Cámara de familia de la sección del centro: san salvador, a las once horas y quince minutos del dia catorce de febrero de dos mil doce



Descargar 28.53 Kb.
Fecha de conversión26.04.2019
Tamaño28.53 Kb.
Vistas13
Descargas0

235-A-2011.
CÁMARA DE FAMILIA DE LA SECCIÓN DEL CENTRO: SAN SALVADOR, A LAS ONCE HORAS Y QUINCE MINUTOS DEL DIA CATORCE DE FEBRERO DE DOS MIL DOCE.

Conocemos del recurso de apelación interpuesto por el Lic. EDWIN GILBERTO ORELLANA NUÑEZ, apoderado del señor […]. Impugna la sentencia pronunciada por el JUEZ PRIMERO DE PAZ DE MEJICANOS, Lic. JORGE ALBERTO CANDRAY CERÓN en el proceso de VIOLENCIA INTRAFAMILIAR, promovido por la Sra. […], asistida legalmente por las Licenciadas LAURA MARIA VALLADARES CARRANZA y ADA VERONICA MORALES VILLACORTA. Se admite el recurso por reunir los requisitos de ley.



I.La resolución impugnada fue pronunciada a las nueve horas con treinta minutos del día cinco de diciembre de dos mil once (fs. 60/66); en la que el juez a quo, atribuyó al señor […], los hechos constitutivos de violencia intrafamiliar, específicamente violencia psicológica, denunciados por la señora […]; asimismo ordenó mantener las medidas de protección, específicamente las contenidas en los literales a), b), c) y m) del Art. 7 L. C. V. I., dictadas en auto de fecha cuatro de noviembre del año dos mil once por el plazo de seis meses, a favor de la señora […], en contra de […]; ordenando a ambos, recibir terapia psicológica en el Centro de Atención Psicosocial de San Salvador; finalmente ordenó al señor […], pedir disculpas públicas por subir las fotos a internet, y devolverle las fotos a la señora […].

Inconforme con dicha resolución, el Lic. ORELLANA NUÑEZ, apoderado del denunciado interpuso la alzada que conocemos por escrito de fs. 84/87 manifestando en síntesis lo siguiente:

Que el fallo carece de fundamentación legal, por cuanto considera que el juzgador debió haber valorado la prueba de una forma integral, pues valoró documentos que no tenían una certeza jurídica, así como fotografías, correos electrónicos sin estar plenamente probado de qué computadora habían sido enviados y sin haberse probado que su mandante los había enviado.

A continuación refiere aspectos de los sistemas de valoración de prueba, principalmente de la sana crítica, citando al efecto textos doctrinarios y disposiciones del Código Procesal Civil y Mercantil.

Que la declaración de la testigo presentada por la parte actora es vaga e imprecisa y no expresa de forma categórica hechos que demuestren algún tipo de violencia hacia la denunciante y menos que estos pudieran ser atribuidos al señor […], ya que no expresa hechos concretos, ni las circunstancias, tiempo, modo y lugar en que sucedieron, considerando que dicho testimonio es de referencia. Que el juez fundamento negligentemente su resolución con base en el dicho de la testigo, a quien no le consta de vistas y oídas la relación sentimental entre las partes, sosteniendo además, que vio que su representado trató con respeto a la denunciante, por lo que debió haberse tomado dicho testimonio con base en el art. 356 inc. 4. Por otra parte, el juez no valoró lo dicho por los testigos (tres) presentados por el denunciado, con quienes se probó que nunca existió relación sentimental entre ambos señores y que lo declarado les constaba de vistas y oídas.

Así también el juez a quo valoró erróneamente la prueba consistente en tarjetas de felicitaciones, que se aduce fueron hechas por el denunciado, pues nunca se ordenó el peritaje grafotécnico para su cotejo, violando el principio de contradicción y defensa de su representado, al tomar en cuenta la prueba de la denunciante que no reúne los requisitos que el derecho común establece. Tampoco se solicitó el secuestro y posterior peritaje de las computadoras de ambas partes, para determinar si los correos provenían o habían sido enviados de la computadora de su representado, pues como se sabe los correos electrónicos pueden ser modificados y presentados como que fue otra persona la que los envió, por ello considera que la prueba presentada no es concluyente para la atribución de la violencia.

Que pese a que el peritaje a su representado determina que es una persona sana sin rasgos violentos, el juez a quo lo condena como un agresor; en cambio la denunciante presenta egocentrismo, grado de somatización y rasgos posesivos, por lo que con base en las características de estos, la coloca en una posición de haber inventado la acusación para dañar a su mandante, quien por su grado de amistad le ayudaba económicamente, sin existir obligación marital, sino únicamente cariño de dos buenos amigos; pero al cansarse del acoso y manipulación de la denunciante decide no seguir ayudándole, ni comunicarse con ella y es ese hecho que motiva a la denunciante a interponer la denuncia. Que al no valorar el juez la prueba conforme a la sana crítica, violentó derechos de su representado. Considera que es una medida ilegal, el obligar al denunciado a publicar una disculpa pública en facebook, al no estar contemplada dentro de las medidas que establece la ley. Por todo lo anterior pide se revoque la sentencia impugnada.

Respecto de dicho recurso, las Licdas. VALLADARES CARRANZA y MORALES VILLACORTA, se pronunciaron en los términos contenidos en escrito de fss. 91/92, señalando en síntesis: Que del peritaje psicológico practicado a la denunciante, se deduce que ha sido víctima de violencia, siendo concluyente que la señora […], quien se percibe como una persona insegura y con baja autoestima, tiene temor de que el denunciado continúe agrediéndola; dictamen que aporta valiosos elementos y que analizados con los otros elementos de prueba refuerzan la veracidad de los hechos denunciados, lo cual además fue confirmado con la declaración de la testigo […], quien estableció la existencia de la relación amorosa de su representada con el señor […], quien ha negado dicha relación en todas la etapas e incluso cuando le practicaron la evaluación psicológica.

Que además, en las tarjetas de cumpleaños y San Valentín, se encuentra impresa la firma del denunciado, la cual fue reconocida por la segunda de las testigos, quien trabaja conjuntamente con el señor […]; que al preguntarle el juez respecto de las fotografías presentadas, sostuvo no recordar el lugar donde fueron tomadas; que además, dicho señor confirmó cual era su correo electrónico, que es donde provenían las conversaciones y correos presentados, todo lo cual se dio en un plano sentimental. En razón de lo anterior consideran que la resolución emitida está apegada a derecho, por lo que piden se confirme la sentencia, agregando que también fue acertado que las medidas decretadas se prorrogaran por seis meses.

II. Con lo expuesto tenemos que el quid de la alzada se circunscribe a determinar si es procedente Revocar la sentencia impugnada, que declaró la existencia de hechos constitutivos de violencia psicológica por parte del señor […] en perjuicio de la señora […]; o si por el contrario procede confirmar la misma por haber sido dictada conforme a derecho.

Como ya hemos señalado en precedentes, la violencia intrafamiliar como fenómeno social, tiene diversas manifestaciones, siendo la más notable la física, sin embargo, se advierte que existen otras expresiones tales como la violencia psicológica, patrimonial, sexual, e incluso simbólica, que han sido reconocidas legalmente. El Art. 3 literal a) de la L.C.V.I., conceptualiza la violencia psicológica como "cualquier acción u omisión directa o indirecta cuyo propósito sea controlar o degradar las acciones, comportamientos, creencias y decisiones de otras personas, por medio de intimidación, manipulación, amenaza directa o indirecta, humillación, aislamiento o cualquier otra conducta u omisión que produzcan un perjuicio en la salud psicológica, la autodeterminación, el desarrollo integral y las posibilidades personales" (las cursivas y resaltado fuera de texto).

También se ha señalado, que la violencia psicológica se caracteriza por lesionar la psiquis de una persona, sus sentimientos, su dignidad. Al no tener una manifestación tangible, existe ciertamente dificultad en muchos casos - al igual que sucede cuando se trata de establecer el daño moral- para comprobar el daño psicológico, es decir, el trauma psíquico que la conducta del agresor puede ocasionar a la víctima y que dadas las características propias de este tipo de violencia, en principio es difícil determinar si dicha violencia produce un daño susceptible de constatarse, pues cada persona asume el dolor o el maltrato de diferente manera; sin embargo, se estima que es posible comprobar tales circunstancias mediante testigos y estudios de tipo psicológico a la víctima para valorar el daño causado.

III. En el sub judice encontramos que la denunciada, señora […], específicamente ha narrado que ha sido objeto de amenazas, de parte de su ex novio señor […], de causarle daño sino accede a lo que él le solicita, refiriendo concretamente el hecho de haber querido introducirla a un motel por la fuerza, agregando que además la amenazó con divulgar en la web unas fotos, que fueron tomadas en su intimidad, amenazas que –según refirió en la audiencia preliminar, fs. 38/39- cumplió en el mes de agosto de 2011, al haberle creado un perfil falso y subir las fotos, lo cual ha perjudicado su salud, según agrega. Por su parte el denunciado, negó totalmente las aseveraciones de la denunciante por ser falsas, sosteniendo que no han sido novios con dicha señora, que su relación fue únicamente de amistad, pues nunca hubo demostraciones de afecto, y que no sabe nada de las fotos referidas. Para comprobar lo anterior, la parte denunciante presentó impresiones de copias de correos –que incluye fotos- y de conversaciones, así como fotografías (fs. 47), tarjetas de felicitaciones (fs. 48); y ambas partes ofrecieron presentar testigos en la audiencia pública. Posteriormente el denunciado presentó otras impresiones de la pagina facebook y fotografías (fs. 72/81).

En la evaluación psicológica practicada a la denunciante, la profesional encargada, sostiene que la señora […] teme que el señor […] continúe agrediéndola y amenazándola, y que se percibe a dicha señora como una persona insegura, con baja autoestima -típico en personas víctimas de violencia doméstica- y que sería importante que reciba asistencia psicológica en el CAPS, lo cual no es contrario a la evaluación psicológica del denunciado, pues solo refleja una normalidad psicológica, y es que la persona agresora no necesariamente debe estar afectada, pues la desvaloración de la pareja está fincada en estereotipos y prejuicios sobre la desigualdad de hombres y mujeres.


De dicha evaluación, también se puede colegir que efectivamente existió una disfunción en la relación interpersonal de los involucrados. Tal relación sentimental, que ha sido negada por el denunciado–posteriormente a la anulación de la audiencia-, sosteniendo que únicamente fue de amistad, estimamos que ha quedado suficientemente acreditada en el proceso, pues además de la prueba documental (fotografías donde aparece con la denunciante) que el mismo denunciado refirió no acordarse en donde se habían tomado las mismas, y que demuestra la existencia de una relación más que de amistad, es apoyada con la declaración de la testigo […] (prima de la denunciante) quien expresó que su prima le presento al señor […] como su novio y que él esperaba a la señora […] todos los días y de ello se dio cuenta porque su prima (la denunciante) trabajaba cerca donde ella tiene su negocio; además de que se ha sostenido de ser la única familiar que dio cuenta de la relación, pues la denunciante todavía estaba con su proceso de divorcio, en el cual fue apoyada incluso por el denunciante, quien categóricamente afirmó que él le proporcionaba ayuda moral, legal y financiera a la expresada señora […].

En este punto, los testigos presentados por la parte denunciada, no pueden referir sobre dicha relación sentimental, pues de los tres presentados, ninguno de dichos testigos conoció de cerca dicha relación, pues se advierte que fue una sola ocasión que vieron a la denunciante, de lo cual se advierte que no conocieron más que lo que en algún momento les comentó el denunciado, sin saber a cabalidad el tipo de relación que mantenía con ella y menos sobre los eventuales hechos de violencia generados en dicha relación.

Respecto a la atribución al apelante, de la violencia denunciada, específicamente de tipo psicológica, efectivamente como ya se apunto, resulta difícil su establecimiento, máxime cuando son circunstancias que suceden en la intimidad de las personas, como en el presente caso, que las amenazas que se dice haber sufrido la denunciante, de hacerle mediante la exposición pública de imágenes de su persona –sin su consentimiento-, en principio únicamente ella las puede conocer, pues no se han proferido en forma pública, sino en forma personal directamente, por medio telefónico y vía internet (electrónicamente), por lo que no resulta fácil su comprobación. Teniendo presente además que no era una relación con bastante notoriedad, incluso ni con la misma familia, por la misma condición en que se encontraba la denunciante.

Al señalar la denunciada, que tales amenazas fueron cumplidas por el denunciado, dañando su imagen mediante la exhibición de fotografías íntimas, resulta evidente que no puede ser una producción de ésta (la denunciante), encaminada a dañar su propia imagen, cuando existen algunos elementos de los que se pueda inferir que efectivamente ha sido otra persona el que ha generado tal circunstancia y que en el presente caso todo apunta –por los hechos denunciados- a que sea dicho señor por los antecedentes suscitados entre ellos, que incluso ha llegado al grado -el denunciante- de insinuar que dicha señora le ha causado daño en su vehículo, de lo cual hizo la correspondiente denuncia ante la Policía; no obstante que el apelante aduzca que la prueba introducida (copias de correos) carece de validez por no haberse establecido su procedencia y no cumplir cabalmente con lo que la ley exige, existen elementos para inferir que ha sido el responsable de tal actuar, pues estimamos ha quedado suficientemente demostrada su relación sentimental con la denunciante con los otros elementos de prueba aportados.

La violencia contra la mujer, constituye una violación del derecho de ésta de una vida libre de violencia; al respecto, tanto la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, como la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer, conocida como "Convención de Belém do Pará", procuran la protección de la mujer tanto en el ámbito público como privado. La violencia denunciada comprende el ámbito de una relación de pareja, ya que con la prueba aportada por la parte actora, tanto testimonial como documental, apuntan sin lugar a dudas a una relación del tal índole entre las partes intervinientes, esto es, los hechos se encuadran en el marco de aplicación de la Ley contra la Violencia Intrafamiliar.

En cuanto a su especificidad de ser catalogada como violencia psicológica, se observa que han sido difundidas fotografías tomadas, según la denunciante, y que solo el denunciado pudo tener acceso a su divulgación; al respecto la actora señala que fueron tomadas en un “motel”, este hecho –es decir la divulgación- es lo que se pretendía evitar con la denuncia presentada el día 23 de agosto del año recién pasado, pero que dado el trámite de la misma, dicha finalidad no se alcanzó, por lo que tales fotografías han sido divulgadas, las cuales por sí mismas pueden no ser lesivas a la actora, pero si lo son cuando se analizan dentro del contexto de su publicación: “[…], ha trabajado en La Calle” “ Universidad de la calle”, con lo cual si resulta un daño a su integridad moral, lesionando su honor, intimidad y la propia imagen que se encuentran constitucionalmente protegidas (Art.1 Cn). De ahí que esta divulgación que pretende atentar contra tales derechos, ha sido calificada, adecuadamente como violencia psicológica por el juzgador, criterio que compartimos.

El denunciado, no ha desestimado tal imputación, es decir, que dentro de la pareja solo él pudo haber revelado las fotografías en su poder y ponerlas al conocimiento público; pero como hemos señalado, las circunstancias de tal divulgación, son las que constituyen la violencia psicológica, pues la prueba testimonial por él aportada, no va en ese sentido, sino el de desvirtuar la relación sentimental entre las partes, lo que constituye el tratar de probar hechos negativos; sin embargo es de hacer notar que esos testigos, si lo relacionan con la denunciante aunque en calidad de “amiga” y no de “novia”, ambos términos tiene en sí mismo pluralidad de connotaciones, incluso de ser utilizados en la actualidad como sinónimos coloquialmente hablando; de ahí que si es válido inferir de todos los testimonios presentados que si ha existido la relación de pareja y siendo esa relación de tal naturaleza, debemos considerar la dificultad de prueba como lo señala el juez a quo, pues se trataba de una mujer en proceso de divorcio de su marido. En razón de ello este tribunal considera válida todas las declaraciones de manera integral, de modo tal que asumimos que si ha existido esa relación afectiva; que solo el denunciante – a parte de la denunciante- tenía acceso a tales fotografías íntimas. En otros términos no puede ser exigible un testigo presencial, pero si es procedente la valoración de la prueba de acuerdo a las reglas de la sana crítica y aunado a las evaluaciones psicológicas de las partes denotan darle credibilidad al dicho de la actora.

Por ello, no obstante no poderse establecer de manera contundente la responsabilidad del denunciado, en la exposición pública de las imágenes intimas de la denunciante, pues resulta demasiado difícil su comprobación, circunstancia que además constituye delito, conforme al Art. 50 de la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (vigente desde el uno de enero de 2012), y que conoce muy bien el denunciado por su condición de abogado, tal situación ha producido daño en el honor, intimidad personal y la propia imagen de la denunciante, constituyéndose en violencia intrafamiliar de tipo psicológica, como bien lo determinó el a quo, que indudablemente la han afectado. De ahí que por estas razones, resulta procedente confirmar la sentencia venida en apelación.

Así también, resulta procedente confirmar las medidas de protección decretadas en contra del señor […], incluso la que obliga a ofrecer disculpas públicas a la denunciante; debiendo acotar al respecto que, que si bien es cierto existe un catálogo de medidas establecidas en la ley, estimamos que ello no es óbice para que el juzgador(a), en aras de proteger a las víctimas de violencia, como también prevenir o en su caso resarcir el daño (como en el sub judice) dicte las medidas pertinentes (76 L. Pr. F.), siempre que esta no constituya vulneración de derechos, como también no sea desproporcionada, lo que advertimos no sucede en el sub lite, pues no se advierte que con la misma se transgredan los derechos del denunciado, pues lo único que se pretende con las medidas es proteger a las personas, teniendo presente que el fin último de las medidas es mantener física y moralmente protegidas a las víctimas de violencia intrafamiliar.

Por tanto, con base en lo expuesto y con fundamento en los Arts. 2 Cn.; 1, 2, 3, 5, 7, 9, 28, 30, 31, 32, 44 L.C.V.I.; 3, 7, 75, 76, 153, 160 y 218 L. Pr. F.; 1, 2, 3, 4, 7 lits. c) y d) Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, Convención de Belem do Pará; esta Cámara a nombre de la República de El Salvador FALLA: 1) Confirmase el punto de la sentencia que decretó la violencia psicológica sufrida por la señora […] y atribuida al señor […]. En consecuencia confírmanse y manténganse vigentes las medidas de protección decretadas por el tribunal a quo. Devuélvanse los originales al tribunal de origen con certificación de este decisorio. NOTIFÍQUESE.

 

PRONUNCIADA POR LAS MAGISTRADAS:



LICDA. ANA GUADALUPE ZELEDÓN VILLALTA

Y LICDA. PATRICIA ELIZABETH MOLINA NUILA



SECRETARIO
Catálogo: DocumentosBoveda -> DOC
DOC -> 75-p-137 CÁmara de la cuarta sección del centro
DOC -> Vistos en apelación de la sentencia definitiva condenatoria
DOC -> ConmutacióN de la pena de siete años de prisión, impuesta a mdl
DOC -> Cámara segunda de lo penal de la primera sección del centro; San Salvador
DOC -> Se ha tramitado en contra de la imputada roxana marisol m. D. V
DOC -> Ts-204-2016. Tribunal de sentencia, san francisco gotera, departamento de morazan
DOC -> Ac tribunal segundo de sentencia de san salvador
DOC -> Tribunal segundo de sentencia: San Salvador, a las catorce horas del día cuatro de marzo de dos mil dieciséis
DOC -> Hurto agravado continuado tipificado y sancionado en el Articulo 07, 208 N° en relación con el 42 y 72 del Código Penal, en perjuicio patrimonial de la Universidad Modular Abierta –uma, represtada legalmente por el Licenciado M. A. C. M
DOC -> Agresión Sexual en Menor e Incapaz Continuada


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos