Como vencer el dolor de espalda


Cómo comprender el dolor y enfrentarse a él



Descargar 0.63 Mb.
Página13/14
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño0.63 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

15 Cómo comprender el dolor y enfrentarse a él


La mayoría de las personas con razones físicas para el dolor padecen también de un componente psicológico del mismo. El dolor fuerte o constante trae consigo cambios dramáticos de humor y de comportamiento, que a su vez pueden afectar a la intensidad del dolor. Si se deprime y preocupa por el dolor, seguramente éste le aumentará. Exagerar su dolor ante otros, también hará que le duela más pero el estoicismo total es también perjudicial, pues puede ponerle tenso y retrasar el diagnóstico y el tratamiento.

No debe alarmarse si el médico le dice que hay un componente psicológico en su dolor y tampoco debe entender esto como una crítica; es muy normal y no debe interpretarlo como una señal de debilidad. No significa que el dolor sea imaginario. Si lleva años o meses con dolor tendrá afectada toda su personalidad, así como todo el sistema nervioso. Es altamente beneficioso enfocar objetivamente el problema del dolor a fin de que pueda aprender a minimizar los efectos y a vivir una vida lo más llena y agradable posible.


Tipos de dolor

Son pistas importantes la naturaleza e intensidad del dolor. Al consultar al médico, la elección de palabras le ayudará en su diagnóstico (véase pág. 75). Su descripción también ayudará; es muy probable que en las palabras que emplee influya la percepción que usted mismo tiene acerca del dolor. Si constantemente piensa en su dolor como insoportable, ello hará más intenso el dolor. Esto sólo es aplicable si tiende a utilizar estos términos a la ligera y no implica que el dolor no sea en ocasiones insoportable.


LA PERCEPCIÓN DEL DOLOR

La psicología de la percepción del dolor es muy reciente. La cantidad de dolor experimentada depende no sólo del daño físico, sino también del estado mental. Es posible que no se percate de una pequeña lesión si está pensando en otras cosas. En el otro extremo están las personas que siguen notando dolor en un miembro amputado. Está claro que en la percepción del dolor hay una interacción entre los factores mentales y físicos.



TEORÍA DEL CONTROL DE LA PUERTA DE ENTRADA

Dos renombrados investigadores en neurología, Melzack y Wall, desarrollaron un modelo de percepción del dolor para explicar cómo influyen en la percepción estos factores. Su teoría se conoce como la «Teoría del control de la puerta de entrada», porque interpretaban estos factores como factores que abren o cierran, y por tanto estimulan o anulan la cantidad de dolor que se percibe.

Normalmente, la puerta está cerrada y no se siente dolor. Solamente cuando una parte del cuerpo está lesionada, los diversos factores pugnan por abrir o cerrar esta puerta. La intensidad del dolor depende de cuánto se abra o cierre la puerta.
Impulsos neurales

La puerta se abre cuando empujan unos nervios conocidos como fibras en «S» (pequeñas fibras), que envían los mensajes de dolor desde el lugar de la lesión o inflamación. Las fibras más largas (fibras «L») se ven estimuladas por el masaje, friegas aromáticas y otras terapias, y ayudan a cerrar la puerta, reduciendo así la intensidad del mensaje de dolor.

Cuando la puerta se abre —lo que sucede si los impulsos de las fibras cortas arrollan u los de las fibras largas— se dispara una célula conocida como la célula T y los mensajes de dolor llegan al cerebro a través del sistema nervioso. Pero esto no implica necesariamente que se sienta dolor. El impulso nervioso pasa por el tronco del encéfalo en el cuello, hasta el centro del cerebro y de ahí a la corteza externa del cerebro, donde finalmente se traduce en una percepción consciente del dolor. El mensaje de dolor puede quedarse bloqueado en cualquiera de estas fases.
Corteza externa. Si el mensaje llega hasta este punto somos conscientes del dolor.

Tálamo. Los mensajes del dolor se pueden reducir con hipnosis, o favorecer con el miedo, etc.

Fibras «S» (largas). Se estimulan con el masaje, la manipulación, el ejercicio, el hielo, EET (estimulación eléctrica transcutánea), la acupuntura.

Fibras cortas. Se ven estimuladas por la lesión, la inflamación, la tensión muscular, etc.
FACTORES QUE AFECTAN LA PERCEPCIÓN DEL DOLOR

La susceptibilidad al dolor es mayor cuando el cerebro está muy activo y cuando está inactivo el sistema de alerta. Tanto una disminución de la actividad cerebral como un aumento de la actividad del sistema de alerta amortiguan la intensidad del dolor. Veamos la siguiente enumeración:


Disminuyen el dolor

• Tranquilidad emocional

El sueño

• La hipnosis

• Hiperventilación (que reduce el dióxido de carbono)

• Alcohol en exceso

• Alejar la atención del dolor

• Aumento de adrenalina

• Los medicamentos, como la morfina o el valium.
Aumentan el dolor

• La ansiedad e incertidumbre

• Miedo

• La depresión



• Concentrar la atención en el dolor

• Pequeñas cantidades de té, café y alcohol

• Drogas, como la marihuana, LSD y barbitúricos
Actividad del sistema de alerta

Algunas de las funciones del sistema nervioso se controlan desde un centro en la base del cráneo y se conocen como el sistema de alerta. Cuando este sistema está activo, los mensajes de dolor se acallan antes de llegar al cerebro. El sistema de alerta está menos activo cuando la mente está más activa, por ejemplo, cuando estamos asustados o preocupados, y también se puede adormecer mediante medicinas, como los barbitúricos.

Por tanto, en estos estados sentirá un dolor más intenso. El sistema de alerta está activo cuando Ja mente está tranquila, cuando duerme o está en estado de hipnosis o cuando se toman drogas, como valium o morfina. Todos estos factores reducen la sensación de dolor.

Hormonas reductoras del dolor

El propio cerebro puede cerrar la puerta al dolor. Así que el mensaje llega al cerebro, antes de ser consciente del dolor, el cerebro estimula la producción de hormonas que reducen el dolor, encefalinas y endorfinas (la versión corporal de la morfina) que ayudan a reducir la percepción del dolor.

Las drogas, como la morfina y el valium, pueden complementar las endorfinas propias a fin de aumentar el efecto reductor del dolor. Hay algunas pruebas que demuestran que la acupuntura controla el dolor al estimular la producción de endorfinas y también puede que estimule directamente las fibras largas «L».


ACTITUDES MENTALES

Los mensajes de dolor también se pueden ver bloqueados o reducidos entre el centro del cerebro y la corteza externa, lo que traduce es el mensaje en una sensación consciente de dolor. El estado mental general —incluyendo la voluntad de recuperación y las ansiedades, el estado de ánimo y la habilidad de concentrarse en otras cosas— es aquí el factor decisivo. Las terapias de control del dolor, como la hipnosis y el efecto placebo (es decir, muchas personas se alivian tanto con calmantes falsos como con los reales, siempre que crean que se han tomado medicinas auténticas) es posible que bloqueen mensajes en esta fase. Ciertamente, la mente posee un arsenal de armas, conscientes e inconscientes, que pueden colaborar en la reducción o el aumento del grado de dolor.


La motivación

Así como la mente es capaz de reducir la cantidad de dolor que se nota, también puede exagerar y retrasar la recuperación. Inevitablemente, no todo el mundo tiene las mismas motivaciones para recuperarse pronto de un ataque de dolor de espalda. Hay quienes llevan una vida agradable y tienen un trabajo satisfactorio y por tanto estarán ansiosos por volver a su vida normal, acelerando así la recuperación. Otros están sumidos en la rutina y seguramente agradecerán la atención y los cuidados que se les dispensan al estar enfermos; incluso puede haber otras ventajas como un buen seguro de enfermedad o compensación industrial. Estas personas tardarán más en recuperarse aunque sean totalmente inconscientes de sus deseos de seguir enfermos. Su recuperación puede verse

acelerada por medidas totalmente ajenas a su estado, como el cambio de trabajo o asumir diferentes funciones en el trabajo. Si no se siente muy inclinado a volver al trabajo tras una enfermedad larga, probablemente merecerá la pena pedirle al jefe si puede cambiar la índole de su trabajo, o pedirle al médico que lo haga por usted.
Reacciones emocionales al dolor

El dolor y la depresión van íntimamente unidas: el dolor deprime y la depresión le hará más propenso al dolor. Es muy probable que la mayoría de las personas con dolor crónico estén deprimidas.

Las encuestas demuestran que alrededor de la mitad de los pacientes con enfermedades psiquiátricas padecen también dolores físicos, y cerca de la mitad de éstos se quejan de dolor de espalda. La ansiedad es otro producto común de dolor continuado. Una parte importante del aprendizaje sobre cómo enfrentarse al dolor consiste en imponerse a la depresión y a la ansiedad. Se dan algunos consejos en la página 181.
La personalidad y el dolor

Las investigaciones llevadas a cabo en Estados Unidos sobre el dolor crónico han señalado dos rasgos de personalidad, la histeria y la hipocondría, comunes entre personas cuyo dolor no disminuye tras largos tratamientos conservadores. Los términos en este contexto tienen un significado algo distinto del usual. La histeria designa a alguien que tiene diversos síntomas físicos, y que está insatisfecho con la vida y se siente triste en conjunto. La hipocondría describe a alguien con una amplia gama de dolencias físicas incluyendo diversas funciones corporales diferentes.

Además de identificar qué tipos de personas no responden a la terapia, es posible identificar ciertos tipos de personalidad o ambientes que hacen a las personas más propensas al dolor. Estos rasgos incluyen:

• Sentimiento de culpabilidad.

• Agresividad poco canalizada.

• Dolor tras una pérdida —muerte o divorcio, por ejemplo— o tras una amenaza de pérdida.

• Inactividad, incapacidad para disfrutar de una vida social, del ocio, del sexo, y falta de iniciativa.

• No reconocimiento de conflictos.

• Un historial de sufrimiento, fracaso y temor al éxito.

• Depresión o alcoholismo en la familia, o un familiar con dolor crónico.


El efecto sobre los demás

El dolor que usted padece puede afectar a quienes le rodean, de forma muy similar a como le afecta a usted. Si lleva tiempo con dolor y quienes le cuidan en casa se vuelven irritables, es importante saber que estos cambios de comportamiento son efectos colaterales de su enfermedad. Quienes le cuidan estarán tan preocupados y deprimidos con su dolor como lo está usted mismo. Cualquiera que cuide a un paciente con dolor crónico debe buscar el punto medio entre la atención excesiva (que a usted le animará a concentrarse en su propio dolor) y la impaciencia (que le deprimirá y le hará resentido). La mejor forma de cuidar a quien tiene dolor crónico es fomentar la actividad normal del paciente así como toda la independencia que pueda permitirse, al tiempo que comparte su dolor y disculpa sus incapacidades.

Recuerde que su forma de describir el dolor puede influir en las reacciones de otras personas. Si es usted muy estoico y se niega a admitir el dolor, otros pueden pensar que es un malhumorado cuando simplemente trata de reprimir su reacción al dolor. Por otro lado, si tiende a la dramatización irritará y aburrirá a la gente más que despertar sus simpatías.

Su incapacidad puede afectar seriamente la vida de su compañero, sobre todo si tiene que levantarle o ayudarle en las actividades básicas como el vestirse, lavarse o alimentarse. Merece la pena investigar sus reacciones a la nueva situación y éstas se deben comentar en común.






Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad