Colección Psicología Conternporánea


D. La categoría de intermediario



Descargar 486.5 Kb.
Página8/23
Fecha de conversión13.12.2017
Tamaño486.5 Kb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   23
D. La categoría de intermediario

Esta caracterización de los grupos como mediadores, es decir, como espacios intermedios entre "individuos" y "sociedades" lleva implícito cierto concepto operativo, a través del cual dados dos conjuntos diferentes previamente demarcados habrá que, posteriormente, buscar sus relaciones, sus puentes articuladores. A su vez, y correlativamente con lo anterior, dadas dos disciplinas ya constituidas -psicología y sociología- se vuelve necesario demarcar nuevos campos disciplinarios intermedios, articuladores. En este caso, una psicología de los grupos. Esta noción articuladora es el concepto de intermediario.

René Kaës se pregunta: ¿Puede la categoría de intermediario ayudarnos a pensar la articulación psicosocial?50 Plantea que, por definición, esta categoría ha estado destinada a pensar lo articular, utilizándose en diferentes disciplinas: psicología, historia de las mentalidades, psicoanálisis, antropología. Es necesario subrayar que esta categoría es puesta en funcionamiento cuando tales disciplinas se han visto frente al desafío de pensar desde sus diferentes campos de demarcación, las relaciones entre subjetividad e historia, entre inconsciente y cultura, etcétera. Sin embargo, sostiene este autor que dicha categoría no ha sido objeto de una elaboración suficiente en las disciplinas que trabajan con ella. Esta situación parecería contrastar con el status que tal categoría ha cobrado en la filosofía, donde:
el pensamiento de lo intermediario (la cualidad de medio) es una de las categorías más pregnantes de la historia de las ideas. Atraviesa todo el campo de la filosofía occidental: en su apogeo con Platón (con las categorías del mésostes y del métaxu), vigorosa en teología y metafísica, se impondrá aun a las corrientes prerracionalista y racionalista y luego volverá con más fuerza en el siglo xix en las disciplinas cuya tarea consistirá en dar cuenta de la transformación temporal o de un vínculo entre organizaciones heterogéneas.51
Plantea este autor tres caracteres generales asociados a la categoría de intermediario:


  1. Lo intermediario como función de lo articular, por c.¡ cual lo intermediario funciona en el campo de lo discontinuo, en tanto resultado de una separación entre elementos que se trata de rearticular, por medio de una suerte de "by pass" teórico. Desde esta perspectiva, lo intermediario está pensado también como un proceso de reducción de antagonismos. Este procesó se refiere también a lo discontinuo, pero a un tipo de discontinuidad basada en los conflictos que se dan en un campo de fuerzas de oposición, se trata entonces de articular, bajo diferentes formas, a los elementos en conflicto.

  2. Lo intermediario ligado a la presentación de un proceso de transformación y pasaje, asociada por ende al pensamiento del movimiento.

  3. Si bien las dos primeras características hacen aparecer lo intermediario como la necesidad de lo continuo, principio o agente de concatenación, proceso de pasaje de un orden a otro, la tercera insiste en su función estructurante y en su responsabilidad respecto del pasaje de una estructura a otra.

Además de señalar estos tres aspectos de lo intermediario, Kaës propone una distinción entre Intermediarios de Tipo 1, que operan en un campo homogéneo, en el interior de una misma estructura o de una concatenación, e Intermediarios del Tipo 2, que articulan dos conjuntos heterogéneos, heterónomos, de niveles lógicos diferentes.

La cuestión de la articulación psicosocial refiere particularmente a un intermediario del tipo 2, puesto que se trata de dos polos psicológico y sociológico, que se han constituido en el curso de su oposición diferenciada. Kaës plantea que un punto de vista como éste podría admitir o no la mediación entre niveles heterónomos, pero subraya que, frecuentemente, y sobre todo en las fases constitutivas de los campos disciplinarios, el resultado del debate evoluciona asiduamente hacia posiciones reduccionistas.

Sin duda la cuestión del intermediario dista mucho de estar resuelta; su vaguedad conceptual suele ir acompañada en algunos ámbitos de valoraciones negativas, en tanto suele asociarse la intermediación con lo neutro, lo mixto, lo bastardo, lo impuro. Este tipo de anexiones asociativas, sin duda acentuadas desde las disputas por la hegemonía en el campo intelectual, hablan de las dificultades que tales intentos de articulación presentan.

Estas cuestiones no sólo señalan problemas teóricos de compleja demarcación. Se presentan también en la cotidianeidad de las prácticas grupales orientando las mismas hacia algunos de los reduccionismos mencionados líneas arriba, según los a priori conceptuales que se pongan en juego en tal terreno. No debe olvidarse que dichos a priori han operado previamente como impensables en el diseño de sus dispositivos. De esta manera al crear condiciones para producir determinadas experiencias grupales -y no otras- se refuerza el circuito reduccionista. Aquellos aconteceres que en el grupo aparecen como lo dado, el dato primero, son en realidad construcciones realizadas desde el a priori conceptual; dada su invisibilidad se ofrecen como la "evidencia de los hechos", cuando en realidad son un efecto de teoría.
Resumiendo, muchas son las formas que los reduccionismos pueden presentar. Tanto las teorizaciones como el lugar de la coordinación suelen oscilar entre dos ficciones: la figura del gran individuo o el espejismo de los grupos como intencionalidad.

En este sentido se vuelve necesario un cambio de paradigma; de un criterio antinómico de individuos vs. sociedades, hacia una operación conceptual que pueda evitar una falsa resolución reduccionista y se permita sostener la tensión singular-colectivo. Singularidad descarnada de soportes corporales indivisos. Colectividad que en las resonancias singulares produce anudamientos-desanudamientos propios.



Singularidad y colectividad que sólo sosteniendo su tensión harán posible pensar la dimensión subjetiva en el atravesamiento del deseo y la historia.



Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad