Cámara de representantes r de la C


Coalición de Apoyo Continuo para las Personas Sin Hogar de San Juan Inc



Descargar 151.24 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión09.03.2018
Tamaño151.24 Kb.
1   2   3
Coalición de Apoyo Continuo para las Personas Sin Hogar de San Juan Inc., es la entidad que coordina el cuidado continuo entre las agencias y entidades que ofrecen servicios y reciben fondos del Departamento de Desarrollo de Vivienda Federal (HUD, por sus siglas en inglés). También funge como la agencia administradora del sistema electrónico requerido por HUD para levantar datos de servicios provistos a las personas sin hogar en el Homeless Management Information System (HMIS).
Este sistema electrónico recopila datos de las 60 organizaciones que suministran servicios ofrecidos a las personas sin hogar a través de 24 municipios bajo el “Continuum of Care Balance of State PR 502”. La Ley HEARTH, de 20 de mayo de 2009, requiere que todas las organizaciones que reciben fondos federales para la otorgación de un techo o vivienda a las personas sin hogar y que tienen el sistema HMIS, registren en el sistema los datos coleccionados sin duplicar de individuos y familias sin hogar que reciban servicios en sus organizaciones. Esta información es contabilizada y utilizada como parte del análisis de las necesidades y para establecer prioridades de otorgación de dichos fondos federales, entender los patrones de uso de los servicios y medir la efectividad de los programas sin hogar. Las personas sin hogar enfrentan muchas situaciones simultáneas que le impiden conseguir vivienda adecuada y asequible.
De acuerdo al estudio investigativo “Análisis de la Situación de los Adultos Mayores en Puerto Rico” (Dr. Hernán Vera, 2014), el 40% de la población mayor de 65 años en la Isla tiene ingresos que los colocan en el nivel de pobreza extrema careciendo de recursos para mantener un estándar de vida adecuado, pese al recibo de beneficios como el seguro social, planes de retiro y el Programa de Asistencia Nutricional (PAN). La inflación afecta particularmente a los adultos de edad avanzada, pues las que tienen algún ingreso fijo, éste no se ajusta a los cambios de la inflación, quedando vulnerables a los efectos económicos.
La condición económica de Puerto Rico desempeña un rol importante en la expectativa de vida de las personas de edad avanzada en calidad y acceso a los servicios médicos principalmente si reside en zonas rurales en Puerto Rico, enfrentando problemas con el acceso a servicios de salud, transportación y nutrición; necesarios para una mejor calidad de vida. Muchos de ellos residen solos en sus hogares y tienen condiciones de salud como enfermedades del corazón, enfermedades reumatológicas, tumores malignos, diabetes, Alzheimer y enfermedades cerebrovasculares (Vera, 2014).
Sus condiciones de salud física, limitaciones para transportarse a sus citas médicas, realización de laboratorios, o adquisición de alimentos o medicamentos dificultan que su salud física sea atendida adecuadamente. La investigación del doctor Vera, indica que el 51.2% de la población de edad avanzada tiene discapacidad, lo que les dificulta cuidarse a sí mismos, máximo si viven solos. La crisis económica que enfrenta Puerto Rico ha provocado que los profesionales emigren al exterior dejando atrás a sus familiares de edad avanzada. Ellos quedan desolados sin un familiar que los procure o atienda en el día a día para cubrir sus necesidades.
Indica la Coalición que la mayoría de las personas de edad avanzada tienen algún plan de salud ya sea privado, del Gobierno, Medicare, pero otros no cuentan con ninguno. Para el 2010 el 17% de la población adulta de 50 años o más no acudió al médico por el costo que esto implicaba.






Personas Edad Avanzada

Personas Edad Avanzada sin Hogar

Nivel de Pobreza

46.3%

No recopilado

Discapacidad

51.2%

33%

Plan de salud Medicare

71.5%

.04%

Plan de salud Privado

10.3%

.01%

Plan de salud Gobierno

15.4%

19%

No tienen Plan salud

2.7%

82%

Depresión

26.9%

No recopilado

Salud Mental

No recopilado

59%

Se ha descubierto que muchas personas de edad avanzada han sido diagnosticadas con depresión en muchos casos ocasionada por:




  • Vivir solos, y sentirse con poca autoeficacia

  • Situación económica

  • Víctimas violencia doméstica

  • Víctimas de algún maltrato

  • Víctimas de restricción de derechos

  • Abuso emocional

  • Fraude o delito

En cuanto a las personas sin hogar, la Coalición señala que su base de datos Homeless Management Information Systems (HMIS), que cubre 24 municipios de Puerto Rico, de un total de 4,569 personas atendidas que aparecen registradas, el 4.07% eran personas de edad avanzada. De las 1,325 personas de edad avanzada, un 78.45% eran varones y un 21.55% mujeres. Entre los servicios que recibió esta población sin hogar, se encuentran albergues de emergencia diurnos y nocturnos, servicios de vivienda permanente subvencionados con fondos federales, servicios de apoyo, actividades de impacto comunitario y vivienda transitoria.


Sin embargo, quedan 775 personas sin ubicar en vivienda, todos con necesidades de servicios de apoyo, de salud y tratamiento médico como psicológicos. De éstos, 663 son varones y 112 féminas. Estos fueron identificados recibiendo sólo servicios en albergues de emergencia. La edad promedio de esta población tiene 60 años.


Personas Edad Avanzada sin Hogar (60 años)

Necesidades

Varones

Mujeres

Condición de salud mental

350

86

Condiciones de salud crónica

282

58

Discapacidad física

211

45

Contagiadas con HIV

85

20

Abuso de alcohol

320

22

Discapacidad del desarrollo

57

10

Abuso de sustancias controladas

352

35

Entre las necesidades que apremian atención de esta población que aún está sin ubicar, podemos mencionar: salud mental, condición crónica de salud, discapacidad física, necesidad de tratamiento de HIV/AIDS, necesidad de tratamiento de abuso de alcohol y sustancias.


Una de las situaciones que ha encontrado la Coalición, es que muchas personas de edad avanzada, sin hogar, no poseen identificaciones con foto debido a que le han sido hurtados mientras pernoctan en las calles. Al no contar con recursos económicos, se dificulta que puedan obtener identificación con foto, pues tampoco pueden cumplir con los demás requisitos básicos que solicita el Departamento de Transportación y Obras Públicas como certificado de nacimiento, tarjeta de seguro social, referencias personales, tarjeta de salud, entre otros. Este es un requisito necesario para la obtención de vivienda en muchas égidas o viviendas para personas de edad avanzada. De igual forma, para solicitar los demás certificados o tarjetas antes mencionadas, otras entidades gubernamentales también le solicitan identificación con foto; este círculo burocrático e individual en cada agencia gubernamental sirve de barrera para la obtención de vivienda.
La Coalición ha enfrentado la dificultad de que, al momento de identificar una vivienda en égidas o viviendas para personas de edad avanzada, los criterios de admisiones son demasiado restrictos, imposibilitando la ubicación de la población que sirven.
Ante toda esa situación la Coalición expresa que hay que desarrollar políticas públicas, programas especiales y servicios dirigidos a mejorar la calidad de vida de esta población. Reconocen que la situación económica del Gobierno es crítica, por lo que intentan que sus recomendaciones tengan el menor impacto fiscal posible. Entre sus recomendaciones está:


  1. Explorar cómo afectaría la situación económica de las personas de edad avanzada, si se implementan las nuevas reformas gubernamentales sobre el plan de retiro. Si esta población se quedara sin ese ingreso, agravaría su situación económica de manera precaria y no podrán sostener su vivienda, careciendo de sus provisiones necesarias.




  1. Desarrollar política pública para proteger a esta población vulnerable en caso de que eliminen el Obama Care.




  1. La creación de legislación para que todas las entidades gubernamentales se comuniquen entre sí para que el proceso de obtención de documentos sea de fácil acceso.




  1. Volver a implementar el Protocolo para la Prestación de Servicios a Personas sin Hogar del Departamento de Transportación y Obras Públicas, aprobado en mayo 2012 y que se aplique también a las personas de edad avanzada, donde luego de identificar a la persona sin hogar, se procederá a entregar, libre de costo, una tarjeta de identificación con foto.




  1. Orientar al personal de la agencia para que implemente el servicio.




  1. Tomar las acciones necesarias a los fines de:




  1. Las égidas o las viviendas minimicen los requisitos de admisión.

  2. Reevaluar la Ley de Establecimientos para Personas de Edad Avanzada, la cláusula donde se puedan regular los requisitos de admisión (entre ellos el factor del ingreso para ser elegible a la adquisición de vivienda).

  3. Reevaluar las causas por las cuales se pueden denegar los servicios que ofrezca el establecimiento.

  4. Reevaluar las normas para negar alojamiento a las personas de edad avanzada.

  5. Se evalúe la Ley para la Creación de Proyectos de Vivienda Asistida, sin restricciones.

  6. Evaluar que estas viviendas estén localizadas cerca de servicios gubernamentales, hospitalarios, centros de salud, supermercados, etc.

  7. Ceder o prestar edificios inhabilitados y abandonados a entidades sin fines de lucro que poseen fondos federales para restaurarlos para vivienda permanente sin restricciones.




  1. La firma de acuerdos colaborativos con transportistas públicos para que brinden servicios de transportación en todos los Municipios de Puerto Rico y que reciban algún incentivo contributivo. Si hubiera fondos disponibles, se recomienda se vuelva a implementar el Programa SENDA:




  1. Transportar a sus citas médicas

  2. Realización de laboratorios

  3. Gestiones gubernamentales como el pago de utilidades

  4. Revisiones de plan médico

  5. Compra de alimentos

  6. Corte de cabello




  1. La integración de jóvenes estudiantes universitarios que puedan trabajar en calidad de labor comunitaria como es:




  1. acompañarlos en la transportación a citas médicas

  2. mantenimiento del hogar de las personas de edad avanzada

  3. tramitación de adquisición de alimentos

  4. acompañarlos a citas médicas

    1. integrar servicio 311 o línea 800 - la persona de edad avanzada solicite el tipo de servicio que desee y el coordinador envíe desde un banco de datos a los estudiantes que brindarán la ayuda.




  1. Las empresas integren el voluntariado de las personas de edad avanzada donde aporten con sus conocimientos.




  1. Acuerdos colaborativos con programas educación en el área tecnológica como es: uso de correo electrónico, pago de cuentas en línea, uso de video conferencias, uso de teléfonos celulares inteligentes y uso de cajeros automáticos.

A juicio de la Coalición, las personas de edad avanzada tienen mucha capacidad para aportar a la sociedad, sólo necesitan adiestramientos básicos actualizados en el área de tecnología y recibir apoyo educativo para que puedan continuar integrados a la comunidad y evitando que caigan en la dependencia, y en el olvido de la sociedad. Esto evita la depresión, la soledad y previene se afecte su salud física. Si se atienden las necesidades específicas que presenta este sector poblacional tratando sus enfermedades crónicas, elaborando políticas sostenibles y diseñando servicios adaptados a las personas de edad avanzada, se puede prevenir que esta población caiga en detrimento de sus vidas y previniendo que lleguen a vivir en condiciones infrahumanas.


Por otra parte, la Escuela de Ecología y Nutrición de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras entiende que en primer lugar se debe tener claro y definir el concepto vivienda. Algunas leyes de Puerto Rico relacionadas a la vivienda utilizan el término vivienda o unidad de vivienda para referirse a la estructura física donde se reside (Ley 165 de 1996, Ley 173 de 1996, Ley 213 de 2000). Sin embargo, profesionales en el campo de la vivienda difieren, ya que diferencian entre el concepto casa/residencia y los conceptos vivienda y hogar.
El concepto vivienda, según definido por Lewis & Turner (2012), es un término amplio que incluye la residencia (estructura que provee techo), el vecindario y la comunidad inmediata, esto es, la residencia y su entorno. La vivienda, bajo esta conceptualización, llena varias necesidades humanas, tanto físicas como psicológicas e influye en los
estilos de vida, las relaciones interpersonales, la socialización, la expresión y transmisión de la cultura. La calidad de vida de una persona y su satisfacción con ésta, también están relacionadas con su vivienda, pero siempre el tipo de vivienda que tenga el individuo estará influenciado por los valores, la cultura y las costumbres de este (Lewis & Turner, 2012); por lo que al realizar este estudio y analizar sus hallazgos no se puede olvidar la idiosincrasia del puertorriqueño, en especial de los adultos mayores.
En la medida en que las necesidades cambian a lo largo del ciclo de vida así también cambia el tipo de vivienda que se necesita o se desea. En la etapa de la vejez se experimentan cambios fisiológicos, psicológicos y sociales que son resultado del proceso normal de envejecimiento y que pueden representar unas necesidades particulares con relación a la vivienda. La persona de edad avanzada necesita residencias y comunidades libres de barreras arquitectónicas, preferiblemente cerca de los lugares frecuentados por ellos (bancos, médicos, oficinas de gobierno, supermercados, entre otros), con una renta o pago mensual que pueda pagar luego del retiro, accesible a servicios de ayuda y cerca de sus redes de apoyo (Oliver, Labault, Carrión, & Ruiz, 2010). Dicho de otro modo, prefieren vivir en su comunidad, de hecho, la mayoría de las personas de edad avanzada en Puerto Rico viven en la comunidad donde cuentan con redes sociales que le proveen apoyo cuando lo necesitan. Tan sólo el 2% están institucionalizados (PREHCO 2011).
El doctor Vera, de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, realizó un estudio analizando datos sobre los adultos mayores y reportó lo siguiente: el Censo del 2010 reveló que en el 29.5% de las viviendas ocupadas en la Isla vivía un adulto mayor; el 15.21% de ellas el jefe del hogar era una persona mayor de 65 años de edad, y el 93.13% de estos son propietarios; mientras que el 6.87% manifestó alquilar las mismas. Se desprende también que un 9.5% eran ocupadas por adultos mayores que viven solos; de las viviendas multifamiliares el 37.67% estaban ocupadas por adultos mayores que vivían solos y de estos, el 76% eran residencia propia, mientras que el 24% eran alquiladas.
Según lo revela un estudio realizado por el Programa de Gerontología del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, en la Isla los adultos mayores prefieren mantenerse viviendo en sus residencias con la ayuda de algún familiar, si fuera necesario. Estos datos son indicativo y corroboran que el adulto mayor vive en "su casa", sea esta propia o alquilada y no en lo que llaman "hogares de ancianos".
Además, otros estudios revelan que la relocalización o mudanza a un nuevo hogar en la vejez afecta adversamente la salud física y emocional del adulto mayor. Genera una sensación de pérdida. Se pierde el lugar en donde se crió a los hijos, se celebraron actividades familiares, se pierde "la casa familiar", en fin una historia de vida. A eso se suma que se pierde autonomía, el sentido de pertenencia, los amigos y vecinos y en ocasiones hasta los deseos de vivir. Sin embargo, hay algunos factores que contribuyen a que esta tendencia de permanecer en la casa familiar y vivir con algún hijo esté cambiando. A saber:


  1. Las barreras arquitectónicas de las residencias construidas en urbanizaciones en la segunda mitad del siglo pasado y la creación de las urbanizaciones alejadas de los cascos urbanos, los llamados suburbios, muchas veces dificultan que el adulto mayor permanezca en ellas.




  1. La disminución en el tamaño de la familia y la fragmentación de la misma.




  1. La inclusión de la mujer en la fuerza laboral.




  1. El movimiento poblacional que ha llevado a muchos jóvenes a emigrar dejando a sus progenitores en la Isla.




  1. Los cambios sociales, demográficos y económicos que ha experimentado la Isla en las pasadas décadas, no sostienen las prácticas de cuidado y atención del viejo que han sido utilizadas por años, en la que el viejo vive usualmente con algún hijo, en la mayoría de los casos con la hija.

Los datos demográficos también señalan que los adultos mayores de la generación post guerra, los "baby boomers," son más educados y afluentes que las generaciones anteriores, y se espera estén activos por más tiempo. Para continuar con sus estilos de vida, aunque sus ingresos disminuyan, esta nueva población de personas de la tercera edad, requerirá de alternativas de vivienda que les permita continuar viviendo en su entorno, e independiente la mayor parte del tiempo, a pesar de las posibles limitaciones físicas que puedan tener. El paradigma de que el viejo es frágil, que requiere cuidado las 24 horas y no puede tomar decisiones será retado por la generación de los "baby boomers". Esta generación se mantendrá activa en la sociedad por lo que el país deberá facilitar su inclusión en todas las actividades.


Este dato es apoyado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) la cual reconoce que los adultos mayores desempeñan un rol importante en las comunidades, participan de labores voluntarias o remuneradas, transmiten conocimiento, y ayudan en el cuidado de los niños, entre otras. Es de conocimiento que en Puerto Rico muchos abuelos están criando, o ayudando a criar a sus nietos. El contar con entornos físicos y sociales
le permitirá a este sector mantenerse saludables e independientes durante la vejez. Por lo tanto, la Escuela de Ecología y Nutrición concurre con la OMS, en que "construir ciudades y comunidades adaptadas a la tercera edad es uno de los planteamientos locales más efectivos para responder al envejecimiento de la población".
Por último, la Alianza de Corredores y Vendedores de Bienes Raíces de Puerto Rico indica que la tercera edad se ve afectada severamente por la recesión económica y por la inflación lo cual ha afectado a muchos sectores de los envejecientes. En su memorial explicativo endosan este tipo de investigación y reiteran su compromiso para colaborar y ser parte del proceso legislativo.
Hallazgos
Una vez realizado el estudio ordenado mediante la Resolución de la Cámara 35, la Comisión de Vivienda y Desarrollo Urbano de la Cámara de Representantes, encontró lo siguiente:


  1. Datos del Censo Poblacional de los Estados Unidos indican que para el 2010 en Puerto Rico habían 760,075 personas mayores de 60 años de edad, representando el 20.4% de la población total. Mientras que para el 2015 dicha población había aumentado a cerca de 820,400.




  1. El 40.2% de las personas mayores de 65 años, según la Encuesta Comunitaria de 2015, preparada por la Oficina del Censo, viven bajo el nivel de pobreza federal.




  1. La Administración de Vivienda Pública opera cuatro égidas en el municipio de San Juan con un total de égidas en el municipio de San Juan con un total de 588 unidades, sumadas a las 50 ubicadas en el pueblo de Luquillo. Se encuentran en el desarrollo de cuatro proyectos más, lo que proveerá 782 unidades para este sector.




  1. El Reglamento Núm. 8624, conocido como el “Reglamento sobre la Política de Admisión y Ocupación Continuada en los Residenciales Públicos del Estado Libre Asociado de Puerto Rico”, establece el orden de prioridad para la otorgación de una de una vivienda. El mismo establece dicho orden: desplazados, familias trabajadoras, violencia en el hogar, personas sin hogar, veteranos y unificación familiar.




  1. La lista de espera de la Administración de Vivienda Pública refleja una cantidad de 26,563 solicitantes de vivienda pública, de los cuales 1,999 son personas de 62 años o más.




  1. La base de datos de la AVP refleja que al mes de enero de 2017, el número total de residentes en unidades de vivienda pública era 120,472. De estos, 9,298 son personas entre 62 a 82 años y 1,018 son de 83 años o más.




  1. Según las proyecciones del Negociado del Censo de los Estados Unidos, para el año 2020, la población de 60 años o más representará un 25.9 por ciento de la población total de la Isla. Mientras que para el año 2050, el 37.2 por ciento de la población serán personas de 60 años o más.




  1. El ingreso principal de las personas de edad avanzada es el seguro social, seguido del Programa de Asistencia Nutricional. La mayoría de los adultos mayores no cuentan con los recursos económicos necesarios para satisfacer sus necesidades y sufren el abandono de familiares.




  1. El Conteo de Personas sin Hogar 2017, liderado por el Departamento de la Familia, identificó 3,501 personas sin hogar en Puerto Rico. Los municipios con mayor índice de personas sin hogar son San Juan con 26.2%, Ponce con 6.3%, Arecibo con 6.0% y Caguas con 5.3%. Además, 4 de cada 10 personas sin hogar, son adultos mayores de 50 años o más.




  1. El Programa de Subsidio de Arrendamiento y Mejoras de Vivienda para Personas de Edad Avanzada con Ingresos Bajos, establecido por la Ley 173-1996, enfrenta problemas de fondos y se estima que para el próximo año se habrán gastado las reservas con las que está operando actualmente.




  1. La falta de fondos para el subsidio de la Ley 173-1996 podrían provocar que personas de edad avanzada pierdan su hogar por no contar con el dinero para poder pagar su renta.




  1. Los proyectos de vivienda desarrollados bajo el programa de créditos contributivos de la Ley 173, podrían estar en incumplimiento a nivel federal según lo dispuesto en la Sección 42 del Código de Rentas Internas Federal.




  1. La falta de solidez económica que enfrenta el Banco Gubernamental de Fomento (BGF), limita la estabilidad fiscal de la Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda (AFV). Situación que afecta su acceso a los mercados secundarios necesarios en los mercados de capital que sirvan como fuente de financiamiento para el desarrollo, rehabilitación y adquisición de viviendas de interés social, la administración de ciertos programas de viviendas, incluyendo programas de subsidio, entre otros.




  1. La AFV tiene varios ofrecimientos para las personas de edad avanzada, se puede destacar el Programa Techo Dorado que brinda ayuda a dicha población con discapacidad, completándole las reparaciones de emergencia o menores que necesiten en el hogar. Además, están creado alianzas para crear los Programa de Vivienda Asistida y Programa de Égidas del Siglo 21.




  1. La política pública se ha enfocado en el desarrollo de vivienda para poblaciones de escasos recursos, obviando la necesidad de otras modalidades de vivienda que respondan a las necesidades y exigencias del resto de la población según envejece.




  1. Los límites de ingresos que establecen los programas de vivienda existentes son extremadamente limitantes.




  1. En Puerto Rico hace falta un énfasis en mayores opciones y alternativas de vivienda para la creciente población adulta mayor en el renglón de vida independiente o de vida asistida.




  1. La base de datos del Homeless Management Information Systems (HMIS), que cubre 24 municipios de Puerto Rico, de un total de 4,569 personas atendidas que aparecen registradas, el 4.07% eran personas de edad avanzada. De las 1,325 personas de edad avanzada, un 78.45% eran varones y un 21.55% mujeres.




  1. Según el HMIS, las tres razones principales para enumeradas por las personas de edad avanzada sin hogar, son condición de salud mental, abuso de sustancias controladas y abuso de alcohol.




  1. Los criterios de admisiones para una vivienda en égidas o viviendas para personas de edad avanzada, son demasiado restrictos, imposibilitando la ubicación de esta población.





Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad