Cosmología Pleyadiana



Descargar 1.62 Mb.
Página9/9
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño1.62 Mb.
Vistas167
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9
Clow, The Comet and Jupiter, Welcome to Planet Earth, Vol. 14#8.

62 Arthur C. Clark, Rama Revealed (New York: Bantam, 1995), p.1.


63 N de la T: Serie televisiva norteamericana

64 N de la T: juego de palabras en inglés: "history" - "his story"

65 R.A. Boulay, Flying Serpents and Dragons: The Story of Mankind's Reptilian Past (Clearwater, FL: Galaxy Books, 1990).

66 N de la T: Se trata de una técnica de imposición de manos.

67 Encyclopedia Britannica, Undécima Edición, vol. IV, pp. 939-41.

68 Labib Habachi, The Obelisks of Egypt, (Cairo: American University Press, 1984), PP 109-49.

69 Linda Zimmermann, Heads and Tales of Celestial Coins, Sky and Telescope, (Marzo 1995) La ilustración 11 es un dibujo adaptado, partiendo de este artículo, sobre una moneda romana que muestra las palabras "Divos Ivlis " dentro de una estrella de ocho puntas. En la moneda original hay una línea extra, si se considera "Divos Ivlis" como una línea. No obstante, esta línea extra debería ser la reservada para el nom­bre de César y no se podría aceptar que una línea pasara a través de su nombre. Los rayos de la estrella fueron cambiados para mostrar su nombre divino, haciendo que la moneda tuviese una estrella con diez rayos, inclusive "Divino César". He estu­diado literalmente cientos de monedas y símbolos de estrellas de ocho puntas, que es Nibiru, y pedí a mi ilustrador modificar ligeramente la moneda para facilitarle la comprensión al lector. Además, esta moneda es especialmente interesante porque la línea puede haber sido cambiada para dar un mayor énfasis al momento en e1 que Nibiru cruzó, aproximadamente entre 200 a.C. y 100 d.C., tal como se puede obser­var en la moneda de la p. 29, "Noble Saturno en Acuario", que tiene ocho rayos pero ligeramente ajustados. Normalmente estos símbolos eran muy exactos y tení­an ocho lados.

70 Un "shar" es la órbita de Nibiru que dura 3.600 años y, desde una perspectiva solar, las entidades de otros planetas más allá de la Tierra viven durante más tiempo. Por ejemplo, un `Jupertiano' vive doce años durante un año terrestre y un Nibiruano vive 3.600 años en un año de la Tierra; por ello, cuando los Anunnaki viajan por la Tierra, envejecen rápidamente. Éste es el hecho que hay detrás de vidas como 1a de Matusalén, de 1.000 años de duración (probablemente significa que vivió unos 30 años en la Tierra). La preocupación nibiruano con respecto al envejecimiento en la Tierra es la fuente del anhelo humano por la inmortalidad y su miedo a la muerte. Individuos que no tienen ningún implante nibiruano muestran poca preocupación por la muerte y la obsesión por 1a muerte que aprisiona a la cultura americana indi­ca lo profundamente influenciado que está por las formas de pensamiento nibiruano.

71 Habachi, Obelisks, pp. 109-49.

72 N de la T. Juego de palabras en inglés: "liability" y "ability to lie".

73 N de la T: juego de palabras en inglés: "intelligence" y "tell-it-in-your-genes"

74 N de la T: juego de palabras en inglés: " Eucharist" y "you Christ"

75 Byron E. Dix y James W Mavor, Manitou: The Sacred Landscape of New England's Native Civilization (Rochester, VT Inner Traditions, 1989).

76 La cultura de los constructores de montículos existió en la parte central de los EE.UU. desde 4.000 a.C. hasta e1 año 1.000 d.C. Fueros ellos los que construyeron colinas, pirámides y fincas.

77 John L. Brooke, The Refiner's Fire: the Making of Mormon Cosmology, 1644-1844 (Cambridge University Press, 1994), pp. 149-83.

78 Cow, Christos, pp. 41-47.

79 Todas las fuentes originales desde 300 a.C. hasta 300 d.C. están llenos de huellas de influencia nibiruana. Busque historias de "La estrella" y símbolos que tienen ocho direcciones o puntas; informes sobre entidades múltiples (especialmente rep­tiles); niños divinos y adultos divinos como Cesar, reyes divinos y papas.

80 Cristo tuvo una forma dimensional superior a la de los nibiruanos 4D; y en el momento que lograba cierto poder en la Tierra, fuera donde fuera, era imprescin­dible que fuese cubierto con un tupido velo.

81 James Binney, The Etolution of our Galaxy, Sky & Telescope (Marzo, 1995), p. 20.

82 Gordon Michael Scallion, The Earth Changes Report (Westmorland, NH). El mode­lo tetónico básico con él que trabaja Scallion, es él que más se ajusta a mi propia habilidad de "ver" las actividades del reino telúrico 2D. Scallion ha publicado The Future Map of the United States: 1998-2001, y estoy de acuerdo con su lectura de los campos energéticos y el cronometraje, pero puede que estas manifestaciones no sean físicas -puede que sean etéricas. ¡El mapa y marco conceptual de los cambio­-terrestres, utilizado por Scallion, puede que sea un mapa de Tierra que alberga enti­dades que se hayan convertido en seres multidimensionales tal como se dice en La Cosmología Pleyadiana! Es decir, las secciones de Estados Unidos que están bajo el agua en el mapa de Scallion pueden ser simplemente regiones habitadas por gentes inconscientes. Independientemente de que si este mapa representa algo físico o eté­rico, Scallion es uno de los grandes videntes de nuestro tiempo.

83 Morton Smith, Jesus the Magician (San Francisco: Harper & Row, 1978), pp.122-23.

84 Margaret Starbird, The Woman with the Alabaster Jar (Santa Fe: Bear & Company, 1993), pp. 176-79

85 Geraldine Hatch Hannon, Revisoning the Sun and Moon, The Mountain Astrologer (Abril/Mayo 1995)


86 Esta comprensión de que las conclusiones negativas con respecto a la vida son la causa de conductas repetitivas la obtuvo la autora gracias a Tom Cratsley de Lilydale, New York. Cuando Tom me explicó esto, los Pleyadianos literalmente comenzaron a gritar de que esta dinámica era la clave para entender el por qué del atasco emocionalmente en la Tierra.


87 Sitchin, 12th Planet, pp. 200-13.


88 La gente megalítica comprendió el ciclo metónico y diversos arqueoastrónomos han probado que muchos círculos antiguos de piedras fueron construidos para cal­cular las eclipses basadas en ciclos de retomo de los nodos lunares -el ciclo metó­nico. (Véase nota 3, Apéndice C) Pero ¿por qué? Dado que esto era obviamente importante para la gente megalítica y dado que los nodos lunares son tan impor­tantes en la interpretación de una carta astral, fui capaz de comprender que el ciclo metónico es la clave para la "Precipitación Galáctica" descrita en el Apéndice C.


89 Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Lincoln, Holy Blood/Holy Grail (New York: Dell, 1982).

90 Wighard Strehlow y Gottfied Hertska, Hildegard of Bingen's Medicine (Santa Fe: Bear & Company, 1988).

91 N de la T: En este caso se refiere al gobierno de los E.E.UU.

92 Frissell, Nothing is True, p.158. .


93 Mary Settegast, Plato Prehistorian: 10.000 a 5.000 B.C. Myth, Religion, Archeology (Hudson, NY: Lindisfame Press, 1990).


94 Joshua XXIV, 26; Jueces IX, 6.

95 Sitchin, Wars, p. 315.

96 N de la T: se está refiriendo al Gobierno de los EE. UU.


97 N de la T juego de palabras en inglés: "I say yah"

98 Dan Gil, How They Met: Geology Solves Lonstanding Mysten of Hezekiah's Tunnelers, vol. 20 #4 (julio/agosto 1994). Este artículo me hizo pensar que la visión que tuve durante una canalización de un grupo de cocodrilos bajo el Monte del Templo en Jerusalén, realmente podía tener una base real.


99 N de la T: El ennead egipcio son los nueve ancestros o deidades de los egipcios.


100 Clow. Signet, pp. 70-79.

101 Comentario de Gerry Clow de 1986.

102 N de la T: "Meaning" en inglés es "significado/sentido" y "mean" significa "malo".

103 Ralph Abraham, Terence McKenna y Rupert Sheldrake, Trialogues at the Edge of the West: Chaos, Creativity, and the Resacralization of the World (Santa Fe: Bear & Company, 1992).

104 Abraham, McKenna, Sheldrake, Trialogues, pp. 33.

105 Abraham, McKenna, Sheldrake, Trialogues, p. 153.

106 Tony Shearer, Lord of the Daum; Quetzalcoatl (Happy Camp, CA:Naturegraph, 1971).

107 Argüelles, Mayan Factor, pp. 32 y 148.

108 Argüelles, Mayan Factor, pp. 131-48.

109 Clow, Signet, p. 180

110 Steven McFadden, Ancient Voices, Current Affairs (Santa Fe: Bear & Company, 1992), p. 61. Mi recuento de la gente que estaba en Teotihuacan difiere del de McFadden. Yo estuve ahí y leí el recuento que se dio el día siguiente en Novedades, el periódico más importante de México City.

111 La traducción literal de 'networks' es 'trabajos de red'

112 Durante el equinoccio de primavera de 1995, un grupo de nosotros celebrábamos ceremonias con Hunbatz Men y tres monjes del Dala¡ Lama en Yukatán. Novedades informó que un millón de personas intentaron entrar en Teotihuacan para participar en las ceremonias. Sólo medio millón consiguió entrar en el complejo de templos y otro medio millón llenó todas las carreteras hacia Teotihuacan. Mucha gente, claro está, utilizaban el coche. El complejo de templos hubiera podido acoger a todos si hubieran venido andando tal como se hacía en la época antigua.

113 Giorgio de Santillana y Hertha Von Dechend, Hamlet's Mill (Boston: David. R, Godine, 1977).

114 Mi intención era describir detalladamente los campos de las nueve dimensiones en este libro. Pero 7D a 9D todavía no se han abierto para una descripción tan comple­ta como la que logré para 1D hasta 6D; aún así, conseguí bastante información sobre 7D hasta 9D. Hay dos explicaciones: Puede que las primeras seis dimensiones sean campos que operan y que las últimas tres sean herramientas para `viajar' consciente­mente; no se puede describir las herramientas de la misma manera que se describen los campos ya que sólo pueden ser utilizadas; o puede que seré capaz de explicar 7D hasta 9D una vez que la consciencia de todos nosotros como grupo se eleve.

115 Stewart Myers, Sky and Telescope, (marzo 1995), p. 8. En una carta al editor, Myers, un astrónomo aficionado, comenta que había observado que lo se había iluminado el 16 de julio de 1994, durante el impacto de un planeta. Myers escri­bió esta carta porque una astrónomo profesional, Priscilla Andrews, había infor­mado sobre la iluminación de lo en la p. 30 del número de noviembre de 1994 de Sky and Telescope.

116 N de la T En el sudeste de los EE.UU las hormigas recolectan pequeños cristales de cuarzo y los transportan a sus montículos para que reflejen la luz. Para los indígenas de esta zona, estos cristales son sagrados y los utilizan para sanar, para elaborar medica­mentos y para bendecir.


117 Según Satya, la leyenda hopi que habla del regreso de Pahana o hermano perdido, supone la fusión de la Galaxia de Andrómeda con la Galaxia de la Vía Láctea, y yo sospecho que recibiremos más información al respecto.

118 N de la T: En castellano en el original

119 Argüelles, Mayan Factor p. 131.

120 Starbird, Alabaster Jar, pp.176-79.

121 Smith, Jesus, pp-122-23. Smith demuestra cómo la eucaristía y transfiguración son prácticas típicas y trascendentales de magia y que el propósito de las prácticas mágicas es la activación del reino telúrico.

122 Richard Souther, Vision: the Music of Hildegard, Angel CD. Hildegard von Bingen, Hildegard von Bingen's Scivias (ahora bajo el nuevo título Hildegard von Bingen's Mystical Visions) (Santa Fe. Bear & Company, 1985). Hildegard von Bingen, Illuminations of Hildegard von Bingen (Santa Fe. Bear & Company, 1985).

123 Baigent, Leigh, Lincoln, Grail, pp. 55-57.

124 La Era de Acuario no es un invento de la Nueva Era. Los hechos son: la Tierra es un esferoide aplanado en los polos, el Sol cruza el ecuador celestial en un punto móvil que vuelve cada 25.920 años y las doce casas del zodíaco tienen una dura­ción de 2.160 años cada una. La Tierra está en precesión fuera de Piscis y entran­do en la Era de Acuario, un proceso que durará unos trescientos años -2010 a 2310 d.C. Tanto la cualidades de Piscis como las de Acuario, son sentidas durante la transición y en las primeras fases las vibraciones de Acuario se han podido distin­guir claramente desde los años 60. El tránsito de Urano por Acuario -1996-2003 ­y Neptuno por Acuario -1998-2012- prepararán a la humanidad para la vibración de Acuario que realmente empezará al final del Gran Calendario Maya y el comienzo del Gran Ciclo Maya, el 21 diciembre de 2012. La auténtica intensidad de la Era de Acuario no ha sido percibida por la humanidad desde el paleolítico; esta intensidad aún perdura en las pinturas de la cuevas de Magdalena.

125 Es como cuando uno medita sobre una flor de loto y se convierte en ella.


126 El lector atento se dará cuenta de que los registros están mostrando muy poca acti­vidad nibiruana durante las incursiones en la banda de Fotones, mientras que sí se informa de mucha actividad lejos de la Banda, en la profundidad de la Noche Galáctica durante las Edades de Tauro y Escorpio. Las canalizaciones de estas fases sostienen la posibilidad de que los Nibiruanos sólo pueden efectuar viajes cortos cuando la Tierra está cerca de la Banda de Fotones. Siguiendo esta línea de pen­samiento, podemos concluir que los Nibiruanos no estarán mucho aquí durante el año 3600 d.C.


127 Diane Wolstein y Samuel Noah Kramer, Inanna: Queen of Heaven and Earth, (New york: Harper & Row, 1983).


128 Al principio del libro, Satya dice que siempre se debe consultar con las mujeres referente a la guerra en la Tierra. Cuando se consulta con las mujeres, la guerra solamente es permitida si la morada está amenazada y, entonces, tanto hombres como mujeres se convierten en guerreros del hogar. Los Pleyadianos odian la gue­rra como deporte causada por seres humanos aburridos.


129 Hugh Harleston, The Keystone: A Search for Understanding (Bellaire, TX: Uac­Kan. 1984).


130 Mientras estuve en Mérida en 1995, el Gobierno mejicano hizo una encuesta para saber si los mejicanos estaban a favor o en contra de los 'Zapatistas', el movi­miento revolucionario Maya que centra su actividad sobre todo en el estado de Chiapas pero su red se extiende por todo México. Las noticias de la televisión y los periódicos informaron que un 88% de la población mejicana estaba a favor de los 'Zapatistas'.

131 Frissell, Nothing is True, pp. 155-64.

132 Argüelles, Mayan Factor, pp. 131-48.

133 Barbara Hand Clow, Harmonic Convergence (16 de Agosto) Viewed Astrologically, Welcome to Planet Earth (Mayo 1987)

134 UPI, IRAS Sighting of New Planet, San Francisco Chronicle (27 de Diciembre de 1983).

135 Yo quiero saber cuándo Saturno, Urano y Neptuno formaron una conjunción en Capricornio, dado que los tránsitos, en 1988-1991, de estos planetas representan el nivel de fuerzas estructurales que puede disparar cambios evolutivos en la Tierra.


136 John Major Jenkins, Tzolkin: Vsionary Perspectives and Calender Studies (Garbersville, CA: Borderlands. 1994), pp. 113-77. Jenkins apunta que las épocas entre las eclipses (causadas por los nodos lunares, tal como se comenta ampliamen­te en el apéndice C) duran 173 días y la época entre las conjunciones Urano/Neptuno duran 173 años. Las conjunciones Urano/Neptuno que se dan cerca del final del Calendario ejercen una tremenda influencia, ya que Urano gobierna la transformación y Neptuno gobierna el acceso al espíritu. Jenkins tam­bién las destaca como un factor mayor dentro de los Grandes Ciclos. Yo trabajo con estas conjunciones más desde la perspectiva astrológica que desde el punto de vista del investigador Maya, pero me parece fascinante que la Piedra del Calendario Azteca (que estableció la importancia de las cinco Grandes Edades y que es el salto crítico más allá de uno -3113 a.C. a 2012 d.C.- muestra el cronometraje olmeca y maya del ciclo de 25.625 años y que, a su vez, sincroniza con el cronometraje maya del factor de la precesión) fue inscrita y colocada en el centro de Tenochtitlan en 1479 d.C. -la última vez, antes de 1993, que Urano formó una conjunción con Neptuno, una época en la que esta conjunción también sincronizó con la "Ronda de Venus". La Ronda de Venus sincroniza el Tzolkin de 260 días, el Haab de 365 días y el período sinódico de Venus y esta sincronización es la base del Gran Calendario. Esta información se encuentra en los Códices de Dresde. El Tzolkin de Jenkins es una contribución sin precio que explora los literalmente sorprendentes bancos de datos de los calendarios Maya.


137 Clow, Eye, p.21. En su introducción al libro Eye of the Centuar, el físico Brian Swimme dice que el principal descubrimiento científico del siglo xx es el hallazgo de la radiación cósmica de fondo que se compone de fotones de la gama de micro­ondas del espectro electromagnético. ¿Estamos siendo `cocidos', tal vez, por los fotones pero no podemos ver el fuego ni sentir el calor, al igual que la comida en un microondas? Puede que esto suene absurdo pero los Pleyadianos siempre han insistido en que los humanos utilizan la tecnología para averiguar cómo funcionan los procesos invisibles. Ellos dicen que abandonaremos la tecnología en el momen­to en el que nos convirtamos en videntes. ¿Resultará que al final, los procesos del microondas sean la clave para el efecto de fotones? Pienso que veremos un aumen­to de interés, por parte de los científicos, en las regiones invisibles del espectro de luz.

138 Tjeerd H. Van Andel, New Views on an Old Planet: a History of Global Change (Cambridge: Cambridge University Press, 1994), p. 86.

139 Wence Horak, Ancient Ecologists, manuscrito sin publicar.

140 Canalización con Barbara Marciniak y Barbara Hand Clow, Santa Fe, Nueva Méjico, (13 de noviembre de 1992).

141 N de la T: En castellano en el original

142 Clow, Signet, pp. 111-28.

143 John Filby y Peter Filby, Astronomy for Astrologers (Wellingborough, England: The Aquarian Press, 1984), pp. 109-16.

144 Gerald S. Hawkins, Stonhenge Decoded (New York: Doubleday, 1965), p. 178. Véase también los trabajos de E.C. Krupp, Martin Brennan, John Michell, Alexander Marshack, Norman Lockyer y Alexander Thom.

145 Jenkins, Tzolkin, p. 112. Jenkins apunta que se ha establecido que los Maya divi­dieron la Eclíptica en trece constelaciones (estoy de acuerdo) y, si uno utiliza esta división, un doble tzolkin (2 x 260 días = 520 días) prácticamente es igual a un paso de una constelación eclíptica (520 días x 13 =18.5 años). Por lo tanto, trece tzolkins dobles casi son iguales a los ciclos de los nodos en torno a la Eclíptica. Semejante nivel de sincronicidad (que se encuentra en todo el calen­dario -véase nota 12, capítulo uno y nota 6 del Apéndice A) puede ser la base de los aspectos magnéticos de mi visión.

146 Argüelles, Mayan Factor, pp.145-48.


147 Al examinar la nota cuatro de este apéndice, el lector astuto puede preguntarse ¿por qué no utilizo la división Maya de trece constelaciones de la Ilustración quince? Cuando divido la Eclíptica para la adivinación, siempre utilizo la división de doce­constelaciones, ya que esta división ofrece un análisis psicológico de energías basadas en la polaridad. ¡Lo utilizo así porque funciona! Es algo que mucha gente puede entender porque refleja la manera en la que van hacia delante y hacia atrás, psico­lógicamente, conforme van cogiendo gradualmente las riendas de su vida. La divi­sión en doce pone el énfasis en las cuatro divisiones principales del año solar -sols­ticios y equinoccios- que los Maya resaltan por medio de ceremonias celebradas en lugares antiguos y que se idearon para estos momentos. La mayoría de los investiga­dores trabajan con la precesión de los equinoccios como doce Grandes Eras, pero el hecho es que las constelaciones vistas desde la Tierra, ¡pueden ser divididas en 12 ó 13 o más! Los lectores que entienden de astrología y astronomía saben que las cons­telaciones -carreteras en el cielo en las que se encuentran el Sol, la Luna y otros planetas- pierden sus patrones familiares por completo durante largas fases de tiem­po, ya que todas las estrellas viajan con velocidades diferentes en torno al Centro Galáctico. Por ello, esta división de rueda por doce revela factores solares y de pola­ridad; y el mismo marco -14 de marzo de 1994 hasta el 21 de diciembre de 2012­podría ser dividido en trece para sincronizar con el Zodíaco Maya. Esto ofrecería una interpretación que se basaría más en lo lunar y probablemente ofrecería mara­villosas sincronicidades numéricas y de calendario. Además, cuando di una confe­rencia en Nueva York en abril de 1995, una estudiante quiso saber inmediatamen­te por qué no analizaba el factor del nodo sur. Ella tenía razón. Esto ofrecería una lectura de los patrones históricos que serían atraídos para ser procesados entre el 14 de Marzo de 1994 y el 21 de diciembre de 2012. Todas estas ideas contienen un maravilloso potencial para la investigación.

148 Editado en España por Ediciones Obelisco

149 Marc. Edmund Jones, Sabian Symbols in Astrology (London & Boulder: Shambala, 1978), p. 205.

150 Robert Temple, The Sirius Mystery (New York, St. Martin's Press, 1977).

151 El camino del León, Editorial Sirio, S.A. (Málaga).

152 Musaios, The Lion Path: You Can Take It With You (Berkeley, CA: Golden Sceptre, 1988).

153 3 Barbara Hand Clow, Chiron: Rainbow Bridges Between the Inner and Outer Planets (St. Paul, MN: llewellyn, 1987).

154 Germaine Dieterlen y Marcel Griaule, Le Renard pale (Paris: Insitut d'Ethnologie, 1965).

155 Temple, Sirius, p. 3.

156 Temple, Sirius, p. 42.

157 Ken Croswell, the Alchemy of the Heavens (New York: Doubleday, 1995), p. 5.

158 William J. Broad, The Core of the Earth May Be a Gigantic Crystal Made of Iron (New York Times, 4 de abril de 1995).

159 Temple, Sirius, p. 14.

160 Esta canalización integró una combinación de datos del libro El Misterio de Sirio de Temple, de los trabajos de Zecharia Sitchin y míos. Esta canalización de Digitaria se parece mucho a lo dicho en las páginas 35-51 de El Misterio de Sirio y conforme articulé las palabras en un estado alterado de consciencia, pude "ver" una cosmo­gonía muy similar a lo que también los Dogon podían ver e, incluso, recreaban en sus ritos. Incluso yo me pregunto de dónde procede esta información de mi memo­ria celular. Después de años de intensa investigación, sólo publicó material cana­lizado que es visual y hace que mi cuerpo se estremezca. En mi opinión esto es una señal de que un canal realmente está leyendo "registros" que existen en bibliote­cas -en este caso en la biblioteca de Sirio A.


161 Aquí no puedo resistir la tentación de compartir exactamente cómo mi trabajo se relaciona con la investigación de Zecharia Sitchin. La brillante investigación de Sitchin es muy académica, mientras que la mía es muy intuitiva, aunque, una vez que recibo la información, la confronto con fuentes convencionales. La investiga­ción de Sitchin sobre Sumeria es tan perfecta e impecable como la de cualquier estudioso de Sumeria desde 1840 que sea "académicamente aceptable". Sitchin tiene un excelente fondo académico como estudioso de la Biblia; se graduó en la universidad de Londres en económicas y es uno de los cien estudiosos que lee sumerio. Sus descubrimientos turbadores fueron saludados con el juicio académi­co más ofensivo -el silencio total- emitido por individuos que se atreven a lla­marse a sí mismos 'estudiosos'. Sitchin utiliza una metodología exclusivamente académica tradicional y lo que, de verdad, temen los estudiosos son sus conclusio­nes. Cuando yo recibo información histórica en una sesión de regresión a vidas pasadas o a través de la canalización que desconozco y luego me entero en las fuen­tes originales de los mismos datos y informaciones, ¡lo llamo un 'bingo'! En el caso Sitchin, yo había leído en 1972 su "llth Planet", antes de recibir mis propios datos intuitivos sobre los Annunaki o Nibiruanos. En 1982, tuve, por primera vez, acceso a una entidad nibiruana durante una regresión y después contacté con varias entidades en cuatro o cinco ocasiones entre 1982 y 1988. Publiqué algunos de mis propios datos sobre ellos en Heart of the Christos y seguiré recibiendo tanta información como me sea posible dado que su repercusión en nosotros es tan grave.

162 Marciniak, Mensajeros del Alba. Barbara Marciniak era el primer canal que yo conozco que utilizó el término "Biblioteca Viviente" para describir la biblioteca biológica, Tierra.


163 Véase una ilustración de esta escena, por Angela Werneke, en Signet of Atlantis, P.90.

164 `I' suena en inglés como 'ai'

165 Ahmed Osman, Moses: Pharao of Egypt (London: Paladin, 1991), pp. 162-73. Éste es uno de los casos en los que yo canalicé información y encontré `a posterior una interpretación sorprendentemente parecida. Mr. Osman me envió Moses para una posible publicación americana en 1993 ó 1994 pero lo guardé ya que no estaba en la línea editorial de Bear & Company. Retomé este libro después de canalizar el material sobre Akhenaton a principios del año 1995 y por eso me parece que la información presentada aquí sobre Moisés y Akhenaton es muy exacta y la con­tribución de Mr. Osman muy significativa.

166 Los ciclos de Chiron y Digitaria son de cincuenta años y, por lo tanto, estos patro­nes se desplegarán nuevamente y 'si el resultado será positivo o negativo depende­rá de lo que elija la gente.

167 Ambos libros están editados por ediciones Obelisco.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos