Consultoria identificacion de escenarios de riesgo de desastres y su zonificacion en los municipios que conforman las cuencas del rio naranjo y suchiate



Descargar 4.91 Mb.
Página1/9
Fecha de conversión20.03.2018
Tamaño4.91 Mb.
Vistas250
Descargas1
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

PROPUESTA TECNICA Y FINANCIERA PARA LA

CONSULTORIA IDENTIFICACION DE ESCENARIOS

DE RIESGO DE DESASTRES Y SU ZONIFICACION EN LOS MUNICIPIOS

QUE CONFORMAN LAS CUENCAS DEL RIO NARANJO Y SUCHIATE

EMPRESA CONSULTORA “LA CEIBA




Trabajo publicado en www.ilustrados.com

La mayor Comunidad de difusión del conocimiento


EMPRESA CONSULTORA “LA CEIBA”

ORIGINAL”



PROPUESTA TÉCNICA Y FINANCIERA PARA LA CONSULTARÍA DE IDENTIFICACIÓN DE ESCENARIOS DE RIESGOS DE DESASTRES Y SU ZONIFICACIÓN EN LOS MUNICIPIOS QUE CONFORMAN LAS CUENCAS DEL RIÓ NARANJO Y SUCHIATE.

CIUDAD DE GUATEMALA, OCTUBRE DEL AÑO 2007



E


EMPRESA CONSULTORA “LA CEIBA”
RESPONSABLES DE LA OFERTA TECNICA:


No.

Nombre

Grado académico

Área temática de responsabilidad

Cargo dentro de la consultoría

1

Marvin Melgar Ceballos

Licenciado, Master en Ciencias Ecológicas y Postulado a Doctor en Ciencias Psicosociales y Fiabilidad Territorial

Especialista

Planificación Estratégica Territorial



Consultor Líder

2

Karina Velásquez López

Ingeniera Geóloga y Técnico en Sistema de Información Geográfica (SIG)

Especialista en geología e informática

Encargado de equipo técnico de campo

3

Victoria Ramírez

Ingeniero en geología, post-grado en geofísica

Especialista en geofísica

Investigador y planificador del proceso

4

Saúl David Aguilar Marroquín

Ingeniero Agrónomo en Recursos Naturales

Especialista en recursos naturales renovables

Investigador y planificador del proceso

5

Pedro Radhamès Arias Mejía

Licenciado en Sociología

Especialista en ciencias sociales

Facilitador principal de procesos participativos

6

Cesar Mendoza Ortiz

Licenciado en administración de empresas

Especialista en comunicación social

Facilitador e investigador en procesos participativos

7

José Manuel Cabrera

Forestal y Fitotecnista

Especialista en estadística y matemática aplicada a nivel social y de recursos naturales

Técnico especializado en procesamiento de información

8

Juan José Herrera Alvarado

Dasonomo

Especialista en manejo y planificación de recursos naturales

Técnico en investigación de campo

9

Renato Bohanerges Lechuga García

Dasonomo y Técnico en Geología

Especialista en manejo y planificación de recursos naturales

Técnico en investigación de campo


CIUDAD DE GUATEMALA, OCTUBRE DEL AÑO 2007




Siglas, Acrónimos y Abreviaturas


ASIES

Asociación de Investigación y Estudios Sociales

AP´s

Áreas Protegidas

CATIE

Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza

CBM

Corredor Biológico Mesoamericano

CECON

Centro de Estudios para la Conservación

CEPAL

Comisión Económica para América Latina

COCODES

Comité Comunitarios de Desarrollo Sostenible

COMUDES

Comité Municipal de Desarrollo Sostenible

CONAMA

Comisión Nacional del Medio Ambiente

CONEM

Comité Nacional de Ecosistemas Manglares

CONRED

Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres

CONAP

Consejo Nacional de Áreas Protegidas

CONCYT

Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología

FONACON

Fondo Nacional para la Conservación

FDN

Fundación Defensores de la Naturaleza

IICA

Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas

INAB

Instituto Nacional de Bosques

INSIVUMEH

Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología y Meteorología

MAGA

Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación

MARN

Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales

OCREN

Oficina del Control de las Áreas de Reservas Nacionales

ONG´s

Organizaciones No Gubernamentales

SIGAP

Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas

RECODES

Región de Conservación de Desarrollo Sostenible

RNP

Reservas Naturales Protegidas

USAC

Universidad de San Carlos de Guatemala

1. Introducción
Atendiendo el llamado de la “Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Origen Natural o Provocado” (CONRED), el cual presento el día 04 de octubre del año dos mil siete, al poner a disposición de empresas consultora los “Términos de Referencia para la Consultoría Identificación de Escenarios de Riesgo de Desastres y sus Zonificación en los Municipios que Conforman las Cuencas del Rio Naranjo y Suchiate”, la Empresa Consultora La Ceiba, conformada por un equipo de alto nivel profesional presenta la “Propuesta Técnica y Financiera” para su evaluación por la junta calificadora establecida para un proceso que confiamos a plenitud se desarrolle de forma transparente y midiendo las capacidades técnicas, logísticas y académicas de cada empresa licitante
Considerando que la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Origen Natural o Provocados –CONRED-, fue creada según Decreto Ley 109-96 y se integra por dependencias y entidades del sector público y del sector privado. En su Artículo 3 establece las finalidades, siendo éstas:


  1. Establecer los mecanismos, procedimientos y normas que propicien la reducción de desastres, a través de la coordinación interinstitucional en todo el territorio nacional.




  1. Organizar, capacitar y supervisar a nivel nacional, regional, departamental, municipal y local a las comunidades para establecer una cultura en reducción de desastres, con acciones claras, antes, durante y después de su ocurrencia a través de la implementación de programas de organización, capacitación, información, divulgación y otros que se consideren necesarios.




  1. Implementar en las instituciones públicas su organización, políticas y acciones para mejorar la capacidad de su coordinación interinstitucional en las áreas afines a la reducción de desastres de su conocimiento y competencia.

El desarrollo de la presente consultoría pretende cumplirá a las anteriores directrices, lograr el desarrollo de “escenarios de riesgo y zonificación de áreas criticas” (comunidades y/o municipios) que permitan orientar a los actores claves, sociedad civil e instituciones gubernamentales planes de contingencias que permitan mitigar los posibles daños sociales, económicos y ambientales de los territorios que puedan ser afectados.


Si consideramos que en centroamericana es una zona de alta incidencia de fenómenos naturales que normalmente provocan desastres de gran magnitud con la consiguiente pérdida de vidas humanas, valores materiales, interrupción del crecimiento económico y deterioro de entornos ambientales, tal como la historia nos permite remembrar al ver al pasado y lo ocurrido en las Cuencas del Rio Naranjo y Suchiate debido al Huracán Stan.
Estadísticamente, los fenómenos que muestran el mayor grado de recurrencia en la región son los de tipo hidrometeorológico (inundaciones, tormentas tropicales y huracanes), deslizamientos de masa, actividad volcánica y actividad sísmica por lo que en los últimos años se han invertido una gran cantidad de recursos en medidas de mitigación y reducción de los daños que causan.
Una de las herramientas más importantes para el diseño y formulación de escenarios de riesgo, políticas y estrategias que permitan la reducción de la vulnerabilidad y el nivel de riesgo de la población es la zonificación de las amenazas mediante la elaboración de mapas regionales, municipales y comunitarios, los cuales pueden ser utilizados por los planificadores urbanísticos, gobiernos y autoridades locales para la regulación del uso del suelo y la elaboración de Planes de Desarrollo.
El considerar la CONRED modelos de investigación, planificación y operativizaciòn, basados en enfoques de “manejo sustentable de cuencas hidrográficas”, permitirá una visión más integral por parte de los actores locales, lo que fortalecerá los vínculos que permitan a mediano plazo la implementación de planes de contingencia y desarrollo, que reduzcan los daños al mínimo provocado por desastres naturales o provocados.
La visión de planificación que propone la “Empresa Consultora La Ceiba”, se basa en la experiencia de concebir los modelos de investigación y planificación territorial desde una plataforma regional, basado en los potenciales que poseen las cuencas hidrográficas, como medio de desarrollo de modelos que puedan sustentar la viabilidad social de los programas, proyectos y actividades.
Al evaluar que gran parte del éxito del planteamiento de los escenarios y la zonificación municipal, depende de considerar el componente socioambiental, sugerimos el desarrollo de la presente consultoría no solo dentro del enfoque de cuencas hidrográficas sino además de la futura constitución de una “Región de Conservación y Desarrollo Sustentable” –RECODES- (Ver anexo 2).
La RECODES se conceptualiza como “un mecanismo adicional para sustentar la conservación a largo plazo de las cuencas hidrográficas. Este concepto está construido a partir de muchas y variadas experiencias desarrolladas a nivel latinoamericano y otras partes del mundo, relacionadas con la conservación de la biodiversidad, el manejo de las Áreas Naturales Protegidas, el desarrollo socioeconómico rural, y la participación activa y permanente de las comunidades humanas, las instituciones gubernamentales, ONG locales, nacionales e internacionales”.

2. Objetivos
2.1 Objetivo general


  • Establecer los escenarios de riesgos a desastres en las cuencas del río Naranjo y Suchiate identificando específicamente las zonas de inundaciones y deslizamientos provocados por movimientos sísmicos y/o saturación de suelo por lluvias.


2.2 Objetivo especifico


  • Desarrollar una metodología que posibilite el análisis y la zonificación de amenazas y riesgos a inundaciones y deslizamientos por movimientos sísmicos y/o saturación de suelo por lluvias, en las cuencas del Rio Naranjo y Suchiate, haciendo uso de la tecnología de los Sistemas de Información Geográfica, y análisis estratégicos territoriales que permitan establecer en forma cuantitativa y cualitativa los escenarios de riesgo y su respectiva zonificación.




  • Identificar las áreas potenciales a ser afectadas por inundaciones y deslizamientos en las cuencas de los Ríos Naranjo y Suchiate. Así como los elementos que se encuentran bajo riesgo en las comunidades y municipios ubicados dentro de la cuenca.




  • Contribuir al ordenamiento en el uso del suelo que evite los asentamientos en cauces y zonas con pendientes de alto riesgo, promoviendo medidas de “ordenamiento territorial” que sean consideradas por las autoridades locales en procesos de planificación urbanística a nivel urbano, periurbano y rural.




  • Elaborar los mapas de amenazas a inundaciones y deslizamientos en las cuencas de los Ríos Naranjo y Suchiate.




  • Identificar los elementos bajo riesgo en las comunidades asentadas en las zonas de riesgo.




  • Proveer una herramienta que posibilite la toma de decisiones para la gestión de riesgo en las comunidades y municipios de las cuencas.




  • Identificar áreas prioritarias para planes y contingencia de manejo.




  • Iniciar el proceso de involucramiento de las comunidades y municipios que integran el área de estudio en el proceso de identificación de amenazas y de los elementos bajo riesgo.



3. Análisis y alcance de los términos de referencia
Al realizar un análisis preliminar de los requerimientos y planteamientos establecidos dentro del marco de “términos de referencia”, debemos de establecer que el “enfoque de manejo sostenible de cuencas hidrográfica” es una pauta viable para logara la integración bioregional de las división administrativa de los municipios, considerando además de que las cuencas no solo contribuyen al desarrollo socioeconómico del territorio, sino además por condiciones intrínsecas y antropogenicas son vulnerables debido a las mismas características que la hacen de vital importancia para el desarrollo humano.
Partiendo de una definición básica, una cuenca es el territorio que aporta agua al río que contiene, o sea, es el área total que desagua en forma directa o indirecta en un arroyo o en un río. Suele recibir el nombre de la corriente pluvial a la que alimenta. Por ejemplo, podemos hablar de la cuenca del río Samalá. Completando el concepto, una cuenca es un área natural en la que el agua proveniente de la precipitación pluvial forma un curso principal de agua, hasta que llega al mar, lago u otro río mayor. La cuenca es una unidad hidrográfica, conformada por el conjunto de sistemas de curso de aguas y delimitada por las cumbres, o el relieve que la comprende, siendo sus límites la “divisoria de aguas”.
La cuenca es un sistema dinámico con componentes físicos tales como el agua, el aire, el suelo, subsuelo, el clima y los minerales; biológicos como la flora y la fauna; antropogénicos como los socioeconómicos, culturales e institucionales. Todos estos componentes están interrelacionados y en un determinado equilibrio, de manera que al afectar uno de ellos, se produce un desbalance en el sistema que de acuerdo a la capacidad de carga del mismo tiende a recuperar nuevamente el balance o a producir una nueva condición pero deteriorada. Además, siendo la cuenca un sistema dinámico presenta innumerables cambios en el tiempo, en donde los de origen antropogénico reflejan la cultura de la sociedad que la habita. Por lo que, una cuenca hidrográfica es una unidad natural adecuada para la coordinación de procesos de manejo diseñados para asegurar el desarrollo sustentable.
Para efectos prácticos, una cuenca hidrográfica puede ser dividida en las secciones:


  • Cuenca alta, que corresponde con las áreas montañosas limitadas en su parte superior por las líneas divisorias de aguas.

  • Cuenca media, que comprende las zonas de pie de monte y valles bajos, donde el río principal mantiene un cauce definido.

  • Cuenca baja o zonas transicionales (como los estuarios o humedales), donde el curso de agua divaga o desaparece como tal.

El mundo es un sistema ecológico único en donde el sistema hídrico o ciclo del agua tiene entre sus funciones el mantenimiento del clima global y para ello, la calidad de los subsistemas de cuencas y su cobertura vegetal resultan en una sumatoria vital para mantener estable dicho ciclo. Actualmente, las pocas cuencas en las que no habitan los seres humanos, ni están incorporadas a la producción, son reservorios de naturaleza y biodiversidad que debieran estudiarse, manejarse y conservarse, puesto que día a día con su transformación, se extinguen especies que la humanidad aún no ha conocido y se pone en riesgo a la propia especie humana.


Las relaciones naturales, espaciales y de asentamientos humanos de las cuencas son muy variadas, por lo que cada una resulta en una especificidad. En cada cuenca donde se localizan asentamientos humanos debería evaluarse su capacidad de carga en relación a la densidad demográfica y su reproducción, considerando que una cuenca cuenta con una capacidad finita de recursos físicos y biológicos.
La relación de estos con el volumen de la demanda de las necesidades humanas constituye su capacidad de carga y es expresada como un umbral en el que la base natural y los recursos pueden reciclarse, regenerarse, reproducirse y producirse. Una vez abatida dicha capacidad, el deterioro progresivo es irreversible. Por lo anterior, las

cuencas idealmente deben de mantenerse en un umbral positivo y la lógica de las sociedades que las habitan debe buscar constantemente el balance hacia márgenes positivos mayores sin que ello necesariamente implique, restricciones en la satisfacción de necesidades económicas, sociales y culturales. También en términos ideales, cada cuenca debe alcanzar su propia sustentabilidad y no incorporar artificialmente recursos naturales provenientes de otras cuencas.


Los problemas relacionados con las cuencas son de orden natural y antropogénico. Los desastres naturales son parte de la evolución del planeta y la humanidad aún no está totalmente preparada para su prevención y amortiguamiento, como es el caso de las erupciones volcánicas o los huracanes. En cambio, los problemas ambientales generados por la acción de la humanidad, si pueden ser controlados a voluntad e incluyen la contaminación generalizada, el agotamiento de recursos naturales, la pérdida de la biodiversidad, la deforestación, el deterioro del suelo, el azolvamiento de cauces, el planificación urbana, en legislación de asentamientos y uso del agua, en legislación por servicios ambientales, en investigación de recursos naturales y tecnología limpia, la falta de equidad en la apropiación y distribución de la riqueza y la falta de una cultura democrática y sustentable, entre otros.
Los objetivos de manejo de cuencas evolucionaron desde una orientación de captación de agua, a otros más complejos como el manejo integrado de los recursos naturales de una cuenca, y por último a la gestión ambiental integrada. Actualmente, el manejo de cuencas tiene como objetivo mejorar el bienestar social al formular e implementar acciones y prácticas orientadas a la conservación de los recursos naturales en una cuenca (el control de erosión, de la contaminación, la conservación de suelos y la recuperación de zonas degradadas); manipular los sistemas naturales de una cuenca para la producción de bienes y servicios (por ejemplo, proporcionar un mayor abastecimiento de agua con calidad para el consumo, mejorar la producción forestal, de pastos, agrícola, agroforestal o agrosilvopastoril); mitigar el efecto de fenómenos naturales ; organizar el uso de la tierra (por ejemplo, al regular una adecuada construcción de la infraestructura urbana) y otros.
En la experiencia institucional actual, existen varias formas de abordar la planificación del desarrollo de las cuencas, dependiendo del objetivo principal del manejo, entre ellas se encuentra el manejo integral productivo natural de cuencas que se basa en procesos de ordenamiento territorial que orientan las actividades productivas de acuerdo a las características y aptitudes del suelo, clima, presencia de especies endémicas, tecnología y cultura productiva. Otra forma de planificación es la determinada por el objetivo del manejo de cuencas para reducir el riesgo y la vulnerabilidad ambiental, donde el nivel de riesgo está definido por la intensidad de la amenaza y el grado de vulnerabilidad de una sociedad a dichos efectos.
La integración del concepto “manejo sostenible de Cuenca Hidrográfica” debe de plantearse como la opción mas viable para que los departamentos, municipios y comunidades, realicen esfuerzos individuales y conjuntos para el manejo, protección, recuperación, aprovechamiento racional de sus recursos naturales. La visión de CONRED y AECI al integrar este enfoque en las propuestas de diagnostico, estudio, planificación y operativizaciòn es acertada debido a que su integridad ecológica, ambiental, edáfica y geológica aseguran la minimización de riesgos ambientales sobre los territorios.
La problemática de manejo y conservación de los recursos naturales, incide directamente sobre el nivel de impacto que una catástrofe ambiental pueda afectar un territorio como una comunidad y/o municipio, no es necesario ser un especialista para evaluar que aquellas cuencas cuyo manejo ha sido mínimo o bien adecuado el impacto de temporadas de lluvias normales, ciclones, terremotos, etc., es mucho menor que aquellas que presentan un deterioro sobre sus recursos forestales, hídricos, edáficos y geológicos.
La visión de planificación al identificar a través de la consultoría de identificación de escenarios de riesgo y zonificación municipal, si se plantea desde el “enfoque de manejo sustentable de cuencas hidrográficos”, no solo cumplirá una variable de planificación sino además permitirá iniciar un proceso de “ordenamiento territorial” que inserte a los gobiernos locales a buscar alternativas de mitigación, corrección y recuperación de aquellos factores ecológicos, hidrobiologicos y forestales que por su ausencia o disminución drástica hacen a las cuencas, subcuencas y/o microcuencas con mayor riesgo para ser afectadas por causas ambientales.

Los alcances de la consultoría deben de verse como un primer paso para lograr a mediano plazo un proceso de “ordenamiento territorial” a nivel departamental y regional, considerando como punto de partida y consenso el manejo integral de las cuencas hidrográficas del Rio Naranjo y Suchiate.


El comprender la necesidad de un planteamiento integral de soluciones a problemas que debido al impacto que año tras año viene incrementándose en las unidades de hidrobiologicas de las cuencas de los Ríos Naranjo y Suchiate, debe de comprenderse como el punto de partida para el éxito no solo del desarrollo sino de su implementación a mediano y largo plazo.
Los producto obtenidos de la presente consultoría como una visión muy particular de la “Empresa Consultora La Ceiba”, es el desarrollo no solo del medio físico y digital producto de una serie de actividades técnico/científicas, sino además contribuir a buscar los medios de articulación que permita la operativizaciòn por parte de CONRED con los actores claves locales que viabilicen la actual propuesta.
El planteamiento de escenarios de riesgo y su respectiva zonificación, debe además de concebirse dentro de los alcances de la consultoría, seguir con el proceso que desde hace mucho años se viene realizando en municipios y comunidades de las cuencas del Rio Naranjo y Suchiate de concientización y divulgación que presente a los miembros de la sociedad civil y actores claves la importancia de estar preparados debido a la fragilidad ecológica y su respectiva vulnerabilidad en casos específicos de comunidades y municipalidad, siendo realistas en las consecuencias de una mala planificación y uso de los recursos hidrobiologicos y por ende hoy día un mayor grado de susceptibilidad a ser impactos por amenazas ambientales.


4. Marco referencial de las cuencas del Rio Naranjo y Suchiate
4.1 Características generales de la cuenca del Rio Naranjo
Para mostrar la situación actual de las amenazas, vulnerabilidad y riesgo en el área del proyecto, es necesario analizar algunos aspectos biofísicos y socioeconómicos que han influido en el comportamiento de estos factores en las últimas décadas.
4.1.1 Ubicación y extensión
De acuerdo a la organización administrativa de la República de Guatemala, la cuenca del río Naranjo se encuentra comprendida en la Región VI, la cual integra los departamentos de Quetzaltenango, San Marcos, Sololá, Totonicapán, Retalhuleu y Suchitepéquez. Está integrada por 19 municipios de los cuales 14 pertenecen al departamento de San Marcos y 5 al departamento de Quetzaltenango.
Los municipios del departamento de San Marcos en la cuenca del río Naranjo son: San

Marcos, San Pedro Sacatepéquez, San Antonio Sacatepéquez, Esquípulas Palo Gordo y San Cristóbal Cucho en la parte alta; El Quetzal, La Reforma, Nuevo Progreso, El Tumbador, El Rodeo, Pajapita, Tecún Umán y Catarina en la parte media y Ocós en la parte baja y los 5 municipios que pertenecen al departamento de Quetzaltenango son: Palestina de Los Altos, San Martín Sacatepéquez y San Juan Ostuncalco en la parte alta; Colomba y Coatepeque en la parte media y baja.


Tabla 1: Áreas municipales comprendidas dentro de la cuenca


Municipios

Microcuencas por municipio

Área municipal

Área municipal de la cuenca

%

San Marcos

Alto Nahualà, Agua Tibia, Palatzà

120.50

28.00

23.24

San Pedro Sacatepéquez

Alto Nahualà, San Ramón, Tacanà, Nahuala, Turbalà, Chol, Agua Tibia.

253.00

90.20

35.65

Esquipulas Palo Gordo

Paltaza

50.50

9.20

18.22

San Cristobal Cucho

Ixchol, Chanchil, Chol, Palatzà, Las Majdas

56.00

36.80

65.71

Palestina de Los Altos

Ciènaga, Suj, Ixchol

36.00

26.00

72.22

San Martin Sacatepéquez

Talcanac, Chanchil, Talcicil, Danubio, Mujuljà

143.80

136.40

94.85

El Quetzal

Talcicil, Las Majadas, Son, anoa, Chillòn, Canopa, Cainà, Chisnà, Negro, Chupà, Muchzu.

87.50

69.30

79.23

La Reforma

Canoa, Chillòn, Canopa, Cainà, Chisnà, Colorado, Ixtal.

74.10

67.00

90.42

Nuevo Progreso

Cainà, Ixtalito, Ixtal, San Luis, Piñol, Cascajù, Pajapa, Zarco I.

140.40

123.80

88.18

El Rodeo

Zarco, Camaròn, Poza Oscura, Sula.

51.70

25.40

49.13

El Tumbador

Zarco, Piñol, Cascajù, Amargura, Nahuatancillo, Pajapa, Nahuatàn, Pataxte, Poza Oscura, Xulà.

165.70

151.80

91.61

Colomba

Talcanac, Danubio, Sacchilà, Mujuljà, Masà, La Nopalera, Las Canoas, Negro.

205.70

57.70

28.05

Pajapita

Piñol, Amargura, Nahuatancillo, Pajapa, Nahuatàn, Pataxte, Honda, El Mico

131.70

119.60

91.23

Ayutla / Tecùn Umàn

Honda, El Mico

118.70

67.40

56.78

Catarina

Zarco, Pataxte, Camarón, Poza Oscura, Xulà, Honda, El Mico

81.40

48.00

58.97

Ocòs

Naranjo Bajo

151.80

37.50

24.70

Coatepeque

Chisnà, San Luis, Cangrejo Masà, La Nopalera, Las Canoas, Muchzu

418.70

50.30

12.01

Fuente: Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo. PEDN/UPIE/MAGA
4.1.2 Caracterización biofísica
Reseña hidrográfica general: La Cuenca del Río Naranjo forma parte de la vertiente del Océano Pacífico y tiene una superficie de 1,255 km², equivalente al 1.16% del área total del país. La cuenca tiene forma irregular, con 20 km de ancho en la parte alta, 50 km en la parte media y menos de 10 km en la parte baja. El cauce principal del río Naranjo tiene una longitud de 104 kilómetros y recibe alrededor de 13 corrientes por km². La elevación máxima de la cuenca es de 3,322 msnm y la mínima es 0 msnm. La cuenca presenta 3 zonas homogéneas, siendo estas la parte alta, media y baja.
Se caracteriza por regiones montañosas con zonas planas como las Ciudades de San Marcos y San Pedro Sacatepéquez en la parte alta; posee pendientes muy pronunciadas en las partes alta y media de la cuenca, disminuyendo estas al llegar a la zona costera de inundación, que constituye la parte baja de la misma.
Clima: Según la clasificación climática de Thornthwaite, en la cuenca del río Naranjo se

presentan 4 tipos: i) en la parte baja de la cuenca y en la zona baja de la parte media, el

clima es húmedo y mega térmico -BsA’a’-; ii) en la parte media el clima es per húmedo y

mega térmico -ArA’a’-; iii) en la zona alta de la parte media y en la zona baja de la parte

alta de la cuenca, el clima es per húmedo y mesotérmico -Arb’a’-, y iv) en la zona alta de la parte alta de la cuenca el clima es húmedo y mesotérmico -BsB’b’-.
Precipitación: La distribución de la lluvia durante el año está caracterizada por una época seca que se extiende desde Noviembre hasta Marzo. La temporada de lluvias se inicia en promedio en Abril y concluye en Octubre.
Durante la época de lluvias se registran dos picos de lluvia máxima, que en promedio

suceden durante Junio y Septiembre. El primero de estos picos de lluvia máxima se debe al desplazamiento de la Zona de Convergencia Intertropical. Este pico de precipitación es en promedio el máximo durante el año. El segundo pico que se registra durante Septiembre, se debe sobre todo al paso de bajas presiones, tormentas y ciclones tropicales por el país o por sus alrededores. Dependiendo de la intensidad de la actividad ciclónica en los alrededores del istmo centroamericano, el segundo pico puede ser mucho más pronunciado que el primero. La prominencia del segundo pico de lluvias es importante, porque constituye la principal fuente de alimentación de los caudales durante la época de estiaje. En la tabla 2 se muestran los valores de la precipitación mensual registrada en las estaciones de la cuenca y sus alrededores.


Temperatura: La temperatura es altamente dependiente de la elevación del sitio en que se observa. Aunque la información de temperatura es extremadamente pobre, algunas

estaciones permiten observar que la temperatura alcanza sus valores mínimos durante el mes de Enero y se incrementa continuamente entre Febrero y Mayo, cuando en promedio se inicia formalmente la época de lluvias.


La temperatura máxima ocurre durante los meses de Mayo y Junio y registra ligeros

descensos durante Julio hasta Octubre. Después de Octubre la temperatura desciende hasta alcanzar el mínimo durante Enero para cerrar el ciclo anual. En la tabla 3 se muestran los datos de temperatura observados en las estaciones localizadas en la cuenca y sus alrededores.



Tabla 2: Resumen de datos de precipitación




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos