Colección Psicología Conternporánea



Descargar 486.5 Kb.
Página16/23
Fecha de conversión13.12.2017
Tamaño486.5 Kb.
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   ...   23
D. Del líder al oráculo

La incorporación del "setting" psicoanalítico en el trabajo con grupos otorgó las condiciones para descentrar al lugar de la coordinación de los liderazgos; es decir, abrió la posibilidad para que sus producciones se asentaran sobre mecanismos diferentes a la sugestión. No menos importante es la vía que así se fue abriendo para alejar a los grupos del fantasma de la manipulación.

Nótese que se dice abrir la posibilidad y no suprimir la sugestión y la manipulación por cuanto ambos, al igual que la neutralidad analítica, siempre caminan por el difícil sendero de la vacilación.114

De todos modos, las condiciones de neutralidad que la transferencia del "setting" analítico al campo grupal produjeron, han sido un jalón significativo que merece subrayarse; la introducción de la escucha analítica, con sus condiciones de neutralidad y abstinencia, al desmarcar la coordinación de los liderazgos, dejó a ésta en mejores condiciones para la elucidación del acontecer grupal; sin embargo, los psicoanalistas del grupo que hicieron posible este significativo aporte, sesgados en el acto de lectura por el estilo kleiniano propio de ese momento institucional del psicoanálisis, reciclaron otra forma de poder de la coordinación; en tanto el coordinador, en el acto interpretante, develaba lo oculto del grupo, se instituía en un nuevo lugar de saber-poder; él era quien sabía lo que al grupo le pasaba. Se acercaba así a la constitución de otra forma de liderazgo; si bien ya no lideraba las discusiones o diálogos que se daban en el grupo, era él quien detentaba un supuesto saber del grupo organizando un lugar de coordinación-oráculo. Debe agregarse a lo señalado que el estilo de interpretaciones transferenciales propias de esta escuela, sobreinviste al coordinador e instaura recurrentes apropiaciones de sentido. Ambos factores refuerzan las formas de poder de esta manera de posicionarse de la coordinación.



En síntesis, la unificación de liderazgo y coordinación propia de la microsociología es superada por el psicoanálisis del grupo; este aporte psicoanalítico, al necesitar re-crear las condiciones técnicas de la escucha psicoanalítico incorpora en su trabajo con grupos sus condiciones de posibilidad, es decir neutralidad y abstinencia. Hito importantísimo para una genealogía de lo grupal; pero, en tanto sus lecturas de lo grupal se encontraron dentro de una teoría de la representación-expresión y sostenían una noción de todo en el que se subsumen las partes, se organizaron las condiciones para re-investir en otro lugar de hegemonía a la coordinación; surge así el coordinador-oráculo, quien si bien devuelve sistemáticamente los liderazgos al grupo, sólo él sabe-comprende a través de las manifestaciones visibles el sentido oculto del acontecer grupal. Es decir que si bien devuelve los liderazgos de opinión y/o de acción, se instituye en otra forma de liderazgo: él sabe qué dice un grupo cuando sus integrantes hablan.

Capítulo V


EL SEGUNDO MOMENTO EPISTEMICO

A. Cierta especificidad grupal (La noción de supuestos básicos)
Bion realizó una primera experiencia con grupos como psiquiatra militar inglés durante la Segunda Guerra Mundial. Estaba encargado de un hospital de unos 400 hombres donde se volvía imposible realizar abordajes psicoterapéuticos individuales y en el que reinaba la indisciplina y la anarquía. Se le ocurrió ver en ello una situación psicoanalítica en la que el "paciente" era una comunidad, considerar la actitud de los soldados como una resistencia colectiva, adoptar la actitud de no intervención del analista ante esta realidad y limitarse exclusivamente a las relaciones verbales. Su objetivo fue obligar a esta colectividad a tomar conciencia de sus dificultades, a constituir un grupo propiamente dicho y volverse capaz de organizarse a sí misma. Promulga un reglamento: los hombres se reunirán en grupos que tienen por objeto una actividad diferente; cada grupo es libre, en todo momento, de abandonar su actividad y volver al cuartel a condición de comunicarlo al vigilante jefe; la situación del conjunto se examinará todos los días a mediodía. Tras un período de vacilaciones, debido a los hábitos reinantes y a la duda sobre la buena fe del médico, los ensayos se multiplicaron hasta el punto en que un grupo logra especializarse en la organización del diagrama de las actividades que desarollaban todos los días. Bion, al principio, denunciaba con sus propios actos la ineficacia que los soldados acusaban al Ejército; se negaba a intervenir en los problemas suscitados por los robos y abandono de obligaciones devolviendo esta situación colectiva a la colectividad. Se inició así la formación en sucesivas etapas, de un "espíritu de cuerpo": protestas colectivas contra los irresponsables, búsqueda de actividades que elevaron el sentimiento de dignidad personal y rápida salida de los recuperados. A su vez, comenzó a observarse que este espíritu se imponía a los recién llegados y actuaba su evolución personal de manera significativa.115

Después de la guerra, Bion se ocupó de la readaptación de los veteranos y antiguos prisioneros de guerra a la vida civil, con un método de psicoterapia de grupo que se planteaba como objetivo "tratar de comprender las tensiones que se manifiestan en el curso de las sesiones, entre sus integrantes".

Estas primeras experiencias fueron organizando las producciones teóricas de Bion sobre lo grupal. Muy sintéticamente, enunció que el comportamiento de un grupo se efectúa a dos niveles, el de la tarea común y el de las emociones comunes; el primer nivel es racional y consciente: todo grupo tiene una tarea que él mismo se da, el éxito de la misma depende del análisis correcto de la realidad exterior, de la distribución y ordenada coordinación de los roles en el interior del grupo, de la regulación de las acciones por medio de la búsqueda de las causas de éxitos y fracasos y de la articulación relativamente homogénea de medios y objetivos.

Sin embargo, observaba que cuando se agrupa gente que individualmente puede comportarse de manera razonable frente a un problema, basta con agruparlos para que se vuelvan difícilmente capaces de una conducta racional colectiva; frente a esto Bion pensó en la predominancia de los procesos psíquicos "primarios"; llega de esta manera a la conclusión de que la cooperación consciente entre los miembros del grupo, necesaria para el éxito de sus actividades, requiere de una circulación emocional y fantasmática inconsciente entre ellos; la importancia atribuida a la misma le permitió afirmar que incluso la cooperación puede ser paralizada o estimulada por ella.

Destacó que los individuos reunidos en un grupo se combinan en forma instantánea e involuntaria para actuar según unos estados afectivos que denominó "supuestos básicos"; estos estados afectivos son para Bion arcaicos, pregenitales, y se los reencuentra en estado puro en la psicosis. Describió tres supuestos básicos a los que el grupo sin reconocerlos se somete alternativamente; expresan algo así como fantasías grupales, de tipo omnipotente y mágico, acerca del modo de obtener sus fines, de satisfacer sus deseos; caracterizados por lo irracional de su contenido, tienen una fuerza y “realidad" que se manifiesta en la conducta del grupo; son inconscientes y muchas veces opuestos a las opiniones conscientes y racionales de los miembros que componen el grupo. Todos ellos son producciones grupales que tienden a evitar las frustraciones inherentes al aprendizaje por experiencia, en tanto esto implica esfuerzo, dolor y contacto con la realidad. Los denominó supuesto básico de dependencia, supuesto básico de ataque y fuga y supuesto básico de apareamiento.

La narrativa de un grupo bajo el supuesto básico de dependencia sustenta el argumento por el cual el grupo está reunido para que alguien, de quien éste depende en forma absoluta, provea la satisfacción de todas sus necesidades y deseos; implica la creencia colectiva de que ese alguien tendrá por función proveer seguridad al grupo; es la creencia de una deidad protectora cuya bondad, potencia y sabiduría no se cuestionan.

El supuesto básico de ataque y fuga consiste en la convicción grupal de que existe un enemigo y que es necesario atacarlo o huir de él, en tanto la única actividad defensiva frente a este objeto es su destrucción (ataque) o evitación (huída).

Por último, cuando opera el supuesto básico de apareamiento sus integrantes producen una creencia colectiva e inconsciente por la cual un hecho futuro o un ser no nacido resolverá sus problemas; constituyen una esperanza de tipo mesiánico; lo importante en este estado emocional es la idea de futuro más que la resolución en el presente.

Para algunos autores estos aportes de Bion han resultado de gran utilidad para "ordenar" las muchas veces oscuras situaciones emocionales de los grupos, ya que al delimitar tres grandes configuraciones emocionales específicas, el coordinador dispone de un nuevo instrumento para la comprensión de los fenómenos de los que participa.116 Se ha considerado a los supuestos básicos como reacciones grupales defensivas a las ansiedades psicóticas, reactivadas por el dilema del individuo dentro del grupo y la regresión que este dilema le impone.

Los supuestos básicos refieren a un nivel emocional primitivo que coexiste según Bion con otro nivel de funcionamiento que es del grupo de trabajo; con este término alude a otro tipo de mentalidad y cultura grupal que la que rige en los grupos de supuesto básico, ya que en los grupos de trabajo las actividades se realizan racional y eficientemente; sus líderes son aquellos integrantes que pueden ofrecer al grupo las propuestas más aptas para el desarrollo de sus tareas. Grupo de supuesto básico y grupo de trabajo coexisten, determinando un conflicto recurrente en el grupo.

En síntesis, la actividad de un grupo de trabajo se ve frecuentemente interferida por la aparición de factores emocionales; esta aparición puede ser en forma de dependencia, de agresión y huída, o por la formación de un apareamiento mesiánico. Asimismo el supuesto básico predominante orienta las opiniones del grupo en un momento dado (mentalidad grupal) y da cuenta de la cultura del grupo en esa situación; así por ejemplo la cultura del grupo de dependencia, basada en el supuesto básico del mismo nombre, se organiza buscando un líder que cumpla la función de proveer las necesidades del grupo.

A principio de 1948 el comité profesional de la Tavistok Clinic le solicitó que tomara a su cargo grupos terapéuticos empleando su propia técnica; es muy sugerente la forma en que el propio Bion relata esta propuesta:


En realidad no tenía elementos para saber lo que el Comité entendía con esto [se refiere a su propia técnica], pero era evidente que para ellos yo había trabajado anteriormente con grupos terapéuticos. En verdad, sólo había experimentado tratando de persuadir a grupos de pacientes que la tarea del grupo fuera el estudio de sus tensiones, y supuse que el comité deseaba que hiciera esto de nuevo. Era desconcertante que el Comité pareciera creer que los pacientes pudiesen ser curados en tales grupos. Ello me hizo pensar desde un principio que su idea acerca de lo que había sucedido en aquellos grupos en los que yo era uno de los integrantes, era muy diferente de la mía. De hecho, la única cura de que podía hablar con certeza estaba en relación con un síntoma propio, comparativamente sin importancia: la creencia de que los grupos debían tomar mis esfuerzos con simpatía. Sin embargo, consentí y, en consecuencia, después de las formalidades debidas me encontré sentado en una sala con ocho o nueve personas -a veces más, otras menos- algunas veces pacientes, otras no. Con frecuencia, cuando los miembros del grupo no eran pacientes me encontré perplejo.117
Bion sostenía que cuando un individuo en grupo tiene la creencia de que el grupo existe como algo diferente a la suma de los individuos, esto es producto de un estado regresivo de tal integrante; alimenta tales fantasías porque su regresión implica una amenaza de pérdida de su particularidad individual, esto le dificulta ver al grupo como un agregado de individuos. Un agregado de individuos: esto es el grupo para Bion.118

Esta aseveración parecería ser contradictoria con sus nociones de mentalidad grupal y cultura grupal. Tal enunciación no se le escapará a Pontalis, quien apoyándose en el planteo bioniano sostendrá que el grupo es una ficción, una fantasía. Es realmente interesante esta aparente contradicción bioniana porque como dirá el autor citado, "nadie, psicosociólogo o no, puede considerar 'científica' la definición de un grupo como el de un agregado de individuos. Es muy cierto que un grupo puede ser objeto de observación o de análisis".119 La originalidad de Bion para este autor sería entonces la de aferrarse a los dos extremos de la cadena, ya que si en el campo sociológico el grupo es una realidad específica, cuando funciona como tal en el campo de la psiquis individual -modalidad y creencia que toda la psicosociología tiende a fortificar- opera efectivamente como fantasía. Subraya este autor que desde Bion pueden distinguirse grupos reales y grupos como fantasía.

Recapitulando, Bion "descubre" que la cooperación consciente entre los miembros del grupo, necesaria para el éxito en sus tareas, requiere de la circulación fantasmática inconsciente entre ellos, hasta tal punto que la cooperación puede ser regulada o paralizada por dicha circulación fantasmática inconsciente. Los individuos reunidos en grupo se combinan en forma instantánea e involuntaria para actuar de acuerdo a los supuestos básicos.

Produce aquí un planteo original: los supuestos básicos, verdaderos organizadores grupales, es decir, reguladores implícitos de los comportamientos grupales que permiten pensar en la existencia de un sistema de legalidades implícito en el desorden de los hechos empíricos grupales; estos organizadores fantasmáticos regulan el accionar de los individuos en el grupo; de todos modos para Bion los tres supuestos básicos emergen como formaciones secundarias de una escena primitiva más antigua. Los supuestos básicos serán nudos fantasmáticos colectivos en el grupo en un momento dado, así se referirá Anzieu a ellos.120

La teoría de los supuestos básicos puntualizó, por primera vez dentro del campo psicoanalítico, operadores organizacionales no individuales; aquí tal vez radique su mayor importancia, en tanto, como señala Bauleo, "consiguió producir un instrumento para entender lo que sucede al grupo como grupo".121 En este sentido, pueden considerarse los supuestos básicos como esquemas subyacentes que organizan -en el sentido que se habla de organizadores en embriología- el comportamiento de un grupo orientando por ejemplo la elección sobre tal tipo de líder.

Sin embargo, Pontalis, inscripto ya en una posición en cierta medida estructuralista dentro del Psicoanálisis, demandará a Bion por la "estructura" que posibilitara los supuestos básicos; dicho de otra manera, si los supuestos básicos son efectos grupales, falta en Bion, para Pontalis, el análisis de la estructura que los provoca o determina.






Compartir con tus amigos:
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad