Consejero, profesor cesar barrera bazan, opina



Descargar 15.72 Kb.
Fecha de conversión27.10.2018
Tamaño15.72 Kb.
Vistas65
Descargas0

CONSEJERO, PROFESOR CESAR BARRERA BAZAN, OPINA:

LIBERALIZACIÓN DE LA FUNCIÓN DOCENTE: OTRO ATENTADO



A LA EDUCACIÓN NACIONAL”


  1. El gobierno no ha iniciado ninguna reforma fundamental en la educación. Sumido en el inmediatismo, marcha de espaldas al Proyecto Educativo Nacional; sigue enredado en la mediocridad de sus políticos como la fracasada “municipalización” y Diseño Curricular ; está sometido a innumerables denuncias que va desde el manejo antitécnico y nada transparente de las llamadas “evaluaciones” para desprestigiar al maestro, como las convocadas para el ingreso a la nueva “Carrera Pública Magisterial”, hasta por el mal uso de donaciones la absurda venta de la sede central Nacional del MED y la imperdonable impresión de textos escolares plagados de errores de grueso calibre.

El agresivo manejo de la propaganda oficial ni el aplauso interesado de los sectores que medraron de la llamada “reforma educativa fujimorista” pueden ocultar la implacable realidad: El fracaso de una política educativa que no rompe con el conservadurismo imediatista.

  1. Concordante con el abandono de su propuesta de “retorno a la Constitución del 79”, hoy el gobierno mantiene intocado el DL 882 del fujimorato, puerta abierta a la conversión de la educación en todos sus niveles, en una vulgar mercancía y soporte ideológico, político y comercial del fundamentalismo mercantilista contra la educación pública y del abandono creciente de ella de parte del Estado.

Es en esa línea que el gobierno acaba de promulgar la Ley que faculta que otros profesionales, sin titulo pedagógico en educación, también ejerzan la docencia.

Con ello se tira el traste toda la campaña demagógica en torno a la Nueva Ley de Carrera Pública Magisterial y se somete al mercado y al clientelismo politiquero las aulas y plazas magisteriales.

  1. Es cierto que los centros educativos requieren de otros profesionales que refuercen el proceso de enseñanza aprendizaje. Esa labor la desempeñan los psicólogos, asistentes sociales y nutricionistas, cuando el Estado cubre el presupuesto para su desempeño que no es pedagógica, ni en aula, si no de apoyo. Lo mismo que en algunos centros de Educación técnica superior. Ambos ya están contemplados en la ley magisterial vigente que el gobierno incumple y aun en la nueva.

De tal manera que esta sumamente claro que la ley que acaba de promulgarse tiene otros objetivos:

    1. Convertir las aulas en refugio de profesionales fracasados en sus carreras. No es cierto que “vendrán los mejores profesionales de otras carreras a enseñar”, por que ellos, si son exitosos, jamás vendrán a “cachuelear” a una aula por mil soles mensuales.

    2. Convertir las plazas magisteriales vacantes y por contrato en un botín para satisfacer el clientelaje político del gobierno. No olvidemos la experiencia 85 – 90 y lo que esta ocurriendo con los “exámenes” para el ingreso a l CPM.

    3. Continuar con la política perversa de desprestigio y devaluación de la docencia y la pedagogía. La aseveración del gobierno y los comerciantes de la educación de que “cualquiera puede enseñar” y que “hay que acabar con el monopolio de la enseñanza en manos de los pedagogos”, es la máxima expresión de la hipocresía brutal en quienes, para mantener su hegemonía conservadora, mediocre y corrupta, exigen radicalmente la exclusividad para los abogados en la representación para el Consejo Nacional de la Magistratura, no aceptando a ningún otro que no tenga esa profesión.

La bandera comercial de que “cualquiera pueda enseñar, con un cursillo de pedagogía”, olvida que para enseñar bien, se estudia, se prepara, se abraza la pedagogía como ciencia; para eso existen Universidades y Facultades de educación e Institutos Pedagógicos.

  1. Si actualmente tenemos decenas de miles de maestros titulados sin trabajo, otros tantos “capacitados” aparatosamente por este gobierno, a maestros titulados en huelga de hambre reclamando su derecho al trabajo por haber aprobado el “examen” de ingreso a la Carrera y si ya existía la legislación pertinente que encaraba las excepciones para que otros profesionales no docentes desempeñan alguna labor de apoyo especifico, entonces está claro que la ley que liberaliza la función docente solo tiene objetivos políticos y comerciales, que nada tienen que ver con mejorar la función Docente ni menos resolver la crisis de la educación.

      • Este burdo atentado merece una sólida respuesta de todos los sectores comprometidos con la educación y la cultura en nuestro país.

CESAR BARRERA BAZAN

MIEMBRO DEL CONSEJO NACIONAL DE EDUCACIÓN



EX SECRETARIO GENERAL DEL SUTEP

Cebazan305@yahoo.com


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos