Células nerviosas



Descargar 386 Kb.
Página10/14
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño386 Kb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14


Otras estructuras funcionalmente relacionadas con los ganglios basales son: el núcleo rojo, la sustancia negra y el núcleo subtalámico.
En hombre, el cuerpo estriado regula la secuencia y el ritmo de los movimientos semivolutarios, y controla los actos secuenciales, tales como el balanceo de los brazos durante la marcha. Luria (1986: 80) dice: “el cortex motor proyectivo no puede trabajar asilado; todos los movimientos de una persona requieren en mayor o menor grado un fondo tónico, proporcionado por los ganglios motores basales y las fibras del sistema extrapiramidal. La importancia de este sistema, que asegura un fondo plástico para todos los movimientos voluntarios, ha sido objeto de muchas investigaciones …”

Sistema límbico
Es una estructura compleja formada por varias partes anatómicamente diferentes del cerebro: tálamo, hipotálamo, hipocampo, amígdala, núcleo caudado, septum y mesencéfalo (otros autores, ahora no recuerdo quienes incluyen a la amígdala, hipocampo -archicortex-, fornix, corteza cingulata (ó cíngulo cortical17), septum y cuerpos mamilares18).
Así como el pensamiento reflexivo, la razón, es consecuencia de la actividad neocortical, las reacciones emocionales, los sentimientos, lo son de las redes nerviosas subcorticales pertenecientes al sistema límbico. Este sistema filogenéticamente en muy antiguo, por eso, la mayoría de las emociones primarias (alegría, tristeza, miedo, asco, ira, etc.) se expresan e interpretan de forma parecida en la mayoría de las culturas; además se expresan en sordos, ciegos y sordo-ciegos, lo que avala su carácter innato.
El sistema límbico funciona de manera análoga a un mando intermedio que libera al mando superior, la conciencia racional, de continuas valoraciones sobre el proceder más adecuado en situaciones en las que la respuesta debe ser más rápida. No obstante, siempre existe la posibilidad de que el neocortex evalúe a través de los lóbulos prefrontales la conveniencia de las respuestas sugeridas por la emoción en función de objetivos contemplados desde una planificación consciente.
Hay situaciones en las que el organismo corre peligro: por ejemplo, las típicas situaciones de urgencia o alarma (lucha o huida), En tales situaciones, y en otras en las que la respuesta debe ser rápida, el sistema límbico opera liberando o aliviando al cerebro de su continua tarea de analizar, comparar, recabar en la memoria, etc., de una forma racional, para elaborar una respuesta adecuada. En tales situaciones, el sistema límbico orienta y sirve de guía a la corteza cerebral simplificando la toma de decisiones
Las emociones orientan y sirven de guía, simplificando nuestros razonamientos y toma de decisiones. No hay que olvidar que el sistema emocional es un legado de nuestro pasado evolutivo. Este sistema se creó en y para un entorno ecológico, sociológico y cultural muy diferente al actual. En aquél entorno era importante responder rápidamente a determinadas situaciones críticas, tales como las de lucha, o huida (típicas situaciones de alarma), o cualquier otra situación en la que la vida corre peligro. En estas situaciones era importante poner en marcha al máximo el aparato muscular. Hoy en día estas respuestas pueden resultar perjudiciales ante situaciones diversas como aquéllas en las que más que un rendimiento muscular se requiere un gran rendimiento intelectual: exámenes, oposiciones, entrevistas de trabajo, tesis doctorales, hablar en público, etc. (Asensio, 1997)

Tálamo
Es un órgano par situado en las paredes del diencéfalo. Es una masa más o menos ovoide de sustancia gris, de 1,25 x 3,75 cm. Cada tálamo consiste en muchos núcleos. Están distribuidos en grupos de núcleos llamados anterior, lateral, de la línea media y posterior. Dentro del grupo posterior hay dos estructuras importantes que son los cuerpos geniculados (análisis de las imágenes visuales, profundidad de campo). Al tálamo llegan impulsos aferentes de muchas otra áreas del cerebro (médula, tallo, cerebelo, diversas partes del cerebro y ganglios basales). Estos impulsos hacen sinapsis en los núcleos talámicos con neuronas cuyos axones conducen los impulsos hasta prácticamente todas las regiones de la corteza cerebral. Así, el tálamo funciona como estación principal de relevo de los impulsos sensitivos en su camino hacia la corteza cerebral.
Entre otras funciones cabría destacar:


  1. Los impulsos de receptores apropiados, al llegar al tálamo, producen reconocimiento consciente de las sensaciones de dolor, temperatura y tacto.




  1. Es una estación de relevo de prácticamente todos los impulsos sensitivos salvo, tal vez, los olfatorios, hacia la corteza cerebral.




  1. Asocia impulsos sensitivos con sentimiento de agrado o desagrado, participando por lo tanto en el mecanismo del cual dependen las emociones.




  1. Participa en el mecanismo que produce movimientos reflejos complejos.




  1. Participa en el mecanismo del despertar o vigilia.



Hipotálamo
Está constituido por varios tejidos que se encuentran cerca del tálamo y constituyen el piso y la parte baja de la pared del 3º ventrículo. Entre los núcleos más importantes están el tallo de la hipófisis, la neurohipófisis, cuerpos mamilares (reflejos de alimentación), núcleos supraópticos (conservación del agua),...
Es una zona pequeña pero funcionalmente muy importante del cerebro. Pesa poco más de 7,5 g pero desempeña muchas funciones básicas para la supervivencia de la vida y para gozar de ella. Por ejemplo actúa como eslabón entre la psique (mente) y el soma. También es el eslabón entre el sistema nervioso y el endocrino. Parece ser que algunas zonas del hipotálamo funcionan como centros de placer o de recompensa para los impulsos primitivos de la índole de comer, beber y aparearse.
Entre las funciones más importantes están:
A) Funciona como centro autónomo superior. Es decir que axones de neuronas cuyos cuerpos celulares están en el hipotálamo, se extienden hacia centros simpáticos o parasimpáticos del tallo del encéfalo y médula espinal. Actuará activando o inhibiendo a centros inferiores. Es decir que actúa como regulador y coordinador de las actividades neurovegetativas.
B) Actúa como centro de relevo importante entre la corteza cerebral y los centros autónomos inferiores. Es la estación importantísima de relevo en las vías nerviosas que permite a la mente influir sobre el cuerpo, en ocasiones, por desgracia, en tal medida que produce enfermedad psicosomática. Por ejemplo, los estados neuróticos como ansiedad, tensión y manía, pueden producir en todo el cuerpo hiperactividad generalizada de músculos y del sistema simpático, de tal forma que se conserva o estimula el estado de vigilia y alerta que caracteriza a estos estados emocionales; la vigilia impide un buen sueño y por lo tanto origina una fatiga corporal.
C) Controla la secreción de hormonas de la hipófisis: 1) en el hipotálamo se sintetizan las hormonas fabricadas por la neurohipófisis, participando, por lo tanto, en el equilibrio hídrico del cuerpo (hormona antidiurética), contracción de musculatura lisa (oxitocina); 2) secreta los factores hipotalámicos de liberación e inhibición, que regulan la secreción de hormonas de la adenohipófisis.
D) Tiene participación básica para mantener el estado de vigilia. Algunos trastornos hipotalámicos se caracterizan por somnolencia.
E) Actúa como parte crucial del mecanismo para regular el apetito. Existe un centro del apetito y otro de la saciedad. Por ejemplo lesiones en el hipotálamo pueden causar apetitos exagerados.
F) Funciona como parte crucial del mecanismo para mantener la temperatura corporal normal. Establecen conexión con centros autonómicos para la vasoconstricción, vasodilatación y sudoración, y con centros somáticos para el escalofrío. Las lesiones del hipotálamo suelen ir a menudo acompañadas de elevación grande de la temperatura corporal.

Cerebelo
Es la segunda parte en volumen del encéfalo. La sustancia blanca ocupa la porción central y la gris la exterior. La sustancia blanca interna del cerebelo consiste en fascículos: haces de fibras de asociación entre otras partes del encéfalo y el cerebelo. Por ejemplo corteza, bulbo, mesencéfalo y médula, con el cerebelo.
Desempeña 3 funciones generales, todas las cuales guardan relación con el control de los músculos esqueléticos. Actúa conjuntamente con la corteza cerebral para producir movimientos de destreza al coordinar las actividades de grupos de músculos.
1º) Regulación coordinada de la actividad muscular: guarda íntima relación con la corteza cerebral motora. Por ejemplo en una acción muscular normal, entran en juego varios músculos, cuyos varios componentes funcionan como unidad. Por ejemplo, en una acción donde se contrae un músculo (motor primario), el antagonista se relaja, pero se contrae debidamente en el momento adecuado para actuar como freno de la acción del que en primer lugar se ha contraído. Como consecuencia, los movimientos son uniformes, constantes y precisos. Es el resultado de la acción cerebelosa sumada a la acción cortical.
2º) Ayuda a regular las adaptaciones posturales. Interacciones musculares que permiten adoptar posturas diferentes.
3ª) Mantenimiento del equilibrio. Los impulsos del laberinto del oído interno llegan al cerebelo donde establecen conexión con fibras adecuadas para la contracción de los músculos necesarios para mantener el equilibrio.

Bulbo raquídeo
Se corresponde con la parte más posterior del cerebro. Su estructura es semejante a la de la médulaespinal. Tiene poco más de 2,5 cm de longitud. Fundamentalmente está formada por sustancia blanca (haces de fibras) y en la formación reticular (entrelazamiento de sustancia gris y blanca).
Todos los nervios craneales excepto los que van a la nariz y ojo, provienen del bulbo y de la parte vecina (protuberancia y cerebro medio). El interior del bulbo está hueco formando el 4º ventrículo. Parece que la composición del líquido cefalorraquídeo es muy importante con respecto a ciertas actividades del cerebro: por ejemplo, si la concentración de C02 es muy pequeña se excitan los centros respiratorios.
Hay varios núcleos localizados en el bulbo que desempeñan funciones indispensables para la supervivencia. Se les denomina centros vitales: centros cardíacos, vasomotores y respiratorios. Actúan en reflejos autónomos que regulan la acción cardíaca, el calibre de los vasos sanguíneos y la respiración.
El bulbo, también participa en otros actos reflejos no vitales como la tos, hipo, vómito, deglución y estornudos.

Médula espinal
La médula el órgano encargado de canalizar la información aferente o eferente. La médula es la estructura más antigua, junto con el paleocerebelo (Sánchez Asín, 1996: 69). Si se corta transversalmente el tubo neural aparecen las estructuras que irán evolucionando hacia estructuras de la médula adulta. La parte dorsal de la médula dará lugar a las astas posteriores encargadas de canalizar todas las vías sensitivas o aferentes y la parte ventral dará lugar a las astas anteriores, predominantemente motoras y eferentes. Desde las astas anteriores, las neuronas motoras se encargan de la inervación de la musculatura axial e intercostal para dirigirse después a los diferentes fascículos musculares y terminar en las placas motoras. Las neuronas motoras se unirán formando un haz de fibras eferentes y constituirán la raíz anterior o nervio raquídeo el cual saldrá del agujero de conjunción que hay entre segmento y segmento del raquis. En la médula se forman 8 segmentos cervicales, 12 dorsales, 5 lumbares, 5 sacros y 2 ó 3 segmentos coccígeos. Hay 31 pares de nervios raquídeos.
Las neuronas del ganglio espinal recogen información de los receptores sensitivos encargados de la sensibilidad exteroceptiva y propioceptiva (Sánchez Asín, 1996: 75). Hay receptores sensitivos de la presión (tacto), frío, calor, dolor, tensión de los músculos y articulaciones, etc. Muchos de estos receptores son terminaciones de libres de las neuronas sensitivas que llegan directamente, y sin hacer sinapsis hasta, la médula. Una vez aquí, estos estímulos originan reacciones con otras neuronas que dan como resultado respuestas que son devueltas, a través de las neuronas motoras localizadas en la sustancia gris de las astas anteriores de la médula, a los órganos efectores, es decir por ejemplo a los músculos. Al menos en un determinado trayecto, las raíces posteriores, sensitivas, y las raíces anteriores, motoras, se unen para formar un nervio mixto. Este nervio mixto de fibras sensitivas y fibras motoras, cuya conducción se produce en sentido inverso, constituye un nervio raquídeo. Las fibras sensitivas conectan con las fibras motoras formando arcos reflejos, como es por ejemplo el caso del reflejo de retracción. En este reflejo solo intervienen dos neuronas. Normalmente, entre las fibras sensitivas y motoras se intercalan otras neuronas, algunas de las cuales mandan información al cerebro para que éste, que tiene la capacidad de interpretar las señales recibidas, elabore una respuesta más adecuada que la que se produciría por un simple arco reflejo. Desde el punto de vista anatómico y fisiológico los metámeros19 vecinos están conectados unos a otros de forma que cualquier reflejo es plurisegmentario (plurimetamérico), extendiéndose por la médula, de modo que ello crea vías de asociación intersegmentaria las cuales pueden ser homolaterales (del mismo lado) o bilaterales (de los dos lados).

2.3.2. Malformaciones congénitas del tubo neural y anencefalias
Las causas de las malformaciones del sistema nervioso se pueden agrupar en cuatro fundamentalmente (Sánchez Asin, 1996):


  1. Extrínsecas, por la acción de sustancias químicas que alteran el metabolismo celular (agentes teratógenos?)




  1. Causas físicas como la acción de las radiaciones ionizantes




  1. De naturaleza infecciosa, como el virus de la rubeola (Ajuriaguerra, 1996)




  1. De naturaleza genética o de transmisión hereditaria.



Hacia el final de la cuarta semana, el SNC es una estructura tubular cerrada separada del tejido ectodérmico suprayacente. Sin embargo, en ocasiones, no se cierra el surco neural, por diversos factores entre los que podemos citar a factores teratógenos ambientales. En estas circunstancias el tejido nervioso queda expuesto en la superficie; el defecto puede abarcar toda la longitud del tubo neural o quedar reducido a una zona pequeña (raquisquisis completa o parcial). Si se localiza en la región de la médula espinal la anomalía suele denominarse espina bífida; el defecto del cierre en la región cefálica se llama anencefalia (Ajuriaguerra, 1996).

Anencefalia
Se produce por malformación de la parte rostral del tubo neural, lo cual impide el correcto desarrollo de los hemisferios cerebrales. Se asocia a la falta de formación de los huesos de la bóveda craneal o craneosquisis. Un gran número de los sujetos anencefálicos poseen un cerebro reducido a protuberancia y bulbo. Algunos poseen tronco cerebral bien desarrollado. La vida es de corta duración. En ocasiones, no siempre, puede existir el reflejo de succión. Los anencefálicos mesencefálicos presentan reacciones primarias un poco más ricas (Ajuriaguerra, 1996).


Espina bífida
El término denota gran variedad de defectos. En sentido estricto corresponde a raquis bífido, y en la forma más sencilla se advierte como falta de fusión de las porciones dorsales de las vértebras.
Esta anomalía que generalmente suele presentarse en la región lumbosacra20, por lo regular está cubierta por piel y no se advierte en la superficie, excepto porque a veces hay un pequeño penacho de pelo sobre la zona anómala (espina bífida oculta). En estas condiciones suelen ser normales médula espinal y nervios raquídeos.
Cuando el defecto abarca más de dos vértebras, las meninges raquídeas sobresalen por el orificio y en la superficie se observa un saco cubierto por piel (meningocele). En ocasiones el saco en muy voluminoso y posee no solo las meninges, sino también médula espinal y nervios raquídeos (mielomeningocele; suele estar cubierta por una membrana delgada que desgarra fácilmente).
La espina bífida se puede presentar en tres modalidades distintas pero con un factor común a todas ellas que es la falta de formación del arco neural de las vértebras dándose con mayor frecuencia en la zona lumbar. Suele aparecer entre la tercera y cuarta semana de gestación. La más frecuente y más grave es la mielo-meningole; presenta falta de soldadura de los arcos vertebrales con obstrucción quistosa de la médula y sus cubiertas. Es la más grave y presenta el 80% de los casos.
La segunda modalidad es la meningocele, presenta falta de soldadura con formación de una bolsa meníngea llena de líquido cefalorraquídeo. Se presenta entre el 10 y el 15% de los casos.
La tercera es la lipo-meningocele. También falta la soldadura de los arcos vertebrales, formándose en este caso una bolsa llena de tejido adiposo que puede comprimir la médula espinal. Se presenta en un 50% de los casos aproximadamente.
Cada una de estas modalidades de espina bífida generan en las extremidades inferiores serios problemas motores, que solamente mediante una estimulación precoz se pueden paliar mediante fisioterapia y psicomotricidad.
Los daños se producen porque la médula se comprime lentamente (por compresión lenta de la médula ) que produce perturbaciones circulatorias por la acción mecánica de las vértebras sobre los vasos sanguíneos. Las lesiones que se producen son cada vez menos reversibles, adquiriendo con el tiempo, los casos más graves, características de síndrome de sección medular.
Los trastornos motores derivados de estas lesiones afectan principalmente a la marcha, en forma de fatigabilidad al caminar, y de una pierna puede pasar después a las dos. Con el tiempo la marcha se hace rígida, espástica y finalmente imposible. Según el grado de lesión, se va agravando progresivamente, hasta producir una paraplejía o una tetraplejia (parálisis que afecta a brazos y piernas).
La sensibilidad por debajo de la zona lesionada puede verse modificada. Según la gravedad puede haber una pérdida total o parcial de las sensaciones al tacto, dolor, presión, frío y calor. Como la lesión es más frecuente en la región lumbar, afectará sobre todo a los miembros inferiores. Esta falta de sensibilidad puede originar ulceraciones por presión excesiva no percibida, en los pies, por los zapatos, aparatos ortopédicos, silla de ruedas, etc. También, en niños pequeños hay riesgo accidentes por quemaduras.
La incontinencia de esfínteres (vesical e intestinal) es otra de las características que pueden aparecer. Ello se puede producir por falta de control de los músculos que provocan la evacuación de la vejiga o del intestino o por debilidad o relajación de los músculos circulares que constituyen los esfínteres vesical y anal.
En circunstancias normales, los esfínteres permanecen cerrados, abriéndose de forma voluntaria durante la micción o defecación. En algunas personas con espina bífida no hay este control, y la orina y heces salen por rebosamiento. En el caso de la vejiga, el problema no está exclusivamente en que se pierda orina frecuentemente, sino que además al no vaciarse toda la orina -orina residual- puede llegar ésta al riñón produciendo infecciones por bacterias en los uréteres y dañándose los riñones. La enuresis21 puede estar causada por herencia, deficiencia mental, epilepsia, hipertonía vesical, factores afectivos (nacimieto de un hermano, carencia afectiva, cambio de escuela, problemas familiares, etc.). Puede ser primaria, cuando el niño nunca ha llegado a controlar voluntariamente las micciones, por ejemplo por desatención y despreocupación de los padres, carencia afecftiva, etc., o secudaria, que se da en niños que habían aprendido a controlar sus esfínteres, pero que al cabo de un tiempo dejan de hacerlo. Esta segunda suele ser octurna y puede ser de orden físico o psíquico.
Como tratamiento, se suele llevar al niño a orinar cada hora u hora y media, haciéndole contar hasta 10 antes de comenzar. Más tarde se le pide que interrumpa dos o tres veces una misma micción (enciclopedia de enfermería). La terapia consiste por tanto en la adquisición de costumbres rutinarias tales como ir a orinar cada x tiempo.
La falta de cotención itestinal (encopresis) puede ser ayudada acostumbrándose a defecar diariamente a la misma hora vaciándose mediante contracciones voluntariass de los músculos abdominales y masajes en la zona abdominal en la dirección de las agujas del reloj.

Hidrocefalia
La enfermedad (hidrocefalia) es frecuente en la infancia, y se caracteriza por el incremento del volumen del líquido cefalorraquídeo y que se manifiesta clínicamente por hipertensión endocraneal y aumento del perímetro cefálico, con repercusión sobre el sistema nervioso central.
Cuando no se produce una correcta evacuación del líquido cefalorraquídeo se produce hidrocefalia. Por ejemplo, un tumor cerebral comprime el acueducto de Silvio impidiendo el paso de líquido del 3º al 4º ventrículo; el líquido se acumula en los ventrículos laterales y medio originando la hidrocefalia interna (hay producción de líquido, pero no hay drenaje). Si el líquido se acumula en el espacio subaracnoideo encefálico se produce hidrocefalia externa (por ejemplo causada por coágulos sanguíneos en el espacio subaracnoideo que bloquean el drenaje del líquido).
La hidrocefalia se puede también producir por atresia del IV ventrículo, por obstrucción de los agujeros de la tela coroidea (en el techo del 4º ventrículo), por atrexia del acueducto de Silvio, por inflamación de las meninges, por tumores en el encéfalo, por sífilis, por trombosis y tromboflevitis de los senos venosos de la duramadre. También se origina hidrocefalia por la hidratación de las cavidades ventriculares, originando el líquido cefalorraquídeo una fuerte presión sobre las paredes del cráneo con una sensible pérdida de las funciones superiores. La implantación de una válvula Holter puede subsanar estas dificultades (Sánchez Asín, 1996: 78).
Una de las características más llamativas de la hidrocefalia del lactante es el aumento exagerado del volumen de la cabeza. Esto se debe a que las suturas aún no han cerrado, lo que permite la expansión de los huesos del cráneo, hecho que no ocurre en el niño mayor o en el adulto. En éstos, el síntoma más llamativo es la cefalea persistente y la hipertensión hidrocraneana (enciclopedia de enfermería).
En el lactante, también ocurre protrusión de los globos oculares, que están dirigidos hacia abajo. Este avance anormal de los ojos viene provocado por la presión ejercida por el líquido cefalorraquídeo en la región frontal.. Hay una reducción progresiva de la visión, estravismo y nistagmos, convulsiones, espasticidad de las extremidades, etc.
Si se produce después de cerrarse las fontanelas, aparecen vómitos, vértigos, cefaleas persistentes, edema de papila, aumento del diámetro craneal, pero mucho menos evidente que en el caso anterior y parálisis de los pares craneales.
La solución requiere tratamiento quirúrgico urgente. Se deriva por medio de un tubo flexible que va desde el ventrículo cerebral hasta una vena. A este tubo se le pone una válvula unidireccional que impide el retorno del líquido y que requiere vigilancia sistemática para asegurar sun buen funcionamiento (apuntes de una alumna: clasificación de las deficiencias motrices ).

2.4. El Sistema Nervioso Periférico
2.4.1 Nervios raquídeos y craneales
Nervios craneales

Como ya se ha señalado, el SN humano está constituido por el SNC (conjunto de centros nerviosos contenidos dentro de la cavidad cráneo-raquídea) y por el SNP. Este último está constituido por 12 pares de nervios craneales y por 21 pares de nervios raquídeos o espinales, que partiendo del SNC se ramifican por todo el organismo.


Del encéfalo parten los nervios craneales, de los cuales unos son sensoriales como los nervios olfatorio, óptico y auditivo (estatoacústico), otros motores y un tercer grupo mixtos, es decir sensitivo-motores. Los nervios craneales mixtos, como los raquídeos, presentan también ganglios pertenecientes a la porción sensitiva.
El nervio olfatorio (I) en lugar de ser un cordón de fibras nerviosas como son los demás nervios, es un conjunto de fibras nerviosas disociadas procedentes de la mucosa olfatoria de la fosa nasal. Atraviesan el etmoides por sendos agujeros alcanzando unos abultamientos de sustancia nerviosa llamado bulbo olfatorio (del cual salen los nervios olfatorios), situado en la cara inferior del lóbulo frontal del cerebro.
El nervio óptico (II)( (fascículo óptico) conduce los impulsos visuales. Parte del polo posterior del globo ocular, y bajo la base del cerebro se une con el del lado opuesto por medio de una cintilla transversal de sustancia blanca que recibe el nombre de quiasma óptico.
El nervio estatoacústico (VIII) pone en conexión el caracol y los conductos semicirculares del oído interno con el surco protuberancial inferior. El grupo de fibras nerviosas procedentes del caracol está interrumpido por un ganglio, llamado coclear o de Corti, y se halla al servicio de la audición. Las fibras nerviosas procedentes de los conductos semicirculares transmiten impulsos que permiten mantener el equilibrio. Presentan en su recorrido otro abultamiento nervioso, el ganglio vestibular o de Scarpa.
Los nervios motores oculares son tres: el motor ocular común (III), el motor ocular externo (VI) y el patético (IV). Inervan los músculos que mueven el ojo en las diferentes direcciones. El ocular común contiene además fibras nerviosas parasimpáticas que controlan la cotracción de la pupila y la acomodación del cristalino (acomodación a las distancias).
El nervio trigémino (V) (mixto) inerva los músculos masticadores; también conduce al cerebro las distintas sensibilidades de la piel de la cabeza y cara (dolores de muelas, neuralgias, ...).
El nervio facial (VII) (mixto) inerva todos los músculos de la cabeza, cara y cuello interviniendo por esto e la expresión de los sentimientos y emociones. Es el nervio de la expresión facial. Transmite también parte de las sensaciones gustativas que se originan en la lengua. Controla también la secreción de saliva.
El nervio glosofaríngeo (IX). Participa en las señales gustativas originadas en la lengua. Participa en la deglución. Controla la secreción de saliva. Ayuda a la regulación refleja de la presión arterial y respiración.
El nervio neumogástrico o Vago (X). Interviene en la deglución y en la contracción de los músculos para la emisión de la voz. Contiene además muchas fibras parasimpáticas, que inerva las vísceras del cuello tronco y abdomen. Determina la secreción de las glándulas microscópicas de la mucosa gastrointestinal, la secreción biliar, la secreción del jugo pancreático, inerva los músculos lisos del aparato digestivo. Interviene en la respiración, en la frecuencia cardiaca, presión sanguínea. Las fibras motoras del vago se originan en células del bulbo raquídeo y se extienden a varios ganglios autónomos del plexo vagal, desde el cual salen fibras posganglionares que se distribuyen en los músculos de faringe, laringe y vísceras torácicas y abdominales.
El nervio espinal (XI). Es un nervio motor. Parte de sus fibras se inician en el bulbo y se distribuyen por ramas vagales a las vísceras torácicas y abdominales. Algunas fibras, procedentes de los 5 o 6 segementos dela médula cervical, llegan a los músculos trapecio y esternocleidomastoideo (movimientos voluntarios del hombro y de volver la cabeza).
El nervio hipogloso (XII) es un nervio motor cuyas fibras se originan en el bulbo. Estas fibras se distribuyen en los músculos de la lengua, controlando por tanto sus movimientos. Algunos señalan la posibilidad de existencia en este nervio de fibras sensitivas del gusto.

Nervios raquídeos
De la médula parten los nervios raquídeos o espinales, que salen de ella por las raices dorsales (motoras) y ventrales (sensitivas), acabando por unirse para formar un nervio mixto. La raíz sensitiva presenta un abultamiento en su trayecto (ganglio raquídeo o espinal). Las raices están situadas dentro del conducto raquídeo y los ganglios en los agujeros de conjunción. Los nervios raquídeos se clasifican en:


  • 8 cervicales

  • 12 dorsales o torácicos

  • 5 lumbares

  • 5 sacros

  • 1 coccígeo

Los primeros nervios cervicales salen de la médula en el espacio por arriba de la primera vértebra cervical (entre ésta y el hueso occipital). Los demás nervios cervicales y dorsales salen del conducto raquídeo horizontalmente por los agujeros de conjunción de las vértebras respectivas. Por ejemplo los segundos nervios cervicales salen por el agujero situado por arriba de la segunda vértebra cervical. Por otra parte los nervios lumbares, sacros y coccígeos deben descender del sitio de origen hasta el nivel inferior de la médula (que termina anivel de la primera vértebra lumbar) para llegar a los agujeros de conjunción de las vértebras que les, corresponden por los cuales salen. Ello da al extremo inferior de la médula, con los pares raquídeos que de ella salen, el aspecto de cola de caballo; en realid, esta porción se llama cola de caballo o cauda equina.


El nervio mixto formado por la unión de las dos raices, abandona el conducto vertebral pasando por el agujero de conjunción (agujero constituido entre los pedículos de dos vértebras vecinas) y una vez que se ha hecho extravertebral se divide en ramas posterior, anterior y blanca. Las ramas anteriores y posteriores poseen fibras pertenecientes al sistema nervioso somático, y están constituidas tanto por fibras sensitivas como motoras. La rama posterior se distribuye por los músculos y la piel del dorso (es más pequeña) y la rama anterior se extiende por los músculos y la piel del cuello, tronco y extremidades. Las ramas blancas contienen fibras del sistema nervioso autónomo.
Como ya se ha señalado, todos los nervios raquídeos son mixtos, consistiendo en fibras sensitivas (dendritas) y axones motores. Las dendritas sensitivas provienen de una neurona cuyo cuerpo celular está localizado en el ganglio raquídeo de la raiz posterior del nervio. El cilindroeje motor se origina del cuerpo de una neurona que está situada en el asta gris anterior de la médula. Estas neuronas cuyos cuepros celulares están localizados en las astas anteriores de la médula y que terminana inervando a los músculos esqueléticos se llaman neuronas motoras somáticas. Los nervios raquídeos también contienen cilindroejes deneuronas motoras autónomas.
La rama anterior de un nervio raquídeo torácico no se une con la rama anterior del nervio contíguo, sino que permanece independiente. En cambio, las ramas anteriores de los restantes nervios se unen entre sí, formando los llamados plexos: plexo cervical, plexo braquial y plexo lumbo-sacro.
El plexo cervical (1-2-3-4 cervicales) se extiende por cabeza, cuello y posición superior del hombro. Envía ramas motoras a muchos músculos del cuello.
El plexo braquial (5-6-7-8 cervicales + 1 torácico) da lugar a nervios de menor calibre que llevan nombres descriptivos de su sitio. Estos nervios (que llevan fibras de más de un par raquídeo) se subdividen en nervios cada vez más finos inervando por último de manera completa la mano y la mayor parte del brazo. Este plexo está situado en la región del hombro, del cuello a la axila. En ocasiones durante el nacimiento puede causar estiramiento o rotura causando parálisis y adormecimiento del brazo del pequeño. Si no se trata origina atrofia de la extremidad.
El plexo lumbar (4 primeros pares lumbares) se distribuye en muslo y pierna. El plexo sacro (4-5 lumbar y 1-2-3 sacros) se situa en la cavidad pélvica. Entre otros nervios que origina está el de mayor calibre de la economía, el ciático mayor, que atraviesa los glúteos y desciende por la cara posterior del muslo. Sus muchas ramas se distribuyen por casi toda la piel de la pierna, músculos posteriores del muslo y músculos dela pierna y pie. Lacíatica se describe como la neuralgia de este nervio, estado bastante frecuente y además muy doloroso.

2.4.2.. El sistema nervioso autónomo
El sistema nervioso autónomo (SNA) está formado, por definición, exclusivamente por neuronas motoras, que tienen su origen en diversas partes del SNC (hipotálamo, tallo cerebral, médula espinal). Estas fibras inervarán los músculos lisos de vísceras, vasos sanguíneos, vejiga urinaria, etc.), el músculo cardíaco y las glándulas digestivas y sudoríparas. El SNA juega un papel indispensable en el mantenimiento de la constancia del medio interno (homeostasia).
Todas las estructuras inervadas por el sistema autónomo son aquellas que consideramos involuntarias, es decir que escapan al control consciente por parte del individuo y son estructuras automáticas. Por ejemplo regulan la frecuencia de los latidos del corazón, o la secreción de jugos de las glándulas del aparato digestivo. Funcionan sin la participación de la voluntad y en términos generales, incluso sin que tengamos consciencia de ello.
Aunque este sistema solo consiste en neuronas motoras (eferentes) en el funcionamiento del SNA participan neuronas aferentes que informan dela situación en la que se encuentran los órganos inervados por el SNA. Es decir que en los órganos inervados por el SNA hay una serie de receptores sensoriales o chivatos, que indicarán de cómo se encuentra ese órgano determinado (frecuencia cardiaca, vejiga urinaria, tensión arterial, etc.).
El SNA funciona sobre el principio del arco reflejo al igual que lo hace el sistema nervioso somático. Una neurona sensitiva puede funcionar tanto en arcos reflejos autónomos como en arcos reflejos somáticos (voluntarios e involuntarios). Así por ejemplo en la piel hay chivatos de la temperatura externa del cuerpo. Si los chivatos del frío se estimulan porque hace frío se puede producir un reflejo autónomo como la vasoconstricción cutánea y un reflejo somático como puede ser un escalofrío. En resumen, cualquier neurona sensitiva puede actuar en arcos reflejos somáticos o autónomos. En cambio, una neurona motora somática únicamente podrá funcionar en un arco reflejo somático y no en uno autónomo. Lo mismo se puede decir de una neurona del SNA .
El sistema nervioso autónomo o vegetativo tiene dos subdivisiones, anatómica y fisiológicamente netas: el segmento simpático, cuyas fibras nacen únicamente en la médula espinal (segmentos torácicos y lumbares), y el segmento parasimpático, cuyas fibras nacen en la médula espinal (segmentos sacros) y en el cráneo (alguno de los nervios craneales). Ambos segmentos consisten en ganglios y fibras.
El SNA está constituido por fibras y ganglios. En todos los casos participan dos neuronas: una preganglionar, que conduce los impulsos nerviosos desde la médula o desde el tallo cerebral hacia un ganglio autónomo, y otra, posganglionar cuyo cuerpo neuronal está en el ganglio autónomo (simpático o parasimpático). Las fibras del simpático pueden estar mielinizadas, las del parasimpático nunca.
Los ganglios del simpático están colocados a los lados de la columna vertebral y extendidos desde la base del cráneo hasta el cóccix. Los ganglios están unidos formando una cadena (cadena simpática lateroventral) que adquiere el aspecto de una cadena de cuentas. Estos ganglios dan origen a diversos nervios que inervan diferentes órganos. Sin embargo, en algunos casos, los ganglios simpáticos no están junto a la médula, sino en los ganglios previscerales o ganglios colaterales.
Los ganglios del parasimpático están junto a los órganos efectores que van a inervar (glándulas lacrimales, salivares, estómago, hígado).
Los axones delas neuronas preganglionares del simpático envían colaterales (ramificaciones) a otros ganglios vecinos estableciendo sinapsis o “contactando” con muchas otras neuronas posgaglionares; éstas últimas, muchas veces terminan en órganos muy separados entre sí, hecho que explica un principio fisiológico plenamente comprobado: “las reacciones simpáticas suelen ser difusas, con participación de muchos órganos, no de uno solo”.
Sin embargo, en el parasimpático, cada neurona preganglionar hace sinapsis con una neurona posganglionar que inervará exclusivamente a una estructura (órgano). Es decir los diferentes ganglios del parasimpático no están conectados. Por este motivo la estimulación del parasimpático a menudo significa reacción de un solo órgano.
La mayoría de los órganos internos están inervados por fibras tanto del simpático como del parasimpático. Funcionalmente, las dos divisiones del SNA tienen efectos opuestos. Para un determinado órgano el efecto del simpático puede ser estimulador mientras que el del parasimpático será inhibidor. Para otro órgano los efectos pueden ser los contrarios a los anteriores.
Ambos sistemas regulan las actividades de los efectores viscerales de tal modo que tienden a conservar o restablecer rápidamente la homeostasia.
A diferencia, algunos órganos como las glándulas sudoríparas, músculos erectores del pelo y la mayor parte de los vasos sanguíneos, hígado, médula suprarrenal, solo están inervados por el simpático.
El mediador químico de todas las fibras preganglionares es la acetil-colina. Las posgaglionares del parasimpático parecen segregar acetil-colina, y las del simpático pueden segregar noradrenalina (la mayoría de las fibras simpáticas) o acetil-colina (unas pocas).




Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad