Curso de Especialista en Psicoterapia



Descargar 2.92 Mb.
Página28/56
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño2.92 Mb.
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   ...   56

Neurosis Fóbica

Una fobia se caracteriza por el miedo compulsivo a verse confrontado con un objeto, un animal, una persona, una situación, etc. Se siente el miedo muy intensamente, con la simple evocación de un suceso, y el sujeto hace cualquier cosa con tal de evitarlo.


El sujeto es presa de pánico si las circunstancias lo colocan en la situación temida, y la angustia es entonces muy intensa. Y puede gastar muchas energías tratando de evitarla.
El fóbico está dominado por la preocupación de evitar cualquier circunstancia en la que este pánico podría asaltarlo y, con este fin, desarrolla unas tácticas muy elaboradas, que suele enmascarar mediante racionalizaciones que pretenden engañar a sus allegados ante lo que el mismo sujeto percibe como una debilidad humillante.
Para Freud la neurosis fóbica constituía una fase de la histeria de angustia en la que un estado de ansiedad generalmente difusa quedaba ligada a un objeto o situación específicos que representaban simbólicamente de manera inconsciente el conflicto psíquico subyacente y los peligros infantiles implicados, pulsiones sexuales y agresivas inaceptables que chocan con las defensas específicas. Los conflictos inconscientes son de naturaleza edípica y la angustia se relaciona con el miedo a la castración.

Se habla de neurosis fóbicas en los casos en que las defensas son muy paralizantes, y de personalidades fóbicas en los casos en que esta organización es más discreta y sus efectos más compatibles con una vida social y relacional normal.



Psicodinamia





  • Angustia de la excitación infantil que no se ha podido elaborar. Crea un punto de fijación que es retornado al fracasar en la sexualidad adulta.




  • Miedo que esconde un impulso sexual o agresivo temido.




  • Ambivalencia hacia la figura materna, vista como asfixiante.







  • El desplazamiento está relacionado con la separación entre el afecto y la representación. El afecto (angustia) es desplazado sobre un determinado objeto que sustituye al original.




  • Relación entre la situación temida y el conflicto pulsional. Ej: agorafobia (contactos con desconocidos) o claustrofobia (contactos estrechos) fobias de impulsión (angustias pulsionales agresivas).




  • Elaboración y simbolización según la naturaleza de la angustia: castración, separación, persecución, hundimiento, despersonalización, aniquilamiento.




  • Hay deseo de que se produzca el suceso y miedo a que se produzca.




  • El tratamiento consiste en sacar a la luz las fuentes fantasmáticas de la fobia para reducir la angustia.



Neurosis obsesiva

Cuadro caracterizado por el predominio de determinadas ideas, deseos y/o órdenes sobre los pensamientos, sentimientos o conducta de una persona. Las obsesiones son los pensamientos que la persona vive como egodistónicos. Las compulsiones o rituales son los impulsos que llevan a la persona a cometer actos aparentemente sin sentido. Son el acto motor de los pensamientos obsesivos.


Los conflictos esenciales de la neurosis obsesiva se centran en la culpa superyoica y la
angustia centrada en temas fálico- edípicos. El conflicto se acentúa por el pensamiento mágico, creyendo que sus deseos siempre se cumplen y que el pensamiento es igual a la acción.
El carácter obsesivo engloba toda una serie de personalidades que se caracterizan por su orden, trabajo y rigidez. Mantienen el pensamiento lógico y pueden desarrollar su
labor eficazmente. Otros muestran rasgos avaros, tercos o excesivamente pulcros y ordenados, con dificultades para pensar lógicamente y trabajar eficazmente.

Psicodinamia





  • Es difícil que formen pareja ya que son incapaces de sustituir a la figura materna.




  • Los síntomas son puramente mentales.




  • Hay un tenso debate entre lo que se desea y lo que se debe hacer. Piensan que pensar equivale a hacer y temen su deseo y sus pensamientos.




  • Existe una gran agresividad inhibida.




  • Lo emocional se deja fuera para no sentir.




  • El Superyó es un Superyó severo que insiste en la represión de la sexualidad.




  • Hay una regresión al estadio sádico – anal con conflictos entre la sumisión/agresividad, amabilidad/crueldad, limpieza/suciedad, orden/ desorden, retención/expulsión.




  • Sadismo y hostilidad hacia el progenitor del mismo sexo.




  • Erotismo anal de carácter bisexual.




  • Desplazamiento del conflicto a pequeños detalles sin importancia.




  • Tocar y el contacto físico son el fin de la carga de objeto, tanto agresiva como amorosa.




  • Coexisten amor y destrucción del objeto.




  • El pensamiento reemplaza a la acción.



Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad – (DSM IV)

Las personas con personalidad obsesiva-compulsiva, manifiestas un patrón general de preocupación por el orden, el perfeccionismo y en control mental e interpersonal, a expensas de la flexibilidad, la espontaneidad y la eficiencia, que empieza al principio de la edad adulta y se da en diversos contextos, como lo indican cuatro o más de los siguientes ítems:




  1. Preocupación por los detalles, las normas, las listas, el orden, la organización o los horarios, hasta el punto de perder de vista el objeto principal de la actividad.




  1. Perfeccionismo que interfiere con la finalización de las tareas (por ejemplo, es incapaz de acabar un proyecto porque no cumple sus propias exigencias, que son demasiado estrictas.




  1. Dedicación excesiva al trabajo y a la productividad con exclusión de las actividades de ocio y las amistades (no atribuible a necesidades económicas evidentes).




  1. Excesiva terquedad, escrupulosidad e inflexibilidad en temas de moral, ética o valores (no atribuible a la identificación con la cultura o la religión).




  1. Incapacidad para tirar los objetos gastados o inútiles, incluso cuando no tienen valor sentimental.




  1. Es reacio a delegar tareas o trabajo en otros, a no ser que éstos se sometan exactamente a su manera de hacer las cosas.




  1. Adopta un estilo avaro en los gastos para él y para los demás; el dinero se considera algo que hay que acumular con vistas a catástrofes futuras.




  1. Muestra rigidez y obstinación



Trastorno de la personalidad por dependencia - (DSM IV)

Los individuos con personalidad dependiente, manifiestas una necesidad general y excesiva de que se ocupen de uno, que ocasiona un comportamiento de sumisión y adhesión y temores de separación, que empieza al inicio de la edad adulta y se da en varios contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes ítems:




  1. Tienen dificultades para tomar decisiones cotidianas si no cuentan con un excesivo aconsejamiento y reafirmación por parte de los demás.




  1. Necesidad de que otros asuman la responsabilidad en las principales parcelas de su vida.




  1. Tienen dificultades para expresar el desacuerdo con los demás, debido al temor a la pérdida de apoyo por aprobación.




  1. Tienen dificultades para iniciar proyectos o para hacer las cosas a su manera (debido a la falta de confianza en su propio juicio o en sus capacidades más que a una falta de motivación o energía).




  1. Van demasiado lejos llevados por su deseo de lograr protección y apoyo de los demás, hasta el punto de presentarse voluntarios para realizar tareas desagradables.




  1. Se sienten incómodos o desamparados cuando están solos debido a sus temores exagerados a ser incapaces de cuidar de sí mismos.




  1. Cuando terminan una relación importante, buscan urgentemente otra relación que les proporcione el cuidado y que apoyo que necesitan.




  1. Están preocupados de forma no realista por el miedo a que le abandonen y tengan que cuidar de sí mismos.



Trastorno histriónico de la personalidad – (DSM IV)

Los individuos con trastornos histriónicos de la personalidad manifiestan un patrón general de excesiva emotividad y una búsqueda de atención que empiezan al principio de la edad adulta y que se dan en diversos contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes ítems:




  1. No se sienten cómodos en las situaciones en las que no son el centro de atención




  1. La interacción con los demás suele estar caracterizada por un comportamiento seductor o provocador.




  1. Muestran una expresión emocional superficial y rápidamente cambiante.




  1. Utilizan permanentemente el aspecto físico para llamar la atención sobre sí mismos.




  1. Tienen una forma de hablar excesivamente subjetiva y carente de matices.




  1. Muestran autodramatización, teatralidad y exagerada expresión emocional.




  1. Son sugestionables, por ejemplo, fácilmente influenciables por los demás o las circunstancias.




  1. Consideran sus relaciones más íntimas de lo que son en realidad.



Características Diagnósticas del Trastorno Disocial (Conduct Disorder)

La característica esencial del trastorno disocial es un patrón de comportamiento persistente y repetitivo en el que se violan los derechos básicos de los otros o importantes normas sociales adecuadas a la edad del sujeto.


Estos comportamientos se dividen en cuatro grupos: comportamiento agresivo que causa daño físico o amenaza con él a otras personas o animales, comportamiento no agresivo que causa pérdidas o daños a la propiedad, fraudes o robos y violaciones graves de las normas.
Tres (o más) comportamientos característicos deben haber aparecido durante los últimos doce meses y por lo menos un comportamiento se habrá dado durante los últimos seis meses. El trastorno del comportamiento provoca deterioro clínicamente significativo de la actividad social, académica o laboral. El trastorno disocial puede diagnosticarse en individuos mayores de 18 años, pero sólo si se cumplen los criterios de trastorno antisocial de la personalidad. El patrón de comportamiento suele presentarse en distintos contextos como el hogar, la escuela o la comunidad. Puesto que los sujetos con trastorno disocial tienden a minimizar sus problemas comportamentales, el clínico con frecuencia debe fiarse de otros informadores. Sin embargo, el conocimiento que el informador tiene de los problemas comportamentales del niño puede estar limitado por una supervisión inadecuada o porque el niño no los haya revelado.
Los niños o adolescentes con este trastorno suelen iniciar comportamientos agresivos y reaccionar agresivamente ante otros. Pueden desplegar una comportamiento fanfarrón, amenazador o intimidatorio; iniciar peleas físicas frecuentes; utilizar un arma que puede provocar daño físico grave (p. ej., bate, ladrillo, botella rota, navaja, o pistola); ser cruel físicamente con personas o animales; robar enfrentándose a una víctima (por ejemplo, ataque con violencia, arrebatar bolsos, extorsión o robo a mano armada); o forzar a otro a una actividad sexual. La violencia física puede adoptar la forma de violación, asalto o, en raros casos, homicidio.
La destrucción deliberada de la propiedad de otras personas es un hecho característico de este trastorno y puede incluir el prender fuego deliberadamente con la intención de provocar daños graves o destruir deliberadamente la propiedad de otras personas de distintos modos (por ejemplo, romper vidrios de automóviles, vandalismo en la escuela).
Los fraudes o robos son frecuentes y pueden incluir el violentar el piso, la casa, o el automóvil de otra persona; a menudo los sujetos mienten o rompen promesas con el fin de obtener bienes o favores, o evitar deudas u obligaciones (p. ej., «timar» a otros); o roban objetos de cierto valor sin enfrentamiento con la víctima (por ejemplo, robos en tiendas, falsificaciones).
Característicamente, los sujetos que presentan este trastorno incurren también en violaciones graves de las normas (por ejemplo, escolares, familiares). Los niños con este trastorno y antes de los 13 años de edad, permanecen fuera de casa en horas nocturnas a pesar de las prohibiciones de sus padres. Pueden existir fugas de casa durante la noche. Para que sea considerado como síntoma de trastorno disocial la fuga debe haber ocurrido por lo menos dos veces (o sólo una vez si el sujeto no regresó durante un período de tiempo prolongado). Los episodios de fuga que ocurren como consecuencia directa de abuso físico o sexual no se califican típicamente en este criterio. Los niños con este trastorno pueden hacer novillos en la escuela con frecuencia, iniciándolos antes de los 13 años de edad. En sujetos mayores este comportamiento se manifiesta con frecuencia con ausencias del trabajo sin razones que lo justifiquen.



Compartir con tus amigos:
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   ...   56


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad