Cuatro vientos



Descargar 484.5 Kb.
Página16/18
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño484.5 Kb.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18

Marek: (Se pasea, moviendo los brazos.) Sí, un poco. Sí, un poco...

Fritz: Bueno, devuélvete. Habíale una vez a la falsedad.

Marek: (Suspira.) Falsedad, he perdido contacto contigo. Me gusta sentirme a mí mismo. Siento como me late el corazón. No veo... veo un taburete. Siento un dolor en mis pies por haber saltado al ponerme de pie. Y veo personas en la sala: Gordon, Ann, tú. Tú.

Fritz: ¿Qué pasó con tu sonrisa forzada? (Se ríe.) Ahora volvió.

Marek: Bueno, supongo que algo de sonrisa es posible, ¿verdad?

Fritz: Muy bien. ¿Te das cuenta de lo hermoso de esta polaridad? Por un lado la falsedad y su opuesto, el ser real y auténtico. Bueno sigamos, pongamos tu sonrisa fingida en la silla. Habíale a tu sonrisa.

Marek: Sonrisa forzada, tú no me gustas. Detrás de ella ocultas tus dientes torcidos y cuando te los arreglaron trataste de sonreír. Preferiría verte a ti... preferiría verte a ti, antes que lo que tuviste antes Era una mueca. (Súbitamente explota dándole un puntapié al taburete y luego lanza la silla lejos.) ¡Esos malditos puercos de Hitler! (Irwin lo detiene.)

Fritz: Bien, siéntate. Cierra los ojos y concéntrate en tu respiración.

162 testimonio de terapia

Marek: (Pausa, Marek respira profundamente.) Tengo cinco años y medio. (Llora, luego detiene el llanto.) No, no lo puedo creer. No quiero volver allá.

Fritz: Antes de volver allá, ven primero a nosotros. ¿Me puedes ver a mí?

Marek: Claro que te puedo ver a ti.

Fritz: Estás... ¿realmente me ves?

Marek: Claro que te veo.

Fritz: ¿Te ves donde estás, en tiempo real?

Marek: (Pausa). Claro, creo que sí.

Fritz: Bien. Ahora cierra los ojos. Ahora nuevamente tienes cinco años y medio. ¿Qué es lo que encuentras ahí?

Marek: (Suspira). Estamos a treinta kilómetros de Varsovia. Están quemando la ciudad. Son del partido. Hay un hombre muy gordo de la Gestapo. Tiene el rostro grande y colorado. Me levanta en sus hombros. (Suspira.) No, no...

Fritz: ¿Qué es lo que ves realmente? Sigue con los ojos siempre cerrados. Esto es muy importante. Escúchame. No trates de recordar cosas. Sencillamente trata de tener cinco años y medio y dime lo que ves, sientes y escuchas.

Marek: (Pausa.) Tengo cinco años y medio de edad. (Se ríe.) Estamos jugando en el patio con un amigo. (Suspira.) Nos han rodeado. Los del partido nos roban. Los alemanes.

Fritz: ¿Los estás viendo?

Marek: Sí, los veo. Están...

Fritz: ¿Qué es lo que ves?

Marek: Son tres. Están entrando en la casa. Es una mansión grande. Tengo que... Quiero entrar y darle aviso a todos... bueno, lo sé, pero no me van a obligar a volver a entrar allá Lo siento. Eso es todo.

Fritz: Dime eso a mí.

Marek: No. Vamos, sí ahora estoy en Canadá. (Se ríe.) Eso es todo.

Fritz: ¿Quieres quedarte con ese recuerdo? ¿Para qué necesitas ese recuerdo?

Marek: Para golpearme la cabeza con él.

Fritz: ¿A quién más quieres golpear en la cabeza?

Marek: A todo el mundo. Y lo acabo de hacer. (Pausa.)

Fritz: Vuelve a nosotros. (Marek mira alrededor de la sala.)

Marek: Bueno, si les parezco hostil, bueno es verdad y tengo mucho odio. Tengo mucho odio por todos ustedes, pero, tal vez mucho amor Cambien. No demasiado. Pero algo hay.

Fritz: Bien. Cierra los ojos. Vuelve otra vez allá. Toma tu máquina del tiempo nuevamente y vuelve a ser el niño.

*^I^Pfif^£ m ^ *f

memona > orgullo I6*

Marek: Estoy en el corredor de Uka Vitza que dista treinta kilómetros dé Varsovia. Está... estoy en este corredor. Hay un hornbre muy peculiar al final de este corredor. Está pintando. Nadie se puede acercar a él. (Dirige la mirada a Fritz.) Tú eres ese viejo, Fritz.

Fritz: Mírame bien. ¿Soy yo ese viejo?

Marek: (Se ríe.) No.

Fritz: Coloca al viejo en la silla y compáralo conmigo. ¿Cuáles son las semejanzas y cuáles son las diferencias?

Marek: La semejanza es, viejo, que cuando yo tenía cinco años y medio... y estás al final del corredor y yo me estoy acercan- ¡ do a ti. Y tú, Fritz, pareces que estás al final de la avenida de las personas y también me estoy acercando a ti. Tú tienes el pelo canoso y él tiene el pelo canoso. Tú eres artista y pintas con todo lo que haces. Eres un escultor de personas. Y él es artista.

Fritz: ¿Y en qué nos diferenciamos?

Marek: Tú hablas. El jamás abrió la boca.

Fritz: Dile esto a él ahora.

Marek: Tú nuncas abriste la boca. Sin embargo siempre fuiste tan distinto, porque, pintabas y es entonces cuando yo comencé a dibujar Tú me enseñaste a dibujar. Y supongo (dirigiéndose a Fritz), que tú también me estás enseñando algo. (Pausa.) Ustedes son dos personas diferentes.

Fritz: ¿Te das cuenta de eso ahora?

Marek: Claro que sí.

Fritz: Bien. Ahora vuelve donde los alemanes. Hacia lo desagradable.

Marek: No.

Fritz: ¿Cuál es tu objeción?

Marek: Eso ocurrió hace ya mucho tiempo.

Fritz: Aún lo llevas a cuestas.

Marek: Y probablemente lo ande trayendo a cuestas por un buen tiempo.

Fritz: ¿Podrías hablarle una vez más a ese recuerdo? Dile, recuerdo, no te quiero largar... te abrazo y me aferró a ti y te llevo en mi regazo, día y noche.

Marek: Recuerdo, te voy a llevar en mi regazo día y noche. No, eso no es cierto. No, supongo que... (se ríe) me estoy retrayendo en la falsedad, tal vez.

Fritz: Cambíate de asientos. Representa a ese recuerdo.

Marek: (Suspira.) Marek, no te puedes deshacer de mí... yo soy tú. Yo te agrado. Me hace sentirme bien. Te hago sentirte bien. Te hace sentirte mejor que todos los demás. Tú sufriste mucho, muchacho. Así es que me voy a quedar contigo..., para todos los demás la cosa fue fácil. Y tú sabes que eso no es bueno. (Pausa.)

testimonio de terapia

Fritz: ¿Qué está ocurriendo ahora?

Marek: Yo, hmm, pensé -recuerdos- ya no son importantes.

Fritz: Di entonces, adiós, recuerdos

Marek: Chau. (Se ríe.)

Fritz: Nietzsche dijo en una oportunidad, la memoria y el orgullo se están peleando. La memoria decía que fue de tal modo y el orgullo sostenía que era imposible que hubiera sido así. Ustedes verán, tomamos a la memoria y los recuerdos como algo que pertenece al presente. Ya sea que los recuerdos sean veraces o estén distorsionados, nos aferramos a ellos. No los asimilamos. Los mantenemos como un campo de batalla o como una justificación a algo. En realidad no los necesitamos. Creo que esto basta por hoy.

LA FILOSOFÍA DE LO OBVIO

Me gustaría llamar a la Terapia Guestáltica la filosofía de lo obvio. Por lo general, tomamos a lo obvio como un hecho establecido. Pero al examinar lo obvio más detenidamente, vemos que tras lo que llamamos lo obvio, hay una cantidad de prejuicios, fe distorsionada, creencias y cosas por el estilo. Para llegar a lo obvio y para entender lo obvio, en primer lugar tenemos que captar lo obvio y esto es lo más difícil. Todos queremos ser inteligentes o escondernos o pretendemos ser algo que vale la pena, etc.

Ustedes ya tuvieron la oportunidad de darse cuenta de las dificultades que tienen para tratar con lo obvio. Un neurótico es sencillamente una persona que no ve lo obvio. Pero para tratar con lo obvio primero hay que captar lo obvio. Ahora bien, el factor más obvio que encontramos en nuestra esfera de acción es el hecho de que tenemos dos niveles de existencia: un mundo interno y un mundo externo. Y el mundo interno, que a menudo es denominado la mente, parece ser algo distinto y opuesto al mundo externo. Una de las características de este mundo interno es su modo de ser homeopático. Digo que la mente funciona de un modo homeopático por lo siguiente: Quiero comprar un trozo de pan, y en lugar de dirigirme al peletero de la acera del frente y pedirle pan, o de dirigirme al banco a comprar pan, primero ensayo en fantasía. Y este ensayo toma una fracción de segundo. Uno recorre todas las posibilidades; este es el lugar a que debo dirigirme para comprar pan. Por lo tanto, este poco de ensayo en fantasía nos ahorra mucho trabajo. Y habitualmente hacemos bastante de este planificar en fantasía. Aho-

filosaffj^rlo obvio ra bien, la mente sana es una especie de edición al minuto de la realidad. Pero ambos van juntos. Son idénticos, pero en una escala más

pequeña.


La guestalt que se forma en nuestra fantasía tiene que coincidir con la guestalt presente en el mundo exterior para poder llegar a una conclusión que sirva para enfrentar la vida, concluir una determinada situación, etc. Cuando no hay una conexión entre ambas, entonces nos enfrentamos a la persona que vive constantemente ya sea con expectaciones anastróficas o expectaciones catastróficas, imaginando que será rico y famoso y cosas por el estilo. O si se es de esos que tienen expectaciones catastróficas se imaginará que será castigado, que la gente no lo querrá. Y muchas de las distorsiones y las reales catástrofes en la vida resultan de esta falta de constatación, entre la fantasía y lo real, éste no captar el paralelo entre el mundo interno y el mundo externo.

Ahora bien, hay una región en que verdaderamente somos insanos, donde tenemos una verdadera vida privada de alienación -una vida interior desconectada del mundo externo-, y eso es en los sueños. Los sueños aparecen como verídicos. Tan pronto como se está soñando se está verdaderamente en esa situación. Uno vivencia el sueño como si fuera la existencia misma -particularmente si se es un autofrustrador-, entonces se sueña con pesadillas. Uno quiere encarar la situación y lograr algo y cada vez uno se frustra a sí mismo. Uno se impide a sí mismo lograr lo que quiere lograr. Pero no es esto lo que se vivencia mientras uno lo hace. Uno vivencia esto como si hubiera una fuerza externa que me impide lograr lo que quiero.

Ayer comenzamos con esto de ir y venir entre el estar en contacto con el mundo externo y estar en contacto con uno mismo. Y una vez logrado el contacto con uno mismo, por lo general aparecía algo significativo. Si hay una conexión buena y directa entre el sí mismo y el mundo, se funciona muy bien, en ese caso nuestro potencial está a nuestra disposición, uno puede recurrir a sus propios potenciales. Pero si uno no es capaz de retraerse y no puede retraerse dentro de uno mismo llegando solamente hasta ese núcleo, esa parte sicótica dentro de nosotros mismos, la vida de la fantasía, la computadora, lo conceptualizador, lo explicativo, los recuerdos, el retirarse al pasado, entonces uno nunca llega al verdadero sí mismo. Del mismo modo que Freud nunca llegó al sí mismo, quedándose siempre atascado en el ego Lo que podemos hacer para comprender y utilizar plenamente nuestros sueños es comprender que este mundo interior de los sueños también es nuestro guión vital, es una modalidad mucho más explícita de nuestro guión vital.

En nuestros sueños, al igual que en la vida diaria, nos encontramos y nos enfrentamos a diversas personas, sólo que la be-

166 testimonio de terapia

lleza del sueño es precisamente esto, y el sueño cumple, además, muchas otras funciones fuera de ésta Podemos empezar con el hecho de que nos encontramos con las personas que son los objetos del sueño y que cada trozo del sueño, cada persona, cada cosa, cada estado de ánimo, forma parte de nuestro propio yo fraccionalizado. Esto es tan importante que lo voy a repetir. Tal como estamos hoy día, somos personas fraccionalizadas, somos personas divididas en partes y pedazos. Y de nada sirve analizar estas partes y pedazos y dividir aún más. Lo que queremos hacer en la Terapia Guestáltica es integrar todas las partes dispersas, alienadas y desposeídas del sí mismo y hacer de la persona, nuevamente, un todo entero. Una persona entera es una persona que funciona bien, que puede confiar en sus propios recursos y que puede reasumir su propio crecimiento donde quiera haya sido que se quedó atascada.

De modo que lo que quisiera hacer es comenzar una vez más en la base del trabajo de los sueños y tengo que decir esto cuando nos encontramos con una persona y esta persona siente la necesidad de relatarnos un sueño, esta persona nos relatará el sueño como una historia. Este es el primer paso: la historia El segundo paso es revivir el sueño y esto lo conseguimos mediante un cambio gramatical. En lugar de relatar una historia, relatamos un drama, sencillamente cambiando el tiempo pretérito por tiempo presente. Estoy escalando una montaña. Aparece esto y aquello El tercer paso es hacer de director de escena, armamos la escena. Aquí está la montaña. Acá estoy yo. Se dan cuenta de que poco a poco estamos consiguiendo una representación del sueño en vivo y directo. Y muchas veces podemos recobrar gran parte de su nitidez original. Comenzamos a percatarnos de que somos el autor, que somos también el director de escena. Podemos proseguir y hacer aún más. Nos convertimos no tan sólo en autor y director de escena, sino también somos los actores y toda la demás utilería ahí presente. Luego vemos que hay una cantidad de encuentros posibles Oportunidades para dos cosas: para integrar los conflictos y para reidentificarnos con las partes alienadas. Si hemos alienado partes de nosotros mismos, si las hemos desposeído, las reposeemos mediante la reidentificación con ellas. Es decir, siendo una vez más esas partes. Tenemos que llegar a ser el villano y el demonio y darnos cuenta que son todas partes nuestras proyectadas.

Y así llegamos, por primera vez, a la noción de proyección. La proyección es la desposesión de una parte de nosotros mismos que luego aparece en el mundo externo, en nuestro mundo personal, y deja de ser parte nuestra. Ahora bien, la reposesión de muchas de estas partes es desagradable. No nos gusta aceptar que somos una alcantarilla o un policía. Aquí es donde aparece el momento de aprender a sufrir. Hay que sufrir el momento ante la idea que podamos

filosofía de lo obvio ser un alcantarilla o un policía y luego súbitamente aparece escondido tras estas proyecciones un caudal de energía valiosa. Podemos asimilarlas y reposeerlas una vez más. Hay muchas cosas más en los sueños que no quiero mencionar en este momento. Hay una sí que me parece fundamental: No hay que trabajar el sueño entero. Incluso con tomar algunas de las partes del sueño e identificarse con ellas se está asimilando esta parte, se está creciendo y se está incrementando el propio potencial. Se está comenzando a cambiar

Veamos entonces, primero con un fragmento pequeño. Hagamos las cuatro etapas con algunos de ustedes, con la sola idea de que vean por sus propios ojos que podemos hacer esto sistemáticamente, y que algo siempre ocurrirá. ¿Hay algún voluntario?

Russ: Yo estaba en esta montaña, parecida a las que hay acá detrás, y había un amigo mío, un amigo íntimo y estaba encuclillas. Se veía bien, bastante bien Tenía una olla, un plato azul y una especie de taza, todo colocado en fila.

Fritz: Bien. Ahora da el paso siguiente. Relata la sección cornpleta del sueño -porque supongo que eso no es todo el sueño-, pero en tiempo presente.

Russ: Chris está sentado, está sentado al frente mío. encuclillas. Y al frente suyo veo una olla, un plato azul y una taza. (A Fritz.) ¿Sigo con el resto?

Fritz: No. Quiero que tomemos secciones para que armes el escenario. Haz de esto una obra de teatro. Este es tu escenario. ¿Dónde está sentado él?, ¿dónde está el plato?, etc

Russ: Chris, aquí está Chris, aquí está el plato y esta taza, y al fondo están las montañas y alrededor hay algo como paja o pasto seco. Yo estoy aquí, mirando. Estaba caminando por este sendero que continúa alrededor de la parte de atrás de estas montañas. Y luego me detengo.

Fritz: ¿Podrías hacer esto una vez más? Creo que eres un poco flojo Levántate y realmente ponte a armar el escenario, muéstranos todo el drama.

Russ: El sendero... llega hasta acá y continúa.. .

Fritz: ¿Dónde? ¿Dónde?

Russ: ¿Perdón?

Fritz: Sigue por el sendero.

Russ: Te veo más tarde, Chris.

Fritz: Bien.

Russ: Ahí está nuevamente. (Camina en círculo y se detiene frente a la silla caliente.)

Fritz: Ahora no me mires a mí. Tú produces y le hablas a los distintos actores. Ahora tú eres el productor.

Russ: (Se encoge de hombros.) Bueno, ¿qué está pasando aquí? ¿Qué son estas cosas? La olla, el plato y la taza. ¿Qué estás hacien-

testimonio de terapia

do? (Pasa a ser Chris.) Mira esto. (Toma los platos y empieza a moverlos de un lado a otro como en un juego de malabarista demostrando con un veloz movimiento de las manos) Mira esto. ¿Qué crees que hay debajo de esta olla? El plato azul. ¿Qué crees que hay debajo de este plato azul? La olla.

Fritz: Muy bien. Ahora conviértete en los distintos actores. Tú te tornas en tu amigo, tú eres el plato, tú eres el sendero. Y si te resulta difícil puedes empezar diciendo: Si yo fuera un sendero tendría este tipo de existencia. Una advertencia. Hay sólo un gran error que se puede cometer. Y eso es interpretar. Si empiezas a interpretar estás perdido. Conviertes esto en un juego intelectual freudiano y en el mejor de los casos podrás archivar algunas introspecciones muy interesantes en tu archivador intelectual, asegurándote así que nada de verdad ocurra. No interpretes, sólo sé esa cosa, conviértete en ese plato, esa olla, sé ese amigo tuyo.

Russ: Chris, mira esto Russ. ¿Ves lo que puedo hacer? Veamos si me puedes seguir. Es difícil.

Fritz: Por ejemplo ahora, si ya estuviéramos trabajando en el yo le diría, ahora date vuelta...

Russ: ¿Quieres decir, ahora?

Fritz: Date vuelta. Sé el mismo tipo, y representa esto para el auditorio.

Russ: (Al grupo.) Miren esto. Veamos si me pueden seguir. Es muy rápido. Ahora, ¿qué es lo que se imaginan que hay debajo de esta olla? El plato, ¿verdad? Bien, ¿ahora qué se imaginan que hay debajo del plato? La olla. ¿Qué se imaginan que hay debajo de la olla? El plato, todo al mismo tiempo.

Fritz: ¿Se han fijado en lo distinto que se comporta hoy en comparación con lo tímido que era ayer? ¿Te sientes cómodo en ese rol?

Russ: Me siento cómodo y endemoniadamente evasivo también.

Fritz: Bien. Ahora sé esa otra cosa diferente. Sé el sendero.

Russ: Bueno. (Pausa.) Yo soy el sendero.

Fritz: ¿Cuál es tu objetivo, sendero? ¿Cuál es tu forma y tu condición?

Russ: Soy un sendero. Estoy en esta montaña. Soy un sendero agradable. Es cómodo. No soy demasiado difícil para caminar.

Fritz: Di esto de nuevo.

Russ: No soy demasiado difícil de andar. (Pausa.) Tengo hermosos paisajes alrededor mío. Llevo a lugares hermosos, hay algunos lugares donde acampar. Voy, hmm, a la cumbre de la montaña. Las personas caminan sobre mí hasta la cumbre.

Fritz: Di esto de nuevo.

Russ: Las personas caminan sobre mí hasta la cumbre. (Pausa.) Eso me dolió.

filosofía de lo obvio Fritz: ¿Viste? No interpretaste y algo se dejó ver.

Russ: Russ está caminando sobre mí, pero se detuvo. Ahora está con Chris. Aún está sobre mí.

Fritz: Bien. Ahora tenemos un encuentro definido que podemos utilizar. Siéntate aquí. Interrumpimos el sueño para hacer un encuentro. Tú eres el sendero, ahí está Russ. (Indica hacia la silla vacía) Y ambos se hablan. Escribe el guión.

Russ: Yo sé que me estás caminando por encima. No eres del todo malo. Pero tus botas son más pesadas que la mayoría.

(Como Chris): Bueno, creo que tienen que ser así, para tener una buena tracción.

(Russ): Tú me desgastas. Has estado caminando muchísimo por encima de mí con esas botas pesadas. ¿Por qué no te bajas? ¿Por qué no te quitas de encima? ¿Para qué necesitas un maldito sendero? Mierda, si no me necesitas. Tienes tus grandes botas, lárgate a hacer tus cosas.

(Chris): Si me salgo de ti, sendero, me puedo extraviar. Me puedo caer Tú eres seguro. Eres parejo, todo está arreglado. Otra persona ha pasado por ti y, como te dije, me podría extraviar.

Fritz: Muy bien. Quiero interrumpir aquí. Te fijaste que ya está empezando a ocurrir algo. Sientes que se te están removiendo algunas cosas.

Russ: Claro que sí.

Fritz: Nos aproximamos a un pequeño segmento de un sueño y lo trabajamos. En realidad yo creo que si uno toma un sueño y lo trabaja en su totalidad, esa es toda la terapia que se necesita. Sólo que por lo general ocurre que una vez que uno está desarrollando su personalidad, surge otro sueño que le está dando otro mensaje existencial Esto es para mí el significado del sueño: un mensaje existencial. No es únicamente una situación inconclusa, no es un problema del momento, no es solamente un síntoma o una formación de carácter. Incluye la existencia total de la persona, compromete el guión vital en su totalidad. Bien, veamos otra persona. (Ann se adelanta a la silla caliente.) ¿Cuál es tu nombre?

Ann: Ann. Este es un sueño que tengo a menudo con algunas variaciones y no es...

Fritz: Permite que te interrumpa. Estos son los sueños más importantes y aquí tengo una posición enteramente diferente a la de Freud. Freud vio la repetición compulsiva -la necesidad de repetir algo, una y otra vez-, y concluyó que era función del instinto de la muerte. Yo creo que estos sueños repetitivos son un intento de llegar a una solución, de concluir algo. Tenemos que remover el obstáculo para que la persona pueda concluir la situación, cerrar la guestalt y seguir adelante a un desarrollo mayor. Y pueden

170 testimonio de terapia '

I tener la seguridad de que donde hay un sueño repetitivo está en

juego un asunto existencial muy importante. H

Ann: Voy de viaje en un tren con un grupo de personas. To- m dos vamos a alguna parte, pero no sé adonde. Nos detenemos en una m estación y yo me separo del grupo. Por lo general, mi marido for- « ma parte del grupo y también me separo de él. El se dirige a otra m parte. Yo tomo un tren por mi cuenta. Súbitamente me doy cuenta que he olvidado cuál es mi destino. Al tratar de orientarme me doy Jf cuenta que tampoco recuerdo dónde he estado, de modo que tarn- If poco me puedo orientar mirando hacia atrás. m

Fritz: Bien. Comencemos por el principio. Ya te saltaste el i primer paso, relataste el sueño en tiempo presente. Ahora arma la m escena i

Ann: Voy viajando en un tren con un grupo de gente. En f realidad no sé... No siento a estas personas como amigas o enemi- 'í gas o extrañas ni nada en particular. Sencillamente vamos todos : juntos. Seguimos los movimientos del tren con un suave vaivén. (Pausa y se mece.) No siento que nos estemos comunicando o que vayamos a alguna parte en particular. Sencillamente nos movemos Llegamos a esta estación y el grupo se dispersa. Nos bajamos del tren. t

Fritz: ¿Ahora podrías hacer las veces de director y decirle a cada uno exactamente lo que tiene que hacer? Noto que aún estás ahí sentada y que no te estás bajando del tren y no estás comenzando a comunicarte.

Ann: Muy bien. Ahora nos bajamos del tren. Entramos en -J una gran estación con enormes pilastras, una de esas estaciones de í granito gris con enormes pilares. Y no entramos en ninguna de sus * salas. Como que nos quedamos de pie en el vestíbulo, junto a las » pilastras. Y yo estoy muy cerca de uno de los pilares y no le hablo a nadie. Siento que el grupo está aquí, pero, hmm, no estamos conectados.

Fritz: Muy bien. ¿Te puedo sugerir que escojas el pilar? Representa al pilar y representa la estación. ¿Si tú fueras un pilar, qué tipo de existencia tendrías?

Ann: Ser uno de los pilares de esta enorme y antigua esta- < ción, veo que hay muchas personas que vienen y se van. Algunos parecen saber adonde van y otros se quedan cerca de mí para que les dé apoyo. (Comienza a llorar.)

Fritz: Algo está ocurriendo. Ahora representa a la estación.

Ann: Soy una vieja y sólida estación de ferrocarril. Muchas personas pasan a través de mí... y doy alguna comodidad. Una especie de lugar para las personas cuando están un poco... cuando se detienen o cuando van a alguna parte. Si quieren entrar, tengo pa-

suetio de madtline ra ellos donde comer, salas de baño, un lugar para sentarse y estar




Compartir con tus amigos:
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad