Como vencer el dolor de espalda



Descargar 0.63 Mb.
Página11/14
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño0.63 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14
El asiento del coche

El asiento del coche es muy importante, no debe converger hacia el centro para que no sean los huesos de la pelvis en lugar de los muslos los que soporten el peso. Tiene además, que ser lo suficientemente firme como para resistir las fuerzas indirectas al utilizar los pedales. Si el asiento es demasiado duro, como ocurría con los tractores, las vibraciones procedentes del motor se transmiten a la espalda y esto puede producir dolor y problemas.
Los pedales

Los pedales no deben estar demasiado separados del suelo y deben estar justo enfrente del asiento y no desplazados hacia un lado. El embrague no debe ser demasiado duro. Los fabricantes de coches a menudo suponen erróneamente que todo coche grande ha de ser conducido por un hombre. Si es usted una mujer menuda o de estatura media, tal vez los pedales estén demasiado separados o con un ángulo incorrecto respecto a sus pies; el esfuerzo de usarlos, sobre todo en el tráfico urbano pesado, puede producir dolor de espalda. Si lo ha notado en su coche, merecerá la pena ver qué posibilidades hay de cambiar los pedales.


E1 respaldo

El respaldo del asiento del conductor debe proporcionar un buen apoyo a la espalda lumbar, tanto a lo largo como a lo ancho. Hay coches hoy en día que tienen una barra lumbar adaptable que se puede colocar a su conveniencia. Por otra parte, se pueden comprar almohadones para la zona lumbar que se aten al respaldo. Es importante que el respaldo se pueda mover: el ángulo óptimo es entre cinco y diez grados hacia atrás de la vertical. También se debe poder adaptar la altura del asiento si bien no tanto como para que afecte a la visibilidad y al control del coche.



El apoyacabezas

La cabeza debe poder descansar cómodamente en él, relajando los músculos del cuello y de los hombros al tiempo que mira directamente hacia el frente. El apoyacabezas debe ser ligeramente almohadillado y adaptable hacia arriba y hacia abajo, hacia atrás y hacia adelante.


Problemas especiales

Para algunas personas, como los pilotos aéreos, cuyo trabajo supone permanecer muchas horas sentados, los respaldos moldeados pueden evitar el dolor de espalda. Hechos a medida de cada individuo, estos respaldos son de resina de fibra de cristal cubiertos por una tela almohadillada, muy ligeros y transportables. Las Fuerzas Armadas británicas han reducido con éxito el dolor de espalda de la tripulación proporcionándole este tipo de apoyo individual a la medida.


LA POSTURA TUMBADA

Muchas personas que padecen dolor de espalda comprueban que están más cómodos tumbados, aunque, una vez más, no hay reglas fijas. Si nota que le va entrando el dolor típico y sabe que se le calmará echándose cinco o diez minutos, hágalo. Al tumbarse libera la espalda de gran parte del peso del cuerpo y esto reducirá la compresión de una hernia discal, por ejemplo. Sin embargo, no es indispensable que se tumbe totalmente plano: experimente con algunas de las posturas indicadas en el capítulo 5 (véase pág. 69) hasta encontrar la que le resulte más relajante.

Si la espalda le duele más por la mañana, puede que se pregunte si acaso debiera cambiar la cama. Si es el único momento en que le duele, puede que verdaderamente haya alguna relación, pero con frecuencia el dolor y la rigidez son sólo el resultado de varias horas de inactividad y no producirá grandes diferencias el cambiar de superficie. Sin embargo, si este dolor al despertar se ha iniciado con la compra de un colchón nuevo puede no ser una simple coincidencia.

Las llamadas camas ortopédicas, hechas en serie, no se pueden hacer de verdad a la medida del individuo sobre la base de los pocos detalles que se toman. Cualquier buen colchón de muelles que le soporte debería ser suficiente, y puede ahorrarle dinero. Se debe dormir en una cama al menos 15 cm más larga que la persona, para permitir la libertad de movimiento. En última instancia, la cama es algo muy personal: hay personas que prefieren superficies muy duras, mientras que otras sólo pueden descansar si es muy blanda. Elija la que le resulte más cómoda; nadie mejor que uno mismo sabe si le está dañando la espalda.


E1 colchón

Si el colchón es demasiado blando no sujetará suficientemente el cuerpo, de forma que, mientras duerma, los ligamentos y las articulaciones estarán forzadas y le dolerán. Un buen colchón debe ser firme y amoldarse al cuerpo. No es preciso que sea excesivamente duro, pero sí lo suficiente para que el cuerpo no esté vencido.



El somier

Un somier sin muelles o que los tenga flojos o se hunda puede dañarle la espalda. Si el somier se hunde, pruebe a poner una plancha debajo del colchón para endurecerlo un poco. No es preciso que vaya de los pies a la cabeza, pero debe cubrir el ancho total de la cama hasta por lo menos el punto donde descansan los glúteos.
POSICIONES DE ESTAR TUMBADO

El tumbado boca abajo aumenta la curva lumbar y esto agravará el dolor de espalda originado por problemas en las carillas articulares. Probablemente esta postura no le dañe la espalda si el dolor lo produce una hernia discal.

Para la mayoría de las personas, el tumbarse de espaldas con las piernas rectas también tiende a aumentar la curva lumbar y producir, por consiguiente, dolor. La postura de Fowler, con las piernas apoyadas de forma que las rodillas estén dobladas, ayuda a rebajar la curvatura excesiva de la espalda, al tiempo que relaja los músculos psoas que bajan por los muslos desde la región lumbar. Si tiene un dolor fuerte de espalda, tal vez necesita varias almohadas debajo de las rodillas (véase pág. 69, «Cómo descansar la espalda»), pero si no, quizá le baste con una toalla enrollada que le levante y sostenga un poco las rodillas.
Cómo evitar el dolor de cuello

Para evitar el dolor de cuello debe asegurarse de que la cabeza descansa bien en medio de los hombros, tanto si se tumba de espalda como de lado, a fin de minimizar el esfuerzo que suponen los movimientos del cuello y la mala posición. Para conseguir una postura adecuada probablemente necesite una almohada si está de espalda. Si duerme de un lado, el ancho de los hombros determinará si precisa una o dos almohadas para sujetar la cabeza y evitar ese tipo de movimientos perjudiciales para las vértebras cervicales.






Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad