Colección Psicología Conternporánea


C. Criterios epistémicos de Kurt Lewin



Descargar 486.5 Kb.
Página11/23
Fecha de conversión13.12.2017
Tamaño486.5 Kb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   23
C. Criterios epistémicos de Kurt Lewin

Interesa resaltar de este autor. algunas posiciones epistemológicas desde donde pensaba lo grupal. Si bien es sabido que Kurt Lewin tomó diversas nociones de la Física, es importante señalar que no importó de esta disciplina tanto sus leyes como sus principios metodológicos; puso énfasis en la construcción teórica de conceptos que no derivan de la experiencia. En Dinámica de la personalidad opone al concepto de ley aristotélico el concepto de ley galileano. Para el primero son legales e inteligibles las cosas que ocurren sin excepción, también pueden incluirse las que ocurren con frecuencia; para esta concepción los hechos individuales, que ocurren una sola vez, son mero azar y quedan por fuera de la legalidad.67 En cambio, para Galileo, que el hecho descripto por la ley ocurra raramente o con frecuencia no compromete la presencia de la ley; el caso puede suceder una sola vez o varias, lo que interesa es que todo acontecimiento es legal.

La ley, para Lewin, es ley estructural ya que establece una relación funcional entre los aspectos de una situación; asimismo el acontecimiento depende de la totalidad de la situación. En el campo formado por la unidad funcional de persona y ambiente, la situación es única, cambiante y caracterizada por la totalidad de las interrelaciones que se dan en un momento determinado. Por ello, para la Psicología, según Lewin, no tiene sentido establecer leyes de acuerdo al criterio aristotélico, en tanto éste toma en cuenta los factores comunes a todas las situaciones o las que aparecen con más frecuencia. Se debe proceder de acuerdo al criterio de la física galileana, que obligaba a tener en cuenta, ante todo, la totalidad de la situación.
Lo que es ahora importante para la investigación de la dinámica, no es abstraer un hecho de su situación, sino descubrir aquellas situaciones en las que los factores determinativos de la estructura dinámica total se manifiestan con más claridad y pureza. En vez de una referencia al promedio abstracto de tantos casos históricamente dados como sea posible, se da la que corresponde al contenido concreto de una situación específica".68
Muchas veces, en Psicología Social, la Teoría del Campo de Lewin fue interpretada en un sentido "globalista" o totalista, esto es, como si su aporte alas ciencias humanas hubiera consistido en sostener la imposibilidad de dividir por análisis el campo y luego reconstruirlo desde las partes así obtenidas. Ya se ha dicho que aportó la premisa de la Gestaltheorie "el todo es más que la suma de las partes" para sus análisis sobre los grupos, pero la intención de Lewin iba mucho más lejos, en el sentido de especificar la noción "estructural" mediante un tratamiento matemático. Así, por ejemplo, Alex Bavelas llevó a cabo esta precisión trasponiendo la "topología" de Lewin quizá lo esencial de su teoría del campo- a una representación gráfica carente de ambigüedades.

A pesar de sus insuficiencias, la concepción estructural de Lewin siguió firmemente la tendencia metodológica apenas esbozada por los psicólogos de la Gestalt, que llevaba desde la simple descripción de las totalidades irreductibles, al análisis explicativo. Sus aportes constituyen un intento de explicarlas interacciones observables por un sistema de leyes, que se intenta reconstruir por modelos matemáticos. Sin bien heredó de los psicólogos de la Gestalt la noción de forma como un todo organizado, no cayó como ellos en el reduccionismo fisicalista del equilibrio estático; sin embargo, mantuvo en común con esta escuela el olvido de la perspectiva histórica. En virtud de que el campo sólo da cuenta de la conducta en un momento dado, se inscribe en una psicología de los estados momentáneos.69

De tal manera, el dinamismo del campo estructural fue pensado por Lewin en términos estrictamente espaciales, dejando de lado la dimensión temporal y con ella la perspectiva histórica.

Resumiendo, la línea que va de Elton Mayo a Kurt Lewin reviste-importancia para el presente análisis por cuanto permite demarcar momentos clave para un intento de reconstrucción genealógica de las teorizaciones sobre los grupos humanos. Es a partir de ellos y sus continuadores que se desarrolla una nueva disciplina, la Microsociología. Más allá de sus derivaciones posteriores, están allí, en germen, muchas de las ideas que -aun hoy- es necesario elucidar.

Por otra parte, fueron un jalón fundacional en el Dispositivo de los grupos, a partir del cual se instituyeron formas grupales de abordaje en distintas áreas de la realidad social. Los nuevos técnicos de allí surgidos comienzan a inscribir su práctica social en tal dispositivo histórico. En el plano teórico aparecieron los primeros esbozos de búsqueda y jerarquización de legalidades grupales.

Hasta aquí, entonces, para K. Lewin un grupo es un conjunto de personas reunidas por razones experimentales o de su vida diaria, para realizar algo en común y que establecen relaciones entre sí; conformarán de esa manera una totalidad que produce mayores efectos que los mismos individuos aislados. Es decir que el grupo es irreductible a los individuos que lo componen, en tanto éstos establezcan un sistema de interdependencia; en esto radicará la fuerza o dinámica de un grupo.


D. Primer momento epistémico: el todo es más que la suma de las partes
La pregunta por el grupo, en tanto "todo más que la suma de las partes" se ha constituido en un interrogante clásico en la historia de la llamada Psicología de los Grupos. A partir de la aplicación que K. Lewin realiza de esta premisa de la Gestaltheorie a los grupos, ha sido divisoria de aguas con respecto al tema. Fuertes a priori conceptuales han orientado las tomas de posición de totalistas y elementalistas.70

Este aporte de la Gestalt a las primeras conceptualizaciones sobre los grupos resalta la idea de totalidad, afirmando un jalón importante a favor de la búsqueda de la especificidad disciplinaria; crea las bases para que pudieran particularizarse estos conjuntos, hasta el momento diluidos entre Individuos y Sociedades. De esta forma, a partir de estos principios de demarcación se crean las condiciones para la producción de dispositivos técnicos y la organización de los primeros discursos sobre la grupalidad.

Sin embargo, la relación todo-partes es un problema cuya respuesta es siempre compleja; porque aun aceptando que el todo fuera, en los grupos, más que la suma de las partes, ¿cómo categorizar tal plus?, ¿qué relación se asigna al todo con respecto a las partes?

El tratamiento de la relación todo-partes ha tenido diferentes formas de abordaje. Planteos estructuralistas posteriores a la Gestalt, indicaron que el problema no pasaría por comprobar que el todo fuera más que la suma de las partes, o igual, sino si -en ese todo las partes organizan relaciones, y qué tipo de relaciones conforman (ya sea entre ellas o entre las partes y el todo). Establecidas las relaciones de las partes entre sí, y con el todo, no sería una refutación al planteo que hubiera situaciones aditivas entre partes71 o momentos de particularización de partes. Al mismo tiempo, para un interés estructuralista, la relación todo-partes se inscribió posteriormente en la necesidad de delimitar una estructura subyacente, de la cual todo movimiento grupal es efecto.72 De tal forma para tal perspectiva el problema de la redefinición de la relación todo-partes queda cruzado por la relación acontecimiento-estructura: ésta parece operar como un verdadero a priori conceptual, en virtud del cual se "resuelve" la tensión a favor del polo estructura, se subsume el polo acontecimiento y éste pasa a circular como mero efecto de estructura.

En ese sentido, se hace necesario diferenciar la importancia que ha tenido la puntualización del grupo como un todo de algunas de sus consecuencias teórico-técnicas; muchas veces, al pensar la relación partes-todo desde criterios homogeneizantes, se subordinan las particularidades, diferencias, singularidades a una totalidad homogénea, global y masificadora. Un todo pensado como un gran Único y no como las diversidades de lo Múltiple.73

Así como los pensadores post-estructuralistas intentan, en los últimos años, pensar otras formas de articulación entre acontecimientos y estructura, de manera tal que el primero no sea meramente un efecto de la segunda, también se inclinan a considerar otras formas de relación todo-partes. En ese sentido resultan de interés para la reflexión del tema los aportes de Deleuze y Guattari.74 Estos autores señalan que esta cuestión ha sido tradicionalmente mal planteada tanto por el vitalismo como por el mecanicismo clásicos, en tanto el todo es considerado como totalidad derivada de partes, o como totalización dialéctica. Es así que dirán:


Ya no creemos en esos falsos fragmentos que, como los pedazos de una estatua antigua, esperan ser completados y vueltos a pegar para componer una unidad que además es la unidad de origen. Ya no creemos en una totalidad original ni en una totalidad de destino. Ya no creemos en la grisalla de una insulsa dialéctica evolutiva que pretende pacificar los pedazos limando sus bordes. No creemos en totalidades más que "al lado". Y si encontramos una totalidad tal, al lado de partes, esta totalidad es un todo "de" aquellas partes, pero que no las totaliza, es una unidad "de" todas aquellas partes, pero que no las unifica, y que se añade a ellas como una nueva parte compuesta aparte.
Es interesante la reformulación planteada por estos autores en tanto acentúan el carácter que posee lo múltiple: irreductible a la unidad. De tal manera piensan el todo como producido, como una parte al lado de las partes que ni las unifica ni las totaliza sino que se aplica a ellas organizando relaciones transversales entre elementos que mantienen toda su diferencia en sus propias dimensiones.

La relación todo-partes no reviste una importancia meramente especulativa sino que es decisiva tanto en la forma de teorizar lo grupal como en las formas de intervenciones interpretantes de los coordinadores.75


En síntesis, el reconocimiento de un todo: el grupo, ha tenido una importancia histórica en la demarcación de los sabores y quehaceres de la grupalidad. Posiblemente ha sido la forma intuitiva, embrionaria, de demarcación de un campo propio para los fenómenos grupales, no reductible a los fenómenos individuales. En ese sentido, también puede pensarse que el campo semántica en una de sus figuraciones: círculo, debe operar significancia en el término todo.

El grupo imaginado como un todo más que la suma de las partes, constituye un primer momento epistémico en la institucionalización de saberes y prácticas grupales. Tal vez no fuera exagerado afirmar en ese sentido, que esta premisa ha configurado un imaginario fundador de este campo disciplinario, es decir, ha operado -como diría Benoist-76 un espacio de proposición, no necesariamente demostrable, que ha orientado la búsqueda de la especificidad del campo. De allí la importancia de su puntualización para una genealogía de lo grupal.





Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad