Consultoria identificacion de escenarios de riesgo de desastres y su zonificacion en los municipios que conforman las cuencas del rio naranjo y suchiate


FUENTE: Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo. PEDN/UPIE/MAGA



Descargar 4.91 Mb.
Página2/9
Fecha de conversión20.03.2018
Tamaño4.91 Mb.
Vistas239
Descargas1
1   2   3   4   5   6   7   8   9

FUENTE: Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo. PEDN/UPIE/MAGA

Tabla 3: Resumen de datos de temperatura



FUENTE: Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo. PEDN/UPIE/MAGA
La parte alta de la cuenca tiene una susceptibilidad alta a heladas. El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación –MAGA- estimó que 76 poblados ubicados en la

parte alta de la cuenca (arriba de los 1,800 msnm), son afectados por las heladas.


Evapotranspiración: La evapotranspiración es una función que depende básicamente de los parámetros climáticos y del tipo de cobertura del suelo. La evapotranspiración representa la cantidad de agua que se pierde por concepto de evaporación y consumo por las plantas. Tomando en cuenta la información disponible y el nivel de precisión que se requiere, en el diagnóstico del Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo se procedió a calcular la evapotranspiración potencial por el método de Thornthwaite para las estaciones meteorológicas con datos de temperatura, localizadas en la cuenca y sus alrededores.
Tabla 4: Cálculo de la evapotranspiración potencial



FUENTE: Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo. PEDN/UPIE/MAG
Climadiagrama: En las Gráficas 1 a 3 se muestran los climadiagramas de las estaciones San Marcos, Candelaria y Catarina, las que se ubican en a parte alta, media y baja de la cuenca del río Naranjo. Al comparar los climadiagramas, se evidencia la distribución similar de precipitación, temperatura y evapotranspiración durante el año, aunque con valores diferentes.


Figura 1: Gráfica Climadiagrama Estación Candelaria


Figura 2: Grafica Climadiagrama Estación San Marcos



Figura 3: Grafica Climadiagrama Estación Catarina



Balance de Aguas: Durante la época seca existe déficit de agua en las áreas debajo de los 750 metros y en las áreas localizadas sobre los 1,600 metros. En estas áreas se requiere riego durante la época seca. En la franja entre los 750 y los 1,600 metros, la precipitación es suficiente para cubrir las pérdidas por evapotranspiración. Durante la época húmeda existe exceso de agua en toda la cuenca.
Régimen de caudales: Como es de esperarse, el régimen de caudales sigue de cerca el régimen de lluvias. En la tabla 5 aparece un resumen de los caudales medios mensuales y anuales de las seis estaciones localizadas en la cuenca.
De acuerdo con los datos, la época de estiaje en promedio se extiende desde noviembre

hasta abril. En mayo los caudales comienzan a incrementarse con las primeras lluvias y

alcanzan el primer pico de caudales máximos en junio. Durante julio los caudales disminuyen debido al descenso de la lluvia y luego se incrementan alcanzando el pico

mayor en septiembre, que coincide con el segundo pico de las lluvias. Como se mencionó, la cuenca presenta una variedad de climas y en consecuencia de regímenes de caudal. El río Naranjo que drena la parte de la cuenca en el altiplano, presenta menores caudales específicos como corresponde al área que recibe menos precipitación. Los caudales específicos se incrementan hacia el sur de la cuenca donde las precipitaciones son mayores. El primer pico de precipitación es menos perceptible en la parte de la cuenca localizada en el altiplano, debido a que por una parte, una mayor proporción de la precipitación se pierde como infiltración y evapotranspiración durante ese período, comparada con la proporción que se pierde por los mismos conceptos en el sur de la cuenca.


Tabla 5: Resumen de caudales



FUENTE: Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo. PEDN/UPIE/MAGA
Es notable en el régimen de caudales, que el segundo pico de caudales sea significativamente mayor que el primero. Esto se debe sobre todo, a que una mayor proporción de las primeras lluvias es absorbida por el suelo seco y la cobertura vegetal y

por lo tanto se pierde como evapotranspiración, mientras el segundo pico de lluvias ocurre cuando el suelo tiene un contenido mayor de humedad, lo que facilita el escurrimiento de la lluvia. De acuerdo al régimen promedio de caudales, es de esperarse que las mayores crecidas ocurran durante el segundo pico de caudales, es decir en Septiembre y en Octubre. Si bien no debe descartarse la ocurrencia de crecidas máximas anuales durante el primer pico, en años con poca actividad ciclónica. De las estaciones que estaban ubicadas en el área de la cuenca, únicamente las estaciones de San Marcos y Catarina continuaron funcionando, por lo que sólo estas estaciones tienen datos de las lluvias durante el período en que el huracán Mitch afectó al país. Estos datos confirman la percepción de que el Huracán afectó de una manera más severa las cuencas de los ríos localizadas al oriente y sur-oriente del país. Ambas estaciones, San Marcos y Catarina registraron precipitación durante el período en que el huracán Mitch afectó al país, pero estas no alcanzaron a ser las máximas del año.


Cobertura vegetal y uso de la tierra: La mayor superficie de la cuenca (alrededor del 40% del área total) está ocupada por cultivos perennes, mayoritariamente café y en menor escala por plantaciones de hule. Estos se ubican en la parte media. En la parte alta predominan los cultivos anuales principalmente de maíz y en menor escala trigo y hortalizas los que abarcan un 13% del área total de la cuenca, pero es en esta parte donde se encuentran las mayores superficies ocupadas por bosque de coníferas y mixto; la cobertura boscosa cubre un 21% del área total.
Tabla 6: Categorías de cobertura vegetal y uso de la tierra en la cuenca del río

Naranjo



FUENTE: Mapa de Cobertura Vegetal y Uso de la Tierra de la Cuenca del Río Naranjo

Los cultivos anuales comprenden todas aquellas tierras que actualmente están siendo utilizados con fines agrícolas. En la cuenca, entre los principales cultivos que se tienen son en la parte alta: maíz, trigo, papa y algunas hortalizas. En la parte media los cultivos anuales son principalmente de maíz, mientras que en la parte baja se encuentra: maíz, tabaco, pastos y otros.


Intensidad de Uso de la Tierra: Para establecer el grado de intervención humana en la modificación de los ecosistemas naturales y analizar la posible utilización sostenida del medio, se analizó la intensidad de uso de las fincas a través de la coincidencia entre el uso actual y la capacidad de uso de la tierra.
Parte de la zona cafetalera se ha identificado como un área sobre utilizada, debido a que la capacidad de los suelos indica que debería tener una cobertura forestal. Sin embargo es evidente que este cultivo perenne protege al suelo de la erosión, a diferencia de los cultivos anuales. Además no hay otros cultivos que puedan cumplir con el propósito de generar ingresos y proteger el suelo.
Tabla 7: Intensidad de uso de la tierra en la cuenca del río Naranjo



FUENTE: Mapa de Intensidad de Uso de la Tierra de la Cuenca del Río Naranjo
Análisis de conflictos de uso y manejo de los recursos: La cuenca se ha dividido en tres zonas, tomando como división entre las partes, el cinturón cafetalero, ubicado mayoritariamente entre los 900 y 1,600 msnm. De ahí que la parte arriba del cinturón se denomine alta y abajo del mismo, baja. La parte alta de la cuenca se caracteriza por la pérdida del suelo debido a las prácticas agrícolas en zonas que no tienen esa vocación.
Esta situación se evidencia en las fincas minifundistas que se caracterizan por la infra-subsistencia productiva del maíz/frijol; sin embargo, a pesar que el maíz es el cultivo principal en esta parte de la cuenca, su producción es insuficiente para cubrir la demanda. En síntesis, la parte alta de la cuenca se encuentra densamente poblada e integrada principalmente por fincas minifundistas que hacen un uso intensivo del suelo,

deteriorándolo, así como al bosque y al agua. Hay dificultades de aprovisionamiento del agua superficial y conflictos de uso, así como la desaparición del bosque es acelerada,

afectando además la recarga hídrica. Por lo que favorecer el buen manejo de los recursos naturales, generaría beneficios económicos directos para los productores y sus familias, así como traería economías externas para los pobladores de la parte media y baja.

La parte media se caracteriza por el cultivo de café, aún en áreas con altas pendientes. Sin embargo, el café con sombra es el uso más compatible entre la producción económica y el entorno ambiental, al grado que puede considerarse que ayuda a la conservación de la naturaleza, mediante la fijación de carbono, la protección del suelo y la regulación del ciclo hidrológico. Por otra parte, en las partes más húmedas es necesario podar más la sombra del café, facilitando que las lluvias intensas provoquen erosión. En síntesis, la contaminación temporal derivada de las descargas de las aguas mieles sin tratamiento y por el uso de agroquímicos, así como la erosión en suelos de altas pendientes y precipitaciones, son los problemas relevantes en la parte media de la cuenca. Por lo que apoyar la reconversión a la caficultura orgánica en fincas pequeñas y medianas y el beneficiado ecológico en las fincas grandes, tendría un impacto positivo en la economía y el ambiente.


Los suelos están siendo subutilizados en la parte baja de la cuenca. En ésta se produce la mayor parte del maíz de la cuenca, aunque es afectado por sequías o inundaciones prolongadas. Se encuentra el mayor porcentaje del hato ganadero pero las inundaciones con frecuencia inutilizan los pastos mejorados. El cultivo de palma africana ha cubierto espacios que correspondían a la ganadería, algodón y banano. En síntesis, los conflictos de uso del agua en la época seca, son debidos a la demanda para riego y al manejo de las inundaciones en la época de lluvia, que mediante obras hidráulicas han hecho grandes finqueros y que afectan a medianos y pequeños productores, son los problemas más relevantes en la parte baja de la cuenca.
4.1.3 Caracterización socioeconómica de la Cuenca
Según el Censo del 2002, la población total del área de la cuenca es de 272,611 habitantes, que se asienta política y administrativamente sobre 19 municipios (4 de Quetzaltenango y 15 de San Marcos). El 22.2% de la población se considera urbana y el restante 78.8% corresponde a poblaciones de tipo rural.
El 49.6% es población masculina y 50.4% es población femenina; y la población económicamente activa (PEA), que comprende el rango etáreo comprendido entre los 15 a 59 años, el total asciende al 53.5%, equivalente a l94,681 habitantes.
Respecto a la distribución étnica, la minoría de la población es indígena (26.2%) y el porcentaje restante reporta ser mestizo. El crecimiento poblacional es similar al 2.65% nacional, la densidad poblacional es de 217 hab/km² y la migración es negativa, produciéndose únicamente desplazamiento interno.
En el aspecto educativo preprimario, primario y secundario, el número de escuelas reportado es de 1,667; principalmente del tipo primario. Los aspectos de salud, se encuentran cubiertos por 2 hospitales nacionales, 12 centros de salud y de 60 puestos de salud, disponiendo los centros de salud mayor capacidad de atención. Las principales enfermedades se refieren a las respiratorias; otras enfermedades importantes lo constituyen las infecciones intestinales y diarreas a partir de parasitismo, cuya principal causa es la falta de tratamiento al agua de consumo humano; el alcoholismo y la desnutrición ocupan índices secundarios, aunque no menos importantes de atender, con

orígenes de tipo económico-social.


En lo referente a tipo de vivienda, el 90% son de tipo formal (están construidas de block, adobe y madera), con techos de lámina y pisos de tierra o concreto. La mayoría de centros poblados cuenta con el servicio de agua entubada, hasta un 60.4% Poblacional, con deficientes condiciones de potabilidad, con conexiones domiciliares individuales y/o grupales (llenacántaros), por insuficiencia del recurso ya que no se cuenta con sistemas de almacenamiento; en tanto que la disposición de aguas servidas, se convierte en un problema de contaminación directa a los ríos, ya que únicamente el 22.2% cuenta con drenajes (INE, 1994) aunque se cuenta con sistemas de alcantarillado en las poblaciones principales, no se dispone de plantas de tratamiento. El servicio de energía eléctrica, se encuentra disponible en un 64.2% en todos los municipios y la comunicación telefónica, muestra un índice de 99 habitantes por línea telefónica.
La organización comunitaria, se encuentra establecida, ya que la población local se agrupa en comités para resolver los problemas, en el ámbito de las cooperativas estas funcionan con más de 15,000 socios, siendo 2 las más importantes; el apoyo institucional se brinda mediante instituciones gubernamentales que cuentan con limitación de recursos y personal; en tanto que el apoyo a partir de organizaciones no gubernamentales -ONG’s- es escaso.
En la tenencia de la tierra, se diferencian el régimen de tenencia particular con pequeñas unidades y algunas propiedades colectivas de tipo municipal y/o comunal (astilleros). Los tamaños de parcela identificados se encuentran dentro de un rango de 0.4 ha a más de 1,700 ha, donde la principal actividad para la parte alta lo constituye la agricultura de granos básicos, en la media la caficultura y en la parte baja cultivos diversificados. En cuanto a mano de obra, es principalmente familiar y/o contratada con bajo nivel tecnológico en la producción y escasa asistencia técnica y crediticia. Otro sistema productivo, de relativa importancia lo constituye el pecuario, orientado principalmente a la producción de doble propósito y procesamiento de los derivados. Este se realiza en fincas medianas y grandes de la parte media baja y baja. En el aprovechamiento de los recursos naturales participan tanto pobladores urbanos como rurales. En el área rural se diferencian los minifundistas, los productores de tamaño mediano que utilizan sistemas de riego y los grandes productores de café, hule, palma africana y ganadería. En cuanto a la actividad forestal, algunas de las fincas poseen planes de manejo y proyectos de reforestación por incentivos. Respecto a actividades artesanales y agroindustriales, la presencia de las mismas es débil y por lo general se realiza en los centros urbanos principales, realizándose generalmente trabajo manual y artesanal para producir artículos de escaso valor agregado.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos