Contacto boletin mensual de fenomenos extrañOS



Descargar 2.26 Mb.
Página16/34
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño2.26 Mb.
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   ...   34

estos rituales.
Según muchos de sus practicantes, la brujería debe ser considerada una religión. Ellos dicen que no
es la verdad absoluta sino uno de los muchos caminos que llevan a la verdad. Opinan que la tarea de
sacerdotisa es una manera de ayudar a la gente.

La brujería hoy

A pesar de haber más libertad para su práctica, muchos optan por mantener en secreto su condición.
En 1954, Gerald Gardner pidió permiso a su comunidad para escribir un libro ("Witchcraft Today" –
La brujería hoy) donde afirmaba como correctas las ideas de la doctora Murray. Desde ese momento
la religión llamada Wicca – palabra gaélica que significa "persona sabia" – se ha propagado y
afirmado por todo el mundo. Quienes trabajan con la wicca, aseguran no coaccionar en los
miembros, dejándole plena libertad para entrar y salir de esta religión.
Cabe aclarar que son muchos los ortodoxos que niegan la nominación de "religión" para la wicca,
además de desacreditar a los practicantes, a los que consideran farsantes y supersticiosos. Además
opinan que algunos de ellos trabajan con la sugestión y atraen así adeptos que recurren
sistemáticamente a los brujos.
En un principio hubo cuatro ramas:

Gardneriana (Rama de Gerald Gardner)
Alexandriana (Rama de Alex Sanders, con elementos cabalísticos)
Hereditaria (Trasmitida por familia)
Tradicional (El grupo más hermético)

Todas tienen diversos rituales que conviven amistosamente entre sí. Las diferencias ocurren por el
mayor énfasis puesto ante el culto del dios o los nombres dados a éste.
CONTACTO
BOLETIN MENSUAL DE FENOMENOS EXTRAÑOS
Nº 16 – Diciembre de 1999

Editado por Jessica Vanesa Parmigiano y Carlos Alberto Iurchuk
jesso@datamarkets.com.ar
iurchuk@netverk.com.ar

--------------------------------------------------------------------------------
Se permite la reproducción parcial o total, por cualquier medio, de los artículos presentados en este
boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del
boletín.

--------------------------------------------------------------------------------
Fantasmas
"El deseo más febril del hombre es aquel que atrapado en su pequeñez ilusoria sueña con existir
para siempre"

José Manuel García Bautista
Sevilla – España
fronterades@viautil.com

Imelda perdió a su marido en extrañas circunstancias. El pobre hombre desapareció sin dejar rastro
mientras viajaba como representante de comercio por toda España, y cuando Imelda creyó que no lo
volvería a ver nunca, la policía le llamó para que identificara el cadáver. Cosa que no pudo hacer
porque el cuerpo que le enseñaron estaba completamente descompuesto.
La autopsia no reveló gran cosa y el caso se dio por cerrado, pero Imelda sentía una opresión en el
pecho que no la dejaba vivir. ¿Qué había pasado en realidad con su marido? ¿Por qué había
desaparecido? ¿Con quién se había ido? ¿Cómo murió? ¿Por qué la había abandonado?
Imelda no podía conformarse con su destino así como así. Sobre todo porque su marido le había
dado reiteradas muestras de amor y cariño, pero había algo que a Imelda siempre le había llamado la
atención, aunque no le había dado hasta entonces la mayor importancia.
- No sé que vas a hacer sin mí cuando me muera – le decía a menudo su marido, como bromeando
pero con la cara triste – no sé que vas a hacer sin mí...
- ¿Pero de qué hablas? – le contestaba Imelda sin tomarlo en serio – ¿Es que piensas morirte pronto?
- Sí, muy pronto...
- ¡No seas gafe! – bromeaba Imelda – ¡No te puedes morir hasta que termines de pagar todas tus
deudas!
Imelda se sentía abrumada al recordar esas charlas, y más mal se sentía al recordar las últimas
palabras de su marido.
- Me voy, cariño.
- ¿Adónde?
- Tengo que dar la vuelta a España.
- Ve con cuidado.
- Sí, no te preocupes, ya he pagado todas mis deudas.
- ¿¡Qué!?
- Que ya he pagado todas mis deudas...
Y al decirlo puso en marcha el automóvil y se fue agitando la mano.
Imelda, incapaz de dormir sin tener pesadillas y presa de sus recuerdos, fue en busca de brujas,
magos, médiums, para encontrar una razón a todas sus desgracias, pero no tuvo éxito.
Todos los profesionales del más allá que visitó fueron un verdadero fiasco, ninguno de ellos atinó a
contestarle sus preguntas. Le adivinaron algunas cosas, cierto, pero no le daban ninguna respuesta
al misterio.
Amigas y familiares le aconsejaban sobre tal y cual adivino, sobre tal y cual vidente, pero el resultado
final era casi siempre el mismo: tres o cuatro pinceladas sobre su carácter y el de su difunto marido,
tres o cuatro frases sobre sus enfermedades y tres o cuatro vaticinios que nunca se cumplían, pero
acerca de la muerte de su esposo, sólo escuchó tonterías y deducciones totalmente equivocadas.
Los médiums, por regla general, se cernían más sobre tópicos de darle luz al muerto, de llevarlo al
cielo, de darle amor, de limpiar su alma y demás sensiblerías por el estilo. Unos intentaban imitar la
voz de su marido, sin conseguirlo nunca; otros entraban en ridículos trances y contactaban con toda
clase es seres celestiales; otros más intentaban "sacarle el muerto de encima", pero nadie iba al
meollo del asunto.
Un día, en una fiesta, unos conocidos suyos se pusieron a jugar a la Oui-ja con una curiosa invitada,
una chica que distaba mucho de parecer una bruja o una médium, y que parecía tomarse a broma el
mundo de los muertos.
Imelda, al ver a los demás hacer preguntas sobre familiares y amigos muertos, se alejó lo más
posible del grupillo, y cuando empezó a escuchar que aquella chica estaba atinando a todas las
preguntas que le hacían, decidió que había llegado el momento de volver a su casa. Ya había tenido
bastante de todas esas ridiculeces, ya había gastado demasiado tiempo, dinero, esfuerzo y dignidad,
como para quedarse ahí a escuchar historias de muertos. Aquella chica desconocida no cobraba
nada, sólo estaba jugando, y nada le hubiera costado preguntarle por su marido, pero, además de
todo, no le gustaba el poco respeto con que trataba a los muertos.
Cuando Imelda estaba despidiéndose de los anfitriones, la chica gritó desde el fondo:
- ¿Quién conoce por aquí a un tal Fernando Martínez Morales?
Imelda sintió que el alma le daba un vuelco, de pronto se sintió víctima de una cruel broma y se puso
a llorar. Los anfitriones intentaron consolarla y explicarle que nadie le estaba gastando broma
alguna, pero Imelda, en lugar de hacerles caso se encaró con la chica de la Oui-ja.
- ¿¡Quién te ha dicho el nombre de mi marido?!
- Un espíritu que tengo de amiguete en el más allá – respondió con desenfado la chica.
- ¿¡Cómo te atreves a mencionar su nombre?!
- ¿Tú tienes un lunar bajo el pecho izquierdo, verdad? – dijo la chica sin inmutarse.
- ¡Sí! ¿Y qué?
- Y tu marido te decía siempre: "No sé qué vas a hacer sin mí cuando me muera".
Imelda se puso blanca mientras la chica de la Oui-ja insistía.
- Y lo último que te dijo fue: "No te preocupes, ya he pagado todas mis deudas". ¿Verdad que sí?
Imelda seguía sin contestar, así que la chica de la Oui-ja continúo:
- Pues bien, tu marido no está muerto. Fernando Martínez Morales vive en Sudamérica con otra
mujer, es rico y feliz, raras veces se acuerda de ti. Pero, si quieres saberlo, dentro de tres meses y
tres días volverá hasta ti a pedirte perdón, porque lo habrá perdido todo. Así como te traicionó, así
será traicionado.
- ¡Maldita mentirosa! – gritó Imelda desencajada y salió corriendo de aquel lugar.
Durante tres meses estuvo enferma, con fiebre, delirios, alucinaciones y todo tipo de terribles
pesadillas. Se le aparecían fantasmas, oía gritos, ruidos raros y se pasaba los días llorando.
Tres meses y un día más tarde, fue a visitar a un reputado jesuita, un exorcista en toda regla, que la
riñó por haber jugado con la Oui-ja y le sacó varios demonios y espíritus malignos que la habían
contaminado en la sesión, y finalmente le aconsejó que aceptara la muerte de su marido tanto como
los misterios que habían rodeado la misma, que sólo la aceptación y la resignación podrían curarla.
Le hizo una especie de ritual cristiano y la mandó a casa mucho más tranquila.
Tres meses y dos días más tarde, por fin pudo dormir y descansar, sin fantasmas, pesadillas ni
visiones, segura de que el jesuita la había curado por obra de Cristo y de Dios.
Tres meses y tres días más tarde, alguien intentó abrir la puerta, pero como la cerradura había sido
cambiada, tuvo que llamar a la puerta. Imelda, todavía adorminalada, salió a abrir y, para su
sorpresa, su "difunto" marido, visiblemente acabado y delgado, pálido y cariacontecido, como un
verdadero fantasma, pero completamente vivo, se ponía de rodillas ante ella y le pedía perdón con la
lágrimas en los ojos.
- Lo siento – le dijo Imelda con frialdad – pero para mí has muerto hace tiempo. Porque, por si no lo
sabías, en realidad tú ya estás muerto y enterrado desde hace más de dos años.
Fernando se quedó de piedra, pero no por las duras y despectivas palabras que le había dicho
Imelda, sino porque Imelda era una visión translúcida, que sostenía el pomo de la puerta con una
mano huesuda y se movía levemente de un lado para otro sin piernas.
Cuando supo reaccionar, corrió hasta la habitación matrimonial y en la cama se encontró un cuerpo
helado y rígido, menoscabado por tres meses y tres días de agonía. Al girar la cara se encontró con el
rostro fantasmal de Imelda, casi tan sorprendida como él, que le dijo con su gélido aliento:
- Ya lo ves, yo también estoy muerta, pero no te preocupes, ya he pagado todas mis deudas...
Hoy, en el pabellón más sórdido de un conocido manicomio nacional, hay un hombre deformado por
la más feroz de las locuras, que se pasa el día gritando:
- ¡Maldita, maldita, no sé qué vas a hacer sin mí cuando me muera!
Mientras que otros locos juegan a una Oui-ja imaginaria, preguntando por los espíritus
desencarnados de la Tierra.

¿Cuántas veces nos hemos preguntado sobre la real existencia de los denominados fantasmas? ¿Qué
son y a qué mundo pertenecen? ¿Qué quieren o qué pretenden? ¿Por qué sigue aferrados al mundo
de los vivos y cuales son los motivos de sus manifestaciones?
La vida es el Don más preciado que posee todo ser humano y que sólo es un instante para el
Tiempo...

¿Qué es un fantasma?

Podríamos definir el término "FANTASMA" como la representación visual, acústica o táctil del
cuerpo no físico de una persona fallecida que, por diferentes motivos o circunstancias de su
transitar como ser humano por el mundo de la vida, se ve aferrado a la misma bajo otra forma de
existencia no física, manifestándose de diferentes formas ante seres humanos (familiares o amigos
dependiendo del grado de vinculación entre ellos u otras personas y desconocidas para este ente) y
en determinados lugares dependiendo de la carga psíquica existente para ellos y en ellos.
Cuando el fallecimiento de un ser se completa, de su cuerpo físico se supone que se desprenden los
cuerpos etéreos (cuerpo mental, emocional y espiritual). Estos tres cuerpos que forman una unidad
llamada CUERPO ETÉREO forman lo que se denomina el Cuerpo Astral.
Se han constatado que tras el fallecimiento de una persona el cuerpo físico pierde
(aproximadamente) unos 150 gramos de peso que muchos presuponen que se podría tratar del peso
del cuerpo astral. No obstante todo esto no es más que un planteamiento especulativo. Es evidente y
también se ha comprobado que esa pérdida de peso es común en todos los fallecidos y, en principio,
no se debe a ninguna causa aparentemente explicable (perdida de tejidos, volumen de aire en los
pulmones, líquidos o fluidos corporales, etc...).
El cuerpo astral conformado por el mental, el emocional y el espiritual, tiene la capacidad de
"despedirse" de sus seres queridos y de recorrer el mundo físico volando, así como los hechos que
experimentó en vida.
Una vez que el cuerpo astral hace lo que cree que tenía que hacer (en nuestra vida y en nuestro
mundo de Vida), el cuerpo espiritual lo abandona y asciende a la dimensión luminosa que se
vislumbra en los viajes astrales y en las experiencias de pre-muerte, dejando atrás al cuerpo mental
y al cuerpo emocional.
El cuerpo mental y el cuerpo emocional, entonces, conforman el cuerpo de lo que conocemos como
fantasma o espíritu desencarnado, y este fantasma, sin la insuflación del espíritu esencial, comienza
a desgastarse. El fantasma piensa y recuerda y se puede manifestar y actuar en nuestro mundo físico
a través de un médium, una casa encantada o una persona sensible para cumplir una promesa, para
instruir o inspirar a un humano vivo, o para conseguir, a través de los vivos, lo que ya no puede
conseguir como muerto.
Pero llega un momento en el que el cuerpo mental se despega del cuerpo emocional, y se reúne con
el cuerpo espiritual, ya sea para vivir en el más allá o para renacer en la Tierra, y deja al cuerpo
emocional solo.
Este cuerpo emocional se convierte, al perder la capacidad de pensar y razonar, en un fantasma
emocional, que sólo actúa por deseos y emociones, sin saber qué es lo que hace ni qué es lo que
quiere, y, dependiendo de sus emociones, actuará sobre los seres vivos de la Tierra. A veces sólo se
dedica a vagar e impresionar a las personas sensibles, pero en otras ocasiones llega a causar
verdaderos problemas a los vivos.
Este tipo de fantasma es el más común, y a él se debe que las religiones de todos los tiempos hayan
considerado seres perversos y malignos. Su tiempo de duración en la Tierra puede ser muy largo si
está protegido por una estructura material, como una casa o castillo. Son muy asustadizos y débiles e
incluso la indiferencia de los vivos pueden llegar a destruirlos.
El cuerpo emocional está más apegado a la Tierra de los vivos y es que más trabajo le cuesta salir del
mismo. Mientras se mantenga viva la llama del recuerdo en un mortal sobre el difunto en cuestión,
su cuerpo emocional se mantendrá atado al lugar. Somos los humano, en gran medida, los culpables
de mantenerlos aún junto a nosotros en el recuerdo y bajo otra forma de existencia...
La representaciones del cuerpo emocional suelen ser fantasmas tristes y neuróticos, carentes de
inteligencia que se encuentran atrapados en un mundo al que no le encuentran la salida...
Debemos de tener en cuenta que los fantasmas pueden ser incluso reales sólo por el esfuerzo de
nuestra imaginación, o pueden ser producto de nuestras supersticiones, inseguridades e ignorancia.
También pueden estar presentes en nuestras frustraciones, deseos, ansiedades y miedos. Y pueden
ser manifestaciones de una zona poco dominada y menos conocida de nuestra mente. Pero por el
simple hecho de provenir de nuestras propias regiones internas y psíquicas adquieren proyección,
influencia y vida, como cualquiera de las otras cosas que nos suceden, sea cual sea el origen.

¿Cuántos tipos de fantasmas existen?

Hablar de fantasmas siempre es un tema de diálogo delicado e impreciso. ¿Cuántos tipos de hombre
pueblan la Tierra? Sería una pregunta símil para responder a tan interesante pregunta. No obstante
trataremos de arrojar un poco de luz exponiendo algunos tipos reconocibles y públicamente
conocidos:

Grupo A: Fantasmas de origen y naturaleza humana, manifestaciones del subconsciente y de los
deseos de la persona. Fantasmas, en suma, de creación psíquica humana y otros fenómenos
relacionados con el subconsciente más que con la propia muerte.

Fantasmas cotidianos: Son simples reflejos deformados de los deseos insatisfechos de los hombres.
Este tipo de fantasmas pueden ser conscientes e inconscientes, pero más que pertenecer al campo
del más allá, pertenecen al campo de la sicología y de la psiquiatría.
Fantasmas mentales: Estos fantasmas mentales podrían tener algo en común con la telepatía, pero
no operan de la misma forma, ya que en lugar de teletransportar imágenes, palabras o ideas,
transportan un reflejo vivido por el propio emisor. Este efecto fantasmal se basaría en la capacidad
de las personas de proyectar su imagen voluntaria o involuntariamente a diversos sitios o lugares.
Proyecciones mentales y astrales: No hay que confundir éste fenómeno con los fantasmas. Las
proyecciones mentales o astrales las realizan las personas de forma voluntaria o involuntaria, en
trance o espontáneamente. La proyección mental estaría más en la línea de los fantasmas, mientras
las proyecciones astrales estarían más en una línea liberadora del espíritu por sus implicaciones
religiosas o espirituales. En este tipo de proyecciones no hay una manifestación visible o fantasmal
apreciables por otras personas. Curiosamente, y quizá para apoyar inconscientemente las teorías de
Carl Gustav Jung, los lugares más comunes a todos los viajeros astrales son las dimensiones
mitológicas e imaginarias.

Estas tres categorías de "fantasmas" estarían claramente encuadradas dentro de un conjunto de
fantasmas creados de forma voluntaria o involuntaria por personas que bajo determinadas
circunstancias, estados alterados o trances tienen la facultad de desdoblar su cuerpo o proyectarlo
hacía otros lugares o dimensiones.

Grupo B: Errores de Percepción y fraudes.

Errores de percepción: En la mayoría de las ocasiones es el mismo ser humano el que presa de su
miedo le lleva a confundir una situación perfectamente natural y coherente para convertirla en algo
sobrenatural y fantasmal. Todo ello ocurre debido a que el ser humano se siente atraído por lo
paranormal y sobrenatural pero a su vez tiene un miedo sobremedido y visceral a todo este
fenómeno y aún más a todo aquello relacionado con la muerte... Los errores perceptivos son parte de
toda investigación y actividad paranormal y los investigadores de lo paranormal ya estamos
acostumbrados a vivir con el error y con el miedo de los implicados en un caso paranormal,
fantasmal o ufológico.

A continuación exponemos un caso real de error de percepción realizado por éste investigador. En
este caso queda de manifiesto los muchos miedos que pueden afectar el raciocinio del testigo:
Como hemos tenido en más de una ocasión de comprobar, el subconsciente humano y el miedo
generado por la propia persona son las causas principales de errores de percepción que inducen al
equívoco. No son pocas las personas que tras una experiencia desconcertante para ellas afirman
vivir o ser parte de fenómenos extraños y paranormales. La historia que a continuación voy a relatar
ocurrió entre los pasados meses de diciembre de 1998 y enero de 1999.
Me encontraba en la localidad sevillana de Las Navas de la Concepción participando en un almuerzo
merienda – cena que en agradecimiento a una labor de investigación realizada en dicha localidad
por este investigador le estaban ofreciendo. Durante el transcurso de esta agradable y larga velada
tuve la ocasión de hablar de muchos y diferentes temas, desde los OVNIs hasta la gastronomía de la
zona. Allí una joven me comentó que en el vecino pueblo de Constantina tenía una amiga que tenía
un familiar que vivía aterrorizado debido a un fantasma que les daba "la noche" llamando
selectivamente al timbre. El acontecimiento vivido por esta familia me llamó poderosamente la
atención y como este investigador tiene familia en dicho pueblo decidió informarse mejor de estos
extraños sucesos. Una vez en el pueblo y tras los saludos hacia aquellos amigos que hacía años que
no veía me decidí a comentar el caso con mí tío, el Sr. D. José García, el cual es muy popular en el
pueblo y conoce bien a sus habitantes. Efectivamente me ratificó la historia y fuimos a hablar con el
afectado por todo este problema. Me presentaron como el remedio a sus males y el hombre me honró
ofreciéndome su casa para realizar la investigación. Me contó que la casa era nueva, había tirado la
anterior y sobre el solar había construido la nueva, no había podido realizarlo antes debido a que el
edificio era compartido con otro señor y han tenido que esperar a que se muriera para realizar dicha
"reforma", este señor vivía en la casa con una especie de alquiler vitalicio hasta que falleciera. Nada
más morir emprendieron la obra que tardo casi 10 meses en realizarse. Una vez acabada se
reinstalaron en su vivienda y a los pocos días de estar viviendo en su hogar y disfrutar de más
espacio comenzaron a vivir una extraña experiencia que aún perdura. Por las noches, cuando todos
están acostados, el timbre comienza a sonar sin haber nadie que llame a la puerta, tres o cuatro
veces por noche repartidas las llamadas a lo largo de ella. A partir de ahí los rumores se dispararon,
se comentaba que era el fantasma del antiguo inquilino que quería volver al que había sido su hogar.
También se comentó que era un acto de venganza por haber hecho la obra y estar deseando para ello
que se muriera o que este hombre era muy extraño y realizada cultos satánicos en las ruinas de un


Compartir con tus amigos:
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   ...   34


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad