¿cuáles son los fines y objetivos? El fin de la educación en valores es



Descargar 34.02 Kb.
Fecha de conversión10.02.2019
Tamaño34.02 Kb.

EDUCACIÓN VALORES (Anexo Tema I)

(¿cuáles son los fines y objetivos?)
1. El fin de la educación en valores es:

Conseguir más calidad de vida, es decir, hacer a las personas más felices.

Esto pasa por preparar a las personas para:

• Dotarnos de recursos para enfrentarnos de forma constructiva a los desafí­os del futuro especialmente en sus dimensiones:

- Personal (ser una persona madura, integrada, cubrir las necesidades afec­tivas).

- Social (ser una persona que conviva en sociedad, que cubra sus necesi­dades de socialización adecuadamente y que trabaje por una sociedad más justa).

- Laboral (ser una persona capaz de desempeñar un trabajo útil, obtener una independencia económica y de tener unas relaciones laborales ade­cuadas y que tiendan a modelos laborales más justos).

• Sin olvidar la necesidad de adecuarse al presente, tanto en las dimensio­nes personales y sociales como en la académica, donde la educación en valores debe suponer mejor rendimiento y adaptación a la realidad escolar.

Para ello, las personas deben ser conscientes de la interdependencia existen­te con su entorno físico y social, y por tanto la mejor estrategia es una estrategia cooperativa que tienda hacia la solidaridad, lo que equivale a decir que:


2. El objetivo de la educación en valores es:

El desarrollo de actitudes y conductas solidarias. Esto significa:


a. Desarrollar conductas

Es decir, que nuestra educación no es algo completo si no se traduce en cam­bios concretos, en comportamientos. Para ello se deben desarrollar:

- Habilidades: como el desarrollo de nuestro razonamiento moral, las habili­dades de regular conflictos o toma de decisiones, etc.

- Hábitos: es decir, convertir mediante el entrenamiento esquemas de con­ducta constructivos (como el escuchar o el responder de forma asertiva) en la forma usual de comportamiento.


b. Desarrollar actitudes

Esto equivale a decir ante tipos similares de situaciones, desarrollar los tres com­ponentes básicos de la actitud:



- Cognitivo: pretendemos desarrollar ideas y conocimientos nuevos. Para ello usaremos como indicadores: las creencias y las convicciones.

- Afectivo: pretendemos trabajar las reacciones emocionales algunas de las cuales son inconscientes. Para ello usaremos como indicadores: los senti­mientos, las preocupaciones y los intereses.

- Conductual: pretendemos desarrollar tendencias de acción. Para ello usa­remos como indicadores: las conductas reales observadas o manifestadas, las metas y las aspiraciones.
c. Se pretende buscar la solidaridad

Para que esta no sea una palabra vacía, como en el caso anterior intentaremos operativizarla. Solidario implica:

Interdependencia. Todos dependemos de todos y mejorar el mundo equiva­le a mejorar nosotros. No estamos «ayudando» a los demás, nos estamos ayu­dando mutuamente. No son interdependientes:

- Las visiones localistas (pensar sólo en mi pequeño grupo de amigos, mi región, mi país...). Pues todos dependen de todos.

- Los modelos de conflicto: «Yo gano-tu pierdes»; modelos que plantean lu­cha entre grupos por los recursos en vez de pensar en una distribución estable y preferentemente consensuada en que se tengan en cuenta los intereses de todas las partes.

Igualdad de bienes y estatus. No somos solidarios mientras existan desi­gualdades (económicas, de privilegios, de acceso a los conocimientos). No cum­plen este principio los modelos sociales que impliquen diferencias de bienes (ri­cos y pobres) o estatus (raza o sexo superior/raza o sexo inferior). En particular, el modelo de Democracia Occidental Capitalista basado en el mercado, supone según sus propios defensores, que unos necesariamente obtendrán más recursos que otros y por tanto, supondrá un conflicto constante entre los que tienen más y los que tienen menos.

Incluir los intereses de todos. No es solidario:

- El modelo social que violente, fuerce o no respete los intereses de alguna de las partes, ya sea mediante la violencia directa, mediante la mayor ca­pacidad de persuasión o incluso mediante la votación que imponga los in­tereses de la mayoría, sin tener para nada en cuenta los de la minoría.


3. Principios metodológicos (¿cómo trabajar?)

Algunos principios que pueden hacer nuestro trabajo más efectivo son:

1. Trabajar todos los aspectos de la personalidad.

2. Partir de lo cercano (las relaciones en el grupo de iguales) para llegar a lo lejano (grandes realidades sociales).

3. Partir de la vivenciación/problematización, producir reflexión y dar lugar a una producción de conductas que aumenten el nivel de justicia.

4. Trabajar social izadamente con un grupo de iguales que nos sirva de refe­rencia.

5. Construir el conocimiento entre todas las personas, no ser sólo impuesto «desde fuera de la persona» por un monitor o un texto.

6. Buscar elementos lúdicos y motivadores.

7. Ser una educación activa no meramente receptiva.

8. Buscar una coherencia entre los medios (como se aprende) y los fines (el modelo de actitudes y conductas que se pretende alcanzar).

9. Atender a la comunidad educativa global, involucrando a madres y pa­dres, educadores y alumnos y teniendo en consideración la influencia en la formación de actitudes de los diversos ámbitos (familia, amigos, jugue­tes, televisión...).

10. Realizar una formación continua desde las primeras edades y adecuada a cada momento evolutivo de la persona.


Para ellos es preciso trabajar una serie de bloques de contenido:
4. Bloques (¿qué contenidos trabajar?)
Desarrollar en lo cercano los valores, actitudes y conductas

a. Consolidar el desarrollo personal

Es necesario trabajar las dimensiones personales para:

- Generar hábitos de conducta adecuados para un trabajo eficaz.

- Desarrollar la personalidad y el razonamiento moral para que esté abierta a valores, sentimientos o actitudes solidarias.

- Exista coherencia entre lo que piensa y lo que hace.
Para ello trabajaremos:

Autoconocimiento. Ser conscientes de cómo somos y por qué somos así es un aspecto fundamental para poder cambiar hacia hábitos mejores.

Afirmación y autoestima. Valorarse a uno mismo, aceptarse y ser capaz de defender sus propios principios; tener confianza en uno mismo, es una condición necesaria para poder aceptar los de los demás. Sin confianza en uno todo lo que venga de fuera se verá como amenaza y nos pondrá a la defensiva bloqueando nuestra capacidad de ser receptivos y analizar las nuevas actitudes.

Autocontrol emocional. Para la cooperación eficaz es preciso no dejarse llevar por la emotividad. No cerrarse a ideas nuevas y chocantes, evitar en deba­tes o dinámicas estar tan emocionado que no se escuche a los demás sólo al propio punto de vista, etc.

Autocuidado. Consecuencia de la autoestima viene a ser el principio clásico del «mens sana in corpore sano». Supone un respeto y cuidado de nuestra propia persona, produciendo hábitos sanos como la higiene o el deporte y rechazando as­pectos dañinos como el consumo de alcohol u otro tipo de drogas nocivas.

El reconocimiento y expresión de emociones. Es la capacidad de identificar y manifestar las diversas emociones que pueden surgir en una situación. Tanto nuestras emociones, como las que nos manifiestan los demás. Para esto último debemos ser capaces de reconocer las emociones que nos transmiten de forma no verbal cómo de identificar las emociones habituales en una situación dada.

La empatía. Es la capacidad de «ponerse en la piel de otro» entender sus ideas, emociones o conductas. Es fundamental para analizar una realidad social el entenderla o para cualquier trabajo grupa¡ el entender a las personas con quien se cooperará.

Desarrollo del razonamiento moral y la creatividad. Es preciso que la perso­na sea capaz de un pensamiento más constructivo, abierto y basado en valores que juzgue justos y universales no en normas que le son impuestas sin análisis crítico. Es especialmente importante el desarrollo de procesos «metacognitivos», es decir, el razonamiento sobre nuestro propio razonamiento y sobre los efectos de conductas potenciales. Por ejemplo: ¿Por qué y desde cuándo tenemos una idea?, ¿Cómo llegamos a ella?, ¿Somos capaces de anticipar las consecuencias de una decisión?, ¿Usamos estrategias cooperativas o competitivas?, ¿Somos ca­paces de evaluar sin prejuicios todas las perspectivas?, ¿Tenemos ideas propias o inculcadas por la televisión o el grupo de amigos?.


Actitudes cooperativas grupales

Es necesario en lo cercano desarrollar actitudes adecuadas que:

- Doten de recursos al grupo para trabajar eficientemente en la vivencia, el análisis y la puesta en práctica de soluciones.

- Desarrollen coherentemente en lo cercano las actitudes y valores que quere­mos desarrollar en estructuras más amplias.


Para ello trabajaremos:

El conocimiento mutuo. Llevar mucho tiempo juntos no supone necesaria­mente conocerse. La persona tiene diversas «imágenes públicas» en sitios diver­sos y puede que ignoremos muchas facetas de la persona. Sólo si conocemos la persona real (cómo es, cómo piensa y siente, qué gustos y aficiones tiene) podre­mos relacionarnos adecuadamente con ella y cooperar.

La comunicación. Para una cooperación efectiva es preciso entenderse, sa­ber escuchar, no ser ambiguo en lo que decimos, evitar bloqueos a la comunica­ción, evitar que unas personas acaparen la conversación y otras no dispongan de tiempo y lugar para hablar, son habilidades básicas para todo trabajo grupal. Es­pecialmente son frecuentes los bloqueos afectivos (no escuchar a la otra persona, sino intentar defender nuestro punto de vista a toda costa, no escuchar a perso­nas ante las que sentimos cierta antipatía...).

La confianza, el contacto y la estima. Es necesario adquirir un grado de con­fianza mutua elevado para ser capaces de trabajar adecuadamente o tomarnos como modelo de referencia. Una persona en quien no confío y no estimo será una persona cuyas opiniones o conductas no valoro y que no me inducirá a cambiar; ni imito sus actitudes, ni le muestro gran parte de lo que siento y pienso. Esto pa­sa por la apertura no sólo intelectual sino física. Acostumbrarse a exteriorizar abier­tamente sentimientos positivos y canalizarlos en forma de contacto (abrazar, to­car...) ayuda enormemente a dar una adecuada cohesión grupal (siempre y cuando el contacto no suponga la invasión de la intimidad de la otra persona).

Cooperación. El objetivo último del bloque primero es lograr el desarrollo de la cooperación. Lograrlo supone disponer de un grupo de personas capaces de apoyarse en la vivenciación, análisis y construcción de nuevos conocimientos, nuevas actitudes y nuevas conductas haciendo más rápido y profundo el cambio hacia la solidaridad.


A continuación encontramos ciertas frases sobre los valores en la educación. Re­flexionemos sobre ellas. Podemos ver qué aspectos positivos y negativos tiene cada frase. Finalmente puede ser bueno que antes de seguir leyendo pensemos en cuál es la base que creemos adecuada para una educación en valores.

1. Se debe dejar libertad a cada persona para que llegue a sus propias conclusiones éticas.


2. La educación debe seguir el criterio de conseguir aumentar el nivel de justicia.
3. Se debe educar siguiendo la norma de que nuestros actos serán justos cuando no atenten contra los demás.
4. La educación en valores promoverá los valores fundamentales, en los cuales, todos están de acuerdo.
5. La educación debe ser neutral, objetiva y científica y no ideológica y que promueva valores.
6. La educación en valores debe ser respe­tuosa con lo que cada persona o cultura piensa, no queriendo forzar a las personas a cambiar sus valores.
7. Para saber qué valores enseñar se debería consultar a los expertos en cómo funciona mejor la sociedad: los científicos sociales (sociólogos, psicólogos...).
8. Quien debe enseñar normas éticas es la familia o las diversas instituciones religio­sas o políticas, no la escuela.










Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad