Consumo de Tabaco en Adolescentes de Nivel Secundaria



Descargar 0.75 Mb.
Fecha de conversión23.03.2019
Tamaño0.75 Mb.
Vistas39
Descargas0

CONSUMO DE TABACO EN ADOLESCENTES DE NIVEL SECUNDARIA
Arcos Hernández, A. B.; Gallegos Torres R. M.

Facultad de Enfermería

Universidad Autónoma de Querétaro

RESUMEN: Éste informe, fue realizado con el fin de describir el consumo del tabaco en adolescentes de una escuela secundaria del estado de Querétaro. Debido a que la adolescencia es una etapa de vital importancia, pues según Nuño (2008), se ha estimado que diariamente tres mil adolescentes escolares se convierten en usuarios habituales de tabaco antes de cursar el segundo año de preparatoria, además de que el consumo de tabaco es considerado como un factor de riesgo para el consumo de otras drogas como marihuana y alcohol.

Se trabajó en una secundaria pública urbana, realizando un estudio transversal descriptivo. El universo fueron 1800 alumnos y a solicitud de la institución se encuestarían a todos aquellos que se encontraran al momento de aplicar encuestas.

Teniendo como resultado final de muestra a 1183 alumnos, en los cuales el inicio de consumo de tabaco se da a muy temprana edad, ya que la mayor prevalencia de consumo en los estudiantes, fue a los 13 y 14 años de edad con un 13.2%. Así como también resulto que en los alumnos que han fumado alguna vez en su vida que es el 9.2%, la diferencia de sexos es casi nula, comenzando a fumar por curiosidad 11.9%. A su vez, no se detecto dependencia alguna y los alumnos no tienen intensión de dejar ésta práctica.

A pesar de que la secundaria no se encuentra en una zona de riesgo, por estar en un área céntrica, existe una prevalencia significativa en los adolescentes, ante el consumo de tabaco, haciendo indispensable favorecer una prevención primaria y secundaria ante esta situación.


INTRODUCCIÓN:

A lo largo de la vida se pasa por diferentes etapas, una de ellas es la adolescencia. Donas (2001), señala que esta etapa es un tiempo de crecimiento y desarrollo, con adquisición de nuevas funciones en las esferas biológica, psicológica y social. Se puede considerar que es una etapa muy susceptible a cambios en el entorno del jóven, del cual puede adoptar o no, prácticas perjudiciales para su salud, como lo es el consumo de drogas, transformándose en un periodo de riesgo, el cual puede ser alterado de manera significativa.

Para Guzmán (2005), el abuso en el consumo de sustancias licitas e ilícitas, así como la dependencia a las mismas, se ha convertido en un problema de salud pública en las últimas décadas en la mayoría de los países. Dentro de este tipo de adicciones se encuentra la dependencia al tabaco.

Algunos de los factores que contribuyen a que los adolescentes sean un grupo de riesgo para el consumo de tabaco incluyen, entre otros, la facilidad de acceso a los cigarros, la presión de grupo y la promoción de tabaco, por lo que en México se ha identificado que el tabaquismo en los adolescentes es un problema en ascenso (Tapia, 2001).

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Adicciones 2002, existen más de 16 millones de fumadores y cerca de 18 millones de personas no fumadoras que conviven habitualmente con fumadores (fumadoras pasivas). El consumo de alcohol, tabaco y otras drogas se incrementa paulatinamente en estudiantes de educación básica. Sin embargo los jóvenes que permanecen en la escuela consumen menos sustancias que otros que han dejado de estudiar.

Villalobos (2007), mencionó que el consumo de tabaco es una de las principales causas de muertes evitables y de discapacidad en el mundo, por que constituye uno de los factores de riesgo de enfermedad, discapacidad y muerte más importantes de México, ya que se relaciona con al menos 40 causas de muerte, dentro de las cuales se destacan la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el enfisema pulmonar, el cáncer de pulmón y de laringe y enfermedades del corazón y cerebrovasculares. Por lo que se estima que los fumadores mueren de manera prematura, y pierden en promedio de 20 a 25 años de vida productiva.

Partiendo de lo anterior, es indispensable tomar en cuenta a la población adolescente, ya que según Aliño (2006), en esta etapa de la vida, el crecimiento y desarrollo son rápidos y de gran alcance, se dan las primeras experiencias psicosexuales, la imagen corporal es fundamental, hay necesidad de independencia, impulsividad, labilidad emocional, ambivalencias y tendencia a la agrupación con pares, ejerciendo las normas y conductas grupales gran influencia en los comportamientos individuales, lo que la transforma en una etapa de alto riesgo de la cual se pueden prever problemas futuros.
METODOLOGÍA:

Estudio de corte transversal descriptivo, diseñado para determinar la prevalecía de consumo de tabaco en estudiantes de una secundaria pública urbana del estado de Querétaro en el mes de Junio del 2009.

El universo de estudio fue integrado por 1,800 estudiantes de la institución antes indicada. La muestra fue obtenida de alumnos de ambos sexos (edades entre los 12 y 15 años), tomando en cuenta los turnos: Matutino y Vespertino, constituida por 36 salones cada uno de ellos compuesto aproximadamente por 50 alumnos, y a solicitud de la institución se encuestaron a todos aquellos presentes al momento de aplicar encuestas, obteniendo como muestra total a 1,183 adolescentes.

Como instrumento se utilizo una etiqueta sociodemográfica y dos encuestas: “Test de Fagerström” que mide la dependencia al cigarrillo basado en el cuestionario del Doctor Karl Fagerström, y el “Test de Ritchmond” que mide el nivel de motivación para dejar de fumar. Adicionalmente se utilizó una escala titulada “Escala de Recursos Sociales” (OARS), modificada tomando en cuenta la redacción para adolescentes y grado de dificultad. Éste instrumento permite observar al adolescente desde un punto de vista alejado a la dependencia como tal, analizando su punto de vista en cuanto a su entorno, familia y sociedad.

Y por último, tres preguntas adicionales; si han fumado alguna vez en su vida, cuántas veces y por qué, esto para complementar los test antes mencionados.

El análisis de datos se realizó mediante el programa SPSS 11.0v (Statical Package Social Science) manejando una estadística descriptiva para su procesamiento.



RESULTADOS:

Resultados preliminares de 1183 adolescentes, con 57.9%= 685 mujeres y 42.1%= 498 hombres. Han fumado en algún momento de su vida 19.1%= 226 alumnos, abarcando las señoritas un 9.6%=114 mujeres, presentándose más en los 14 años de edad con un 6.1%=73 alumnos de ambos sexos (Gráfica 1), de los cuales el 9.2%=109 alumnos, se mantiene activo en este hábito, lo cual se relaciona con expresiones de curiosidad en un 11.9%= 141 alumnos, seguidas de imitación 1.9%=22 alumnos; Con base en el Test de Fargeström no se detecto dependencia alguna; por consiguiente, la motivación para dejar de fumar es baja según el Test de Richmond.



Así mismo, como datos relevantes se pudo observar, que de los jóvenes que sufrieron alguna defunción significativa (25.6%= 304 alumnos), el 22.4%= 265 alumnos, no fuma; los adolescentes que viven con sus padres y hermanos forman un 91.3%=1080 alumnos; los hijos mayores son un 41.4%=490 alumnos, que constituyen un 3.2%=39 alumnos, de los que fuman. A su vez, los alumnos que trabajan crean un 6.3%= 75 alumnos de la muestra, de estos fuman un 1.43%=17 alumnos. Del mismo modo, las veces que los jóvenes pasaron algún tiempo con alguien que no vive con ellos en la última semana, un 32.9%= 389 alumnos comento que ninguna vez; los que tienen a alguien en quién confiar, 91.6%= 1084 alumnos; los que casi nunca se sienten solos, 72.4%=856 alumnos; el 82.9%= 981% ve a personas cercanas tan a menudo como quiere y el 91.9%= 1087 alumnos, se sienten apoyados por alguien cercano a ellos.
GRÁFICA 1. ESTUDIANTES QUE FUMAN Y SU RELACIÓN CON LA EDAD

GRÁFICA 2. CAUSAS POR LAS QUE LOS JOVENES HAN FUMADO





DISCUSIÓN:

Los resultados coinciden con lo reportado en la Encuesta Nacional de Adicciones 2002, que señala inicio del consumo a temprana edad, ya que la mayor prevalencia de uso en los estudiantes de este estudio, fue a los 13 y 14 años. Así mismo, en base a la ENA, en el país la prevalencia de fumadores de 12 a 65 años es notoriamente mayor al sexo femenino, dato que coincide con estos resultados pero no de una manera tan notoria. Esto mismo es indicado por Verra (2009), el cual señala que hombres y mujeres fuman por igual. Según a esta misma encuesta, en Querétaro de una población de 12 a 19 años de edad el 20.7% ha fumado menos de 10 cigarros en su vida, dato que concuerda con éstos resultados, ya que el 19.1% de los alumnos ha fumado alguna vez en su vida.


CONCLUSIONES:

A pesar de que la secundaria no se encuentra en una zona de riesgo, por estar en un área céntrica, existe una prevalencia significativa en los adolescentes, ante el consumo de tabaco, haciendo indispensable favorecer una prevención primaria y secundaria ante esta situación.

El papel de enfermería ante este fenómeno, es el de actuar como educadora sanitaria, informando tanto a esta como a otras escuelas el impacto que conlleva el ser un fumador, y los riesgos a que el alumno se expone ante esta práctica, orientando desde una manera analítica a los alumnos, maestros y padres de familia de esta institución, convenciéndolos de que la mejor forma de prevenir es optar por no fumar, a su vez promoviendo la lucha contra el tabaco con carteles, una semana de la salud en la misma escuela donde se promueva una vida saludable en general.

Así mismo, es necesario no olvidar a los alumnos que ya se nombran como fumadores actuales, pues aunque la dependencia no fue notoria, sí existe el riesgo futuro de que puedan serlo ya que como se menciono anteriormente, no tienen intención de dejar esté hábito, con ellos se podría inscribir a la escuela en el programa “Escuela Libre de Tabaco”, para motivarlos a no fumar a escondidas o no dentro de la institución.


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
-Aliño S. M. “Adolescencia. Aspectos generales y atención a la salud”, Rev Cubana Med Gen Integr;22(1)., 2006.

-Donas B. S., y Coll A. Adolescencia y Juventud en América Latina, “Marco epidemiológico conceptual de la salud integral y el desarrollo humano de los adolescentes”, Edt. LUR, 2001.

-Encuesta Nacional de Adicciones 2002.

-Escala de Recursos Sociales (AORS) Duke University Center (1978).

-Guzmán F.F.R. “Adquisición del uso de alcohol en un grupo de adolescentes mexicanos: el efecto de la relación con amigos”, Rev. Eletrônica Saúde Mental Álcool Drog. (Ed. port.) v.1 n.2 Ribeirão., 2005.

-INEGI, “Mujeres y Hombres en México” Decimo Segunda Edición INEGI (Instituto Nacional de Estadística geografía e informatica)., 2008.

-Nuño G. B. L. “Factores asociados a los patrones de consumo de tabaco en adolescentes escolares”, Rev Med Inst Mex Seguro Soc; 46 (1): 19-26., 2008.

-Solano R. S. “Manual de Tabaquismo”, 2ª edición, Edit. SEPAR.,2002.

-Tapia C. R. “Panorama epidemiológico del tabaquismo en México”, Salud Pública. Méx. 43:478-484, 2001.

-Verra F. “Consumo de tabaco en estudiantes de educación secundaria de Argentina”, Rev Panam Salud Publica; 25(3):227–33., 2009.






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos