurren cosas ajenas a nosotros mismos.
Oscar Wilde: “Que hablen de mí, aunque sea mal”. La necesidad de ser objeto de referencia es básico en el niño y básico en los trastornos de la personalidad. Cuanto más temprano se sufra el abandono, más graves serán las consecuencias.
Esta aproximación del Complejo de Edipo es básica para la separación entre Psicosis y Neurosis, como la aproximación mayor o menor al principio de realidad que se define como “Aquello que es consensual al resto de los sujetos, el reconocimiento del otro, de que hay relaciones entre ellos”. El principio de realidad se opone al principio del placer: a los dictados que uno desea o siente que le van a deparar satisfacción. El Complejo de Edipo, al reconocer otras relaciones ajenas a nosotros, es la entrada también al principio de realidad.
Neurosis significa estar en vías de resolución más o menos profundizada de lo que tiene que ver con el Complejo de Edipo.
El estar en los albores del Complejo de Edipo o haber fracasado en esos albores es lo que se llama Trastorno de la Personalidad o Psicopatía. Lo que conocemos como relaciones diádicas es la antesala a lo psicótico.
La psicosis se distingue de lo demás a través del binomio comprensión-explicación.
Lo que se comprende es neurosis (capacidad de ponerse en lugar del otro sin necesidad de una muleta intermedia (la explicación).
La explicación (lo psicótico) lleva a que necesitamos un edificio teórico para entender lo que sería empatizable sin mí.
En la práctica los límites comprensivo-explicado son borrosos en muchos casos. Por ejemplo, la neurosis obsesiva que se funda en la idea obsesiva y los rituales que se generan a su alrededor. El cuadro obsesivo compulsivo se diferencia del delirio en que el obsesivo sabe que esa idea es más fuerte que él, pero que es absurda. El delirio también se apodera del sujeto pero es egosintónico con él: no lo considera absurdo. El neurótico obsesivo: “Tengo miedo de contagiarme del cáncer. Ya sé que el cáncer no se contagia”.
Ejemplo: Persona que tiene un ritual de lavarse las manos muchas veces al día, es una conducta tan inexplicable como el delirio. Este sería un caso en el que no estaría claro si estábamos hablando de obsesión o delirio.
Aportación de la aproximación psicoanalítica frente a la fenomenológica
Fenomenología es equivalente a trabajo sobre la conciencia (sobre lo que significa lo subjetivo). Por otro lado, hay aproximaciones desde lo objetivo (que el observador puede ver sin el concurso de lo observado). El psicoanálisis en cuanto que se ocupa de fenómenos de la conciencia, tiene un territorio que es lo subjetivo. Pero además se ocupa de lo inconsciente, (algo que el sujeto no controla ni domina y necesita del concurso de otro para que salga fuera). La forma de trabajar con ello, es a través de sus síntomas (sueños, actos fallidos,…).
Podemos ver los problemas conscientes por nosotros mismos. Sin embargo el inconsciente necesita del acto analítico para poderlo abordar.
La aproximación psicoanalítica a la psicosis es trabajar en lo que tiene la psicosis como estructura que es algo que no se ve pero que se manifiesta a través de su proceso y de los síntomas.
Hay un proceso evolutivo en el que el niño en un momento de demanda se estanca en determinado lugar, lo que da opción a otro tipo de estructura diferente al de las personas que no han tenido ese accidente en el proceso.
Para entender el concepto de estructura vemos que ya no estoy yo con mamá en relación diádica, sino que aparece otra persona con la que mamá tiene relaciones (mamá le tiene en cuenta). Cualquier actitud de mamá con otros elementos tiene implicación muy significativa para mí.
¿Qué es papá para el niño hasta los 3-4 años? Hasta esa edad es otra mamá (no hace nada que le diferencie de mamá). No tiene en su horizonte de deseos y necesidades otra cosa que la relación diádica. Es un elemento que le sacia sus deseos y necesidades. Es mamá desde el imaginario del niño.

Esta es la entrada al complejo de Edipo. En la psicosis no hay relaciones triádicas. Las



relaciones triádicas son patrimonio de las neurosis.
El psicótico puede distinguir a muchas personas pero todas forman una dupla con él y si descubre relaciones triádicas, éstas tienen un matiz referencial (en función de mí mismo). No hay posibilidad de que se haga algo que no tenga que ver con él.
La estructura diádica condena a preguntarse: “¿Qué tiene que ver esto conmigo? Es extenuante. Genera una fatiga que deja a la persona exhausta.
La psicosis es, por tanto, una estructura diádica.
Lo que caracteriza a las neurosis es el conflicto, es decir, la contraposición simultánea de dos impulsos y la tensión que esa contraposición provoca. Por ejemplo, sentimientos de amor-odio. No hay problema si amo ahora y odio después a una misma persona. El conflicto llega cuando se producen estas dos emociones a la vez.
El conflicto es indispensable para el desarrollo psíquico. Lo que nos caracteriza como cuadro neurótico es la forma de afrontarlo y resolverlo: pasa por reconocer los dos cabos del problema y resolver ese bloqueo en un sentido o en otro. Por ejemplo, relación amor-odio con el objeto materno. Es un objeto que tan pronto aparece como desaparece. Aparece cuando tiene la necesidad o el deseo y desaparece cuando llega la saciedad. Vuelve a aparecer cuando vuelve a surgir la necesidad del deseo. La madre de las tres de la tarde no es la misma que la de las seis. Si le proporciona placer es un objeto bueno, si no se lo proporciona, es una madre persecutoria.
Cuando el niño descubre que la madre persecutoria y la gratificante son la misma cosa, afectivamente empieza a sentirse más dependiente y más frágil. El niño sigue trabajando el imaginario y negando esa situación real. Para ello realiza una construcción imaginaria defensiva que es idealizar a la figura materna y convertirla en un ser perfecto. La madre ideal no tiene nada negativo. El niño separado de su madre necesita garantías de que ella es omnipotente. Es una construcción necesaria para su propia supervivencia.
El crecimiento está a caballo entre el hallazgo de que mamá es un ser separado de mí y la imaginaria de “Y además es un ser perfecto”. La inmersión en la realidad generaría una gran angustia. Con esa madre la relación no es conflictiva. Pero si esa madre fracasa, aparece la sensación catastrófica. No hay término medio: es blanco o negro.
La madre empieza a ser un objeto que no es todo lo perfecto que era antes. En el ínterin el niño va creciendo y puede soportar esta situación. Si la madre buena supera a la madre mala, el desarrollo prosigue adelante. El conflicto surge cuando el objeto presenta ambivalencia: los vínculos positivos y negativos con la madre son equivalentes.
La realidad es que siempre aparecen elementos que hacen surgir el conflicto. Cuando surge el odio, no se puede soportar y se aplica el mecanismo de la represión. Puede desplazarse o convertirse en un síntoma y se produce lo que se llama el aislamiento.
En la psicosis no hay conflictos. En la medida en que se renuncia al conflicto, se renuncia al principio de realidad.
El mecanismo sobre el que pivotan las neurosis es la represión. La manera de tratar de arreglar el conflicto es reprimir. Se suprimen los recuerdos (representaciones). Se reprimen los afectos.
Lo importante del psicoanálisis son los destinos de los afectos.
Neurosis Represión forma de “resolver” el conflicto.
Psicosis Escisión, disociación, negación forma de “resolver” el conflicto.
Escisión: La escisión bien aplicada (en los albores del desarrollo) sirve para separar un afuera de un adentro (yo y los demás). Aplicada fuera de tiempo, es patológica: Cuando se genera conflicto se separa lo bueno de lo malo y se acabó el conflicto. Con esto, el principio de realidad se destruye.
De entrada, el alivio es extraordinario. No hay mecanismo de defensa que libere más de la ansiedad que la escisión. Esto a causa de una duplicidad de la personalidad que es terrible en casos muy extremos y que es la vía regia de entrada a lo psicológico.
Lo esquizoide es la representación de la escisión. Esa capacidad de tener comportamientos estancos que debe de romperse para que el sujeto se arme, porque ocasiona también una escisión del sujeto.
Lo paranoide tiene que ver con lo referencial y eso implica que ya hay un vínculo.
Cuando la escisión no es completa, surgen cicatrices que desembocan en delirios y eso tiene que ver con la psicosis. Los delirios se acercan más a la realidad que la escisión.
Negación: “¿Quieres un café?” “No”
Denegación: “Usted dirá que esa persona es mi padre, pero no es mi padre”
Renegación: La persona rehúsa a percibir algo, con lo cual nunca entra. Renegar es no percibir. No es sólo un mecanismo patológico. Es un mecanismo evolutivo que los niños emplean. Es “meter la cabeza debajo del ala”. A los adultos no nos funciona pero a los niños sí. Lo que el niño no ve, no existe. El aspecto afectivo funciona de la misma forma.
El niño no ve lo que le puede resultar amenazador y en este sentido es eficaz. Los temores infantiles son imaginarios y la renegación funciona ante lo imaginario. Si reniego de un coche que pasa por delante, me atropella. Pero si reniego de una fantasía, no pasa nada.
La renegación es el mecanismo de defensa de los psicóticos. Esto solo se puede hacer cuando estamos bajo el principio del placer. La renegación es severamente amputadora del principio de realidad.
Forclusión (Lacan): Significa que no hay nada allá donde los seres humanos tengamos algo. Ejemplo: “De niño mis padres me maltrataban” (es una forma de trato). Pero cuando no existió nada (está fuera de la relación con el otro), es cuando el vínculo no se ha iniciado. El trato no ha sido ni bueno ni malo, simplemente no se ha dado. Es un agujero en el desarrollo. Es la ausencia de historia donde debería haberla.
La forclusión se produce en los casos de abandono. Es la ausencia radical de relación (vínculo). Es un rasgo psicótico.
Distintos abordamientos de la esquizofrenia
Supuesto: El capitán le dice al soldado “Afeite a todos los soldados que no se afeiten por sí mismos”.
Esquizofrenia paranoide: (Delirios estructurados). Al ser una relación diádica y referencial, el soldado se siente perseguido.
Hebefrenia: (Delirios menos estructurados, acompañados de afectos inadecuados). Se presentaría con media cara afeitada y media sin afeitar, porque ha utilizado el mecanismo de la escisión. Escinde el mensaje y se escinde él mismo.
Esquizofrenia catatónica: (Delirante). La respuesta está en su propia catatonia: se queda bloqueado frente a la situación. Recurre al síntoma secundario (catatonia) pero no recurre a la escisión.
Catatonia: Disociación de la motilidad refleja y voluntaria. Se conserva la refleja pero no la voluntaria.
El principio de realidad va aumentando según disminuye la severidad de la psicosis.
La escisión va disminuyendo a medida que la psicosis va siendo menos psicosis (esquizofrenia paranoide).
En la paranoia hay vínculo, una manera patológica de hacer vínculo.
En la la esquizofrenia hay antivínculo. El sujeto no necesita establecer vínculo.
Cuando hay vínculo se puede hacer terapia. Para trabajar con los esquizofrénicos lo primero que hay que hacer es trabajar en conseguir la vinculación. De otra forma no es posible la psicoterapia.
El mecanismo nuclear en la psicosis es escisión + renegación. La escisión suele bastar para disminuir o eliminar la angustia.
El humor delirante es el momento previo a que suceda el primer brote en la psicosis. Aunque la psicosis se forja en la primera infancia, no se hace manifiesta hasta la segunda década de la vida (18-20 años. A veces más tarde).
El psicótico pasa por un período (humor delirante) en que, además de haber un descalabro afectivo, el sujeto se da cuenta de que “Se está volviendo loco”. Ese sujeto que en ese momento está expresando su angustia de estarse volviendo loco y lo dice desde el espacio de cordura que aún conserva, suelo terminar con la iniciación de un delirio. Puede ser: “Me están envenenando” Lo dice mucho más tranquilo que cuando estaba en la fase de humor delirante y se daba cuenta de que se volvía loco.
El delirio viene para empapar la angustia. Esa forma delirante da sentido a algo que antes no lo tenía. De ahí la utilidad del delirio. Viene del humor delirante que es intolerable y actúa de controlador de la angustia por muy siniestro que sea el contenido del delirio. El sujeto se instala en un imaginario donde puede empezar a controlar algo que en el humor delirante era incontrolable. La escisión en el momento que se produce, lejos de aplacar, provoca una angustia terrible que desciende cuando cristaliza el delirio.
A veces una escisión no basta (persecutorio-gratificante). Hay casos en que se produce un tabicamiento en estos dos polos. A veces hay vasos comunicantes y el sujeto recurre a más escisiones, de manera que si la primera escisión da lugar a estar entre dos sujetos, con las siguientes escisiones el sujeto se fragmenta y se pierde.
La esquizofrenia es una sola escisión.
Hay que tener claro estos dos conceptos:
Fijación: Consiste en anclarse en una etapa del desarrollo por una de estas razones:


  • La más conocida pero no exhaustiva. En esa etapa del desarrollo el sujeto ha tenido una experiencia traumática.




  • Porque ha tenido “ausencia de” (forclusión).

La mala madre rara vez provoca un cuadro psicótico porque haga cosas. La madre esquizofrenogrénica suele ser incompetente en la mayoría de los casos y en alguna situación abandónica. Pero no son madres por comisión sino por omisión.


Lo importante es que al niño no le hagan, no que le hagan mal. En ese “hacer mal” hay diálogo. El niño que necesita atención y no la tiene recurre a una angustia de fragmentación que es muy parecida a la que sufre el psicótico.
Los puntos de fijación corresponden a una serie de omisiones en las distintas etapas del desarrollo.
Otra de las razones es que el bebé puede ser excesivamente gratificado en determinados momentos del desarrollo. Esto tiene consecuencias en que son puntos donde se realizan las fijaciones y son puntos de fijación a donde se querría regresar.
Regresión: Se produce cuando en el momento actual la estructura que tenemos no puede manejar la angustia. Se da marcha atrás y se regresa a una estructura más simple (más sólida). La estructura diádica es más sólida que la triádica.
El punto de fijación de la psicosis se da en la etapa oral.
Las psicosis infantiles técnicamente no son esquizofrénicas. Los puntos de fijación de las esquizofrenias infantiles (autismo) son anteriores a los puntos de fijación de la esquizofrenia adulta, por lo que son mucho más severas. Los puntos de fijación del autismo están en la posición aglutinada (0 a 3 meses)
Una forma de equilibrar su angustia para un psicótico es el delirio.
El autista de verdad tiene verdadero horror al contacto. Se produce la inmensa paradoja de que, si bien el niño necesita el contacto físico para su desarrollo, la carencia de él le lleva a sentir pánico ante el tacto.
La fijación se refiere a fallas en el desarrollo y la regresión es el mecanismo al que recurrimos cuando esas fallas de desarrollo se hacen manifiestas.
Identificación proyectiva: Nace en año 46 con Melanie Klein, definida en sus aspectos traumáticos y negativos: “La depositación que el niño hace en la madre, y subsidiariamente en el terapeuta, de los aspectos negativos propios para mejor controlarlos fuera”. Cuando habla de la madre se refiere a la madre interna, por lo tanto este es un proceso intrapsíquico. El sujeto deposita en la madre interiorizada sus ansiedades pero éstas se quedan en el mundo interno del paciente que está vinculado con lo intrapsíquico.
Bion lo plantea como un elemento básico para formar los vínculos y el niño lo hace con las partes negativas y con las positivas. No es solo para aliviarse de las ansiedades, sino para ayudarle a crecer.
Dejar de ser un mecanismo intrapsíquico para convertirse en interpersonal.
La diferencia con la proyección es que ésta es un mecanismo intrapsíquico que no precisa la concurrencia de nadie.
No hay identificación proyectiva si no existe otro que afirme haber recibido el mensaje. Esto es básico en el mecanismo transferencia-contratransferencia. Hay pacientes que imitan al terapeuta. Este tiene que identificar si procede de una actitud del paciente que busca esa reacción en el otro, necesita reproducir un escenario. En ese caso es identificación proyectiva (no es contratransferencia).
La persona allá donde va, va reproduciendo ese esquema con todos los sujetos con los que se relaciona. Darse cuenta de eso significa romper ese círculo vicioso y dejar de ser víctima de su compulsión a la repetición.
Lo que llamamos empatía es identificación proyectiva. Se comienza a utilizar en la posición confusa.
La recuperación de la sensibilidad afectiva por parte del psicótico no es una buena noticia para él porque puede resultar amenazadora. En esta etapa se administra más medicación para reducir la ansiedad.
El psicótico tiene vértigo a pensar porque le es doloroso.
Sin el principio de realidad no es necesario el pensamiento. Nos manejamos perfectamente con las sensaciones. Podemos manejarnos sin cognición pero no podemos hacerlo sin emociones.
Con los delirantes uno se comunica bien. Con quien no se comunica bien es con los pre-delirantes.
En un depresivo el objeto brilla por su ausencia y no se puede establecer el vínculo, mientras que con el psicótico, sí se produce el vínculo. El riesgo es que no haya la suficiente distancia proyectiva para poder trabajar con él.
Ocurrencia delirante: Algo que me ocurre y que no está apoyado en ningún tipo de fenómeno perceptivo. Puede aparecer en las psicosis esquizofrénicas pero no es patrimonio exclusivo.
La percepción delirante tiene dos fases:


  1. Percepción




  1. Significado que hace que la percepción sea delirante.

Ejemplo: “Esto es una botella… que me pide que te mate”.


El inconsciente de los psicóticos no distingue entre interno y externo (lo físico y lo psíquico). Todo es interno: “Me echaron una maldición y me fui a urgencias”.
Los psicóticos sueñan poco porque no lo necesitan.
En los neuróticos internados es difícil identificar qué es efecto nuclear de la psicosis y qué lo que el asilismo habrá influido en el deterioro del paciente. El asilismo genera una ausencia de estímulos (no pasa nada). Los asilados psiquiátricos no recibían malos tratos (acción activa para causar dolor al otro), sino olvido. Vivían en una situación alejada de la realidad.
Las descripciones clásicas de la psicología son descripciones mixtas de lo que es la psicosis y el asilismo, porque los datos se basaban en personas que habían tenido internamientos largos y habían sufrido el asilismo. Actualmente, al haber cambiado la política hospitalaria y ser los ingresos más cortos, se ha podido aislar mejor los síntomas puros de la psicosis.
Broiler trabajaba en una clínica privada suiza donde desde el principio había un enfoque dinámico del trastorno mental. Era una clínica en la que el fenómeno del asilismo prácticamente no se daba. Allí creó el concepto de esquizofrenia simple. Es un paciente psicótico que se va secando sin que tenga síntomas productivos: alucinaciones, delirios, etc. Con estas personas no se podían hacer diagnósticos por comisión (lo habitual entonces), sino por omisión. Estas personas tienen de factor común la hipoestimulación. Es difícil concebir cómo en la vida de un individuo no le han pasado cosas que los demás tenían que pasar. Nuestra mente está preparada para estudiar lo que pasa y sus efectos. Sin embargo, es muy difícil identificar donde está la ausencia de animación de un escenario determinado porque no hay una constatación práctica que hacer.
Son seres que, debido a que no tienen una patología expansiva, no molestan y pueden pasar tiempo y tiempo secándose en el seno de la propia familia sin ser detectados.
En la esquizofrenia simple el sujeto está absolutamente inhibido. La familia le busca acomodo (es fácil, no molesta). A partir de ahí el sujeto tiene una relación muy parca con el exterior.
Un delirio es una tentativa de curación. Un psicótico que delira está espresando un drama, hay una interacción en el plano imaginario, pero no se ha roto el vínculo. En la esquizofrenia simple no hay nada. En lo paranoide hay siempre una referencia hacia fuera. El paciente está diciendo en su delirio yo, nosotros, ellos me quieren, me odian. Hay un tú (imaginario, pero hay). En la esquizofrenia, donde había vínculo, cesa el vínculo.
La pulsión de muerte tiene sobre todo una validez extraordinaria como antivínculo. Todo lo que significa romper vínculos, lleva a la pulsión de muerte. El efecto de la pulsión de muerte en el psicótico es precisamente el vacío interior.
El inconsciente, como estructura, tiene las siguientes cualidades:


  • Incapacidad de negación. No existe el “no”.




  • Incapacidad de identificar dentro y fuera. Se rige por los procesos de desplazamiento y condensación


Principio de simetría
Los seres humanos buscan primero lo simétrico y, solo desde allí, van a lo asimétrico. El principio de simetría está presente en muchas realidades:
A hermano de B Principio de simetría

B hermano de A


A padre de B Desde la lógica formal no es correcto

B padre de A Desde el principio de simetría, es correcto



Hay sueños con elementos muy arcaicos donde esta diferencia no es importante. Una persona, en su sueño puede ser padre de su propio padre.
El inconsciente, cuanto más profundas son las cosas, se guía por el principio de simetría.
Principio de generalización
Todas las mujeres son iguales”. Tiene un valor no cognitivo y habla de que algo impulsa al emisor a generalizar. En lógica formal es falso, pero en lógica emocional hay un atributo común que tiene que ver con alguna experiencia del emisor y que borra el resto de cualidades. Según vamos entrando en el inconsciente más profundo, aparecen las generalizaciones. El emisor es probable que tampoco conozca a qué atributo se está refiriendo y tendrá que analizarlo.
Estos dos principios, el de simetría y generalización aparecen en los delirios paranoicos. Con el principio de simetría todas las relaciones pueden verse simétricas aunque no lo sean y con el principio de generalización, todo es igual a todo.
Ejemplo: “El paciente va al dentista porque le ha mordido un perro”
El perro muerde al paciente. Según el principio de simetría es lo mismo que el paciente muerda al perro.
El perro es malo y, por el principio de simetría, el paciente es malo también. Si aceptamos la primera propuesta, tenemos que aceptar la segunda.
Si el paciente es malo, su diente, una parte del paciente, es mala también (la parte es igual al todo).
Un diente malo pertenece a la clase de todos los dientes malos (principio de generalización).
Diente malo es igual a diente con caries (principio de simetría).
Los dentistas tratan dientes y, de acuerdo con la lógica simétrica, el paciente debe ir al dentista.
En el delirio el esquizofrénico está vivo, su imaginario contiene referencias a los demás y une el proceso cognitivo con el incosciente (bilógica), donde lo emocional actúa bajo estos dos principios.
Estos principios no son sólo patrimonio de los esquizofrénicos.
Lo que nos machaca del inconsciente no es un proceso de lógica formal, sino de bilógica.
El delirio del paciente nos permite ver el grado de alejamiento de la realidad que tiene.
Hay que tener cuidado con el sentido del humor cuando tratemos con psicóticos, porque no lo captan.
Pulsión de vida Eros Vínculo

Pulsión de muerte Tánatos Antivínculo
La pulsión de muerte trae la destrucción, no del objeto ni del sujeto, sino del vínculo interpersonal. Como el vínculo es básico para la existencia, al romperse el vínculo el otro desaparece para mí y yo con él. El vínculo es la razón que justifica que yo y el otro desaparezcamos.
Eso es lo que se debe llamar destructividad y no agresión. La agresión es un efecto de la pulsión de vida. La agresión se utiliza para crear o mantener el vínculo con el objeto del deseo.

La destrucción solo se ejerce contra el vínculo. Un asesion no destruye arremete. Un suicida se autoagrede. Destruyendo puedo conseguir aniquilar, pero mi intención primaria no es esa.


Relación terapéutica negativa. Es el rehusarse a la relación (a esa y a cualquiera).
Transferencia negativa. El terapeuta representa a alguien para el paciente y le evoca sentimientos negativos. Un suceso del proceso terapéutico.
La agresión es un afecto y puede ser libre o ligado (libre, que no está colocado en nada). En la agresión ligada uno se siente agresivo ante un objeto. A mayores afectos libres, mayor inmadurez del sujeto.
La represión de la agresión. El paradigma es la neurosis obsesiva.
Hay suicidios que son vueltas hacia sí mismo de agresión reprimida.
El ser humano está bien preparado para las agresiones puntuales pero muy mal preparado para las agresiones progresivas y largas.
El trauma desde el punto de vista psicoanalítico es un trauma sexual.
El conflicto crea ambivalencia. Amor-odio simultáneos es un conflicto. Si se dan uno detrás de otro no tiene por qué serlo.
En el conflicto no se contraponen las fuerzas sino que separamos uno de los extremos del conflicto reprimiéndolo. De esta forma, está neuróticamente controlado.
En el déficit en lugar de aplicar la represión se aplica la renegación o la disociación.




Compartir con tus amigos:
1   ...   37   38   39   40   41   42   43   44   ...   56


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad