Convivencia paradójica de paradigmas de discapacidad Mg. Psp. Adelina Ale Reflexiones preliminares



Descargar 41.31 Kb.
Fecha de conversión21.04.2019
Tamaño41.31 Kb.
Vistas46
Descargas0

Discapacidad Paradigmas Mg Psp. Adelina Ale Año 2012

Convivencia paradójica de paradigmas de discapacidad
Mg. Psp. Adelina Ale
Reflexiones preliminares

La discapacidad es un objeto de multivarial, no es un “tipo ideal” construido por la medicina, la sociología y la antropolgía. La discapacidad se corporiza en sujetos de “carne y hueso”. (Matucelli 2009)

Los discapacitados son personas con derechos, con historia, situados en un tiempo, lugar y cultura particular. El colectivo de discapacitados no es homogéneo ni definible en categorías y variables de análisis exclusivamente teóricos.

Analizaremos los paradigmas/modelos sobre discapacidad en discursos, contextos y tensiones, desde una perspectiva dialógica, fundada en polifonías de voces y múltiples miradas. Evitaremos el planteo antagónico en definiciones por opuestos y teorías rivales, el análisis del siguiente trabajo es en clave epistémica para interpelar la práctica reflexiva ejerciendo “la pedagogía de la pregunta” (Bonder 2012) sobre el objeto de análisis.

Actualmente se reconoce que la discapacidad es un concepto que evoluciona y que resulta de la interacción entre las personas con el entorno. La plasticidad del concepto discapacidad nos permite reconsiderarlo a través de la historia. Su significado ha estado condicionado por el tiempo, el espacio y la ideología que lo determina en su cobertura designativa, pudiendo quebrarse su significación, ante nuevos paradigmas.

Los debates teóricos en el campo de la discapacidad circulan entre el modelo médico y el modelo social, este último identifica la discapacidad como el producto de la interacción entre la persona y la sociedad.

El proceso de “etiquetaje” de los sujetos con discapacidad se ha ido construyendo en base a los criterios Médico-psicológicos y de observación-detección de habilidades y competencias para el aprendizaje,(Gómez, 2007). Las designaciones terminológicas más utilizadas para identificar a estos sujetos han sido: idiota, anormal, defectuoso, minusválido, inadaptado, sujeto diferente, capacidades diferentes, persona especial, sujeto excepcional, funcionalmente diverso, discapacitado, entre muchos otros, según el modelo que lo sustente.
Parámetros para definir y clasificar la discapacidad

El concepto de normalidad fue creado en Europa y América en los siglos diecinueve y veinte con el positivismo lógico como paradigma dominante en la ciencia. En el último cuarto del siglo XX la Organización Mundial de la Salud, (OMS), ha diseñado e implantado diferentes declaraciones en las que trata de definir la discapacidad, los factores y las causas. La (OMS) en 1980, delimitó el significado y tipos de deficiencia, discapacidad y minusvalía, a partir de la necesidad de considerar no solo la enfermedad sino las consecuencias de ésta en todos los aspectos de la vida de la persona.



  • Deficiencia: pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica.

  • Discapacidad: restricción o ausencia (debida a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano.

  • Minusvalía: situación desventajosa para un individuo determinado, consecuencia de una deficiencia o de una discapacidad, que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en su caso, en función de su edad, sexo, factores sociales y culturales.

Estas definiciones han sido ampliamente utilizadas durante años y continúan vigentes. Hoy proponemos revisar estos conceptos, bajo la lupa de teorías emancipadora cuyo pensamiento está unido a visualizar los derechos humanos de todas las personas.

Modelos en el tiempo

Modelo de Prescindencia: la causa de la discapacidad son de origen religioso, como castigo de los dioses y/o consecuencia del pecado, el sujeto es inútil, inservible, una carga para la sociedad, por lo que se lo encerraba, marginaba o mataba. La discapacidad es un mal, castigo de un pecado, o el lavado de una culpa. Se asociaba la discapacidad a la desgracia y la infortuna. El exterminio, ocultamiento, caridad y mendicidad eran/son? los modos que la sociedad utiliza/zó para la personas con discapacidad

Modelo Médico – Rehabilitador: las causas que originan la discapacidad son científicas derivadas de patologías se trata la discapacidad como enfermedad que debe ser tratada médicamente para normalizar. La rehabilitación y la intervención de especialistas tratan de ocultar o hacer desaparecer la “diferencia” sensorial, motriz, cognitiva, mental. La clasificación de la discapacidad está basada en la percepción médica,

Modelo Social: las causas que originan la discapacidad no son ni religiosas ni científicas sino que son en gran medida sociales. Este modelo se encuentra íntimamente relacionado con los derechos humanos, y aspira a potenciar el respeto por la dignidad humana, la igualdad y la libertad propiciando la accesibilidad universal.
¿Qué significa la discapacidad hoy? Cambios conceptuales
Frente a la concepción médica rehabilitadora de la discapacidad, que se centra en el individuo para mejorar sus deficiencias, el modelo social argumenta sus posiciones desde perspectivas sociológicas que proponen pensar “desde adentro” a la discapacidad y construir una teoría social de la misma.

El modelo social defiende la discapacidad como una “construcción social’ impuesta, plantea una visión de la discapacidad como clase “oprimida”, con una severa crítica al rol desempeñado por los profesionales y la defensa de una alternativa de carácter político más que científico. Esta posición tiene difusión en algunos medios académicos en relación con el mundo de la sordera y de la discapacidad física., mientras que en las discapacidades del desarrollo y retraso mental o la discapacidad visual apenas se hacen presentes



El modelo “constructivista” de la discapacidad define el significado y consecuencias de la misma de acuerdo con las actitudes, prácticas y estructuras institucionales más que por las deficiencias en sí (Schalock, 1997) Plantea romper con la separación entre política y ciencia, generando investigación participativa y emancipadora con la participación activa de las personas con discapacidad en la investigación sobre discapacidad. Sus defensores abogan que sólo las personas con discapacidad son quienes están “capacitados” para hablar e investigar el problema. Han dado lugar a los llamados “estudios sobre discapacidad”, con interesantes propuestas para el currículo académico de formación en las universidades.

Quienes trabajan con este modelo, pretenden romper las barreras físicas, sociales y actitudinales. Rechazan la investigación objetiva y hablan de investigación emancipadora (Smith, 1999), dirigida a desarrollar un compromiso de relaciones sociales de producción de investigación. En definitiva se plantean romper lo que consideran una falsa separación entre política y ciencia. La participación activa de las personas con discapacidad en la investigación sobre discapacidad, se considera esencial para introducir las variables ambientales, actitudinales y sociales necesarias por el análisis. (Bellini y Rumrill, 1999).


Modelo Socio-político

Oliver (1990) plantea que el significado de discapacidad más que comprendido está distorsionado por las definiciones oficiales derivadas del paradigma de la rehabilitación como son las utilizadas por la Organización Mundial de la Salud. Esas definiciones y concepciones consideran a las personas con discapacidad como objetos pasivos de intervención, tratamiento y rehabilitación, generando consecuencias opresivas para las personas al reducir la discapacidad a un estado estático y violar sus componentes experienciales y situacionales. Oliver plantea como alternativa centrarse en las causas y dimensiones sociales de la discapacidad, "una teoría social de la discapacidad... debe estar localizada dentro de la experiencia de las propias personas con discapacidad y sus intentos, no solo para redefinir la discapacidad sino también para construir un movimiento político entre ellos mismos y desarrollar servicios proporcionados con sus propias necesidades autodefinidas" (Oliver, 1990, p.11). Esta teoría social de la discapacidad crítica los modelos psicológicos y médicos.

El modelo social es una elaboración teórica que surgió como consecuencia de las luchas por la vida independiente, ciudadanía y derechos civiles para las personas con discapacidad (Verdugo, 1995a).

Desde hace años, personas dedicadas a la docencia universitaria y a la defensa del colectivo con discapacidad vienen argumentando que las restricciones impuestas a las personas con discapacidad NO son una consecuencia directa de su deficiencia sino producto del ambiente social que no los tiene en cuenta (Finkelstein, 1980; Hunt, 1966; Oliver, 1990; Longmore, 1987; Zola, 1985). Para el análisis hay que tener en cuenta la jerarquía social impuesta (Oliver, 1990), el uso de las tecnologías (Finkelstein, 1980), la naturaleza del ambiente construido (arquitectura), la legislación, las actitudes, imágenes el lenguaje y la cultura sobre la discapacidad (Marks, 1997a). Este modelo social habla de la “comunidad de discapacitados”, y da gran importancia a la identificación con la discapacidad y con la comunidad de discapacitados (Linton, 1998).La dependencia no emerge de la incapacidad intrínseca sino del modo y las perspectiva que las necesidades de las personas con discapacidad son satisfechas. Los modelos derivados de ese tipo de estudios son los que pretenden servir para comprender la discapacidad, en “la relación entre el cuerpo y el poder”.


Modelo social de grupo minoritario

Este modelo sostiene que la discriminación institucional y el prejuicio se empeñan en moldear la experiencia de la persona con discapacidad. Las personas con discapacidad, para los seguidores de este modelo, son miembros de un grupo minoritario, como los negros y otras minorías étnicas, los pobres o los ancianos; que es discriminado en sus derechos (Barnes, Mercer y Shakespeare, 1997), y que puede superar las barreras que afronta por medio de una acción colectiva.

En los últimos años en el ámbito de la deficiencia auditiva (Verdugo, 1999) distintos grupos de investigadores han planteado que la sordera y sus consecuencias dan como resultado características diferentes del sordo frente al oyente. Que le hacen formar parte de una cultura diferente con su propio lenguaje de signos y su propia experiencia visual (Valmaseda, 1995). Estos planteos se hacen desde posiciones antropológicas y sociolingüísticas que analizan el colectivo de personas sordas en sus aspectos organizativos, actitudinales, de valores y de estructuras sociales. Los seguidores del modelo piensan que la discapacidad es una construcción social. Olkin (1999) en su libro sobre” Lo que los psicoterapeutas deben saber sobre la discapacidad”, habla de los prejuicios y el estigma, no plantea nada novedoso, porque mezcla elementos de la teoría de sistemas junto a otras ideas psicoterapéuticas procedentes de modelos clínicos. Hace recomendaciones generales referentes a utilizar modelos positivos de tratamiento, capacitar a los individuos con discapacidad, desarrollar una red de apoyo, o acentuar los valores de la persona. Lo único diferente que dice es que se debe hacer un análisis de los modelos de discapacidad que tiene la persona y su familia.

La teoría social de discapacidad que afecta a la Educación Especial. Andrews (2000 / 2001)

Un reconocido grupo de investigadores estadounidenses que ha formado parte de un Comité Asesor para hacer un análisis autocrítico de los problemas de la reforma de la Educación Especial en EEUU, plantean que existen dos tipos de conceptualización de la discapacidad. Por un lado, está la concepción que plantea la reforma de la Educación Especial basada en las mejoras del sistema que está básicamente firme, comprendiendo la discapacidad como un fenómeno intraindividual, al igual que el modelo médico. Y por otro lado, los autores hablan de otra perspectiva que trata de la reconceptualización sustancial de un sistema fundamentalmente cerrado, donde la discapacidad se ve como una construcción social basada en supuestos desfasados sobre la diferencia. El principal punto de cambio son reconstruir el concepto de discapacidad que domina el pensamiento, la acción en la enseñanza pública y los profesionales de la educación.

Linton (1998) en su libro Afirmando la discapacidad. Conocimiento e identidad propone un análisis de la discapacidad desde la docencia universitaria de la disciplina. Su posición es una mezcla del modelo social junto a un planteo interdisciplinar con la pretensión de impulsar un currículo apropiado universitario de estudios sobre discapacidad. En el prólogo del libro, Berubé (1998) comenta que las aportaciones de Linton son cruciales al transmitir que “las universidades no serán capaces de satisfacer esa necesidad urgente de comprender la discapacidad en sus causas, efectos, representaciones y ramificaciones”. Para Linton la discapacidad es un campo interdisciplinar basado en un análisis sociopolítico que utiliza el conocimiento y metodologías de las humanidades, las conceptualizaciones y enfoques desarrollados en áreas científicas nuevas.
Modelo Biopsicosocial

Algunos planteos como los que aluden a una cultura grupal de la discapacidad como un gueto, pueden tener peligros similares a los que presentan algunos planteos radicales de defensa de la nacionalidad, raza, o género. Lo que no quiere decir que no exista una necesidad clara de abordar el debate sobre la cultura y la discapacidad, la identidad de las personas , la creatividad y desarrollos artísticos desde la discapacidad.

Con el modelo social “radical”, las posibilidades de evaluación, de intervención y de apoyo para las personas con discapacidad, apenas existen.

La mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad es un asunto de todos que se enmarca en la defensa de los derechos de las personas mediante el desarrollo de una sociedad inclusiva que aprecia y reconoce los aportes de todos los individuos.

La perspectiva biopsicosocial que es asumida mayoritariamente por la Psicología Clínica favorece los planteos integradores de distintas áreas de la psicología y de otras disciplinas
Aportes del modelo social de la discapacidad
Si se compara el modelo social con otros modelos tradicionales, en su perspectiva más rígida, este aumenta su valor y encuentra su sentido. Sus mayores aportes están en la crítica de la perspectiva exclusivista biomédica, psicopatológica, psiquiátrica y sociológica tradicional. Redefine la discapacidad en términos de ambiente discapacitador, sitúa a las personas con discapacidad como ciudadanos con derecho.

El desarrollo de la propuesta de un modelo social para la discapacidad ha servido para:



  • Fomentar el debate y análisis en disciplinas como la sociología se mantenían alejadas del campo de la discapacidad.

  • Estimular la participación activa en la vida académica de muchas personas con discapacidad.

  • Reflexionar sobre la “utilidad” de los currículos de formación de distintos profesionales vinculados a la discapacidad.

  • Cambiar sustancialmente la propuesta clasificatoria de la discapacidad que hizo la OMS e incluye de manera más certera y operativa los aspectos del funcionamiento personal y social de los individuos en la sociedad.


Críticas al modelo social de la discapacidad

  • (Marks, 1997) reconoce que pueden estar proponiendo la otra cara de la moneda del modelo médico, generando un reduccionismo social que perjudicaría a muchas personas con discapacidad que no se adaptan a sus planteos.

  • Los planteamientos sociopolíticos que desde la sociología Barton (1998 ) Abberley (1998), Oliver (1998), Barnes (1998), y Barnes, Mercer y Shakespeare (1999) plantearon la discapacidad desde perspectivas sociopolíticas de la discapacidad acercándose al terreno del “solipsismo” científico,

  • Este modelo no aporta sugerencias para trabajar con niños y adultos mayores discapacitados (Gregory, 1997; Munn, 1997; Tennant, 1997; Wyller, 1997)

  • Antinomia entre personas “discapacitadas” y “no discapacitadas”. Eso lleva a un separatismo que cierra puertas de mediación y transformación.


Para finalizar

Como dice Gregory (1997) no es adecuado utilizar un modelo para atacar a otros, más bien hay que buscar la integración de modelos (Munn,1997). A la Universidad le corresponde desarrollar y fomentar la investigación rigurosa, el debate crítico, en estrecha colaboración con organizaciones gubernamentales (OG) y no gubernamentales (ONG) dedicadas a apoyar a las personas con discapacidad. Eso justamente es la principal tarea para lograr la interdisciplinariedad. Debemos avanzar en la investigación sobre la discapacidad, siguiendo líneas interdisciplinares que aborden el objeto de estudio desde un lugar multivarial ejerciendo la pedagogía de la pregunta en búsqueda de respuestas múltiples. Para situar a la discapacidad en la agenda de las políticas públicas.


BIBLIOGRAFÍA


Adirón, F. (2005) ¿Qué es la inclusión?: La diversidad como valor. Moderador del grupo de discusión electrónica sobre síndrome de Down. Brasil.

Arizábal, M. (1995) Estudios sobre Derechos Fundamentales. p, p, 12- 24. Madrid, España.

Booth, T. & Ainscow, M. (2002): Guía para la evaluación y mejora de la educación inclusiva. Index for inclusion. Madrid: Consorcio Universitario para la Educación Inclusiva.

Cáceres, C. (2005) Sobre el concepto de discapacidad. Una revisión de las propuestas de la OMS. Auditio: Revista electrónica de audiología, vol. 2(3), pp. 74-77. Tomado de: http://www.auditio.com/revista/pdf/vol2/3/020304.pdf



Verdugo Alonso, Miguel Ángel (2008) La concepción de discapacidad en los modelos sociales, en web http://campus.usal.es/~inico/publicaciones/Verdugo-ModelosSoc.pdf

http://www5.uva.es/agora/revista/9/agora9_mercedessosa_5.pdf

UADER Página



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos