Cuadragésimo primer período ordinario de sesiones san salvador, el salvador



Descargar 2.39 Mb.
Página8/17
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño2.39 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   17
Asimismo, México no puede permanecer indiferente al llamado de nuestros hermanos y vecinos centroamericanos ante la amenaza del crimen organizado a sus instituciones y a su vida democrática. México está convencido de que apoyar a Centroamérica a preservar su seguridad constituye una responsabilidad hemisférica. Es por eso que nos congratulamos por la realización de la Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica, el próximo 22 y 23 de junio en Guatemala.
Señor Presidente, para mi país la seguridad es a la vez precondición y consecuencia del desarrollo. Por ello, construirla y consolidarla es una responsabilidad fundamental del Estado y una tarea que debe emprenderse con el concurso de sociedad y gobierno. La seguridad tampoco puede disociarse de la democracia. La igualdad de todos ante la ley; el imperio del Estado de Derecho; la competencia política abierta, transparente y plural; el equilibrio entre poderes y el pleno respeto a los derechos humanos requieren de un clima de seguridad y de instituciones que respondan única y exclusivamente al interés colectivo.
Nuestro continente es, sin lugar a dudas, ejemplo de prácticas democráticas para otras regiones pero es, igualmente, escenario de cierta frustración y desencanto de sociedades que no ven aún los beneficios asociados a la democracia. Ello no puede ser motivo para no perseverar en la lucha por los valores democráticos universales. Debemos seguir construyendo las instituciones que permitan a los gobiernos cumplir las demandas de seguridad, desarrollo y justicia y la plena realización de los derechos de la persona que exige toda ciudadanía moderna.
Por ello, señor Presidente, señoras y señores Representantes, México los invita aquí y ahora a que emprendamos un esfuerzo conjunto para perfeccionar la Carta Democrática Interamericana. Es imperativo fortalecerla, sobre todo en sus capacidades de prevención de rupturas del orden interno y de apoyo para la consolidación democrática e institucional, mediante la promoción de los valores y la cultura democráticos.
Las amenazas a la seguridad regional debemos enfrentarlas de manera conjunta. Solo trabajando coordinadamente podremos garantizar la seguridad que requieren nuestras sociedades para construir una América más próspera, con democracias más fuertes, que progrese por la vía de la libertad y por la vía de la legalidad.
Muchas gracias, Presidente.
El PRESIDENTE: Muchísimas gracias, Canciller Espinoza. Pasamos de inmediato con el uso de la palabra de la Subsecretaria del Canadá.
La JEFA DE LA DELEGACIÓN DEL CANADÁ: Thank you very much, Mr. President, colleagues.
I thank you for your presidency of this General Assembly session and for your wonderful hospitality in this beautiful city of San Salvador. We have so much enjoyed being here and are so glad that you were able to host us at this very important event.
Mr. President, Canada views the Organization of American States as the principal multilateral organization of the Americas. We see it as the premier venue for cooperation with hemispheric partners in support of effective multilateralism and the pursuit of our shared interests.
Canada is proud to have celebrated our 20th anniversary as a member of the Organization just last year, Mr. President, and we are looking forward to continuing our involvement in the OAS in the years to come.
The topic “Citizen Security in the Americas” is very relevant and timely in Canada’s view. It’s telling that this is the third year in a row that a security-related topic has been chosen as the theme for this meeting. It’s a testament to the importance that our member states and our citizens place on addressing this essential issue.
As others have mentioned in their interventions, Mr. President, transnational organized crime is indifferent to borders; it doesn’t stop at the borders of any of our countries. These organizations sow crime, violence, and insecurity right here in Central America and throughout the region, including my own country of Canada, so our coordination must be hemispheric in order to meet this challenge. We cannot go it alone, and we will not go it alone.
Canada is very pleased, Mr. President, that the Government of Guatemala will host the International Conference in Support of the Central American Security Strategy later this month. This is going to be a very important opportunity to bring key international donors together with heads of state from the region to identify and coordinate the technical and financial cooperation that will be necessary to address the root causes of crime and violence in the region.
Many of you know that security is a key element of engagement for Canada at the OAS. Enhancing security is also a key pillar of Canada’s strategy of engagement in the Americas and has been a foreign policy priority for our government since Prime Minister Harper announced the strategy at the beginning of 2007.
Mr. President, I am very pleased today to announce, following a very good breakfast meeting with the Caribbean Community (CARICOM) member states in this organization and our friends and neighbors of Canada, that the Government of Canada will contribute five million dollars to support the important work of the OAS to enhance security in the Hemisphere. Resources will also be provided to support the Inter-American Drug Abuse Control Commission (CICAD) in its work, particularly in the Caribbean. This work includes establishing a Caribbean-wide drug information network, a groundbreaking initiative that will assist participating countries in the formulation of drug policies and programs.
Canada’s resources will also be provided to establish a Caribbean counterdrug intelligence school and to assist CICAD in conducting training seminars on the investigation, in particular, of drugs sold over the Internet. This is a new and rising threat, and we believe that we have to be vigorous in meeting it. Recognizing the importance of addressing both the supply of and demand for illicit drugs, we will also fund CICAD’s demand reduction strategy to address substance abuse, crime, and violence in the Caribbean.
Canadian funding will assist the OAS Secretariat for Multidimensional Security (SMS) in developing, implementing, and evaluating an integrated intervention plan with the aim of reducing transnational organized crime in Central America. I’m happy to say that El Salvador will be the pilot country for this new program.
This significant financial contribution to the OAS, colleagues, is an indication of Canada’s strong belief in the Organization, particularly in the work of OAS bodies dedicated to enhancing security in member states.
Another key component of Canada’s work in this regard will be our efforts to reinforce the integration of the Inter-American Defense Board (IADB) into the OAS. We are very pleased that this is going ahead. We want to be a partner that works together with all countries to initiate internal reforms and to modernize the IADB so that it can make a meaningful contribution to enhancing multidimensional security in this region.
We are very pleased, Mr. President, that Lieutenant-General Guy Thibault, who is here today and who, I know, has been speaking with many of you, is very much looking forward to assuming the chairmanship of the Board on July l.
We all know that peace and security are ultimately founded upon respect for democratic principles and human rights. Colleagues, we have worked together to enshrine these principles in the Inter-American Democratic Charter, which many of you have mentioned in your interventions and which will mark its 10th anniversary later this year. The Democratic Charter remains a fundamental point of reference to guide our collective efforts in strengthening democratic governance in the Hemisphere.
There was wide acceptance among our member states of the need for democracy as an expression of political will, but Canada would like to see a focus, in discussion going forward, on the practice of democracy. By that, we’re referring to day-to-day functions of our governments and the way in which our institutions interact with our citizens. Canada suggests that this includes elements, such as the balance of power between public institutions; freedom of expression; a vibrant civil society; respect for minority rights and minority views; the existence of a free media—as much as we sometimes complain about that, it’s a very important element; and, of course, respect for a loyal political opposition.
Colleagues, I’m a parliamentarian, so you will understand why I’m very sensitive to the need for balance between the roles of elected officials and civil society. However, I do believe that consulting civil society is extremely important as we adopt laws that affect citizens, including laws on citizen security, so that’s a debate we’d very much like to have.
We know that there are still threats to stability in this region. We were very glad that one of the issues that we dealt with together, Honduras, has been successfully resolved. We celebrate that. We’re very, very glad to see that happen and we commend all the players—the governments of Venezuela, Colombia, and of Honduras––for their positive and constructive role.
We are also very supportive of Haiti. Canada very strongly supports humanitarian assistance and long-term reconstruction efforts in Haiti. We look forward to working with the new Government of President Martelly and the leadership in Haiti to make that country a better place.
Finally, Mr. President, I’d like to touch on the OAS’s budget deficit. Canada wants to be constructive in priority setting and flexibility within the Organization. We will be especially active in promoting in-house accountability, transparency, efficiency, and effectiveness. We are supporting a number of initiatives along these lines, through the Canadian International Development Agency (CIDA), and we will continue to lead a multiyear program review and priority setting exercise. I believe this will revitalize this very important organization that we are part of today.
Mr. President, Canada looks forward to working with all other members, with the Secretary General, and with the Secretariat in this important endeavor. I believe that together we can reinvigorate the OAS and enable it to strongly address the priority issues facing our hemisphere, including the consolidation of democracy and the enhancement of the security of our citizens.
Merci, gracias, obrigada, thank you.
El PRESIDENTE: Muchísimas gracias, Jefa de la Delegación del Canadá. Pasamos la palabra al señor Canciller del Uruguay.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DEL URUGUAY: Señor Presidente, señoras y señores Cancilleres, señor Secretario General, señoras y señores Representantes:
La Delegación del Uruguay agradece al Gobierno y al pueblo de El Salvador la cálida y hospitalaria acogida que nos han brindado, felicita al señor Canciller por esta excelente organización y, permítame añadir, por las dotes culinarias demostradas ayer en el almuerzo que nos preparó a todos.
Uruguay se complace en contar en esta Asamblea General con la presencia activa de Honduras, país hermano cuya ausencia se ha sentido durante un muy largo período.
El tema central que nos convoca, “Seguridad Ciudadana en las Américas”, adquiere especial trascendencia en un continente como el americano, donde los Estados que compartimos raíces históricas y principios y valores de civilización común, nos vemos, en una u otra forma, afectados por el fenómeno de la inseguridad, fenómeno social y político que reconocemos como multidimensional, dinámico y muy complejo, lo cual convoca a una acción integral, equilibrada y de responsabilidad compartida.
Señor Presidente, no hay recetas mágicas. No podemos refugiarnos en diagnósticos descriptivos ni pretender que las políticas de inclusión e integración social, tan necesarias para combatir la desigualdad, puedan resolver ya lo que tiene varias generaciones de exclusión e injusticias; esto es básico y nunca más necesario que ahora. Tampoco se puede recurrir a unas propuestas reactivas de demagogia punitiva que para colmo ponen en entredicho al sistema de derechos y garantías.
Esta Asamblea General se constituye en una excelente oportunidad para pasar a la acción con un enfoque integral y equilibrado, que responda al principio de responsabilidad común y compartida pero con criterio de equidad en materia de cooperación bajo el principio de que este es un desafío en materia de derechos humanos, que no es ni un capítulo aparte ni mucho menos contrapuesto, sino que forma parte de una visión integral de los mismos.
Los cuatro pilares fundamentales en los que se basa nuestra Organización –democracia, derechos humanos, desarrollo y seguridad– están interrelacionados y se refuerzan entre sí, constituyen el sustento de las acciones de nuestros Estados en el ámbito de la OEA y están presentes en la Declaración de San Salvador, a ser adoptada en esta Asamblea General.
Nuestra región goza de condiciones de paz prácticamente únicas en el ámbito internacional, a lo que contribuye el marco jurídico en el que se inserta nuestro sistema interamericano. El conjunto de relaciones que hemos establecido es el más antiguo y estable del mundo pese a nuestras debilidades; ello se ha logrado principalmente a través de un vigoroso derecho interamericano constituido, entre otros instrumentos jurídicos, por la Carta de la OEA, la Carta Democrática Interamericana, la Carta de Seguridad de las Américas y un conjunto de convenciones aplicables a la región que han determinado un clima de convivencia pacífica y de progreso.
Los Estados Americanos nos hemos comprometido a afianzar la paz y la seguridad del Continente, propósito esencial consagrado en la Carta de la Organización que implica, entre otros elementos, promover y consolidar la democracia dentro del respeto al principio de no intervención; prevenir y solucionar pacíficamente nuestras controversias; limitar en forma efectiva los armamentos a manera de dedicar mayores recursos al desarrollo económico y social de nuestros pueblos; y erradicar la pobreza crítica, la inequidad y la exclusión social, que constituyen obstáculos al pleno desarrollo.
Debemos continuar trabajando activamente a fin de profundizar la cooperación promoviendo un diálogo constante sobre los principios y desafíos que enfrenta la paz hemisférica. En este sentido, a nuestro criterio, el compromiso de continuar fomentando la seguridad ciudadana en los países de la región, tal como se recoge en la Declaración, constituye un imperativo ineludible para el fortalecimiento del sistema democrático y para el desarrollo y el progreso de sociedades libres en las Américas.
La seguridad en su más amplia acepción –la seguridad social, la seguridad de vivir en condiciones dignas, la paz con dignidad, es lo que queremos en el mundo de hoy. Es un desafío en términos de presencia efectiva e integral del Estado. Esto es inexcusable pero implica una amplia participación ciudadana que permite una cogestión y responsabilidad compartida de diferentes actores sociales y económicos.
Los factores de inseguridad existentes en el Continente han hecho que, además de las amenazas tradicionales, hayan surgido las denominadas nuevas amenazas como lo son la pobreza; la exclusión social; la falta de oportunidades para el desarrollo; el crimen organizado transnacional; el problema mundial de las drogas; y otros graves delitos asociados como el tráfico ilícito de armas y todas las formas de trata de personas con fines de tráfico y explotación sexual, en especial de mujeres, niñas, niños y adolescentes; el tráfico de migrantes; la corrupción; el terrorismo; el secuestro; las pandillas delictivas y los delitos cibernéticos.
En lo que respecta al tráfico ilícito de armas, nuestro país ha dado un paso importante cuando se adhirió, el pasado 24 de enero, al acuerdo de cooperación para la ejecución del proyecto Promoviendo el Marcaje de Armas de Fuego en América Latina y el Caribe. Este es un problema complejo que requiere ser enfrentado por todos y por cada uno de nosotros en el ámbito de la Convención Interamericana contra la Fabricación y el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Otros Materiales Relacionados (CIFTA), Convención ratificada por el Uruguay en el año 2001.
En lo que respecta al problema mundial de las drogas, nuestro país ha participado activamente en la elaboración de la Estrategia Hemisférica y el Plan de Acción Hemisférico 2011–2015, consciente de la importancia de contar con instrumentos integrales equilibrados y mecanismos que permitan enfrentarlo en sus diversas dimensiones: la lucha contra el crimen organizado, vinculado al narcotráfico y al lavado de activos así como todos los componentes de prevención, tratamiento y reinserción social para combatir la demanda de drogas.
Esto constituye un elemento clave para el desarrollo sano de nuestros países y por tanto para la seguridad ciudadana. Continuaremos impulsando un debate democrático ciudadano necesario sobre este tema, con amplia participación de toda la sociedad civil y de actores públicos relevantes.
Con relación a los factores que incrementan la vulnerabilidad de las personas, especialmente de niñas y niños, nuestro país ha presentado en los últimos cuatro años un proyecto de resolución sobre prevención y erradicación de la explotación sexual comercial, trata y tráfico ilícito de niñas, niños y adolescentes, que esperamos contribuya a generar buenas prácticas y a coordinar los avances de los países del Hemisferio en el combate a este flagelo.
Asimismo, la Declaración de San Salvador refleja la preocupación de los países de la región por prevenir y sancionar este ilícito. En ella se procura fomentar una mayor cooperación entre los Estados para mejorar las políticas y acciones, teniendo presente los compromisos multilaterales asumidos a fin de superar los factores de inseguridad en el Hemisferio, todo ello con una perspectiva de género.
En este foro reafirmamos la vocación multilateralista del Uruguay y su tradicional convicción de que los desafíos que se plantean en nuestro continente deben ser abordados a través de la cooperación que responda al principio de responsabilidad común y compartida con criterio de equidad.
Señor Presidente, hoy reafirmarnos que la democracia constituye un derecho y un valor compartido fundamental que contribuye a la estabilidad, a la paz y al desarrollo del Hemisferio. La democracia como forma de vida y de gobierno, a través de sus diferentes expresiones, avances y retrocesos, vivió durante siglos en el interior de los Estados. En los últimos tiempos también asistimos a un proceso de democratización de la comunidad internacional. El continente americano ha formado parte de este proceso y en los Estados Miembros hemos visto surgir distintas modalidades de democracia representativa y participativa.
En este sentido, la Carta Democrática Interamericana, cuyo décimo aniversario se conmemora este año, afirma que tal participación contribuye a la consolidación de los valores democráticos y a la libertad y a la solidaridad en el Hemisferio. Reafirmamos la visión de que en toda discusión sobre la promoción de la democracia en el Continente, es necesario obrar en base a un supuesto fundamental: los Estados Miembros construyen sus procesos democráticos sobre la base de su personalidad, independencia y soberanía, en el marco del pleno respecto de los derechos humanos.
Señor Presidente, reconocemos el importante papel que dicho instrumento ha jugado en el fortalecimiento de la democracia a lo largo y a lo ancho del Hemisferio, especialmente en su labor preventiva de conflictos y en la promoción del diálogo entre los gobiernos de la región. Reiteramos en esta oportunidad la disposición de nuestro país a continuar participando en el diálogo del Consejo Permanente para que, con el resto de los Estados Miembros, compartamos las mejores prácticas, alentando la necesidad de compatibilizar la promoción de la democracia con el principio de la no intervención, ya que el objetivo que nos inspira es lograr su mayor fortalecimiento, tanto en lo interno como en lo regional e internacional.
La democracia no es solo la realización de elecciones libres, justas y transparentes sino también la búsqueda permanente del fortalecimiento de las instituciones a través de la justicia social. En su ejercicio diario, la democracia supone sensibilidad social, integración de la comunidad y espíritu de diálogo con todos los sectores de la sociedad. Cuando la democracia se ha puesto a prueba en nuestro hemisferio, la Organización y los Estados Miembros han procurado dar una respuesta a la situación, ya que ello implica no solo el detrimento de las instituciones de un Estado sino el del sistema interamericano en su conjunto.
Señor Presidente, al reiterar el Uruguay su profundo compromiso con la democracia, lo hace concomitante con la promoción y protección de los derechos humanos. La relación entre seguridad, democracia y derechos humanos se encuentra recogida en distintos instrumentos jurídicos internacionales de los cuales nuestro país forma parte. En este sentido, hacemos votos para que en un futuro cercano se logre la universalización del sistema, tanto en lo atinente a la ratificación o adhesión a la Convención Americana como con respecto al reconocimiento de la jurisdicción obligatoria de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, conscientes de que la promoción y observancia de los derechos humanos implica un proceso formal de educación que lo sustente, originado en etapas tempranas.
Es imperativo concentrar la atención del sistema interamericano en las causas profundas que amenazan la viabilidad de sus democracias y atender urgentemente la dimensión social, ya que la pobreza, la exclusión y la marginación se encuentran en la raíz de la inestabilidad democrática. A la plena vigencia de los derechos civiles y políticos se debe sumar la promoción y observancia de los derechos económicos, sociales y culturales.
Con esta convicción, nuestro país pone énfasis en la pronta adopción de la Carta Social de las Américas. La sociedad es un todo en sus valores, tradiciones y culturas. El desarrollo económico sin justicia social es insuficiente para responder a las expectativas de nuestros pueblos, de ahí que un desarrollo integral es la respuesta adecuada para evitar la fragmentación social, conciliando la eficiencia económica con la equidad en un Estado de Derecho. Cada uno de los objetivos y logros alcanzados implican la vigencia de derechos fundamentales como el de la solidaridad, el derecho al desarrollo y a la paz, producto de las necesidades en los seres humanos y de la sociedad en su conjunto.
Para lograr su consolidación, es indispensable que en los ámbitos internos y externos de nuestro hemisferio, la democracia y el derecho, conceptos inseparables y condiciones de la paz, encuentren la manera de realizarse. Nunca, como hoy, ha sido tan clara la conciencia de su necesidad histórica, tan específicos los compromisos asumidos, ni tan apremiante el deseo de los pueblos por hacerlos realidad.
Muchas gracias.
El PRESIDENTE: Gracias. Con todo respeto me permito señalar que hemos pasado de un promedio de doce a un promedio de quince minutos por intervención, por lo que sugiero respetuosamente que tratemos de apegarnos al tiempo fijado. Tiene el uso de la palabra el Jefe de la Delegación de Santa Lucía.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DE SANTA LUCÍA: President of the General Assembly, the Honorable Hugo Martínez, Minister of Foreign Affairs of El Salvador; Secretary General and members of the head table; representatives; observers; ladies and gentlemen:

Mr. President, please allow me to express my country’s appreciation to the Government and people of El Salvador for the warm welcome extended to my delegation since our arrival here. I wish to thank the coordinating committee for the smooth arrangements made for this meeting before and since our arrival. I also extend a special “thank you” to you, Mr. President, for presiding over and guiding the proceedings of the meeting with such deliberate judgment and efficiency.


I read before I came to El Salvador that this country is the smallest in Central America. However, Mr. President, since being here, I have seen nothing small in the welcome we have received, and certainly there is nothing small about your splendid orchestra, which gave such a riveting performance on Sunday night. Without a doubt, the beauty and most impressive landscape here matches your slogan: “El Salvador, impresionante.”
I also take this opportunity to welcome the Government of Honduras on its return to the family of the Organization of American States. Saint Lucia looks forward to continuing a close relationship with the Government of Honduras.
Mr. President, it gives me great pleasure, on behalf of the Government of Saint Lucia and my Minister of Foreign Affairs, who extends his greetings to you and his apologies for not being able to be here this morning, to address this august Assembly on the theme of “Citizen Security in the Americas.”
The question of security is at the forefront of all our minds, irrespective of country size, level of development, or location. Indeed, in 2004, the United Nations drew attention to the global concern of security when it adopted UN Security Council Resolution 1540 (2004), which requires all states to implement measures aimed at preventing nonstate actors from acquiring nuclear, biological, and chemical weapons, related materials, and their means of delivery. In calling for the implementation of these measures, the international community identified the proliferation and acquisition of these weapons of mass destruction (WMDs) as the major security threat facing the world today.
Mr. President, it can be very tempting for small states like Saint Lucia to view issues relating to WMDs as something removed from us. For instance, as we speak, Saint Lucia is facing a painful rehabilitation and recovery from the devastating Hurricane Tomas in October 2010 and heavy flooding in the following months. These events have wrought havoc on the social and productive sectors and great destruction to our buildings and road networks.
In truth, certain governments confront, on a daily basis, the pressing necessity of addressing issues, such as high unemployment among youth and adults, skyrocketing fuel prices, and satisfying demands for education and other social services, while maintaining good governance and social stability. In this mix, we cannot overlook the unsettling impact of natural disasters, whether they take the form of devastating earthquakes in Haiti and Chile, swollen rivers and tornadoes in Missouri and Mississippi, or violent hurricanes in the Caribbean. These environmental issues demand a government’s immediate attention in safeguarding its citizens.
Yet, the truth is, for these very reasons, sustaining national and citizen security is a most important challenge facing nation states today. For us, the real WMDs that threaten our citizens may not be nuclear, biological, or chemical; they are illegal weapons, particularly small arms and ammunition that bring untimely death to so many of our young men in this region. Secretary General Insulza reminded us of this sad reality when he noted that a young man in America has a far greater chance of dying from violence than one in Europe.
Our WMDs are the transnational organized crime that feeds the scourge of illegal drugs and narcotics, thereby fueling crime, gun violence, corruption, murder, and mayhem. They are also the trafficking in persons, particularly in young girls and women, which, if not eradicated will not only inflict more human suffering but can bring back enslavement among some groups in our population.
But our weapons of mass destruction are not only guns, crime, and violence; they are the inadequate health facilities that let us lose lives that could be saved. They are planted and thrive in the environment of deprivation that too often fosters alienation in young people and leads them on a path of criminal behavior. They lurk in dreams denied, hopes dashed, and departure from our traditional values of peace and tolerance.
It is important to highlight these issues because, with the interdependence that is an unavoidable feature of our modern world, security is not just one country’s worry; it is a worry for us all. Transnational crimes do not respect national boundaries. Wherever one country is under threat in the Americas, we all must be vigilant and work in cooperation.
As the Honorable Minister Martínez, President of this General Assembly session, mentioned during the dialogue among heads of delegation of member and permanent observer states and the Secretary General, security is multidimensional in nature and provides one more mechanism for deepening relations among member states in the Americas and other nations.
Indeed, this seems to be an appropriate time to commend the OAS on its lead role in recognizing security as one of the four main pillars of good society, along with democracy, human rights, and development. The establishment of the Secretariat for Multidimensional Security (SMS) serves further to underscore the critical importance the OAS places on security. Saint Lucia fully supports this view and continues to cooperate with the OAS on any and all initiatives that address these issues.
For example, we will very shortly be signing the cooperative agreement for execution of the “Promoting Firearms Marking in Latin America and the Caribbean” project. We are also pleased to support the development of a prevention strategy for the Caribbean, an initiative being undertaken by the Secretariat for Multidimensional Security that seeks to help countries in adopting successful approaches to providing alternatives to crime and violence.
Mr. President, we cannot resolve security issues only by outlining the problems. Therefore, please permit me, very briefly, to share with the General Assembly a few of the actions of my government as we try to address these issues.
In 2010, the Prime Minister of Saint Lucia singled out national security and combating crime as two areas for special focus. Since then, concrete measures have been taken to enhance our capacity to address these issues, and the Government has outlined a Plan of Action that emphasizes improving our law enforcement capabilities. Since the announcement of the Plan of Action and Operation Restore Confidence, Saint Lucia has become a more tranquil nation, and we have seen a reduction in the level of criminal activity and murders.

We could not end without mentioning Saint Lucia’s participation in the Caribbean Basin Security Initiative (CBSI) between CARICOM governments and the Government of the United States, a partnership that helps to address security through a multifaceted approach. We will continue to work closely with the United States and other governments to address these issues.


Mr. President, I wish to remind everyone of the wonderful, motivational line of the song so beautifully sung to us at the cultural presentation on Sunday evening, which I cannot sing but will try my best to render in prose:
Trabajemos juntos para una América unida y segura. Let us work together for a united and safe America.
I thank you.
[Aplausos.]
El PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señor Jefe de la Delegación de Santa Lucía.

2. Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas


El PRESIDENTE: La Secretaría nos ha hecho la petición, que consideramos es atendible, de escuchar un mensaje del señor Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas. Nos solicita entonces la Secretaría que dicha intervención la haga la máxima representante de la Organización de las Naciones Unidas aquí en este foro, que es la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, doña Alicia Bárcena, a quien, con mucho gusto y con la venia de ustedes, le cedemos la palabra.
La SECRETARIA EJECUTIVA DE LA COMISIÓN ECONÓMICA PARA AMÉRICA LATINA: Muchas gracias.
Canciller Martínez; estimadas y estimados Cancilleres; señor José Miguel Insulza; estimadas y estimados Representantes; amigas y amigos:
Agradezco esta oportunidad y el honor que se le brinda a la CEPAL y al sistema de la Organización de las Naciones Unidas para dirigirme a ustedes.
El Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, me ha pedido hacer llegar su mensaje a ustedes. Pero antes de ello, quisiera simplemente felicitar a esta Asamblea y, en especial, a las Delegaciones de Venezuela y Colombia por haber facilitado el retorno de Honduras a esta comunidad hemisférica.
Esta Asamblea se ha reunido para examinar un problema crucial para el desarrollo y la democracia en nuestra región, que es la seguridad ciudadana. Desde la CEPAL hemos seguido con atención estos debates y estamos convencidos de que la lucha contra el crimen organizado comienza con la construcción de una nueva arquitectura del Estado que, basada en una fiscalidad robusta y progresiva, sostenga políticas públicas de largo plazo, cuyo norte sea la igualdad con titularidad de derechos y, sobre todo, el desarrollo, rescatando a los más vulnerables de las garras del crimen y enfrentando ese flagelo con las armas del Estado de Derecho, con instituciones democráticas y cooperación multilateral.
Reiteramos, señor Presidente, nuestra vocación de cooperación con el sistema interamericano, con la OEA, con ustedes, miembros de la Asamblea, en las iniciativas que se deriven de la Declaración de San Salvador, y reiteramos nuestra convicción de colaborar con Colombia en los preparativos de la Cumbre de las Américas.
Paso a leer el breve mensaje de Ban Ki-moon:
I would like to congratulate OAS for the reinstatement of Honduras into the inter-American organization. I welcome the focus on citizen security of the 41st Assembly of the Organization of American States. I would like to recognize, in particular, the efforts of the governments of Colombia and Venezuela.
Crime and security in the Americas represents an increasing threat in the Hemisphere and worldwide. Organized crime knows no borders, so it is encouraging to see joint regional efforts to address the issue.
The United Nations remains committed to countering this phenomenon, which presents a challenge to human development, prosperity, and institutional stability. The current discussions at the OAS offer an opportunity to develop a regional approach to a problem that impacts directly on citizens’ lives.
The call for a hemispheric plan of action contained in the Declaration of San Salvador on Citizen Security in the Americas is a welcome step in this direction.
The United Nations System, globally, regionally, and nationally, stands ready to help in this endeavor, and we welcome the continuing close cooperation between OAS and the UN System through Secretary General José Miguel Insulza.
Muchas gracias, señor Presidente.
[Aplausos.]
El PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, en representación de la Organización de las Naciones Unidas.

3. Diálogo de Jefes de Delegación: Seguridad Ciudadana en las Américas (continuación)


El PRESIDENTE: Ofrezco ahora la palabra a la señora Vicecanciller del Perú.
La JEFA DE LA DELEGACIÓN DEL PERÚ: Señor Presidente, traigo el saludo del Gobierno y del pueblo del Perú al pueblo y al Gobierno de El Salvador; el agradecimiento de la Delegación del Perú por la organización de este cuadragésimo primer periodo ordinario de sesiones de la Asamblea General de la OEA y por la gentileza y la calidad del recibimiento de que somos objeto. A usted, señor Presidente, nuestras felicitaciones por la manera tan inteligente y eficiente como está conduciendo nuestros debates.
Señor Presidente, el domingo 5 de junio concluyó en mi país el proceso electoral en el que se eligió como Jefe de Estado del Perú al señor Ollanta Humala para el período 2011–2016. El proceso electoral fue limpio e incuestionable y cumplió con todos los estándares democráticos, tal como lo declararon los observadores internacionales, en especial la Misión de la OEA, a la que agradecemos su presencia.
El Perú ha dado un nuevo impulso al proceso democrático a través de la expresión libre e irrestricta de la voluntad popular, fortaleciendo de esta manera la democracia regional. Agradecemos muy especialmente las palabras del excelentísimo señor Presidente de El Salvador, don Mauricio Funes, y todas las expresiones que, a lo largo de las sesiones plenarias, se han formulado saludando la reciente jornada electoral realizada en mi país.
A todos ustedes, señor Presidente, señores Cancilleres, señores Jefes de Delegación y todos los participantes de esta Asamblea, los esperamos en Lima, el 28 de julio, para acompañarnos en la fiesta democrática de la transferencia democrática del poder.
Señor Presidente, el Perú ha dado permanentes muestras de su inquebrantable compromiso interamericano. Reiteramos en esta ocasión nuestro pleno respaldo a los propósitos y principios de la Carta de la OEA y, en particular, a los cuatro ejes fundamentales de acción de nuestra Organización: el fortalecimiento democrático en la región; la promoción y el respeto de los derechos humanos; la seguridad multidimensional a nivel hemisférico y el desarrollo integral.
El Perú, como propulsor de la Carta Democrática Interamericana, aprobada en la Asamblea General de Lima en el 2001, ha continuado participando activamente en las labores que realiza la Organización para el mayor fortalecimiento democrático de la región y la gobernabilidad, apoyando, entre otras actividades, los trabajos que se realizan en el marco de la Convención Interamericana de Lucha contra la Corrupción y buscando la promoción del acceso a la información pública como mecanismo para dar mayor transparencia a la gestión de gobierno.
Este año en que la Carta Democrática Interamericana cumple diez años de vigencia, deseamos resaltar que, a pesar de sus limitaciones atribuidas principalmente a la interpretación que los propios Estados hacen de su aplicación, este instrumento ha demostrado su trascendencia. Las veces que la Carta ha sido aplicada, y el caso reciente que ha permitido la reincorporación de Honduras, de lo cual nos felicitamos, son una demostración evidente de su utilidad. Su texto refleja el balance delicado, producto de una ardua negociación de alto contenido político. Está en la voluntad de todos los Estados Miembros hacer que su aplicación no se limite a su invocación intermitente para la aplicación de artículos referidos a la defensa preventiva o punitiva de la democracia, sino que dicha invocación sea diaria y permanente, orientada a la promoción de la democracia en base al fortalecimiento del sistema institucional y de la cultura democrática.
En ese mismo sentido, señor Presidente, y teniendo además presente su vinculación intrínseca con la democracia y la gobernabilidad, deseamos señalar el profundo compromiso de mi país con la promoción y protección de los derechos humanos. Por ello respaldamos los procesos de fortalecimiento institucional que tanto la Corte como la Comisión Interamericanas de Derechos Humanos han iniciado y reconocemos la contribución que representa la reciente reunión de Ottawa y la que se realizará mañana en esta ciudad.
Confiamos que el Plan Estratégico y los requerimientos de corto, mediano y largo plazo que la CIDH y la Corte han elaborado, con el objetivo de procurar mayores recursos para lograr mayor eficiencia en el desarrollo de sus labores, redundarán no solo en un mejor desempeño administrativo y funcional sino también muy particularmente en el reforzamiento de la seguridad jurídica, tan necesaria para el fortalecimiento de la confianza en el sistema.
Señor Presidente, el Perú siempre favorecerá el recurso a la solución pacífica de las controversias. Estamos convencidos de que es indispensable que nuestros países orienten los recursos, producto de la reducción del gasto en armamentos, en el combate a la pobreza, siguiendo los principios acordados en la Declaración de Lima sobre Paz, Seguridad y Cooperación, que fuera adoptada durante el cuadragésimo período ordinario de sesiones de la Asamblea General de nuestra Organización el año pasado.
En este contexto es importante subrayar la importancia de continuar promoviendo en el Hemisferio un ambiente favorable de confianza y de seguridad, a fin de lograr procesos realistas que nos permitan implementar políticas destinadas al desarme, al control de armamentos y a la limitación de gastos militares que permitan dedicar mayores recursos al desarrollo económico y social de nuestros países. Por ello nos complacemos en que, en seguimiento a la Declaración de Lima, se haya celebrado el IV Foro sobre Medidas de Fomento de la Confianza y la Seguridad y el Seminario sobre Paz, Seguridad y Desarrollo en América Latina.
Por otro lado, señor Presidente, por iniciativa del Perú se ha sometido a esta Asamblea General la resolución “Fomento de la Confianza y la Seguridad de las Américas”, para continuar avanzando en la agenda en materia de defensa y seguridad de la OEA.
Señor Presidente, nosotros saludamos y endosamos la Declaración sobre la Seguridad Ciudadana en las Américas, que el Gobierno de El Salvador ha propuesto como tema central de esta Asamblea General, pues convoca a la región alrededor de las amenazas que nuestros ciudadanos enfrentan directamente y día a día.
La paz y la seguridad son un binomio que sustenta las buenas relaciones entre nuestros Estados y generan las condiciones para un desarrollo económico con inclusión social, tan anhelado por nuestros pueblos. Acompañamos también, por ello, la propuesta salvadoreña.
Como lo menciona la Declaración de San Salvador, es importante reconocer la necesidad de continuar implementando políticas y acciones en materia de prevención, aplicación de la ley y rehabilitación y reinserción social, a fin de garantizar un enfoque integral en el combate a la delincuencia, la violencia y la inseguridad. Es importante también garantizar el acceso a la justicia y a la protección que ofrece un sistema judicial eficaz, transparente y confiable. Sin justicia no hay seguridad, como tampoco existe el desarrollo.
Creemos que la elaboración de un Plan de Acción Hemisférico sobre Seguridad Ciudadana podrá permitir sumar los esfuerzos que la OEA viene haciendo en materia de seguridad en un sentido comprensivo e integral. Por ello consideramos que será muy importante que este esfuerzo adicional se enfoque en los temas de prevención y combate a la delincuencia, a la inseguridad y a la violencia, buscando fortalecer los mecanismos de cooperación y coordinación entre los países, a fin de hacer más eficaz la lucha contra las diferentes manifestaciones de la delincuencia organizada transnacional, especialmente el tráfico ilícito de armas, la trata de personas, siempre evitando duplicar los esfuerzos interamericanos que ya se vienen haciendo en otros foros como en la Reunión de Ministros en Materia de Seguridad Pública en las Américas (MISPA), en la Reunión de Ministros de Justicia en las Américas (REMJA) e incluso en la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD).
Señor Presidente, no podría concluir estas palabras si no manifestara y reiterara firmemente el compromiso que tiene mi país con la lucha contra el problema mundial de las drogas, problema del cual no existe país mayor ni menor, como tampoco existe sociedad alguna que se encuentre libre de este flagelo. Creo que todos nosotros debemos comprometernos en esta lucha frontal contra este problema que a todos nos afecta como sociedad y como países organizados.
Muchas gracias.
El PRESIDENTE: Muchísimas gracias. Como Presidente y en la esperanza de reflejar el sentimiento de esta Asamblea, felicito al pueblo y al Gobierno peruano por la fiesta democrática que vivieron el pasado domingo. Felicito, asimismo, al Presidente Ollanta Humala, elegido por la voluntad del pueblo peruano, a quien le deseo éxitos en su gestión.
Me permito aclararles también que me informa la Secretaría que ha habido un problema en el sistema y países que se habían inscrito desde ayer, como es el caso del Paraguay, no aparecen reflejados ahí en la pantalla. Según la inscripción desde el día de ayer, le corresponde en este momento el uso de la palabra al Paraguay. De manera pues que pasaría a otorgarle la palabra al señor Canciller del Paraguay.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DEL PARAGUAY: Gracias.
Señor Presidente, quisiéramos comenzar expresando nuestro reconocimiento al pueblo y al Gobierno de la hermana República de El Salvador por acogernos en esta ocasión del cuadragésimo primer período ordinario de sesiones de la Asamblea General.
Este año el Paraguay está celebrando el bicentenario de su independencia nacional que resume una historia de luchas, de sacrificios y de un patrimonio de dignidades. Estos doscientos años de vida como nación independiente reencuentran al Paraguay con sus principios fundacionales, su experiencia histórica y las exigencias de profundas transformaciones.
En abril del 2008 hemos participado de un cambio político de enorme trascendencia, el triunfo de Fernando Lugo como Presidente del Paraguay, la primera alternancia política pacífica en nuestra historia nacional, realizada a través de la vía electoral. Este hecho histórico, reconocido como tal por la comunidad internacional, se constituye en la posibilidad de resolver una historia postergada de deuda social con nuestro pueblo a través de una gestión pública con sentido de justicia y equidad social, ética en la administración del Estado y prioridad en el fortalecimiento de un Paraguay soberano, independiente, justo e igualitario.
Como Gobierno, entendemos que la democracia no se garantiza solamente con recambios políticos si estos, a su vez, no conciben políticas públicas que privilegien la condición humana de miles de personas marginadas y excluidas por los modelos económicos y sociales.
Hoy las condiciones generadas y experimentadas por el Gobierno Nacional han permitido que mi país registrara el año pasado el mayor crecimiento del producto interno bruto en su historia, alcanzando aproximadamente el 14.7%. Apuntamos a que ello fomenta una economía nacional y una integración regional para el desarrollo integral de nuestros pueblos.
En este marco, el Gobierno del Presidente Fernando Lugo ha fortalecido el combate a la pobreza y a la desigualdad, aumentado la asistencia a los hogares con extrema pobreza, alcanzando a más del 50% de la población a través de diversos programas sociales y avanzando en la cobertura de servicios públicos básicos para el ejercicio universal de los derechos humanos de los ciudadanos y las ciudadanas, sin distinción, con miras a generar mejores condiciones para una vida digna.
Paraguay también comparte con los países de nuestra subregión un proyecto de integración solidaria de responsabilidad compartida. La cooperación regional es de fundamental importancia en el marco de democracias fortalecidas que apuestan a las grandes transformaciones estructurales y que permiten a nuestros pueblos avanzar hacia la justicia social. Por ello, un proyecto nacional de integración energética en curso adquiere relevancia histórica en la medida en que podamos transformar las energías renovables en energía social, capaz de hacer viables proyectos económicos y sociales incluyentes, que garanticen y fortalezcan seguridades ciudadanas, estabilidades políticas y condiciones de paz.
El Gobierno del Paraguay lleva adelante, por primera vez en la historia del país, una política pública en materia de seguridad denominada Política Nacional de Seguridad Ciudadana, que contempla la planificación y el desarrollo de estrategias dirigidas al combate a la delincuencia en nuestro país, garantizando los derechos humanos en el marco del Estado de Derecho. Para eso, en el ámbito correspondiente se están ampliando y mejorando las capacidades para combatir la trata de personas, la violencia doméstica y de género, la pornografía infantil, problemas todos que afectan a las ciudadanas y ciudadanos en nuestra sociedad.
Estos esfuerzos emprendidos se basan en el reconocimiento de que nos encontramos ante una crisis de seguridad ciudadana, tanto a nivel nacional como subregional y regional, consecuencia también de un modelo económico excluyente predominante en nuestros países, que genera las condiciones precisamente de las desigualdades e injusticias que aún nos quedan por superar. Es desde esta perspectiva que abordamos el tema principal de esta Asamblea General, la seguridad ciudadana, la cual, desde su abordaje multidimensional debe ser comprendida y atacada en sus consecuencias así como principalmente en sus raíces y causas.
Estas causas estructurales de la inseguridad por lo general tienen su base, como mencionaba, en un modelo histórico económico-social predominante, que violenta los más elementales derechos humanos y, en consecuencia, excluye y margina a los ciudadanos y ciudadanas de posibilidades reales de tener una vida digna.
La concentración de la propiedad de la tierra y el control de recursos estratégicos, de fundamental importancia para el desarrollo de nuestros pueblos, así como también la distribución desigual del ingreso no solo dificultan un proceso de desarrollo integral sino que a su vez generan las condiciones propicias de violencia social y, en consecuencia, de inseguridades a nivel nacional y regional.
Teniendo en cuenta las prioridades de cada Estado, un enfoque multidimensional de la seguridad ciudadana contempla las amenazas tradicionales y las nuevas amenazas y debe cooperar en abordar la problemática en sus diversas expresiones a fin de que las políticas públicas contribuyan, en el marco de la democracia y del respeto irrestricto a los derechos humanos y a la soberanía nacional, a las seguridades colectivas que nos faciliten avanzar hacia sociedades más integradas y humanas, que permitan la consolidación de la paz en las subregiones y regiones de nuestra América.
En este sentido, es de vital importancia identificar prioridades y coordinar políticas regionales que aseguren el fortalecimiento de nuestras instituciones representativas y de un Estado de Derecho que garantice el ejercicio de los derechos ciudadanos. Por ello, los golpes de Estado o amenazas potenciales de interrupción de procesos de transformaciones estructurales en el marco de la democracia amenazan precisamente a la seguridad ciudadana de pueblos y regiones.
Asimismo, encontramos en la impunidad otra amenaza que, en las esferas de la vida política e institucional, propicia debilidades institucionales que tienden a vulnerar nuestros sistemas democráticos y los avances en materia de independencia, soberanía, derechos humanos, desarrollo igualitario y justo de nuestros pueblos.
Señor Presidente, para el Paraguay es de vital importancia la promoción y garantía de los derechos humanos que fortalezcan a su vez sociedades humanas y que generen las condiciones propicias para una vida digna y de calidad para todos los ciudadanos y ciudadanas. Como Gobierno Nacional nos encontramos abocados a subsanar las causas que generan esta crisis de seguridad a la que nos estamos refiriendo: la desigualdad y la injusticia.
Junto a los programas de asistencia a los hogares en situación de pobreza extrema, el Gobierno del Paraguay estableció la salud pública gratuita y así también se encuentra impulsando planes de desarrollo enfocados al trabajo productivo de pequeños y medianos productores, asistencia a comunidades indígenas, aplicación de una política efectiva de vivienda, trabajo con la niñez en situación de calle, y nuevos planes para una educación de mayor alcance y mejor calidad para niños, niñas, jóvenes, adultos y adultos mayores.
Las distintas políticas sociales cuentan con un componente base de participación social y comunitaria como un elemento clave que permita a la ciudadanía asumir su protagonismo, compromiso y corresponsabilidad en la superación de estas condiciones de vulnerabilidad.
Asimismo, atacando las consecuencias de esta crisis de seguridad ciudadana, mi país ha sido uno de los primeros en adherir e implementar el proyecto denominado “Promoviendo el Marcaje de Armas de Fuego en Latinoamérica y el Caribe”, que se enmarca en la Convención Interamericana Contra la Fabricación y el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Otros Materiales Relacionados (CIFTA) y que busca fortalecer las capacidades nacionales en materia de marcaje y control de armas de fuego, para mejorar los controles contra el tráfico ilícito de este tipo de armamentos.
Hemos participado activamente de las iniciativas impulsadas por la OEA en el marco de la Reunión de Ministros en Materia de Seguridad Pública de las Américas (MISPA) y de la Reunión de Ministros de Justicia de las Américas (REMJA), que han puesto a la seguridad pública como un elemento central para la estabilidad de nuestras democracias y del desarrollo socioeconómico de nuestros países, y seremos próxima sede de la Reunión de Ministros de Justicia en las Américas (REMJA).
También nos encontramos implementando acciones para prevenir y combatir los delitos vinculados a la trata de personas y al tráfico ilícito de migrantes, especialmente en los casos de explotación sexual. La Cancillería Nacional, a través de la Dirección de Atención a las Comunidades Paraguayas en el Extranjero, en coordinación con la Mesa Interinstitucional para la Prevención y Combate a la Trata de Personas en el Paraguay y organizaciones de la sociedad civil nacionales y extranjeras, está llevando a cabo iniciativas para favorecer la visualización y toma de conciencia sobre este flagelo, que afecta en particular a las mujeres en nuestro país.
El Gobierno de Fernando Lugo ha hecho avances importantes en la lucha contra la corrupción, transparentando la gestión pública y rescatando la honestidad y probidad de los funcionarios y funcionarias como condiciones indispensables para llevar adelante el proceso de cambio en el Paraguay. Aún queda mucho por hacer en este campo, y avanzaremos con pasos firmes para fortalecer nuestro sistema democrático y la institucionalidad de nuestra nación soberana e independiente.
Recalcando el rol fundamental de los derechos humanos en el marco de la seguridad ciudadana, el Paraguay reafirma su voluntad política de contribuir al fortalecimiento del sistema interamericano de derechos humanos y destaca su continuo compromiso de cooperar con los órganos de supervisión.
En este ámbito se inscriben la visita que por invitación del Gobierno del Paraguay realizó en septiembre del año pasado la Comisionada y actual Presidenta, Dinah Shelton, en su carácter de Relatora sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, y la invitación al Comisionado para nuestro país y Vicepresidente de la CIDH, doctor José de Jesús Orozco Enríquez, cuya visita aguardamos con el mayor interés.
Este año se cumplen 10 años de la Carta Democrática Interamericana, y en los próximos meses se llevará a cabo en el Paraguay un encuentro para conmemorar este aniversario y continuar el proceso de análisis y reflexión sobre su aplicabilidad y eficacia. El Paraguay puede dar testimonio de lo valioso que resultó este instrumento para la defensa y protección de su sistema democrático.
Para concluir, consideramos clave avanzar hacia un Plan de Acción conjunto que plantee las soluciones necesarias para combatir y superar esta crisis de seguridad ciudadana que vivimos en la región, comprendiéndola y combatiéndola amplia y multidimensionalmente, tanto en sus consecuencias como principalmente en sus causas.
De esta manera, es el combate a la delincuencia, la violencia y el crimen organizado así como sobre todo a la pobreza, la desigualdad y la inequitativa distribución de los ingresos y control de recursos estratégicos propiciados por un modelo económico-social predominante, lo que nos permitirá avanzar como países soberanos e independientes hacia una seguridad ciudadana integral que beneficie y eleve la calidad de vida digna de nuestros pueblos.
No quisiera terminar esta intervención sin evocar el recuerdo al que seguramente es nuestro más eximio compositor y músico, el maestro Agustín Pio Barrios Mangoré, cuya obra une a los salvadoreños y paraguayos, y en cuya memoria y homenaje va todo nuestro reconocimiento y afecto por la hospitalidad y generosidad de este querido país.
Muchas gracias.
[Ocupa la presidencia la Jefa de la Delegación de Guyana.]
La PRESIDENTA: I give the floor to the Head of the Delegation of Antigua and Barbuda.
La JEFA DE LA DELEGACIÓN DE ANTIGUA Y BARBUDA: Madam President, thank you so much for the floor.
In taking the floor, I have some good news for you. We have heard the cry that we must stay within the time frame; therefore, we have truncated our statement and would be pleased to give the full text to the Secretariat to be included in the records.5/
Permit me to thank the Government and people of El Salvador for hosting the forty-first regular session of the General Assembly and to express our appreciation for their warmth and generosity. My delegation would also wish to express its congratulations to the Government of El Salvador for choosing the topic “Citizen Security in the Americas” as the theme of this year’s General Assembly session.
We are well aware that in the Declaration on Security in the Americas, adopted at the Special Conference on Security in Mexico City in 2003, the states of the Hemisphere agreed that “our new concept of security in the Hemisphere is multidimensional in scope, [and] includes traditional and new threats, concerns, and other challenges to the security of states of the Hemisphere.”
Within the Caribbean Community (CARICOM), one of the regional groupings to which Antigua and Barbuda belongs, security has been embraced as the fourth pillar of the Community. Heads of government have established a regional Framework for the Management of Crime and Security, and there has been recognition of the need to develop institutions, instruments, and initiatives to adequately address the issue of crime and security in the region.
Crime––more so, organized crime––is a worldwide phenomenon, and its impact has been felt throughout this hemisphere. In Antigua and Barbuda, as in our CARICOM sister countries, our vulnerabilities, coupled with the current impact of the global economic crisis, have left us susceptible to criminal elements.
Much of the crime and violence in our region is driven by the demand elsewhere for narcotic drugs, the illicit sale and trafficking of weapons, and the trafficking of persons. We have also begun to experience an increase in the sophistication of criminal activities due to the deportation of criminals from North America and beyond. This aspect of crime and violence ought to be addressed by our hemisphere, for it speaks to the issue of human rights and migration.
In Antigua and Barbuda, we have adopted a zero tolerance stance on crime and criminal activity; as such, we have implemented several strategies to maintain law and order within our shores. We have expanded our Drug Abuse Resistance Education (DARE) Programme, a police-officer-led series of classroom lectures aimed at teaching children from kindergarten through high school how to resist peer pressure and live productive drug- and violence-free lives.
Antigua and Barbuda maintains that we should fight corruption at every level of society as one way of ensuring that the benefits of democracy and security reach all of the people. It is for this reason that the Government, within seven months of taking office, passed a trilogy of laws; namely, the Freedom of Information Act, the Prevention of Corruption Act, and the Integrity in Public Life Act. This legislative package, which represents the most comprehensive and ambitious effort undertaken by the Government of Antigua and Barbuda, ensures that good governance will be the hallmark of the Government.



Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad