Corte interamericana de derechos humanos caso coc max y otros (masacre de xamáN) vs. Guatemala sentencia de 22 de agosto de 2018


Alegatos de la Comisión y de las partes



Descargar 0.68 Mb.
Página3/8
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño0.68 Mb.
Vistas151
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8

Alegatos de la Comisión y de las partes





  1. La Comisión consideró que la pérdida de un ser querido en una situación como la del caso, así como la demora en el trámite del proceso, generaron una afectación a la integridad psíquica y moral de familiares de las personas directamente afectadas. Señaló que familiares de personas heridas y muertas, al formar parte de la Comunidad de la finca Xamán, presenciaron los hechos de su fallecimiento y lesiones. Resaltó que no han recibido una adecuada asistencia médica ni psicológica. Concluyó que el Estado violó el artículo 5.1 de la Convención, con relación al artículo 1.1 de la misma, en perjuicio de los familiares de las personas muertas y heridas1. Los representantes se manifestaron en el mismo sentido que la Comisión.




  1. El Estado, como se ha señalado (supra párr. 103), indicó que no es responsable por violar el derecho a la integridad personal, dadas las investigaciones desarrolladas en el ámbito interno.



  1. Consideraciones de la Corte





  1. La Corte ha sostenido, en reiteradas ocasiones2, que los familiares de víctimas de ciertas violaciones de derechos humanos pueden ser considerados, a su vez, como víctimas3. Del mismo modo, ha señalado que se puede declarar la violación del derecho a la integridad de familiares de víctimas de ciertas violaciones de derechos humanos, aplicando una presunción iuris tantum respecto familiares tales como de madres y padres, hijas e hijos, esposos y esposas y compañeros y compañeras permanentes, siempre que ello responda a las circunstancias particulares en el caso4. En relación con tales familiares, corresponde al Estado desvirtuar dicha presunción5, la que procede en casos de masacres y ejecuciones extrajudiciales6 respecto de familiares de personas muertas. En circunstancias en que no procede la presunción, este Tribunal debe evaluar, por un lado, la existencia de un vínculo particularmente estrecho entre los familiares y la víctima del caso que les permita establecer una afectación a su integridad personal y, por otro lado, si de la prueba que consta en el expediente se acredita una violación del derecho a la integridad personal7.




  1. En el presente caso, debe presumirse que los familiares directos de las personas que fueron muertas el 5 de octubre de 1995 vieron afectada su integridad personal. La Corte no cuenta con elementos para desvirtuar esta presunción. Además, en el caso, se entiende que las afectaciones a la integridad personal de dichos familiares se ven agravadas por haber vivido por sí mismos los hechos8 y, en algunos casos, ser testigos directos de la muerte de un ser querido9. Aunado a lo dicho, no consta que el Estado brindara asistencia médica o psicológica frente a esta situación10. Por lo tanto, Guatemala violó el derecho a la integridad respecto de los familiares directos de las víctimas fallecidas.




  1. Con relación a familiares de personas heridas, la Comisión y los representantes sólo señalaron como presuntas víctimas a familiares de Francisco Hernández. No obstante, también deben considerarse en esa situación, a los familiares de Santiago Maquín Quip y Rosendo Morales Ortiz pues, respecto a ambos, la Corte no consideró violado su derecho a la vida, dado que determinó que no es posible establecer un vínculo entre su muerte y las heridas que sufrieron el 5 de octubre de 1995 (supra párr. 112)11.




  1. Respecto al caso de los familiares de Francisco Hernández, los antecedentes aportados por las partes y las declaraciones de sus familiares no permiten establecer un sufrimiento adicional producto de las circunstancias particulares vividas por éste12. Por todo lo anterior, este Tribunal estima que no existe, en relación con las heridas sufridas por Francisco Hernández, una vulneración de la integridad personal de Cruz Maldonado Silvestre, ni de Florencia, Andrés, Martalia, Atilana y Rolando, todas estas últimas personas de apellido Hernández Maldonado.




  1. Con relación a la muerte de Santiago Maquín Quip y Rosendo Morales Ortíz, por lo expuesto (supra párr. 125), no puede presumirse la responsabilidad estatal por una afectación a la integridad personal de sus familiares. Por otra parte, no constan pruebas y argumentos que demuestren algún tipo de afectación causada a los familiares de dichas personas a causa de las heridas que ellos sufrieron. Por lo tanto, no procede, en relación con las heridas sufridas por las dos personas nombradas, declarar vulnerado el derecho a la integridad personal en perjuicio de Manuela Pop Choc, Francisco Quip Choc, Petrona Quip Pop, Margarita Quip Pop, Martín Maquín Quip Pop, Dominga Maquín Pop, Santiago Quip Pop y José Morales Ortíz.




  1. Resta abordar los argumentos que relacionan el derecho a la integridad personal de familiares de personas muertas y heridas con los procesos judiciales. El proceso judicial posibilitó determinar lo sucedido y establecer responsabilidades y no se presentan elementos que permitan concluir a esta Corte que, por sí mismo, el hecho de que algunas personas se encuentren prófugas haya generado afectaciones a la integridad personal. En cuanto al aducido temor por la liberación de militares (supra nota a pie de página 158), la Corte entiende que no puede atribuir responsabilidad al Estado por esa situación y se remite a lo indicado con relación a los derechos a las garantías y protección judiciales (supra párrs. 86 y 87), recordando también lo señalado respecto de las medidas provisionales (supra párr. 10 y nota a pie de página 7).




  1. De acuerdo a lo señalado en forma precedente, la Corte declara que Guatemala violó el derecho a la integridad personal de los familiares directos de las víctimas fallecidas en la masacre acaecida el 5 de octubre de 1995, transgrediendo, en perjuicio de aquéllas, el artículo 5.1 de la Convención Americana, en relación con el artículo 1.1 del mismo tratado. Los nombres de las víctimas de la violación declarada se enlistan en el Anexo B.5 de la presente Sentencia, que integra la misma.






Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos