Corte interamericana de derechos humanos caso coc max y otros (masacre de xamáN) vs. Guatemala sentencia de 22 de agosto de 2018


ANEXO A PERSONAS INDICADAS COMO VÍCTIMAS POR LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU INFORME DE ADMISIBILIDAD Y FONDO 28/161



Descargar 0.68 Mb.
Página6/8
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño0.68 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8

ANEXO A

PERSONAS INDICADAS COMO VÍCTIMAS POR LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU INFORME DE ADMISIBILIDAD Y FONDO 28/161

1.-Abel Ramírez Pérez, 2.-Andrés Miguel Mateo, 3.-Hilaria Morente de la Cruz, 4.-Juana Jacinto Felipe, 5.-Manuela Mateo Antonio, 6.-Pablo Coc Coc, 7.-Pedro Diego Andrés, 8.-Pedro Medina Sánchez, 9.- Carlos Fernando Chop Chic, 10.-Santiago Coc, 11.-Maurilia Coc Max, 12.-Santiago Maquín Quip, 13.-Gerardo Maldonado Sales, 14.-Rosendo Morales Ortíz; 15.-Aurelio Hernández Morales, 16.-Carmen Caal Saqui, 17.-Eliseo Hernández Morales, 18.-Francisco Hernández, 19.-Jacinta Matón Raymundo, 20.-Josefa Mendoza Aguilar, 21.-Juana Andrés Maldonado, 22.-Juana Felipe Velásquez, 23-Marcos Jolomná Yat, 24.-Martín Quip Mucú, 25.-Mateo Pedro, 26.-Natividad Sales Calmo, 27.-Pascual José Pascual, 28.-Pedro Daniel Carrillo López, 29.-Ricardo Pop Caal, 30.-Rosenda Sales Ortíz, 31.-Santiago Cajbón Quip, 32.-Santos Choc Coc, 33.-Víctor Carrillo Morales, 34.-Micaela Pascual Juan, 35.-José Hernández, 36.-Germán Cajbón Choc, 37.-Efraín Grave Morente, 38.-Juan Medina Toma, 39.-Rolando Hernández Maldonado, 40.-Tomás Grave Morente, 41.-José María Grave, 42.- Fermina Grave Morente, 43.-Marselo Grave Morente, 44.-Margarita Grave Morente, , 45.-Anastacio Chop García, 46.-Daniela Catarina Chic López, 47.-Manuela Toma Gómez, 48.-María Medina Toma, 49.-Antonio Medina Toma, 50.-Domingo Medina Toma, 51.-Diego Medina Toma, 52.-Pedro Medina Toma, 53.-Antonio Medina Toma, 54.-Teresa Medina Toma, 55.-Joel Medina Toma, 56.-Carlos Medina Toma, 57.-Atilana Hernández Maldonado, 58.-Mario Alberto Ramírez Hernández, 59.-Fabiana Ramírez Hernández, 60.-Juan Ramírez Hernández, 61.-José Eduardo Ramírez Hernández, 62.-Marcos Ramírez Hernández, 63.-María Alicia Ramírez Hernández, 64.- Roberto Rafael Ramírez Hernández, 65.-Ramón Mateo, 66.- Florinda Sales Jacinto, 67.-Adelina Sales Jacinto, 68.- Petrona Miguel Méndez, 69.-Angelina Diego Miguel, 70.-Andrés Diego Miguel, 71.-Lucía Diego Miguel, 72 .-Diego Diego Miguel, 73.-Pedro Coc Chén, 74.- Victoria Max Yat, 75.- Feliciana Cajbón Hu, 76.- María Coc Cajbón, 77.- José Coc Cajbón, 78.- Anastacia Coc Cajbón, 79.-Petrona Coc Cajbón, 80.- Irene Coc Cajbón, 81.- Salvador Coc Cajbón, 82-Ana Coc Cajbón, 83.- Juana Juan, 84.- María Miguel Juan, 85.- Dolores Miguel Bartolo, 86.-Francisco Miguel Bartolo, 87.-Manuela Pop Choc, 88.-Francisco Quip Choc, 89.-Petrona Quip Pop, 90.-Margarita Quip Pop, 91.-Martín Maquín Quip Pop, 92.-Dominga Maquín Pop, 93.-Santiago Quip Pop, 94.-José Morales Ortíz, 95.-Cruz Maldonado Silvestre, 96. Martalia Hernández Maldonado, 97.-Andrés Hernández Maldonado, 98.-Florencia Hernández Maldonado, y 99.-Cristina Grave Morente.




ANEXO B
PERSONAS DETERMINADAS COMO VÍCTIMAS POR LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN SU SENTENCIA2
B.1

PERSONAS VÍCTIMAS DE LA VIOLACIÓN A LOS DERECHOS A LAS GARANTÍAS JUDICIALES Y A LA PROTECCIÓN JUDICIAL (ARTÍCULOS 8.1 Y 25.1 DE LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS)

1.-Santiago Maquín Quip; 2.-Gerardo Maldonado Sales; 3.-Rosendo Morales Ortíz; 4.-Aurelio Hernández Morales; 5.-Carmen Caal Saqui; 6.-Eliseo Hernández Morales; 7.-Francisco Hernández; 8.-Jacinta Matón Raymundo; 9.-Josefa Mendoza Aguilar; 10.-Juana Andrés Maldonado; 11.-Juana Felipe Velásquez; 12.-Marcos Raymundo Jolomná Yat; 13.-Martín Quip Mucú; 14.-Mateo Pedro; 15.-Natividad Sales Calmo; 16.-Pascual José Pascual; 17.-Pedro Daniel Carrillo López; 18.-Ricardo Pop Caal; 19.-Rosenda Sales Ortíz; 20.-Santiago Cajbón Quip; 21.-Santos Choc Coc; 22.-Víctor Carrillo Morales; 23.-Micaela Pascual Juan; 24.-José Hernández ; 25.-Germán Cajbón Choc; 26.-Efraín Grave Morente; 27.-Juan Medina Toma; 28.-Rolando Hernández Maldonado; 29.-Tomás Grave Morente; 30.-José María Grave; 31.- Fermina Grave Morente; 32.-Marselo Grave Morente; 33.-Margarita Grave Morente; 34.-Anastacio Chop García; 35.-Daniela Catarina Chic López; 36.-Manuela Toma Gómez; 37.-María Medina Toma; 38.-Antonio Medina Toma; 39.-Domingo Medina Toma; 40.-Diego Medina Toma; 41.-Pedro Medina Toma; 42.-Antonio Medina Toma3; 43.-Teresa Medina Toma; 44.-Joel Medina Toma; 45.-Carlos Medina Toma; 46.-Atilana Hernández Maldonado; 47.-Mario Alberto Ramírez Hernández; 48.-Fabiana Ramírez Hernández; 49.-Juan Ramírez Hernández; 50.-José Eduardo Ramírez Hernández; 51.-Marcos Enrique Ramírez Hernández; 52.-María Alicia Ramírez Hernández; 53.- Roberto Rafael Ramírez Hernández; 54.-Ramón Mateo; 55.- Florinda Sales Jacinto; 56.-Adelina Sales Jacinto; 57.- Petrona Miguel Méndez; 58.-Angelina Diego Miguel; 59.-Andrés Diego Miguel; 60.-Lucía Diego Miguel; 61.-Diego Diego Miguel; 62.-Pedro Coc Chén; 63.- Victoria Max Yat; 64.- Feliciana Cajbón Hu; 65.- María Coc Cajbón; 66.- José Coc Cajbón; 67.- Anastacia Coc Cajbón; 68.-Petrona Coc Cajbón; 69.- Irene Coc Cajbón; 70.- Salvador Coc Cajbón; 71-Ana Coc Cajbón; 72.- Juana Juan; 73.- María Miguel Juan; 74.- Dolores Miguel Bartolo; 75.-Francisco Miguel Bartolo; 76.-Manuela Pop Choc; 77.-Francisco Quip Choc; 78.-Petrona Quip Pop; 79.-Margarita Quip Pop; 80.-Martín Maquín Quip Pop; 81.-Dominga Maquín Pop; 82.-Santiago Quip Pop; 83.-José Morales Ortíz; 84.-Cruz Maldonado Silvestre; 85. Martalia Hernández Maldonado; 86.-Andrés Hernández Maldonado; 87.-Florencia Hernández Maldonado; 88.-Cristina Grave Morente, y 89.- Eulalia Antonio


B.2

PERSONAS VÍCTIMAS DE LA VIOLACIÓN AL DERECHO A LA VIDA EN RELACIÓN CON LA OBLIGACIÓN DE RESPETAR LOS DERECHOS SIN DISCRIMINACIÓN (ARTÍCULOS 4.1 Y 1.1 DE LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS)

1.-Abel Ramírez Pérez, 2.-Andrés Miguel Mateo, 3.-Hilaria Morente de la Cruz, 4.-Juana Jacinto Felipe, 5.-Manuela Mateo Antonio, 6.-Pablo Coc Coc, 7.-Pedro Diego Andrés, y 8.-Pedro Medina Sánchez.



B.3

PERSONAS VÍCTIMAS DE LA VIOLACIÓN AL DERECHO A LA INTEGRIDAD PERSONAL, POR HERIDAS SUFRIDAS, EN RELACIÓN CON LA OBLIGACIÓN DE RESPETAR LOS DERECHOS SIN DISCRIMINACIÓN (ARTÍCULOS 5.1 Y 1.1 DE LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS)

1.-Aurelio Hernández Morales, 2.-Carmen Caal Saqui, 3.-Eliseo Hernández Morales, 4.-Francisco Hernández, 5.-Jacinta Matón Raymundo, 6.-Josefa Mendoza Aguilar, 7.-Juana Andrés Maldonado, 8.-Juana Felipe Velásquez, 9.-Marcos Jolomná Yat, 10.-Martín Quip Mucú, 11.-Mateo Pedro, 12.-Natividad Sales Calmo, 13.-Pascual José Pascual, 14.-Pedro Daniel Carrillo López, 15.-Ricardo Pop Caal, 16.-Rosenda Sales Ortíz, 17.-Santiago Cajbón Quip, 18.-Santos Choc Coc, 19.-Víctor Carrillo, 20.-Micaela Pascual, 21.-José Hernández, 22.-Germán Cajbón Choc, 23.-Efraín Grave Morente, 24.-Juan Medina Toma, 25.-Rolando Hernández Maldonado, 26.-Tomas Grave Morente, 27.-Santiago Maquín Quip, 28.-Gerardo Maldonado Sales y 29.-Rosendo Morales Ortiz.




B.4

PERSONAS VÍCTIMAS DE LA VIOLACIÓN AL DERECHO A LA VIDA EN RELACIÓN CON LOS DERECHOS DEL NIÑO Y CON LA OBLIGACIÓN DE RESPETAR LOS DERECHOS SIN DISCRIMINACIÓN (ARTÍCULOS 4.1, 19 Y 1.1 DE LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS)

1.-Carlos Fernando Chop Chic, 2.-Santiago Coc, y 3.-Maurilia Coc Max.


B.5

PERSONAS VÍCTIMAS DE LA VIOLACIÓN AL DERECHO A LA INTEGRIDAD PERSONAL POR SU CONDICIÓN DE FAMILIARES DE PERSONAS FALLECIDAS (ARTÍCULOS 5 Y 1.1 DE LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS)

A) Familiares de Hilaria Morente de la Cruz (fallecida): 1.-José María Grave (esposo o conviviente); 2.- Fermina Grave Morente (hija); 3.-Marselo Grave Morente (hijo) 4.-Margarita Grave Morente (hija), 5.-Cristina Grave Morente (hija), 6.- Efraín Grave Morente (hijo), y 7.- Tomás Grave Morente (hijo).

B) Familiares de Carlos Fernando Chop Chic (niño fallecido): 8.-Anastacio Chop García y 9.-Daniela Catarina Chic López (madre).

C) Familiares de Pedro Medina Sánchez (fallecido): 10.-Manuela Toma Sánchez (esposa o conviviente); 11.-María Medina Toma (hija); 12.-Antonio Medina Toma (hijo); 13.-Domingo Medina Toma (hijo); 14.-Diego Medina Toma (hijo); 15.-Pedro Medina Toma (hijo); 16.-Antonio Medina Toma (hijo); 17.-Teresa Medina Toma (hija); 18.-Joel Medina Toma (hijo); 19.-Carlos Medina Toma (hijo), y 20.- Juan Medina Toma (hijo).

D) Familiares de Abel Ramírez Pérez (fallecido): 21.-Atilana Hernández (esposa o conviviente); 22.-Mario Alberto Ramírez Hernández (hijo); 23.-Fabiana Ramírez Hernández (hija); 24.-Juan Ramírez Hernández (hijo); 25.-José Ramírez Hernández (hijo); 26.-Marcos Ramírez Hernández (hijo); 27.-María Alicia Ramírez Hernández (hija), y 28.- Roberto Rafael Ramírez Hernández (hijo).

E) Familiar de Manuela Mateo Antonio (fallecida): 29.-Ramón Mateo (padre), y 30.- Eulalia Antonio (madre).

F) Familiares de Juana Jacinto Felipe (fallecida): 31.- Florinda Sales Jacinto (hija) y 32.-Adelina Sales Jacinto (hija).

G) Familiares de Pedro Diego Andrés (fallecido): 33.- Petrona Miguel Mendez (esposa o conviviente); 34.-Angelina Diego Miguel (hija); 35.-Andrés Diego Miguel (hijo); 36-Lucía Diego Miguel (hija), y 37.-Diego Diego Miguel (hijo).

H) Familiares de Maurilia Coc Max (niña fallecida): 38.-Pedro Coc Chén (padre) y 39.- Victoria Max Yat (madre).

I) Familiares de Pablo Coc Coc (fallecido): 40.- Feliciana Cajbón Hu (esposa o conviviente); 41.- María Coc Cajbón (hija); 42.- José Coc Cajbón (hijo); 43.- Anastacia Coc Cajbón (hija); 44.-Petrona Coc Cajbón (hija); 45.- Irene Coc Cajbón (hija); 46.- Salvador Coc Cajbón (hijo) y 47.-Ana Coc Cajbón (hija).



J) Familiares de Andrés Miguel Mateo (fallecido): 48.- Juana Juan (esposa o conviviente); 49.- María Miguel Juan (hija); 50.- Dolores Miguel Bartolo (hija), y 51.-Francisco Miguel Bartolo (hijo).

**El Juez Eduardo Vio Grossi, Vicepresidente de la Corte, por razones de fuerza mayor aceptadas por el Pleno del Tribunal, no participó en la deliberación y firma de la presente Sentencia.

1 Expresó que lo hizo “ante la ausencia de una reparación integral” y la “necesidad de obtención de justicia”.

1 De modo previo, a través de una serie de comunicaciones entre la Secretaría de la Corte y personas y organizaciones relacionadas a aquellas que habían actuado como peticionarias (supra párr. 2), fue precisada la representación de las presuntas víctimas en el caso. Al respecto, por medio de comunicaciones de dicha Secretaría de 6 de enero de 2017 dirigidas a tales personas y organizaciones, se indicó que “siguiendo instrucciones del Presidente de la Corte […], se tendrá como único representante de las presuntas víctimas, a todos los efectos pertinentes relacionados con el trámite del caso ante la Corte […], al Grupo de Apoyo Mutuo (GAM)”.

2 El 13 de febrero de 2017 el Estado designó como Agentes a Víctor Hugo Godoy Morales y María José Ortiz Samayoa. El 26 de septiembre de 2017 Guatemala informó de la designación del nuevo Presidente de la Comisión Presidencial Coordinadora de la Política del Ejecutivo en Materia de Derechos Humanos (COPREDEH), el señor Jorge Luis Borrayo Reyes. El 6 de noviembre de 2017 informó de la designación del nuevo Director Ejecutivo de COPREDEH, el señor Felipe Sánchez González.

3 Por razones de fuerza mayor, la Resolución fue emitida por Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot, entonces Vicepresidente de la Corte, quien asumió en esa fecha la Presidencia en ejercicio respecto del caso, de conformidad con los artículos 4.2 y 5 del Reglamento.

4 Cfr. Caso Coc Max y otros Vs. Guatemala. Convocatoria a audiencia. Resolución del Presidente de la Corte de 13 de diciembre de 2017. Disponible en: http://www.corteidh.or.cr/docs/asuntos/cocmax_13_12_17.pdf

5 A esta audiencia comparecieron: a) por la Comisión: la abogada de la Secretaría Ejecutiva, Selene Soto Rodríguez; b) por los representantes de las presuntas víctimas: Efraín Grave Morente, representante de la Comunidad “Aurora 8 de Octubre”; el abogado Maynor Estuardo Alvarado Galeano y la abogada Karla Lorena Campos Flores, y c) por el Estado de Guatemala: el embajador Juan Carlos Orellana Juárez; Felipe Sánchez González, Director Ejecutivo de COPREDEH; Lourdes Woolfolk Contreras, Directora de Seguimiento de Casos Internacionales en Materia de Derechos Humanos de COPREDEH, y Blanca Mariola Castañeda López, Agente Fiscal del Ministerio Público.

6 El 1 de febrero de 2018 los representantes solicitaron medidas provisionales a favor de “todos los miembros de la [C]omunidad”. Después, cuando se les requirió “información detallada” sobre su pedido, identificaron solo a las cinco personas nombradas (Cfr. Caso Coc Max y otros Vs. Guatemala. Adopción de Medidas Provisionales. Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 8 de febrero de 2018, Considerando 7).

1 La Comisión señaló que los hechos ocurrieron hace más de veinte años, y que si bien muchas personas indígenas conservan sus nombres originarios, al ser inscritos ante el registro civil se consignan sus nombres de la manera más directa al castellano. Indicó que si bien corresponde identificar a las personas en la mayor medida de lo posible, debe seguirse “ciertos estándares de razonabilidad y flexibilidad”.

2 Caso Masacres de Río Negro Vs. Guatemala. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 4 septiembre de 2012 Serie C No. 250, párr. 48, y Caso Trabajadores Cesados de Petroperú y otros Vs. Perú. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 23 de noviembre de 2017. Serie C No. 344, párr. 55.

3 Cfr. Caso Masacres de Río Negro Vs. Guatemala, supra, párrs. 48 a 51, y Caso Trabajadores Cesados de Petroperú y otros Vs. Perú, supra, párrs. 61 y 62.

1 Cfr. Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Fondo. Sentencia de 29 de julio de 1988. Serie C No. 4, párr. 140, y Caso Amrhein y otros vs. Costa Rica. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 25 de abril de 2018. Serie C No. 35, párr. 173.

2 En ese acto se incorporó al acervo probatorio, como prueba documental, videograbaciones de declaraciones de 17 personas, y cuatro peritajes rendidos en otros procesos seguidos ante este Tribunal. Los peritajes incorporados, como prueba documental, fueron los de Alejandro Rodríguez y Cristian Correa, dictados en el Caso Miembros de la Aldea Chichupac y Comunidades Vecinas del Municipio de Rabinal Vs. Guatemala, así como los peritajes rendidos por los Michael Paul Hermann, Juan Méndez y Rosalina Tuyuc, en el Caso de las Masacres de Río Negro Vs. Guatemala. Las videograbaciones incorporadas incluyen declaraciones de las siguientes personas: Atilina Hernández Maldonado, Efraín Grave Morente, Eliseo Hernández Morales, Florinda Sales Jacinto, José Coc Cajbón, María Medina, María Miguel, Mario Alberto Ramírez Hernández, Manuela Toma Gómez, Natividad Sales Calmo, Pedro Coc Chén, Petrona Miguel Méndez, Ramón Mateo, Rolando Hernández Maldonado, Ricardo Pop Caal, Santos Choc Coc y Tomás Grave Morente. La incorporación de los peritajes fue solicitada por la Comisión, y las declaraciones fueron presentadas por los representantes. Cfr. Caso Coc Max y otros Vs. Guatemala. Convocatoria a audiencia, supra, Considerandos 12 a 20 y puntos resolutivos 11 y 12.

3 Tres son declaraciones testimoniales ante el Tribunal Primero de Sentencia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de a) Efraín Grave Morente; b) Natividad Sales Calmo, y c) Tomás Grave Morente. Los otros dos son “fotografías del lugar de los hechos” y “[d]ocumentos del Programa Nacional de Resarcimiento”.

4 Son los siguientes: a) “Documento que contiene cómputo de penas”; b) “Escrituras de propiedad de la tierra de la [C]omunidad Aurora 8 de Octubre”; c) “Acuerdo suscrito ente las Comisiones Permanentes de Representantes de los Refugiados guatemaltecos en México y el Gobierno de Guatemala”; d) “Comunicaciones enviadas a COPREDEH”; e) “Documentación de soporte sobre gastos realizados por [los] respresenta[ntes]”; f) “Acuerdo para el reasentamiento de las poblaciones desarraigadas por el enfrentamiento armado, Oslo, 17 de junio de 1994”, y g) “Convención sobre el Estatuto de los Refugiados”.

5 En cuanto a las consideraciones estatales sobre la falta de comprobantes en relación con ese documento, este Tribunal entiende que se refieren a su valor probatorio y no afecta su admisibilidad.

6 En efecto: a) se preguntó por el título jurídico de la tierra en que se instaló la Comunidad “Aurora 8 de Octubre”, y con ello tienen relación los documentos señalados como: i.- “Escrituras de propiedad de la tierra de la [C]omunidad Aurora 8 de Octubre”; ii.- “Acuerdo suscrito ente las Comisiones Permanentes de Representantes de los Refugiados guatemaltecos en México y el Gobierno de Guatemala”, y iii.- “Acuerdo para el reasentamiento de las poblaciones desarraigadas por el enfrentamiento armado, Oslo, 17 de junio de 1994”, b) se preguntó por el tiempo fijado en las condenas privativas de libertad y a ello se refiere el “[d]ocumento que contiene cómputo de penas”, y c) se preguntó por el proceso de solución amistosa y a ello se refieren las “[c]omunicaciones enviadas a COPREDEH”.

7 Cfr. Certificados de nacimiento y defunción de Pedro Daniel Carrillo López, emitidos el 8 y el 6 de agosto de 2018, respectivamente, adjuntos a la comunicación de los representantes de 16 de agosto de 2018 (expediente de fondo, folios 899 y 900).

8 La Comisión indicó: a) como anexo 1 al Informe de Fondo el documento que identificó como “CEH, Guatemala: Memoria del Silencio, Conclusiones y Recomendaciones, párrs. 85-88”, y b) como anexo 2 al Informe de Fondo el documento que identificó como “CEH, Guatemala: Memoria del Silencio, Tomo VI, Casos Ilustrativos, Anexo 1, Caso ilustrativo No. 3: Masacre de Xamán”. Ambos documentos forman parte de uno: el documento “Guatemala: Memoria del Silencio”, de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, que la Corte tendrá en cuenta en su integralidad, dado que los anexos 1 y 2 al Informe de Fondo forman parte de ese documento y teniendo en cuenta las consideraciones del Estado sobre el mismo (infra párr. 26). El documento fue tomado de internet: http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/guatemala-memoria-silencio/guatemala-memoria-del-silencio.pdf (en adelante se hará referencia al documento como “CEH, Guatemala: Memoria del Silencio”). Los sitios de internet señalados en la presente Sentencia fueron consultados por última vez en la fecha en que la misma fue emitida; es decir, el 22 de agosto de 2018.

9 Los objetos de estas declaraciones se encuentran establecidos en la Resolución de la Presidencia de 13 de diciembre de 2017 (cfr. Caso Coc Max y otros Vs. Guatemala. Convocatoria a audiencia, supra).

10 Cfr. Caso Coc Max y otros Vs. Guatemala. Convocatoria a audiencia, supra, Considerando 23.

11 La Corte advierte que en el escrito de solicitudes y argumentos los representantes, al solicitar la diligencia, adujeron también que la misma serviría como “medida precautoria para quienes su vida se encuentra en riesgo”. Respecto a tal aducida situación de riesgo, resulta pertinente remitirse a las medidas provisionales adoptadas (supra párr. 10).

1 En ese marco, la Corte tendrá en cuenta precisiones pertinentes que surgen de la prueba, inclusive información sobre los hechos presentada por las partes en el trámite ante la Comisión, allegada a la Corte como prueba documental.

2 Cfr. Caso Masacre Plan de Sánchez Vs. Guatemala. Fondo. Sentencia de 29 de abril de 2004. Serie C No. 105, párr. 42.1; Caso García y Familiares Vs. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 29 noviembre de 2012. Serie C No. 258, párr. 51, y Caso Miembros de la Aldea Chichupac y comunidades vecinas del Municipio de Rabinal Vs. Guatemala. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 30 de noviembre de 2016. Serie C No. 328, párr. 76.

3 Caso Miembros de la Aldea Chichupac y comunidades vecinas del Municipio de Rabinal Vs. Guatemala supra, párr. 76. También, de modo similar, Caso Myrna Mack Chang Vs. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 25 de noviembre de 2003. Serie C No. 101, párr. 134.9.

4 CEH, Guatemala: Memoria del Silencio, supra, Capítulo II: Las violaciones de los derechos humanos y los hechos de violencia y sus responsables, párr. 82.

5 Cfr. Caso Gudiel Álvarez y Otros Vs. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de noviembre de 2012. Serie C No. 253, párr. 54, y Caso García y Familiares Vs. Guatemala, supra, párr. 51.

6 Cfr. Caso Masacres de Río Negro Vs. Guatemala, supra, párr. 58.

7 Cfr. Caso Masacres de Río Negro Vs. Guatemala, supra, párr. 58.

8 Cfr. Caso Bámaca Velásquez Vs. Guatemala. Fondo. Sentencia de 25 de noviembre de 2000. Serie C No. 70, párr. 132, y Caso García y Familiares Vs. Guatemala, supra, párr. 54.

9 “Acuerdo sobre el Cronograma para la implementación del cumplimiento y verificación de los acuerdos de paz”, de 29 de diciembre de 1996 (expediente de prueba, anexo 5 a la contestación, folios. 5397 a 5429).

10 Cfr. CEH, Guatemala: Memoria del Silencio, supra, Conclusiones y Recomendaciones, párr. 66.

11 Los hechos indicados en este párrafo fueron señalados en los párrafos 42 a 44 del Informe de Fondo, bajo el título “Hechos probados”. La Comisión, como fuente de los mismos, citó un sitio de internet en el que habría verificado la “Carta de Entendimiento”, así como un documento que identificó como “CIDH, Cuarto informe sobre la situación de los derechos humanos en Guatemala, 1 de junio de 1993”.

12 Cfr. Acuerdo suscrito entre las CCPP y el Gobierno de Guatemala; Guatemala, 8 de octubre de 1992 (expediente de prueba, anexo 3 a los alegatos finales escritos de los representantes, folios 5575 a 5583). Tomás Grave Morente declaró ante la Corte Interamericana, en la audiencia pública celebrada el 9 de febrero de 2018, que para regresar de México se negociaron acuerdos que garantizaran a la gente que no volverían a matarla si regresaban, logrando así, que el gobierno firmara que sí existía garantía para el retorno masivo. En el mismo sentido, Natividad Sales, en su declaración ante la Corte Interamericana, en la audiencia pública celebrada el 9 de febrero de 2018, señaló que se formaron las CCPP que intentaron llegar a acuerdos con el Gobierno para garantizar los derechos de las personas que retornaran.

13 CEH, Guatemala: Memoria del Silencio, supra, Tomo VI, Casos Ilustrativos, Anexo 1, Caso Ilustrativo 3: Masacre de Xamán.

14 Los hechos indicados en este párrafo fueron señalados en el párrafo 47 del Informe de Fondo, bajo el título “Hechos probados”. La Comisión, como fuente de los mismos, citó un documento que identificó como “CIDH, Cuarto informe sobre la situación de los derechos humanos en Guatemala, 1 de junio de 1993”.

15 Cfr. CEH, Guatemala: Memoria del Silencio, supra, Tomo VI, Casos Ilustrativos, Anexo 1, Caso Ilustrativo 3: Masacre de Xamán, y también declaraciones de Efraín Grave Morente por afidávit (expediente de fondo, folios 601 a 611) y de Tomás Grave Morente ante la Corte Interamericana, supra. Ellos relataron los motivos por los cuales su familia vivió en México y aquellos por los cuales regresaron a Guatemala. Asimismo, Natividad Sales Calmo, ante la Corte Interamericana, en la audiencia pública celebrada el 9 de febrero de 2018, relató los hechos que motivaron a las personas a salir de Guatemala y refugiarse en México

16 Cabe hacer notar que también las autoridades judiciales guatemaltecas calificaron lo acontecido como “masacre” (cfr. Sentencia del Tribunal de Sentencia Penal de Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente del departamento de Alta Verapaz de 8 de julio de 2004 (expediente de prueba, anexo 29 al Informe de Fondo, folios 934 a 1424) En adelante se referirá esta decisión judicial como “sentencia de 8 de julio de 2004”).

17 CEH, Guatemala: Memoria del Silencio, supra, Tomo VI, Casos Ilustrativos, Anexo 1, Caso Ilustrativo 3: Masacre de Xamán. La CEH señaló que la patrulla estaba integrada por 26 soldados, incluyendo un niño. Pese a ello, la declaración rendida por AHM, que fue remitida a la Comisión junto con la petición inicial, y aportada ante la Corte como prueba documental, refiere 27 soldados, inclusive un niño (cfr. expediente de prueba, anexo 3 al Informe de Fondo, folios 10 a 15). Se aclara que en la presente Sentencia se señala con iniciales a algunas personas cuya actuación consta en documentos de actuaciones internas y sin que surja que hayan tenido relación con el trámite del caso en el ámbito internacional o intervención alguna ante la Comisión Interamericana o la Corte Interamericana.

18 Cfr. Declaración rendida por AHM, supra. De acuerdo con la sentencia de 8 de julio de 2004 (infra párr. 64), los soldados fueron vistos por primera vez a las 10 horas, luego de lo cual se apartaron del camino principal pasando por un área boscosa cercana a las instalaciones de una escuela, siendo observados por niños y/o niñas que se encontraban en hora de recreo, quienes alertaron a las autoridades escolares (cfr. sentencia de 8 de julio de 2004, supra y, en igual sentido, la declaración rendida por A, de quien en la misma se señala miembro de la Comunidad, que fue remitida a la Comisión junto con la petición inicial, y aportada ante la Corte como prueba documental (expediente de prueba, anexo 3 al Informe de Fondo, folios 5 a 8).Tomás Grave Morente, en su declaración ante la Corte Interamericana , supra, , sostuvo que cuando los pobladores escucharon que había presencia de soldados, se fueron acercando a ver qué estaba pasando.

19 Cfr. sentencia de 8 de julio de 2004, supra.

20 Efraín Grave Morente manifestó que los militares señalaron que se perdieron y que luego cambiaron la versión e indicaron que querían participar de las actividades de conmemoración por el año de existencia de la Comunidad (cfr. declaración testimonial de Efraín Grave Morente ante el Organismo Judicial Guatemala, C.A (expediente de prueba, anexo 1 a los alegatos finales escritos del Estado, folios 5511 a 5516); declaración dada en videograbación incorporada como prueba documental, adjunta al escrito de solicitudes y argumentos y declaración rendida ante la Corte por afidávit, supra. La sentencia condenatoria de 8 de julio de 2004 señala la versión de que los integrantes del ejército solicitaron participar en las festividades previstas para conmemorar el primer aniversario de la Comunidad (cfr. sentencia de 8 de julio de 2004, supra). También se ha indicado que se exigió a los militares ingresar al centro de la Comunidad, para que explicasen su presencia en el lugar (cfr. CEH, Guatemala: Memoria del Silencio, supra, Tomo VI, Casos Ilustrativos, Anexo 1, Caso Ilustrativo 3: Masacre de Xamán).

21 Cfr. sentencia de 8 de julio de 2004, supra.

22 Cfr. Declaración rendida por A, supra.

23 Cfr. Declaración rendida por PAR que fue remitida a la Comisión junto con la petición inicial, y aportada ante la Corte como prueba documental (expediente de prueba, anexo 3 al Informe de Fondo folios 15 a 18).

24 Cfr. sentencia de 8 de julio de 2004, supra. Distintas declaraciones de sobrevivientes de la masacre señalaron que se les indicó a los soldados que se llamaría a MINUGUA a fin de determinar si podía o no ingresar. Puede confrontarse, en ese sentido, la declaración Testimonial ante el Organismo Judicial Guatemala, C.A, de Efraín Grave Morente, supra, y su declaración ante la Corte, supra.

25 Cfr. sentencia de 8 de julio de 2004, supra.

26 Declaración Testimonial de Efraín Grave Morente ante el Organismo Judicial Guatemala, C.A, supra, en la que indica que intentó salir, pero en principio no pudo, porque toda la gente estaba corriendo rápidamente y que, cuando logró salir, recibió un disparo en el estómago. En el mismo sentido se manifestó Tomás Grave Morente, tanto en su declaración ante el Organismo Judicial Guatemala, C.A (expediente de prueba, anexos a los alegatos finales escritos del Estado, folios 5522 a 5528), como en su declaración ante la Corte Interamericana, supra.

27 Declaración rendida por A, supra; Declaración de Tomás Grave Morente ante el Organismo Judicial Guatemala, C.A, supra.

28 Cfr., en ese sentido, la declaración rendida por A, supra.

29 Cfr. sentencia de 8 de julio de 2004, supra. Respecto al apellido del niño, consta como “Coc” en el Anexo único del Informe de Fondo; como “Coc Pop” en el párr. 54 del Informe de Fondo; como “Coc Tut” en el escrito de solicitudes y argumentos; “Pop Tut” en la comunicación del Estado a la Comisión de 24 de mayo de 1996 (cfr. expediente de prueba, anexo 13 al Informe de Fondo, folio 209); como “Tut” en el informe de necropsia del Departamento Médico Forense, de la República de Guatemala de 10 de octubre de 1995 (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 1754 a 2877), y como “Pop Tut […] o Tut” en la sentencia de 8 de julio de 2004. La Corte se referirá a esta persona como “Santiago Coc”, dejando aclarado que, como surge de lo expuesto, su apellido puede ser distinto.

30 La identificación de las personas muertas y heridas aludidas se hace siguiendo señalamientos efectuados por la Comisión y las partes, y se enuncia en los Anexos B.2, B.3 y B.4 de la presente Sentencia, que integran la misma.

31 Cfr. Comunicación de los peticionarios a la Comisión de 30 de septiembre de 1996 (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 2212 a 2214). Efraín Grave Morente, en su declaración ante la Corte Interamericana, supra, señaló que una vez herido por una bala fue llevado al centro de salud, el que fue puesto por Médicos del Mundo, organización que estaba ahí al momento de los hechos. Tomás Grave Morente en su declaración ante este Tribunal, supra, expresó que MINUGUA trasladó a algunos heridos al Hospital de San Juan de Dios en Guatemala, mientras que a otros heridos, como el declarante, fueron atendidos por Médicos del Mundo en la misma Comunidad. Natividad Sales Calmo, por su parte, declaró en la audiencia pública celebrada el 9 de febrero de 2018, que su hijo fue atendido por Médicos del Mundo, que estaban en la Comunidad.

32 Observaciones del Estado a la petición inicial, presentadas a la Comisión el 8 de diciembre de 1995 (expediente de prueba, anexo 8 al Informe de Fondo, folios. 86 a 91).

33 Cfr. Observaciones del Estado a la petición inicial, presentadas a la Comisión el 8 de diciembre de 1995, supra.

34 Al respecto, es pertinente destacar que desde sus primeras presentaciones ante la Comisión el Estado informó que la Fiscalía General de la República nombró un Fiscal Especial para el caso (cfr. Observaciones del Estado a la petición inicial, presentadas a la Comisión el 8 de diciembre de 1995, supra).

35 Las acciones judiciales civiles se refieren más adelante (infra nota a pie de página 223).

36 Observaciones del Estado a la petición inicial, presentadas a la Comisión el 8 de diciembre de 1995, supra.

37 Observaciones del Estado a la petición inicial, presentadas a la Comisión el 8 de diciembre de 1995, supra.

38 Las autoridades judiciales, en el proceso interno, utilizaron la expresión “querellante adhesiva” (cfr. Acta de verificación de debate de 25 de noviembre de 1998 (expediente de prueba, anexo 24 al Informe de Fondo, folios 329 a 701)). También lo hicieron las partes en diversas ocasiones (cfr. escrito de los peticionarios a la Comisión de 11 de mayo de 2010 (expediente de prueba, anexo 6 al Informe de Fondo, folios. 63 a 84) y comunicación del Estado a la Comisión de 24 de mayo de 1996, supra). La señora Rigoberta Mechú Tum también utilizó la misma terminología en presentaciones ante autoridades judiciales internas (cfr. Causa No. JM-028.95. Escrito de Rigoberta Menchú Tum de 31 de octubre de 1995 (expediente de prueba, anexo 9 al Informe Fondo, folios 93 a 136)). De acuerdo al artículo 116 del Código Procesal Penal de Guatemala, “dado” por el “organismo legislativo” el 28 de septiembre de 1992, “[e]n los delitos de acción pública, el agraviado con capacidad civil o su representante o guardador en caso de incapacidad podrán provocar la persecución penal o adherirse a la ya iniciada por el Ministerio Público. El mismo derecho podrá ser ejercido por cualquier ciudadano o asociación de ciudadanos, contra funcionarios o empleados públicos que hubieren violado directamente derechos humanos, en ejercicio de su función o con ocasión de ella, o cuando se trate de delitos cometidos por funcionarios públicos que abusen de su cargo. Los órganos del Estado solamente podrán querellarse por medio del Ministerio Público. Se exceptúan las entidades autónomas con personalidad jurídica”. (cfr.http://www.cicad.oas.org/fortalecimiento_institucional/legislations/PDF/GT/decreto_congresional_51-92_codigo_procesal_penal.pdf)

39Causa No. JM-028.95. Escrito de Rigoberta Menchú Tum de 31 de octubre de 1995, supra.

40 Esto fue señalado en el párrafo 68 del Informe de Fondo como uno de los hechos que la Comisión entendió “probados”. La Comisión, como prueba de tal hecho, remitió al documento “Auto de 2 de noviembre de 1995 del Juzgado Militar de Primera Instancia del Departamento de Jalapa en la Causa Penal No. 028-95”, cuya copia acompaño como anexo 10 al Informe de Fondo (expediente de prueba, folios 138 a 144). La misma, no obstante, se encuentra parcialmente ilegible.

41 Cfr. CEH, Guatemala: Memoria del Silencio, supra, Tomo VI, Casos Ilustrativos, Anexo 1, Caso Ilustrativo 3: Masacre de Xamán, pág. 41 y Comunicación de los peticionarios de 10 de septiembre de 1996 dirigida a la Comisión Interamericana (expediente de prueba, anexo 11 al Informe de Fondo, folios 146 a 165).

42 Cfr. Comunicación de los peticionarios de 10 de septiembre de 1996 dirigida a la Comisión Interamericana, supra.

43 Cfr. Comunicación del Estado a la Comisión de 24 de mayo de 1996, supra.

44 Cfr. Acusación del Agente Fiscal del Ministerio Público de 29 de mayo de 1996 (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 4175 a 4243). De acuerdo a la CEH, fue el 29 de junio de 1996 cuando el Ministerio Público presentó acusación (cfr. CEH, Guatemala: Memoria del Silencio, supra, Tomo VI, Casos Ilustrativos, Anexo 1, Caso Ilustrativo 3: Masacre de Xamán).

45 Este hecho fue señalado en el párrafo 72 del Informe de Fondo como uno de los hechos que la Comisión entendió “probados”, y no fue controvertido por las partes. La Comisión, como prueba de tal hecho, remitió a documentos que indicó como “Resoluciones del juzgado de primera instancia penal, narcoactividad y delitos contra el ambiente del departamentos de Alta Verapaz, de fechas 30 y 31 de mayo de 1996”, cuya copia acompaño como anexo 14 al Informe de Fondo (expediente de prueba, folios 212 a 215). La misma, no obstante, se encuentra ilegible.

46 Cfr. Informe del Gobierno de Guatemala a la Comisión de 24 de mayo de 2004 (expediente de prueba, anexo 28 al Informe de Fondo, folios 927 a 931).

47 Acusación presentada por la “querellante adhesiva” Rigoberta Menchú Tum, de fecha 12 de noviembre de 1992 (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 4246 a 4289). Por otra parte, los peticionarios informaron a la Comisión que la querellante y el Ministerio Público presentaron una queja por actuaciones del juez, quien para septiembre de 1996 había sido removido del caso por decisión de la Corte Suprema de Justicia (cfr. Comunicación de los peticionarios de 10 de septiembre de 1996 dirigida a la Comisión Interamericana, supra).

48 De acuerdo a información presentada por los peticionarios a la Comisión, en agosto de 1996 la defensa presentó un recurso de inconstitucionalidad, como incidente dentro de la causa, reclamando, entre otras cosas, la inaplicabilidad de la figura de “ejecución extrajudicial”. El “Juez” se inhibió de conocer el recurso, y lo envió a “un tribunal de alzada”. Éste, a su vez, lo devolvió al Juez, con la indicación de que se avoque al asunto. El “Juez” remitió la cuestión a la Corte Suprema de Justicia, planteando dudas sobre si tenía o no competencia para conocer. La Corte Suprema de Justicia devolvió el asunto al “Juez”, avalando lo antes decidido por el tribunal de alzada. El “Juez” desestimó lo alegado por la defensa, pero suspendió el proceso hasta que se resolvieran apelaciones que había planteado la misma defensa. Por otra parte, para marzo de 1997, la defensa había planteado varios amparos. (Cfr. Comunicación de los peticionarios a la Comisión de 7 de marzo de 1997 (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 2103 a 2109). En su comunicación los peticionarios se refirieron al “Juez”, sin otras especificaciones.)

49 Cfr. Documentos anexos a la comunicación de los peticionarios de 26 de febrero de 1998 dirigida a la Comisión (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 2062 a 2071).

50 Cfr. Documentos anexos a la comunicación de los peticionarios de 26 de febrero de 1998 dirigida a la Comisión, supra.

51 En el párrafo 75 del Informe de Fondo, dentro de los hechos que la Comisión consideró “probados”, se indica que los peticionarios informaron el hecho referido.

52 Cfr. Documento anexo a la comunicación de los peticionarios de 23 de marzo de 1998, dirigida a la Comisión Interamericana (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 2020 a 2023).

53 Cfr. Comunicación de los peticionarios de 23 de marzo de 1998, dirigida a la Comisión Interamericana (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 2007 a 2011).

54 Por medio de un escrito de 13 de febrero de 1998 el Fiscal Especial del Ministerio Público ofreció prueba en el proceso; también lo hicieron los abogados defensores (cfr. Escrito del Fiscal Especial del Ministerio Público de 13 de febrero de 1998 (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 4324 a 4370) y escritos de abogados defensores de 13 de febrero de 1998 (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 4372 a 4438; 4440 a 4446, y 4448 a 4472)). Además, en la Resolución el Tribunal de Sentencia hace referencia a los medios de prueba presentados por la “querellante adhesiva” (cfr. Resolución del Tribunal de Sentencia de 6 de abril de 1998 (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 4485 a 4566)).

55 Cfr. Resolución del Tribunal de Sentencia de 6 de abril de 1998, supra.

56 Cfr. Auto de 16 de abril de 1998 del Tribunal de Sentencia (expediente de prueba, anexo 18 al Informe Fondo, folios 249 a 273).

57 Cfr. Recurso de amparo presentado contra la Resolución de 16 de abril de 1998 del Tribunal de Sentencia, recibido por la “Sala Duodécima de la Corte de Apelaciones” el 20 de abril de 1998 (expediente de prueba, anexo 19 al Informe de Fondo, folios 275 a 310). En el escrito consta que la abogada señaló actuar “en representación” de Rigoberta Menchú Tum “y en [su] propio auxilio” (de la abogada), “en [su] carácter de mandataria judicial”. El escrito explica, entre los motivos para la “interposición” del amparo, el entendimiento de que el rechazo de determinadas medidas probatorias resultó en una vulneración del “derecho de defensa en juicio”.

58 Cfr. Sala Duodécima de la Corte de Apelaciones constituida en Tribunal de Amparo. Amparo 77-98. Resolución de 20 de abril de 1998 (expediente de prueba, anexo 20 al Informe de Fondo, folios 312 y 313).

59 Cfr. Corte de Constitucionalidad. Expediente 225-98. Resolución de 22 de abril de 1998 (expediente de prueba, anexo 21 al Informe de Fondo, folios 315 y 316).

60 Cfr. Comunicación del Estado de 30 de abril de 1998, dirigida a la Comisión Interamericana (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 1968 a 1970).

61 Además de lo señalado antes, información presentada por los peticionarios a la Comisión interamericana indica las siguientes actuaciones. El 6 de marzo de 1998, como consecuencia de los convenido en una audiencia pública celebrada en la Comisión Interamericana el 26 de febrero del mismo año, representantes de COPREDEH, la Fiscal del caso y los peticionarios, tuvieron una reunión en la que surgió la “necesidad de activar ante la Corte Suprema de Justicia […] el pedido de soluciones concretas”. Luego de diversas gestiones, se les concedió audiencia con el Presidente de la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia para el 17 de marzo de 1998. Ese día, no obstante, no fueron recibidos, y se les informó que ese mismo día, por la mañana, el funcionario indicado había recibido a abogados defensores de militares. Por otra parte, El 11 de marzo de 1998 la “querellante adhesiva” presentó un escrito al Tribunal de Sentencia, con peticiones para el desarrollo del debate. El mismo día, el Presidente del Tribunal de Sentencia citó a las partes a una reunión, en la que expuso problemas logísticos para la realización del debate. Adujo que había hecho presentaciones a la Suprema Corte requiriendo soluciones de infraestructura, y preguntó a las partes si podrían afrontar ciertos gastos de traslado y hospedaje de testigo, a lo que la “querellante adhesiva” respondió que tal obligación competía al Estado. (Cfr. Comunicación de los peticionarios de 23 de marzo de 1998, dirigida a la Comisión Interamericana, y documentación anexa, supra.)

62 Cfr. Comunicación de los peticionarios de 10 de agosto de 1998, dirigida a la Comisión Interamericana (expediente de prueba, anexo 22 al Informe de Fondo, folios 318 a 323).

63 Los peticionaros señalaron a la Comisión Interamericana que el 23 de julio de 1998 se notificó que “se integra[ría] el tribunal con los jueces vocales del tribunal de Salama”. No obstante, también indicaron que para el 8 de agosto de 1998 todavía “no se [había] iniciado el tr[á]mite respectivo” a la recusación presentada el 8 de junio de ese año. (Cfr. Comunicación de los peticionarios de 10 de agosto de 1998, dirigida a la Comisión Interamericana, supra.)

64 Comunicación de los peticionarios de 7 de septiembre de 1998, dirigida a la Comisión Interamericana (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 1960 y 1961).

65 El 14 de octubre de 1998 los peticionarios remitieron a la Comisión una copia de la carta de renuncia suscrita por el Fiscal. En ella, él adujo, entre otras consideraciones, problemas con el pago de viáticos, falta de respuesta a pedidos de audiencia por parte del Fiscal General y recorte de personal. Cfr. Comunicación de los peticionarios a la Comisión de 14 de octubre de 1998 y anexo (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios. 1943 a 1948). También el Estado informó a la Comisión el hecho (cfr. Comunicación del Estado de 1 de diciembre de 1998 (expediente de prueba, anexo 23 al Informe de Fondo, folios. 325 y 326). No obstante, el Estado dijo que constató que el Fiscal sí recibía “apoyo institucional”.

66 Cfr. CEH, Guatemala: Memoria del Silencio, supra, Tomo VI, Casos Ilustrativos, Anexo 1, Caso Ilustrativo 3: Masacre de Xamán, pág. 42.

67 Cfr. Comunicación del Estado de 1 de diciembre de 1998, dirigida a la Comisión Interamericana, supra.

68 Cfr. Comunicación del Estado de 1 de diciembre de 1998, dirigida a la Comisión Interamericana, supra.

69 Cfr. Acta de verificación de debate de 25 de noviembre de 1998, supra.

70 Cfr. Comunicación de los peticionarios de 4 de marzo de 1999, dirigida a la Comisión Interamericana (expediente de prueba, anexo 25 al Informe de Fondo, folios 703 a 767) y Acta de verificación de debate de 25 de noviembre de 1998, supra. Los peticionarios señalaron que el Tribunal no permitió a la señora Menchú presentar observaciones y que ella sostuvo que “en nombre de la justicia en Guatemala, y para no dar lugar a la impunidad en este país nos retiramos de este tribunal, y nos retiramos para decirles señores miembros de este tribunal, que no vamos a deponer nuestra actitud de búsqueda de justicia. […N]o somos nosotros quienes vamos a convalidar un tribunal parcializado”.

71 Cfr. Acta de verificación de debate de 25 de noviembre de 1998, supra.

72 Cfr. Acta de verificación de debate de 25 de noviembre de 1998, supra y sentencia del Tribunal de Sentencia de 12 de agosto de 1999 (expediente de prueba, anexo 26 al Informe de Fondo, folios 769 a 913).

73 Cfr. sentencia del Tribunal de Sentencia de 12 de agosto de 1999, supra.

74 Cfr. Informe del Estado de 24 de mayo de 2004, dirigido a la Comisión Interamericana, supra.

75 Cfr. Informe del Estado de 24 de mayo de 2004, dirigido a la Comisión Interamericana, supra.

76 Cfr. Informe del Estado de 24 de mayo de 2004, dirigido a la Comisión Interamericana, supra.

77 Informe del Estado de 24 de mayo de 2004, dirigido a la Comisión Interamericana, supra. Cfr. también la comunicación de los peticionarios de 26 de julio de 2002, dirigida a la Comisión Interamericana (expediente de Prueba, anexo 27 al Informe de Fondo, folios 915 a 925).

78 Cfr. Comunicación de los peticionarios de 26 de julio de 2002, dirigida a la Comisión Interamericana, supra.

79 Cfr. Informe del Estado de 24 de mayo de 2004, dirigido a la Comisión Interamericana, supra.

80 Cfr. sentencia de 8 de julio de 2004, supra.

81 Cfr. Recursos de apelación especial de la sentencia de 8 de julio de 2004, presentados por tres abogados defensores, uno del 28 y dos del 30 de julio de 2004, y escritos de “correcciones” al primero y a uno de los segundos, de 17 de octubre de 2004 y de 15 de agosto de 2004, respectivamente (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 3803 a 3997).

82 Cfr. Sala Regional Mixta de la Corte de Apelaciones de Coban. Sentencia de 22 de diciembre de 2004 (expediente de prueba, anexo 31 al Informe de Fondo, folios 1432 a 1445).

83 Cfr. Recursos de casación interpuestos por tres abogados defensores, dos el 11 y uno el 12 de enero de 2005, y escritos de “corrección” de uno de los primeros (sin fecha) y del escrito de 12 de enero de 2015 (de 17 de febrero de 2005) (expediente de prueba, trámite ante la Comisión, folios 4013 a 4158).

84 Cfr. Informe del Estado de 7 de junio de 2005, dirigido a la Comisión Interamericana (expediente de prueba, anexo 30 al Informe de Fondo, folios 1427 a 1430) De acuerdo a lo informado por el Estado a la Comisión, todos los recursos fueron admitidos para su trámite menos uno, por lo que se planteó un recurso de “reposición”. Esto hizo que se suspendiera la “vista” que se había fijado para el 28 de abril de 2005. El 9 de mayo de ese año la Corte Suprema de Justicia rechazó el recurso de reposición planteado y el 16 del mismo mes fijó fecha de audiencia para el 5 de julio siguiente.

85 Cfr. Corte Suprema de Justicia, Cámara Penal. Sentencia de 23 de septiembre de 2005 (expediente de prueba, anexo 34 al Informe de Fondo, folios 1447 a 1480).

86 La Comisión Interamericana indicó, en el párrafo 98 del Informe de Fondo, que el 7 de junio de 2005 el Estado había presentado a la Comisión información en el mismo sentido, señalando que 11 personas todavía estaban pendientes de ser aprehendidas y sometidas a juicio oral público, por lo que continuaba abierta la investigación.

1 Caso Masacre de Santo Domingo Vs. Colombia. Excepciones Preliminares, Fondo y Reparaciones. Sentencia de 30 de noviembre de 2012. Serie C No. 259, párr. 142, y Caso Amrhein y otros vs. Costa Rica. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 25 de abril de 2018. Serie C No. 354, párr. 100.

2 Caso Amrhein y otros vs. Costa Rica, supra, párr. 99. En el mismo sentido, Caso Masacre de Santo Domingo Vs. Colombia. Excepciones Preliminares, Fondo y Reparaciones, supra, párr. 171; Caso Tarazona Arrieta y otros Vs. Perú. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 15 de octubre de 2014. Serie C No. 286, párr. 140 y Caso Andrade Salmón Vs. Bolivia. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 1 de diciembre de 2016, Serie C No. 330, párr. 96.

3 El Estado manifestó que “[r]esponsabilidad institucional es la articulación y concreción de todas las acciones, mecanismos, normativa y/o políticas encaminadas a evitar ocasionar daño a todo ser humano sin distinción alguna, por medio de las instituciones responsables de velar por el bien común y el desarrollo integral de las personas”, y que la “[r]esponsabilidad internacional consiste en el incumplimiento por parte del Estado de una obligación establecida en una norma de carácter internacional por acción y omisión que da como resultado lesionar los derechos de las personas a quienes debe tutelar, responsabilidad que se encuentra consagrada en los artículos 1 y 2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y otros instrumentos de carácter internacional a los cuales Guatemala se ha adherido”.

4 Cfr, por ejemplo, Caso de la "Masacre de Mapiripán" Vs. Colombia. Sentencia de 15 de septiembre de 2005. Serie C No. 134, y Caso Miembros de la Aldea Chichupac y comunidades vecinas del Municipio de Rabinal Vs. Guatemala, supra.

1 El artículo 8 de la Convención establece en lo pertinente: “Garantías Judiciales. 1. Toda persona tiene derecho a ser oída, con las debidas garantías y dentro de un plazo razonable, por un juez o tribunal competente, independiente e imparcial, establecido con anterioridad por la ley, en la sustanciación de cualquier acusación penal formulada contra ella, o para la determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil, laboral, fiscal o de cualquier otro carácter”.

2 El artículo 25 de la Convención establece: “Protección Judicial. 1. Toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido o a cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución, la ley o la presente Convención, aun cuando tal violación sea cometida por personas que actúen en ejercicio de sus funciones oficiales. 2. Los Estados Partes se comprometen: a) a garantizar que la autoridad competente prevista por el sistema legal del Estado decidirá sobre los derechos de toda persona que interponga tal recurso; b) a desarrollar las posibilidades de recurso judicial, y c) a garantizar el cumplimiento, por las autoridades competentes, de toda decisión en que se haya estimado procedente el recurso”.

3 La Comisión destacó que a lo largo del proceso hubo períodos de inactividad: a) la demora de casi dos años de ocurridos los hechos hasta que se decretó la apertura a juicio; b) la pérdida del expediente durante un par de meses a fines de 1997, y c) la demora de más de tres años para iniciar un nuevo debate oral conforme a los ordenado por la cámara penal de la corte suprema de justicia en abril de 2000. Además, entendió que la demora no podía justificarse por la complejidad del asunto ya que los miembros de la patrulla se encontraban identificados y hubo testigos de los hechos.

4 En el escrito de alegatos finales explicaron que por una resolución de la Corte Suprema de Justicia de 8 de julio de 2015, se rebajó 10 años a la condena de 40 años de prisión que, de ese modo, quedó reducida a 30 años de pena privativa de libertad. Señalaron que “ocho” personas estaban ya libres pero en el mismo documento, al detallar qué condenados estaban ya en libertad, mencionaron a tres personas en esa situación y señalaron que 12 personas “podrán solicitar su libertad”, cuatro a partir del 20 de septiembre de 2019 y el resto durante 2018. Indicaron la “buena conducta” como la causal de las liberaciones ya efectivizadas o de aquellas posibles de ser concretadas. Respecto de una persona condenada mencionaron tanto que podría ser liberada el 5 de abril de 2018 como que salió en libertad el 27 de octubre de 2015. Además, aun cuando los representantes efectuaron estas manifestaciones el 9 de marzo de 2018, al indicar la fecha en la que dos de las 12 personas aludidas podrían solicitar su liberación, señalaron una fecha anterior: 5 de enero de 2018.

5 En la audiencia pública se solicitó a los representantes precisar las omisiones y falencias a que aludieron. En respuesta, en sus alegatos finales escritos, además de reiterar consideraciones ya reseñadas, señalaron los siguientes “hechos que denotan la ausencia de interés por parte de las autoridades”: a) “[e]l Ministro de la Defensa […] responsabiliz[ó] de la masacre a la misma [C]omunidad, señalando que los militares fueron engañados para ingresar a la [misma, y b) s]e gener[ó] el rumor de golpe de Estado como consecuencia del descontento generado en el Ejército luego de la destitución del comandante de la base militar [..] 21 y de haberse aceptado la renuncia del Ministro de la Defensa”.

6 Destacó que “para la época en que se desarrollaron los hechos del presente caso no se contaba aun con los principios rectores del Manual sobre la Prevención e Investigación Eficaces de Ejecuciones Extrajudiciales, Arbitrarias y Sumarias de las Naciones Unidas; sin embargo, […] el Estado […] desarrolló un sin número de acciones y se siguieron líneas lógicas de investigación para cumplir con la finalidad del proceso penal”.

7 Cfr. Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Excepciones Preliminares. Sentencia de 26 de junio de 1987. Serie C No. 1, párr. 91, y Caso V.R.P., V.P.C. y otros Vs. Nicaragua. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 8 de marzo de 2018. Serie C No. 350, párr. 150. En cuanto al artículo 1 de la Convención, en lo pertinente, establece: “Obligación de Respetar los Derechos.1. Los Estados Partes en esta Convención se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”.

8 Cfr. Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Fondo, supra, párr. 166; Caso Vásquez Durand y otros Vs. Ecuador. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 15 de febrero de 2017. Serie C No. 332, párr. 141.

9 Cfr. Caso Perozo y otros Vs. Venezuela. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 28 de enero de 2009. Serie C No. 195, párr. 358, y Caso Miembros de la Aldea Chichupac y comunidades vecinas del Municipio de Rabinal Vs. Guatemala, supra, párr. 210.

10 Cfr. Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Fondo, supra, párr. 177, y Caso Acosta y otros Vs. Nicaragua. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 25 de marzo de 2017. Serie C No. 334, párr. 132.

11 Cfr. Caso de la Masacre de Pueblo Bello Vs. Colombia. Sentencia de 31 de enero de 2006. Serie C No. 140, párr. 143; Caso Miembros de la Aldea Chichupac y comunidades vecinas del Municipio de Rabinal Vs Guatemala, supra, párr. 210, y Caso Favela Nova Brasilia Vs. Brasil. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 16 de febrero de 2017. Serie C No. 333, párrs. 176 y 177.

12 Cfr. Sala Regional Mixta de la Corte de Apelaciones de Coban, Sentencia de 22 de diciembre de 2004, supra.

13 Cfr. Caso Bulacio Vs. Argentina. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 18 de Septiembre de 2003. Serie C No. 100, párr. 114, y Caso V.R.P., V.P.C. y otros Vs. Nicaragua, supra, párr. 150.

14 Cfr. Caso de los “Niños de la Calle” (Villagrán Morales y otros) vs. Guatemala. Fondo. Sentencia de 19 de noviembre de 1999. Serie C No. 63, párr. 222, y Caso Carvajal Carvajal y otros Vs. Colombia. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 13 de marzo de 2018. Serie C No. 352., párr. 117.

15 Cfr. Caso Ibsen Cárdenas e Ibsen Peña Vs. Bolivia. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 1 de septiembre de 2010. Serie C No. 217, párr. 172, y Caso Carvajal Carvajal y otros Vs. Colombia, supra, párr. 117.

16 Cfr. Caso de las Hermanas Serrano Cruz Vs. El Salvador. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 1 de marzo de 2005. Serie C No. 120, párr. 83, y Caso Amrhein y otros vs. Costa Rica, supra, párr. 461.

17 Cfr. Caso Nogueira de Carvalho y Otro Vs. Brasil. Excepciones Preliminares y Fondo. Sentencia de 28 de noviembre de 2006. Serie C No. 161, párr. 80, y Caso Carvajal Carvajal y otros Vs. Colombia, supra, párr. 118.

18 Cfr. Caso Castillo González y otros Vs. Venezuela. Fondo. Sentencia de 27 de noviembre de 2012. Serie C No. 256, párr. 153, y Caso Carvajal Carvajal y otros Vs. Colombia, supra, párr. 118.

19 Cfr. Caso Luna López Vs. Honduras. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 10 de octubre de 2013. Serie C No. 269, párr. 167, y Caso Pacheco León y otros Vs. Honduras. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 15 de noviembre 2017. Serie C No. 342, párr. 75.

20 Cfr. Caso Castillo González y otros Vs. Venezuela, supra, párr. 153, y Caso Pacheco León y otros Vs. Honduras, supra, párr. 76.

21 Cfr. Caso Luna López Vs. Honduras, supra, párr. 167, y Caso Carvajal Carvajal y otros Vs. Colombia, supra, párr. 117.

22 Por ello, la Corte no tendrá en cuenta argumentos sobre el manejo de la prueba, tales como los señalados por la Comisión respecto al extravío de ropa de las víctimas, el registro de casquillos de bala recogidos o la preservación de la escena del crimen. Tampoco considerará aseveraciones de la Comisión sobre que fue “contraria al marco legal” la aceptación de diversos recursos y pruebas de los procesados, y que no fue motivado el rechazo de pruebas y declaraciones promovido por la querella (supra párr. 76). De igual modo, no resulta necesario analizar alegatos sobre la falta de adopción diligencias, que además fueron planteados en forma genérica, ni sobre la ausencia de medidas respecto de amenazas u hostigamientos, que fueron esbozados en relación con la efectividad de la investigación. En el mismo sentido, no se examinarán alusiones de los representantes sobre la supuesta “falta de interés” de las autoridades en la investigación, los que, además, resultan vagos o imprecisos, en tanto no expresan relación con acciones u omisiones concretas relativas a la investigación. En cuanto a los señalamientos de la Comisión sobre “largos periodos de inactividad”, la Corte remite al examen respecto de la razonabilidad del tiempo transcurrido durante las actuaciones.

23 Cfr. Caso La Cantuta Vs. Perú. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 29 de noviembre de 2006. Serie C No. 162, párr. 142, y Caso Herzog y otros Vs. Brasil. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 15 de marzo de 2018. Serie C No. 353, párr. 248.

24 La Corte recuerda que la justicia militar intervino en el caso cerca desde el inicio de las actuaciones hasta que el 31 de enero de 1996 se ordenó el traslado de las mismas a la justicia ordinaria.

25 Respecto a lo determinado, interesa destacar que las circunstancias del caso son distintas a otras conocidas por la Corte, en las que planteamientos de competencia se resolvieron a favor del fuero militar, ámbito en el cual las actuaciones permanecieron varios años. Así, en el caso Quispialaya Vilcapoma Vs. Perú la Corte determinó que “la decisión de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de inhibir a la jurisdicción ordinaria de investigar y juzgar los hechos delictivos del […] caso, aunada al largo período entre los años 2002 y 2007 durante el cual el caso se mantuvo en la jurisdicción militar, vulneró el principio del juez natural” (Caso Quispialaya Vilcapoma Vs. Perú. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 23 de noviembre de 2015. Serie C No. 308, párr. 152). Circunstancias como las referidas denotan un impacto en el derecho a las garantías judiciales, que no resulta verificado en el presente caso, dadas las particularidades del mismo.

26 Cfr. Caso de la Masacre de la Rochela Vs. Colombia. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 11 de mayo de 2007. Serie C No. 163, párr. 158, y Caso Pacheco León y otros Vs. Honduras, supra, párr. 89.

27 Cfr. Caso Kawas Fernández Vs. Honduras. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 3 de abril de 2009. Serie C No. 196, párr. 96, y Caso Pacheco León y otros Vs. Hondura, supra, párr. 89.

28 De los hechos del caso surge que el 8 de julio de 2004 se condenó a 14 militares a 40 años de prisión por las muertes y lesiones infringidas, y que el 23 de septiembre de 2005 la sentencia condenatoria quedó firme (supra párr. 64).

29 Cfr. en ese sentido, Caso Vargas Areco Vs. Paraguay. Sentencia de 26 de septiembre de 2006. Serie C No. 155, párr. 108, y Caso Trabajadores de la Hacienda Brasil Verde Vs. Brasil. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de octubre de 2016. Serie C No. 318, párr. 462.

30 Cfr. Caso Ortiz Hernández y otros Vs. Venezuela. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 22 de agosto de 2017. Serie C No. 338, párrs. 172 a 174.

31 Resulta pertinente a este caso la consideración expresada por la Corte en otra oportunidad: “la falta de captura de los responsables, además de perpetuar la incertidumbre de riesgo de las víctimas, evidencia en este caso que el Estado no ha adoptado las medidas adecuadas para hacer valer sus propias decisiones” (Caso Myrna Mack Chang Vs. Guatemala. Supervisión de Cumplimiento de Sentencia. Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 16 de noviembre de 2009, Considerando 11).

32 De la información con que cuenta la Corte, ninguna de las personas aludidas murió antes del 12 de abril de 2000. La determinación de víctimas en el presente caso que son familiares de las personas muertas y heridas, que se listan, en lo pertinente, en los Anexos B.1 y B.5 de la presente Sentencia, que integran la misma, se hace a partir de señalamientos de la Comisión y las partes.
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad